Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 4 de abril de 2013

Fobia al ¿amor?

PURIFICACION LEON / EFE REPORTAJES

“El miedo a comprometerse en una relación estable se conoce como filofobia. Por lo general, su origen se halla en las dificultades en el apego, es decir, en el vínculo que se crea cuando establecemos una relación”, comenta Rafael Morón Gaspar, psicólogo del Centro de Mediación Familiar de Albacete (España).

Asimismo, posibles dificultades emocionales en anteriores relaciones pueden estar detrás del miedo al compromiso. Pero este también tiene que ver con la falta de autoestima e inseguridad.

“El individuo teme sufrir una pérdida, pues le da miedo ser abandonado por otros”, añade Morón, miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla-La Mancha.

Por su parte, María José Collado, psicóloga e investigadora de la Universidad Complutense de Madrid (España), señala que el miedo al compromiso puede estar relacionado con el miedo a la intimidad, al cambio, a la responsabilidad o a ser herido.

Las personas que lo experimentan suelen tener relaciones muy tormentosas. Aunque al principio todo vaya bien, cuando se acerca la hora de adquirir más compromisos, como puede ser conocer a la familia de la pareja, empiezan a buscar defectos en esa persona. “Buscan defectos para generar conflictos o para terminar con la relación”, subraya Morón.

Otra posibilidad es que a quien tiene miedo al compromiso le inquiete perder su libertad. “Algunas personas están muy implicadas en su trabajo y en sus aficiones y piensan que, por meterse en una relación, pueden perder su propia vida y sus propias decisiones”, apunta el psicólogo.

Además, puede existir el temor a que la persona con la que se van a comprometer no sea la ideal. “Piensan que puede haber alguien más adecuado, con quien encajen mejor o que les guste más”, algo que el especialista califica de “fantasía” pues, según indica, “siempre puede haber alguien mejor en cualquier aspecto”.

“Para las mujeres solteras hoy existe la idea que hay opciones ilimitadas y con tantas opciones, se vuelve más difícil elegir solo una persona”, explica Elina Furman, autora de Kiss and Run (Besa y Corre).

“Las mujeres son más propensas a tener fobia al compromiso hoy porque el estigma de “la soltera” ya casi se ha eliminado. La mujer hoy puede viajar por el mundo y salir en citas sin ser juzgada por ser soltera. Las mujeres hoy son financieramente más estables y posponen el matrimonio debido al trabajo y otros compromisos sociales”, asegura Furman.

Celosas y Controladoras

De este modo, cuando la mujer ve que la relación se hace muy seria, intenta que fracase.

Además, la idea de que su pareja les dejará por otra persona les sirve de excusa para no comprometerse. No obstante, quienes experimentan miedo al compromiso pueden tener varias relaciones de forma simultánea. Otra posibilidad es que, aunque no le sean infieles a su pareja, se fijen en otra persona para tener un objetivo cuando su noviazgo actual finalice. Así, “van anticipando que la relación no será duradera”, precisa.

La tendencia al control es otra de las características de las personas con filofobia. El especialista señala que meterse en una relación implica un porcentaje de pérdida de control, pues hay cosas que una deja de controlar, y que dependen de otros.

El psicólogo afirma que estas personas suelen expresar su amor a través de las relaciones sexuales en lugar de hacerlo con muestras más genéricas como palabras, detalles o regalos. “Parece que esto compromete más, mientras que las relaciones sexuales se viven como algo más superficial, más lúdico y que les proporciona esa sensación de control”, describe.

Se trata, además, de personas que hablan muy poco de sí mismas. Suelen evitar las conversaciones profundas en favor de temas banales y prefieren dejar hablar al otro pues tienen la idea de que cuanto menos sepa su pareja de ellos, menos daño les podrá hacer.

Todo esto genera dificultades a la hora de establecer relaciones de calidad. Sin embargo, hasta que la persona afectada toma conciencia de ello, suele ser más problemático para su pareja que para ella misma, destaca Morón.

El especialista señala que, por lo general, las personas con filofobia se dan cuentan de que tienen una dificultad cuando llega ese momento vital en el que se necesita más estabilidad. Cuando ven que sus allegados se involucran en relaciones estables y duraderas mientras ellos siguen envueltos en la dinámica de relaciones conflictivas, empiezan a ser conscientes de que pueden tener un problema.

En algunos casos, esto consiste en que les cuesta sacrificar parte de su vida para compartirla con otra persona. En otros, por el contrario, radica en el miedo a perder a la pareja, por lo que prefieren mantener distancia, declara el psicólogo.

Adiós a la fobia

“Si la persona percibe que esto le supone un problema que no puede manejar por sí misma, debe buscar ayuda profesional”, recomienda Morón.

El psicólogo explica que “la intervención para solucionar este problema consiste en enseñar a la persona afectada a aceptar su miedo a ser abandonado, a perder su espacio o a que su pareja no sea la persona ideal y que, incluso así, aprenda a comprometerse”.

Más quisquillosa. “Mientras más tiempo estés soltera, más alta la posibilidad que te conviertas en fóbica al compromiso. Además, esa tu lista de atributos indispensables en un hombre crecerá. Es importante que tu lista solo tenga lo esencial, como química, personalidad y metas de vida compatibles. Mantén una mente abierta; aunque él no sea el “hombre de tus sueños”, puede que termine siendo muchísimo más de lo que esperas”, dice Furman.

Acepta la incertidumbre. “Uno de los errores más grandes que muchas cometemos es pensar que cualquier duda, aunque sea mínima, es una señal que la relación está condenada al fracaso. Piensas: “Si estoy confundida y tengo dudas, debe haber algo malo en mi relación”. Recuerda que todas tenemos dudas y que es parte natural del ser humano.

Salta. “Al igual que con todas las fobias, debemos enfrentar lo que más nos asusta para conquistar nuestros medios. La mejor cura contra la fobia al compromiso es hacer un compromiso”, explica Furman.

Enfócate en el presente. Preocuparse por el futuro de tu relación es una pérdida de tiempo y una manera de evitar tomar una decisión. Lo mejor que puedes hacer es enfocarte en el presente. Pregúntate: “¿Estoy recibiendo lo que quiero y espero de esta relación en este preciso momento?” Si la respuesta es sí, este es el mejor diagnóstico que puedes recibir.

Deja de criticar. Las fóbicas suelen ser extremadamente quisquillosas o perfeccionistas, por lo que quieren controlar cada aspecto de la relación. “Que es desordenado, que no sabe vestirse, que ríe muy fuerte o come muy rápido”… Buscan defectos con lupa, así encuentran una excusa para salir de la relación.


QUICKIE

Es importante tener una vida plena, pero muchas mujeres lo exageran. Puede que tengas un millón de amigos y hobbies únicos, pero si no haces campo en tu vida ajetreada para una relación, no te sorprendas que no la tengas.

¿ERES UNA DE ELLAS?

¿Te preguntas si sufres fobia al compromiso? Criadas para creer que los hombres son el género que tiene problemas con el compromiso, muchas mujeres pasan por la vida completamente inconscientes sobre su ansiedad respecto al compromiso—creyendo que quieren una relación pero alejando al candidato perfecto. Es momento de mirarnos a nosotras mismas y admitir que quizá somos nosotras las que tenemos un “issue” con el compromiso. Si estás lista para enfrentar la realidad, dale un vistazo a esta lista de síntomas comunes, de acuerdo a la autora de Kiss and Run, Elina Furman.

• Una vez que la emoción inicial del romance pasó, te aburres en la mayoría de tus relaciones.

• Tienes el hábito de salir con chicos “no disponibles” (casados, involucrados con otras persona, que viven lejos o emocionalmente distantes, etc.)

• Tienes una lista larguísima y elaborada de los “requisitos” que debe tener una pareja.

• Consideras que las relaciones de tus amigas casadas son aburridas y crees que muchas de ellas se conformaron por poco.

• Cultivas tus amistades y relaciones con otras personas (cada vez más importantes para ti) a expensas de relaciones románticas.

• Sales con varios hombres al mismo tiempo para evitar depender de alguien.

• Te cuesta mucho superar amores pasados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario