Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

miércoles, 14 de agosto de 2013

Hablale de la regla antes que ocurra



De nosotras dependerá que el día de la primera menstruación de nuestra hija sea vivido con naturalidad y de manera serena. Para lograr esto, los especialistas recomiendan hablar oportunamente del tema y con toda la información clara y necesaria. Según los estudios ginecológicos, la menarquía suele ocurrir entre los nueve y los 16 años, y la edad promedio más frecuente se da entre los 11 y los 12 años.

No hay una edad exacta, el cuerpo de cada muchacha tiene su propio ritmo; por ello mismo es recomendable comenzar a hablar con la niña a partir de los nueve años. “Hay que plantear el tema en pequeñas charlas, que no parezcan nada serio ni difícil”, aconseja la ginecóloga Mónica Raya.
Por su parte, la sicóloga Zulma Carvajal recomienda buscar un espacio tranquilo y sin distracciones, hablar con palabras sencillas y, si se puede, recurrir a gráficos para la explicación. “Es clave que nosotras entendamos bien lo que vamos a explicar”, señala y aconseja a las mamás que tengan dudas, que busquen información o asesoramiento, pues es importante que ellas puedan absolver todas las dudas de sus hijas.

“Debemos hablarles no solo del aspecto biológico, sino también de las implicancias relacionadas a los cambios de ánimo que puedan experimentar. Con la primera menstruación algunas niñas pueden sentir tristeza, ganas de llorar o vergüenza, esto es normal y por tanto debemos decirles que es un proceso natural”.
La ginecóloga Raya define a la llegada de la menstruación como un momento trascental en la vida de la niña y hay que recibirlo con alegría y no con miedo.
Aunque no existe una fecha ni una edad exacta del primer sangrado, hay que saber que el primer síntoma de la pubertad es el desarrollo de los senos, luego viene el crecimiento del vello público y la niña comienza a estirarse, el cuerpo se pone curvilíneo, desde esos cambios se calcula que serán unos dos años y medio, los que tardará en llegar la primera regla. Todo eso estará determinado por factores sicológicos, nutricionales y medioambientales.

Cuando llega el día, la niña merece un abrazo, una felicitación, también puede tener un regalito. Lo importante es que no sienta que es un castigo de tres días o una semana, sino un proceso natural de su cuerpo que se repetirá hasta que le llegue la menopausia.
Para que todo esté bajo control, habrá que enseñarle el modo en que usan las toallas higiénicas y la manera en que se hace el aseo íntimo, recomiendan las entrevistadas.
Para los padres es importante la prevención y la tranquilidad de la niña, si está informada, podrá salir airosa del primer sangrado, incluso si este la encuentra cuando está sola, pues sabrá qué hacer y comprenderá lo que está sucediendo con su cuerpo. No se asustará y se tomará el tema con naturalidad

DETALLES

Hay que ayudarles a combatir ese dolor menstrual
Normalmente, en la primera regla hay dolor del bajo vientre. Se puede pasar descansando, con fricciones, un mate o un calmante, pero sobre todo con mimos.

LA MENSTRUACIÓN NO IMPIDE continuar con las actividades normales de todos los días.

LA MEJOR MANERA DE SENTIRTE tranquila es comprender lo que sucede con tu cuerpo.

¿Hablar de menstruación es tocar el tema de sexo?
Indirectamente sí, pues con el primer sangrado comienza la etapa reproductiva de la mujer. Entonces, habrá que hablar de sexo con ellas y de los cuidados que deba tener en adelante.

UN PROCESO NATURAL
La primera regla es una parte más del desarrollo sexual y una prolongación de los cambios que empiezan en la pubertad.

Se trata de un hecho íntimo para la niña y hay que cuidar su privacidad
Fabiola Guachalla | SICÓLOGA
ay situaciones por las que pasan los adolescentes que nosotros como padres tenemos que saber encaminar y llevar con inteligencia.
Ahora prácticamente la educación sobre la sexualidad empieza lo antes posible, siete, nueve años, dependiendo de los padres o de la información que los mismos niños reciben en su colegio o en su casa.
Se observa que cuando los padres se niegan a conversar de sexualidad, los hijos enfrentan las experiencias nuevas de distinta manera, se los ve inseguros, con desconocimiento e información distorsionada encontrada en la Internet, en la televisión y en charlas con los amiguitos.
Siempre lo más aconsejable es que los padres sean los que hablen con sus hijos de los cambios que vivirán en la adolescencia y de su sexualidad.
El tema de la menstruación es planteado y explicado generalmente por las madres, pero puede ocurrir que haya una mamá ausente, en ese caso, el papá tendrá que asumir la tarea de hablar con la niña.
Cuando la menstruación llega, se trata de un hecho muy íntimo para la niña, y entonces no será muy conveniente hacerlo público en la familia, es preferible que lo conversen primero la mamá y la hija, no hay que exponerla y hacer que tenga vergüenza de lo que ha comenzado a experimentar.
La familia, los hermanos y los demás miembros tienen también que estar preparados para las nuevas situaciones y tienen que respetar los cambios que están viviendo los hijos y las hijas adolescentes, esto es parte de la educación

Menarquía

1. Menarquía es la fecha del primer episodio de sangrado menstrual, o primera regla de la mujer o el comienzo de su capacidad reproductiva. El momento de la menarquía está condicionado por factores genéticos, ambientales y nutricionales.

2. Alrededor de 2 años antes de la menarquia comienza una serie de cambios en el cuerpo, así se va preparando para el inicio de la fertilidad.
Estos cambios son llamados “caracteres sexuales secundarios”, como lo es por ejemplo: el ensanchamiento de las caderas, se afina la cintura, aumento de talla, crecimiento de las mamas, cambio de voz, emerge el pezón, crece el vello pubiano y el vello axilar y comienza la sudoración de las axilas.

3. Los hombres también tienen una fecha de comienzo similar al de las niñas y se llama espermarquía. Es el primer signo clínico de que se ha iniciado el ciclo reproductivo masculino.
Esto se presenta entre los 12 y 13 años y medio. Sobre los 12 años empieza el desarrollo de los conductos seminíferos que se ensanchan y la espermatogénesis se hace evidente con la emisión de semen cuando se presenta la primera eyaculación o con presencia de espermatozoides en la orina.

Tiene que ser un día especial en el que haya mucho amor

Resultado
Si la mamá ha sabido acercarse a la niña con diálogos adecuados, el día en que llega la menstruación no será difícil recibirla, la pequeña estará preparada

MÁS AMIGAS
La mamá y la hija se hacen más amigas en esa temporada, tienen un tema muy importante de qué hablar, además nace una identificación mutua.

LOS RECUERDOS
Es inevitable, la mamá se acordará de su primera experiencia y su historia será la mejor para que su hija la sienta más cercana. Saber que mamá fue niña y que pasó por lo mismo, hará que la pequeña sienta ternura por su madre.

IMPORTANTE
La mamá tiene que mostrarse feliz, es un día muy importante para la niña, se está haciendo mujer. Un pequeño regalo, muchos mimos, atenciones y una total apertura al diálogo serán las pautas adecuadas para ese día. La mamá también comunicará al papá lo ocurrido, con la discreción necesaria y según la dinámica de la familia se verá si hablar o no del hecho a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario