Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 30 de octubre de 2014

Orgasmos vaginales: ya no se pueden fingir

Cuando ya creíamos que lo teníamos localizado, viene la ciencia y derriba el mito: no hay dos orgasmos, sino uno. Es decir, relájate, si no tienes orgasmos durante el coito es porque no se puede y a partir de esto, ya no se puede fingir.

Según un artículo recién publicado en Clinical Anatomy Review el uso de terminología equivocada o poco clara por parte de los terapeutas es la principal causa de algunas disfunciones femeninas.

Para los autores del trabajo, Vincenzo y Giulia Puppo, del Departamento de Biología de la Universidad italiana de Florencia, buscar algo que no existe, como por ejemplo el llamado “orgasmo vaginal”, es la razón por la que muchas veces salen frustradas de la cama.

“Los expertos en medicina sexual y los sexólogos deben difundir certezas, basadas en las bases biológicas y no hipótesis u opiniones personales. Por consiguiente”, dice el texto, “deben, usar la terminología anatómica científica”.

Anatomía del clítoris

La anatomía del clítoris y el orgasmo femenino están descritos en los libros, pero algunos investigadores han propuesto una nueva terminología anatómica para referirse a la respuesta sexual de las mujeres”.

Y para echar agua al tema, explican que “el clítoris interno no existe; todo el clítoris es un órgano externo. No está formado por dos arcos, sino por glande, cuerpo y raíces. Por eso términos como orgasmo de clítoris, vaginal o del punto G, son absolutamente incorrectos, igual que el supuesto complejo clítoris-uretro-vaginal, que no se sostiene ni desde el punto de vista embriológico, ni anatómico, ni fisiológico: la vagina no tiene relación anatómica alguna con el clítoris, que es un órgano perineal, mientras que el supuesto `punto G` está en la uretra”.

Base científica

En buena hora, sabemos qué esperar y qué no. “El orgasmo siempre está causado por los órganos eréctiles que rodean la vagina, que son los que efectivamente desencadenan el orgasmo femenino. Y tampoco términos como ‘eyaculación femenina’, ‘eyaculación prematura’, ‘desorden de excitación genital persistente’ o ‘amplificación del punto G’ tienen base científica alguna”.

A todo esto, vale agregar que el orgasmo, afirman los investigadores, se localiza en el “pene femenino” (clítoris), los labios menores y el cuerpo esponjoso de la uretra.

“El orgasmo es siempre posible si los órganos eréctiles son debidamente estimulados durante la masturbación, el cunnilingus, o la masturbación por parte de la pareja con un simple dedo” - concluye Vincenzo Puppo que, de paso da un consejo a quienes deseen mejorar sus habilidades amatorias: “la eyaculación masculina no significa automáticamente el final del sexo para las mujeres.

Los tocamientos y los besos pueden continuar por tiempo indefinido, y los actos sexuales no coitales tras la eyaculación masculina pueden ser usados para producir el orgasmo en la mujer”.

Punto G

El punto G, cuya inexistencia se reveló hace poco, ha persistido, en parte gracias a las revistas femeninas que cuentan regularmente con tutoriales sobre “Cómo encontrar el punto G”, esa “esponjosa, fruncida o área ligeramente surcada” ubicada en la pared superior de la vagina.



Apetito sexual

El psicólogo David Buss, profesional de la Universidad de Texas asegura que las mujeres que rondan los 30 o 40 años “realmente tienen más apetito sexual que las adolescentes y veinteañeras”. A esto agrega que las mujeres mayores de cuarenta años experimentan orgasmos mucho más potentes, e incluso tienen probabilidades de ser multiorgásmicas.



Disfunciones sexuales

Además de poner a las fingidoras en evidencia, este nuevo hallazgo destaca que las mujeres no llegan al orgasmo durante el coito pero sí con la estimulación del clítoris y consideran que las supuestas disfunciones sexuales femeninas existen porque se basan en algo que no existe, que es el clímax por vía vaginal.

“El punto G, orgasmo vaginal o de clítoris, orgasmos activados por la vagina y el orgasmo activado por el clítoris son términos incorrectos; tal como decimos orgasmo masculino, deberíamos decir orgasmo femenino”, dicen los expertos en su análisis.



El ‘foreplay’

En promedio un hombre necesita 90 segundos de ‘foreplay’ y un simple estímulo erótico para conseguir una erección. En teoría una mujer necesita mucho más que un pequeño estímulo y muchos minutos de estimulación previa a una penetración. En teoría…

Sin embargo, investigadores de la Universidad McGill encontraron que hombres y mujeres se excitan a la misma velocidad y que ambos sexos necesitan en promedio 10 minutos para estar 100% excitados viendo, por ejemplo, pornografía.

Este mito del ‘foreplay’ está relacionado con la llegada del orgasmo, durante años se pensó que los hombres podían terminar mucho más rápido que las mujeres y que para nosotras tomaba horas alcanzar el orgasmo.

Los hombres que aman a las mujeres

En la última colección de Karl Lagerfeld para Chanel, presentada a modo de manifestación feminista, las modelos lucieron bolsos con frases del estilo "feminista pero femenina". También están las recientes declaraciones de la cantautora británica Annie Lennox ("Soy una feminista que ama a los hombres") o la postura que la actriz Shailene Woodley explicó a la revista Time: "No soy feminista porque amo a los hombres. Creo que la idea de asaltar el poder y sacar de ahí a los hombres nunca va a funcionar porque se necesita equilibrio. Yo misma me siento muy en contacto con mi lado masculino, me siento 50% hombre y 50% mujer".

Estos ejemplos demuestran la confusión y ambivalencia que existe en la lucha por la igualdad y a la hora de interpretar un concepto que en teoría está claro. ¿O no?

Hay quien dice que el feminismo es un movimiento reaccionario que quiere culpar a los hombres de todos los males humanos, que es incompatible ser feminista con la depilación o que ser feminista es odiar a los hombres, pero eso es como decir que todos los musulmanes son talibanes o que todos los cristianos odian a los gays.

Podemos afirmar con tranquilidad que ser feminista no tiene nada que ver con el fanatismo sexista, es la defensa de los derechos de la mujer en una sociedad que, a pesar de lo que digan algunos ingenuos, sigue siendo injusta.

¿Qué tiene que ver la feminidad o el amor por los hombres con la misión feminista, que tan bien explicó la actriz Emma Watson en su célebre discurso de la ONU? Ante tanta desinformación, la pregunta es: ¿qué significa ser feminista hoy en día?

A ratos parece que los hombres la tienen más clara que nosotras. Y es que cada vez son más los aliados que se unen a la causa feminista. Sí, escuchaste bien, aliados (masculino). Pero primero debemos hablar de la palabra ‘feminista’, que pasa por un momento algo confuso, pues hay quienes le atribuyen una connotación negativa.

La Real Academia Española define el feminismo como el "movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres" y también como una "doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres". Ser feminista no tiene nada que ver con "asaltar el poder" ni "odiar a los hombres" o ser “femenina”.

El feminismo, en pocas palabras, se trata (a priori) de un concepto tan natural como la igualdad de oportunidades en un mundo desarrollado. Pero a diferencia de otros conjuntos de ideologías y movimientos contemporáneos, al feminismo siempre hay que interrogarlo dos veces. ¿Por qué un término con una definición tan clara se entiende tan mal?

Feminismo por ellos

Ander Bergara, técnico de Emakunde (Instituto Vasco de la Mujer) y coordinador de Gizonduz, un programa dirigido a implicar a los hombres en favor de la igualdad, asegura al diario El País, que el género masculino "es parte del problema, luego también tiene que serlo de su solución". y dice: “No podemos negar que las cosas están cambiando, pero no lo hacen al ritmo que nos gustaría. En los últimos años hemos visto una progresiva incorporación de la mujer a ámbitos que antes tenían vedados: mundo laboral, círculos de poder... Sin embargo, en los hombres no se ha dado esa circunstancia, todavía cuesta acercarlos a terrenos que tradicionalmente les han sido ajenos". La revista estadounidense Male Feminist, que sale en noviembre, sigue esta misma línea. La asociación española independiente Red de Hombres por la Igualdad, que defiende la igualdad de género participando activamente en la lucha contra la discriminación, explica que les interesa cuestionar los privilegios de muchos hombres y “reflexionar sobre las nuevas masculinidades".

La labor de los hombres en favor de la igualdad no puede (y no debe) ser subestimada. Y eso lo tenía claro Emma Watson en su discurso ante la ONU, en el que invitó a hombres a unirse a al movimiento He For She: "Hombres, me gustaría aprovechar esta oportunidad para hacerles llegar una invitación formal. La igualdad de género también es su problema. Es hora de que veamos los géneros como un conjunto en vez de como un juego de polos opuestos. Debemos parar de desafiarnos los unos a los otros porque ambos podemos ser más libres".

Gestos sexistas que no debemos permitir

Existen pequeños gestos cotidianos que, sin darnos cuenta, van debilitando, poco a poco, la igualdad de géneros, un problema de derechos humanos en el que hombres y mujeres tenemos un papel que jugar. El bloguero, Rodrigo Taramona (@taramonication), escribe: “Nuestro papel, chavales, bros, colegas, primos… es un papel principal porque somos nosotros los que nos hemos visto favorecidos durante todo este tiempo.

Así que a modo de devolución, hay una serie de gestos y costumbres que no vendría mal que corrigiéramos empezando, por ejemplo, hoy mismo”. Entre esos gestos, el bloguero menciona los siguientes:

Los piropos de mal gusto. “Entiendo que muchos creen que es bonito y que en el fondo las mujeres lo agradecen, pero eso es como decir que el toro prefiere morir luchando honorablemente”, dice Taramona.

Diferenciar entre hijos e hijas. “Un chico tiene libertades y privilegios que muchos padres otorgan o restringen sin otra explicación más allá que la de su género, y de la misma manera se estima que los niños son más fuertes o tienen “menos derecho” a mostrarse vulnerables o llorar por el simple hecho de ‘ser hombres’”, señala.

Prejuzgar a los hombres. “Cada vez que una mujer dice que mejor se pone ella a limpiar porque un hombre no lo hace igual, está poniendo otro ladrillo en el muro prehistórico del sexismo. Esto, que parece inofensivo e insignificante en algunos casos, va quitando responsabilidades a los hombres asumiendo una falta de autocontrol que muchas veces se convierte en un exceso de indulgencia”, dice el bloguero.

Culpabilizar a la mujer. “Cuando un hombre dice que una mujer va vestida para provocar, que lo que quiere es que la miren o en el peor y más despreciable de los casos, que se ha buscado una horrible agresión sexual, damos veinte pasos atrás en la historia”, afirma Rodrigo, que a modo de conclusión afirma que no es justo que la responsabilidad recaiga sobre las mujeres por la asunción de que son las únicas afectadas.

“La mayoría de nosotros tiene a mujeres a las que ama a su alrededor y su felicidad, su libertad y el respeto que se les muestre son (o por lo menos deberían ser) tan importantes para nosotros como los nuestros propios. Yo comparto el discurso de Watson y me sumo al combate. Divirtámonos, riámonos y juguemos juntos, pero sin olvidar que todavía queda camino por andar”, concluye el escritor, un ejemplo perfecto de un ‘hombre nuevo’ que ama a las mujeres.

RODRIGO TARAMONA | Bloguero (@taramonication)

"Nunca debemos olvidar que el feminismo ha sido y sigue siendo necesario. No se trata de una beligerancia que antagonice a hombres y mujeres, sino de una lucha, o si se prefiere un trabajo diario, para que las mujeres estén en el lugar que les corresponde; ni atrás, ni debajo, ni en un pedestal intocable, sino a nuestro lado"



Celebridades feministas

Ellos se han declarado feministas y tienen claro que el feminismo es una cuestión que también les compete a ellos.

Joseph Gordon Levitt. "Mi mamá me crió como feminista (…) No entiendo qué hay de ofensivo en una etiqueta que para mí significa igualdad de oportunidades. Si todos pudiéramos ser y hacer lo que quisiéramos, la sociedad saldría beneficiada", afirmó el actor Joseph Gordon-Levitt en una entrevista para The Daily Beast.

Ryan Gosling. El actor se pronunció a favor de la lucha de los derechos de las mujeres, cuando afirmó que la gente debía "cuestionar la cultura cinemática, que es producto de una sociedad patriarcal. Ésta controla cómo las mujeres son mostradas en pantalla. Eso es una muestra de misoginia"

Príncipe Enrique. "Cuando las mujeres están empoderadas mejoran las condiciones de vida de todos a su alrededor. No es solo sobre las mujeres, nosotros como hombres necesitamos reconocer nuestro rol. Los hombres reales tratan a las mujeres con dignidad y les dan el respeto que merecen".

Jhoss Whedon. "Mis personajes son mujeres fuertes por mi madre. Ella era inspiradora. Y estoy rodeado de mujeres como ellas. Es algo que viene de familia, ya que somos de la rara especie de hombres que entendemos que reconocer el poder del otro no disminuye el tuyo", declaró el productor.

John Hamm. "Como hombre y como padre, considero necesario enseñarles a mi hijos sobre todo lo que implica el abuso sexual. Es importante para mí hablar sobre su impacto".

Ezra Miller. El actor afirma que hay que acabar con la misoginia, ya que "una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia doméstica o violaciones en el transcurso de su vida. Crecí en un hogar de mujeres y siento que todas las causas revolucionarias deben comenzar con hacer frente a la misoginia”.

Ashton Kutcher. "Cuando se habla de sexualidad hay que enfatizar en el placer femenino y en cómo éste empodera a las mujeres", afirmó el actor.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Diferencias hombres y mujeres no pensamos igual, complementémonos

Toda relación de pareja tiene su lado conflictivo. Pero, ¿para qué nos puede servir conocer las diferencias entre lo femenino y lo masculino? La respuesta la tiene la reconocida sicóloga chilena Pilar Sordo, en cuyo libro ¡Viva la diferencia!, detalla 14 disparidades entre hombres y mujeres.

“Lo que yo le pido al otro de alguna manera no siempre corresponde con lo que el otro me puede dar. Al no conocer las diferencias, se distorsiona mucho la comunicación en la pareja. Mi trabajo consiste en ayudar a que seamos capaces de valorar nuestras diferencias, a no colocar a un género por encima del otro, sino a ser complementarios”, reflexiona Sordo. La especialista retorna a Santa Cruz y disertará sobre este nuevo tema el 5 de noviembre, además de otras conferencias en la ciudad.

Ella es feliz si los otros son felices
La investigación, según Sordo, demostró que la felicidad de la mujer está puesta siempre en el otro. Ella tratará de mantener sus relaciones afectivas en buen estado: una fémina está bien si los que ella quiere están bien con ella. “La infelicidad está en no aprender a soltar y en no dejar lo que le hace mal porque le gusta sentirse necesaria”, sostuvo.
Además, nunca se sienten satisfechas con lo que hacen.

“Las madres sienten culpa porque si están trabajando sienten que deberían estar con los chicos y si están con los chicos creen que deberían estar trabajando. La mujer debe aprender a disminuir el sentimiento de culpa, entender que no es indispensable y que lo que hace en el presente hay que disfrutarlo y no estar encadenada a otras cosas que no hizo”.

El hecho de que la mujer responsabiliza a otros de su felicidad o infelicidad, lleva a la especialista a la conclusión de que en toda fémina hay dos estructuras de pensamiento: el pensamiento real y el pensamiento mágico. El real es lo concreto y está a mi alcance; en cambio, el mágico está relacionado con los deseos y expectativas.

“Ellas comparan su mundo real con un mundo fantasioso o mágico que no es perfecto. Por ejemplo, yo comparo mi cabello con el que me gustaría tener y evidentemente no me gusta y me quejo de él. A la larga se convertirá en un problema de infelicidad si no se supera ni trabaja”, enfatizó.

Esto se aplica a las relaciones de pareja, las relaciones con los hijos y las relaciones laborales que establecen las mujeres. Por ejemplo, ¿te has preguntado qué imagen o definición de esposo has construido desde pequeña? ¿Y cómo ese ideal mágicamente incorporado pelea de manera interna con el esposo real?

Por otro lado, señala que el hombre encuentra la causa de su felicidad o infelicidad, generalmente, en los obstáculos que ha encontrado en el camino para lograr sus objetivos.

La comunicación
“La mujer necesita hablar para resolver los conflictos; el hombre, en general, habla cuando los tiene resueltos”, dijo.

Los hombres no imaginan cuán importante es la comunicación para la resolución de los problemas. “Es frecuente que al preguntar a un hombre qué le pasa se obtenga como respuesta un nada. Y no responderá hasta que no haya solucionado el conflicto. Esto es importante en la comunicación entre parejas, ya que muchos de los conflictos se generan porque las mujeres sentimos que los hombres, al no hablarnos de sus conflictos, no nos están haciendo sentir necesarias”.

Puede que no pensemos igual, pero es posible convivir bien si comprendemos nuestras diferencias y en vez de hacernos la guerra nos complementamos

martes, 28 de octubre de 2014

Actitudes que matan la pasión a la hora del sexo

El acto sexual es una manera de conocerse, comunicar los gustos, las afinidades y demostrar el cariño que se tiene por la otra persona; pero hay factores que pueden ocasionar un verdadero apagón sexual.

A continuación te enumeramos algunas recomendaciones que se publican en el portal Terra para que las tengas en cuenta:

Ropa interior fea o descuidada. Tener una bonita y sexy lencería que haga lucir tus atributos siempre será atractivo. Al contrario y algo que matará la pasión son los calzones grandes y sin forma, los “de la abuela”. Los hombres reparan más en la ropa interior, pero a las mujeres tampoco les gusta ver boxers desteñidos o rotos, trusas muy pegadas o de colores muy chillones.

Sin depilación. Que una mujer no esté libre de vello en las axilas, piernas y bikini puede hacer que el hombre pierda las ganas, porque al acariciarla sentirá que está junto a un oso de peluche.

Malos olores corporales. Una buena higiene, bañarse diario y ponerse desodorante harán que puedas estar listo para una cita sexual inesperada. De todas formas, pueden aprovechar para bañarse juntos, abrazarse, acariciarse y amarse.

Omitir el preámbulo. Si bien son emocionantes los encuentros tempestuosos, también lo es preparar el terreno, utilizar ese momento para las caricias, besos, explorar sus cuerpos. Así que ¡a idear nuevas formas de realizar el preámbulo!

Utilización de aparatos electrónicos. La tecnología se ha ganado un lugar muy importante en nuestra vida, pero llevarlos a la cama es algo extremo. En Estados Unidos el 9% de la población utiliza su celular mientras tiene relaciones sexuales, exagera, ¿verdad? Lo mejor es apagar todo y concentrarte en tu pareja.

Sermones y celos. Son insoportables eos reclamos, sermones de que no llegó a tiempo o que no hizo tal o cual tarea o así como preguntarle ¿quién es esa “amiga” o “amigo”? Ese tipo de cosas es mejor solucionarlas antes de ir a la cama que durante o después de tener relaciones.

Extras. Nos referimos a prendas que modifiquen el cuerpo y a la hora de verse desnudos la verdad decepcione. Aquí clasifican el sostén push-ups, los calzones levanta glúteos, fajas o incluso pelucas y pestañas postizas. Es mejor ser natural y que la otra persona te ame como eres.

El amor analizado por la ciencia

Llega la primavera y la ciudad se ve invadida por una marea de corazones rojos que nos recuerdan que a mitad de mes se celebra la unión de dos corazones, dos sentimientos, el día de los enamorados. Pero el órgano que poetas y artistas asocian con el amor desde tiempos inmemoriales tiene poco que ver con ese sentimiento. Al menos eso sostienen varios estudios científicos que ubican al cerebro como el gran responsable de provocar mariposas en el estómago, desmayos, mejillas coloradas y demás efectos que dicen sentir quienes se enamoran loca y perdidamente de otras personas.

“El cerebro tiene que ver con todo lo que nos pasa, y sin dudas influye en las relaciones amorosas”, explica Jorgelina Varayoud, bioquímica de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) e investigadora del Conicet. “En las personas enamoradas determinados circuitos cerebrales se ponen en funcionamiento y se desencadenan reacciones químicas. Diferentes estudios científicos muestran, de manera novedosa, que existen zonas del ce- rebro que se activan y sintetizan sustancias específicas, cuando se está enamorado”.

Uno de estos estudios es el que llevó adelante Helen Fisher, antropóloga biológica de la Universidad de Rutgers en Estados Unidos, autora de la idea del “cerebro enamorado”. Fisher identificó a tres sustancias químicas del cerebro, la dopamina, norepine-frina y serotonina, que juegan un rol muy importante en la pasión romántica. Estas sustancias son neurotransmisores, tienen la función de transmitir información de una neurona a otra en el sistema nervioso.

CEREBROS “ENAMORADOS”

Realizando estudios de imágenes de cere-bros “enamorados” se determinó que dos regiones cerebrales son muy activas en relación con este sentimiento. Una se define como el núcleo caudado, y controla las sensaciones de placer y la ex-citación sexual; la otra es el área tegmental ven-tral (ATV en inglés) donde se encuentran células que producen do-pamina.

Varayoud ex-plica que la do-pamina en gran-des cantidades, ade- más de aumentar el nivel de testosterona, la hormona del deseo sexual, está asociada con una gran capacidad de concentración, euforia y dependencia, que son síntomas de adicción. “El cerebro enamorado fabrica además otras sus-tancias como norepinefrina, que produce euforia y pérdida del apetito y bajos niveles de serotonina que genera la necesidad de estar con el ser amado”.

Por estas reacciones se compara al amor con una droga ya que activa la producción de sustancias en el cerebro asociados al placer. “Cuando nos damos un beso, por ejemplo, los labios envían rápidamente señales a nuestro cerebro y en cuestión de segundos un aumento de norepinefrina te hace sentir como si descendieras a toda velocidad una montaña rusa, sudas y tu pulso se acelera. Con el beso también se libera dopamina, hormona relacionada con el sentimiento de euforia y de adicción. Bajo el efecto de la dopamina, nos cuesta dormir e incluso per-demos el apetito”, indica la investigadora.

EFECTOS EN EL TIEMPO

A pesar de las sensaciones placenteras que provoca, el efecto de la dopamina no suele perdurar en el tiempo. Varayoud expli-ca que el estado de “embriaguez amorosa” inicial no es sostenible en el tiempo y que los científicos coinciden en que ningún organis-mo sería capaz de soportar tal éxtasis de forma permanente. Sin embargo, aunque la excitación tienda a relajarse, el amor de una pareja sí puede perdurar.

“En el año 2011, se publicó un estudio titu-lado “Correlaciones neuronales del amor intenso de larga duración”, que fue el prime-ro en investigar las implicaciones que tiene este tipo de amor duradero en el sistema nervioso”.

Los investigadores del De-partamento de Psicología de la Universidad Stony Brook en Nueva York seleccionaron a diez hombres y siete mujeres casados durante una media de 20 años. A todos ellos les sometieron a una resonancia magnética, y dentro del escá-ner les mostraron imágenes de sus parejas, de amigos ín-timos, de familiares cercanos y de parientes lejanos.

“Los resultados -explica Va-rayoud- mostraron que cuan-do veían la imagen de su pareja, su cerebro se comportaba de forma similar al de las personas recién enamoradas, al activarse las regiones que fabrican dopamina, situa-das principalmente en el área ventral teg-mental. Además, también se excitaban las regiones asociadas con el apego maternal y la amistad”.

Para la investigadora, que la dopamina tuviera un papel importante en esta fase fue sorprendente porque esta hormona es la responsable de la euforia, tan común en el comienzo de las relaciones, y es un neuro-transmisor que regula el sistema de recom-pensa, encargado de que respondamos a estímulos que causan placer o desagrado.

Ya se trate del principio o tras varios años de relación amorosa, las investigaciones científicas demuestran que el cerebro tiene mucho, quizás todo, que ver en lo que siente una persona enamorada y que el amor, más que un sentimiento, es un complejo entra-mado de reacciones químicas.

INNOVATICIAS.COM / RED / AGENCIAS

Llega la primavera y la ciudad se ve inva-dida por una marea de corazones rojos que nos recuerdan que a mitad de mes se celebra la unión de dos corazones, dos sentimientos, el día de los enamorados. Pero el órgano que poetas y artistas asocian con el amor desde tiempos inmemoriales tiene poco que ver con ese sentimiento. Al menos eso sostienen varios estudios científicos que ubican al cerebro como el gran responsable de provocar mariposas en el estómago, des-mayos, mejillas coloradas y demás efectos que di-cen sentir quienes se enamoran loca y perdidamente de otras personas.

“El cerebro tiene que ver con todo lo que nos pasa, y sin dudas in-fluye en las re-laciones amo-rosas”, explica Jorgelina Vara-youd, bioquímica de la Facultad de Bioquí-mica y Ciencias Biológi-cas (FBCB) de la Universi-dad Nacional del Litoral (UNL) e investigadora del Coni-cet. “En las personas enamoradas determinados circuitos cerebrales se ponen en funcionamiento y se de-sencadenan reacciones químicas. Dife-rentes estudios científicos muestran, de ma-nera novedosa, que existen zonas del ce- rebro que se activan y sintetizan sustancias específicas, cuando se está enamorado”.

Uno de estos estudios es el que llevó adelante Helen Fisher, antropóloga biológica de la Universidad de Rutgers en Estados Unidos, autora de la idea del “cerebro ena-morado”. Fisher identificó a tres sustancias químicas del cerebro, la dopamina, norepine-frina y serotonina, que juegan un rol muy importante en la pasión romántica. Estas sustancias son neurotransmisores, tienen la función de transmitir información de una neu-rona a otra en el sistema nervioso.

CEREBROS “ENAMORADOS”

Realizando estudios de imágenes de cere-bros “enamorados” se determinó que dos regiones cerebrales son muy activas en rela-ción con este sentimiento. Una se define como el núcleo caudado, y controla las sensacio-nes de placer y la ex-citación sexual; la otra es el área tegmental ven-tral (ATV en inglés) donde se encuentran células que producen do-pamina.

Varayoud ex-plica que la do-pamina en gran-des cantidades, ade- más de aumentar el nivel de testosterona, la hormona del deseo sexual, está asociada con una gran capacidad de concentración, euforia y dependencia, que son síntomas de adicción. “El cerebro enamorado fabrica además otras sus-tancias como norepinefrina, que produce euforia y pérdida del apetito y bajos niveles de serotonina que genera la necesidad de estar con el ser amado”.

Por estas reacciones se compara al amor con una droga ya que activa la producción de sustancias en el cerebro asociados al placer. “Cuando nos damos un beso, por ejemplo, los labios envían rápidamente señales a nuestro cerebro y en cuestión de segundos un aumento de norepinefrina te hace sentir como si descendieras a toda velocidad una montaña rusa, sudas y tu pulso se acelera. Con el beso también se libera dopamina, hormona relacionada con el sentimiento de euforia y de adicción. Bajo el efecto de la dopamina, nos cuesta dormir e incluso per-demos el apetito”, indica la investigadora.

EFECTOS EN EL TIEMPO

A pesar de las sensaciones placenteras que provoca, el efecto de la dopamina no suele perdurar en el tiempo. Varayoud expli-ca que el estado de “embriaguez amorosa” inicial no es sostenible en el tiempo y que los científicos coinciden en que ningún organis-mo sería capaz de soportar tal éxtasis de forma permanente. Sin embargo, aunque la excitación tienda a relajarse, el amor de una pareja sí puede perdurar.

“En el año 2011, se publicó un estudio titu-lado “Correlaciones neuronales del amor intenso de larga duración”, que fue el prime-ro en investigar las implicaciones que tiene este tipo de amor duradero en el sistema nervioso”.

Los investigadores del De-partamento de Psicología de la Universidad Stony Brook en Nueva York seleccionaron a diez hombres y siete mujeres casados durante una media de 20 años. A todos ellos les sometieron a una resonancia magnética, y dentro del escá-ner les mostraron imágenes de sus parejas, de amigos ín-timos, de familiares cercanos y de parientes lejanos.

“Los resultados -explica Va-rayoud- mostraron que cuan-do veían la imagen de su pareja, su cerebro se comportaba de forma similar al de las personas recién enamoradas, al activarse las regiones que fabrican dopamina, situa-das principalmente en el área ventral teg-mental. Además, también se excitaban las regiones asociadas con el apego maternal y la amistad”.

Para la investigadora, que la dopamina tuviera un papel importante en esta fase fue sorprendente porque esta hormona es la responsable de la euforia, tan común en el comienzo de las relaciones, y es un neuro-transmisor que regula el sistema de recom-pensa, encargado de que respondamos a estímulos que causan placer o desagrado.

Ya se trate del principio o tras varios años de relación amorosa, las investigaciones científicas demuestran que el cerebro tiene mucho, quizás todo, que ver en lo que siente una persona enamorada y que el amor, más que un sentimiento, es un complejo entra-mado de reacciones químicas.

sábado, 25 de octubre de 2014

Sinónimos del preservativo más famoso

De toda la gama de preservativos o anticonceptivos que existen en el mercado, el más conocido es el condón. Incluso, existen datos científicos que indican que es uno de los más efectivos y por ello es el más conocido a nivel mundial. Pero alguna vez se preguntó: ¿con qué nombre lo conocen en otras naciones? Pues aquí tiene la respuesta.

Preservativo. La sexóloga Carolina Rivero explicó que es importante que las parejas utilicen preservativo, debido a que es el único método que evita dos cosas: el embarazo no deseado y las enfermedades de transmisión sexual, los otros métodos solo te ayudan a no quedar embarazada.

Cuidado. Rivero explicó que la mayoría de las enfermedades de transmisión sexual no tiene síntomas, sobre todo en las mujeres, hay veces que ellas tienen una ligera picazón y piensan que tiene cistitis o también le pueden salir granos y ella piensa que es por el calor, "ni se dio cuenta que estaba cursando con una enfermedad de transmisión sexual, en el hombre es más fácil que se vean los síntomas".

jueves, 23 de octubre de 2014

UNA ENFERMEDAD GRAVE PUEDE DESESTABILIZAR A LA PAREJA, TRANSMITIMOS ALGUNOS CONSEJOS PARA SUPERAR ESTE TIPO DE ADVERSIDAD.

“Que nuestra pareja sufra una enfermedad grave o una dolencia crónica es una de las situaciones más difíciles para cualquiera, y a la vez una de las ocasiones en las que se puede demostrar al otro el amor verdadero”, ha explicado la psicóloga Silvia Sanz, y directora del centro Psytel a la revista especializada Psicología Práctica.

Según Sanz, “cuando se padece una enfermedad, se necesita sentir el amor y la comprensión de los que nos rodean, y sobre todo de la pareja”.

“Hay que afrontar la enfermedad como una prueba de fuego de la que saldremos airosos, reforzados física y psicológicamente. Si la dolencia persiste, debemos aprender a convivir con ella y a fortalecer otros aspectos de la relación que estaban descuidados”, aconseja la experta.

Un diagnóstico de cáncer de mama, por ejemplo, pone a prueba hasta la relación de pareja más sólida.

Tras un estudio dirigido por Marc Chamberlain, del programa neuro-oncológico de la Seattle Cancer Care Alliance, se llegó a la conclusión de que cuando una mujer es diagnosticada con una enfermedad grave, como el cáncer, es seis veces más propensa a que su pareja la deje.

Mientras que en el caso de enfermedades graves en el hombre, es poco probable que la mujer lo abandone y el divorcio es casi exclusivo en el caso de las pacientes mujeres.

Lados distintos

El problema principal es que los dos actores de la relación enfrentan de forma diferente el reto.

Durante una situación así, la mujer pierde salud, autoestima, confianza y quizás, una parte de su cuerpo, y los hombres no siempre saben cómo encarar el evento.

Al estar los dos en diferentes canales, es más difícil entablar un diálogo y la convivencia se vuelve complicada: ella tiene que atender su salud, lo que la vuelve un poco hostil y distante, dice la sexóloga clínica y psicoterapeuta sexual, María Antonieta García Ramos.

“El rol que debe asumir la pareja es el de acompañante; lo que significa no sobreprotegerla, ni victimizarla, sino escuchar lo que ella necesita”, comenta.

Durante esta etapa es fundamental que el hombre asuma que las preocupaciones de su pareja han cambiado. Hay que tener paciencia, no perder la comunicación y ponerse, en la medida de lo posible, en “los zapatos del otro”.

Asistir al cónyuge enfermo pude alargar la vida de cuidador, según estudio de la Universidad de Michigan, UM, en Estados Unidos, según el cual las personas de edad avanzada que pasan por lo menos 14 horas por semana cuidando de un cónyuge incapacitado viven más que otras.

¿Reactivar la vida erótica?

Primero, hay que vivir todos los duelos para volver a entrar en el placer. Este punto se aprende a manejar cuando ambos acuden a terapia.

El diálogo nunca se debe perder. Enfrentar el proceso tomando decisiones juntos es un gran paso para salir adelante más rápido; no hay lugar para secretos ni dudas.

Hay que aprender a “resignificar” el cuerpo, es decir, aceptar que el placer tiene que ver con el juego erótico y el vínculo amoroso, “más allá del busto y el derrière”. Por lo general, los senos se cosifican al verse como un símbolo sexual, y cuando se tienen que quitar, pareciera que se cierra la puerta de entrada en el placer.

Los hombres no deberían convertirse en “tiranos del encuentro sexual”. No hay que exigir más de la cuenta; deben aceptar que ellas no están preparadas para la intimidad, lo que no significa un rechazo. Más pronto de lo que se imaginan, las cosas volverán a la normalidad.

Diagnóstico

Tanto física como psicológicamente, el diagnóstico supone un cambio importante y un duro golpe a la pareja. Padecer una patología grave y que conlleva un proceso de recuperación largo es siempre un proceso duro que afecta tanto física como anímicamente a la persona.

Apoyo

En el caso de los pacientes oncológicos que tienen pareja en el momento en que les es detectado el cáncer, la otra persona juega un papel fundamental, tanto en el proceso de afrontar y asumir la enfermedad como durante la curación de la misma. Además, finalizado el tratamiento, pueden encontrarse con un problema añadido: dificultades a la hora de tener descendencia en el caso de que no hayan formado aún la familia.

Escucha

En ocasiones, la otra persona no pregunta al afectado cómo se siente o cuáles son sus miedos y preocupaciones intentando no recordarle el tema, y suele ser contraproducente, ya que el paciente requiere normalmente expresar sus emociones y desahogarse con quien tiene más cerca.

Zona erógena

Según la sexóloga Alessandra Rampolla, es muy frecuente que una mujer con cáncer de mama, experimente mucha negatividad en cuanto a su imagen corporal, sobre todo si existe pérdida o alteración del seno. El rol que juegan los senos en la actividad sexual puede cambiar. Algunas mujeres se sienten muy incómodas mostrándose ante sus parejas, mientras que otras no tanto. Por otra parte, muchas mujeres prefieren enfocar el erotismo físico en otras partes del cuerpo y prefieren minimizar sus senos como zona erógena.

Factor emocional

Las mujeres con pareja tienen un mejor pronóstico y mayor supervivencia en los casos de cáncer de mama, independientemente de las características del tumor, según un estudio internacional en el que ha participado el Hospital Vall d'Hebron y que revela la importancia del factor emocional en esta enfermedad

Parejas incompatibles

Parejas incompatibles no quiere decir que no tengan absolutamente algo en común, porque además de satisfacer sus necesidades inconscientes, hubo otras razones para sentirse atraídos el uno por el otro cuando se conocieron.

El carácter opuesto atrae porque complementa, porque la persona es como nos gustaría ser pero no podemos.

Sin embargo y a pesar de todo, cuando una pareja se destaca por ser ambos muy diferentes, es una gran oportunidad que tienen los dos para crecer.

Las relaciones de pareja necesitan, para sostenerse, de mucho más que amor y pasión. Si bien esas son dos columnas fundamentales, no son suficientes para una relación duradera y satisfactoria .

Las relaciones de pareja pueden ser muy tormentosas si la base de compatibilidades entre ambos miembros es muy diferente. La pasión une a las dos personas, pero se pelean constantemente. No hay armonía porque no hay códigos e intereses comunes. Cada uno es de un planeta diferente.

Esta situación amor/odio provoca mucha angustia y estrés, amén de infelicidad. Las parejas en este estado no saben cómo seguir. Es el famoso “Ni contigo ni sin ti”.

Cada uno es cada cual

Cada persona tiene su propia personalidad, su temperamento y su forma de ser. Lo importante en una pareja es que los dos miembros de la misma sean lo más compatibles posible de modo que la convivencia sea más fácil.

Según diferentes escuelas psicológicas, existen diferentes tipos de personalidad. A continuación algunas de las variables posibles entre dos individuos:

Introvertido vs. Extrovertido

Solitario vs. Sociable

Pasivo vs. Activo

Teórico vs. Práctico

Organizado vs. Desorganizado

Estos serían, a grandes rasgos, los esquemas básicos por los cuales se diferencian las personalidades. Como son opuestos, se podría pensar que se complementan y pueden avanzar en una relación sólida. Pero sobrellevar semejantes abismos supone, al menos para uno de los miembros de la pareja, plegarse a los deseos del otro todo el tiempo. Aun así, las diferencias de personalidad a la larga desgastan una relación de pareja.

Hay que tener en cuenta también que, a pesar del esfuerzo, existen personalidades que son incompatibles. Tristemente, de forma independiente al amor que se tengan los miembros de una pareja, las personalidades incompatibles no pueden permanecer juntas por largo tiempo sin tener serios conflictos.

Qué hacer y cómo resolver las incompatibilidades

Hay terapias de pareja y estudios psicológicos que se aconsejan a las personas envueltas en relaciones tormentosas. Requieren voluntad de las dos partes, esfuerzo, tiempo y dinero, pero vale la pena determinar el tipo de su personalidad y la de su pareja.

Si los resultados son desfavorables, si la pareja es altamente incompatible, hay que sentarse solos o con un terapista y ver en qué puntos se coincide y en cuáles no. Es necesario afrontar los problemas de manera seria y madura si se desea avanzar y construir una pareja sólida, pero no será fácil.

Uno de los principales objetivos de una relación de pareja es alcanzar un estado de felicidad compartida, de placer y de bienestar. Cuando la pareja pelea constantemente , causando sufrimiento, es mejor terminarla y no seguir en la dinámica de herirse continuamente.

Seguir con una relación llena de incompatibilidades puede llegar a trastocar la salud mental, espiritual y física de los miembros de la pareja.

Ética, moral y los valores

Es absolutamente importante y vital que la pareja coincida en sus valores básicos en el tema de moral y de valores. Es esencial que la pareja tenga la misma visión sobre estos aspectos.

Cuando esto no es así, inevitablemente llegarán los conflictos muy serios. Cuando hay niños por medio, el daño será más sensible puesto que cada padre se sentirá con derecho de educar a los niños de acuerdo con sus valores personales.

Es muy importante para la pareja y la familia detenerse y analizar el tema de moral y valores, para determinar si son iguales o son totalmente contrarios. Es muy importante prestar la atención a las acciones y determinar si somos capaces de violar nuestro propio código moral para ajustarnos al del otro, o no.

Independencia

Para lograr ser independiente en una relación de pareja, es imperativo tener alto autoestima, que no es algo que se pueda lograr solo con buena voluntad, porque se va adquiriendo con una nueva forma de actuar, atreviéndose a ser más independiente, teniendo más confianza en uno mismo, aceptando que uno se puede equivocar y que no importa, porque fue una decisión propia y se está dispuesto a asumir la responsabilidad.

Comenzar a quererse y respetarse más, mejorar la relación de pareja ayuda a comprender al otro que siempre va a ser diferente de algún modo, pero sin dejar de ser nosotros mismos, ni tener que resignar nuestros principios ni renunciar a nuestras propias metas.

Tenemos que aprender a premiarnos por lo que hacemos bien sin esperar la aprobación del otro, a estar orgullosos de nosotros mismos sin necesitar de apoyo, a alegrarnos con la alegría del otro aunque sus objetivos no se relacionen con los nuestros y llegar a ser dos personas que deciden vivir juntas para desarrollarse y crecer individualmente, siendo felices por los logros propios y ajenos.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Armas de seducción el tamaño de los senos no importa

Aunque la piel de la mujer es su órgano sexual más grande, la zona erógena por excelencia son los senos, además de ser una de las partes de su cuerpo favoritas y más visitadas por los hombres.

¿Por qué será que ellos dedican tanto espacio mental a esas voluptuosas bolsas de grasa que sobresalen del pecho de las mujeres? El siquiatra Larry Young, de la universidad de Emory, Estados Unidos, da una respuesta.
No hay una explicación completamente satisfactoria para la fijación que tienen los hombres con los senos, pero una nueva teoría publicada en la revista científica Live Science muestra las conclusiones a las que llegó Young al estudiar las bases neurológicas de los comportamientos sociales complejos.

El siquiatra piensa que la evolución humana incorporó un circuito cerebral antiguo que tenía como fin fortalecer el vínculo entre la madre y su hijo durante la lactancia. Ese circuito también sirve para fortalecer el vínculo entre las parejas. ¿El resultado? Los hombres, al igual que los bebés, aman los senos.

Zona erógena
“Hay que diferenciar el rol de los senos como zona erógena y la función fisiológica que cumplen, así como su respuesta en cuanto a recepción de estimulación y los aspectos culturales o sociales relacionados con ellos”, dice el sexólogo Alejandro Velarde.

En cuanto al tipo de estimulación los senos tienen muchas terminaciones nerviosas y son susceptibles a la estimulación sexual; su erotización se debe a factores subjetivos y sociales que les otorgan una connotación sexual, por ello se los esconde o tapa, porque pueden provocar excitación en los hombres, añade el sexólogo.

Históricamente los pechos han sido y son la obsesión de los hombres y las mujeres saben bien eso y muchas viven también obsesionadas intentando mejorarlos, agrandarlos o reducirlos, según el caso, para atraer más.

Por su parte, la sexóloga Liliana Zabala Lobo aclara que hay que tener en cuenta que además de los senos están la boca, las orejas, el cuello, la espalda, la zona del ombligo, las nalgas, las caderas y las rodillas, y son lugares también importantes a la hora del sexo.

Tamaño versus placer
El tamaño de los senos juega otro rol en el tema de la estética y la sexualidad, porque hay féminas que creen que atraen más a los hombres los senos grandes, aunque esto es solo cuestión de modelos impuestos por la sociedad que da pautas de belleza y crea necesidades en las personas.

La belleza y la estética son el universo donde más se lucra en la actualidad, comenta la sicóloga Tania Bazolaro.

Una mujer puede ser muy sensual sin depender del tamaño o forma de los senos o de su cuerpo. En eso coincide Velarde, al remarcar que fisiológicamente todo seno tiene la misma capacidad de recibir estimulación, indistintamente de su forma y tamaño

Toallas La mejor opción para los 'días más difíciles'

Cada mes es la misma historia y si no estás disfrutando de tus noches porque tu amigo del mes te visitó, ahora tienes la opción de tener un descanso reparador sin preocuparte , gracias a la nueva toalla higiénica femenina de Kotex, la cual tiene un diseño convencional y más ancho hacia atrás. De esta manera se logra un mejor ajuste a los movimientos del cuerpo cuando estás en posición horizontal, evitando filtraciones. El nuevo formato denominado "Max Anatómica" de las toallas nocturnas Kotex Evolution, tiene el exclusivo sistema de absorción Micro Max, que captura el flujo reteniéndolo dentro de la toalla, además de una cubierta dual tipo algodón de textura suave con microporos y la tecnología "tru fit" con alas inteligentes. " Kotex propone a las mujeres disfrutar de su feminidad con la libertad de sentirse confiadas únicas y protegidas con cada uno de los productos especializados", dijo el brand manager, Bruno Coello.

lunes, 20 de octubre de 2014

¿Cómo recuperar la chispa en la pareja?

La chispa en la pareja es algo que puede perderse a causa de la rutina o durante algunas crisis personales. Quizás algo infravalorada en ciertas relaciones, sigue leyendo estos consejos para avivar la chispa en la relación. Varios fines de semana consecutivos tumbados en el sofá viendo la tele, es una clara señal de rutina inamovible en la pareja, y lo peor es que suele ser en sofás separados, lo cual dificulta bastante cualquier mínima posibilidad de dar paso a las caricias y el buen sexo, planteen ver la televisión desde el mismo sofá y no permitan que la rutina los invada. Cuando una persona se convierte en tu extensión y el tú, yo y nosotros se convierte simplemente en nosotros, se tiende a perder parte de la atracción sexual. De modo que, permítete ver a tu pareja como alguien con personalidad propia, para que ese ligero "despegue" potencie las ganas de estar con él y avivar la pasión. No olvides de hacer nuevas cosas con tu pareja./

¿Qué tipo de pareja es?

Alguna vez te preguntaste ¿cuántos tipos de parejas existen? si esta es una de tus interrogantes continúa leyendo que expertos dan su punto de vista sobre este tema.

Simétrica. El psicólogo Oliver Silva indicó que consiste en que los dos tienen características similares, por ello, ambos encuentran una forma de diálogo y de relación.

Complementaria. Silva explicó que es cuando ambos tienen características muy diferentes, es decir, son opuestos. Asimismo, mencionó que esas diferencias hace que se complementen.

Co-dependientes. La psicóloga y sexologa Liliana Zabala Lobo expresó que las parejas co-dependientes son personas que se sienten abandonadas producto de una infancia traumática, no se atreven a estar solas y son absorbentes.

Independientes. Zabala sostuvo que este tipo de parejas es de mente abierta y no quiere compromisos serios, porque son como "el picaflor". Remarcó que este tipo de parejas se ve mucho en la actualidad, debido a que los jóvenes están en una etapa de la sexualidad pulsional e instintiva.

A distancia. Las relaciones a distancia funcionan, pero por poco tiempo porque se pierde el contacto corporal y el vínculo afectivo y con el tiempo la relación se va enfriando, "el ser humano es un ser de relaciones íntimas y no de distancia".

Abierta. Este tipo de parejas es igual que la independiente; sin embargo, esto también se da en personas adultas, como el intercambio de parejas o el famoso swingers que está a la moda debido a que estas personas buscan nuevas experiencias en el sexo. El peligro está en que a uno de los dos le agrade su compañero/ra ocasional y la relación termine. Además, lo ideal es que cada persona sea responsable con su sexualidad, para que después no tenga sorpresas, como embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual.

La clave del placer Sexualidad y autoestima

Construcción de autoestima

RECONOCER EL VALOR DEL CUERPO

La autoestima sexual es parte de la autoestima total del ser humano, la que brinda la posibilidad de darle un sentido integral a nuestra vida, donde los conceptos y la educación que recibimos durante nuestra infancia marcan indudablemente la forma y percepción de los factores que determinarán nuestra relación con nuestra sexualidad.

Cada uno de nosotros posee un autoconcepto sobre sí mismo. Éste se va construyendo desde la infancia, a través de nuestras relaciones con los demás, de las experiencias que vivimos, de nuestros logros y fracasos, de nuestros modelos de referencia... Todo ello contribuye a la imagen que tenemos sobre nosotros mismos, y ésta afecta prácticamente a todas las parcelas de nuestra vida, incluyendo, por supuesto, la sexualidad y la forma de relacionarlos a nivel afectivo o sentimental.

El disfrute sexual depende de múltiples factores, pero uno de los más importantes es la autoestima. La sexualidad es quizás el aspecto más íntimo de nosotros mismos, sentirnos seguros y aceptados hará que nos acerquemos a ésta sin miedo y con tranquilidad.

La mayoría de las veces nos sentimos inferiores o no dotados de cualidades como nos lo puedan llegar a decir.

La conducta se relaciona más con la forma en que fuimos educados y del reforzamiento de conductas e ideas que se mantuvieron latentes durante nuestra infancia.

Si nos sentimos cómodos con nuestro cuerpo, será más fácil para nosotros disfrutar con él.

También es más probable que si esto es así, cuando nos encontremos con una pareja sexual y estemos desnudos podamos estar tranquilos y relajados.

Al contrario, si no nos sentimos contentos con nuestro cuerpo, querremos esconderlo y nos costará mucho poder disfrutar de los encuentros eróticos en compañía de otras personas.

No podemos olvidar que la percepción que tenemos de nosotros mismos puede estar contaminada por experiencias y complejos del pasado que están todavía sin resolver y que se han mantenido latentes y pueden seguir afectando a nuestras vivencias actuales.

En el terreno sexual, y en lo referente a la autovaloración, hay diferencias en los hombres y las mujeres:

Al hombre, lo que le preocupa principalmente es su destreza sexual, su habilidad, el disfrute de su pareja, etc. Por eso suele generarle ansiedad y preocuparle si su pene está en erección, si su eyaculación es lenta o rápida… Y suelen ser estas inseguridades las que afectan a la autoestima del hombre en este campo.

A la mujer, en cambio, es más frecuente que le preocupe su físico y si éste se asemeja o no con los modelos que se imponen desde la sociedad y los medios. Duda con frecuencia de que a su pareja sexual le guste o no su cuerpo, si pensará que tiene celulitis… y todas estas inseguridades, pueden dificultar el placer y el bienestar durante el encuentro.

Para disfrutar de nuestra vida sexual, como vemos, es fundamental sentirnos a gusto con nosotros mismos. Por eso en muchas ocasiones cuando alguien tiene una dificultad sexual se suele achacar a algo físico, cuando a veces lo que hay detrás es una insatisfacción con nuestro propio concepto y eso puede ser lo que realmente la esté generando.

viernes, 17 de octubre de 2014

¿Cómo emprender un negocio con tu pareja?

El negocio puede aportar al matrimonio y viceversa; estos son los tips de las parejas casadas con sus negocios para una productiva relación laboral y matrimonial.

Negocio y pareja. Tener una buena base, eso significa que antes de empezar el negocio la pareja debe estar bien cimentada, con buena comunicación y conocimiento del otro. Y lo más importante, que compartan los mismos valores. Diferenciar bien las competencias de cada uno, si uno se encarga de la parte técnica el otro se encarga de los negocios. Si uno es ventas, el otro de producción. No significa que se deje de opinar, pero en el día a día cada uno a lo suyo. Es la idea del equipo, cada uno juega en su posición. Limitar el tiempo dedicado al negocio. Por sanidad debe existir un corte entre ambos mundos. Cuando se sostiene una conversación de negocios y esta llega a su fin, listo, a otra cosa.

Señales de que ellos ya quieren casarse

Existen ciertas etapas que hacen considerar a los hombres la posibilidad de unir sus vidas a la de alguien más y vamos a compartir contigo algunos de esos detonantes que hacen que los hombres hinquen las rodillas mientras sostienen un anillo en sus manos y pronuncian la consabida frase: "¿Quieres casarte conmigo?". Los hombres son conscientes de que cada vez que un cumpleaños termina con un número 0, ha transcurrido una década más, lo que los hace reflexionar acerca de su propia vida. Es en estos momentos cuando el deseo de "establecerse" y "formar una familia" comienza a rondar por su cabeza constantemente, dicho deseo se esfuma una vez superada esta edad y volverá con más fuerza, 10 años después. Los más "chapados" a la antigua entonces buscan a la "esposa ideal", con valores adecuados para iniciar la aventura de la familia, entran entonces a pesar virtudes como paciencia, fidelidad, sacrificio y amor por los hijos.

Intimidad: Con luz o sin luz

¿Luz apagada o en la completa oscuridad? a la hora de tener encuentros íntimos estas dos opciones cobran importancia. Cabe aclarar que cada situación tiene su propia connotación, según la sexóloga Carolina Rivero, quien mencionó que la luz encendida o apagada es elección de cada pareja, mucho depende de la confianza.

Con luz. Zabala remarcó que cuando la pareja decide tener encuentros con la luz encendida esto les da seguridad, además connota exhibicionismo ya sea porque les gusta mostrar su físico. Incluso hay algunas parejas que les gusta verse en el espejo cuando tienen relaciones sexuales. "Les gusta saber cómo lo hacen y qué posiciones les queda mejor, también al mirarse se ríen de su actividad sexual", afirmó la especialista. "Es más, se puede apreciar la lencería de la pareja, pero aconsejó que ambos deben estar de acuerdo, porque si ella se sienta ridícula usando ropa interior sexy no va a funcionar", puntualizó Rivero.

Luz tenue. La luz de las velas es romántica en la habitación, se la puede acompañar con una lencería sexy y un baile erótico, siempre y cuando ambos estén de acuerdo, apuntó Zabala. Rivero aconsejó utilizar un mínimo de luz para poder mirar la expresión de deseo y excitación de la pareja.

Sin luz. La sexóloga Liliana Zabala Lobo expresó que son muchas las parejas que tienen intimidad con la luz apagada por decisión de la mujer, por pudor o vergüenza, más si es una pareja nueva, ya que a la mujer le cuesta mostrarse completamente desnuda. Algunas consideran que tener la luz apagada les da mayor seguridad.

Pareja. Zabala indicó que si ambos deciden la luz apagada puede ser por temor a mostrar su cuerpo por algunas imperfecciones como celulitis, cicatrices o exceso de peso, debido a que tienen miedo a ser rechazados por la pareja y que además les cueste excitarse. "No en vano los lugares de encuentros íntimos tienen toda clase de luces tenues y de colores de acorde al cliente".

Llevan años de casados Para la sexóloga existen personas de mayor edad que les cuesta tener relaciones con la luz encendida por miedo a no provocar deseo en su pareja, ya que tienen caídas algunas partes del cuerpo, además de las arrugas, celulitis o el exceso de peso. "Esto no debe ser así, si la pareja tiene una relación afectiva o amorosa, no solamente tiene que gustarle su cuerpo, sino lo que ella o él es como persona", sostuvo Rivero.

jueves, 16 de octubre de 2014

Hombres tóxicos

Si la relación con tu pareja está en la cuerda floja o si tu trabajo peligra por la inquietud de enfrentarte a tu jefe cada día, es posible que estés rodeada de hombres tóxicos. Para saber cómo identificarlos y tomar de nuevo las riendas de tu vida, la doctora Lillian Glass nos enseñan a marcar distancias.

Estrellas de cine, cantantes, modelos, licenciadas universitarias, expertas en finanzas, mujeres de políticos, abogadas, médicas, profesoras, amas de casas, enfermeras e, incluso, psicólogas han tenido que lidiar alguna vez en casa con hombres tóxicos, porque ni un alto nivel cultural ni el ser expertas en conflictos humanos en el terreno profesional, exime de sufrirlos en primera persona, resalta Glass en su ensayo “Hombres tóxicos”.

La experta define al “hombre tóxico” como “aquel que te provoca emociones negativas, que se porta mal contigo o no te trata bien, o aquel que te hace sentir mal contigo misma, lo que afecta a tu comportamiento y autoestima. Puede ser tanto un familiar, como un marido, un novio, un amante o cualquier hombre que forme parte de tu vida personal, social, profesional o de tu entorno laboral”.

Autora del bestseller “Relaciones tóxicas”, en el que acuñó internacionalmente el término “gente tóxica”, está considerada como una de las mejores especialistas mundiales en la identificación y tratamiento de este tipo de personas y, entre sus colaboraciones literarias, destaca una columna mensual sobre el lenguaje corporal que se publica en la revista Cosmopolitan de EE.UU.

Cómo descubrir a un hombre tóxico

“Para todas las mujeres que han derramado lágrimas o han sufrido porque un hombre tóxico les ha roto el corazón, algún hueso e, incluso el alma; vuestras voces han sido escuchadas y nunca más volverán a ser silenciadas, porque después de esta lectura os sentiréis iluminadas y poderosas para siempre”, argumenta Glass en la introducción de su ensayo.

Tanto si está preocupada por su próxima cita amorosa como si permanece atrapada en las redes de un hombre tóxico, la experta cuenta qué dicen, cómo se expresan verbalmente, como son sus gestos no verbales y cuáles son sus perfiles, para que pueda dejar atrás esas relaciones disfuncionales y pueda encontrar el verdadero amor con una relación sana y plena.

Y es que “la psicología demuestra que las palabras de una persona significan tan solo el 5 por ciento del conjunto de sus signos comunicativos, a los que hay que añadir sus gestos corporales y la expresión de su rostro”, comenta la experta.

11 TIPOS DE HOMBRES TÓXICOS

La comunicadora nos muestra once tipos de hombres tóxicos, desde el “competidor celoso”, al “volcán pasivo-agresivo engañosamente tranquilo pero a punto de entrar en erupción”, pasando por el “sabelotodo arrogante y presuntuoso”, “el mentiroso seductor, manipulador e infiel”, el “obseso del control, furioso y déspota” o el “metomentodo cizañero y traidor”.

Tampoco se olvida del “víctima autodestructivo que lo ve todo negro”, del “espantapájaros débil y sin iniciativa”, del “narcisista egocéntrico cuyo lema es yo, mi, me, conmigo”, del “congelador emocional”, o del “sociopsicópata”, el más tóxico y peligroso de todos, “del que hay que huir como de la peste”, según argumenta la psicóloga.

En su ensayo, Lilllian Glass afirma, no obstante, que no todos los hombres son tóxicos para todo el mundo, ya que cada mujer tiene sus alergias particulares y ciertas personalidades masculinas que no son capaces de tolerar, mientras que otro tipo de fémina puede considerarle su “alma gemela”, en función de su “impronta”, es decir, de los modelos masculinos adoptados durante su infancia y adolescencia.

Por este motivo, una mujer puede aborrecer a los hombres callados o los que evitan siempre el conflicto, mientras que otra puede disfrutar con ese silencio; también puede sorprender que su mejor amiga disfrute con el jactancioso y ególatra de su marido, alguien a quien usted no puede soportar.

Así, una vez identificado los tipos de hombres a los que es alérgica, mediante un cuestionario que la propia Lillian Glass propone en su ensayo, tiene que estar atenta para detectarlos de inmediato y evitarlos a toda costa si aparecen en su vida, o establecer límites si, por desgracia, trabajan con usted.

“Lineas rojas” que nunca hay que traspasar

Lilllian Glass es muy rotunda con una advertencia que hay que tomarse siempre al pie de la letra, porque traspasa la “línea roja”: “hay que abandonar siempre a un hombre en el preciso momento en que te suba la voz o intuyas una agresión verbal porque, tras ella, siempre sobrevendrá un mal trato emocional y, luego, una agresión física.”.

Otra de las advertencias es que “las personas nunca cambian” y advierte a las mujeres que, aunque hayan encarrillado la vida de niños problemáticos como educadoras o hayan curado a pacientes con problemas psicológicos, nunca podrán cambiar a su pareja, “porque los papeles y las reglas de juego son diferentes en el hogar”, recalca.

Tras aportar todo tipo de informaciones sobre los hombres tóxicos para detectarlos, Glass aporta herramientas sobre cómo poder convivir con él, si la mujer así lo desea, pero también da los remedios para curarse de un hombre tóxico si su decisión es la huida como respuesta.

En este sentido, Glass aconseja no sufrir en silencio, sino pedir apoyo a familiares y amigos o a algún líder religioso, si es creyente, asegurándose siempre de que las personas en la que confía sepan guardar secretos.

Para los primeros momentos en los que el mundo se derrumba, Lillian Glass propone unos consejos prácticos para aliviar el dolor emocional, “que, aunque te parezcan raros, en los primeros momentos, funcionan”, asegura la experta.

Así, sugiere salir a comer, beber con moderación y divertirse, encontrar a alguien que le dé cariño, siempre que tenga claro que es un “hombre de transición”, en caso de que se convierta en su amante; darse un masaje, rodearse de colores brillantes, reconfortarse con el cotilleo de las revistas del corazón, hacer manualidades y pasar el tiempo con seres vivos, tanto personas como mascotas.

También aconseja hacer algo que siempre quiso hacer pero que aún no se había atrevido, reírse todos los días, llevar un diario de lo que le sucede en esos momentos, recordar todas las alegrías que le ha dado la vida y amar absolutamente todo lo que le ha ocurrido en la existencia.

Lillian Glass | Doctora y autora “Relaciones tóxicas”

Hay que abandonar siempre a un hombre en el preciso momento en que te suba la voz o intuyas una agresión verbal porque, tras ella, siempre sobrevendrá un mal trato emocional y, luego, una agresión física”

7 errores que cometemos al usar anticonceptivos

Muchas mujeres mantiene relaciones sexuales sin protección, las adolescentes siguen sin formación en educación sexual a pesar de que sus relaciones se han adelantado de los 20 a los 16 años en solo una generación y el preservativo sigue siendo el método anticonceptivo favorito de las mujeres. Y aunque cada vez más mujeres deciden protegerse en sus relaciones sexuales (la mayoría usa algún método), todavía se realizan situaciones alarmantes que pueden llevar a embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual. Estos son los errores más habituales.

Hacer descansos periódicos de la píldora anticonceptiva

Muchas de las mujeres que la toman o las que utilizan métodos hormonales pasan un mes (o varios) sin tomar su método anticonceptivo. Error. Los descansos periódicos son un mito y a pesar de que esta práctica está formalmente desaconsejada, todavía se siguen dando casos en los que los médicos de familia, las matronas o enfermeras siguen prescribiendo descansos. “Mucho personal médico que no se ha actualizado al respecto aconseja sobre anticoncepción y de ahí vienen esos descansos. Hay gente que lo hace porque lo ha leído, pero claro, eso está escrito en libros de hace 20 años y los métodos hormonados han cambiado muchísimo”, apunta José Vicente Navarro, presidente de la Federación Española de Contracepción (FEC), a El Pais. Realizar este tipo de descansos no tiene ninguna ventaja pero sí muchos inconvenientes: se pierde la protección anticonceptiva inmediatamente al no iniciar un nuevo envase de pastillas anticonceptivas, durante el descanso se pasa a utilizar otro método que, al no ser el habitual o familiar, se puede usar de forma incorrecta o inconsistente y derivar en embarazos no deseados.

Usar mal el preservativo

El 92,9% de las encuestadas por un estudio de la Sociedad Española de Contracepción (SEC) y la Fundación Española de Contracepción (FEC) afirma usarlo como primer método en el primer encuentro sexual, pero eso no implica que lo hagamos todo bien. Una cuarta parte de las españolas no lo utiliza en su primera relación. Un (24,8%) ‘a veces’ no lo usa. Con ese ‘a veces’ nos referimos a “relaciones imprevistas (33,3%), no estar en días fértiles (24,9%), no interrumpir la relación para que su pareja se lo ponga (17,4%), estado de euforia por consumo de alcohol o drogas (8,8%) o la utilización de otros métodos (13,8%).

No saber qué método te conviene

No asesorarse para saber qué anticonceptivo es el que mejor se adapta a tus necesidades es otro error frecuente. Más de la mitad de las españolas de 15 a 49 años (el 60,1%) no ha acudido a un médico de atención primaria, ginecólogo, matrona o centro de planificación para que le indicaran cuál es el más idóneo en su situación e informarse de las contraindicaciones o efectos secundarios que producen. Las más jóvenes, además, son las que menos se informan. Solo el 19,8% se acerca a su médico en los primeros años.

Desconocer qué es el Doble Método

El doble método es combinar un método eficaz para prevenir el embarazo (píldora, DIU, anillo vagina, parche, implante o inyección) con el preservativo, que previene las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Son las mujeres con menor nivel de estudios y las de menores ingresos familiares las que menos conocen sus beneficios.

Hacer caso a tu pareja cuando dice que no se quiere poner preservativo

El 7,4% de las encuestadas afirmó que no usa preservativo porque “su pareja no quiere”. El 35% de las mujeres debate con su pareja qué método usar, pero de ahí a no usarlo “porque él no quiere” es un error que debemos corregir.

Fumar y tomar la pastilla anticonceptiva después de los 35 años

Fumar ya es perjudicial de por sí, pero hay mucha leyenda urbana sobre las terribles consecuencias que persiguen a las fumadoras si toman la píldora anticonceptiva. “Solo existe riesgo cardiovascular a partir de los 35 años”, clarifica José Vicente Navarro, presidente de la Federación Española de Contracepción (FEC).

No tomarlos

Según este estudio, el 27,3% de las españolas en edad fértil no utiliza ningún método anticonceptivo, aunque dentro de este porcentaje están las mujeres que no lo hacen porque no mantienen relaciones sexuales (11,4%).

“No existe un método infalible. Por mucho que queramos, hasta el más eficaz tiene un índice de fallos y generalmente se suelen dar con los métodos que exigen un cumplimiento de la usuaria”, recuerda Navarro. Todos cometemos errores, pero mejor tener información para tratar de evitarlos.

QUICKIE

Alguien debería reponer aquello del Póntelo, pónselo. Aunque las mujeres afirman que es su método anticonceptivo favorito, 3 de cada 10 no suelen llevar condones encima.

¿Estás preparada para iniciar una relación?

A la hora de comenzar una relación, es normal que tanto los hombres como las mujeres tengan miedo a ilusionarse en vano.

Muchos son los miedos y las dudas que se nos pasan por la cabeza cuando conocemos a alguien especial y sentimos que somos correspondidos. ¿Será la hora de dar un paso más adelante? ¿Tenemos futuro juntos? ¿Será la persona que me complemente? Muy importante es saber resolver estos conflictos internos para poder empezar o no ese proyecto que podrá culminar en una bonita relación de pareja. Estos son algunos de los miedos más comunes que nos atacan:

Vamos muy deprisa

No es raro sentir que se está yendo muy deprisa cuando se empieza una relación. Estas dudas pueden surgir, sobre todo, cuando no se conoce muy bien a la otra persona y no hay confianza para hablar las cosas. La confianza es muy importante para poder tratar estos temas en pareja.

¿Qué hacer? Si de verdad quieres apostar por esa relación, recuerda que los primeros meses de un noviazgo son probablemente los más bonitos y hay que disfrutarlos. Analiza si de verdad hay prisa por llegar a alguna parte y si eso es lo que de verdad quieres.

¿Será fiel?

Es una de las preguntas que nos hacemos cuando una relación empieza a establecerse. Sabemos que somos más que amigos pero, ¿seré la única amiga especial para él o ella? ¿Qué hacer? Seguramente, según la relación vaya avanzando, estas dudas se disiparán solas. Es normal no confiar al cien por cien en una persona de la que, probablemente no sepas todavía todo lo que quisieras.

Lo mejor es ser sinceros desde el principio, ambos deben saber qué busca uno del otro y sentar las bases de la futura relación.

Empezar algo serio

¿Qué día pasamos de ser “amigos especiales” a ser “novios”? El día a día, los momentos buenos y malos vividos juntos, las horas y horas hablando...en definitiva, ¡el amor! ¿Qué hacer? Lo mejor es no pensar en poner etiquetas a las cosas y vivirlas de forma natural. Si es algo serio o no, se verá con el tiempo y las experiencias compartidas.

Pasar de amigos a novios

Lo conoces de toda la vida, han crecido juntos y, de pronto, un día empiezas a sentir las mariposas en el estómago por ese amigo de toda la vida.

No sabes cómo actuar, te planteas si vas a perder un buen amigo para empezar una relación que a lo mejor no funciona y puedes perder su amistad y su amor si eso termina algún día.

¿Qué hacer? Muchas veces se puede llegar a confundir la amistad con algo más. Detente y analiza la situación. Piensa si de verdad lo ves como una pareja.

En esta situación puedes jugar con la ventaja de la confianza y sinceridad del uno con el otro, para eso están los amigos. Si son amigos de verdad, la amistad no se perderá.

Ruptura cercana

Acabo de salir de una relación y no sé si empezar otra tan rápido o la persona que me gusta acaba de dejar una relación y pienso que todavía siente algo por su ex. Éstos son dos de los miedos más frecuentes al comenzar una relación.

¿Qué hacer? Quizás sea verdad que no estés preparado/a psicológicamente para pensar en una nueva pareja, pero se puede decir que, muchas veces, el amor no entiende de psicología. Confía en lo que sientas, nunca se sabe cuándo es el momento apropiado para conocer a la persona de tu vida.

Sólo me quiere por el sexo

Éste es uno de los mayores miedos de las mujeres a la hora de pensar en formalizar una relación. ¿Qué hacer? Para que estas dudas no nos atormenten y podamos vivir una relación sana, debemos sentar las bases de esa relación desde el principio. Hablar con la pareja y saber qué es lo que el otro busca en nosotras y que el otro nos diga qué es lo que quiere en una relación. A veces pensamos demasiado y deberíamos ponernos en algún momento en la cabeza del otro. Seguro que así nosotras también disfrutaríamos más del sexo.

Hacerlo público

Llevamos un tiempo saliendo, pero no sabemos en qué momento hacer pública la relación. Puede ser simplemente porque ambos están esperando el mejor momento para formalizarlo o que alguno de los dos esté intentando retrasar ese momento por alguna cuestión.

¿Qué hacer? Probablemente nunca se llegue a encontrar el momento oportuno para decir a los cuatro vientos que son novios. La naturalidad de la relación hará que poco a poco, eso se dé por hecho y no haya que dar explicaciones innecesarias. Si por el contrario, alguno de los dos miembros de la pareja, evita conscientemente dar ese paso, habrá que hallar las razones y entrar a hablarlo con la pareja. Es también el momento de confiar en la relación.

Los celos

Éste es uno de los mayores problemas que una pareja puede tener. Ser ambos celosos o que un miembro de la pareja lo sea, no es en realidad un problema si son celos sanos. ¿Qué hacer? Los celos son una reacción física normal del ser humano y mucho más probable en el comienzo de una relación, cuando se tiene el miedo de perder a la persona que se ama, pero hay que saber distinguir entre tipos de celos.

Si consideras que tu novio o novia tiene unos celos enfermizos, pon solución al problema lo antes posible. Tu pareja debe ser capaz de entender que esa situación no llevará a nada bueno. ¿Te has sentido identificado con algunas de estas situaciones? Que los miedos no te frenen a la hora de encontrar la felicidad en un nuevo amor. Al final el amor todo lo puede. O casi todo.

domingo, 12 de octubre de 2014

La Infidelidad en el trabajo

No es raro ver a la secretaria con su jefe, al médico en amoríos con su enfermera o a un docente con una universitaria. Hoy en día uno de los escenarios más frecuentes para llevar a cabo una infidelidad es en el ambiente laboral. El trabajo ya no solo es visto como una fuente de ingresos, sino más bien como un santuario de oportunidades para llevar a cabo un engaño.

Ser traicionado o burlado por el ser amado es algo para lo que nadie se prepara. Al momento de iniciar una relación sentimental, tanto el hombre como la mujer jamás conciben que su pareja en algún momento lo traicione. Generalmente la infidelidad se presenta en parejas que están atravesando alguna crisis.

En el trabajo
Según la sicóloga Claudia Tórrez, la infidelidad en el trabajo nace porque se pasa más tiempo con los colegas y con ellos es que se viven la mayor parte de las experiencias, sean estas buenas o malas, dejando de lado a la pareja. “El convivir permanente, conseguir metas en común, la admiración mutua entre compañeros, podría hacer que con el tiempo la relación laboral se estreche, hasta llegar a establecer un vínculo más íntimo, sin importar si uno o ambos tienen parejas legalmente establecidas”, explica.

Además, la experta señala que estar en el día a día compartiendo logros, resolviendo inconvenientes propios de la jornada, hace que existan celebraciones por triunfos alcanzados, abrazos, muestras de afecto, hasta llegar al punto en que una relación de compañerismo y amistad sobrepase los límites.

“Las situaciones diarias les van enseñando que, a pesar de las dificultades, el ambiente siempre es armonioso, lo que no suele suceder en el matrimonio; por ejemplo, toman juntos el café de la tarde, tienen conversaciones divertidas y comienzan a poner en la relación laboral un alto componente de intimidad”.

Al respecto, la terapeuta de pareja Mónica Rivero menciona que para las personas con predisposición a la infidelidad cualquier lugar resulta perfecto para un desliz. Las parejas no están preparadas para afrontar una situación de tal magnitud, porque nunca imaginan que les puede pasar a ellos, ya que se supone que el matrimonio es para toda la vida, razón por la que piensan que no necesitan estar alerta, agrega.

Factores que influyen
Los especialistas consultados mencionaron una larga lista de factores que pueden desencadenar la infidelidad.

Entre ellos podemos mencionar; el enfriamiento de la relación, las discusiones que se tienen con la pareja, el sentimiento de que ella(él) no te entiende, la sensación de que ‘la cosa ya no va más’, el tener ganas de ‘tirar la toalla’ y, por otro lado, la aparición de una secretaria, colega de trabajo, jefe, o quien sea, que de pronto te das cuenta de que te escucha, es amable contigo, te trata bien, aparentemente hasta te entiende mejor y ahí te empiezas a plantear qué tendría de malo pasar agradables momentos con él(ella), ese es el primer paso a la infidelidad, la brecha se vuelve muy corta.

Otra de las razones es el tipo de interacción que se establece con el colega de trabajo; si se llevan muy bien, te hará que pienses por ejemplo ¿cómo no conocí una persona así antes?, ¿y si mi esposa o pareja fuera así o tuviera esa educación y atenciones, o ese ‘cuerpazo’. Además de la presencia de problemas económicos, confiar los problemas a alguien de la empresa no es una buena idea, pues distancia a la pareja a nivel emocional, sexual y comunicacional.

El constante acoso, con preguntas tipo cuestionario policial, también contribuye al engaño. No es malo interesarse en lo que hace la pareja, qué hizo o con quienes estuvo, pero no en tono acusador. Es mejor preguntar confiadamente, así la pareja se siente más cómoda y con el sentimiento de ser confiable para el otro.

Otro factor importante son los valores personales que se tengan; nadie es infiel por accidente, la infidelidad es una decisión personal, es importante diferenciar si uno es el que se deja llevar por las circunstancias o las crea, de tal manera que la conducta de infidelidad parece simplemente producirse sin que se la haya buscado.

Llevar una vida sexual activa no blinda a la pareja
El sexólogo Hugo Alejandro Velarde sostiene que el sexo es muy importante en toda relación. Sin embargo, esto no necesariamente blinda a la pareja de la infidelidad; puede darse el caso de una buena relación sexual, además de ‘acuerdos sexuales’ en el trabajo. “El mejor predictor de la conducta futura es la conducta pasada, eso significa que si una persona es tradicionalmente infiel, pues es más probable que lo siga siendo; existe por supuesto la probabilidad del cambio, pero es simplemente eso, una probabilidad”, aclara Velarde.

A su vez la especialista Carolina Rivero, explica que el encuentro íntimo con alguien del trabajo puede resultar más placentero que con la pareja, “en tanto lo que se busque sea solo placer sexual, esto porque en la alcoba reina la rutina y no hay pasión”.

Resultado de la modernidad
Según Rivero, vivimos en una cultura de lo ‘descartable’, “en la que el machismo manda que el más hombre es el que tiene más mujeres, o si se es mujer (tendencia que va cada vez en aumento) para sentirse más ‘moderna’ debe tener una ‘affaire’ extramatrimonial”, indica la especialista.

La experta acota que actualmente las personas son más liberales, pero también enfatiza en que el tipo de actividad laboral que se realice no tiene que ver con engañar a la pareja, sino más bien que eso parte de los valores.

Aunque señaló que sí existen profesiones que tienen cierto nivel de riesgo de infidelidad. “El hecho de pasar la noche con los colegas hace que la situación sea más tentadora. Lo mismo pasa con los trabajos ligados al espectáculo, que hacen caer en la traición, hasta al más enamorado”.

Para nadie es fácil superar una infidelidad, la mayoría de las personas tiende a refugiarse en la bebida, se dejan invadir por la tristeza, la ira o por la sed de venganza. Expertos aconsejan cultivar el amor de pareja todos los días para evitar la traición

¿Qué es lo que ellos quieren en su pareja?

Las mujeres pasamos años analizando y tratando de entender lo que esconde

el comportamiento a veces desconcertante de nuestro novio/esposo o potencial pareja. Si queremos entenderlos debemos remontarnos a sus instintos, que, al fin y al cabo, marcan las reglas generales de sus reacciones y decisiones. El secreto se resume en una palabra: biología, afirma Jürgen Klaric, experto de la mente humana que aplicó su experiencia a los negocios y las relaciones interpersonales.

Cuestión de sentidos: los hombres se sienten atraídos por la vista y el tacto los que determinan si les agradamos o no. “En cuestión de segundos él puede saber si esa mujer que está pasando será su novia, su esposa o su amante. Se enamora por la vista, por el gusto físico y más tarde, si la toca y le gusta la textura de su piel y de su pelo, cae rendido a sus pies”, asegura Jürgen. He ahí la respuesta a esa incesante necesidad de ellos por tocarnos o sentirnos cerca.

Una buena primera cita: esta etapa es fundamental tanto para nosotras como para ellos. Aquí unos cuantos tips para enamorarlos:

No te hagas la graciosa. El hombre no ve a la mujer como un ser chistoso, no está buscando entretenimiento, está buscando sexo, belleza, intimidad, feminidad, inteligencia”.

Sensualidad + maternidad. La fórmula ganadora para que te vuelva a llamar luego de la primera cita es darle a conocer que eres una mujer integral, que puedes ser muy buena en la cama pero una pareja estable para construir proyectos a futuro. “¿La clave? Moverte, vestirte y expresarte con coquetería, demostrando interés pero no necesidad”.

No le cuentes toda tu vida. Una estrategia que nunca falla es crear intriga. Claro, háblale de tu familia, de algunas experiencias y de tus amigos, pero no te extiendas, esto puede asustarlo e incluso aburrirlo.

¡El trabajo se queda en la oficina!

Sí, es cierto que la inteligencia los enamora, pero basta con que le cuentes qué es lo que haces y algunos detalles de tu carrera. Si empiezas a contarle lo bien que te va y lo mucho que ganas, se verá amenazado.

La sonrisa es tu mejor arma. Recuerda que él hará todo lo que pueda por mantenerte entretenida, así que relájate, suelta la tensión y alístate para disfrutar sus chistes. No exageres con las carcajadas, pero actúa natural y demuéstrale que sus esfuerzos por hacerte feliz sí están funcionando.


sábado, 11 de octubre de 2014

Pareja ¿Cuáles son los grandes mitos sobre la infidelidad?

Muchas cosas se dicen sobre el engaño en las relaciones, pero no todas son ciertas. Veamos cuáles son los mitos más comunes de la infidelidad.

Lo que muchas veces no sucede. La creencia popular dice que siempre se es infiel con alguien "mejor de lo que se tiene", pero generalmente no es así. Escándalos de celebridades e historias de gente común que tú conoces te demuestran que no es una regla que siempre se cumple. Aunque se crea lo contrario, muchas infidelidades ocurren por única vez y no se vuelven a repetir. Con esto no se quiere salvar a los tramposos que se la pasan engañando y mintiendo a sus mujeres, solo aclarar que no siempre son "infieles seriales". Que tengan problemas maritales no justifica la infidelidad. Esa es una excusa de los cobardes, que pretenden echarle la culpa al otro en vez de asumir responsabilidades.

viernes, 10 de octubre de 2014

Para no fingir: la pareja se da cuenta si estamos insatisfechos

No tiene sentido fingir en la cama, porque es probable que nuestra pareja sexual sea capaz de darse cuenta. Los autores del estudio encontraron que los hombres y las mujeres son igualmente perspicaces para percibir los niveles de satisfacción sexual de sus parejas.

El estudio, realizado por Erin Fallis, S. Uzma Rehman y Christine Purdon en el Departamento de Psicología de Waterloo, identificó la comunicación sexual y la capacidad de reconocer las emociones como factores importantes que predicen la precisión al medir la satisfacción sexual de una pareja.

"Hemos encontrado que, en promedio, los hombres y las mujeres tienen percepciones bastante exactas e imparciales acerca de la satisfacción sexual de sus parejas", explica Fallis, autor principal del estudio.
La investigación también estableció que el tener una buena comunicación sobre temas sexuales ayudó a los participantes a comprender la satisfacción sexual de su pareja.

Comunicación deficiente
Si la comunicación sexual era deficiente, una persona podía todavía ser bastante exacta al estimar la satisfacción sexual de su pareja si él o ella era capaz de leer bien las emociones .

El estudio incluyó a 84 parejas que integraron un estudio amplio sobre el funcionamiento y la satisfacción sexual. Se entrevistó a las parejas por separado y cada integrante informó acerca de sus niveles de compromiso, satisfacción con la relación, satisfacción sexual, comunicación sexual y se midieron sus habilidades de reconocimiento de emociones.

Las parejas en una relación íntima desarrollan lo que los sicólogos llaman un guion sexual, que forma directrices para su actividad sexual. Eso desemboca en rutinas sexuales. Los científicos creen que tener la capacidad de medir con precisión la satisfacción sexual de cada uno ayudará a desarrollar guiones sexuales que ambos disfruten.

Al saber si cada integrante de la pareja están satisfecho sexualmente ayudará a las personas a decidir si deben continuar con su rutina o probar algo nuevo

jueves, 9 de octubre de 2014

Video ¿Qué es la abstinencia sexual?

Formas en las que te demuestra interés y no te das cuenta

Cuando un hombre tiene interés en una mujer, tarde o temprano comienza a demostrarlo. A veces sutilmente, otras no tanto. Por si tenías alguna duda, de que ese muchacho quiere algo más contigo, continúa leyendo.

Maneras en las que te lo demuestra. La manera más evidente, y que no se puede evitar, en que un hombre te demuestra interés es por medio de sus movimientos, poses y gestos. Estos son bastante evidentes si prestas atención, así que si se pone de pie demasiado cerca de ti o mira tus labios cuando hablas con él, ten presente que algo le sucede contigo. Que tenga interés en ti no significa que deba ser el hombre más maduro de la Tierra. Muchos creen que haciéndote burlas o chistes llamarán tu atención o conquistarán tu interés. Los chicos muchas veces no prestan atención a los cambios de look, así que si emite un comentario, tú le llamas la atención

Supera el miedo a enamorarte

Según la psicoterapeuta Alejandra Covarrubias, las personas tienden a evitar vincularse con otras porque temen salir dañados, por lo cual, solo establecen relaciones sin compromisos que solo conllevan al fracaso. Si bien no existe una explicación científica sobre cómo surge, generalmente se da en aquellas personas que acabaron mal una relación, aseguró Covarrubias.

Para la psicoterapeuta Martha Farell, el origen de esto radica en el apego, es decir, en el vínculo que se crea cuando establecemos una relación de pareja. También puede tratarse de las primeras relaciones entre un hijo y su padre o la madre. Por otro lado la falta de autoestima y con la inseguridad contribuye a esta fobia, ya que el individuo teme sufrir una pérdida o ser abandonado por otros.

Las características usualmente son propias de cada temperamento, aseguró Farell. Se puede reconocer cuando no existe comunicación con la pareja; evita verlo con frecuencia, es indiferente pero por dentro está consciente de lo que siente.

"Muchas veces se cree que vivir plenamente el amor se estereotipa en que todas las personas son malas y nos van a mentir o abandonar; nos quitamos la motivación de mejorar el diario vivir, esto produce frustración y agresividad que se puede traducir en dañar como nos lastimaron", dijo Farell.

"Nadie puede garantizar que nunca más te harán daño y por el contrario, lo que se debe aprender es a sobrellevarlo y ser fuerte para volver a sentir que nos aman", aseguró Covarrubias. //

Tu amor ya no es el mismo

Es difícil renunciar a una ilusión, pero más difícil aún es desligarse de una relación peligrosa.

La vida y la experiencia nos enseñan que no se puede vivir de ilusiones y que hay que aprender a tomar decisiones más saludables.

La ilusión puede hacer que una persona se enamore sin tener en cuenta lo que le dice la razón; y lamentablemente esto es lo mismo que arrojarse al vacío sin red.

Algunas mujeres de pronto se enamoran, creen que les gusta alguien desesperadamente y en esas condiciones se entregan a él sin querer verlo cómo realmente es. No les importa que tome demasiado alcohol, que consuma drogas, que no trabaje, que sea inestable, que no tengan algo en común, que tengan objetivos distintos y también actitudes violentas.

Cada persona es responsable de su destino, porque aunque es probable que sus circunstancias ayuden a forjarlo, el resto, que es mucho, dependerá de sus decisiones.

Una vez que se comete un error, es difícil volver atrás y borrar todo lo que hicieron, porque se desencadena una serie de acontecimientos que no se pueden evitar, pero que se podían haber previsto.

Los costos de las ilusiones perdidas son altos, porque se ha perdido el tiempo y el tiempo es oro; luego, también provocan sufrimiento, depresión, desesperanza y desconfianza en cualquier otra posible relación, que aunque sea diferente va a ser el vínculo que pagará injustamente por la desilusión anterior.

Una relación compromete a una persona tal vez por mucho tiempo, porque si decide terminar con ella no será fácil si el otro no está de acuerdo; y es imposible hacer borrón y cuenta nueva sin pensar en las consecuencias.

Todos los días vemos que la crónica diaria está más nutrida de venganzas que se podían haber evitado, que de otros delitos. Esto nos revela que no se puede jugar con fuego, porque la crueldad de la gente cuando ha sido ofendida o rechazada puede no tener límites.

La baja autoestima hace creer a ciertas mujeres que no tienen opción, que tienen que aceptar al primero que se presenta sin demasiadas pretensiones, sin embargo, en esa elección puede estar en juego su propia vida.

Las mujeres parecen no darse cuenta que no siempre a un armonioso cuerpo físico le corresponde un alma noble, y que precisamente esa condición puede predisponer a aprovecharse de esos atributos y jugar con las mujeres.

A veces son los hombres los que caen en las redes de una mujer que en un primer momento los apasiona, pero que luego los desilusiona, cuando se vuelven posesivos y celosos y pretenden que no trabaje y que se quede encerrada en su casa.

Por esta razón, saber elegir es un don muy preciado, porque garantiza mayor estabilidad y bienestar duradero y porque además, aleja la desilusión y el dolor; y previene la desesperanza.

Muchas mujeres creen que pueden cambiar la forma de ser de un hombre y esa creencia es su mayor riesgo, o en el caso de los hombres querer que sea ella como uno es, porque nadie puede cambiar a otra persona, sólo se puede cambiar uno mismo; simplemente porque el cambio tiene que ser con convicción y nunca lo provoca algo externo, sino que tiene que venir desde adentro.

Lo primero que debes evitar es ser infiel, algo que todos sabemos que es el principal motivo por el que muchas relaciones se destruyen. Una infidelidad es el error más grande que se puede cometer dentro de una relación, ya que incluso en la pareja más liberal, esto tiende a lastimar y crear la desilusión por la traición de la persona que amas.

Otro aspecto muy importante a cuidar en una relación es el de evitar ser indiferente, ya que esto conduce a que ese fuego se apague y la relación colapse definitivamente.

También es importante que consideres no reprimir tus emociones, es decir si hay algo que te molesta sencillamente hazlo saber, no le ocultes nada, así sea por evitar alguna discrepancia, recuerda que hablando todo se entiende. No reprimas tus emociones, pues sencillamente harás una acumulación de ellas que tarde o temprano dejarás que salgan, y muchas veces no es de la mejor manera.

Otro aspecto que trae muchos problemas en una relación es cuando te vuelves extremadamente celoso (a), tanto así que no puedes tolerar que tu pareja salga con sus amigos e incluso familiares. Recuerda que los celos matan, crean desconfianza y elaboran supuestas historias que sólo tú ves y por las que sufres y haces sufrir a tu pareja. “El amor no es sufrimiento”.

Analiza si tu relación verdaderamente te hace feliz, de lo contrario reconsidera terminar la misma, ya que el fin de toda relación es ser feliz, mas no hacer una acto de caridad o estar con alguien por lastima.

Para “las mujeres” evita ser rencorosa, pues generalmente ellas guardan cierto resentimiento de las discusiones con la pareja, y les encanta recordar detalles de la misma, pero como si estuviera pasando en ese momento.

Una relación de pareja pasa por diferentes etapas y con el paso del tiempo, se va conociendo a la otra persona; de esta forma decidimos si estamos dispuestos a compartir nuestra vida con ella o no. Si estás buscando cómo mejorar tu relación, hacerla más sólida y verdadera, procura no hacer cosas que puedan dañarla:

1. Olvidar que la pareja es una persona individual con sus propios sentimientos y necesidades y que no es de nuestra propiedad. Al paso del tiempo la relación se hace tan cotidiana que tendemos a confundirnos y pensar que el otro es prácticamente de nuestra propiedad. Un signo de ello son los celos excesivos, la violencia, las recriminaciones y exigencias.

2. Utilizar el chantaje emocional como forma de comunicación para conseguir lo que deseo del otro. Esta actitud es igual de común en hombres como en mujeres y, en general, es aprendido de un padre o madre muy manipulador. Frases como: “sin ti no soy nada”, o “si tú no me amas nadie más me amará”; son un chantaje directo para mantener dominado al otro.

3. Criticar constantemente a tu pareja. Muchas veces estamos esperando que el otro cometa un error para “caerle encima” con una lluvia de críticas. Lo peor de esta actitud, es que jamás se soluciona algo. Al contrario, destruye la espontaneidad y creatividad en la pareja e impide que el que crítica, exponga las cosas positivas que hace su pareja.

4. No pasar tiempo de calidad junto a tu pareja. Muchas veces nos quejamos de que no nos queda tiempo para nada, pero probablemente te pasaste una o dos horas en internet o viendo televisión. Intenta aprovechar cada instante con tu pareja y ojo con no caer en la rutina. Disfruten del tiempo que pasen juntos.

5. No escuchar a tu pareja. Todos sabemos lo fundamental de una buena comunicación en las relaciones. Una buena comunicación se inicia dando importancia a lo que te dice el otro. Escucha a tu pareja con total atención y no cambies el tema o lo interrumpas. Esta es la mejor forma de demostrar al otro cuánto lo amamos.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Cómo alejarlos de un noviazgo destructivo

Ser padres es un trabajo realmente difícil, sobre todo cuando los hijos llegan a la adolescencia. Es que de pronto pasaron los años y nuestra tierna hija creció, pero eso no es lo que nos preocupa, sino que se encuentra atrapada en una relación sentimental altamente destructiva. Como padres es de vital importancia ayudarla a entender que lo que está viviendo junto a ese joven, no está bien. Pero, ¿cómo alejarla de una relación destructiva? Muchas adolescentes se sienten atraídas por chicos malos, debido a una baja autoestima. Elevemos la autoestima de la adolescente con palabras de afecto, realzando siempre los aspectos positivos que tiene, tanto físicos como sentimentales. A pesar de que los instintos de padres nos indican que debemos decirle lo que realmente pensamos sobre su novio, es mejor que reservarnos nuestros comentarios. Es probable que si le hablamos mal de él lo único que haremos será empujarla más y más a los brazos del muchacho. Hay que advertirle sobre ciertas señales de alerta