Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 13 de septiembre de 2012

PARA CALENTAR MOTORES

Avivar el erotismo con la pareja requiere un cierto esfuerzo y conocimiento. A continuación, algunos consejos de “Men’s Health”, para navegar por lo erótico sin llegar directo a los genitales.

Labios

Para calentar motores, concéntrate en el filtrum. Hace miles de años, los griegos ya consideraban este surco que une la nariz con el labio superior el punto más erógeno del cuerpo.

"El filtrum es una zona donde se concentran numerosas terminaciones nerviosas, por lo que es más sensible y receptivo a la estimulación", expone el Dr. Miguel Ángel Cueto, presidente de la Asociación Española de Especialista en Sexología.

Mordisquea delicadamente este punto para estimular la producción de oxitocina, la misma hormona que se libera durante el orgasmo.

Arco de la mandíbula

Inicia el recorrido alrededor del cuello y prosigue por la mandíbula para disparar el voltaje. Tararea suavemente una melodía mientras la recubres de besos y un coro de vibraciones ascenderá hasta el interior de su oído.

"Estimularás los corpúsculos de Pacini de la piel, que liberan endorfinas", asegura Thomas Swift, presidente de la Academia Norteamericana de Neurología. "Las endorfinas son las hormonas que produce el organismo durante el orgasmo, aumentando la sensación de bienestar", especifica Cueto.

Lengua

Los besos de tornillo son para quinceañeros. Lograrás un efecto más explosivo si le acaricias la punta de la lengua (está repleta de nervios que liberan serotonina y dopamina).

Estos neurotransmisores permiten disfrutar de las relaciones sexuales, a la vez que se les vincula con los procesos de enamoramiento. Para no caer en la rutina, introduce una variación: aprieta ligeramente tus labios contra la punta de su lengua.

Cuello

Masajéale el cabello a la altura de la nuca, siempre en sentido descendente (pasa del pelo al cuello). "Al acariciar el punto de unión de dos tipos de tejido diferentes, redoblarás su placer", asegura el Dr. Clokie, cirujano del Hospital Monte Sinaí de Toronto (Canadá).

Clavícula

Acariciar este hueso es un clásico. El problema es que la mayoría de hombres se concentran en la parte externa y olvidan el punto más placentero, el centro. "Es precisamente ahí donde la densidad de nervios es mayor", indica Cueto.

Recorre lentamente el camino hacia este punto neurálgico con los labios para que la pasión aumente progresivamente.\

No hay comentarios:

Publicar un comentario