Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

domingo, 8 de julio de 2012

Un hábito de toda la vida Hablando de sexo con los niños

Tema tabÚ en la sociedad comunicación y experiencia

Hablar de sexualidad no es hablar de sexo. Es hablar del estilo de vida de una persona, según el sexo al que pertenece.

En una niña, por ejemplo, es hablar del estilo de vida que le corresponde por ser niña, que incluye la forma como se comporta en sociedad, como se viste, las expectativas que la sociedad tiene de ella, la participación social en su grupo de amigos, el papel que cumple en una relación sentimental, y por supuesto del papel sexual que va a cumplir. Por ello, la sexualidad es mucho más que la vida coital.

Según el psicólogo sexólogo José Ricardo Bateman, "los padres deben abrir un canal de comunicación con sus hijos desde temprana edad, para que cuando llegue el momento de hablar de la parte coital el canal esté abierto. Siempre se debe hablar, pero con conocimiento", afirma.

Una de las principales trabas a la hora de hablar sobre sexualidad es que los padres no saben de qué hablarles a sus hijos, porque ellos mismos no conocen el tema a profundidad. "Los padres deben capacitarse y saber cómo ir transmitiendo la información a sus hijos a medida que van creciendo", dice Bateman.

Sin embargo, enseñarle a un padre lo que debe decir no es fácil. Existen dos etapas: una, en la que el niño comienza a preguntarles sobre cosas que él ha escuchado. Son esos momentos que generan una gran tensión en los padres, pues los niños están preguntando cosas que el adulto considera "atrevidas para su edad". "Lo que uno ve desde afuera es como si los niños estuvieran irónicamente, tratando de hacer caer a los padres, con una pregunta aparentemente ingenua", dice el psicólogo.

Es necesario que los padres estén capacitados para saber responder con conocimiento, pero también se recomienda, devolver la pregunta: "qué crees tú, qué sabes tú, de dónde sacaste la pregunta".

Esto no significa cerrar el canal de comunicación, sino permitir que el diálogo continúe involucrando al niño para que responda con lo que sabe. "Por lo general, los niños ya tienen la respuesta, lo que pasa es que quieren someterla a verificación", dice Bateman.

Como el niño ya sabe ciertas cosas, lo que el padre debe hacer es organizar la información que él ya tiene. "No es necesario darle más información, como algunos piensan o sacarle una enciclopedia y mostrarle todo lo que es la sexología", afirma Bateman.

Con esto se ganan dos cosas: una, que el niño vaya organizando la información, y otra, que se deje abierto el canal de comunicación, para que él sepa que sus padres son sus amigos.

formas de hablar del tema

Antes que exigir que el hijo sea confidente, lo primero es que los padres sean confidentes de sus hijos. Por ejemplo, un buen ejemplo de conducta es que los padres pudieran someter a análisis con sus hijos los problemas que ellos tienen. Eso implica decirle: creo en ti, te tengo confianza, eres inteligente. Las respuestas que se generen permiten saber cómo piensan y cómo moldear su pensamiento.

Es inadecuado que los padres sólo aborden el tema cuando sus hijos ya cumplieron los 12 o 13 años, cuando el tema siempre fue tabú en la casa.

La recomendación es sencilla: no creer que existe un momento especial para hablar con los hijos sobre sexualidad. El momento es siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario