Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

viernes, 31 de mayo de 2013

Tarijeños que llegan a extraños niveles motivados por los celos



En Tarija se atribuye el comportamiento celoso a las mujeres más que a los hombres, según testimonios de algunos entrevistados, sin embargo los hombres también son víctimas de éste tan adverso sentimiento y ambos géneros muchas veces llevan su comportamiento a niveles irracionales justificando con los celos procederes de lo más extraños.

Ramiro es un brillante profesional con un cargo administrativo interesante en una institución pública de Tarija, él y su esposa llevan casados algo más de 13 años. Ramiro se considera una persona tranquila más pendiente de su trabajo que de la vida social, sin embargo su esposa es más “dicharachera”, ella disfruta de salir con las amigas y esto despierta sus celos, no sólo porque ella podría tener un galán más entretenido sino que además, aún cuando no lo admite, admira y envidia el carisma de su mujer.
Por mucho tiempo se quejó con la suegra sobre la conducta de su esposa pero la anciana se mortificaba demasiado por lo que sus cuñadas le pidieron que evitara sus rumores. Alejado de su única fuente de desahogo, Ramiro recurrió a una curiosa estrategia, cuando su esposa llegó a casa después de una fiesta y quedando profundamente dormida le cortó un muy reducido flequillo para que ésta dejara de salir tan seguido al menos hasta que le crezca nuevamente el cabello.

Poseer y no perder
La psicóloga Alma Luz Forte, explica que los celos tiene que ver con la necesidad que tiene el ser humano de poseer y del temor a perder, es decir que se expresa en situaciones de que la persona identifica que tiene la posibilidad de perder algo que es querido.
Estos surgen sobre todo en las relaciones de pareja aunque también reconoce que existen otros ámbitos, donde los celos podrían interpretarse como un estímulo positivo como cuando éste mantiene la expectativa haciéndonos reaccionar para mejorar el lugar y situación que ocupamos en un ámbito laboral, por ejemplo.
En este sentido los celos no siempre son negativos siempre y cuando mantenga a la persona alerta ante esta situación de pérdida y a que el individuo elabore una respuesta o estrategia que demande la atención de la otra persona o que le permita tener más cuidado en su lugar de trabajo, este sentimiento podría ser positivo, afirmó la experta.

Ellas y ellos celan distinto
Un estudio realizado sobre los celos y las manifestaciones que tiene entre hombres y mujeres, precisa que aquello que aviva los celos cambia según el género ya que a las mujeres las atormentan más las características físicas del rival y a los hombres lo vinculado al poder y al estatus social, además esta emoción que algunos consideran negativa para otros es el condimento esencial de una gran pasión.
No obstante para la psicóloga, Alma Luz Forte, los celos son una emoción universal que supera a la cuestión de género, sin embargo todo el aspecto cultural que rodea a la persona, en esas construcciones de ser mujer o de ser hombre, socialmente se atribuye que la mujer es celosa pero el hombre también sufre los celos.
“Mucho depende la persona y no del género, la capacidad de manejarlos, interpretarlos y utilizarlos de manera positiva, o incluso de forma negativa, para lograr un desarrollo personal y para la estabilidad del vínculo o la relación que se tiene es cuestión de cada uno”, dijo.

Dramatismo
Sin embargo los celos manifestados con dramatismo pueden pasar la línea de lo que sería un comportamiento normal. Así le sucedió a Norma, de 23 años de edad, que el pasado fin de semana, noche de luna llena en Tarija, salió con algunas amigas a una discoteca donde vio a su ex pareja, de la que está separada poco más de 2 años, bailando alegremente con una amiga y acompañado de un grupo de amigos suyos que ella misma había presentado a su antigua pareja.
La situación la trastornó totalmente, no sólo su ex se la estaba pasando bien sino que su amiga lo acompañaba y sus amigos que eran “sólo de ella” compartían la velada con su ex pareja. “Sólo pude pensar que era una traición”, dijo. En un arrebato irracional se abrió paso en la pista de baile y apartó a su ex ordenándole que saliera por delante de ella, sus propias amigas y el grupo presente se quedaron mudos sin poder tranquilizarla.
¡Estoy bien, no bebí nada, traición, traición! repetía Norma, mientras propinaba golpes a diestra y siniestra. Pasado el hecho no pudo más que reconocer que se había extralimitado, pidió las disculpas del caso y asegura que estará en recogimiento hasta dilucidar sus pensamientos.
Reconocemos que somos celosos y también pensamos que no lo podemos controlar o lo justificamos-aclaró la psicóloga, “soy así, soy celosa y listo” afirmamos y en el tiempo podemos sostener una relación dolorosa basada en peleas donde se termina y se vuelve. La manera de darte cuenta y salir saludablemente de eso es analizarte en esos aspectos del comportamiento y pensamientos celosos, tiene mucho que ver con la autoestima de cada individuo y en que se valore a sí mismo, dijo.

¿Cómo superarlo?
Debemos tener en claro que los celos son absolutamente normales sin embargo si los celos son dañinos y si esto no se supera siempre estará afectando negativamente la relación que fuera, explicó la experta.
“Generalmente en el individuo sucede, si no es dentro de un proceso terapéutico que podría ser lo ideal, que se aprende la lección y la experiencia cuando se perdió una relación importante y con el tiempo uno se da cuenta que fueron los celos, las acciones y pensamientos lo que nos llevó a la ruptura”, aclaró.
Recomendó hacer una introspección para tratar de entender el comportamiento ya que esta emoción está muy ligada a un pensamiento o una acción. “Si me reconozco como una persona celosa analizarme y mirar que la expresión de esos celos no dañen mis relaciones vinculares en la amistad, en la relación de pareja y en la relación laboral porque cuando mis celos están entorpeciendo mi vida cotidiana y los vínculos que tengo entonces es necesario prestarles atención”, dijo.

Violencia por celos
Muchos de los casos de denuncia referidos a la violencia contra la mujer son a causa de los celos según informes de la dirección de Género Generacional de la Alcaldía Municipal, más aún cuando el excesivo consumo del alcohol torna este sentimiento en una manifestación violenta.
Éste es el caso de Celia Ortega de 52 años de edad, víctima de maltrato físico por parte de su esposo, Carmelo Avendaño de 62 años de edad, un hombre que justifica su accionar violento por los celos, mismos que transfiere incluso a los policías, que ante el disturbio, acuden a ayudar a su mujer, el hombre perturbado por los celos considera que con alguno de éstos su esposa mantendría alguna relación amorosa.
El pasado miércoles 29 de mayo, un ex coronel jubilado de la policía boliviana, de aproximadamente 78 años de edad, enceguecido por los celos amenazaba de muerte a su pareja de 38 años de edad, persiguiéndola con una pistola en plena vía pública del barrio Méndez Arco.
La psicóloga, Alma Luz Forte, asegura que los celos llevados a extremos causan una pérdida del sentido de lo que es correcto o incorrecto y pueden inducir a hacer daño.
“Los celos no dejan de ser una emoción y la emoción supera la razón, en este sentido cuando el sujeto se comporta de manera emocional no tiene objetividad en lo que hace y pierde la conciencia sobre las consecuencias de sus acciones, llegando a casos dramáticos o fuertes dónde las consecuencias son terribles y pueden llevar a ocasionar mucho daño a la otra persona, incluso la muerte”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario