Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

viernes, 30 de diciembre de 2016

¿Qué le pasa a tu cuerpo si dejas de tener sexo?

Se acabó el sexo. Porque finalizó la relación, porque la suerte no acompaña en los escarceos digitales, porque no te sientes a gusto, porque el estrés te supera, porque hay niños en casa, por la edad o por otros motivos, se ha instalado un paréntesis de inactividad.

Pero el cuerpo humano está planificado para beneficiarse y gozar del sexo. Caricias, abrazos y el orgasmo riegan el cerebro de oxitocina, dopamina y serotonina, sustancias que desencadenan las sensaciones de bienestar, autoestima, placer, calma y amor. Nos hace sentirnos bien, y una buena salud psicológica nos permite tomar buenas decisiones y vivir mejor.

"Tener relaciones sexuales saludables nos aporta bienestar y salud”, asegura Elena Crespi, psicóloga y sexóloga. "Una sexualidad satisfactoria supone un beneficio para la salud, por lo tanto es muy importante que los profesionales de la salud promovamos la sexualidad de nuestros pacientes en cualquier etapa de su vida”, añade Stefanie Redón Fitzl, ginecóloga y sexóloga de Salud de la mujer Dexeus.

Y aunque el cuerpo es sabio y se adapta a las circunstancias, varios estudios señalan que se producen cambios con la ausencia de sexo. Por un lado, "dejar de tener relaciones sexuales puede aportar cierta apatía en esta esfera de nuestra vida, por lo tanto, cuanto menos sexo tengamos, menos deseo se despierta”, advierte Crespi.

Menos sexo, menos defensas
Algunas de las transformaciones son consecuencia de la no secreción de felicidad que genera el contacto humano. Por ello, se ha demostrado que sube el nivel de estrés. Esta tensión se traduce en un aumento de la presión sanguínea y del cortisol, hormona que se libera como consecuencia del agobio y la angustia. Y responsable, también, de aumentar el nivel de azúcar en sangre y de suprimir el sistema inmunológico, entre otras funciones.

En este sentido, quedamos más expuestos a las infecciones, también por otros motivos, como demostró un estudio al analizar los niveles de inmunoglobulina. Estos anticuerpos presentes en el plasma de la sangre defienden el organismo de virus, bacterias y hongos.

Y según la investigación, llevada a cabo en la Wilkes University (EE.UU.), gozar del sexo una o dos veces a la semana eleva hasta un 30% los niveles de inmunoglobulina, con lo que aumenta la protección del organismo.

Más felices, más protegidos y más inteligentes. Científicos de la Universidad de Maryland observaron que la actividad sexual en ratones mejora la producción de nuevas neuronas en el hipocampo. "Después de la exposición continua a largo plazo de la experiencia sexual, la función cognitiva mejoró. Pero cuando se produjo un periodo de abstinencia prolongado, las mejoras en la función cognitiva se perdieron a pesar de la presencia de nuevas neuronas”.

E investigadores de la Universidad de Konkuk (Corea del Sur) vieron que, además, las relaciones sexuales pueden "favorecer la función de la memoria de reconocimiento” y contrarrestar los efectos negativos del estrés crónico.

Los genitales se debilitan
La ausencia de sexo también pasa factura a los genitales, tanto en hombres como en las mujeres. Ellos se exponen a la disfunción eréctil: "El coito regular protege contra el desarrollo de la disfunción eréctil entre los hombres de 55 a 75 años. Esto puede tener un impacto en la salud general y la calidad de vida”, concluyó un artículo elaborado por expertos del Hospital Universitario Tampere (Finlandia), que fue publicado en The American Journal of Medicine.

La mujeres corren el riesgo de que "la vagina pierda su elasticidad por atrofia, lo que produce menor sensibilidad y dolor” en las relaciones, señala la doctora Redón Fitzl.

Por todo ello, las especialistas sostienen que es importante cuidar la vida sexual. "Tenemos que recomendar unos hábitos de vida saludables, incluyendo reducción del estrés y de la fatiga, pasar más tiempo de calidad con las parejas o mejorar la imagen corporal”, sostiene la ginecóloga y sexóloga de Salud de la mujer Dexeus.

Lecturas sutiles ¿Por qué dormimos?

Los seres humanos duermen y despiertan siguiendo un ritmo de 24 horas, este se conoce como Ritmo Circadiano.

Se entiende como “sueño” un estado reversible de alteración de la conciencia o pérdida de esta, de la cual se despierta.

A pesar de ser esencial, las funciones exactas del sueño son desconocidas. Si bien el periodo de descanso es de ocho horas, algunas personas necesitan dormir más en tanto que otras un poco menos.

El exceso de sueño agota, investigaciones recientes muestran que dormir más de 10 horas o menos de cinco horas por noche aumentará el riesgo de enfermedades neurológicas.

Una noche de sueño “normal” tiene dos componentes muy diferenciados: Sueño No-MOR y Sueño MOR.

El Sueño No-MOR (Sin movimientos oculares rápidos) presenta cuatro estadios progresivo: el Estadio 1, transi- ción entre la vigilia y el sueño, con una duración de 1 a 7 minutos, es muy fácil despertar, la persona en este estadio niega estar durmiendo. El estadio 2 o sueño liviano, es la primera etapa de sueño verdadero, es más difícil despertar, se presentan sueños fragmentados.

En el estadio 3, sueño moderadamente profundo, la temperatura corporal y la presión arterial bajan; es difícil despertar, se llega a este estadio 20 minutos después de quedarse dormido. En el estadio 4, de sueño profundo, el metabolismo cerebral y la temperatura corporal bajan mucho, se mantienen los reflejos y el tono muscular disminuye muy poco, en esta fase suele ocurrir el sonambulismo.

Del estadio 1 al 4, se llega en menos de una hora. En el Sueño MOR, se observa carencia de tono muscular y el cerebro se “desconecta” del cuerpo, de hecho los únicos músculos activos son los de la respiración y los músculos de los ojos. Esta fase se llama también “sueño paradójico” pues se observa actividad neuronal muy alta, el flujo sanguíneo cerebral y el consumo de oxígeno son mayores que en la actividad física o mental intensas de la vigilia. En un periodo de 7 a 8 horas de sueño hay entre 3 y 5 episodios de sueño MOR. Normalmente un episodio MOR durará de 10 a 20 minutos.

Los episodios MOR, No-MOR se alternan toda la noche, el sueño profundo y reparador se presenta en los estadios 3 y 4 y en el sueño MOR. Las “pastillas para dormir” (Benzodiacepinas) alargan los estadios 1 y 2 del sueño pero reducen los estadios 3 y 4 y el episodio de sueño MOR; es decir, aumentan la cantidad pero reducen notablemente la calidad del sueño.

Durante la noche puede ocurrir que despertemos de forma natural, muy suavemente; posiblemente hayamos despertado en el estadio 1 o 2 del sueño No REM, y fácilmente también volvemos a dormirnos. Pero puede suceder que suene la alarma y despertemos sobresaltados y confundidos, probablemente hayamos estado en el estadio 4, y si suena el reloj y despertamos pero no podemos movernos por algunos instantes, pues estábamos en pleno episodio de sueño MOR. Nos despierta casi todo; luz brillante, sonidos, dolor, frío, calor, movimientos de los brazos y piernas, hambre, sed, deseos de ir al baño, tacto y presión en la piel; sin embargo los olores, aún los más fuertes, no nos despertarán.

Se estima que todas las personas pasan alguna vez por un periodo de insomnio, pero si este se prolonga puede tener consecuencias muy nocivas. Dormir poco afecta severamente las funciones mentales, provoca ansiedad, irritabilidad, dificultades con la memoria; la privación de sueño deteriora la capacidad de atención, el aprendizaje y el desempeño.

El sueño es una conducta, si bien no se caracteriza por el movimiento, muestra un necesidad imperiosa que obliga a buscar un lugar cómodo y tranquilo donde acostarse y permanecer así por varias horas, sin responder a lo que ocurre alrededor. El tiempo adecuado de sueño y su calidad son esenciales para la conservación de la salud del cuerpo, pero sobre todo para el bienestar y la salud mental.

Cosas que hacen las mujeres cuando saben que van a tener sexo

Las mujeres realizan diferentes rutinas para prepararse para un momento de intimidad. Estas son algunas de ellas según el portal elconfidencial.com:



Saca la lencería que nunca usa

Las mujeres usan cotidianamente ropa interior de algodón que se pueden poner con cualquier prenda porque son cómodas y suaves, pero cero eróticas. Para una cita tiene otras como tangas de hilo, brasileñas de encaje y bodies con transparencias que solo saca para esa ocasión. Antes de la cita, lo primero que hará será quitarse los calzones blancos y en su lugar se pondrá un traje negro muy sexy.



Pide cita para hacerse la cera

Las chicas necesitan saber el día exacto de su cita para irse a hacer la cera o pedir una sesión láser para repasar la piel.



Una ducha rápida

Si se quedó de forma improvisada o repentina en un encuentro, la chica se meterá en la ducha.



No consume alimentos que produzcan gases

Hay determinados alimentos que se deben evitar antes de una noche de pasión porque producen gases. Algunos son el brócoli, el repollo, el maíz o los lácteos.

Envía tus consultas al correo electrónico



jueves, 29 de diciembre de 2016

Qué hacer para que te deje de gustar alguien

En el mundo somos más de 7.000 millones de personas, pero a ti, gustarte de verdad, sólo te gusta una. UNA. Y no hay manera de quitártela de la cabeza, de detestarla aunque sea un poquito, de olvidarla y pasar página.

Mejor lo repetimos: ¡Más de siete mil millones de personas! Sufrimos de hiperpoblación mundial, pero los caprichos de la química emocional y erótica son así de inescrutables. De hecho hay tres cosas en esta vida que no alcanzas a entender, por más vueltas que les des: las ondas gravitacionales, las raíces cuadradas y que tú te fijarás precisamente en esa única persona, tanto como para que el resto del Universo se difumine en un inmenso e insípido segundo plano.

Concretemos el nivel del sentimiento: desearías desayunar cada mañana un poquito de su saliva. Una hipérbole, quizá un poco repugnante, que resulta más insoportable cuando deja de ser recíproca. Y mira que has intentado reconquistarle de todas las formas posibles. Lo has intentado fuerte, tanto que ya has quemado todas tus naves: has sido la mujer superada, la comprensiva, la despechada, la celosa, la rezagada, la espía, la misteriosa... Has querido volver a seducirle en vano de tantas maneras que ya no te queda otra que asumir la cruel y espantosa realidad: ya no le gustas, aunque a ti te siga encantando.

Es hora de pasar la página, de buscar la vacuna para neutralizar los estragos de este virus más resistente que el de la gripe A. Veamos unos cuantos pasos para lograr la inmunidad:

1. Borra su número de teléfono. Pero de verdad, no valen las trampas. Elimínalo de tu móvil, de tu agenda física y digital. Haz que esos nueve dígitos desaparezcan por completo de tu entorno. Es cierto que hace tiempo que decidiste dejar de mandarle mensajes desesperados (y sólo por eso ya te damos un aplauso lento), pero debes superar ese tic loco de mirar cada cinco minutos su estado en el Whatsapp.

Repite esto 55 veces: me da igual que esté en línea, me da igual que su última vez de conexión fuera hace 38 minutos, me da igual que haya cambiado su foto de perfil... Ahora borra ese número, y siente la tranquilidad y el agradecimiento profundo de tu dignidad.

2. Deja de querer ser su amigo en Facebook. Piensa una cosa, si has sido capaz de borrar su número de teléfono, es que eres una campeona. Si has podido cumplir el primer punto, está perfecto. Sácalo de ahí, dale la patada, tú puedes. No hay dolor. ELIMINAR. Dale rápido, suelta este látigo con el que te has estado fustigando durante este tiempo y siente el alivio de la dulce despedida.

3. Si lo has sacado de Facebook, deja de seguirlo en Twitter. Y lo sabes. Dale al unfollow ya.

4. El mal de amores adelgazada más que la alcachofa. A algunas personas les da por comer pero, si generalizamos (como venimos haciendo desde la primera letra de este artículo sin el menor remordimiento), veremos que la gran mayoría pierde en pocos días más kilos de lo que piensa.

Mírate al espejo: tienes todo para conquistar a un guapo. Aprovéchalo, dedícate tiempo, arréglate. Mientras te cuidas, te vas olvidando cada vez más de él y empiezas a acordarte de ti.

5. Haz deporte. Corre, haz yoga u otro deporte. Lo que sea, pero sal y haz- lo, porque el deporte es el gran antídoto contra el estrés, la angustia y el mal de amores. El deporte desconecta, alivia y ayuda a olvidar. Y para que alguien te deje de gustar es fundamental sacarlo de tu cabeza.

6. Sal de noche y de día. Sal mucho y conoce a otra gente. Recuerda que hay más de siete mil millones de personas ahí afuera y eso es maravilloso. Mientras sales, disfrutas; y mientras disfrutas, olvidas y esa atracción va menguando poco a poco.

7. No empieces a salir con otro hasta que no sepas que (el impronunciable) te ha dejado de encantar. Nadie se merece eso.

8. Crees que ya no te gusta y has conocido a otro. Eso es estupendo, pero ve con cuidado: las posibilidades de tener una recaída son tan grandes como de que vuelvas a pedirle que te acepte como amiga en Facebook.

Si te ataca esta cepa del virus, no se lo digas aún a tu nueva pareja. Cállate y date un tiempo; empieza otra vez los pasos hacia la inmunidad. Con suerte, conseguirás que la fiebre pase mucho más rápido. Y si la cosa se alarga, deberás ser honesta con quien estás ahora. Puede que el virus te esté convirtiendo en zombi, pero no dejes que lo haga en una cobarde desalmada.

9. Has recaído, has dejado a tu nueva pareja y estás a un pelo de tener un problema con la bebida. Sólo te queda viajar. Vete de viaje sola. Viajar suele curar todos los males del hombre. Y, sobre todo, las tonterías.

10-La vuelta a casa suele ser dulce y agradecida. Reconcíliate contigo misma y date una palmadita: llevas todo este tiempo de viaje sin acordarte de él. Tienes tantas cosas que hacer, has conocido lugares y personas que han aireado tu mente.

Y entonces te das cuenta de la prueba definitiva: ya te da pereza pensar en él.

Deo Aguilar

miércoles, 28 de diciembre de 2016

¿Hablar sucio puede MEJORAR el SEXO?

Para muchos es un tabú, otros no lo han experimentado o se han desconcertado cuando sucede, y otros simplemente no pueden disfrutar de una relación si no lo hacen o por el contrario cuando la pareja comienza hablar sucio también conocido como “dirty talk” (en inglés), la otra se desconecta. Como sea, el hablar sucio durante el sexo parece ser mucho más común entre parejas de lo que parece.

Se debe entender que no se trata de maltratar verbalmente a tu pareja, sino de soltar una palabra al calor del momento o una expresión que puede ir de lo pícaro a lo sexualmente explícito; o incluso, si tienes la suficiente confianza con tu pareja, de decir malas palabras o verbalizar tus fantasías. Y no: no es una perversión sexual ni hacerlo te convierte en una persona sucia o depravada; por el contrario, la ciencia médica considera que puede ser algo bueno para tu salud y el disfrute de tu sexualidad, asegura el artículo “Hablar sucio puede mejorar el sexo”, publicado por la Vanguardia MX y Milenio Digital.

Entendiendo razones

Para entender esto, primero hay que tomar en cuenta que la excitación sexual, más que un fenómeno meramente físico, es un proceso que empieza en el cerebro. Igual que el lenguaje. Esta es una de las razones por las que una palabra traviesa o una expresión que fuera de la habitación puede sonar impúdica, puede excitar tu cerebro tanto como una imagen, un roce o una práctica sexual.

Daryl Cioffi, experta en sexualidad y neuropsicología, afirma que “la gente disfruta de hablar sucio en la cama porque activa todas las regiones del cerebro mientras el cuerpo también se excita”.

Cioffi ha observado, por ejemplo, que muchas mujeres con posiciones de poder, disfrutan siendo sumisas en la cama porque esto estimula la amígdala cerebral, que es la región del cuerpo donde reside el miedo y que se activa durante la excitación y el placer sexual. Por eso es que los gemidos, resoplidos, susurros, gritos y las palabras sucias excitan el cerebro.

Por otro lado, el “dirty talk” permite comunicarle sutilmente tus fantasías sexuales a tu pareja, lo o la estimula a verbalizar las suyas, y hace posible que ambos conozcan más claramente las necesidades del otro y la manera de complacerlo. Y al hacerlo, no importa si estas fantasías realmente quieren llevarse a la realidad —afirma la Dra. Ava Cadell, terapeuta sexual en Los Ángeles, California—; si durante el coito uno de los dos menciona actividades “inusuales” como un trío, una fantasía de violación o un fetiche, esto no representa necesariamente una proposición, sino simplemente la verbalización de una fantasía, pero los códigos deben ser definidos por la misma pareja, tampoco se trata de aceptar lo que a uno le molesta y si esto sucede es importante que lo hables.

Volviendo al tema, hablar sucio, entonces, puede mejorar la vida sexual porque se trata de un nivel más profundo del comportamiento sexual, más allá de los actos meramente físicos.

Finalmente, y hablando específicamente de las mujeres, hay que tomar en cuenta los tabús y represiones que existen en torno a la sexualidad femenina y algo que se llama “el complejo de la niña buena”, que es la postura que una mujer “decente” debe adoptar socialmente. En ese sentido, el “dirty talk” se convierte en una experiencia liberadora para ellas, pues desafía este complejo y te permite sentirse más cómoda con tu sexualidad y tus deseos. Así, algunas mujeres pueden excitarse con palabras como “zorra”, aun cuando las encuentren profundamente ofensivas si se presentan fuera del dormitorio. Este intercambio lingüístico, entonces, revela las fantasías más profundas y puede tomarse como un juego erótico con el que ambos pueden divertirse en la intimidad de su recámara.



TIPS PARA APRENDER EL “DIRTY TALK”

¿Te gustaría probar esta forma de tener sexo?, De10.mx enlista algunos consejos para quitarte el miedo y te dice algunas de las palabra “sucias” con las que puedes iniciar la estimulación verbal durante el sexo, siempre y cuando te sientas cómoda haciéndolo

Es indudable que a los hombres les encanta la comunicación erótica, todos los sonidos que exhalan durante un encuentro sexual serán bien apreciados por tu pareja; gemidos y suspiros siempre son un deleite, pero en cuanto a las palabras “sucias” hay dos posibilidades: expresar por qué estás disfrutando el momento y describir lo que quieres hacer a continuación.

Hay que tener en cuenta, que efectivamente no a todas las personas les parece sexy utilizar frases de este tipo en las relaciones sexuales, por lo que es importante saber con qué te sientes cómoda y qué es lo que tu hombre quiere oír, para luego trabajar desde ahí.

El “dirty talk”, no necesariamente es la utilización de palabras obscenas, sino que se trata de enfatizar la sensualidad y el deseo que sientes por esa persona en ese momento. Incluso frases simples como “qué quieres hacer ahora” o “te voy a hacer lo que te gusta”, pueden ser extremadamente eróticas si se dicen en el tono apropiado.

“Estoy llegando”. Esta es una de las frases más sencillas, pero que más excitación provocan. Es importante que tomes en cuenta en qué momento la dices, el tono y el contexto. Procura decirla sólo si estás a punto de llegar, si no quieres que el orgasmo se te esfume; y si la mencionas entre gemidos y tu respiración agitada, será como una bomba.

“Me encanta que me (frotes, toques, acaricies, beses, etc.) mis (pezones, piernas, nalgas, ombligo, etc.)”. Con estas palabras estarás guiando a tu pareja a hacer lo que más te gusta sentir; de esta forma no habrá pierde y ambos llegarán al clímax.

“Me encantan tus manos”. Hacer cumplidos acerca de su buen desempeño será excitante para él porque estás haciendo explícito sus cualidades en la cama y demostrando que él está cumpliendo con su misión de darte placer.

“La tienes tan dura”. Frases como ésta, que están más subidas de tono, también provocan grandes momentos bajo las sábanas, pues él se sentirá como todo un semental.

“Hazme duro”. Con estas palabras estarás impulsando su desempeño, pues en cuento él la escuche, sacará de sí toda su energía para hacerte llegar al orgasmo.

“Úsame”. Al pronunciar esta palabra, automáticamente le estas dando carta abierta para que él se explaye, ya que estás dispuesta a que, en esa ocasión, él sean el que tome las riendas del encuentro, mientras tú estás en disposición de hacer lo que él te pida.

“Cógeme”. Es la palabra detonante para iniciar con el coito, ya que previo a que menciones esto, hubo un juego erótico que provocó que decidieras pasar al siguiente nivel. Además, al decirla, es como si oprimieras el botón de excitación en tu pareja.

Recuerda que en el sexo los límites los estableces tu y tu pareja, y usar palabras eróticas durante los encuentros sexuales puede ser la mejor manera de provocarla para llegar al clímax.



El síndrome de Romeo y el fin de las relaciones



¿Quién no conoce la historia de Romeo y Julieta? Probablemente todas, ninguna mujer al menos es ajena a esta historia que se trata de un tormentoso y apasionado romance adolescente que termina en un trágico final. Sin embargo, lo que no se sabe es que hay algo más riesgoso que “morir de amor” y es querer vivir en un enamoramiento constante, algo que según los expertos se trata del Síndrome de Romeo y Julieta que no es nada más y nada menos, que estar enamorados del amor.

Seguro te ha pasado que tienes una amiga que cada vez te encuentras con ella te dice que está “enamorada” de su novio, el problema es que este enamoramiento es cada vez con una persona diferente. Si te suena el caso, quizá tu amiga padezca de este Síndrome.

En cuestiones de amor también tenemos que tener los pies sobre la tierra, ya que si bien el atractivo más grande está cuando comienza una relación por esas sensaciones que nos encantan a todas como la adrenalina, los nervios, el clímax de las primeras citas, la elevación del autoestima, que son definitivamente sentimientos que disfrutamos en su minuto, pero quienes “sufren” de este Síndrome no pueden entender que eso es sólo parte de una etapa del enamoramiento y que el amor no es únicamente eso. Luego de un tiempo las relaciones de pareja toman otro tono, las emociones se convierten en amor, compañerismo y estabilidad, en ese punto las personas que padecen de este trastorno entienden todo lo contrario y empiezan a derrumbarse, asegurando que la relación ha terminado porque ya no tiene emoción.

“El síndrome de Romeo y Julieta es un conjunto de síntomas psicopatológicos que se da en las personas que tienen enamoramientos prohibidos, donde existe una exagerada demostración de amor, donde el sentido de pertenencia genera conductas de control, posesión, sometimiento, sufrimiento, conductas obsesivas de acoso, y conductas celo típicas”, explica la psicología Nancy Cristina Rubín de Celis Espinoza de Psicoconsulting (Edificio Cibeles) y docente de la UMSS.



¿Por qué se da este síndrome?

“Este síndrome se da principalmente por la necesidad de la persona (hombre o mujer) de ser amado sin medida, (ser el centro de atención de su pareja), además de que contribuyen al desarrollo de este síndrome las prohibiciones familiares y sociales, es decir cuando la familia no aprueba la continuidad del enamoramiento existiendo conflictos, críticas, problemas, amenazas “si sigues con él o con ella, anda buscando trabajo, donde ir a vivir, etc”, asegura la psicóloga.

Pero también una de las causas principales que llevan a padecer este síndrome es una evidente desconexión con la realidad, resultado de una constante idealización del amor, desde la infancia, mezclada con los buenos recuerdos de las primeras relaciones amorosas.

Hay quienes le echan la culpa a Disney por obsesionarnos con encontrar el “príncipe azul” o por inculcar en algunas culturas como la nuestra, que la mujer nace sólo para casarse y ser mamá.

Quienes padecen del Síndrome de Romeo y Julieta, aunque suene exagerado, tienen planeada la boda y el nombre de sus hijos antes de saber si quiera de quién están enamorados.

La buena noticia es que este Síndrome tiene cura con psicoterapia y según la especialista es importante que estas personas busquen ayuda, porque si no estas conductas pueden generan violencia psicológica y pueden llegar a desarrollar violencia de género (violencia física).



Características

Según Rubín de Celis, las características principales de las personas que padecen de este síndrome son:

• Personas que tienen fantasías exageradas del amor romántico, idealización de la persona amada

• Citas a escondidas, a veces con ayuda de algunos amigos que se convierten en cómplices

• Relaciones pasionales

• Alejamiento social

• Retraimiento, control (amistades, vestimenta, salidas, llamadas, mensajes).

• Angustia

• Dependencia emocional y afectiva

• Depresión

• Agresividad

• Chantajes emocionales: Una de las características que muestran los rasgos de este trastorno es cuando se escuchan frases como “sin ti no soy nada”, “no puedo vivir sin ti”, “no me dejes porque me muero o me mato”. Al principio esa entrega es recibida con alegría, como una “muestra de amor”, pero luego esa dependencia por una de las partes suele acabar siempre igual: en control, en abuso. “Lo hago porque te quiero”. Y ese tipo de actuaciones no tiene edad, obviamente es más fácil identificar a una persona adulta con este trastorno.

Un Romeo empezará a buscar formas de terminar y buscar una nueva ilusión si la relación deja de ser intensa. La persona con este Síndrome intentará de una y mil maneras revivir esas sensaciones, pero detrás de cada intento sólo encontrará frustración, por lo que la única salida que tendrá será culpar a su pareja del fracaso de la relación y empezar de cero, pero con alguien nuevo.

Estas personas desarrollan la necesidad de estar con alguien y van de pareja en pareja, buscando la manera de conquistar a alguien a como dé lugar, porque no pueden dejar de sentirse enamoradas, es como ¡una adicción!.

Las relaciones de pareja de estas personas suelen marchar bien al inicio, hasta que el carácter de Romeo sale a flote, es decir, después de ese estado intenso de enamoramiento, la persona pone nuevamente los pies en la tierra. ¿Y qué pasa? Para ellos es la señal de que su relación está terminada, ya que los recuerdos de los primeros meses se están esfumando y ya no sienten esas emociones.



Prohibir solo genera más deseo

Esto va para los papás y es que normalmente cuando se oponen a una relación es porque la persona elegida no pertenece a la misma clase social o porque no llena las expectativas para su hija o hijo, pero si los padres adoptan posiciones como la mencionada están muy equivocados porque lograrán el efecto contrario, y el amor que siente su hijo o hija irá en aumento y luchará con su pareja uñas y dientes por defender lo que sienten, no escucharán consejos ni a aquellos que quieran disuadirles para que dejen la relación. Recuerda que lo prohibido tiene su encanto.

Daniel Wegner, psicólogo de Harvard, ha señalado que el secretismo en las relaciones románticas o sexuales funciona como un afrodisíaco, ya sea porque los amantes están siendo infieles, o por prohibición paterna expresa.


El feminismo, beneficioso para tu vida sexual



Hasta hace tres décadas, muchas mujeres heterosexuales y que esperasen llevar una vida heteronormativa esperaban que su pareja fuese un hombre protector, que sepa cuidar de ella y lleve el peso de la familia. En pleno 2016, lo que se busca en una pareja se aleja muchos de este ‘ideal’ tan obsoleto. Las mujeres queremos parejas en las cuales los dos seamos iguales en todos los sentidos, y los estudios recientes demuestran que esa es la clave de la felicidad, empezando por una vida sexual más satisfactoria y continuando por una mayor estabilidad.

Sí, en contra de lo que algunas de nuestras abuelas pudieran pensar, cuando el hombre en una pareja es feminista (y actúa como tal), es muy sexy. Sí, siendo ‘feminista’ sinónimo de ‘igualitario o ‘equitativo’ y no el antónimo de ‘machista’, como mucha gente cree que es.

Hace un tiempo, en M publicamos los resultados de un sorprendente estudio que demostraba que las parejas en las cuales las tareas domésticas están repartidas de manera equitativa tenían una vida sexual más activa. Y es que, cuando en la pareja ambos miembros viven y actúan como iguales, la felicidad es mayor, en todos los sentidos. Y las estadísticas así lo corroboran: en los países más feministas como Bélgica las tasas de divorcio son más bajas, el 47%, que aquellos que no lo son tanto, como Estados Unidos, el 53%.

Mayor armonía en pareja

Efectivamente, el feminismo no está destruyendo la pasión ni la armonía marital, sino al contrario. Y los estudios revelan que los hombres, ni mucho menos, ‘sufren’ por esta circunstancia de vivir en igualdad de condiciones en todos los aspectos. Cuando se comparten responsabilidades y, además, ambos miembros generan ingresos parecidos a la familia, la armonía es mayor y los encuentros sexuales son más frecuentes. Adiós al mito del hombre dominante-cabeza de familia de concepción más tradicional (y machista).

Los estudios han demostrado que las mujeres que viven una relación tradicional, en la cual el hombre tiene el rol dominante son más infelices. Y, además, esa insatisfacción puede no ser solo a corto plazo: otra investigación reveló que aquellas que buscan en sus parejas a alguien protector y paternalista pierden interés por progresar profesionalmente o mejorar su educación.

Es decir, que puede llevar a una frustración que se extiende a la vida laboral y social y que desemboca en infelicidad. Cuando uno de los dos miembros de una pareja no es feliz, es imposible que ésta funcione.

La igualdad de géneros es el mejor ingrediente para tener una convivencia satisfactoria. Una sociedad avanzada tiende a la paridad en todos los sentidos. Si la mayoría de las familias que se forman tienen esta división de roles, las próximas generaciones probablemente alcanzarán ese sueño no tan lejano que es vivir en equidad.

Así que si quieres tener una vida sexual más activa y satisfactoria, el feminismo es la respuesta.

Cada vez son más los hombres que se reconocen públicamente como feministas: Chris Hemsworth no ha tenido reparos en expresarlo o el mismísimo Ryan Gosling se convirtió hace tiempo en adalid del feminismo masculino, y no le importa hablar de ello.


Los juguetes sexuales más cotizados

Los juguetes sexuales ayudan a descubrir nuevas facetas de uno mismo, a conocer los puntos más sensibles, lo que te gusta y lo que no, así que definitivamente aportan a la vida sexual porque ayudan a la pareja a combatir el mayor de los problemas: la rutina o monotonía. Si incluyes juguetes a tu vida sexual le dará otro sentido que tiene que ver más con la aventura de poder experimentar nuevas y mejores sensaciones, que con la perversión como muchos piensan.

“Ten en cuentan que las mujeres que usan vibradores conocen más su cuerpo, sus partes más erógenas, los movimientos adecuados, lo que hace que cuando están con su pareja puedan guiarles para que ambos puedan sentir más placer”, aseguran Kimberly Gonzáles M., y Sthephany Cabrerizo U*, que se dedican a la investigación sobre temas de sexualidad.

Las fechas en las que más se venden juguetes sexuales son septiembre y carnaval, y diciembre es la época más baja ya que la mayoría de las personas está muy ocupada o porque lamentablemente, no considera apropiado este mes para disfrutar de su vida sexual, pero no necesariamente debe ser así, de hecho podría ser uno de los regalos interesantes para Navidad, uno con el cual ambos puedes disfrutar.



Los juguetes más cotizados

Según las expertas los juguetes más vendidos son:

1. Dildos: con o sin vibración (que son esos juguetes en forma de pene, con material sensación piel)

2. Vibrador tipo Rabbit

3. Vibrador tipo C



Pero existen otros juguetes. Stephany y Kimberly revelan a M las características de los juguetes más cotizados.

Te damos una lista de juguetes que la mayoría de la gente no sabe que existen:



Vibrador tipo C – WeVibe

Este es un modelo muy particular de vibrador, como su nombre indica, tiene la particularidad de tener la forma de una “C”, y vibra en ambos extremos del mismo. Uno de los extremos estimula el clítoris mientras el otro estimula el punto G. Ojo: No solo los celulares y computadores tienen su evolución, este modelo también: se lanzó el wevibe 1, 2, 3, 4….y ahora está en el 4 plus. Tiene la característica que se puede conectar con una aplicación del celular, a través de la cual puedes regular la intensidad y el tipo de vibración.

Mucha gente se preguntará como se lo usa, pues es un juguete que la mujer introduce uno de los extremos en la vagina y el otro queda afuera (al nivel del clítoris). Debido a su diseño flexible y delgado es un juguete que se lo puede usar en pareja.



Vibradores de lengua

Si quieres sacarte un 100 y quedar muy bien recomendado al momento del sexo oral, este es el juguete ideal. Es un vibrador que se lo pone en la lengua y funciona a través de pequeñas baterías que muchas veces son intercambiables.



Consolador con Arnés - “Strap on”

Este juguete es un clásico que nunca pasa de moda, lo pueden usar tanto hombres como mujeres. Llega a ser como un pene artificial. Una mujer puede utilizarlo para penetrar por vía vaginal o anal.

Un hombre puede usarlo en caso de que quiera dar un segundo, tercer o cuarto round o también puede convertirse en un apoyo para quienes sufren disfunción eréctil. Todo depende de la creatividad de cada uno.



Vibrador rabbit

Este vibrador tiene forma de conejito y su función es estimular el clítoris y el punto G al mismo tiempo. Un pequeño detalle que se debe notar es que la mayoría viene con la punta final elevada hacia arriba, eso no pasa por un tema de estética, sino por un tema funcional (para que la estimulación vaya directamente al punto G). Vienen en diferentes tamaños, diseños, materiales y colores con diseños incorporados. El tema de diseños tiene una función importante, que es la estimulación que causaran los mismos en la parte interior de la vagina.



Vibrador tipo “ostra” o tipo “mariposa”

Ambos tienen la misma función pero diseños diferentes, estos vibradores se los puede llevar puestos en todo momento y lugar, ya que el vibrador se introduce en la vagina y luego con el control se pude decir en qué momento prenderlo o apagarlo y que intensidad usar. Es ideal para romper la rutina en pareja y hacer una apuesta. ¿Perdiste? Pues te toca llevarlo puesto este domingo en un almuerzo y claro… que tu pareja tenga el control y decida qué momento sería el “apropiado” para prenderlo.



Vibradores de material de vidrio

Los vibradores que son fabricados de este material tienen la particularidad que permiten jugar con temperaturas. Puedes dejarlo enfriar en el refrigerador o por otro lado calentarlo en baño maría.

Son duros y muy fáciles de limpiar. Algunos vienen con vibrador incluido.



Anillos para el pene

Este es un juguete que es ideal para usarlo en pareja, debido a que el anillo sirve para que el hombre se sienta más estimulado y algunos de estos juguetes vienen con vibrador incorporado en la parte superior que va directamente al clítoris de la mujer al momento de tener una relación sexual. Importante: No se debe usar más de 30 minutos (ya que si no puede causar lesiones).



Bolas chinas

Las bolas chinas permiten hacer los famosos ejercicios de Kegel que son sumamente recomendados para las mujeres. Estos ejercicios fortalecen los músculos pélvicos. Pocas mujeres saben que si una hace estos de manera constante, ayudará a volverse multiorgásmicas.



Vaginas con vibración

Las llevan mucho por temas de masturbación, como su nombre indica son vaginas hechas de silicona. Hay montón de variedades en temas de color, tamaño, diseño y lo interesante es que algunas de estas vienen con vibración incluida.

¿Quieres ponerla a la pared o en una máquina que haga todo por ti?... No te preocupes, hay diseños especiales de este juguete para esto.



Powerpump

Consigue, mediante un vacío, introducir y retener sangre en el pene(erección). Una vez conseguido esto se instala un anillo de silicona en la base del pene. Terminada la relación sexual se quita el anillo lo que permite que la sangre retorne.



Los más cotizados para utilizar en pareja

Estos son los más pedidos por las parejas:

1. Los anillos para el pene con vibrador incluido

2. Los vibradores tipo C

3. Las esposas

4. Los consoladores con arnés - Strap-on



* Kimberly y Stephany han creado una página en Facebook para información transparente, abierta y libre de prejuicios respecto a diferentes temas sexuales. Más información en https://www.facebook.com/sacredsex7



LIMPIEZA,IMPRESCINDIBLE

Las expertas en el tema aseguran que la limpieza de los juguetes sexuales es importante, así que este tema no se puede dejar de lado, acá te damos algunas recomendaciones que debes seguir:

*Limpiar antes y después de usarlos: simplemente con agua y jabón neutro es suficiente, no se necesitas comprar ningún líquido especial.

*Dejarlos secar al aire: no es recomendable secarlos con toallas.

*Si lo usas anal y vaginalmente usa preservativo: para evitar infecciones.

*Evita lubricantes en base a aceite y vaselina: estos pueden provocar infecciones, alergias o irritaciones. Además de modificar el pH de las mujeres.

*Ten cuidado de no mojar pilas ni batería y secarlas bien al guardar el juguete.

*Guárdalos en lugar seco y donde no haya exposición al sol.

domingo, 25 de diciembre de 2016

Las cosas que una mujer debe hacer SÍ o SÍ después de tener relaciones sexuales

Si bien es cierto que después de tener relaciones sexuales es agradable y cómodo pasar un momento de intimidad con la pareja, también es un momento que debe ser aprovechado para cuidar la salud sexual.

Ir al baño

Orinar después del sexo ayuda a evitar las infecciones del tracto urinario, porque permite “enjuagar” las bacterias que pueden haber llegado hasta la uretra durante el acto sexual. Si bien no hay grandes estudios que lo demuestren, es una práctica recomendable. Lauren Streicher, destacada obstetra y ginecóloga estadounidense, explica que no es necesario ir al baño inmediatamente después de la relación sexual, puedes esperar unos 20 minutos.

Recapitular los hechos

Después de un episodio sexual está bien pensar si fue bueno o malo. Quienes la practicaran conocerán mejor cómo son en el aspecto sexual y en el futuro se lograrán relaciones más placenteras. Si el sexo fue bueno, cuéntaselo a tu pareja mientras el recuerdo está fresco. “Ahora es el mejor momento para hablar de ello, ya que puedes sentirte incómoda al tocar el tema de la nada después”, recomienda la doctora en psicología y psiquiatría Kristen Carpenter.

Malestares

Puede ser normal sentir un pequeño dolor durante o después de las relaciones sexuales. Puede ocurrir por falta de lubricación, por un espasmo muscular o porque tu pareja fue algo brusca. Sin embargo, si el malestar se torna recurrente y surge cada vez que tienes relaciones sexuales, podría tratarse de vaginismo o de otras dolencias.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Hombre ‘tóxico’ y ‘mujer ´imán’

Lillian Glass, autora de ‘Hombres tóxicos’, llega en su libro a la conclusión de que existen once tipos de hombres que hacen la vida imposible a las mujeres. Pero por otro lado, también llega a la conclusión de que hay diez tipos de mujeres que son unos imanes para este tipo de hombres.

CÓMO ES UN HOMBRE “TÓXICO”

Un hombre tóxico es aquel que produce emociones negativas en su pareja, tiene un mal comportamiento con la misma, haciendo que se sienta mal e, incluso, con sentimientos de culpabilidad sin razón aparente lo cual, obviamente, va minando su autoestima.

CÓMO ES UNA MUJER “IMÁN”

Te puedes considerar una mujer imán si un hombre te hace sentir tan mal que puedes experimentar cambios emocionales y físicos o emociones como miedo, dudas, sentimiento de culpabilidad o vergüenza. Eso significa que estás con un hombre tóxico.

Lo cierto es que existen mujeres que se implican en relaciones que les traerá sufrimiento, tristeza y amargura, que es la forma de vivir el amor cuando se envuelven en este tipo de relación tóxica. Al final, se convierte casi en una batalla que hay que ganar con una pareja que “te quiere”, eso es lo que dicen, pero debe ser muy en el fondo, porque estos hombres no tienen inconveniente en maltratar a la mujer, especialmente, a nivel psicológico.

TIPOS DE HOMBRES “TÓXICOS”

1. El competidor superior. Siempre intentará quedar por encima de ti, poniendo en cuestión casi todo lo que puedas decir; interrumpe tu hilo de conversación, te contradice -aunque no tenga razón- pero, para justificarse hará un largo monólogo con mucha información innecesaria y si te equivocas “¡cállate! Que no sabes de lo que lo hablas”.

2. El volcán pasivo-agresivo aparentemente tranquilo, pero que puede entrar en erupción. Es un hombre que puede estar triste, alegre o enfadado, pero no te darás cuenta porque se lo guarda todo hasta que explota. Pero, pasa de hacerte sentir la mujer más feliz del mundo a la victima de sus críticas, ironías y sarcasmos lo cual provocará que acabes desconfiando de él.

3. El sabelotodo presuntuoso. Hombre presuntuoso, cree que tiene todas las respuestas y, por tanto, si se te ocurre dar alguna contestación su frase favorita es “¿estás segura?” Su comportamiento es ofensivo, con desprecios constantes y conducta paternalista hacia su pareja. Habla lento, en forma de monólogo puesto que nunca hablará contigo, sino consigo mismo.

4. El mentiroso seductor, infiel. Hombre muy halagador y cortés, quizás, en exceso, lo cual producirá que inicialmente no le creas. Sin embargo, si tenemos a un hombre al lado que está alimentando constantemente nuestro ego, hablando bajito, suave y lento, acabarás atrapada en sus redes.

5. El obseso obsesivo- agresivo. Es el tipo de hombre realmente “tóxico”, que te controla y te dice tanto todo lo que debes como lo que no debes hacer de una forma intimidatoria, usando para ello la agresividad.

6. El manipulador traidor. Este hombre mete sus narices en todos tus asuntos privados como si fueran suyos para conseguir que tú hagas las cosas a su manera con lo cual, a la larga, acabaría teniendo el control de la situación. Para ello, te da su opinión acerca de “lo mal” que lo estás haciendo -por cierto, opinión que no has pedido- de manera que acaba dándole la vuelta a lo que has dicho o hecho hasta ponerlo en tu contra.

7. El víctima negativista. Este hombre ve la vida como un vaso medio vacío de modo que siempre ve la parte negativa, en lugar de la positiva y espera lo peor. De esta manera, por si las cosas le van bien, intentará sabotearlas. En el

fondo, la razón es el dolor emocional que acarrea de etapas anteriores y que le producen una baja autoestima.

8. El indeciso, irritante y sin iniciativa. Es un hombre que no es capaz de tomar decisiones en su vida por lo que se ve arrastrado por las decisiones de los otros. Esto produce que tenga miedo a vivir y, por tanto, a crear conflictos.

9. El narcicista egocéntrico. Su principal y, de hecho, única preocupación es él mismo ya que se considera el centro del universo y espera que se le consideres igualmente. Tú no le importas mucho, sólo aquello que tenga que ver, directamente, con él.

10. El frío emocionalmente. Este hombre es de muy pocas palabras, casi nunca sabes lo que piensa o siente, si es que tiene alguna emoción. Por tanto, siempre deberás jugar a adivinar “lo que piensa”.

11. El sociópata. Es el hombre más tóxico y peligroso y puede causarte un gran daño. Suele producir una muy buena primera impresión ya que te dice todo lo que quieres oír. Seguramente, te preguntará qué te gusta, qué te hace feliz, qué te entristece… irá directo a tus emociones. Sin embargo, no tendrá reparo alguno en mentirte para conseguir lo que quiere.

MUJERES “IMANES” PARA HOMBRES “TÓXICOS”

1. Soy la única que puedo domar a este chico malo. Son mujeres que consideran que son las únicas que pueden conseguir cambiar a los hombres “tóxicos” aunque suelen equivocarse.

2. Mi amor es demasiado intenso. Mujeres que consideran que no hay comparación entre el amor que profesan al hombre y los rasgos “tóxicos” de este, por lo cual no le quedará más remedio que cambiar… ¡cuidado! Ya hemos visto que algunos jamás van a cambiar.

3. Puedo arreglar cualquier problema. Son mujeres que suelen tener mucho éxito en su vida profesional y por tanto creen, erróneamente, que lo mismo se puede trasladar a su vida personal.

4. Es mi príncipe azul. La mujer considera que su valía depende de haber encontrado al hombre que simboliza su “príncipe azul”, por lo cual cae con mucha más facilidad en las garras de un hombre tóxico.

5. No voy a desperdiciar la última oportunidad de encontrar el amor. Hay muchas mujeres “desesperadas” por encontrar pareja o para que no se les ponga la etiqueta de “solteronas” y, por ello, son capaces de soportar cualquier cosa, pero, reflexionemos ¿qué es mejor?

6. ¡Pobre hombre, me da pena! Suelen ser mujeres con rasgos de cuidadoras o protectoras o dedicadas a profesiones de ayuda al otro.

7. No me fío de mi instinto. Son las mujeres que, aunque saben que hay algo que no va bien, no se fían de su propio instinto.

8. Histriónicas. Mujeres que caen en manos de hombres “tóxicos” debido a su tendencia a la dramatización.

9. Miedo al miedo: Mujeres que, al encontrarse ante un hombre potencialmente violento, obedecen a pesar de que, en el fondo, no quieren.

10. Si tu pareja se enfada, es que le importas de verdad: Una parte de mujeres opinan que la violencia por parte de los hombre demuestra cuánto deben quererlas… aunque, ¡claro! Cuando se tiene la voluntad secuestrada, una puede decir cosas que no piensa de verdad.

CÓMO CURARSE DE UN HOMBRE “TÓXICO”

Pide ayuda profesional a un psicólogo especializado, lo antes posible.

No sufras en silencio: pide ayuda a tus familiares y amigos, asegurándote siempre de que las personas en las que confías, saben guardar confidencialidad.

Sí, existen mujeres que viven atraídas por los “hombres tóxicos”, hombres que son mujeriegos, coquetos, violentos, maltratadores y con alguna adicción peligrosa…

Mujer, la vida es bella, si así la quieres vivir.

Tú naciste para ser amada, naciste para caminar por el mundo con la frente en alto. Mírate al espejo y deja que tu mirada te demuestre la valentía que llevas en tu interior. Piensa que la vida no es sólo dejar que otros decidan por ti, sino que tú eres la que tiene que cambiar de actitud, luchar por tus ideales y sueños. Si has caído sólo recuerda al ave fénix que resurgió de entre las cenizas y emprendió el vuelo.

Si te encuentras en una situación similar o conoces a alguien que atraviese por alguna parecida, busca a un psicólogo especializado en autoestima, motivación, para crear seguridad y eliminar miedos.

sábado, 10 de diciembre de 2016

La regla de oro de la sexualidad



En el libro ‘100 preguntas sobre sexo’ (Lectio Ediciones) se responde de forma clara y concisa a posibles dudas sexuales basándose en las conclusiones de las investigaciones más importantes en sexualidad y en la experiencia de años de práctica clínica de sus autores, dos sexólogos clínicos: la doctora Berta Fornés y el psicólogo Manuel Fernández.

Para tener una vida sexual plena, Fornés recomienda guiarse por ‘la regla de oro’ del sexólogo Antoni Bolinches, cuya máxima es “hacer todo lo que quieras, nada que no quieras, desde el deseo previo y según tu escala de valores”. Asimismo, la sexóloga subraya la importancia de cumplir la regla de oro de la otra persona, “haces todo lo que quieres y no haces hacer nada que no quiera tu pareja” y al revés, intentando que sea desde el deseo previo”.

Fernández explica que todas las preguntas a las que se da respuesta “nacen de demandas y necesidades que detectamos en los pacientes”, porque cuando se trata de sexualidad “a veces es como si fuésemos con una venda en los ojos”.



LAS DUDAS MÁS FRECUENTES

Los principales motivos de consulta son “toda una serie de dudas sobre el funcionamiento sexual pero también acerca de la parte emocional de la sexualidad”, reconoce el sexólogo.

¿Es normal lo que me gusta? Al explorar nuestra sexualidad es común descubrir que todos tenemos particularidades. “Lo que es normal es un término establecido a partir de la sociedad y la gente intenta actuar de forma parecida a los referentes que existen, pero a veces el concepto de normalidad no está tan cerca de la realidad como parece”, sostiene la sexóloga.

¿Se puede ser adicto al sexo? En el libro se explica que la adicción al sexo es una realidad y se da “cuando una persona necesita y practica el sexo de forma compulsiva para calmar un malestar.”

¿Cuánto nos influyen las disfunciones sexuales? Más comunes de lo que parecen, entre un 50% y un 70% de los individuos padecerán alguna disfunción durante su vida, según se indica en el libro. Por ello, estos sexólogos hacen hincapié en su normalización y en la existencia de especialistas y métodos disponibles para ayudar a solucionarlas.

La disminución del deseo sexual es un motivo de consulta habitual tanto en hombres como en mujeres. Fornés señala que hay que cultivar el deseo y hacer cosas para favorecerlo; “es importante introducir elementos en tu relación para que deje de ser monótona”; juguetes, libros, lectura erótica o fantasías pueden ser un buen afrodisíaco.

La experta señala que aunque siempre hay excepciones, el comportamiento sexual masculino hace que “el hombre se active con más facilidad”. Sin embargo, en la mujer a veces cuesta más despertar el deseo; por este motivo, Fornés aconseja que “no se espere a tener mucho deseo, que si se está a gusto con la pareja, se empiece y se espere a ver si el deseo va despertando”.

Sobre todo no hay que obsesionarse, “si pasa perfecto y si no, lo hablas con tu pareja y le dices que no es el mejor momento”.



LOS 4 ERRORES MÁS HABITUALES

Detrás de los principales motivos de consulta, hay ciertos errores que se suelen cometer; en el libro se recogen algunos de los más comunes:

1. Compararse. Las comparaciones siempre fueron odiosas y en el terreno sexual pueden jugar una mala pasada. Fornés asevera que cuando nos fijamos en otro o en los ex de nuestra pareja, se presta más atención a otras cosas que a ese momento concreto y “esto puede hacer que no se perciban cosas como las sensaciones propias de la excitación”, advierte.

2. Fingir. La sexóloga indica que la falta de excitación puede llevar a que se finja para que parezca que se alcanza el orgasmo y que esto se convierta en una rutina, ya que si un día no se finge y no se alcanza el orgasmo, puede parecer que hay algún problema. Y añade: “La otra persona puede pensar que te está estimulando correctamente cuando tú necesitas otras cosas y por miedo no se dicen y se va haciendo un círculo vicioso”.

3. Mantener relaciones porque toca. Debido a la falta de sincronía en el deseo, puede suceder que en un momento determinado uno quiera sexo y otro no. Hacer el amor de forma constante sin deseo puede desencadenar problemas como el rechazo al contacto sexual ya que se vincula al sexo con una tarea.
Ignorar los problemas. Pensar que los problemas sexuales se solventarán por arte de magia es un error que puede acarrear problemas más graves. Tener una buena vida afectivo-sexual es importante para la relación y su deterioro puede perjudicar la estabilidad de la pareja.

4. Dar más importancia al placer del otro. La necesidad de aprobación del otro, la disparidad de experiencia o la importancia que se otorga a la pareja pueden llevar a la persona a querer satisfacer a su compañero hasta tal punto que deje de lado su propio placer. Por ello, en el libro se recomienda vivir la relación desde el “egoísmo sexual positivo”: la habilidad de conciliar “la satisfacción personal de los instintos sexuales con la relación de pareja”.



EDUCACIÓN PARA VIVIR LA SEXUALIDAD

“En la consulta, en el día a día, uno se piensa que la gente tiene que saber mucho pero a veces nos encontramos con dudas muy básicas”, explica Fornés. Ambos expertos coinciden en que tener buena información sobre la sexualidad es fundamental para poder disfrutar de ella.

El psicólogo señala que ha habido un gran avance en lo que se refiere a formar a la población en prevenir enfermedades de transmisión sexual y evitar embarazos no deseados; “la salud sexual es buena, pero fallamos en lo que tiene que ver con la parte psicológica de la sexualidad”, apunta el especialista.

El sexólogo afirma que hay una carencia de educación mínima sobre cómo vivir la propia sexualidad; Saber cómo manejar las emociones y los afectos que se experimentan, “ya que el sexo es instinto y emoción al mismo tiempo”.

Asimismo, Fernández advierte que existe una laguna importante en la sociedad con respecto a la educación sexual de los hijos. Los dos expertos indican que a pesar de que en la sociedad hay una imagen de los adolescentes muy atrevida, en realidad suelen presentar una falta de conocimientos sobre la vivencia de la sexualidad.


En el amor, ¡no todos los perros muerden!

¿Por qué tantos buscan el amor pero no lo encuentran? Quizás piensas que se debe a la escasez de prospectos solteros/as disponibles, o tal vez opinas que ya no quedan buenos partidos, o a lo mejor crees que la gente es muy exigente y por eso no hayan una pareja. Es cierto que lo mencionado puede obstaculizar la búsqueda del amor, sin embargo, una de las razones principales por la que hay tanta gente sola es, irónicamente, ¡porque tienen miedo a amar!

Si en el pasado tuviste una experiencia amorosa que te hirió profundamente, sin dudas, hoy tienes pavor de volver a enamorarte. Por eso, consciente o inconscientemente alejas a quien se acerca. Es como cuando alguien es mordido por un perro, quedan traumados y al acercarse otro perro a ellos aunque el perro demuestre ser amigable, cariñoso e indefenso, ese trauma es difícil de superar, así pasa en el amor, las personas creen que si alguien los lastimó el resto también harán.

Lo interesante es que, aún los que tienen terror al amor y dicen: “no me vuelvo a enamorar”, como quiera desearían enamorarse locamente. El problema es que asocian el sentimiento sublime del amor con dolor. ¡Que error! ¿Quién dijo que el amor es sufrimiento? El amor es puro e inocente, !no duele!, sólo hiere cuando la persona que amas te lo retira. Y eso es un riesgo que todo el que ama tiene que tomar. Y para que este riesgo sea menor, tienes que ser selectivo y prestar atención al comportamiento de quien te pretende. Fíjate si le interesa escucharte, si le importan tus problemas, si parece estar feliz cuando está a tu lado. Cada detalle es un clara señal que te deja saber si es o no merecedor de tu corazón.

No te limites, en el amor la mayoría de los perros no muerden. Deja de pensar que todos te van a lastimar. Arriésgate a confiar, y la persona indicada verá el camino para entrar en tu corazón.

El piropo en Tarija, entre la adulación y la ofensa



La fama pregona que los tarijeños son bastante conquistadores, que saben qué decir y cómo se deben pronunciar palabras dulces, que sean del agrado de las mujeres, sobre todo de aquellas que inquietan sus deseos.

Empero, sucede que del dicho al hecho puede haber mucho trecho. De esta manera, nos pusimos en la tarea de averiguar si verdaderamente el tarijeño es un hombre que sabe dar piropos sin ofender a la mujer. Veinte de las treinta mujeres consultadas, en un sondeo de opinión, afirman que existe una delgada línea entre el piropo y la ofensa.

Pero en Tarija no hay duda de que a la mayoría de las mujeres chapacas y del mundo les gusta mucho que los hombres sepan decirles cosas bonitas; sin embargo puntualizan que los mejores piropos son los sinceros y “de esos hay escasez”, según aseguran las entrevistadas.

Diez de las 30 consultadas, todas ellas casadas, lamentan que sus esposos ya no les digan cosas bonitas. Por otra parte, al menos una decena de chapacos solícitos estuvieron de acuerdo al afirmar que el piropear a la esposa se hace difícil ya que generalmente son cuestionados en la sinceridad o peor aún “su seriedad se pone en duda”.

Ameritan reflexión los comentarios de las mujeres jóvenes y solteras cuando manifiestan que en Tarija son escasos los hombres imaginativos y educados que sepan brindar un buen piropo, ya que en general el “mamacita” o el famoso silbido son las formas más empleadas.

Los jóvenes varones y solteros añaden que no siempre recurren al piropo anteponiendo razones de timidez o vergüenza, pero además la forma de cortejar ya no requiere de tantas palabras dulces, de ahí la falta de costumbre y entrenamiento, pues además el abordaje romántico es más directo.

Una toma de manos o un beso bien recibidos en el momento y lugar justo es lo que se usa en el nuevo milenio.

Tarijeños encendidos

“Existen tarijeños apagados y tarijeños encendidos en cuestiones del buen piropo a las mujeres”, sostiene el cumpa Mico. “El ondular de sus graciosas caderas hace despertar mis sensaciones adormecidas”, agrega con una sonrisa y añade sentirse enajenado.

El cumpa es muy conocido en Tarija por su actitud galante con las mujeres a las que siempre está adulando de manera tan decidida que se lo vio incluso frenando en seco con su camioneta en mitad de la calle para asomar la cabeza por la ventanilla. “¿Qué hace una estrella volando tan bajito?”, “Soy capaz de tirarme al suelo y besarle los pies”, son algunos de los piropos que emplea.

“Lo consideraría una invitación amorosa el decirle que bella que estás, tierna, dulce, sensual. Hay piropos como coplas que invitan al amor o invitan a la amistad o a la sensualidad, pero también el piropo puede ser solamente un galanteo”, opina el cumpa.

Tiene pretensión amorosa

El piropo siempre fue considerado como parte del inicio de una conquista en Tarija. De acuerdo al cumpa Mico el chapaco es conquistador, es el que más galantea. Según su apreciación, en Santa Cruz el camba es directo, en La Paz también hay un poco de galanteo y de cariño, pero el tarijeño se ha considerado siempre por ser más galante piropeador y amoroso.

Esta pretensión amorosa a través del piropo requiere además una buena selección de palabras, pues no cualquier hombre puede lanzar un piropo y ser bien correspondido. El piropo puede caer bien sólo si es agradable y dependiendo de quién lo diga y en qué momento, pues no se vería igual que un hombre de 64 años diga un piropo a una mujer de 15 años, por ejemplo.

Volviendo a la opinión de las mujeres los piropos que más disfrutan son los que las sorprenden por lo ingeniosos y aún cuando existen piropos construidos como: “Del cielo bajo un pintor para pintar tú figura, pero no encontró color para tanta hermosura”, éstos son gratamente aceptados porque sobre todo los piropos son una caricia al ego.

“A todas las personas les gusta ser elogiadas, sobre todo a las mujeres que se sienten fortalecidas de ánimo cuando reciben una mirada o se les hace un comentario en la calle o más aún cuando la pareja es la que las elogia, haciéndoles saber que la ven hermosa y deseable”, comentó la psicóloga, Margot Zubieta.

Indicó, sin embargo, que para muchas mujeres el piropo puede ser llevado a un puro concepto de adulación, por lo que a algunas personas también puede resultarles totalmente desagradable por considerarlo, compuesto por palabras vacías y llenas de falsedad.

Uno de los comentarios que llamó la atención, corresponde a un tarijeño, quien indicó que encuentra que las mujeres de hoy en día no se sienten muy cómodas con el trato galante y las palabras atentas. Pues según dice, muchas mujeres le dijeron que se sienten incómodas con sus piropos.

“Lo que no deja de ser cierto es que cada vez son menos los galantes caballeros y se pierde la costumbre”, justifica Marisol de 25 años. Pero el cumpa Mico lo explica mejor al asegurar que el piropo es sobre todo saludable.

“Levanta el espíritu, el ánimo, uno se pone mejor, levanta el ego de las personas y de las mujeres en particular, ya que ellas son las que necesitan más motivaciones para ponerse bonitas, por eso se pintan y se perfuman”, comenta.

“En Tarija hay mujeres preciosas pero lo mejor que puede hacer una mujer al recibir un piropo es contestar con buena educación eso define la personalidad y educación de ella y uno se queda quieto”, explica y agrega que si ésta responde atrevidamente se piensa que se trata de una mujer vulgar.

“No tengo novia puedo piropear a cualquiera sin ofender, que es lo importante porque no olvidemos también que la ofensa causa malestar”, afirma el cumpa.

¿El piropo como delito?

Más allá de las adulaciones están aquellos “piropos” que ofenden y que las mujeres toman como agresivos. De esta manera, una diputada opositora de la agrupación Unidad Demócrata presentó en mayo de este año un anteproyecto de ley que sanciona fuertemente diversas manifestaciones de acoso callejero.

El proyecto normativo parte de la premisa de que esta práctica casi siempre se disfraza de “piropo”, y en esa medida es reivindicado por quienes creyendo ser galantes ofenden a las mujeres, víctimas de sus palabras y acciones.

Así, propone que el acoso verbal y no verbal, que consiste en miradas lascivas, comentarios sexuales e insultos sexistas, sea sancionado con una multa de Bs 530 y un arresto de ocho horas; las sanciones propuestas pueden llegar a prisión de uno a tres años en caso de aquellos que capten imágenes y videos del cuerpo de otras personas sin su consentimiento.

A simple vista podría parecer un paso más en la lucha contra la violencia de género, sin embargo, en su diseño, la norma no contempla la enorme dificultad que entraña penalizar actos que difícilmente serán evitados sólo por la amenaza implícita en la ley. Es más probable que rinda mejores frutos destinar más y mejores recursos a la educación de las personas.

Le mandó a su esposa la foto de su amante



A través de las redes sociales, sobre todo en Facebook y Twitter, se está viralizando una curiosa conversación de WhatsApp que tiene como protagonista a un hombre que por error envía una foto de su “trampa” a su esposa.

Roberto, como se llama el sujeto, inicia la conversación con la foto de su amante; sin embargo, se equivoca de chat y se la termina mandando a su mujer. Error fatal que le puede pasar a cualquiera.

La señora, visiblemente furiosa, comienza a increparle a su marido por su infidelidad, aunque el hombre al comienzo trató de decir que era una broma, luego aceptó su error.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Seducir es siempre un arte

Existen amantes que son tan malos que deberían más bien llamarse odiantes.

El arte del amante es más que un arte sexual, es un arte de amor a lo sexual. El problema del matrimonio es que a veces separa a los amantes, siendo estos los mismos que se casaron. En lo sexual, lo amatorio está implícito en el deseo de que el otro goce.

Un amante fijado en lo genital nunca superará a un amante fijado en el amor. Lo sexual no implica necesariamente lo amoroso, pero todo acto que lleve al placer a otro es mínimo un acto cariñoso. En la medida que produces placer en tu amante, más placer tiendes a generarte a ti mismo.

EL ARTE DEL BUEN AMANTE

No tiene sentido que los amantes se separen mientras el sexo sea lo máximo. Cuando eso ocurre, dejaron de ser amantes y fueron pareja. No se trata en lo sexual de técnicas de placer, se trata de aprender técnicas de amar lo que produce placer sexual en el otro.

No se puede ser un buen amante en ausencia del amor. Sin ese ingrediente solo tendrás buen “sexuante” y no “amante”. No tiene valor alguno el amante que no se ocupa del placer del otro. Toda relación inicia en fase yo te doy, luego pasa a la fase dame tú. En lo sexual si esto ocurre se acabaron los orgasmos.

Los rapiditos solo tienen sentido cuando la promesa de algo más largo e intenso se tiene presente. No hay placer en solo obtener placer. ¿Si tenemos 5 sentidos, por qué en el sexo usar solo el genital?

ARTE AMATORIO Y ARTE SEXUAL

El arte amatorio es diferente al arte sexual. El primero requiere alma, el otro requiere genitales.

Con el sexo se comercia, con el amor no. Pagar por amor no es negocio para nadie. La búsqueda del orgasmo es el ingrediente más eficiente para no lograrlo. Ningún buen amante tuvo pena de nada. Mientras pienses que el sexo está en los genitales y no en el cerebro, no has llegado aún a ser un buen amante

Aunque muchos piensen lo contrario, para mí, la falta de orgasmo femenino es un problema masculino. Amor y deseo no necesariamente van de la mano, pero cuando se desea, el amor es muy buen afrodisiaco y la experiencia del buen amante no lo hace ni la edad ni la cantidad, lo hace la sensibilidad para dar placer al otro.

SEDUCCIÓN

El truco de la seducción es que parezca que no estás seduciendo. Es más eficiente seducir sin que parezca sexual que sexualizar la seducción. A mayor nivel de necesidad sexual menor probabilidad de encontrar quien te lo sacie.

En la medida en que seduzcas con tus atributos físicos, no te quejes si no valoran tus atributos sentimentales. Es un contrasentido amar y agredir, a menos que practiques sadomasoquismo e incluso allí, la agresión es un acto amoroso.

Si piensas en el sexo, pierdes el orgasmo. Toda práctica amatoria es en el fondo una improvisación de acordes bajo una música ya escrita. Para lograr el máximo placer en una relación sexual, tiene que dejar de ser sexual.

Toda mujer sabe que fingir el orgasmo es un acto de conmiseración ante la ineficiencia sexual de su amante. Por lo tanto, el arte de seducir se resume a saber amar. Mientras creas que el orgasmo es el fin último del sexo, te estás perdiendo la mitad del paraíso.

Existen muchas vertientes en lo sexual, el asunto es si tú conoces la tuya. ¿Sabes tus perversiones? ¿Conoces tus límites? Cuando te dicen que tienen tiempo que no ven el paraíso es que tu arte amatorio está en decadencia y mientras en la seducción se te note la necesidad de sexo, este nunca logrará su cometido.

Por las razones expuestas, no tiene sentido tener orgasmos y no disfrutar el sexo, a menos que pienses que el orgasmo es el fin del acto sexual. El problema del orgasmo es que, para la mayoría, una vez obtenido el acto sexual ha finalizado.

Para el hombre y la mujer, seducir mostrando el hambre de sexo solo logra que en muchas oportunidades la seducción fracase. Quien sabe seducir nunca está solo. Quien solo desea sexo generalmente está solo. Hay un acertijo en esto, el preludio en lo sexual es la aventura. El orgasmo es el final, por eso el preludio dura más que el orgasmo.

ATRIBUCIONES DEL SEXO

Quien entiende el preludio domina el arte sexual. Una de las atribuciones del sexo es que desde él es bastante factible llegar al amor, y la potencia del sexo es tal que a pesar de no existir amor, puede llegar a ser muy bueno y así mantener la pareja unida.

Entonces, ser sexualmente activo no es tener mucho sexo, es producir placer. El placer sexual en la mujer es generalmente un placer más intenso cuando es un placer amoroso.

Cuando el hombre entienda que su poder no radica en su órgano reproductor, sino en su capacidad de producir amor y deseo, dominará el arte sexual y cuando la mujer entienda que su sexualidad es el némesis del deseo viril, ese día entenderá cómo tener los hombres a sus pies.

Para terminar, seducir implica siempre ser honesto con tus deseos. Si mientes en lo sexual, el placer solo será una fantasía no cumplida.

martes, 6 de diciembre de 2016

No dejes que te asfixie

Has encontrado al hombre ideal, y como todos, tienen sus defectos. Pero si esto se liga a un egocentrismo fuera de este mundo, llamadas de amor que acaban la batería de tu celular en menos de un día, o mensajes en tu muro de Facebook cada cuarto de hora, es hora de ponerlos en su lugar y darte el tuyo para respirar.

Por temor a herir sus sentimientos, callamos y aceptamos con resignación sus muestras de afecto, pues para muchas mujeres son cualidades a las que hay que sacarles provecho (¿un hombre sentimental? ¿Un hombre que te dedique canciones todos los días? ¿Un hombre seguro de sí mismo que se enorgullece de sus logros? ¿Un hombre que escribe cartas de amor? ¿Un hombre que hace todo lo que le digo? ¡Bienvenido!); pero todos los extremos son malos, y créelo, terminarás cansándote y odiándolo. Ellos y su intensidad necesitan una señal de “PARE”.

ELLOS ASFIXIAN BAJO ALGUNO DE ESTOS MECANISMOS:

1. El sabelotodo: No te deja terminar una oración cuando inmediatamente ya está corrigiendo tus opiniones y percepciones. Adora hacerlo frente a una multitudinaria audiencia: reuniones de amigos y familia, en una fiesta o una comida con sus compañeros de trabajo. Él sabe de su inteligencia y además que quiere demostrarla ante el mundo, eres su conejillo de indias y amateur experimental.

2. Alter ego de profesor de español: Todo lo que dices tiene algún error en cualquiera de las partes de la oración, y es él el encargado de llevarte por el camino del bien. Si haces la comida, algo le falta; si reprendes a tu hijo, no lo haces como debe ser, si arreglas la sala, él tendrá que reacomodarla, si dices algo, te corrige en público. Y ni que te atrevas a confrontarlo: alegará que eres una egoísta y que no te gusta aprender. Y de paso, sacará uno a uno todos tus defectos y lo que has dejado de hacer por la relación. También es un contador de historias nato, de esos que parecen recitarán la Biblia siendo ellos mismos los protagonistas de la Salvación del mundo.

3. El que va un paso adelante: Sus logros son tus logros…pero aquí no hay cabida para un “y viceversa”. Si tú tienes una idea brillante, te dirá que ya él había pensado en eso pero con mejoras técnicas. Si recibes un aumento de sueldo o ganas más que él, es un reto y un golpe para su autoestima; se sentirá molesto al respecto y creerá que es un mantenido, hará lo posible por sobrepasarte. Tí pudiste escalar la montaña más grande del mundo, pero él dirá que fue a la luna dos veces.

4. El “querendón” compulsivo: Es amante de las redes sociales porque puede bombardearte y estar pendiente de ti por cualquier medio. Es de aquellos que propaga en cada uno de los estados lo enamorado que está de ti y la mujer perfecta que eres con defectos y todo. Te encanta tanta coquetería y amor, pero cuando se convierte en un Romeo recargado durante los 365 días del año, crees que más que enamorado está obsesionado contigo. No hay cosa tuya que no le guste, todo lo que hagas, digas y pienses lo aprueba solemnemente. Trata de mantener sus celos en el anonimato: no querrá parecer “más- loco de remate e indisponer a su doncella. Es feliz haciéndote el desayuno…y la cama, la ropa, el pelo, el cuarto y tu vida entera. No te sorprende con uno, sino con 10 detalles 7 días a la semana, que ya no terminan siendo una sorpresa.

¿QUÉ HACER?

• Busca a un amigo cercano: Encuentra a una persona que lo vea de manera diferente, que lo tolere y que lo conozca de verdad. Ese alguien no solo podrá limar las asperezas entre ustedes dos, sino hablarle como una persona imparcial, además de escuchar las interminables historias del sabelotodo. La persona que sabe escucharlo será tu guía para que aprendas hacerlo.

• Interésate por saber más. Los que hablan y hablan sin parar, también lo hacen aunque no les presten atención. Si en vez de hacer mala cara te preocupas por preguntar más cosas, aprenderás algo, eso es seguro. Él sentirá que está dialogando con alguien, no impartiendo una clase. Con tus preguntas surgirán opiniones, pero una vez sea en una conversación de “tú a tú”, él estará más preocupado por seguir la charla que por corregirte.

• Pon tus cartas y fortalezas sobre la mesa, bájalo de su pedestal con tus logros. Aunque parezca una competencia, su mismo ego te retará a ti misma a lograr las mismas o más cosa que él, a explotar tus aptitudes y sacarle provecho a tu potencial. Es un mano a mano que debes ganar sanamente. Él mismo puede ser un potencializador y motivador de tus ideas: te puede presentar buenas opciones si trabajan en equipo para mejorar, incluso, problemas de su relación. Serían la pareja inteligente y proactiva.

• Hazle saber cómo te sientes realmente con sus muestras exageradas de afecto. La salida no es ser indiferente o comportarte de manera opuesta: lo único que producirá es que se invente películas inexistentes en su cabeza, como que está con otra persona, que te gusta alguien más o que ya no lo quieres, y eso hará que su comportamiento se potencialice a un 100% con tal de reconquistarte. Pensará que no ha dado lo suficiente y ahora sí el que sufrirá de asfixia será él cuando trates de ahorcarlo. Pídele más tiempo con sus amigos que contigo, que comparta con otras personas y que se den mutuamente tiempo de extrañarse. Que la sobredosis de cariño sea fundamentada.

• Cambia la mentalidad que tienes sobre tu pareja, obsérvalo desde sus cualidades, no desde sus defectos. Se convertirá en un miembro de tu equipo, no en un rival. Será alguien que te aporta, no que te agota y critica.

• La salida más sencilla pero más dolorosa, alejarte. Si crees que no encontrarás un hombre tan capacitado, romántico o seguro de sí mismo como él, de igual forma vas a terminar agotándote. Que la costumbre no sea la piedra en el zapato: hallarás otras formas de emplear tu tiempo. Comienza por tramos pequeños: escápate de una salida, no lo veas todos los días, pasa un fin de semana con tus amigas o familia, no lo llames tan seguido.

sábado, 3 de diciembre de 2016

¿Qué profesiones son las que más infieles ocultan?



En los últimos años, el 'boom' de las redes sociales se ha convertido en un campo abonado para las webs y apps de citas en las que se puede conseguir una relación esporádica con tal discreción que a veces ni se conoce el nombre del acompañante. Una de las más famosas es Victoria Milan, que ha realizado una encuesta entre más de 5.000 de sus suscriptoras para saber cuáles son los sectores y profesiones que concentran un mayor número de infieles.

El 65% son infieles
Cabe destacar que todos estos datos deben ser analizados desde un prisma en el que las 5.658 mujeres encuestadas son clientas de esta página web; es decir, pagan por un servicio que les facilita tener citas esporádicas.

De entre todas ellas, un 65% admite haber tenido una relación con algún compañero de trabajo. Curiosamente, declaran no arrepentirse, aunque a la vez, un 85% afirma que no lo recomendaría porque luego tienen que seguir viendo a ese compañero y la relación puede acabar mal.En cualquier caso no se arrepienten y tan solo un 10% afirma que sintió miedo por posibles repercusiones negativas en su empleo.

Pero, más allá de estos datos generales y corroborando lo que cuenta en su libro John LeFevre, el sector de la banca y las finanzas es el más predispuesto a cometer infidelidades.

Los banqueros y los 'brokers' son los profesionales que recogen un mayor número de infieles, seguidos por los que viven entre viajes y maletas, como los que trabajan en la aviación.

En tercer lugar se encuentra el sector de la salud. Tantas horas de guardias y hospitales parecen actuar de impulso para las infidelidades entre sus profesionales. A continuación presentamos el ranking de las profesiones más 'infieles': banca y finanzas, aviación, salud, negocios, deportes, artistas, ocio y vida nocturna, comunicación y derecho.

El pan de cada día
La infidelidad es el pan de cada día y no la podemos evitar, todos hemos sufrido en gran medida una infidelidad, llevada a cabo y a veces sin que la pareja se entere; por ejemplo, se es infiel hasta con el pensamiento, y en el mayor de los casos se lleva a cabo físicamente, dice la sicóloga y sexóloga Liliana Zabala.

¿Dónde ocurre la infidelidad? Es en el entorno más cercano, ya sea fuente laboral o grupos sociales de amigos. “El ser humano muchas veces no se puede controlar y se deja llevar por la química de alguien que está en su entorno. De seguro, la infidelidad es una de las actitudes innatas en las personas; lo que debe hacerse es tratar de controlarla porque un desliz puede ser devastador para la pareja y puede llegar a una ruptura inminente”, agrega. Tanto hombres como mujeres son proclives a ser infieles, es más, la mujer cada día vive su infidelidad sin tapujos ni sentimientos de culpa.

Como vemos en el estudio, en la infidelidad ambos sexos se relacionan, puede que ambos sean personas casadas, profesionales o que realicen cualquier oficio. Nos relacionamos con personas del sexo opuesto y ese relacionamiento a diario y el gusto entre ambos puede confundirse con amor y llevar a cabo la infidelidad, advierte la profesional.

Zabala considera que ser o no profesional no es un parámetro para ser infiel, aunque en las profesiones donde se requiere la presencia de ambos sexos, si no controlan sus emociones, de seguro se es infiel. “Hay infidelidades que son esporádicas, permanentes, y exprés, o también en la primera cita y no siguen más con alguien porque ya se ‘sacó el gustito’. No obstante, hay otras que tienen un estilo de vida en el que no pueden dejar de ser infieles. Si una persona es infiel y hace de ello su estilo de vida, entonces puede que tenga muchas carencias en su vida, y la infidelidad es como vivir pidiendo amor”, sostuvo.

El hombre ideal que buscan las mujeres tarijeñas



No hay receta ni estereotipo que valga para amar. Si bien pueden existir ciertas tendencias en cuanto a gustos, muchas veces a la hora de enamorarse sólo el corazón entiende la elección. Aun así, las mujeres tarijeñas están claras en cuanto a los aspectos que más valorarían en un hombre, ya que con facilidad exponen sus requerimientos como: cariñosos, románticos, inteligentes y detallistas.

El País eN realizó un sondeo de opinión entre un seleccionado grupo de 50 mujeres profesionales de entre 27 y 55 años de edad, buscando saber cómo conceptualizan al hombre tarijeño y cuál es el ideal del hombre que desearían para establecer una relación formal.
Cuarenta mujeres calificaron al hombre tarijeño como apasionado, amante de su tierra, orgulloso, bebedor, alegre, hogareño, pero sobre todo muy tradicionalista y a veces sumamente prejuicioso, sobre todo a la hora de establecer una relación afectiva e íntima.
“Son varias las cosas que buscamos en un hombre, todo se resume a sinceridad en sus actos y acciones. No esperamos encontrar al príncipe azul, ni esperamos que nos resuelvan todos los problemas sólo que nos escuchen y acompañen, y que entiendan que a nosotras nos dominan las emociones y nos divierten los detalles”, dice Claudia, una agrónoma de 37 años.
“Lo que busco en un hombre es primero que nada que sea alguien inteligente, confiable, sincero, respetuoso, divertido y con buen sentido del humor. No estaría nunca con un hombre serio. Es importante que me acepte como soy pero que también me diga las cosas de frente, quiero esencialmente un compañero que sea mi amigo y mi amante”, describió por su parte Maribel, una auditora tarijeña de 55 años de edad.
“Me gustaría una relación seria, sin mentiras, con fidelidad, alguien con quien sentirme cómoda, busco el equilibrio, conocer a alguien y tener una relación sana que con el tiempo se pueda formalizar para formar una familia porque ya no quiero sólo pasarla bien”, añadió Karen, una odontóloga de 40 años de edad.
Sobre las últimas palabras que resumen un hombre ideal, la psicóloga Margot Zubieta, aseguró que en este tiempo las mujeres tarijeñas entienden que las expectativas muy altas o idealizadas del hombre perfecto, guapo y viril, no son suficientes para establecer una relación amorosa, “ahora se busca sobre todo que sean sensibles, trabajadores y que sepan ser buenos compañeros de vida”, explicó.
“El tener estándares muy elevados en lo físico, muchas veces significa un problema porque puede suceder que nunca encontremos ese ‘ideal’ y esto puede generar frustraciones, sentimientos de soledad y depresión”, dijo.

El hombre
tarijeño
Sobre la personalidad del hombre tarijeño las opiniones son diversas, aclarando además que se trata de una investigación con datos generalizados. Las entrevistadas estuvieron de acuerdo en asegurar que si bien los hombres tarijeños tienen muchas cualidades y atributos carecen de actitudes de caballerosidad. “No te abren la puerta nunca”, dijeron.
“Me gusta el hombre tarijeño porque es divertido y alegre, te hace reír pero hay algunos que andan en chacota todo el día, es importante que sea responsable”, explicó Magaly, una abogada de 32 años de edad.
En cuanto al aspecto físico estas mujeres profesionales coincidieron al precisar que esto no es tan importante, ya que puede suceder que sea todo un adonis y al momento de hablar y expresarse resulte decepcionante. Las mujeres de entre 30 a 50 años explicaron que la belleza en los hombres no es un atributo que sea tan valorado como la inteligencia y el tener objetivos de superación en la vida.
En conclusión 30 de las 50 mujeres consultadas detectaron seis características en el hombre tarijeño: Alegre, borracho, cariñoso, orgulloso, prejuicioso, coqueto y tradicionalista.

¿Las tarijeñas
son interesadas?
Sin embargo, para los hombres el gusto de las mujeres tarijeñas va más allá. El País eN hizo un sondeo de opinión a 50 hombres de entre 27 y 55 años, preguntándoles ¿Qué creen ustedes que buscan las mujeres tarijeñas en los hombres?
“Ellas los prefieren con mucha plata porque las mujeres siempre quieren formalizar”, aseguró Luis, un administrador de 32 años.
“Las mujeres tarijeñas son alegres, bonitas, fiesteras pero también interesadas. Si no hay plata no se casan así nomás, claro que hay excepciones”, dijo Freddy, un economista de 40 años.
“Ahora buscan profesionales o empresarios, antes no era así, se casaban por amor sino pregúntenle a mi madre (risas). Ahora mi hermana primero lo chequea, averigua, se fija esas cosas”, explicó Nazario, un Comunicador Social de 28 años.
Al respecto las mujeres consultadas aclararon que no se trata de un interés económico, asegurando que la mujer tarijeña no es interesada. Sin embargo, revelaron que no deja de ser importante que el hombre tenga aspiraciones y demuestre aptitudes para el trabajo porque a la hora de establecer un hogar y tener hijos ese apoyo será siempre muy importante.
“El matrimonio es lindo, la ollita es la desgraciada. No es que las mujeres preferimos al hombre por la plata, pero un buen hombre es un buen proveedor, no vas a querer estar con un vago que no quiera hacer nada de su vida. Nosotras pensamos en tener nuestra casa, en un hombre trabajador que luche porque las mujeres tenemos que criar a los hijos y en el algún momento necesitamos de ese apoyo económico”, aclaró Claudia, una agrónoma de 31 años.

¿Y en la intimidad?
Para 28 de las 50 mujeres consultadas, en la intimidad el hombre tarijeño es muy prejuicioso. Afirman que es muy tradicionalista, tanto que las mujeres se ven en la obligación de darles “el pie”.
“En la intimidad es cuestión de motivarlos y eso no tiene que ver con la experiencia que ellos tengan, mientras más les podamos enseñar mejor”, dijo Carmen, una auditora de 40 años.
“Depende de la motivación y de lo que permitas que suceda en la intimidad porque los tarijeños, pese a la experiencia que hayan tenido son más tradicionales y una tiene que tener la iniciativa, pero ahí aparece el prejuicio porque si te ven muy segura, se intimidan y piensan que una tiene demasiada experiencia”, afirmó Galia, una odontóloga de 25 años.
Respecto a estas opiniones Ramiro, un administrador de 32 años explicó que es posible que las mujeres sean más curiosas, pues asegura que la mentalidad ha cambiado generacionalmente.
“Tal vez nosotros somos más formales pero las nuevas generaciones ya no lo son y vienen con más ganas de experimentar cosas, se pierde el miedo y no creo que seamos tan prejuiciosos”, manifestó.
Finalmente, Efraín un odontólogo de 38 años afirmó que el hombre modelo, tiene que ser el que tenga una auténtica seguridad en sí mismo, que tenga un buen aspecto personal y que sea una persona trabajadora.
“Así es el hombre que quieren las mujeres y para fortuna de nosotros, son virtudes que tanto los que estamos muy guapos, como los que están feos pueden adquirir”, concluyó.
Consecuencias al idealizar
Pero de tanto idealizar sucede que muchas veces en el afán de tener muchas exigencias para elegir al compañero correcto, las mujeres se dejan llevar por las impresiones externas para concluir casadas con una pareja de la que no saben absolutamente nada.
Éste es el caso de Mariel, de 40 años de edad, quien comenta que en su primer matrimonio, hace 15 años atrás, eligió como compañero de vida a un ingeniero civil e informático paceño que conoció en sus años de universidad.
“Tenía una casa espectacular, era muy solvente económicamente siempre podía llevarme a los mejores lugares, vestía de traje y corbata siempre, también mencionaba sus actividades y negocios. Era amable, muy respetuoso, respondía a todas mis aspiraciones del hombre ideal, por lo que no fue difícil enamorarme y cuando me casé realmente me sentí la más afortunada”, dijo.
Empero, cuenta que a poco más de un año de matrimonio surgieron los problemas, si bien aseguraba que era profesional, Mariel admite que nunca vio un título académico, la solvencia económica resultó ser de una herencia, dinero que se fue gastando mientras su marido no buscaba trabajo. “Para él ningún puesto laboral parecía estar acorde a su altura, finalmente esos ideales tan altos fueron convirtiéndose en decepción y mi relación terminó en divorcio”, dijo.

Los 4 hombres que odian las mujeres en tarija

Egocéntricos
Aquel que durante una conversación sólo habla de sí mismo, de sus logros, bienes y atributos. El típico “yo, mí, me, conmigo…”.

Machistas
Hombres que piensan que las mujeres son objetos para ser exhibidos y para estar en casa. Este tipo de hombres usa a las mujeres y las obliga a ser sumisas y serviles.

Con mamitis
Muchos hombres buscan una mamá, en lugar de una pareja. Pero hay algunos que buscan crear conflictos entre su pareja y su madre con comparaciones absurdas.

Flojos
Son aquellos que no hacen nada con su vida o su tiempo. Por lo general no les gusta trabajar o, si no tienen ruegan por no encontrarlo. A diario viven quejándose de su mala suerte, y piensan que así obtendrán ayuda y compasión.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Claves para avivar la pasión

El desafío de las parejas modernas para que el sexo doméstico funcione radica en conciliar lo seguro y predecible con las situaciones excitantes, misteriosas y sorprendentes, sin disonancia entre compromiso y emoción, responsabilidad y juego, un símil al del ancla y las olas.

La psicoterapeuta belga Esther Perel, autora del libro “Inteligencia erótica”, nos da las claves para mantener la pasión en la pareja, con sus veinte años de experiencia en terapias por diferentes países, ya que creció en Bélgica, estudió en Israel y terminó su formación en USA, bebiendo treinta años de culturas muy diferentes.

SEXUALIDAD E INTIMIDAD EMOCIONAL, MUY DISTINTAS

Para Perel, “la emoción viene de la mano de la incertidumbre, del entusiasmo por abrazar lo desconocido”, hechos que, en principio, están reñidos con el sexo doméstico, “porque sexualidad e intimidad emocional son dos idiomas distintos”.

“Como un camisón de franela”, definió una de las pacientes de Perel a su marido, tras calificarle también de “muy considerado y muy tierno”. “Amor cómodo”, lo calificó Perel, tras destacar que la pareja carecía de sensualidad y, mucha más, de deseo sexual.

Y es que los elementos de protección y cuidado que alimentan la vida hogareña pueden ir en contra del espíritu rebelde del amor carnal ya que, al intentar crear una sensación de cercanía en nuestra relación y un puente de unión rompemos, paradójicamente, el erotismo.

EL SECRETO: CREAR CIERTA DISTANCIA EN LA PAREJA

“La inteligencia erótica consiste en crear cierta distancia entre la pareja para luego hacer cobrar vida en cada espacio, en crear la distancia esencial para el deseo, en tener un espacio (físico, emocional e intelectual) que sólo me pertenece a mí, porque no todo hay que mostrarse”, asegura Perel.

El psicólogo francés Jacques Salomé habla de la necesidad de desarrollar una intimidad personal con uno mismo como contrapeso de tu pareja. En nuestra intimidad mutua hacemos el amor, tenemos hijos y compartimos espacio físico e intereses, de hecho, mezclamos las partes fundamentales de nuestras vidas.

Pero ¡ojo!, “fundamental” no significa mezclar todas las partes, porque la intimidad personal delimita una zona privada que requiere tolerancia y respeto y no todo tiene que mostrarse. Para este terapeuta, “todas las parejas deberían cultivar un jardín secreto”.

La autora constata en su libro la paradoja de que en los actuales tiempos de revolución sexual, liberación femenina y normalización de tabúes, las parejas tengan menos relaciones que antes, “ya que, muy a menudo, las parejas se instalan en la comodidad que brinda el amor sin tabúes, dejan de avivar la llama del deseo y se olvidan de que el fuego necesita aire”, asevera Esther Perel.

DEL AMOR AL DESEO

Para definir bien los conceptos, la terapeuta subraya que mientras el amor disfruta sabiéndolo todo del otro, el deseo necesita algo de misterio, que si la intimidad crece a través de la repetición y la familiaridad, el erotismo se adormece con los mismos hechos, mientras que el misterio, lo original y lo inesperado le da alas.

“No es necesario el amor para tener sexo, pero el sexo es necesario para el amor”, subraya Perel a las parejas que acuden a su consulta con cariño, pero sin deseo, y apunta que el riesgo del matrimonio pasa porque, al intentar controlar la pasión, acabas con ella.

¿Y dónde radica el punto medio? Anthony Robbins, un experto en motivación, lo expone claramente al remachar que “la pasión en una relación es proporcional a la cantidad de incertidumbre que se puede tolerar”.