Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

viernes, 24 de mayo de 2013

Sexo en el embarazo

Todavía hoy muchas personas consideran que el sexo durante el embarazo es algo prohibido que no se debe hacer y, esto es debido a que seguimos arrastrando muchos mitos y miedos que nos hacen creer que el sexo puede ser perjudicial para el embarazo. Por supuesto que es importante tener la opinión de tu médico a este respecto, porque cada caso es diferente. Pero también es importante aclarar que las relaciones sexuales no tienen riesgo para la salud de la embarazada y el bebé a no ser que, sea un embarazo de riesgo.

El bebé no sabe que se están produciendo relaciones sexuales, como algunas parejas creen, lo que nota es la elevación de la frecuencia cardiaca de la madre y el vaivén que se produce con la penetración del pene en la vagina, lo cual le resultará placentero, además el coito puede ser muy beneficioso para el bebé ya que durante el mismo, el útero estará más oxigenado gracias al aumento de riego sanguíneo.

El sexo solo resultará doloroso si la práctica sexual es brusca, que produciría dolores vaginales (coitalgias) ya que el útero y el vientre tienen un tamaño mayor o si se realiza en una posición incómoda para la embarazada, como podría ser la del misionero en un periodo ya avanzado de gestación por una presión en el útero que podría afectar al bebe ó una penetración profunda.

RIESGOS. Las relaciones sexuales durante el embarazo son riesgosas si existe sangrado, flujo vaginal o cólicos inexplicados o sin motivos. Si se da una pérdida de líquido amniótico o rotura del saco amniótico, si se ha diagnosticado placenta previa (cuando la placenta está baja y cubre el cuello uterino), cuando el cuello uterino está debilitado y se abre demasiado pronto o si existe una infección de transmisión sexual, según explica la sexóloga Pilar Cristóbal.

DESEO SEXUAL. Durante las primeras semanas de gestación el 54 por ciento de las mujeres ven cómo su deseo sexual desaparece debido en gran parte a las nauseas y otros síntomas. Otras muchas ven cómo su deseo sexual va y viene y eso es debido a que el deseo sexual lo causan los cambios hormonales. Cada mujer es un mundo y por eso cada una debe oír a su propio organismo y decidir si le apetece o no tener relaciones sexuales en ese momento ya que aunque se lea o le digan que es beneficio practicar sexo durante el embarazo, si no lo practica durante el mismo no pasa nada en absoluto, y es ahí cuando la pareja debe ser comprensiva, después de todo, ella está creando a tu bebé.

ETAPAS. Normalmente durante el primer trimestre la mujer se está acomodando a su nueva situación y posiblemente las nauseas, los mareos, las ganas de ir al baño o el dolor de los senos le quiten las ganas de mantener relaciones sexuales.

Durante el segundo trimestre las nauseas y esos malestares habrán desaparecido y la libido estará mucho más alta ya que la madre está ahora cargada de hormonas que provoca que sus labios mayores y menores estén más hinchados, que se excite con mayor facilidad y por otro lado tienen un tercio más de sangre, la cual está recogida en el abdomen bajo lo cual hace que esta zona sea mucho más sensible y provoque un gran deseo sexual por parte de la mujer. Además, su vientre es más voluptuoso y esto hace que se sientan más sexys, esto a los hombres también les produce un gran placer visual que deriva en coitos mucho más placenteros para ambos.

En el tercer trimestre de gestación la mamá se encuentra más cansada y su vientre es mucho mayor, lo cual puede provocar una disminución de relaciones sexuales. El no poder realizar el coito con penetración no significa que debamos dejar de besar, acariciar, masajear o tener sexo oral con nuestra pareja.

BENEFICIOS

Los beneficios de practicar sexo durante el embarazo son muchos y variados:

Aumenta el flujo vaginal, por lo que la vagina se vuelve más sensible y está mejor lubricada.

El sexo es más relajado y espontáneo. En este periodo la pareja no se preocupa de los métodos anticonceptivos.

Al mismo tiempo, el efecto de los estrógenos en los cambios en el cuerpo de la mujer puede resultarle tanto a ella como a su pareja una nueva “fuente inspiración” y placer.

Una buena sexualidad durante el embarazo prepara el cuerpo para un parto vaginal. Los músculos de la vagina se ejercitan durante una relación sexual y mejoran su tono muscular.


POSTURAS

A lo largo de nuestra vida sexual podemos practicar diferentes posturas pero normalmente las parejas tienen unas posturas preferidas en las que disfrutan más. Estas posturas pueden no ser compatibles con el embarazo ya que pueden dificultar la penetración o ser molestas para la madre. Las posturas recomendadas son en las que la mujer está sobre el hombre tomando el control y ritmo de la penetración y las laterales:

1. Mujer en posición supina (encima de la pareja). Esta posición permite que ella controle la profundidad de la penetración y el ritmo de los movimientos coitales.

2. Mujer y hombre en posición lateral. Estas posiciones son las que más frecuentemente se utilizan durante todo el embarazo. Son menos cansadas, nos permiten un mayor contacto de los cuerpos.

3. Mujer sentada, o apoyada en la cama. Si lo haces en una silla, puedes variar a medida que vaya avanzando el embarazo ya que el volumen de tu abdomen será mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario