Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

miércoles, 31 de octubre de 2012

Climaterio en el varón

El hombre es de por sí sexualmente activo en cualquier etapa de su vida. Es cierto, pero también existen casos en los que puede presentar una disfuncionalidad sexual que corrientemente se conoce como andropausia o menopausia masculina.

Acerca del nombre
Durante años se ha discutido si el término andropausia es correcto. El doctor Erland Roca aclara que el término no existe porque biológicamente el hombre nace siendo hombre, independientemente de su identificación personal. La forma correcta de referirse a la impotencia es la ausencia de climaterio masculino.
En este sentido, entender la sexualidad masculina es compleja. Según el diccionario Wikipedia, al igual que la mujer tiene su climaterio (menopausia) que le impide tener más descendencia, el hombre va perdiendo potencia sexual, pero sin ciclos tan marcados ni pérdidas tan significativas.
Esto se debe a que la actividad sexual del varón no está determinada por períodos regulares como en el caso de la mujer, pudiendo tener hijos en cualquier momento por la producción de espermatozoides. Tampoco presenta un punto límite preciso.

Influencia sicológica
Al respecto, la experta en sexología, Liliana Zabala, afirma que los casos de disfunción sexual masculina son productos de un fenómeno sicológico de duelo de ciertas pérdidas emocionales como el empleo, la salud, la capacidad física, el poder económico y otros bienes cuyo impacto emotivo puede derivar en la disminución parcial o progresiva de las erecciones masculinas en determinada etapa de su vida.

Como manejar
la sexualidad masculina
Si por naturaleza el hombre es sexualmente activo, ¿qué hacer cuando sufre una disfunción de esta naturaleza?
Primero, según el ginecólogo obstetra René Terán Mendizábal, hay que estar claros que la intensidad sexual disminuye en el hombre al igual que la mujer según su edad. El especialista indica que este fenomeno biológico afecta a la mayoría de los varones después de los 50 años, con signos y síntomas que merman su actividad física e intelectual.

Realidad o mito
Independientemente de las diferentes denominaciones con las que se identifica a este problema masculino: menopausia masculina, andropausia o climaterio masculino, es un hecho de que el hombre pierde capacidad sexual, pudiendo la causa provenir por factores fisiológicos (pérdida de hormonas que se pueden controlar médicamente) o emocionales (duelos y crisis personales).
Hay otros factores que también influyen. Liliana Zabala afirma que la falta de deseo sexual puede obedecer a cansancio físico, fatiga, estrés, ansiedad, problemas de salud física y económicos o por avanzada edad.
Agrega que en estos casos la mujer debe acompañar a su pareja a buscar las causas de la poca actividad sexual para, en conjunto, buscar las acciones que se puedan tomar a fin de darle solución a este problema.
“Es importante que la mujer tenga un diálogo abierto y fluido con su pareja, y que ambos comuniquen sus inquietudes, angustias y deseos para determinar el origen de la falta de actividad sexual”, añade.

Aprovechá tu creatividad en la intimidad
Liliana Zabala cita algunos medios que están al alcance de cualquiera para tener una sexualidad plena, olvidando los prejuicios y tabúes que entorpecen la normalidad sexual de la pareja.

Precalentamiento
En la intimidad hay que darse un tiempo con un clima afectivo y relacional cálido que dé lugar a la aparición del deseo. Por ejemplo se puede acudir a la charla sobre determinados temas de interés mutuo, lenguaje o palabras referidas al sexo.

Fantasía
Otro recurso es el uso de la fantasía sexual terapéutica. Todas las fantasías que puedan despertar el deseo de ambos cónyuges son recomendables, pero especialmente las que excitan el deseo de ambos.

Juegos preliminares
Son importantes las caricias, roces, masajes, besos y posiciones que sean estimulantes tanto física como imaginativamente.

Material erótico
En caso extremo se puede acudir al empleo de diversos artículos eróticos que estimulen el deseo sexual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario