Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 29 de octubre de 2012

No deje volar toda su imaginación

De cuatro a seis años. es la edad en la cual la imaginación se encuentra en su máxima expresión. En la mente de los niños todo es posible, incluso confundir la imaginación con la realidad. El sicólogo Willan Villagómez explica que la creatividad de los pequeños a esta edad es sorprendentemente desarrollada. "Es así que pueden crear amigos imaginarios, como inventar situaciones, que pueden afectar a la estabilidad de la familia", indica.

Los riesgos. Los niños pueden ocasionar debido a la confusión, una serie de conflictos en el hogar. Tal es el caso de Diego, un niño de 5 años, que un día apareció levemente lastimado y atribuyó los golpes a la persona que lo cuidada. La madre preocupada, estaba a punto de echar a la niñera. No obstante, en un largo entendido con su hijo y allegándose más a él, descubrió, que no habían tales golpes, ni amenazas, que todo lo dicho, era solo producto de la imaginación del pequeño.

Puede causar daño. Villagómez indica -que hasta los ocho o siete años de edad- es normal el comportamiento y actitudes que resultan en consecuencias de la imaginación. Sin embargo, advierte que pasada esta edad, es un factor de riesgo, ya que se puede tratar de sicosis o esquizofrenia. Otro problema de no saber diferenciar la dimensión, es que a una edad más avanzada el niño, tiene problemas de interrelación, que puede obligarlo a refugiarse en las drogas y el alcohol. Así también, pueden ocasionar alucinaciones visuales y auditivas en un futuro.

El profesional describe que un niño que pasa por este cuadro no se interrelaciona con otros niños, se aísla, no tiene interés por nada y es el protagonista de frecuentes problemas. “Son niños agresivos y depresivos”, enfatiza el especialista.

Explica que ellos bien pueden imaginar que vuelan un avión, viajan en barcos, que son actores, modelos, que son padres.

Cómo controlar. Hay que compartir más tiempo con ellos, asegura el especialista. Resalta que en familia de padres ausentes es más frecuente ver niños con este cuadro. “Como no tienen con quién hablar, recurren y usan mucho su imaginario. Por ello es importante, que desde pequeños aprendan a convivir con otros niños de su edad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario