Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

sábado, 30 de abril de 2016

¿Pareja de toda la vida y sexo? Hágalos compatibles

Conseguir el amor eterno en la cama resulta complejo cuando se trata de encontrar la continuidad con otro ser humano con el que se comparten muchos años de relación. La temida rutina o el fantasma de la infidelidad acecharán a los desprevenidos y perezosos. Por el contrario, abrir bien los ojos y saber jugar las cartas de su sexualidad con sabiduría, cariño y optimismo podrá hacer que no entren en sus vidas o desaparezcan si ya les han alcanzado.

Mejorar sus habilidades personales y sociales, trabajar la convivencia y alimentar su erótica y sexualidad en pareja serán sus aliados. Nadie le dijo que fuera sencillo conseguirlo, pero tampoco le contaron que el resultado puede ser maravilloso.

Le invito, por tanto, a tomar nota e incorporar en su relación alguno de estos consejos.

FORTALEZCA LA PAREJA

1. La comunicación efectiva y afectiva es fundamental para mantener una relación de calidad (también sexual).

2. Cuando las parejas llevan muchos años juntas, creen conocerse totalmente, pero no es así. La evolución constante y una escucha activa y continuada nos facilitará la adaptación a las diferentes fases por las que pueda pasar su vida en pareja.

3. Ponerse en el lugar del otro o empatizar es la clave de toda buena relación. Piense en usted, en sus deseos y necesidades, pero nunca olvide que comparte su vida con alguien que puede ser muy diferente a usted.

4. Construyan espacios comunes e individuales. Las parejas fusionadas suelen quebrantarse con facilidad. La idea de que nuestro compañero debe cubrir todas nuestras necesidades, compartir nuestros gustos y saber lo que pensamos es creer en la media naranja y se fundamenta en un mito insostenible. Muchas personas también le complementan: sus amigos, hijos y otros familiares o compañeros de trabajo, entre otros.

5. Por supuesto, una buena autoestima es importante para poder relacionarse adecuadamente. Carecer de la misma puede activar sus miedos e inseguridades, su desconfianza y celos o confundir el sentido de estar con alguien. No sentirse libre en la pareja y permanecer con alguien por necesidad y no por elección no sería lo más favorable para que funcione la pareja. Por el contrario, desencadenaría una relación tóxica, basada en expectativas limitantes y obligaciones asfixiantes por ambas partes, muy posiblemente. La sexualidad se verá afectada y aparecerán, muy probablemente, disfunciones y el placer no estará presente.

UNA CONVIVENCIA POSITIVA

6. Mejor menos tiempo juntos, pero de calidad, que mucho y en vano. Además, separarse de vez en cuando y echarse de menos activa las fantasías que alimentan al deseo, aleja el aburrimiento y da conversación. Incluso dormir en habitaciones diferentes o pasar alguna noche separados sería lo ideal para alejar la rutina y reactivar la energía sexual.

7. Generen emociones placenteras. Descubra a su pareja haciendo algo agradable y positivo cada día, evidencie esto y no sólo lo que hace mal o no hace.

8. La confianza en la pareja essumamente importante, sin embargo, dar por sentado que va a estar siempre con nosotros puede ser el inicio del fin. Pensar que estará a su lado siempre y por eso ya hará el amor en otro momento es muy habitual pero, ¿y si mañana no estuviera? Cierto grado de incertidumbre nos puede hacer aprovechar el momento y dejar el cansancio y la pereza atrás. Recuerde que una ligera sensación de pérdida puede intensificar la pasión. El recurso del ramo de rosas anónimo autoenviado para despertar la curiosidad y sensación de que no todo está conseguido puede funcionar haciendo desaparecer la apatía de su pareja y activar su deseo de reconquista. Pero, sintener que llegar al ramo, conocer esto le motivará para sacar su lado más seductor.

9. La cooperación, corresponsabilidad y reparto en las tareas, al igual que la reciprocidad, son claves. La igualdad no existe en ningún tipo de relación, lo importante es que exista sensación de equivalencia.

