Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 10 de marzo de 2016

RELACIONES LABORALES No confundas amistad con deber

Con excepción de algunas personas, el resto necesita trabajar para poder vivir, en un entorno laboral, además del afecto y el compañerismo, sin lugar a dudas debe estar presente la educación.

Jamás se debe confundir la amistad con el deber. Como todo en la vida, cada cosa tiene su lugar y en el trabajo no es la excepción, nuestro primer deber es saber respetar y distinguir distancias, los jefes tienen su lugar y los subalternos el suyo, ambos son importantes y necesarios más no insustituibles.

Desde luego, esto no significa que no se tengan actitudes amables y gentiles entre ambos, mas al contrario, lo que no se debe confundir es la cordialidad con la familiaridad.

RELACIÓN LABORAL CON EL JEFE

Para respetar y merecer el respeto de los subalternos, nunca debe permitirse hacer insinuaciones, bromas de mal gusto o tomarse la libertad de pasar de las palabras a la acción bajo la excusa de ser la autoridad, en estos tiempos eso se llama acoso. Además debe ser quien dé el ejemplo y ser una persona intachable, debe demostrar profesionalismo en todo momento, muchas veces es el referente de un buen profesional.

El Jefe debe cuidar su autoridad evitando ejercer malos tratos y humillaciones a los subalternos. Las personas inseguras manifiestan su autoridad con modales bruscos, el “autoritarismo” crea un ambiente tenso en el lugar de trabajo, obviamente no es fácil trabajar así y por consecuencia será difícil llegar y cumplir con las metas laborales y el rendimiento se verá visiblemente afectado.

Un buen Jefe es el que aconseja y guía en lugar de mandar y dar órdenes, debe inspirar entusiasmo en lugar de miedo, debe preocuparse por el bienestar común, un buen jefe comparte los éxitos logrados y no los presume como propios, sabe conformar un equipo de trabajo y no se limita a tener empleados.

RELACIÓN LABORAL CON LOS SUBALTERNOS

Por su parte, los subalternos deben respetar las distintas jerarquías. Lastimosamente, muchas veces no existe empatía, sin embargo es ahí donde se debe aplicar con mayor razón, la educación y los buenos modales.

En ambos casos siempre debe primar la educación, los buenos modales, la cortesía y por qué no, el profesionalismo en el sentido más estricto de la palabra.

Tenemos que considerar que pasamos más horas en el trabajo que en la propia casa, por lo tanto una buena relación entre jefes y subalternos permite tener una jornada laboral donde nos sintamos bien, disfrutemos lo que hacemos.

RELACIÓN LABORAL CON LOS COMPAÑEROS

La relación más cercana, se limita en primera instancia, a tener compañeros de trabajo, en lo sucesivo y debido a la afinidad que pudiese emanar de esta, empezaremos a entablar una relación de amistad con alguno o algunos de ellos, pero a los otros los consideraremos simplemente compañeros de trabajo, de cualquier manera debemos mantener una relación saludable con todos.

También pueden generarse relaciones afectivas que por ética deberían evitarse, sin embargo en muchos casos puede ser difícil, en todo caso, esto no debe influir ni afectar en el rendimiento y en la relación con el resto de los compañeros.

Respete a sus compañeros y será respetado, evite hablar mal de alguien, más aun en su ausencia, no vierta opiniones que dañen el honor y dignidad de sus compañeros, no haga críticas destructivas a sus compañeros, jefes o lugar de trabajo, si las hace, que sean constructivas, sea armonioso y evite las discrepancias, con su simpatía logrará maravillas, cuide sus modales, no confunda confianza con mala educación, trate a todos como a usted le gustaría ser tratado y nunca olvide decir “Gracias” y “Por favor”, no eluda sus responsabilidades trasladándolas a sus compañeros bajo el pretexto de favor, no abuse de las instalaciones y equipos de comunicación del lugar de trabajo, es importante que todas personas confíen en usted, si es necesario presentar una queja sea cuidadoso, evite dañar, sea siempre discreto.

Por el tiempo que llevamos en la oficina, podemos considerar que es nuestro segundo hogar, y que los compañeros son una suerte de familiares espirituales, por lo tanto sea considerado y trátelos siempre con educación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario