Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 30 de enero de 2014

10 señales de que debes terminar tu relación

No confías en él. Luego de una infidelidad, indiscreción o mentira, muchas nos empecinamos en reconstruir la confianza en la relación. Y mientras lo intentamos, no tenemos vida y nos pasamos nuestros días y noches obsesionadas con saber qué hace nuestra pareja y con quién y dónde está. Y es una tortura vivir preguntándonos y tejiendo novelas en nuestra cabeza. Si estás comenzando una relación y no estás casada y no tienes hijos, no deberías tratar de “reconstruir” la confianza. Te mereces una relación con alguien que aprecie y valore (no pisotee), la confianza.

Juegas al detective. Lees sus emails, te la pasas chequeando su smartphone cada vez que puedes y si pudieras lo seguirías. Nunca estás satisfecha con lo que encuentras… y aun peor, muchas veces te culpas a ti misma. El punto es: date valor y ten una relación con alguien que no te de la necesidad de husmear y jugar al detective.

Abuso verbal o emocional. Ésta puede ser una área gris ya que no siempre es fácil identificar lo que está sucediendo, pues que no haya moretes ni heridas físicas, no significa que no estás siendo abusada por tu pareja. El abuso también involucra insultos: que te llamen estúpida, inútil o perdedora, o que te haga sentir que no eres lo suficiente para él. Los insultos son una forma de abuso verbal que nos dañan psicológica y emocionalmente. Puede que no hayas reconocido las señales de una relación abusiva, pues muchas veces no es fácil reconocerla. Si te falta el respeto y te sientes humillada, sal de ahí ya!

Tienes que cambiar quién eres cuando estás con él. Todos hacemos compromisos y damos de nuestra parte por nuestra pareja, como ir a sus partidos de futbol, a sus cenas de oficina o ver películas de acción, pero debes asegurarte no cambiar quién eres hasta el punto de no reconocer la persona en la que te estás convirtiendo por él. Tu pareja debe amarte por quién eres, sin fingir nada, siendo tu misma, errores, llantos, manías y todo.

Ocultas tus sentimientos. Todos nos ponemos emocionales en algún momento y tenemos días que simplemente estamos sensibles y susceptibles. Demostrar las emociones, ya sea alegría o tristeza, es parte hermosa de una relación y no debe ser visto como una debilidad. Si él se siente incomodo con esto, y por ello tu ocultas tus emociones, es momento de terminar la relación. Y es que no solo es imposible mantenerte “cool” cada segundo de cada día, pero tampoco deberías. El amor no se trata de encontrar alguien a quien puedas dominar, sino de ser honesta sobre tus necesidades y sentimientos con alguien y saber qué él estará ahí para ti… en todo momento.

Le tienes miedo. Si temes a tu pareja, no dices lo que piensas por miedo al ‘qué dirá’, o eres humillada y abusada físicamente, es momento de salir de esa relación. No tienes porqué soportarlo y vivir bajo la tiranía del temor.

Quieres que cambie. Él es actor/modelo/músico y no tiene estabilidad económica o su trabajo de 100 horas a la semana los mantiene distanciados. Sea lo que fuere, si estás imaginando una vida con él y que incluye que él cambie lo que es y quiere, es momento de dejar la relación. Si eres feliz mientras él persigue su sueño y trabaja de mesero, bien por ti. Pero si tu felicidad depende de que él cambie de trabajo, cambie lo que quiere o quién es (y quiere ser), no te engañes y termina la relación. Acepta que no estás en una relación feliz. No puedes forzarlo a ser una persona diferente. Y si quieres, es porque no lo amas lo suficiente. Si estás diciendo: “todo es perfecto, pero quiero que él sea diferente”, las cosas no van bien. No es el indicado.

No llegas al orgasmo durante el sexo… y él no tiene idea. Tienes sexo. Mucho. De hecho él dice que es el mejor sexo de su vida y tú le dices lo mismo. Solo que es mentira, ya que no llegas al orgasmo, aunque lo finges (casi siempre) y él no lo sabe. ¿Cómo quieres tener una vida sexual satisfactoria si no eres sincera y no lo guías? Piensas que si admites tu mentira (de meses o años) será un golpe duro para él y que su relación nunca recuperará esto. Así que decides no decir nada y te conformas con una rutina sexual que incluye fingir orgasmos cada vez. No está mal fingir un orgasmo una que otra vez, pero si actúas el 90% del tiempo, no solo es que el sexo es malo, pero no confías en él y no tienen una buena comunicación.

Te interesan otros chicos. Ojo que no es malo mirar otros hombres, pues si pasa un chico guapo por tu lado tendrías que ser ciega para no verlo. Sin embargo, si te encuentras siempre mirando o coqueteando con otros hombres, te imaginas con otros chicos y piensas en estar con otras personas y no con tu pareja, esa es una clara señal de que ya no sientes lo mismo hacia él.

No estás interesada. Las relaciones no son fáciles, y si bien hay grandes momentos, también hay etapas complicadas y difíciles. Las discusiones son normales en la pareja al igual que los problemas, pero si descubres que luego de identificar un problema o luego de una discusión no tienes interés en resolverlo esa puede ser una buena señal para darte cuenta de que no sientes lo mismo y no quieres apostar a mejorar la relación. /

¿Temes quedarte sola? No eres la única

Un nuevo estudio publicado en la Journal of Personality and Social Psychology reveló que el temor a quedate soltera puede llevarnos a seguir en relaciones malas o conformarnos con una pareja que no amamos ni deseamos.

El estudio reveló que:

40% dice que tiene miedo no tener una pareja a largo plazo
18% dice que teme la soltería
12% teme perder a su actual pareja
11% teme envejecer solo
7% teme nunca tener hijos y una familia
7% dice que se sentiría inútil solo
4% teme ser juzgado negativamente por otros

La pregunta es, ¿cómo afecta este miedo nuestro comportamiento en las relaciones románticas? El estudio reveló que, debido al miedo de estar solo, las personas tienden a quedarse en relaciones no saludables o conformarse por parejas que no son ideales. Los autores escribieron: “Durante el principio y el mantenimiento de una relación, aquellos que temen ser solteros, priorizan el estatus de estar en una relación, no la calidad, conformándose por parejas menos receptivas y atractivas y quedándose en relaciones no satisfactorias”.



QUICKIE

Los hombres casados son más propensos (por 25%) a ganar peso que los hombres solteros, de acuerdo a un nuevo estudio. La razón: se sienten mas cómodos y se preocupan menos por su figura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario