Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

viernes, 28 de septiembre de 2012

La magia de las flores en Tarija

Camila dice, “si veo a mi amado esperándome sonriente en la calle con un ramo de flores, cuando salgo del trabajo me conmuevo y me alegro porque es algo que no espero que haga ya que no acostumbra a regalarme flores, además me conmuevo con cualquier detalle inesperado que indique que me considera el ser más valioso de su vida”.
Camila no es la única que se diluye con un ramo de flores. Desde la antigüedad se ha considerado que las flores tienen un significado oculto. Cuando los novios o amantes deseaban enviar un mensaje oculto, enviaban una flor o una rosa que significa las palabras que deseaban decirle al otro.
Para algunas personas las flores no tienen ningún significado y cuando las reciben, no les dice nada, no entienden su significado y no intentan comprenderlo, esas personas son las que llamamos “insensibles”.
Hay otras personas a las que les gusta las flores pero no piensan que algún día van a enviar alguna para alguien; cuando las reciben dicen: que romántico y bonito, pero no la envían a alguien, ese tipo de personas son las que llamamos “no románticas”.
Las personas románticas, son las que en un cumpleaños piensan en regalar algo y dan una rosa, para felicitar o para decir gracias o simplemente para decir que con ocasiones o sin ocasiones se regalan flores; esas personas son las más dulces de todas.
Las sensibles al recibir alguna flor piensan directamente el significado y sienten mucha ilusión y en ocasiones se les escapa una lagrima de emoción. Sin duda el impacto de recibir una flor es incomparable.
Es importante saber, que algunas flores son más adecuadas que otras, sobretodo dependiendo a quien las van a regalar; poco se ha dicho acerca de las flores que se regala a un hombre y muchos de ellos son amantes de las flores y de la jardinería. Es mucho más aconsejable, regalarle a un hombre orquídeas y mejor aún no muchas.
Karin Methfessel de Molina, propietaria de “Arreglos Florales Karin” nos relata que comenzó a relacionarse con las flores hace muchos años, pues la tradición viene de sus abuelos, Gerardo y Liselote, que desde hace más de 60 años cultivaban flores, cuenta que tenían un terreno saliendo de Tomatitas donde sembraban exclusivamente flores en tres hectáreas de esa propiedad y también en el jardín de su casa, las mismas las llevaban a vender al mercado Central.
Relata que don Gerardo Methfessel se encargaba de la propiedad de Tomatitas, donde cuidaba con esmero sus flores que eran plantadas de manera tradicional y su esposa se encargaba de la huerta que en ese entonces tenían en la casa de la ciudad. Cultivaban claveles, dalias, gladiolos, boca de conejo, rosa pascua, narcisos y más que todo rosas.
La propiedad en Tomatitas se conocía por ser un vergel lleno de colorido que llamaba la atención de propios y extraños, cuenta que la gente que se encontraba de paso detenía sus vehículos para observar y pasear por tal paisaje.
Una vez su abuelo Gerardo se fracturó la rodilla y estuvo lesionado por tres meses, por lo que tuvo que ir a la propiedad a ayudarlo; en ese tiempo él le daba las instrucciones sobre lo que debía hacer cada mañana, “tenía que cumplir al pie de la letra, además tenía que traer las flores del día para llevarlas al mercado”, afirma.
Luego Karin Methfessel se fue a Alemania a vivir un tiempo y aprovechó para aprender el arte de realizar arreglos florales, allí trabajó en dos diferentes florerías donde adquirió la destreza y la experiencia, lo que fue fundamental para que decida que es lo que iba hacer en Tarija
Ya en la ciudad en 1996 decidió abrir de manera informal su negocio de flores, donde se dio a conocer primero entre las amistades, familiares y luego poco a poco consolidó su negocio como “Arreglos Florales Karin”, hasta ahora ya tiene 16 años trabajando en Tarija.
Asegura que cuando se regalan flores, se tiene que hacerlo con el corazón, porque la flor que viene del corazón es bien aceptada. “Los arreglos que son para hombres son un poco más sutiles, por lo general se regalan claveles o son de tipo minimalistas”, dice.
Revela que los arreglos florales se realizan de acuerdo al deseo del cliente y hay quienes piden colores sutiles o los que quieren lo más colorido.
En los arreglos para matrimonios Methfessel plasma el deseo de las novias, si ella quiere un arreglo rústico con mucha rama lo hace, hay otras que quieren mucha flor en la iglesia y hay otras que piden algo más delicado no muy cargado, pero a veces son los novios los que deciden qué opción tomar debido a que son más decididos.
Las flores son un motivo que nunca sale sobrando en cualquier situación, asegura Methfessel y dice que se pueden regalar para nacimientos, bautizos, 15 años, bodas, aniversarios, cumpleaños, apertura de negocios, eventos de instituciones, baby showers, actos de promoción, graduación, despedida de soltera, condolencia, utilizar para decorar desayunos, almuerzos, cenas, tarimas, para ofrendas florales, de agradecimiento e innumerables eventos.

Los arreglos
Methfessel cuenta que los colores que piden son surtidos, pero el que menos piden es el morado y el lila, pero revela que hay personas que lo piden pero no es aconsejable para los matrimonios porque se apaga. “Antes se usaban mucho los colores pasteles y el blanco, pero ahora se utiliza los colores rojos, guindos los más fuertes; el año pasado se usó mucho el naranjado”, dice.
Los arreglos pueden ser los de mano que van envueltos en papel especial para que sea fácil de entregar y colocarlos en un florero, también se pueden preparar los arreglos en un envase que puede ser de vidrio, canasta, ollas de barro, plastoformo (poliestireno) y otros
Explica que se trabaja con las flores de la temporada, por ejemplo las flores de la primavera, verano son las espuelas de caballero, gerberitas, tacones, marimoñas, narcisos, las rosas, cartuchos; las flores de otoño son las dalias, gladiolos y en invierno hay poca flor y se utiliza más la flor de viveros como las rosas, gerberas, crisantemos, cartuchos y casi todo el año hay las astromelias y lisiantos.
“Hoy en día hay varios viveros en Tarija, donde se pueden conseguir flores hermosas, pues algunos de los propietarios de ellos fueron a trabajar a la Argentina y vinieron con esa experiencia; por lo que se puede decir con mucho orgullo que las mejores flores se las puede conseguir en Tarija”, afirma.
Methfessel comenta que uno de los arreglos que impactó mucho fue el que realizó para una boda, el mismo que estaba elaborado a base de puro gladiolos blancos y hoja verde, “quedó fuera de lo común, ya que generalmente la gente piensa que esta flor sólo se usa para el cementerio”, asegura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario