Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 6 de diciembre de 2012

¡Tus celos me matan!

Realidad. Especialistas dicen que el mayor motivo de ruptura de una pareja son los celos y que derivan en divorcios o situaciones trágicas. Las redes sociales son fuente de desconfianza

Paura Rodríguez Leytón | El DEBER

Los mensajes de texto que llegan al celular, las conversaciones por chat, las fotografías y videos que se suben al facebook y los 140 caracteres del twitter son actualmenete una de las mayores fuentes de celos entre las parejas que utilizan las nuevas tecnologías para comunicarse. Así lo informa el abogado especialista en Derecho Familiar, Víctor Paredes, que forma parte del estudio jurídico virtual boliviano dedicado a divorcios (http://www.divorcioplus.com).
Paredes indica que hace unos tres años la tendencia va en aumento y la mayoría de las parejas que buscan separarse ha iniciado su ruptura a partir de mensajes y evidencias hallados en el celular, el ipad o la computadora; y que pese a las recomendaciones de seguir adelante en pareja, la relación acaba en divorcio, y en muchos casos con altos ingredientes de violencia.
El abogado también informa que estas situaciones se presentan en parejas jóvenes que llevan hasta dos años de casados y que están entre los 20 y 30 años de edad.

Servicios secretos
En nuestro medio, la contratación de detectives es una práctica común para confirmar si una traición ocurre. Los investigadores que piden guardar su identidad, aseguran que las mujeres son las que más solicitan sus servicios y que cuando los hombres acuden a ellos se trata de clientes muy celosos. En algunos casos la investigación no llega a ninguna parte, pero en otros esta concluye con la entrega de un video y fotografías como pruebas. Sin embargo, depende del detective, parar ahí continuar con el caso. Los que siguen convocan a la pareja para intentar una reconciliación, aunque según la experiencia no da muchos frutos. Pues el acusado de infidelidad se niega y las cosas terminan en una discusión violenta.
Uno de los detectives señala que ha trabajado por varios años con terapias de parejas y que estas se han mantenido juntas mientras duró la terapia, pero una vez que la dejaron, los celos volvieron a manifestarse e incluso derivaron en una tragedia.
La sicóloga Gabriela Ridivo, del Servicio de Orientación Familiar (SOF) explica que un poco de celos es algo natural y muestra el cuidado que tiene el uno del otro, pero se convierten en un problema cuando son reflejo de inseguridad y tienen una cuota muy alta de posesión y falta de madurez. Hay quienes creen que los celos son una muestra de amor, pero esa es una distorsión.

Testimonio

LA TERAPIA ATRASÓ EL FINAL TRÁGICO
Fue el marido el que me contrató porque sospechaba de que su esposa lo engañaba. Efectivamente lo comprobamos pero logré que no se separaran durante los dos años siguientes, en que mantuvimos terapias de pareja y logramos cierta estabilidad. Luego ellos dejaron de acudir a mis servicios. Un día él me citó a un café, yo llegó al lugar y lo ví sentado frente a su esposa, no pasaron unos minutos, cuando él le disparó en el corazón y luego él se mató.

LO TRAICIONÓ CON ÉL MISMO EN EL FACEBOOK
El caso que más me impresionó es el de un cliente que observó que su esposa entablaba conversaciones un poco íntimas con otros hombres mediante el Facebook. Entonces él decidió crear una cuenta con nombre ficticio, se hizo amigo de ella y mediante el chat iniciaron un romance virtual, él la cito para se conocieron personalmente y la esperó en el lugar indicado, cuando ella llegó se encontró son su esposo, que le encaró la verdad. Se divorciaron.

EXPERIENCIA

Los celos son un sentimiento que encierra egoísmo
Silvia Suárez, abogada del servicio SOS Feminísima, que lleva 14 años atendiendo casos de violencia familiar, asegura que el principal motivo de las peleas de pareja son los celos y que ha observado que son los hombres los que reaccionan con mayor descontrol y violencia cuando comprueban una infidelidad y que llegan a matar a su pareja.
Explica que aunque no hay estadísticas, las noticias de los medios masivos son las que más reflejan esta realidad.
Precisó que esto ocurre con menor frecuencia entre las mujeres, porque en general tienen reacciones menos violentas, aunque eso no quiere decir que no ocurren algunos casos en los que también reaccionan de forma agresiva y llegan a descenlaces fatales.
Por otro lado, la abogada señala que en el servicio SOS Feminísima también ha observado que las mujeres recién casadas son las más celosas “quizá porque son inmaduras”, y están siempre controlando al marido, cuando este sale y cuando va al trabajo; y luego pasados los años su conducta va cambiando.
Y ocurre un fenómeno curioso, indica, pasados los años de matrimonio los esposos se vuelven celosos, de pronto no dejan que sus mujeres trabajen o realicen otras actividades fuera del hogar. Para ella en ambos casos estos celos pueden representar un egoismo solapado. La experta indica que cada vez hay más interés en recibir orientación familiar de parte de las mujers.

SÍNTOMAS ENFERMIZOS

1. Los celos se convierten en un problema patológico cuando se generan sin un motivo razonable y se manifiestan en situaciones dramáticas que afectan la vida cotidiana de la pareja e incluso desencadenan en un crimen o un suicidio.

2.Algunos sicólogos hablan de los celos pasionales que se originan en el temor de perder la pareja, están cargados de ansiedad y agresividad. Se dan con cambios de conducta repentinos que se manifiestan con arrebatos de irracionalidad.

3. Los celos obsesivos se dan con ideas recurrentes e incontrolables sobre la infidelidad.

4. Los celos son delirantes cuando se presenta el convencimiento (aunque sea falso o no cuente con pruebas) de que hay un engaño. Se asocian a cuadros clínicos de paranoia, demencia, depresión, alcoholismo y drogadicción.

Los celos hicieron que pierda a mi marido
Cuando era niña, mi padre nos dejó a mi madre y a mis cuatro hermanos y se fue a vivir con la vecina. Por eso yo siempre desconfié de los hombres y este sentimiento se acrecentó tanto que cuando me casé, pensaba que mi marido me engañaría. Por eso cuando llegaba del trabajo yo siempre le hurgaba la billetera y los bolsillos del pantalón para ver qué había hecho y en qué gastó el dinero y le hacía escenas de celos. Esto lo cansó pero yo me di cuenta de mi error cuando ya era muy tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario