Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 10 de abril de 2014

Ellos también tienen complejos

Si se habla de complejos siempre se habla de las mujeres: que “no quiero que me vea desnuda”, que “hoy estoy hinchada”, que tu ropa interior no es la adecuada, que no estamos depiladas, y muchos más etcéteras… Pero chicas, no somos las únicas:

Ellos también tienen sus temores. Éstos son los mayores temores masculinos a la hora del sexo. /

¿El tamaño importa?

Indudablemente y a pesar de la insistente información que existe al respecto y los intentos de desmitificar las “bondades” de un pene de grandes dimensiones, parece que los hombres no entienden que “el tamaño no importa” y la mayoría no es inmune a este temor. “Gran parte de los hombres no está a gusto con el tamaño de su pene, ya sea porque creen que es demasiado pequeño, o porque lo consideran intimidantemente enorme. Lo que ellos tienen que saber, es que realmente el tamaño no importa”, asegura la experta sexóloga Alessandra Rampolla en su sitio Web, El Universo de Alessandra. Conclusión: la clave no está en el tamaño del instrumento, sino en el talento del ejecutante.

Tus expectativas

“Tenemos que asumirlo, chicas: para los hombres, el mero hecho de tener relaciones sexuales no implica un “antes y un después” en la relación. Fue sexo y punto. Pero lo que ellos sí saben, es que para las mujeres, tener relaciones sexuales sí suele ser un hecho significativo. Y eso puede generarles un escalofrío por la espalda, ya que temen que de ahora en adelante, esperemos un compromiso por parte de ellos. Por eso, para evitar malentendidos, mejor sepamos qué expectativas tenemos cada uno de nosotros antes de lanzarnos a la cama”, aconseja Rampolla.

El tiempo

Otro de los miedos de los hombres es el relacionado con la duración del coito. En este caso, para los hombres el tiempo es tirano y no dejan de preguntarse: “¿Duraré lo suficiente?”, “¿Podré contenerme y tardar más de cinco minutos?”. “La mejor forma de perder el temor es tranquilizarse y dedicarle mucho del tiempo que tienen disponible, al juego previo, de manera que cuando vayan a la penetración, la mujer ya esté muy excitada. Un truquito: si creen que les será difícil aguantarse, mastúrbense antes del encuentro. Eso les ayudará a retrasar un poco su clímax”, aconseja Alessandra. La realidad es que no hay un tiempo “perfecto”, pues la duración del coito adecuada es aquella que complace a la pareja, la que se adecua al interés de ambos.

Recuerda que el acto sexual (y no sólo en humanos) está fuertemente condicionado evolutiva y biológicamente. Incluso algunos psicobiólogos son de la opinión de que el hombre parte siempre desde la eyaculación precoz innata y que por aprendizaje y adaptación cultural a los requerimientos de la pareja femenina debe aprender a prolongar la duración del coito más allá de lo pre-programado. De hecho, los problemas de eyaculación precoz son los más comunes cuando se habla de problemas sexuales (junto a los problemas de erección). Es por esta razón, que los hombres que consiguen demorar su eyaculación y orgasmo son considerados ‘grandes amantes’. Lo importante es que ambos encuentren su propio ritmo y disfruten el encuentro sexual, sea este corto o largo.

Embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

“Es una buena preocupación para tener, siempre y cuando la misma los conduzca al sexo seguro. Y la mejor manera de acabar con este temor, es usando un preservativo, ¡facilísimo!”, aconseja Alessandra.

Perder la erección

“Muchachones, si van con este pensamiento a la cama, es muy probable que se convierta en realidad. Lo mejor que pueden hacer para ayudarse, es pensar que la pérdida de erección es algo perfectamente natural que ocurra de vez en cuando, y que puede deberse a múltiples factores: estrés, cansancio, fatiga, etc. etc. El mejor consejo es que focalicen el placer en todo el encuentro (caricias, besos, juegos previos) y no crean que todo depende del pene. Recuerden que su miembro es sola una de las tantas maneras con las que le pueden dar placer a una mujer”, aconseja Rampolla.

La erección puede llegar a ser un motivo de ansiedad y mucha inseguridad en el hombre, y es que son muy comunes. Todos los hombres en alguna u otra ocasión fueron víctimas de un “gatillazo”, aunque luego hayan recuperado la erección. Es algo completamente natural. El pene no puede permanecer rígido permanentemente mientras jugamos con nuestra pareja e incluso puede reducir su intensidad en un coito más o menos prolongado. Esta situación puede afectar a los hombres psicológicamente, llevando al “miedo al rendimiento sexual”, lo que incrementa su ansiedad y empeora la situación.

Quitarse la ropa

Muchas pensamos que solo nosotras nos preocupamos por el rollito, los kilos de más, la celulitis en las piernas, etc. Sin embargo, esto los abruma tanto o más que a las chicas, porque ellos son súper competitivos!

“A los hombres les da su pudorcito desnudarse: que si le vas a ver la pancita, que si sus bíceps tienen la solidez de un almohadón, que si tiene más vellos que la norma… Claro, sus “temores” en esta área rara vez se comparan con los nuestros, pero es bueno que sepamos que a ellos también les da miedo que los veamos desnudos”, asegura Rampolla. Así que piropeen a sus parejas chicas, a ellos también les gusta los piropos, te lo aseguramos.

El fantasma del ex

No somos las únicas que nos comparamos con las exes de nuestra actual pareja. Eso de preguntarnos (más que nada al principio de una relación) cómo era su ‘ex’ en la cama y otros aspectos, no solo es cosa de chicas. Ellos también lo hacen, pues recuerda que los hombres son muy competitivos entre ellos.

“¿Será que el otro era mejor amante? ¿La tendría más grande? ¿Luciría mejor desnudo? ¿Rompía récords de duración?

Si quieres ayudar a tu chico, te sugerimos que no caigas en el vicio desagradable de las comparaciones y lo hagas sentir como lo que es en este momento: único”, aconseja la sexperta.

Baja autoestima

“Los complejos por los cuales los hombres consultan podrían resumirse en pocas palabras: baja autoestima y desinformación sexual. En muchos casos, su propia visión guarda relación con su capacidad o no para formar lazos amantes e íntimos. Tener una imagen corporal positiva es una parte importante de la autoestima, y sentirse bien con uno mismo es vital para establecer relaciones íntimas con otros”, afirma la famosa experta en sexología y psicóloga Diana M. Resnicoff.

“La vergüenza por algún complejo físico (real o imaginario) puede interponerse bloqueando situaciones de cortejo, encuentros sexuales, la práctica de deportes (porque dificulta el hecho de desvestirse en un vestuario común) o la posibilidad de tener amigas por temor a que la relación progrese hacia la actividad sexual. Mucha gente con estos problemas demora la consulta y puede llegar a sufrir trastornos sexuales toda su vida, cuando hay muchas maneras de abordar el problema y pasarla mejor”, aconseja la experta. /

QUICKIE

Los #AfterSex selfies, son los nuevos selfies que invaden las redes sociales. Compartir este momento intimo post coital nos parece demasiado invasivo, pero es otra de las tendencias locas en la Web.

Toma tiempo para desestresarte, pues tu vida sexual depende de ello. El estrés diario y la depresión impactan de manera negativa el funcionamiento y la satisfacción sexual de la mujer, incluso más que la de ellos. incluso más que la de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario