Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

martes, 1 de diciembre de 2015

La dosis de sexo y dinero

En una pareja estable, la frecuencia de las relaciones sexuales es importante, pero para ser feliz no es imprescindible tener sexo todos los días. El sexo es importante pero “más no siempre es mejor”. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio que publica la revista Society for Personality and Social Psychology.

En nuestra cultura, viendo la publicidad o algunos programas de televisión, daría la sensación de que cuanto más sexo o más dinero, mayor felicidad. Los psicólogos han tratado de comprobar si esa hipótesis es correcta y han encontrado limitaciones. En el caso del sexo, la semana pasada, un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto ha presentado un estudio en el que calculan los límites del sexo para mejorar el bienestar de una pareja. Según los autores del trabajo, basado en encuestas a 30.000 personas, la práctica sexual incrementa sus beneficios hasta que se llega a una sesión por semana. A partir de ahí la felicidad deja de crecer. Esta asociación funcionaba en personas dentro de una relación romántica.

En la investigación ya mencionada, se recuerdan amplios estudios que relacionan practicar sexo con mayor frecuencia y un mayor bienestar. Sin embargo, “para parejas con muchas ocupaciones, responsabilidades laborales y niños que cuidar, la presión para tener relaciones sexuales con tanta frecuencia como sea posible puede ser estresante”, afirman. En este punto, los responsables del estudio también reconocen las dificultades para medir los efectos del sexo sobre el bienestar personal. En un experimento de la Universidad Carnegie Mellon en 2015 se observó que un grupo de parejas a las que se pidió que doblasen su frecuencia sexual no mejoraban su bienestar si se les comparaba con otro grupo de amantes que siguieron con su ritmo sexual habitual. Es difícil de calcular si la presión de sentirse obligado a tener más sexo no echa a perder los beneficios de una práctica placentera.



Aumento de ingresos

Como se ha observado con el aumento de ingresos, que un trabajo del Nobel Daniel Kahneman y su equipo estimó que solo incrementa la felicidad hasta que se alcanzaban unos 60.000 euros (más de 60 mil dólares) anuales, el sexo parece tener un límite. De hecho, según un llamativo estudio de la investigadora de la Universidad de Yale June Gruber, aunque la felicidad se relaciona con una mejor salud o mejores relaciones sociales, perseguir experiencias felices con demasiado ahínco puede tener consecuencias negativas.

Los autores, que lidera la investigadora Amy Muise, reconocen su incapacidad para dar una explicación causal a la observación de que con practicarlo una vez a la semana se logran los máximos beneficios del sexo, y finalizan con una conclusión: “el sexo puede ser como el dinero, solamente es malo cuando es demasiado poco”.



La palabra de los expertos

“No existe una cifra ideal para todos”, opinó la famosa sexóloga Alessandra Rampolla en una entrevista publicada en Clarín. “En Estados Unidos, por ejemplo, se estima que la frecuencia sexual de una pareja promedio es de 3,5 veces por semana. Pero es sólo un promedio, no una cifra ideal. Todo depende de la pareja en cuestión, de su estilo de vida, nivel de libido compartido y expectativas sobre la intimidad sexual”, agrega la especialista.

“Los varones suelen estar preocupados por la frecuencia. Y el tema dispara, muchas veces, discusiones en el seno de la pareja”, señala el doctor Juan Carlos Kusnetzoff en su sitio e-sexologia.com. “Por lo general ellos sienten que no tienen una vida sexual ´como deberían´. Las mujeres suelen opinar lo contrario”, detalla el sexólogo.

Diversos estudios aseguran que las necesidades son diferentes en ambos géneros, algo que no responde a cuestiones biológicas sino socioculturales. Los varones han tenido más permisos para acceder al sexo y las mujeres, en cambio, no se permiten tan fácilmente contactarse con su deseo. A la vez, la mujer tiene la sexualidad más asociada a lo emocional, algo que muchos varones han logrado separar (algo, a la vez, legitimado socialmente)





BENEFICIOS DE ESTAR ACTIVOS



Tener sexo es una gran terapia, ya que nos libera de una gran tensión y nos hace sentir más ligeros y con mejor humor. También ayuda a la piel y otras partes de nuestro cuerpo; por lo que aquí te dejamos una lista de todos los beneficios que tener una vida sexual activa tiene.



BENEFICIO 1: Puedes atraer más la atención del sexo opuesto. Entre más activa es la vida sexual, el cuerpo libera más feromonas, mensajeros químicos que tu sentido del olfato traduce en atracción.

Un estudio publicado en el Journal of Advanced Research hizo un metanálisis sobre las feromonas y encontró que pueden aumentar la excitación y el ánimo en el sexo opuesto.



BENEFICIO 2: Proyectas felicidad. Investigaciones de la Universidad de Colorado muestran que la frecuencia en la actividad sexual aumenta la felicidad. El estudio encontró que 55%, de las personas que tienen más sexo reporta mejores niveles de felicidad y ligereza que las que pasan mucho tiempo sin sexo. Quizá la clave esté en eso.



BENEFICIO 3: Luces más bella. El Programa de Sexualidad Humana de la Universidad de Minnesota encontró que “2 cosas suceden cuando tenemos sexo. La primera tiene que ver con la tensión muscular y la segunda con el incremento de flujo sanguíneo a todas las áreas del cuerpo”. Un rostro levemente sonrojado indica mejor salud y mayores niveles de estrógeno, hormona vinculada a la fertilidad percibida en mujeres.



BENEFICIO 4: Eres mucho más agradable. El acto y la actividad sexual liberan oxitocina, una hormona que ayuda a las personas a congeniar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario