Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 24 de febrero de 2014

Las relaciones no tienen que ser “vigorosas”

Uno de los mitos que refuerza la vinculación entre ejercicio físico y actividad sexual es la imagen del "sexo como algo que necesariamente tiene que ser vigoroso y muy activo", expone San Martín. Y nada más lejos de lo que para muchas personas es placentero y excitante. "Una relación serena, tierna y delicada es para muchas personas más placentera que un encuentro violento o vigoroso", afirma

De la misma forma opina la doctora Jurado: "El valorar el sexo como ejercicio físico puede contribuir a la imagen gimnástica y finalista que tienen las relaciones sexuales y que, en definitiva, es uno de los factores que condicionan la aparición de disfunciones y problemas"

Por otro lado, sería necesario determinar qué posturas y qué tipo de prácticas serían las adecuadas para provocar un gasto energético determinado, y además, añade que todo lo que suene a ´normativo´ en relación al sexo puede conllevar frustraciones y desvalorización personal. "Hacer ejercicio físico es bueno, y si lo que hacemos nos lleva a obtener placer, mucho mejor", indica. Pero ese aspecto de la actividad sexual no es ni mucho menos el más importante a destacar, advierten estudios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario