Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 31 de julio de 2014

Intimidad: ¿Cómo decirle que es malo?

Si existe algo que hiera a los hombres en lo más profundo de su ego, es mencionarle que es malo en la intimidad. Si este es el problema, ¿qué se puede hacer?, ¿cómo decirlo?. Por ello se consultó con expertos, quienes explican cómo hablar de este tema con la pareja.

¿Qué sucede? La sexóloga Carolina Rivero indicó que primero se tiene que analizar lo que no está funcionando en los dos; segundo, que su pareja tenga alguna dificultad como disfunción eréctil, tal vez sea un eyaculador precoz o quizás es una persona tímida y por eso le cuesta llegar al avance sexual con su pareja. Asimismo, explicó que si la persona va a una relación sexual con ansiedad, es muy seguro de que fracase, “uno tiene que ir relajado con ganas de disfrutar, pero también con ganas de que la otra persona disfrute”.

¿Qué decirle? Rivero recomendó que si esto pasa con mucha frecuencia en la pareja, se debe hablar sobre el tema, pero no en el momento del acto sexual. “No tienes que decirle que no te gustó. Este tipo de cosas no es para reprochar, sino para tratarla del lado positivo, una manera de buscar esa chispa, de reinventarse como pareja”, sostuvo la profesional. Versión que la sexóloga Liliana Zabala explicó es que la pareja debe conversar sobre sus inquietudes y anhelos en el dormitorio, “es mejor hablar cuando no existan terceros que escuchen”.

No juzgar. Zabala aseveró que existen muchas mujeres que tienen miedo a que su pareja juzgue su desempeño. Si ella le cuenta sobre sus deseos y fantasías, “generalmente el varón va a preguntar con quién lo aprendiste o quién te enseñó, si no hubieran reproches, ellas fueran satisfechas sin que nadie las juzgara”.

Claves para mejorar. Rivero subrayó que lo mejor es el grado de intimidad que exista en la pareja; es decir, que tiene que haber confianza absoluta a tal punto en que él o ella puedan hablar de cualquier tema.

La sexualidad en Oriente y Occidente

La sexualidad humana, además de ser una función reproductiva, tiene un objetivo espiritual, la unión de dos personas que se encuentran en un diálogo íntimo, que les brinda la oportunidad de expresar las fantasías sexuales de cada uno.

En Occidente, los especialistas en sexualidad actuales opinan que el órgano sexual por excelencia es el cerebro, porque es el que rige desde el instinto más arcaico hasta la sensibilidad más exquisita.

De manera que, la forma en que un individuo se comporta sexualmente no depende tanto de sus órganos sexuales, sino de factores como su historia personal, su personalidad, sus experiencias, sus creencias, su educación y otros.

Shere Conrad y Michael Milburn, psicólogos de la Universidad de Massachussets, de Boston, incorporan el concepto de “inteligencia sexual” en un libro con ese mismo título, para medir la capacidad erótica de una persona; ya que según esta perspectiva, la inteligencia sexual forma parte de la inteligencia emocional que menciona Daniel Goleman, y se puede detectar, medir e incluso aumentar.

Quiere decir que el sexo no depende tanto de las características físicas individuales de cada uno, sino del desarrollo de las habilidades especiales adquiridas que son las que permiten relacionarse mejor sexualmente.

Según estos autores, este tipo de inteligencia sexual se puede aprender y todos tienen la misma capacidad para desarrollarla.

El sexo sin ningún conocimiento está destinado al fracaso para ambos integrantes de una pareja o para uno de ellos, generalmente para la mujer, la que no logrará en este caso, unirse sexualmente con placer sino por el contrario con dolor y frustración.

Una sexualidad plena exige además conocimientos e inteligencia y representa la solución de muchas parejas mal avenidas que han fracasado desde que se conocen y siguen agregando frustración a sus vidas con la resignación de quien no conoce otra cosa.

Es necesario que ambos conozcan su propio cuerpo y su particular sensibilidad, que es única e irrepetible y que está determinada por múltiples factores relacionados con la vida personal y la experiencia existencial.

La comunicación fluida y sin inhibiciones en una pareja es indispensable, porque de esa manera podrá compartir sus dificultades y sus logros y aprender mutuamente uno del otro.

En Oriente, desde la antigüedad, el placer sexual es considerado sagrado y exige la unión de la mente y el cuerpo para lograr la armonía y la experiencia trascendente de unidad espiritual. Para los Taoístas, la práctica del sexo exige vaciar la mente, porque no se trata de desarrollar técnicas para llegar al orgasmo, sino de frenar ese impulso la mayor cantidad de veces posible para que al alcanzarlo, se pueda conocer una experiencia única y sagrada.

Los Taoístas recomiendan preparar el escenario adecuado para la intimidad, utilizando velas, aromas, fl ores y música suave. La relajación total es necesaria y requiere disponer de tiempo y un baño de placer puede resultar muy reconfortante.

El estrés es un estado emocional que impide relajarse y que mantiene la cabeza llena de preocupaciones. Las relaciones sexuales en ese estado se reducen a ser simples descargas orgánicas sin ninguna emoción compartida, generalmente insatisfactoria para la mujer.

Las palabras en la intimidad de una pareja tienen el mismo efecto de una caricia y representan un elemento muy estimulante en el acto sexual, porque el amor necesita también ser expresado en palabras. La sexualidad debe vivirse con los cinco sentidos y se transforma en un acto trascendente cuando existe compromiso espiritual y afectivo.

Oriente y Occidente son culturas opuestas que se complementan entre sí; y a la hora de hacer el amor lo mejor es tomar lo mejor de ambas y experimentar una sexualidad de fusión, con la cabeza y con el corazón.

lunes, 28 de julio de 2014

Olores que invitan al placer sexual

A la hora de deslizarnos bajo las sábanas con nuestra pareja, ponemos en juego todos los sentidos. Nos vestimos para seducir, nos besamos, nos decimos cosas lindas al oído, nos tocamos y también nos olemos. Los aromas son fundamentales para la excitación sexual masculina y femenina. Eso lo asegura Alan Hirsch, un neurólogo y psiquiatra estadounidense que descubrió que existe una fuerte relación entre el olor y la estimulación sexual.

Hay que tener en cuenta que el olfato es el más veloz de nuestros sentidos: solo tardamos medio segundo en reconocer cuál de los 10 mil aromas que nuestro cerebro tiene registrados se encuentra en nuestras narices. El especialista, además, llegó a la conclusión de que el 25 por ciento de aquellas personas que sufrieron la pérdida del sentido del olfato, también pierden una parte de su función sexual.

Es que los perfumes del ambiente resultan sumamente estimulantes. Ahora que se pueden encontrar sahumerios en cada esquina o puesto de flores, podemos ver que, además de la infinidad de variedades que prometen llevarnos por los rincones más profundos de nuestra conciencia, relajarnos o “limpiar” la casa, hay una en la que se lee “Kamasutra”. Y, más allá de que sus resultados sean efectivos o no, devela que al generar el clima erótico, el aroma resulta fundamental.

Otro estudio -realizado por la alemana Ingelore Ebberfeld para una tesis doctoral- se encargó de analizar cuál es la influencia de los olores en nuestra vida sexual. De la encuesta participaron 432 (273 mujeres y 159 hombres) de entre 15 a 84 años de edad: siete de cada 10 afirmaron que se sienten sexualmente atraídos por ciertas fragancias.

Casi la mitad de los participantes dijo que el olor natural de sus parejas les resulta sexualmente estimulante. Además, el 8 por ciento de los hombres y el 5 por ciento de las mujeres confesaron que en ciertos momentos utilizaban la ropa interior de sus parejas a modo de “ayuda” para excitarse.

Aunque lo más estimulante resultó ser el olor corporal libre de perfumes adicionales, la lista continúa con el olor corporal perfumado (con un 45 por ciento de menciones), el olor “íntimo” (31 por ciento ), el olor post-sexo (26 por ciento ) y el olor de las axilas (23 por ciento ).

Sobre gustos no hay nada escrito pero, según una encuesta realizada por Entremujeres que contó con más de 11 mil participantes, el mal aliento es el peor aliado de una relación sexual placentera. El resultado fue abrumador: frente a la pregunta “a la hora de la intimidad, ¿qué te aleja más de un hombre?”, la halitosis obtuvo el 44,8 por ciento de los votos, más de 5.070.

ALGUNOS TIPS

Hay ciertas sustancias, ya sean extraídas de flores, plantas o maderas, que provocan un incremento en la líbido por sus propiedades afrodisíacas.

El especialista David Givens, autor del libro “El lenguaje de la seducción”, describe tres aromas que te pueden ayudar a aumentar la pasión de tu pareja por ti:

1. Sebo. Cada uno de los 10 folículos capilares por centímetro cuadrado que tienen tu cuerpo emite un suave y agradable olor producido por las glándulas sebáceas. La piel de la boca y labios, especialmente los superiores, potencian este olor; el cual define tu esencia personal.

2. Fragancias frutales y florales ideales para mujeres. Las esencias de manzana, durazno y mandarina combinadas con aromas florales de lila orquídea y rosas despiertan la pasión.

El cerebro olfativo de tu pareja se abrirá al apetito por la comida y el sexo. Biológicamente le dices “soy comestible; puedes acercarte”.

3. Herbal y especiado para los hombres. Llevar loción con olor a sándalo indica: “Estoy aquí”, destaca de manera subliminal el nivel de testosterona del portador. Recuerda, el olfato femenino es más sensible que el del hombre, por ello debes perfumarte menos.

Un consejo que es importante para que la estimulación del deseo sexual sea exitosa es el siguiente: la nariz masculina enseguida se acostumbra al olor de tu perfume. Tras los primeros momentos, su olfativa deja de detectar tu olor, para que consigas su efecto mágico apártate periódicamente de tu pareja y vuelve a acercarte para darle a tu fragancia la oportunidad de refrescarse y renovarse.

sábado, 26 de julio de 2014

Los otros puntos 'G' existen

Si pensabas que el punto G (zona de excitación) era solo uno, pues déjanos decirte que estas equivocado. Continúa leyendo que las sexólogas Carolina Rivero y Liliana Zabala explican sobre las 12 zonas erógenas en tu pareja. Claro que esto va a depender de cada mujer, debido a que no existe un manual generalizado.

Parte interna de los muslos. La sexóloga explicó que dada su cercanía a los genitales, resulta sumamente erótica en los juegos de caricias.

Cabello y cuero cabelludo. Rivero explicó que “en general realizar caricias en el cuero cabelludo produce un estado de relajación, pero no en todas. Para saber si le gusta o no, hay que probar o mejor preguntar”.

Orejas. La experta indicó que algunas se excitan cuando le hablan al oído por dos razones: el tono de voz está siendo muy suave, como un murmullo y dos, debido a la cercanía de los labios por la vía auricular , lo que produce excitación.

Nuca, cuello y hombros “La nuca, el cuello y la parte que desciende del cuello también son zonas bastante sensibles”, aseveró Rivero.

Ojos. Besos suaves y tranquilos sobre los ojos cerrados estimulan los nervios parasimpáticos de los párpados, produciendo una relajación que hace más sensible la relación, sostuvieron las profesionales.

Boca y lengua. Estas son zonas de gran erotismo. “A la pareja le ayuda a relajar todo”, apuntó Zabala.

Zona axilar y cara interna del antebrazo. “Sobre todo si en esta zona cuando hacen una presión super suave y delicada, como los besos de mariposa que hacen los papás con las pestañas, cuando éramos bebés.

Mano. Zabala indicó que debajo de la palma de la mano es una zona bastante erógena. “Es cosa de enseñar al varón a utilizar la parte táctil para estimular a su pareja”.

Abdomen. Para algunas personas esta zona es muy sensible a las caricias suaves, “pero no mucho, porque si le hace cosquillas, la persona se ríe y se va todo el erotismo”, enfatizó Rivero.

Columna vertebral. “Sobre todo a los costados, se trata de una zona altamente sensible a la caricia erótica”, subrayó Rivero. Asimismo, recomendó a las parejas empezar realizando un masaje algo fuerte para bajar la tensión de los músculos.

La parte baja de la espalda. Es otra parte clave, para algunas personas, mientras más baja mejor por su cercanía a los glúteos.

Dedos. Muchas disfrutan de la estimulación oral de los dedos, así como de la imagen visual erótica que se crea mientras la pareja coloca dedos propios o ajenos en su boca.


jueves, 24 de julio de 2014

Acaríciame otra vez....

¿Es posible tocarse otra vez aunque haya crecido “un frío Atlántico en medio” de dos personas que se aman? Se pregunta el doctor Ernesto López Méndez, médico especialista en medicina familiar y psicólogo clínico.

Como metáfora “un océano tal vez ya es mucha distancia” pero, a menos que la pareja se haya deteriorado demasiado, siempre se puede revivir el deseo sexual, recuperando como primer paso las caricias perdidas u olvidadas y volviendo a tocarse con cuidado”, se responde a si mismo este experto.

López Méndez es autor, junto con el doctor Miguel Costa Cabanillas, psicólogo clínico y máster en salud pública, de ‘Tócame otra vez’, un libro que alienta la esperanza de volver a encender el deseo que parecía apagado y revivir los deleites de las caricias vividas y ahora renovadas, en aquellas personas y parejas que han perdido interés por el sexo y ya no sienten placer.

López y Costa tratan de transmitir a las parejas la idea básica de que la meta o la tarea a seguir para resolver sus problemas, no son tanto las recetas clínicas concretas para uno u otro componente de su actividad sexual alterada, sino la adquisición o el aprendizaje de un nuevo modo o modelo de relación afectiva y sexual.

Pero ¿en qué consiste ese modelo renovado? pregunta Efe a los autores de ’Tócame otra vez’.

“La metáfora del pez que quería entrar en el corazón de la ostra, nos da algunas claves de lo que es una comunicación afectiva y efectiva”, explican en una entrevista.

Según estos expertos, “como la ostra de la fábula, la pareja con la que queremos compartir las caricias eróticas, es sensible a las palabras y a los gestos que hacen daño, es selectivamente permeable, no se abre en cualquier momento y en cualquier lugar y es celosa de su intimidad”.

“No se puede entrar en ella sin su permiso, ya que se abre y se entrega solo cuando ella decide hacerlo, no cuando uno le dice o le impone que se abra”, añaden.

Cada persona, un tesoro único

Por eso, según López y Costa, “si una persona quiere revivir el deseo, le será útil saber que quien ha de compartir con ella las caricias es un ‘patrimonio de la humanidad’ único, exclusivo, diferente a todos los demás, que quiere ser tomado en consideración con todo su valor precioso y singular”.

“Tomar en consideración a alguien quiere decir, entre cosas, aceptar que tiene perspectivas y ritmos diferentes, momentos oportunos para la relación y otros que no son oportunos, y, en consecuencia, nos plantea el reto de desarrollar una fina capacidad de observación”, destacan.

Según estos psicólogos “además de ser el órgano más extenso del cuerpo, la piel también puede ser considerada el órgano sexual por excelencia, ya que si bien la vista es importante, el sexo comienza en la epidermis”.

De hecho el título del libro alude a este aspecto.

“Acariciar, “deja que mis dedos corran por los caminos de tu cuerpo”, que decía Neruda, es un regalo para quien recibe las caricias y también para quien acaricia, porque a este último le permite recorrer los anchos territorios de todo el cuerpo, descubrir sensaciones desconocidas, escuchar con atención y con calma las reacciones de su pareja, conocerla mejor, conectarse mejor”, indican.

Según López y Costa acariciar es clave “más aún cuando se está intentando revivir el deseo y no son recomendables las prisas o el ir directamente a los órganos genitales o al coito. No hay que precipitar la llegada, sino demorarse por los senderos del camino, acariciando lentamente”.

“Cuando una relación empieza, se hacen “manitas” en cualquier lugar, mucho antes de llegar a la cama.

Para revivir el deseo hay que volver a hacerlo, porque tocarse calienta lo que estaba frío, recordando que la pareja, él o ella, es una “ostra” sensible, que ha de estar de acuerdo y se abre a las caricias solo cuando lo decide”, de acuerdo a estos profesionales.

”Si las demandas que hacemos a nuestra pareja han sido excesivas puede ocurrir un sutil y fuerte enfriamiento, hasta el punto de que rechace las caricias porque considera que son el preludio de algo que lleva al suplicio de tener sexo sin desearlo”, advierten.

“Si fuera así, el proceso de cambio sería tal vez bastante prolongado y habría que mostrarse afectuoso y cariñoso sin llegar al sexo.

El ajuste se consigue con buenas dotes de observación y escuchando las señales verbales y no verbales que denoten excitación sexual en el otro”, recomiendan.

Sin prisas y con suavidad

Los autores de ‘Tócame otras vez’ consideran que el sexo es una forma de relacionarse y que “la caricia es una señal de que tomamos en consideración al otro y que, ni tenemos prisa, y le dedicaremos tiempo. Para recuperar la pasión es importante ser suave e ir poco a poco”.

“Cuando el deseo se ha ido apagando o anestesiando con el tiempo, con los avatares normales de la vida diaria y cuando en la relación ya no son todo “mieles”, uno ha podido convertirse para el otro en una persona que despierta reacciones negativas.

Incluso puede que el sexo haya llegado a producir rechazo y miedo. En ese caso los acercamientos bruscos, impositivos o desconsiderados solo empeoran las cosas”, señalan.

“Si uno empieza despacio, tendrá la oportunidad de descubrir donde hay todavía una “chispa”, observar con cuidado si él o ella se siente tomado en consideración, detectar si es recomendable detener el avance porque resulta molesto y escuchar, por fin, el gozoso ‘me gusta cómo me lo haces’ ”, sugieren.

“Para despertar la sexualidad dormida, además de ‘tocar otra vez’ con las caricias, con las palabras, con el silencio, es importante que los amantes se den permiso para probar y explorarse sin apresurar el viaje buscando lentamente sin ansia, para escuchar la respuesta a las caricias y probar el placer de todos los sentidos, para abandonarse, inventar, jugar y tomar con sentido del humor los intentos fallidos”, recomiendan estos psicólogos. Los integrantes de la pareja también deben darse permiso “para cultivar otras áreas que van más allá de la relación sexual y que forman parte de la comunicación con el otro, como compartir confidencias íntimas, aficiones, proyectos”, destacan. /

¿Se puede revivir la llama del amor?

María Marín

La parte más bonita de una relación amorosa es al principio. Que divino es sentir “maripositas” en el estómago por alguien que nos fascina. En los primeros meses ¡todo es color de rosa! Si descubres que ronca muy fuerte, te compras unos tapones para los oídos e ignoras el alboroto. Si se duerme en el cine, los justificas: “Está cansadito porque trabaja muy duro”. Y cualquier actitud que te incomode, la perdonas y dices “no tiene tanta importancia”. Si mantuviéramos siempre ese nivel de tolerancia y emoción, no existirían peleas ni divorcios. Pero desafortunadamente, esa etapa inicial de euforia, declina poco a poco. Luego de conocerle por mucho tiempo, bajas a tu pareja del pedestal en que se encontraba. Sus defectos salen a relucir y un día dices decepcionada: “se apagó la llama en mi relación”.

¿Será posible revivir la pasión? ¡Por supuesto que sí! Lo primero es reflexionar sobre qué apagó el fuego. Hay tres situaciones que matan el deseo sexual. Ellas son; las faltas de respeto, las críticas, y el aburrimiento. Si alguna de éstas se ha asomado bajo tus sabanas es hora de sacudirlas.

Una manera sencilla y efectiva para revivir la pasión, es tratar a tu conyugue con respeto. Déjale saber que le admiras. “Estoy orgullosa de lo bien que te desempeñas en tu trabajo”, palabras como estas disparan su ego y lo acercan a ti.

Por otro lado, las críticas, dentro y fuera de la alcoba son enemigas de la intimidad sexual. Usualmente quien es criticado se siente atacado. “¡Estás gordo!”, “eres más frío que una cubeta de hielo”, estas alegaciones, sino ofrecen solución, ¡son un mata pasión! Cuando critiques, hazlo constructivamente, apunta lo malo y a la vez brinda una solución.

Y lo más importante para apretar el botón de la sensualidad es atreverte a reclamar lo que deseas. Date permiso a exigir lo que te estimula a la hora de hacer el amor. Nada excitará más a tu pareja que descubrir lo que a ti te hace vibrar. Deja de quejarte por lo que no existe en tu relación y ocúpate por crearlo. Si experimentaste éxtasis al principio de tu relación, puedes sentirlo otra vez. Bien lo dice el refrán: “Donde hubo fuego, cenizas quedan”.

Las virtudes del chisme

Un estudio de la Universidad de Michigan asegura que “chismosear” entre mujeres puede contribuir a reducir el estrés y la ansiedad, al señalar que sentirse emocionalmente cerca de un amigo aumenta los niveles de progesterona, ayudando así a reducir la ansiedad y el estrés.

El estudio, de la Universidad de Michigan, vincula una hormona femenina con el comportamiento social y el estado de ánimo de las mujeres. Se trata de la progesterona, una hormona sexual que fluctúa con el ciclo menstrual y que, junto con los estrógenos, contribuye a la formación de los caracteres sexuales secundarios femeninos.

La investigación apunta a la progesterona como “posible parte de la base neuroendocrina para la vinculación social en los seres humanos”, según la doctora Stephanie Brown, su autora principal.

Estudio

Para realizar el estudio, los investigadores examinaron la relación entre cercanía interpersonal y progesterona de 160 mujeres.

Al inicio midieron los niveles de progesterona y de la hormona del estrés a través de la saliva y analizaron sus ciclos menstruales.

Las mujeres fueron asignadas al azar por parejas y realizaron distintas actividades juntas para generar sentimientos de cercanía emocional o una tarea emocionalmente neutra.

Los científicos observaron que los niveles de progesterona de las mujeres que habían participado en las tareas emocionalmente neutras tendieron a disminuir, mientras que los de las mujeres que participaron en la tarea destinada a obtener la cercanía continuaron siendo iguales o se elevaron.

Vínculos

Otras hormonas relacionadas con el comportamiento social del hombre pueden contribuir a reducir el estrés y la ansiedad, pero según Brown “ahora vemos que el aumento de los niveles de progesterona pueden ser parte de las base fisiológica para estos efectos.

Investigaciones anteriores habían revelado que mayores niveles de progesterona aumentan el deseo de vincularse con otros, pero el estudio actual demuestra que la vinculación con otros aumenta los niveles de esta hormona.

El estudio también vincula los incrementos de la hormona con una mayor voluntad de ayudar a otras personas, algo que, según la doctora, ayuda a entender mejor el comportamiento humano. Para los investigadores, dijo, es “importante encontrar los vínculos entre los mecanismos biológicos y el comportamiento social humano”.

Estos vínculos nos pueden ayudar a entender por qué la gente que vive en relaciones muy cercanas son más felices, están más sanos y viven más que los que están socialmente aislados”, subrayó Brown.
Bien social

Un estudio de la Universidad de Berkeley descubrió que esos chismes son buenos para la salud y además para toda la humanidad. Los psicólogos encontraron que chismosear, específicamente diseminar información sobre una persona que ha tenido una mala conducta, es crítico para mantener el orden social, prevenir la explotación, y reducir el estrés.

El acto de hablar mal de alguien que no está presente en la conversación puede hacernos sentir mejor e incluso es terapéutico.

Un “buen chisme”, información negativa, pero cierta como lo describen los investigadores, también pretende ayudar a la persona que criticamos si se entera de lo que decimos de él o ella y lo supera.

Aclaramos que el estudio no investigó los efectos de diseminar rumores de farándula. /

Negativo y positivo

No hay duda de que el chisme está mal visto. Una investigación sugiere que las habladurías realmente pueden traer beneficios a tu salud física y mental, si se hace sin malas intenciones.

“El chismorreo es una forma de transgredir las normas sociales”, dice la Dra. Ana Nogales, psicóloga clínica y fundadora de Nogales Psychological Counseling, Inc. en Los Angeles. “Es una manera de conectarse y aliviar la ansiedad.”

La Dra. Nogales no es la única que lo piensa. Según un estudio de 2009, de la Universidad de Michigan, “chismorrear” puede hacer que te sientas emocionalmente cerca de un amigo o amiga. Resulta que compartir un secreto aumenta tus niveles de hormona progesterona, la cual aumenta tu bienestar al tiempo que reduce la tensión y la ansiedad.

El chismorreo también puede aumentar tu imaginación y perspectiva. Digamos que hay algo que quieres, como un nuevo bebé. El chisme puede ayudar a visualizar tus sueños e inspirarte a la acción.

Hay una diferencia entre el chismorreo negativo y positivo, o hablar sin maldad, explica la Dra. Nogales. Cuando “chismorreas” acerca de alguien que consigue un aumento de salario o que se ha comprometido en matrimonio, esto realmente te hace sentir bien porque estás divulgando información feliz. Sólo asegúrate de que el chisme tenga un giro positivo, como decirle a un compañero de trabajo que oíste que los bonos estarán de regreso este año. “La positividad es contagiosa”, dice ella. Y estas son noticias que vale compartir.

El error de tener un hijo para salvar una relación

En ocasiones, cuando las parejas están a punto de terminar con su relación, piensan que una opción para romper con la rutina es tener hijos. Lamentablemente esa idea no es la más adecuada.

A veces, la relación con nuestra pareja no funciona como desearíamos y buscamos cualquier solución posible con tal de no romperla. Está bien que acudamos a terapia o utilicemos otros recursos para solucionar nuestros problemas, sin embargo, la idea de que tener un hijo juntos puede hacer que encontremos de nuevo la estabilidad y el amor perdido es, en casi todos los casos, errónea.

NO DEBERÍAMOS TENER UN HIJO SI NUESTRA RELACIÓN NO FUNCIONA

Puede que simplemente se haya acabado el amor, la monotonía haga que no sintamos lo mismo por nuestra pareja o bien la convivencia nos ha desgastado en exceso. No obstante, un bebé es una gran responsabilidad y los padres deben encontrarse en el mejor momento de la relación con tal de que el hijo pueda llegar a tener una feliz infancia dentro de un clima familiar sano.

Nuestro hijo tomará como ejemplo nuestra familia para el resto de su vida, eso significa que si ve que sus padres no se quieren o no se tratan del modo adecuado es muy probable que él repita este patrón a lo largo de su vida y nunca llegue a ser plenamente feliz. Además del modo en que los padres se traten entre ellos será el mismo en el que el hijo les trate a ellos. Si existe faltas de respeto o autoridad en los padres el hijo, indiscutiblemente, tratará del mismo modo a su madre y a su padre.

Si nuestra relación no está pasando por el mejor momento o estamos pasando muchos problemas personales con la pareja deberíamos plantearnos si seguir juntos es la mejor opción. Quizás acudir a un profesional sería lo más conveniente, ya que seguramente un psicólogo o especialista en crisis del matrimonio nos haría olvidar la idea de tener un bebé por el momento.

Tener un hijo juntos representa un incremento de los gastos en el hogar. Si el matrimonio ya tiene muchas peleas, el dinero puede ser un tema que desgaste todavía más la relación. Por lo tanto, no solamente debemos ser económicamente solventes como para empezar una familia, sino que también debemos estar preparados psicológicamente. Las decisiones en cuanto a los gastos deberán tomarse en conjunto, siempre de buenas maneras y llegando a acuerdos en los cuales ambas partes se sientan felices con el resultado.

Lo mismo sucederá con las responsabilidades del niño. La madre no deberá sentirse como que todo el peso de la vida de su pequeño recae en sus manos. En la pareja feliz ambos se repartirán las tareas y encontrarán la conciliación entre el cuidado de su pareja y el tiempo de disfrute propio con una cantidad de problemas moderables, los cuales resolverán desde el cariño y el respeto que los une. La felicidad de nuestro hijo debe ser nuestro objetivo principal y si nosotros mismos no somos felices en nuestro matrimonio es imposible que nuestro bebé se sienta de este modo.

Una responsabilidad de por vida como es un hijo no debe ser tomada a la ligera. Así pues, pensaremos en tener nuestra vida familiar preparada de modo que en cuanto este nazca todo salga lo mejor posible y eso no es solamente con el dinero necesario, la ayuda de los familiares o el amor que podamos darle, sino con la felicidad de un hogar donde ambas personas de la pareja se quieren y se respetan constantemente.

Un hijo no solucionará la relación, sino que generará más problemas o discusiones y a la larga quizás un miembro de la pareja termine muy infeliz o deprimido o, sencillamente, el matrimonio se rompa y el bebé termine con una familia inestable y unos padres que no estaban preparados para tener un hijo desde el primer momento. Nuestro hijo nos agradecerá eternamente haber sido criado en un hogar donde reinaba el amor en la pareja y él fue buscado como acto de vida y felicidad y no simplemente como un parche para arreglar una relación que no funciona, porque seguramente ésta no llegue nunca a funcionar.

Confesarse ¿sí o no?

Cuando un individuo en la relación no respeta la fidelidad en la pareja ¿qué debe hacer? ¿confesar o guardar el secreto? ¿qué es mejor? Continúa leyendo que expertos te dan pautas para este difícil dilema.

No lo sabe. El terapeuta de pareja Luis Nardín indicó que cuando se desconoce sobre la infidelidad, el infiel no debe contarle a su pareja porque en el momento que confiesas se rompe la confianza. Asimismo remarcó que debe buscar ayuda profesional y cuestionarse por qué quiere confesarlo, tú tienes que resolverlo porque es problema tuyo y no de tu pareja. “Algunas personas creen que confesarlo es un acto de valentía, lo cual es una mentira”, apuntó el profesional.

Si lo sabe. Nardín expresó que si la pareja ya lo sabía, deben hablar de lo que no está funcionando en la pareja. En algunos casos la relación puede volverse más fuerte como resultado de manejar bien este problema. Pero en la mayoría de los casos la relación se rompe, en especial las mujeres; "sin embargo, muchas a pesar de sentirse engañadas vale más el costo de criar solas a los hijos y deciden perdonar y por ende hacer de cuenta que nada pasó". La sexóloga Liliana Zabala aseveró que si la pareja sabe que le fue infiel, “es muy difícil que aprenda a vivir con eso, debido a que siempre le va a aparecer el fantasma de lo que le hizo y por ello van a existir rencillas de vez en cuando”.

No existen garantías. Nardín comentó que “hace 50 años, la mayoría de los maridos viajaban mucho, entonces las esposas quedaban a cargo de los hijos y estos esposos de familia tenían experiencias amorosas con otras personas, debido a que se quedaban en un lugar entre seis a nueve meses. La infidelidad se la daba por hecho y era aceptaba, lo que se pedía era discreción. Se puede mantener la familia aceptando la premisa básica de que macho y hembra de la especie son promiscuas y que ambos van a hacer lo que puedan para mantenerse monógamos, pero no hay garantía”.

Miedo. Nardín sostuvo que el temor más grande en una relación es que “el infiel se enamore del o la otra”. Además expresó que cuando la mujer es infiel es más fácil que esto suceda y que exista ruptura en la relación, en cambio el hombre por lo general está interesado en el placer físico.

martes, 22 de julio de 2014

¿Tienes un novio celoso?

Los celos han protagonizado crisis, molestias y han sido motivo de ruptura en muchas relaciones. Cuando sientes que el comportamiento de tu novio es extraño y muchas veces te llueve con preguntas sobre tus actividades con tus amigos o compañeros de la universidad. Tienes en frente un síntoma que te alerta sobre la dirección que está tomando tu relación de pareja.

Ve cosas que no son

Si tu novio tiene celos y es celoso habitualmente es muy probable que vea cosas que no son y sus interpretaciones no sean para nada objetivas, es decir, su realidad se presenta distorsionada, reseñó el portal iMujer.

¿Qué puedes hacer para que tu novio no se muestre tan celoso? Es importante que hablen mucho y mantengan conversaciones sinceras sobre los sentimientos y miedos internos.

También es aconsejable que comenten estos miedos con personas cercanas o amistades íntimas para que ellos den una visión objetiva y alternativa. Hablar las cosas con los demás siempre ayuda a ver las cosas con otra perspectiva.

¿Qué puedes hacer cuando tu novio se muestra celoso? En una situación en la que tu pareja se encuentra con la mente nublada y no es capaz de pensar con objetividad te aconsejo que intentes hacerle ver que existen muchas visiones diferentes de una misma situación.

Tiene inseguridad

Si tu pareja experimenta celos constantemente cuando hablas o te relacionas de cualquier modo (conversación telefónica, por whatsapp, una conversación en persona...) con otro hombre o cuando hablas con o de tu ex, es muy probable que sienta mucha inseguridad hacia sí mismo y su autoconcepto esté perjudicado, teniendo poco amor propio.

Una persona cuando sabe lo que vale y todo lo que puede aportar de bueno en una relación romántica se sentirá bien consigo mismo. Así que si ves que a tu pareja le ocurre esto, hazle ver que no debe compararse con nadie porque él es único e irrepetible en el mundo, como tú y como todos.

Tiene miedos no superados

Es muy posible que si tu pareja tiene celos sea porque tiene miedo al abandono a causa de una dependencia emocional que debería superar. Esto le hará vivir con angustia constantemente, ya que piensa que en cualquier momento puedes abandonarle por alguien mejor que él (aflora también aquí su inseguridad).

Si vive constantemente con este miedo al abandono estará todo el tiempo transmitiendo inseguridad y sin querer podría alejarte sin darte cuenta. Debe aprender a cultivar su autoestima para que en el amor no existan celos y pueda existir una relación sana entre ambos.

¿Cómo puede superarlo?

Primero debe darse cuenta que es algo de su interior y que no existen amenazas externas. Los celos se pueden y se deben superar sobre todo si se trata de un problema grave que limita a la persona en su vida, por lo que la ayuda de un profesional es importante.

Pero si no se acude al especialista hazle ver que no merece la pena perder el tiempo con falsas acusaciones y es mejor expresar lo que él necesita emocionalmente de forma positiva para conseguir encaminar mejor la relación sin discusiones ni sufrimiento.

lunes, 21 de julio de 2014

Efectos de no tener una pareja estable

Un clavo saca otro clavo", es uno de los dichos más comunes que la sociedad cruceña utiliza para referirse a las parejas que se separan y buscan un reemplazo o llenar ese vacío de forma rápida con otra persona. Pero esta situación es la que puede traer muchas consecuencias en los hijos de estos padres separados.

La situación. La pregunta es: ¿Cómo asumen el hijo o hijos, este proceso? ya que los padres no se dan cuenta de cómo marcan a sus hijos cuando mantienen relaciones efímeras o inestables.

"Muchas veces andamos buscando al príncipe azul o a la bella dama que cubra todas las necesidades e idealizamos a una persona que nos impacta inmediatamente", indicó la psicopedagoga Ruby Toledo.

Efecto en el hijo. Los niños en este proceso, ven amigos, que entran y salen de la vida de su madre entonces él asume que eso es normal y cuando son grandes pueden comenzar a jugar con los sentimientos de muchas mujeres, porque la imagen materna se lo mostró así.

Efecto en la hija. La nena sin embargo, siempre asumirá un papel de víctima y pensará: “Mi madre pasó por lo mismo ¡Qué Karma!”, ejemplificó Toledo, ya que ven a su padre que sale con una y otra mujer, piensan que no se debe tomar a una mujer en serio.

Consejos. Hay que recordar que como son los padres, queda reflejado en los hijos, por lo tanto, si buscan a alguien para que entre en su vida y comparta el papel de crianza con su hijo, debe saber que debe ser estable.

A tomar en cuenta. Como adultos se pueden superar varios altibajos, sin embargo en los niños, esto puede marcar patrones de comportamiento y en algunos casos indeseables.

"No engañemos a nuestros hijos diciéndoles que son solo amigos, los niños no son tontos, lo perciben todo", recomienda Toledo.

domingo, 20 de julio de 2014

5 malos hábitos sexuales en la alcoba


La pasión del recuerdo moverte el piso

A lo largo de la vida el comportamiento de una persona va cambiando, ya sea consecuencia de experiencias o por nuevas cosas aprendidas. Esto también ocurre en la alcoba, y ejemplo de ello son los hábitos sexuales, que no siempre son los mejores o ideales para la salud íntima de la relación de pareja.

Un hábito es un comportamiento que repetimos de manera regular. En la sexualidad existen prácticas que se prefieren y por tanto se repiten, pero hay algunas que pueden no ser agradables para el compañero sexual”, así lo afirma en entrevista para salud180, la médica sexóloga clínica, Mayra Pérez.



¿TE INCOMODA?

En la sexualidad todo está permitido siempre que exista respeto y confianza en la relación. Sin embargo, hay cosas con las que se debe tener cuidado, y ello son los hábitos sexuales. Por ello la experta Mayra Perz te dice cuáles son algunos de los más frecuentes.

1. Pierdes el chiste. Dar por hecho que sabes todo de tu pareja, que tu pareja sabe todo acerca de tu propio placer, que lo que a ti te gusta también le gustará a él o a ella o que ya le eres atractiva(o) porque lo fuiste o lo has sido anteriormente, dejando a un lado tu arreglo e higiene personal tanto como las sorpresas que solías preparar en otros momentos.

2. Fingir un orgasmo. Esto puede dañar la relación ya que se basaría en una mentira. La relación de pareja es un tercero entre los dos que hay que cuidar, si constantemente finges un orgasmo o que estás disfrutando o que sientes placer, tú pareja jamás se enterará que algo anda mal.

3. Hacer comparaciones durante las relaciones sexuales. Es un acto que violenta el encuentro tanto si lo comunicas como si no, simplemente te desconectas de lo que estás compartiendo en ese momento con tu pareja dejando el placer a un lado.

4. Cortar la comunicación y dejar sin actualizar lo que te gusta en la cama. Es un hábito que lleva por riesgo la rutina y hacer de la rutina un hábito te alejará de poder encontrar la novedad en lo que crees que ya conoces del otro, cortarás la oportunidad de buscar nuevos y variados estímulos, prácticas o nuevas fantasías que te alejen de poder explorar y experimentar nuevas sensaciones con sus cuerpos.

5. Nunca hagas un hábito cortar la comunicación con tu pareja. Hagan de una fecha (aniversario, semestral, lustro) la oportunidad de encontrarse a renovar sus votos, promesas, expectativas, fantasías y gustos.

La experta Mayra Pérez señala que no existe la manera única de comunicarle a nuestra pareja que hay algo que no nos gusta, que anda mal o que no va con nosotros; sin embargo, trata siempre de hablar en primera persona

y de la manera más honesta posible

y con una actitud abierta.

Finalmente, en guíasexual.com hablan de otro mal hábito importante:

Esperar recibir sin tener que dar. El sexo es una autopista de dos vías. Ambos deben sentir deseo, placer y emoción. Se trata de que los dos pasen un buen rato. Llegar a la cama y pretender que la otra persona lo haga todo es una actitud egoísta, simple y conformista.


viernes, 18 de julio de 2014

Cómo identificar a un falso amigo

La amistad no se construye de forma fácil y requiere de mucho respeto y cariño para aceptar al otro como es y quererlo a pesar de todo en tu vida, si no es así ¿cuál es el propósito? Ya se aproxima el Día de la Amistad y te damos las claves para que sepas cómo identificar a un falso amigo y sacarlo de tu vida, es mejor estar solo que mal acompañado.

1. Consolidar una amistad sólida demora mucho tiempo, alguien que de la noche a la mañana pretende ser tu amigo íntimo debe ser visto con cautela, pues la intimidad, la confianza y el respeto se ganan de a poco, no se regalan.

2. Una de las formas más fáciles de identificar un falso amigo es notar cuándo aparece en tu vida: si estás bien, feliz, viviendo un buen momento estará allí contigo para compartir risas y diversión, pero cuando tienes un problema, cuando el panorama no luce tan alentador, este "amigo" simplemente desaparece. Los falsos amigos sólo desean estar presentes en los buenos momentos.

3. Un falso amigo es aquel que se mete y opina de tu vida (ya sea personal o laboral) siempre con una mala intención. No pierde oportunidad para destacar tus errores, decirte que has fallado y hacerte sentir mal, esto es porque de algún modo se alegra de tus fracasos.

4. Un buen amigo te dice lo que opina de ti en tu cara y no habla a tus espaldas. Si sabes que esa persona vive criticándote con los otros pero nunca tiene la valentía de decírtelo frente a frente, te garantizamos que no se trata de una buena compañía. La amistad implica respeto, si una persona constantemente te desvaloriza, te hace sentir mal, no respeta tus opiniones o decisiones no se trata de un buen amigo ni siquiera de un buen compañero para salir de fiesta, por eso lo más acertado es limitar el contacto.

5. Tampoco le des espacio a otro tipo de personalidades como:
• Las negativas que constantemente ven el lado malo de todo lo que haces.
• Las envidiosas que quisieran tener lo que tienes y se carcomen con tus éxitos.
• Las intrusas que no hacen más que meterse en tus asuntos sin que los llames.

6. Atención con la intuición, muchas veces sospechamos que alguien no es una buena persona y por ende no es un buen amigo, pero no tenemos los bríos para cortar la relación. Si piensas que alguien no te beneficia en nada y sería preferible que estuviera lejos, entonces evita intimar con esa persona.

En ocasiones no es que no podamos identificarlos, sino que no queremos hacerlo, por no dañarlo o lastimarlo. Pero hay que pensar si esa persona nos está perjudicando e hiriendo. En tal caso, hay que tomar una decisión y alejarnos de ellas. Resultará difícil, pero al poco tiempo nos sentiremos mucho mejor y aliviados de no tener que padecer esa amistad que ya no deseábamos.



10 consejos para terminar una mala amistad

Muchas veces las señales de una amistad negativa no necesariamente indican que la amistad vaya a morir, pero sí que tú y tu amigo tienen que hablar seriamente. Pero si ya lo intentaste y no tuviste éxito, esto es lo que puedes hacer:

Pon límites. Si tu mal amigo es un compañero de clase, vive contigo o es un familiar, probablemente no podrás deshacerte de él o ella completamente. En ese caso, puedes llamar a un mediador neutral en quien ambos confíen, para que les ayude a resolver sus diferencias. Si no encuentran una solución, entonces lo que puedes hacer es poner límites. Ve a esa persona sólo cuando sea necesario. No gastes mucho de tu energía mental o emocional en él o ella, y no le cuentes de tu vida.

Prepárate para la ruptura. Romper con tu amigo va a ser difícil, así que prepárate con anticipación para batirte en retirada. Decide si quieres mantener una relación más distante o si quieres cortar del todo, pero ten en cuenta que no podrás controlar su reacción. Puede enojarse tanto que no querrá nada contigo, así que estate listo.

Deja que se apague. El terminar con una mistad no tiene que ser dramático. La autora Christine Arylo http://www.daretoliveyou.com/ (texto en inglés) indica que está bien el dejar que una amistad se enfríe con tranquilidad, si se puede. Si dejas que acabe así, dejas abierta la posibilidad de que haya amistad en el futuro.

Sé amable. Si necesitas hablar sobre la ruptura, trata de ser amable. Expresa tus razones con honestidad y firmeza, pero que tu crítica sea constructiva y cortés. Enfócate además en las maneras en que esa amistad te mostró qué debes cambiar en ti. No le eches toda la culpa a la otra persona.

Enfócate en tus buenas amistades. Cuando tienes un problema con una amistad puede parecer el fin del mundo. Puedes sentirte muy solo. Pero probablemente no lo estés. Seguro que tienes otros amigos y familia a quienes acudir cuando la negatividad de tu amistad tóxica se haya disipado.

Conócete a ti mismo. ¿Pasabas mucho tiempo con el amigo con quien estás rompiendo? Si este es el caso, tal vez te sientas bastante solo por un tiempo. Pero ese tiempo solo puede ser una gran oportunidad para que estés contigo mismo. Anímate a hacer cosas solo: ir al cine, leer un libro, tener un nuevo pasatiempo. Usa ese tiempo para pensar en qué clase de amistades quieres tener de ahora en adelante.

Conoce gente nueva. Terminar una amistad es una buena oportunidad para empezar otras nuevas. Intégrate a un equipo deportivo, club del libro o algún otro grupo donde conozcas nueva gente.

Mantén una actitud positiva. Escribe una lista de todas las razones para romper esa amistad. Recordar las razones te ayudará a mantenerte firme si las cosas se ponen difíciles. También es una buena idea poner los nombres de tus buenas amistades y otras cosas que tienes en la vida, para recordarte que el fin de esta amistad no es el fin del mundo.

Hazlo más fácil cortando los vínculos electrónicos. Aunque no lo parezca, eliminar a una persona de Facebook puede ser una decisión bastante difícil; pero va a ser más fácil para ti y para la otra persona si cortan las conexiones electrónicas. Borra su número de tu teléfono y sigue adelante.

Recuerda los buenos tiempos y aprende de tus errores. Todas las amistades, incluso las que acaban siendo tóxicas, deben haber tenido sus buenos momentos. Recuerda esa amistad con cariño y fíjate en qué estuvo mal. Pensar en esto hará que tus amistades futuras sean más positivas.

jueves, 17 de julio de 2014

Amor sin sexo

Jenni Goodchild, una estudiante británica de 21 años, afirma que no experimenta deseos sexuales. Es lo que se considera una asexual. Aunque es difícil concebir la idea de una persona sana, cien por cien indiferente al sexo, cada vez va surgiendo con más fuerza un nuevo movimiento sexual que se desmarca de lo tradicional para gritar que ‘se puede ser feliz sin sexo’.

El 1,05% de la población es asexual, es decir 70 millones de personas en el mundo. El porcentaje lo desveló Anthony Bogaert en su artículo The Journal of Sex Research (2004), tras investigar el comportamiento de 18.000 británicos.

La asexualidad es descrita como una orientación y se diferencia del celibato porque éste último es una elección.

Tal como señala la Red de Visibilidad y Educación de la Asexualidad (AVEN), la principal comunidad virtual de las personas asexuales, las necesidades emocionales varían ampliamente en estas personas, igual que ocurre en una comunidad “sexual”.

Hay diferencias, dice Mark Carrigan, experto de la Universidad de Warwick, por ejemplo entre los asexuales románticos y los asexuales no románticos.



En pareja, enamorados y felices

Prescindir del coito no significa renunciar a la pareja. Sí, los asexuales también se pueden enamorar. Según AVEN, la gente asexual tiene las mismas necesidades emocionales que el resto de los humanos y es capaz de formar relaciones. Y es que el enamoramiento no tiene por qué conllevar el contacto físico. ¿Por qué renunciar a compartir la vida con alguien, por el simple hecho de carecer de impulso sexual? Se puede demostrar el afecto de otras maneras que no incluyan el contacto genital ni el sexo. Este lazo afectivo sin sexo puede resultar ambiguo para la mayoría de nosotros, un sentimiento más cercano a la amistad que al amor.

Pero el no tener actividad bajo las sábanas no es un concepto nuevo. Matrimonios sin sexo siempre han existido y existirán. Una forma de convivencia diferente, pero en muchos casos muy eficaz.

“Los no románticos no tienen ninguna atracción romántica, así que en muchos casos no desean ser tocados ni tener ningún tipo de intimidad física”, dice Carrigan. “Los asexuales románticos no experimentan atracción sexual pero sí experimentan atracción romántica. Es decir, buscan a una pareja y aunque no le responden sexualmente, sí desean sentirse más cercanos a esa persona, saber más de ella, compartir cosas con ella”.

Tipos de relaciones

jenni se describe como heteroromántica. Y aunque no tiene interés en el sexo, sí se siente atraída a la gente y mantiene una relación con Tim, que no es asexual y expresa estar feliz con Jenni y en los aspectos románticos de su relación. Jenni y Tim no están totalmente exentos de contacto físico porque se abrazan y besan para expresar el afecto que se tienen.

Sin embargo, no es fácil. Según AVEN, uno de los mayores problemas de los asexuales es encontrar pareja porque, aunque prescindan del sexo, sí necesitan afecto o la necesidad de compartir la vida con alguien y no es fácil acceder al amor sin estar dispuesto a tener relaciones sexuales. El premio gordo sería encontrar una media naranja también asexual, aunque para los menos afortunados la solución pasa por tener relaciones (como quien va al dentista) para satisfacer al otro. Otras opciones son encontrar una pareja altamente comprensiva y tolerante o aceptar que tu pareja tengo sexo con otras personas.

Los asexuales se subdividen en heterorrománticos, homorrománticos y birrománticos, y tienen sus propias webs para encontrar pareja. “Es un mito que no tengamos relaciones sexuales, eso sí, en algunos casos son de muy baja frecuencia y en otros es nula. A los que sí sienten algo de atracción sexual se les denomina demisexuales, quienes tienen relaciones de baja frecuencia solo con las personas de las que se enamoran”, comenta Johanna Villamil, coordinadora de prensa e investigación de AVEN.

Atracción y sexo

“Siempre creímos que la atracción romántica y sexual suceden al mismo tiempo. Lo que estamos aprendiendo de los asexuales es que parecen ser dos procesos diferentes”, dice Lori Brotto, directora del laboratorio sexual de la Universidad de British Columbia. Pues resulta que el romance puede florecer incluso cuando el sexo no es parte de la ecuación.

La pregunta que surge es: ¿qué resulta atractivo a una persona sin deseo sexual? Muchas de las mismas cosas que nos encienden al resto de los mortales: intelecto, sentido del humor o una cara bonita.

¿Condición o elección?

El profesor Carrigan subraya que no debe confundirse a la asexualidad con un trastorno que provoca una falta de deseo sexual en la gente.

“No se conocen las causas de la asexualidad, ya que los niveles de hormonas son normales. En los pocos estudios que hay, y que se han realizado con animales, se descubrieron alteraciones en el hipotálamo con deficiencias en los receptores para la testosterona. Pero hay que entenderla como una característica más, como a las personas a las que no les gusta el chocolate. No por ello vamos a suponer que tengan una alteración en el cerebro”, dice el doctor Raúl Paredes Guerrero, director del Instituto de Neurocirugía de la UNAM, México.

Pero también hay expertos que son escépticos al hablar del tema. Ana Márquez, psicóloga, sexóloga y presidenta de la Sociedad Sexológica de Madrid y de la Fundación Sexpol, ve en el término asexual un cajón de sastre que englobaría a personas con diversos desordenes. “He leído que mucha gente que se define como asexual reconoce que se excita y se masturba. ¿Qué es eso entonces, sino sexo? Otros evitan el acto sexual, pero disfrutan con las caricias, besos, tocamientos… en todo caso sería una sexualidad no coital, pero sexualidad al fin de al cabo. Siempre que no hay deseo existe una disfunción, no una enfermedad, pero sí una causa, ya sea psicológica o física –el cuerpo puede no producir determinadas hormonas–, sin contar que el ser humano pasa por fases de mayor o menor deseo debido a la edad, causas externas, estrés… Uno puede llevar mejor o peor esta situación, incluso acostumbrarse a ella, pero la sexualidad es salud y placer y no deberíamos renunciar a ella”.
Elige cómo vivir el romance

La asexualidad levanta una lista de preguntas para todos: ¿Qué significa la atracción? ¿Cómo se definen las relaciones? ¿Qué conexiones necesitas para ser feliz?

“El estudio de la asexualidad nos permite comprender la sexualidad aun más. Hay una distinción importante entre la excitación y lo que le atrae”, nota el psicólogo Anthony Bogaert, autor de Understanding Asexuality.

Alguien puede tener una respuesta primaria de excitación (erección o lubricación) sin experimentar atracción. Pensando desde una perspectiva asexual, esto también nos ayuda a comprender “la locura del sexo”, dice este experto.

Cuando el sexo es un factor en una relación, otras convenciones se eliminan, y eso puede ser liberador.

Cada uno escribe su propia aventura y cómo quiere vivir el romance y la sexualidad en pareja o solo.


QUICKIE

Después del orgasmo las personas son más propensas a tener conversaciones importantes y positivas. La hormona oxitocina, segregada en el orgasmo, está asociada a mayor confianza y niveles bajos de estrés.

Olvida los cuentos de hadas

¿Te has imaginado qué sucede después del “Y… vivieron felices para siempre”? Evidentemente convivieron, se aburrieron, después de tanta emoción matando dragones y persiguiendo brujas, las parejas llegan a la inevitable cotidianeidad. De lo contrario serían amores apasionados y fugaces como el de Romeo y Julieta, y no olvidemos que ese terminó en tragedia.

Al analizar esta expectativa, de vivir un amor de fantasía durante todo el matrimonio o noviazgo, que además es una de las razones de divorcio según estadísticas del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, llegamos hasta la ambigamia, un término que puede abrirnos los ojos y salvar nuestra relación.

La cosa es así: Quienes se unen a esta corriente aseguran que el amor debe entenderse desde la libertad y la mutabilidad. Es decir, un amor libre, pero con reglas, según se explica en un artículo de la revista Fucsia.

Sin embargo, justo cuando creíamos que el apartado de cómo vivir el amor no podía albergar más representaciones, Jeremy E. Sherman, un especialista en teoría evolutiva, agrega un nuevo término a la ecuación, la ambigamia, que combina una relación abierta en la que, previamente, se han estipulado las reglas del juego; lo que se puede hacer y no.

Para el profesor, esta nueva filosofía relacional, “está ligada a la psicología, la filosofía, la espiritualidad, las ciencias sociales e incluso la ciencia”, y NADA tiene que ver con la bigamia. En su opinión los bígamos son hípocritas que “se casan en estéreo”; gente que se compromete doblemente, lo que resulta una ambigüedad pues se garantiza a dos personas al mismo tiempo que son igual de importantes.

Sherman va desgranando poco a poco su lógica emocional cuestionando ciertas consideraciones sobre el amor, como la incondicionalidad del mismo, algo que él considera irreal e imposible de experimentar, de la forma romántica en la que se imagina. “La gente cambia, la gente se muere, la gente supera muertes ajenas. La gente sigue adelante. […] Todos vivimos en un área gris entre el compromiso y la estabilidad y la apertura al cambio”, asegura.



El miedo

según escribe el blogger español Rodrigo Taramona en la revista Glamour, cualquier soldado, luchador o bombero que sepa lo que es jugarse la vida a diario te dirá lo mismo sobre el miedo: todo el mundo lo tiene, el truco está en saber controlarlo.

El valor consiste precisamente en eso, no en ser ajeno al miedo sino en ser capaz de superarlo. El miedo, al fin y al cabo, es un sistema de defensa, una herramienta para la supervivencia sin la cual el propio valor no significaría nada. Sin miedo solo hay insensatez y temeridad. Esta actitud, más propia de la infancia y la adolescencia, nos lleva a cometer actos imprudentes porque no somos conscientes de la amenaza pero no porque decidamos desafiarnos a nosotros mismos. Sin miedo no hay superación. Sin miedo, saltar en paracaídas sería tan excitante como salir a cenar un viernes sin haber reservado mesa. En el amor, el equivalente al miedo son las dudas.

“A día de hoy, muchas relaciones adultas siguen basándose en la idea romántica de un amor mágico. Un amor ‘disneylandoso’, muy poco humano, grandilocuente y dramático según el cual una persona busca a otra que se entregue a ella en cuerpo y alma, eliminando a su vez la posibilidad de que ésta vuelva a desear a nadie nunca jamás. Alguien que despeje de una vez y para siempre las dudas que uno pueda tener a la hora de comprometerse. En muchos aspectos, esto es como intentar sacar un clavo a martillazos”, dice Taramona.

¿El príncipe?

¿Realmente crees que existe un príncipe azul? ¿No será más bien que las relaciones amorosas se construyen entre seres humanos, llenos de defectos y que el amor y la tolerancia no son sinónimos obligados de la pasión irreal? El amor ‘Made in Disney’ hace que nos aferremos a conductas infantiles, dice Taramona, porque las legitimamos como puras, verdaderas (a pesar de su irrealismo) e ideales, llevándonos a relaciones frustrantes que se chocan continuamente con los muros de la realidad.

Una realidad con muy mala fama pero en la que se puede vivir felizmente si se conocen bien sus recovecos y se evitan sus callejones sin salida.



Fotos/ Álvaro Gumucio Li.

Maquillaje/Álvaro Eid//

Modelo/Lorena Rollano//

Vestuario/Edita Vojtkova//

La responsabilidad delegada

El blogger Rodrigo Taramona, muy crítico sobre el amor de fantasía, escribió para la revista Glamour que dejar tu estabilidad emocional en manos del otro no es la manera más fiable de alcanzar la felicidad. Hay un montón de parejas rotas y personas frustradas porque su pareja se siente atraída por otras o, rizando el rizo, porque al final no ha resultado ser la persona que consiguiera que no le atraiga nadie más. Cada persona es como es y nadie existe para satisfacer a otro. Alguien que no puede tolerar que su pareja sienta deseo por otros o responsabilice a ésta de que ella siga sintiéndolo es como un mal conductor que le echa la culpa al examinador por no aprobar el carnet. En este caso, el problema no es de quien no da lo que se le exige sino de quien exige algo que nadie está obligado a dar.



¿Dudas?

Según Tamorano, las dudas, al igual que el miedo, son parte de la esencia misma del ser humano. Sin dudas no nos haríamos preguntas, ni buscaríamos respuestas. Si no dudáramos seguiríamos pensando que la tierra es plana. Según Jeremy E. Sherman, divulgador de la ambigamia, hay que abrazar las dudas con la misma intensidad con la que se abraza la fidelidad. Uno es fiel y se entrega a su pareja pero eso no significa que deba dar la espalda a sus propios deseos, a las inquietudes que albergue o que puedan surgir a lo largo de la relación, ni al hecho de que una relación no está escrita en piedra.

¿Tu trabajo o nuestra relación?



Existen profesiones que implican mucha dedicación por responsabilidades y horarios que te restan tiempo para tu pareja y crean conflictos, al punto de que ella o él te conmina a elegir entre la relación o el trabajo. ¿Cómo conjugar tu labor con una relación sin estropear ninguna de las dos?

“Al desarrollar una relación de pareja es importante que en la etapa de conocerse se reconozca el trabajo y vocación del otro”, explica la psicóloga Lizette Gallegos.

En estos casos es de suma importancia ir más allá del amor, porque cuando estamos enamorados creemos que lo podemos aceptar todo y no siempre es así. Esto puede mellar nuestra autoestima.

“El enamoramiento dura entre seis meses y un año; eso ayuda a que se soporten cosas que no nos gustan, como puede ser el trabajo de la pareja, pero a la larga, no hay que olvidarse de uno mismo”, indica la psicóloga y terapeuta Katia Oporto.

Hay profesiones que implican mucho contacto con la gente y viajes —como ser actriz, modelo, piloto, periodista, fotógrafo y otras— y eso puede traer problemas de celos. ¿Qué haces si ves a tu pareja dándole un beso a otro o con poca ropa porque es parte de su carrera?

La tolerancia

“Tenemos que desarrollar la capacidad de ser pacientes, de escuchar, de ser tolerante y, sobre todo, de reconocer qué es lo que realmente queremos de nuestra relación. No debemos tener miedo de pedir ni de dar nada”, recomienda Gallegos.

En caso de fricciones, es fundamental que pongamos en claro las reglas de la relación, del tiempo que se va a disponer para el otro, para el trabajo y para uno mismo.

Pero, ¿hasta qué punto se puede ser tolerante para que la pareja no eclipse lo que realmente queremos? “Hay una contradicción de lo que es el amor cuando la pareja se come el mundo del otro; es decir, la esposa o el esposo pasan a un segundo lugar, a ser ‘el señor de...’ esto se da mucho entre artistas, modelos, deportistas y médicos”, señala Oporto.

Para evitar la frustración y que nuestra pareja nos deje a la sombra es fundamental reconocer las metas individuales de cada persona y respetarlas, pensando siempre en el bienestar de uno mismo. “El temor a la soledad hace que uno se torne parte del otro al grado de olvidarse de uno mismo”, aclara Oporto.

A veces nace el rechazo y las críticas a tu trabajo como una forma de manipulación. Esto surge porque más que amor se consolidan la costumbre y la comodidad de tener al otro siempre a mano. “Debemos reconocer nuestros sentimientos y nuestras prioridades, más aún si hay niños producto de una relación”, aconseja Gallegos.

Las especialistas coinciden en que ambas partes de una pareja deben ser honestas consigo mismas y con el otro para definir sus prioridades de vida porque cuando vives por el otro y no satisfaces tus sueños, tu autoestima baja y te das cuenta de que no has hecho nada y tu proyecto de vida ha fracasado.

Sin embargo, hay situaciones más complejas, como cuando una parte presiona a la otra para que deje su trabajo, haciendo que su bienestar económico esté en juego. “Hay una lucha de egos, el hecho de sentirse menos porque el otro está en una posición mayor y por ello se lo presiona para que deje su trabajo”, señala Anahí Navarro, psicoterapeuta.

Mujeres profesionales

También el machismo puede ser un factor que afecte las relaciones cuando la mujer trabaja. “Si tu pareja te manipula y te presiona porque no le gusta tu trabajo, cuando implica tu realización personal y tu fuente de ingresos, no es un amor verdadero. Tu trabajo te hace ser lo que eres y si hay un chantaje así, la relación no es sana”, precisa Navarro.

Muchos hombres creen todavía que ellos están para llevar dinero al hogar y las mujeres para atenderlo. Si es el caso de tu pareja, debes hacerle comprender que el trabajo ocupa una dimensión vital en tu vida, que no lo haces solo por necesidad.

Aunque parezca contradictorio, la envidia y competencia también pueden aparecer en una pareja. “El problema es de la persona que cree que vale menos. Esto se puede resolver con terapia, pero hay casos en los que lo mejor es finalizar, porque hay cosas que en vez de ayudarte a crecer, te dañan”, agrega Navarro.

Expectativas

Es recomendable que tú y tu pareja tengan una visión de vida y prioridades similares porque así es fácil que se enfrenten juntos a cambios o situaciones absorbentes en lo laboral.

Profesiones

Médico, periodista, modelo, músico, piloto, fotógrafo, psicólogo, entrenador personal, abogado y secretaria son algunas de las carreras que generan más problemas entre parejas.

Tiempo

El tiempo que se dispone para la pareja debe ser de calidad y no de reclamos, discusiones o silencios. Es muy importante saber aprovechar los momentos de estar juntos.

Texto: Fotos: www.imujer.com. Fuente: Lizette Gallegos (2433573) y Katia Oporto (79113881), Anahí Navarro (74074386) psicólogas.

Tener amigos aumenta la esperanza de vida

Ya lo sospechábamos, pero nunca pensamos que podría estar científicamente sustentado. ¡Los amigos son buenos, no sólo para el alma, sino para la salud de todo individuo! Así lo ha demostrado un estudio realizado por un grupo de científicos de la Brigham Young University de Utah, Estados Unidos; cuyos resultados de la investigación, basada en datos procedentes de 150 estudios sobre el riesgo de mortalidad y las redes sociales, que suponen en total el seguimiento de unas 300.000 personas durante 7 años, han concluido en que, ¡no tener amigos es tan dañino para la salud, como lo es el fumar o el beber en exceso!

Y es que, de acuerdo con los científicos que dirigieron el estudio, la falta de contacto interpersonal, no sólo repercutiría nocivamente en un individuo que tiene una adicción o enfermedad, sino que además, la ausencia de socialización, conduciría a la muerte prematura. Según los científicos, las personas con fuertes relaciones personales tienen un 50 por ciento menos de posibilidades de morir, que aquellas que no las tienen. Tan grave es el problema hallado por los investigadores, que en su informe, publicado por la revista Plos Medicine, expusieron que “la falta de relaciones sociales equivale a fumar más de 15 cigarrillos al día”.

No obstante, para los investigadores, éste no fue el hallazgo más sorprendente del estudio, ya que uno de los datos obtenidos, reflejaron una disminución en la convivencia interpersonal, que se traduce, en una tendencia ascendente al individualismo y al aislamiento; lo cual podría derivar en sociedades, menos saludables. Por lo que los científicos, han llamado a las autoridades para que fomenten en sus gobiernos, la creación y el fortalecimiento de las redes sociales, como una medida para que la población se mantenga sana y feliz.

Y es que, al final de cuentas, ¡cómo no va a ser saludable tener buenos amigos! Si con ellos puedes compartir tus tristezas y alegrías, tus miedos y tus secretos más íntimos. Y por si fuera poco, son leales y buenos confidentes. Además, los amigos nos hacen reír en los momentos en los que más necesitamos, que alguien nos saque una carcajada, y de la misma forma, nos prestan sus hombros para llorar, cuando queremos desahogarnos de algo que llevábamos guardado, desde hace tiempo.

En fin, en un mundo en el que cada vez, se tiende más al individualismo, la importancia de mantener redes interpersonales sólidas, es fundamental para no perder parte de nuestra esencia humana. ¿No se han dado cuenta que cada vez es más común, quedarse en casa viendo la televisión, o mantener el contacto con los amigos a través de las redes sociales o de la mensajería instantánea, en lugar de salir a la calle y reunirnos con ellos, o por lo menos, hablarles por teléfono?

Lamentablemente, gran parte de la sociedad, ha caído en ese error, pero nunca es tarde para repararlo, sólo es cuestión de que evaluemos qué tan fuertes o débiles son nuestras relaciones sociales, y con base en ello, nos propongamos retomar o fortalecer los lazos de amistad, que nos unen a otras personas y que nos convierten en mejores seres humanos, pues el afecto y el apoyo que brinda una amistad, es uno de los privilegios más maravillosos de nuestra especie humana ¿No lo creen?

Tener amigos aumenta la esperanza de vida

Ya lo sospechábamos, pero nunca pensamos que podría estar científicamente sustentado. ¡Los amigos son buenos, no sólo para el alma, sino para la salud de todo individuo! Así lo ha demostrado un estudio realizado por un grupo de científicos de la Brigham Young University de Utah, Estados Unidos; cuyos resultados de la investigación, basada en datos procedentes de 150 estudios sobre el riesgo de mortalidad y las redes sociales, que suponen en total el seguimiento de unas 300.000 personas durante 7 años, han concluido en que, ¡no tener amigos es tan dañino para la salud, como lo es el fumar o el beber en exceso!

Y es que, de acuerdo con los científicos que dirigieron el estudio, la falta de contacto interpersonal, no sólo repercutiría nocivamente en un individuo que tiene una adicción o enfermedad, sino que además, la ausencia de socialización, conduciría a la muerte prematura. Según los científicos, las personas con fuertes relaciones personales tienen un 50 por ciento menos de posibilidades de morir, que aquellas que no las tienen. Tan grave es el problema hallado por los investigadores, que en su informe, publicado por la revista Plos Medicine, expusieron que “la falta de relaciones sociales equivale a fumar más de 15 cigarrillos al día”.

No obstante, para los investigadores, éste no fue el hallazgo más sorprendente del estudio, ya que uno de los datos obtenidos, reflejaron una disminución en la convivencia interpersonal, que se traduce, en una tendencia ascendente al individualismo y al aislamiento; lo cual podría derivar en sociedades, menos saludables. Por lo que los científicos, han llamado a las autoridades para que fomenten en sus gobiernos, la creación y el fortalecimiento de las redes sociales, como una medida para que la población se mantenga sana y feliz.

Y es que, al final de cuentas, ¡cómo no va a ser saludable tener buenos amigos! Si con ellos puedes compartir tus tristezas y alegrías, tus miedos y tus secretos más íntimos. Y por si fuera poco, son leales y buenos confidentes. Además, los amigos nos hacen reír en los momentos en los que más necesitamos, que alguien nos saque una carcajada, y de la misma forma, nos prestan sus hombros para llorar, cuando queremos desahogarnos de algo que llevábamos guardado, desde hace tiempo.

En fin, en un mundo en el que cada vez, se tiende más al individualismo, la importancia de mantener redes interpersonales sólidas, es fundamental para no perder parte de nuestra esencia humana. ¿No se han dado cuenta que cada vez es más común, quedarse en casa viendo la televisión, o mantener el contacto con los amigos a través de las redes sociales o de la mensajería instantánea, en lugar de salir a la calle y reunirnos con ellos, o por lo menos, hablarles por teléfono?

Lamentablemente, gran parte de la sociedad, ha caído en ese error, pero nunca es tarde para repararlo, sólo es cuestión de que evaluemos qué tan fuertes o débiles son nuestras relaciones sociales, y con base en ello, nos propongamos retomar o fortalecer los lazos de amistad, que nos unen a otras personas y que nos convierten en mejores seres humanos, pues el afecto y el apoyo que brinda una amistad, es uno de los privilegios más maravillosos de nuestra especie humana ¿No lo creen?

Sácale partido al desamor

Cuando una relación de pareja fracasa, la persona que no está de acuerdo totalmente suele entrar en una depresión o tristeza muy profunda, a tal grado que no piensa más que cosas negativas y se pregunta el porqué de la situación.

No obstante, una de las claves para superar con éxito el fracaso de una relación es evitar culparnos de la situación y encontrar soluciones para esos sentimientos de miedo y angustia que nos invaden.

LECCIONES QUE TE HARÁN FELIZ

De acuerdo con Mo Seetubtim, autora del libro The Art of Passionate Living, detalla que todas las personas que han pasado por una situación similar suelen enfocarse en el fracaso de forma negativa; sin embargo, cuando se toman de manera positiva pueden servir de aprendizaje para obtener una relación de pareja más estable y feliz en un futuro.

Es decir, esta ruptura amorosa no sólo te deja un mal sabor de boca, sino que te brinda una oportunidad de conocerte más a ti mismo y aprender de tus errores, pero, ¿qué cosas aprendes del fracaso de una relación?

1. Te conoces más a ti. Cuando convives con alguien por mucho tiempo, tus defectos y virtudes son más notorios, así que aprovecha para analizar lo que hiciste o dejaste de hacer, tus errores, tus virtudes. En pocas palabras, analiza tu personalidad.

2. Sé más expresivo. Cuando estás en una relación debes hablar más claro y directo para exponer tus puntos de vista, ya que de lo contrario es muy fácil que fracase la relación. Pide lo mismo en la próxima relación, para evitar las suposiciones.

3. Descubre tu lado emocional. Analiza todo lo que te apasiona, tus fortalezas, debilidades, gustos, manías, creencias, valores, de esta manera podrás encontrar a una persona que te complemente.

4. Aprendes a ser más comprometido. Cuando conoces el valor de dar y tomar algo a cambio, en cuestión de sentimientos, te vuelves más responsable de las emociones de tu pareja.

5. Eres más empático. Cuando amas a alguien te pones en los zapatos de tu pareja y haces hasta lo imposible para que sea feliz. Te vuelves menos egoísta y tratas de satisfacer las necesidades de los dos.

6. Incrementa tu paciencia y resistencia. Cuando una relación fracasa, la persona afectada aprende a controlar mejor sus emociones, a ser paciente, tranquila y resistente a todo lo negativo.

Además, es muy importante que aprendas a dejar ir las cosas, sólo debes recordar la frase: “todo sucede por algo”; aunque suene un poco trillada, es real. Esos momentos sirven para conocer más a las personas e identificar qué está bien o mal para ti.

Deja de vivir en el pasado y vive el presente con la frente en alto. Si en algún segundo sientes que las cosas no van bien, es mejor dejar ir a tiempo, que sufrir más de la cuenta. Sigue adelante y vive al máximo todas las experiencias, ya que es una enseñanza que te ayuda a madurar mental y emocionalmente. Y tú, ¿qué has aprendido de tus fracasos amorosos?

Polos completamente opuestos se atraen

Muchas veces hemos escuchado aquello de que los polos opuestos se atraen, si bien otros consideran que cuanto más parecidos sean los dos integrantes de una pareja, más sana será la relación. Cuando comenzamos una relación, si hay deseo, pasión y, especialmente, misterio, el resto parece no importar. Posiblemente los gustos de nuestra pareja no tengan nada que ver con los nuestros, pero no obstante esto se presenta como un reto para nosotros, ya que además de interesarnos por temas que nunca antes nos llamaban la atención, el deseo y la atracción física opacan estas diferencias, dejándolas en un segundo plano. Cuando esa primera fase ha cesado, es cuando entran en acción una nueva fase en la que entran factores como la rutina. Es en este período cuando, posiblemente, nuestras diferencias sean aceptadas o que condenen la relación, la rutina y las aficiones que antes tolerábamos ahora nos resultarán insoportables.


Pros y contras del concubinato

Crees que has encontrado al amor de tu vida y quieres estar todo el tiempo con él o ella. Seguramente estás pensando en la unión libre, si esta es tu situación continua leyendo que expertos explican las ventajas y desventajas de tomar esta decisión.

Hábito. La sexóloga Carolina Rivero indicó que unas de las ventajas de convivir en pareja es que ambos van a conocer sus hábitos. Por ejemplo si “él o ella roncan o si él toma una taza de café tras que se levanta". Asimismo sostuvo que esto no quiere decir que porque la pareja ronque, la relación se va a terminar, pero tampoco les va a dar más elementos de unión.

Gastos compartidos. Rivero remarcó que la pareja debe decidir antes de irse a vivir juntos si los gastos van a ser compartidos o no. “Si en la relación no tienen claro de que son un solo bolsillo y empiezan con que yo te voy a prestar y después me vas a devolver, entonces estamos mal. Son gastos comunes y todos se deciden ahora”, aseveró.

Experiencia. La sexóloga, Liliana Zabala, indicó que cuando las parejas conviven antes de casarse pueden adquirir experiencias en el amor. “No hay papel firmado que asegure el amor y la felicidad de la pareja. Porque cuando no te quieren, no se puede obligar a la pareja solo porque están casados”. También enfatizó que la relación puede ser auténtica y sin compromisos serios, "ya que pueden disfrutar ambos, asegurándose de no tener hijos si no lo desean".

¿Llegarían a no extrañarse? “Yo siempre digo que la pareja debe salir de la rutina, porque hay parejas que estando casados o los que empiezan a convivir, caen en la monotonía”, remarcó Rivero. “Casado o no casado, la relación necesita un escape, es prudente que ambos no se sofoquen, así tendrán tiempo de extrañarse”, enfatizó Zabala.

Pensar por dos. Dentro de las desventajas, la sexóloga remarcó que “las parejas que empiezan a convivir deben hacerse a la idea de que a partir de ahora, ya no son vos o yo, sino nosotros, porque sino la vida se les va a ser de cuadrito”.

Romper. La profesional indicó que “existen parejas que terminan después de haber convivido, por ejemplo los amigos de la pareja van a visitarlos y él está esperando que ella lo atienda, ese tipo de cosas en muchas parejas son chocantes. Eso no depende de cuánto tiempo vivimos, sino del grado de confianza, de respeto que yo tengo con mi pareja y eso se construye desde antes”. Zabala subrayó que hay parejas que terminan su relación, porque ambos no llenan sus expectativas y deciden tomar rumbos diferentes.

miércoles, 16 de julio de 2014

Sin barreras para quererse en las buenas y en las malas

Su historia de amor tiene dos principios pero no un final, relata Édgar Pedraza (25) sentado en una silla de ruedas en el patio de su casa en Pailón, al lado de su esposa Sdenka Ortiz (22) que le sonríe mientras habla. Él se emociona recordando su relación antes y después de un accidente que le cambió la vida pero que no logró alejarlo de ella.

Romance rosa
Se conocieron recién hace ocho años y dicen ‘recién’ porque en un pueblo relativamente chico como Pailón no se habían visto antes. Solo hasta que Sdenka se cambió al mismo colegio donde estudiaba Edgar, el Carlos Gómez Cornejo. “Yo cursaba primero de secundaria y Édgar estaba en la pre-promo cuando nos presentó un amigo”, cuenta Sdenka sonrojándose y repitiendo con expresiones los nervios y el pudor de adolescente que dice haber sentido ese día.
Al cabo de tres meses se hicieron cortejos, se querían pero casarse no era ni siquiera un sueño. Fue un noviazgo sin sobresaltos. Cosas de jóvenes y con matices rosas, hasta que él salió bachiller en el 2007 y se fue a trabajar cortando madera con su padre a San Miguel de Velasco.
No hubo despedidas ni rupturas, solo la promesa de que él volvería a verla en tres meses. “La visité por unos días mucho tiempo después y regresé al campo. Estuvimos casi un año llamándonos las pocas veces que daba la señal. Perdimos contacto cuando me accidenté. Un árbol se me cayó encima y me golpeó la columna”, cuenta él.

El rencuentro
Édgar mirá a Sdenka, le da un beso y nos dice que es la mujer de su vida, la que le ayudó a levantar su espíritu y a salir de un encierro al que se confinó cuando supo que había perdido la movilidad de sus piernas. No quería ver a nadie.
Se rencontraron en Santa Cruz en el 2010 cuando lo intervinieron por segunda vez para reacomodarle los fierros y pernos que anexaron en su columna. En ese entonces ella estudiaba en la ciudad. “Él tenía miedo de que lo vea así y yo de que me rechace. Sentí tantos nervios como cuando nos conocimos, al tiempo retomamos la relación que nunca acabó formalmente. Desde entonces somos inseparables”, confiesa Sdenka que indica que en esa ocasión un amigo fue nuevamente el intermediario.

Construyendo un hogar
Hace un año y cuatro meses se dieron el sí, fortalecidos por sus creencias religiosas. Édgar se lo pidió un domingo durante los anuncios de la iglesia, seguro de que su amor durará en las buenas pero por sobre todo en las malas.
La silla no se interpone a nada, lo demuestran ambos al realizar juntos las tareas domésticas los fines de semana y trabajar hombro a hombro como profesores en una escuelita menonita de primaria y secundaria, a 30 km al sur de donde viven.
“Los exámenes los corregimos a la par. Ella se encarga de pasar las notas en limpio”, apunta él mientras ríen en complicidad.
Sin embargo, cuando hablan de futuro los mueve la esperanza de que sus ahorros, que muchas veces solo cubren medicamentos, alcancen para comprar una casa propia y para seguir buscando tratamientos médicos que hagan que Édgar pueda algún día volver a caminar.
“Si eso pasa sería otra bendición de Dios, algo por lo que oramos todos los días; y si Édgar no puede volver a caminar igual nos seguiremos teniendo el uno al otro”, sonríe Sdenka animada porque las piernas de su esposo comienzan a tener una mejoría

Los tiempos del placer ellas y ellos lo que duran en la cama



De 4 a 5 minutos, 11, ¡30!. No intentés adivinar cuánto dura una buena sesión de sexo. Según expertos consultados el momento del placer no se mide con ningún cronómetro, ya que lo que importa es la calidad del encuentro y no su duración.

En eso coinciden el sicólogo Alejandro Velarde y la sexóloga Liliana Zabala, especializados en terapia sexual, indicando que en vez de calcular es mejor sincronizar tus tiempos con los de él para que disfruten como nunca en la cama.

En sus marcas, listos...
Menos mal que excitarse no es una competencia, porque los hombres ganarían. Zabala explica que no es que tengan un mayor potencial sexual sino que “nosotras nos tomamos más tiempo para entrar en calor y gozar del jugueteo previo”.

Para Velarde, esto se debe a que en esta fase el cuerpo femenino necesita mayor irrigación de sangre para alcanzar todos sus cambios fisiológicos, a diferencia de lo que ocurre con ellos.

Tardamos pero igual llegamos, por eso nuestros especialistas recomiendan que entre masajes, caricias, mordidas y besos vos y tu pareja traten de estar igual de excitados antes de embarcarse en el vaivén de la penetración.

Rumbo al orgasmo
Si el sexo placentero dependiera únicamente de cuánto dura erecto el miembro viril masculino, con seguridad todas estaríamos perdidas. Múltiples estudios aseguran que el coito ideal es de
7 minutos, pero la realidad es otra.

De acuerdo a Velarde y Zabala un hombre promedio dura entre 3 a 5 minutos antes de tener un orgasmo y eyacular de manera incontrolabe; sin embargo con voluntad y práctica esto se puede retardar.

Tanto vos como tu pareja deben olvidarse del sexo maratónico que tiene un solo ritmo y no para hasta el final. Lo ideal, explica nuestro experto, es que sus movimientos oscilen entre rápidos y lentos. Y que lo alternen con breves reposos, juntos o despegados, cuando él se sienta venir.

Mientras lo logran no hay porqué quedar insatisfecha. Si él llega al orgasmo antes que vos, el encuentro puede continuar con la estimulación del clítoris “hasta que terminés o que tu pareja esté lista para el segundo round”, dice Zabala

lunes, 14 de julio de 2014

La abstinencia

Cuando se tiene un periodo menstrual regular, se puede hacer un control y utilizar el método de la abstinencia sexual para prevenir un embarazado o una Infección de Transmisión Sexual (ITS).

¿En qué consiste este método? Es un método anticonceptivo que evita tener relaciones sexuales coitales. La pareja por mutuo acuerdo o una decisión independiente de la mujer decide no tener relaciones sexuales coitales, por encontrarse en periodo de ovulación o días de riesgo que la embarace. Uno de los factores muy importantes en la pareja, es la comunicación que pueda tener antes de una relación sexual, esto ayudará a determinar qué método utilizará para no tener contratiempos posteriores a la relación.

En la abstinencia periódica se hace énfasis en no tener relación sexual durante el periodo fértil de la mujer. Para que no exista embarazo, llevará un control de las fechas en las que viene el periodo o regla menstrual, contando el tiempo que pasa entre regla y regla, durante los seis meses, escogiendo el ciclo que haya sido más corto y el que haya sido más largo.

Al ciclo más corto se le debe restar 18 días y al ciclo más largo se le debe restar 11 días.

Ejemplo: Una mujer anotó que el ciclo más corto de los seis meses fue de 26 días y el ciclo más largo fue de 32 días. Ella realizará las restas de la siguiente forma:

El inicio del periodo fértil será 26-18=8 es decir, octavo día del ciclo.

El último día de periodo fértil será 32-11=21, es decir, el 21avo día del ciclo.

Eso significa, que los días que no se debe tener relaciones sexuales coitales son: Desde el octavo día contando a partir del primer día de su regla hasta el 21avo día de cada ciclo, porque son días fértiles.

En el caso de una relación estable se debe promover la participación de la pareja. El método en cien mujeres que la practican, solo el 80 por ciento es seguro. Sin embargo, en los adolescentes que practican este método, siempre hay embarazos por la falta de experiencia, de información y orientación.

El beneficio es que no tiene costo y permite actuar con responsabilidad como pareja, lo importante es buscar información que ayude a comprender cómo funciona el sistema reproductivo.

¿Se puede evitar la infidelidad?

Si alguna vez fuiste víctima de infidelidad, seguramente te preguntaste si existe alguna forma de evitarla. Por ello consultamos con expertos quienes indican que no se puede evitar la infidelidad, pero sí controlarla, debido a que es genético y viene desde las primeras civilizaciones, misma que se puede manifestar con el pensamiento, miradas y algunas veces es consumada. Continúa leyendo que hoy te contamos cómo controlar estos impulsos.

Normas. El terapeuta de pareja Luis Nardín sostuvo que la sociedad ha inventado normas y reglas para tratar de controlar las relaciones sexuales fuera del matrimonio, de esta manera disminuir los problemas de violencia que se da como consecuencia de esto. “La infidelidad siempre ha existido, es el miedo a estas normas lo que evita que las personas sean infieles”.

Cerebro. Nardín explicó que la parte ejecutiva del cerebro fortalece las decisiones basadas en las consecuencias de lo que podría ocurrir. Asimismo, aseveró que en una investigación realizada a niños de tres años, a quienes entregaban un dulce y les decían que si en 10 minutos no se habían comido el dulce, les iban a entregar otro; aquellos que aguantaron la tentación de comerse el dulce, más adelante van a ser personas que van a poder controlar sus impulsos, van a tener mejores notas en colegio y van a tener matrimonios más duraderos. “Las personas que pueden controlar sus impulsos es porque han desarrollado la parte ejecutiva del cerebro”.

Meditación. El profesional enfatizó que la manera de controlar los impulsos es por medio de la meditación, esto ayuda a controlar los pensamiento sexuales. Además agregó que esto realmente es un proceso de disciplina donde educas el cerebro enfocándote en la respiración, este enfoque cambia la parte que tiene que ver con las emociones”.

Sinceridad. La sexóloga Liliana Zabala indicó que es importante que en la pareja exista sinceridad, “aunque es poco probable que uno de los cónyuges le cuente a su pareja que tuvo pensamientos impuros con otra persona”.

Mantenerse atractivo. Zabala puntualizó que “tanto él como ella no deben descuidar el aspecto físico, los modales, detalles, las atenciones, cenas románticas, escapaditas íntimas sexuales sin mirones, un "te amo" todos días es como agua para las plantas, no hay que dejar deshidratar el amor”.

jueves, 10 de julio de 2014

9 cosas que los expertos en sexo quieren que sepas

Lo más probable es que no tengas un terapeuta sexual o sexólogo (quizá nunca fuiste a uno), pero ya estés soltera o con pareja, siempre podemos aprender de los profesionales en salud sexual. No solo escucharon y vieron todo (respecto al sexo) también son extremadamente apasionados sobre compartir información valiosa. Después de todo, el gran sexo es algo que todos debemos experimentar.

Estas son las 9 cosas que los terapeutas sexuales quieren que sepamos.

CONSEJO 1. El sexo no es (y no debería ser) perfecto

“Tenemos la tendencia a creer que esas parejas que tienen un sexo increíble lo tienen mágicamente”, dice el educador sexual Logan Levkoff, Ph.D. “Pensamos que el buen sexo nunca es incómodo ni torpe y que tus parejas saben mágicamente qué hacer con tu cuerpo”. Bueno, eso es falso. El sexo no solo debería ser divertido y juguetón, pero no debe ser censurado y estructurado en un ideal glamoroso y ‘perfecto’. Además, esos momentos reales son los que nos unen como pareja. “Puede que no recuerdes el orgasmo más intenso que tuviste, pero si te acordarás siempre de esa vez que te caíste de la cama porque estabas tan inmersa en el momento que no te diste cuenta que estabas en la esquina”, dice Levkoff.

CONSEJO 2. Tu puedes crear pasión

Si no lo descubriste hasta ahora, las vidas sexuales reales no están llenas de ese mismo fuego pasional y locura que grita “te tengo que tener ahora” y que vemos en las películas. Muchas mujeres piensan que esa pasión intensa es algo que aparece, dice el terapeuta sexual Brandy Engler, Ph.D., autor de The Men On My Couch. “Las mujeres desean un deseo espontaneo, pero no se dan cuenta que son ellas quienes lo cultivan”, dice Engler. “Nadie camina por ahí teniendo pasión todo el tiempo”. Dicho eso, puedes aumentar la pasión en tu relación al enfocarte y conectarte con tus emociones y expresarlas a través de tu vida sexual.

“La pasión es una persona emocionalmente expresiva en la cama”, dice Engler. Así que ya estés excitada, feliz o enojada… siente las emociones durante el sexo y mantenlo vivo y presente.

CONSEJO 3. No necesitas experiencia para tener un sexo increíble

Puedes ser una amante asombrosa hayas tenido dos parejas sexuales o hayas tenido 12. “No existe tal cosa como ser ‘avanzada’ en el sexo”, dice Levkoff. “No hace una diferencia cuanta experiencias hayas tenido en el pasado”. Lo que importa es cómo estas abordando la experiencia presente, este momento. No te preocupes si estas preparada o no tienes las habilidades, es sexo, no Top Chef.

CONSEJO 4. La mayoría de las mujeres se masturba (y debería hacerlo)

“No tiene que ser tan tabú como muchas mujeres fueron criadas a creer”, dice la experta sexual Debby Herbenick, Ph.D., investigadora científica en la Universidad de Indiana y autora de Sex Made Easy: Your Awkward Questions Answered for Better, Smarter, Amazing Sex. El hecho es que puede ayudarte a aprender lo que se siente bien y cómo llegar al orgasmo de manera más rápida (e intensa). Todos ganamos, ¿verdad? Así que no te avergüences de las herramientas que pueden ser especiales durante un acto solitario.

“Más de la mitad de las mujeres y casi la mitad de los hombres usaron un vibrador en algún punto de sus vidas”, dice Herbenick.

CONSEJO 5. Piensa en tu vida sexual también cuando estés soltera

El sexo no es algo que deberías pensar cuando tienes sexo, dice Levkoff. De hecho, la mejor manera de mejorara (y activar) tu vida sexual es dándole más importancia a ella. “A menudo no pensamos sobre quién somos como seres sexuales”, dice Levkoff.

Pero descifrar y señalar qué deseas y qué te excita te ayudará a asegurarte la vida sexual que quieres cuando estés lista para ella. “Date la libertad de pensar sobre tu sexualidad y sé honesta—‘¿Qué hará esa parte de mi vida buena y excitante?—sin importar si estás en una relación o no”, dice Levkoff.

CONSEJO 6. Te ves increíble… ahí abajo

La próxima vez que te sientas cohibida sobre las regiones sur de tu cuerpo, recuerda esto: “Todas las mujeres tienen vulvas diferentes y todas son consideradas bellas y deseables por sus parejas”, dice Herbenick. “En nuestra investigación preguntamos a hombres y mujeres (que tienen parejas mujeres) qué les gusta de los genitales de sus parejas. Ellos hablaron de labios grandes y pequeños, de diferentes tonos, de sabores y olores y cuán única es la de su pareja”. En pocas palabras, no hay una vagina o vulva normal. Todas son únicas y maravillosas… y ellos las desean.

CONSEJO 7. No temas tomar el control

Si te estás muriendo de ganas de tratar algo nuevo en la cama, Engler nos incentiva a hacerlo. “Lo que veo a menudo es a mujeres que se sienten avergonzadas y se preguntan: ¿Que si él no piensa que es sexy? ¿Qué si no funciona?.

Esta preocupación es comprensible, pero puede estar perjudicándote y evitando que alcances el mejor sexo de tu vida. Engler sugiere comenzar con afirmaciones que ayudan a separar el acto de la reacción de tu pareja. Recuérdate a ti misma que esto es sobre expresarte y disfrutar de la experiencia. Finalmente, solo haz lo que deseas, sugiere una nueva posición, toma el control en la cama, o cuéntale sobre una fantasía que tengas. Lo más probable es que a él le encante tu entusiasmo… y seguro querrá hacerlo realidad.

CONSEJO 8. El sexo doloroso es común, pero no tiene que serlo

Mantenerte muda respecto al dolor o incomodidad durante el sexo no te hará ni un bien. “Usar lubricante, comenzar suavemente, disfrutar y comprometerte en la relación sexual, en lo emocionante y excitante que se siente—en lugar de que parezca una tarea u obligación—puede hacer que el sexo se sienta mejor”, aconseja Herbenick. “Si el sexo realmente se siente incómodo o doloroso, pregúntale a tu ginecólogo o a un dermatólogo que te examine. Muchas cosas, desde condiciones dolorosas y alergias hasta desordenes de la piel y niveles bajos de estrógeno, pueden causar dolor durante el sexo”.

CONSEJO 9. El sex tip #1: Sé abierta

Cuando un hombre recurre a un terapeuta sexual, no se queja sobre tu cuerpo o tu reticencia a tener un trio. “Se quejan de lo cerrada que eres”, asegura Engler. De manera interesante, esta experta asegura que a menudo escucha a hombres que se preguntan por qué sus parejas no quieren que les toquen sus pechos o realicen sexo oral. Lo que ellos buscan es una actitud abierta—no movimientos porno. “Son las cosas básicas y hacerlo con entusiasmo”, concluye Engler.

AMOR POST SEXO

Las parejas que pasan más tiempo siendo afectivos después del sexo se sienten más satisfechas con sus vidas sexuales.

En el estudio, la duración del sexo y el juego previo no predijeron satisfacción en la relación, pero los que se abrazaban luego del sexo reportaron un incremento en la satisfacción en la relación de la pareja y satisfacción sexual.

En un segundo estudio, 101 parejas llenaron cuestionaros diarios sobre sus vidas sexuales, niveles afectivos y satisfacción general en la relación.

“Los días que las parejas pasaron más tiempo siendo afectivas después del sexo, reportaron mayor satisfacción con sus vidas sexuales y con la relación, más de lo usual”, dice Amy Muise, Ph.D., autora del estudio en la Universidad de Toronto.

Y buenas noticias para las mamás: el incremento en la felicidad es especialmente cierto para las parejas con hijos. Pero incluso si no tienes hijos, un poquito de amor post sexo es un hábito saludable: aquellas personas que disfrutan de los beneficios de los mimos post coitales continúan sintiéndose enamorados (y encantados) hasta tres meses después.

Entonces, ¿cuál es el secreto de la famosa cucharita? Investigadores no están seguros, pero Muise explica que hay algo especial en los momentos post sexo que muchas veces nos olvidamos. “Nos enfocamos tanto en los orgasmos, la llamada ‘meta’ del sexo, que muchas veces nos olvidamos de los actos de alrededor que son el sándwich del sexo”. La hormonas que nos hacen sentir bien, segregadas durante la relación sexual, pueden permanecer más tiempo si te acurrucas con tu pareja durante unos buenos minutos, lo que lleva a la satisfacción en todo sentido.



QUICKIE

La intimidad emocional no garantiza una buena vida sexual, pues verse como mejores amigos no alimenta el deseo. Sé juguetona, no intimes mucho emocionalmente y sé sexy. Sentirse deseada es el preludio a sentir deseo.