NUTRIR LA ERÓTICA

10. Incorporar nuevas prácticas y juegos sexuales es un combustible estupendo para encender la chispa. La monogamia mantenida en el tiempo mata el deseo si no nos ocupamos de ello. Visiten una tienda erótica o intercambien roles, será divertido y eficaz.

11. Mantener la seducción día a día es fundamental. Creer que el deseo aparece espontáneamente, sin hacer nada, como cuando se conocieron, es un gran error. Aunque al principio pareciera así, la novedad también se encargaba de activar el deseo y la atracción sexual. Sin embargo, el hábito generado por el paso de los años ya no activa la química sexual si no se lo propone conscientemente. Buscar momentos con la pareja para los encuentros y organizarse para que el sexo esté presente a lo largo de la semana, a nivel afectivo, erótico, genital, pasional o romántico, es la clave para construir el deseo.

12. Tenga en cuenta que la sexualidad individual, autoerotismo y masturbación, beneficia a la compartida con la pareja y son aliadas, no enemigas. Y recuerde, mantener el sexo vivo y disfrutarlo con la pareja de toda la vida se basa en el amor y la dedicación de ambos.
Compartir
T

viernes, 29 de abril de 2016

La postura en la bicicleta afecta la salud sexual


La universidad de Yale en Estados Unidos realizó un reciente estudio que demuestra lo perjudicial que es para la salud sexual manejar bicicleta dentro del gimnasio como al aire libre.

Los estudios revelaron que la posición del manubrio afecta a la pérdida de sensibilidad del suelo pélvico, las mujeres que utilizan el asiento por debajo del manubrio tienen mayor daño en esta zona.

Otros estudios revelaron que los hombres que realizan esta actividad presentan un conteo menor de espermatozoides en el semen y tienen dificultad de concebir.

Sin embargo, la universidad de Princenton demostró que tanto los hombres y mujeres que desarrollan este tipo de ejercicio, aumentan su apetito sexual, esto se debe a que la práctica del ciclismo como de cualquier otra actividad física actúan como anti estrés y aumento del riego sanguíneo.

Sabías que el 55% de las mujeres desconoce su nivel de fertilidad

Mientras en España se debate sobre el envejecimiento de la población y la baja natalidad, hay muchas mujeres que desean quedarse embarazadas y no lo consiguen. En concreto, una de cada cinco parejas en edad reproductiva tiene problemas a la hora de concebir. Según un estudio de Eugin, el 55% de las mujeres españolas considera que dispone de poca o ninguna información sobre su propio nivel de fertilidad y tan solo el 43,3% sabe que la fertilidad femenina decae significativamente a partir de los 35 años.

Amelia Rodríguez, directora médica de Eugin España, explica que una mujer puede conocer el estado de fertilidad mediante pruebas de imagen o de sangre sencillas —por un coste aproximado de 95 euros—, y que orientan sobre su reserva ovárica. «Es decir, sobre la cantidad de óvulos disponibles de la mujer, lo que viene determinado genéticamente».

Pero, ¿cuándo acudir al especialista si el embarazo no llega tras meses de intentos? «Si la mujer es menor de 35 años, se puede esperar hasta un año. En caso de que la mujer tenga 35 ó más, o una patología que se pueda relacionar con infertilidad, debería acudir al médico tras seis meses sin conseguir el embarazo».

Estrés oxidativo

Otro informe, en este caso de la Clínica Tambre, añade que los factores asociados al estrés oxidativo, «como la comida rápida, el tabaco, el alcohol o la obesidad, pueden explicar que existan mujeres menores de 35 años con ovarios envejecidos, que les impida tener una buena calidad de ovocitos, lo que conlleva a una menor tasa de gestación», señala la doctora Rocío Núñez, directora científica de esta clínica. «Al demostrarse por primera vez este hecho se abre una puerta a la esperanza a estas mujeres que podrían ser suceptibles de tratamiento con oxidantes, en lugar de recurrir a la donación de óvulos».

Dicen que una mujer engañada termina más feliz que "la otra"

Que la pareja te deje por otra persona es una experiencia dura y difícil de superar, pero una vez que el tiempo hace lo suyo y el corazón empieza a sanar, el abandonado queda en una situación mucho mejor que aquel que "se quedó” con quien fuera su pareja; al menos en el caso de las mujeres, según un estudio.

Tras realizar una encuesta online y anónima a 5 mil 705 participantes de 96 países, investigadores de EEUU e Inglaterra - Binghamton University y University College- quisieron ver qué tan felices eran los hombres y mujeres antes, durante y después de terminar una relación. Y revisando las respuestas, notaron que al menos en lo que respecta a las mujeres, ellas parecían estar bastante mejor después de romper por una infidelidad que los hombres.

Coincidiendo con las sospechas de quienes han pasado por esta experiencia, los científicos señalaron que, si bien es un hecho devastador, la "víctima” termina con mayores índices de "inteligencia amorosa”, lo que le ayuda a escoger una pareja más fiel en el futuro. En cambio, la "otra mujer” se queda con una persona cuyo historial habla de engaños y traiciones.

Y no solo eso. Según la investigación -publicada este mes en "The Oxford Handbook of Women and Competition”- la mujer engañada logra aprender lecciones "evolutivamente adaptativas”, que no solo le ayudan a elegir una mejor pareja, sino que le traen beneficios en varios aspectos de su vida.

"Las mujeres señalaron que quedan más perspicaces ante las evidencias de infidelidad, engaños y otros signos de ‘malos comportamientos’ de la pareja, una vez que fueron ‘dejadas’ por otra mujer”, dijo quien dirigió el estudio, el doctor Craig Morris, del Departamento de Antropología de la Binghamton University, agregando: "Las mujeres también dijeron ser más consientes de sus amigas y sus comportamientos sociales”, dejando de ser absorbidas por la relación con la pareja.

En cuanto a por qué las mujeres parecen quedan en una mejor situación emocional que los hombres, luego de ser dejadas por otra persona, Morris señaló el hecho de que las encuestadas solían hablar de sus experiencias de ruptura como algo del pasado, mientras que los hombres, en general, tenían más en el presente los malos momentos vividos.

jueves, 28 de abril de 2016

La altura influye en la elección de pareja

El estudio Genome Biology, mediante el exhaustivo análisis de más de 13.000 parejas, acaba de revelar que son los genes los que dirigen tu atracción hacia las personas de una altura similar a la tuya. ¡No eran sus lindos ojos! ¡Era tu biología gritando ese/a es mío/a!

Y nosotros pensando que habíamos hallado al amor de nuestra vida por una mágica casualidad o porque ya habíamos estado juntos en otras vidas, o por cualquier otro avatar. Pues no, desengáñate. La ciencia se ha cargado el mito (que es más romántico) y nos desnuda la verdad: si te enamoraste de tu pareja es, entre otras cosas, porque tus genes te echaron en brazos de alguien de tu misma altura.

La cosa es que los responsables del estudio, que están en la Universidad de Edimburgo, afirman que este trabajo demuestra que elegimos pareja de más o menos nuestra altura por cuestiones puramente genéticas que desconocemos a nivel consciente. Al fin y al cabo, nuestros genes eligen por nosotros de quién enamorarnos desechando al resto… ¡pero nos lo hacen creer muy bien!

Ya lo venían diciendo con estudios anteriores, pero ahora es un hecho: “Nuestros genes dirigen nuestra atracción por parejas potenciales con una altura similar a la nuestra. Por ejemplo, las personas altas se emparejan con otras personas altas. Hemos observado que se comparte el 89% de la variación genética que afecta a las preferencias individuales de altura, lo que indica que hay una preferencia innata por parejas de talla similar”, dice Albert Tenesa, líder del estudio. Y sigue: “Los genes pueden servir para predecir la altura de la pareja, con una precisión del 13%. La similitud en altura está marcada, sobre todo, por la apariencia física de la pareja”.

¿Qué tal? Por eso debe ser que terminaste con esa persona mucho más alta o bajita que tú. ¿Será? Ahora ya puedes decir eso de: “No eres tú, es tu altura”.

martes, 26 de abril de 2016

¿Cuánto puede durar el amor romántico?



Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y de la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook (EEUU) han entrevistado a 2.988 parejas heterosexuales de la Comunidad de Madrid con edades comprendidas entre los 18 y los 80 años. ¿Conclusión central? Los españoles se enamoran y además, intensamente.

María Luisa Cuenca-Montesino, investigadora de la facultad de Psicología de la UCM y coautora del estudio, explica que el amor romántico “es una variable que se ha estudiado mucho cuando se ha analizado el fenómeno del amor”.

Pero, ¿qué se entiende por amor romántico? “es un tipo de amor que combina tres elementos: deseo físico, pasión y compromiso”, señala la entrevistada. Algo que se entiende más en personas jóvenes y que motivó a los investigadores a saber si “en personas que llevan más años de relación es un fenómeno raro o que también existe”.

La intensidad del amor en datos

• “Solo el 1% de hombres y mujeres dijeron “no estar enamorados”, lo que implica que más del 90% aseguran sentir amor romántico hacia su pareja. La cuestión es la intensidad”, señala la investigadora.

• El 17% de los hombres y el 18% de las mujeres afirmaron en este estudio, publicado en Spanish Journal of Psychology, sentirse “muy intensamente enamorados”.

• Las relaciones inferiores a 10 años mostraban niveles más altos de esta intensidad, decayendo al pasar esa barrera. Sin embargo, “en España no se observa que esa disminución vaya a más y a partir de los 30 años se va manteniendo, no en los niveles iniciales pero no decae”, explica la experta.

• Los porcentajes más elevados fueron los de las personas que decían sentirse “muy enamoradas”, un 32,1%, y “enamoradas”, un 27,6%. En parejas de más de 10 años, las cifras se situaban en el 17,1% las “muy enamoradas”, y en el 18,9% las “enamoradas”.

• De las parejas de cincuenta años de edad, el 4,3% afirmó sentirse “muy intensamente enamorada” aunque no habían mantenido relaciones sexuales en el último mes.

Variables que influyen en la medición de la intensidad del amor

La variable más relacionada “es la felicidad en la relación de pareja, tanto en hombres como en mujeres”, señala la experta, añadiendo que “no sólo es la más relacionada con la intensidad del amor si no que es el predictor más significativo”.

Lo que sugiere este resultado “es que la intensidad del amor puede ser un reflejo de lo satisfecho que uno está en su relación de pareja”, subraya Cuenta-Montesino.

Entre los predictores que indican la intensidad del amor romántico, está en segundo lugar “pensar positivamente sobre la pareja”, seguido de “pensar en la pareja cuando no está”.

Diferencias entre hombres y mujeres

Sin embargo, se han encontrado diferencias entre hombres y mujeres. Ellas le dan más importancia al sexo y a saber dónde está su pareja que ellos, a quienes les preocupa en menor medida.

Unos resultados que para los investigadores pueden ser “reflejo de la elevada aceptación social que hay en España del estilo ‘Eros’ o amor romántico o pasional y que se ha visto en otros estudios”, poniendo de relieve “ciertos factores culturales como la creencia que hay sobre el amor y los mitos sobre el amor romántico”.

“En estudios previos por ejemplo encontramos que las mujeres jugaban un rol muy importante en la pasión erótica y romántica, lo que era la comunicación abierta, la satisfacción general y los celos emocionales, algo que corrobora estos resultados”, añade.

¿Cuáles son esas creencias? En función de las variables contrastadas empíricamente, “como creencias vinculadas a lo que es el amor romántico en líneas generales se ha relacionado con el compromiso y se ha consolidado mucho entorno a la idea de matrimonio. Sentir amor romántico es necesario para establecer un compromiso matrimonial”.

Además, estas diferencias manifestadas en el estudio, pueden ser reflejo de los roles tradicionales de hombre y mujer, considerando “que la influencia socio-estructural y el proceso de socialización diferencial que hay entre hombres y mujeres, explicaría esas diferencias en cuanto al sexo, los celos emocionales o la importancia de la pasión”, también mayor para las mujeres que para los hombres.



CASARTE CON TU MEJOR AMIGO ES UNA BUENA IDEA

El 90% de la población ha experimentado esa extraña sensación consistente en confundir sentimientos amistosos con otros de carácter amoroso. Un drama cuya solución pasa por determinar si ese amigo de toda la vida, al que adoras y que te entiende mejor que nadie, podría ingresar en la lista de novios potenciales.

A Monica y Chandler (de Friends) les salió fenomenal, así como a Blake Lively y Ryan Reynolds (en la vida real), que han contado en repetidas ocasiones cómo primero fueron amigos para meses después darse cuenta de que se gustaban y mucho. Lo sorprendente de este tipo de historias es la rapidez con que se puede pasar de querer a alguien sólo como camarada de juergas y tardes de cine a desear que sea tu pareja; es cosa de unos segundos apenas perceptibles en los que, de repente, lo sabes.

Así que para mayor celebración de este tipo de relaciones (de amigo a novio), dos investigadores de la Facultad de Economía de la Universidad de Vancouver han conseguido comprobar que la parejas formadas por personas que previamente eran amigos experimentan el doble de felicidad.

“Aquellos cuyo cónyuge o pareja es considerado como su mejor amigo reportaron casi el doble de satisfacción que los demás”, han declarado Grover y Helliwell (los investigadores) en el manifiesto donde han publicado sus conclusiones. En cuanto a los motivos que han producido estos resultados, encontramos que la idea del matrimonio que atesoramos hoy en día es más efímera que la de la amistad –cuyas bases son más sólidas–; además, las personas que deciden forjar una amistad es porque comparten ideas y valores que se fortalecen en el caso de que se enamoren.

Las parejas tardan 3 meses en retomar el sexo tras el parto

Aunque la espera de la famosa cuarentena es la tónica habitual a la hora de retomar las relaciones sexuales después del parto, llama la atención que uno de cada tres españoles no espera a finalizar ese período según informa Dolce Love.

A través de diferentes consultas entre los clientes con familia, los resultados han arrojado que si bien la mayoría esperan normalmente el tiempo que determinan los ginecólogos, hay un tercio que no es capaz de esperar aunque eso sí, nunca retoman sus relaciones sexuales en un período inferior a las tres o cuatro semanas.

La doctora Mercedes Andeyra, jefa del servicio de Ginecología del Hospital General de Villalpa (Madrid), dice que «Lo normal es esperar la cuarentena, más que nada porque la mujer aun está manchando y el útero está recuperando su tamaño normal» Afirma que «no es una cuestión de líbido —que seguramente esté bajo mínimos— sino también física» Después de dar a luz las mujeres están cansadas, no duermen mucho, la lactancia les deja agotadas, sin contar que seguramente tengan anemia...

Andeyra señala además que «Las madres están más gorditas, se ven las estrias, no se encuentran en su cuerpo y esto les retrae a la hora de volver a mantener relaciones sexuales con su pareja»

Aunque no es una regla exacta, Mercedes Andeyra recomienda «los ginecólogos recomendanos que no retomen las relaciones hasta que esté todo bien cicatrizado y los puntos reabsorbidos» pero recuerda que «es sólo una recomendación».

Por otra parte, esta ginecóloga recuerda que «no hay que olvidar usar métodos anticonceptivos. La lactancia, pese a la creencia popular, no previene posibles embarazos» Y ojo, que no se puede utilizar cualquier método «después de un parto no se pueden utilizar ni la píldora ni el anillo vaginal... sólo se deben usar anticoncentivos que llevan progesterona o preservativo».

El 62% de las parejas espera un período medio de entre dos y tres meses para el sexo con penetración y los motivos son fundamentalmente porque la mujer no se siente preparada, por el tiempo que ocupa el bebé y porque la libido tarda más en aparecer.

Lo menos habitual es que las parejas esperen un período superior a tres meses, apenas un 5% de los españoles dejan pasar ese tiempo y casi siempre son por razones de partos especialmente complicados o partos múltiples en los que el nivel de dedicación es mayor y apenas deja tiempo para el relax de la pareja en los primeros meses.

lunes, 25 de abril de 2016

Ponen a prueba su amor con una vuelta al mundo



Un ingeniero boliviano que reside en Estados Unidos y su esposa norteamericana decidieron poner a prueba su matrimonio de una manera muy inusual: dar la vuelta al mundo en 365 días, visitando al menos cuatro continentes, en un recorrido de miles de kilómetros.

Óscar Quint Molina y Amrine Obermuller se casaron en septiembre de 2015 en Providence, Rhode Island, Estados Unidos, y, para su luna de miel, optaron por hacer una larga travesía por América, Oceanía, Asia y Europa.

"Amrine me comentó sobre su deseo de recorrer el mundo. Como a ambos nos encanta el baile, me propuso visitar muchos países y bailar conmigo en cada uno de ellos. Luego de pensarlo un par de semanas, acepté la propuesta”, cuenta Quint sonriendo.

La pareja estuvo de paso por Bolivia, país número nueve que han visitado hasta la fecha.

Para Óscar y Amrine el baile es una forma de comunicación en su relación, algo que se hace entre dos y que requiere de conocimiento mutuo, afecto y comprensión. "Nos encantan los ritmos latinos, sobre todo la salsa”, afirman.

Quint, un ingeniero electrónico, de 37 años, con una maestría en Administración de Empresas, asegura que este largo viaje es también "una manera de tratar de entendernos y complementarnos más y de poner a prueba nuestra nueva convivencia”. "Por suerte hasta ahora nos ha ido muy bien”, dice. Y así parece.
Lugares mágicos

Hasta la fecha, Óscar y Amrine se maravillaron con las magníficas pirámides mayas de Tikal, caminaron por los bosques del Parque Semuc Champey, escalaron volcanes en Nicaragua, nadaron en las tibias aguas de la isla San Blas, bucearon en el mar Caribe y manejaron bicicleta por las acogedoras calles de la colonial Cartagena de Indias.

También escucharon quechua en Machu Picchu, caminaron muchos kilómetros sorteando bloqueos en las cercanías del salar más grande del mundo, quedaron sin aliento frente a las cataratas de Iguazú y se conmovieron con los majestuosos icebergs en Calafate.

"Somos bendecidos porque hasta hoy hemos conocido gente maravillosa, diferentes culturas, nuevos sabores de comida, lugares inolvidables”, afirma Amrine.

La travesía empezó en octubre pasado, volando desde Estados Unidos hasta el norte de México, para luego trasladarse, mayormente por tierra, entre Belice, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Colombia, Perú, Bolivia, Brasil, Argentina y Chile. Del continente americando se dirigieron a Oceanía.

Los esposos se encuentran actualmente en Australia.

"Después de nuestro paso por Nueva Zelanda y Australia, la idea es visitar Indonesia, Tailandia, Vietnam, Burma, Sri Lanka e India, antes de seguir rumbo a Europa, donde queremos pasar un tiempo en España, Portugal, Francia, Italia, luego ir a Turquía, República Checa y lo que se nos ocurra en ese momento”, cuenta Amrine, de 29 años, quien tiene una maestría en Educación. Hasta antes de su viaje trabajó como consejera internacional de estudiantes que asisten a universidades estadounidenses.

36.000 dólares para dar la vuelta al mundo

"En nuestros viajes nos movemos en lo que se puede: buses, micros, camionetas, a dedo y hasta en bote o a caballo, y por aire, porque, obviamente, hay casos en que los viajes deben hacerse por avión. Todo esto es como un sueño, que todavía continúa planificándose. En cada lugar decidimos cuál será el siguiente paso”, añade ella.

Precisa que el presupuesto diario para ambos es de 100 dólares, en promedio. Este monto incluye alojamiento, alimentación y el traslado de país a país.

Óscar calculó que con ese presupuesto el gasto total de su viaje por el mundo será de unos 36.000 dólares.

"Para la dimensión de la experiencia, creemos que no es una cifra alta, ya que este monto equivale a la compra de un auto más o menos lujoso. Al final de esta aventura nosotros habremos conocido el mundo, su gente, diferentes culturas y afianzado nuestra relación de pareja, así que creemos que esta inversión sí vale la pena”, asegura.

Para alojarse, la pareja elige hostales u hoteles baratos y, cuando puede, como se dio en Bolivia, se hospeda en casas de amigos y familiares. "Cuando se puede, aprovechamos la hospitalidad de gente que nos quiere y nos abre sus puertas gentilmente; así tenemos la oportunidad de interrelacionarnos con ellos y aprender más sobre el lugar”, dice Óscar.

Óscar y Amrine son conocidos por quienes los rodean como "grandes aventureros y amantes de los viajes y de la vida al aire libre”.

Cuando se les pregunta si no se aburren de estar tanto tiempo fuera de su casa, ambos responden al mismo tiempo: "No”. "Todo lo contrario, es emocionante saber que cada día nos espera algo nuevo”, dice Amrine entusiasmada.

Óscar viajó a Estados Unidos en 1990, cuando todavía era un niño, porque sus padres (Óscar y Jenny) migraron a ese país. Allí completó el colegio y luego hizo sus estudios de pre y posgrado. En 2012 conoció a su esposa en una discoteca de música salsa.

"Al ver que Amrine bailaba salsa mejor que yo y que congeniamos, le pedí su teléfono. En corto tiempo aprendí que a ella siempre le interesó otras culturas, sus bailes, el idioma español y la gente de este continente (americano)”, recuerda Óscar.

Para hacer el viaje ambos dejaron sus trabajos en Estados Unidos. Aseguran que no tienen miedo de la reinserción a su retorno. "Creímos que había que tomar este riesgo. Tener una experiencia como la que estamos viviendo hoy en día, recorrer el mundo juntos es mucho más importante que tener un trabajo estable”, comentan.

Transcurrido el año de viaje, la pareja tiene el plan de retornar a su hogar en Providence, establecerse allí y tener hijos. "Seguro que después de esto tendremos todas las ganas de estar en casa y formar una familia”, expresa Amrine.

¿Quién dirige en la salsa?

¿Y han bailado tanta salsa como esperaban?, les pregunto. Ambos sueltan una carcajada. "La verdad que no tanto como hubiéramos querido. Un aspecto importante para disfrutar de la salsa es dejar que el hombre dirija y la mujer siga. En cambio en nuestro viaje ambos estamos aprendiendo a tomar turnos en las decisiones y así podemos afianzar nuestra relación”, dice Amrine.


Para seguir el viaje de esta parejavisite:

http://dancinaroundtheworld.com

https://www.instagram.com/dancinaroundtheworld/

La ciencia opina sobre la atracción sexual

Factores inconscientes controlan las hormonas

¿Es la atracción sexual una mera cuestión de gusto o una ecuación biológica que espera ser resuelta?

A una mujer le bastan tres minutos para decidir si un hombre le interesa para una relación pasajera. ¿En qué se basa? En la anchura del rostro del varón.

En una prueba realizada durante un evento de citas rápidas, la psicóloga Katherine Valentine y sus colegas de la Universidad de Administración de Singapur concluyeron que el índice FWHR (siglas inglesas de ratio entre anchura y altura facial) de los hombres, -es decir, la proporción entre el ancho y la longitud de su cara-, es un indicador físico de masculinidad; cuanto más elevado es este índice, mayor es el atractivo sexual del sujeto.

No en vano, las facciones anchas hacen que “un individuo sea percibido como más seguro de sí mismo, más exitoso, más agresivo y capacitado para sobrevivir en una pelea cuerpo a cuerpo”, explica Valentine.

Si ese rostro cuenta con una mandíbula pronunciada, unos pómulos marcados y una barbilla prominente pero no desmedida, su efecto será arrebatador.

Todo apunta a que estas preferencias cuentan con una sólida base hormonal, ya que esos rasgos se relacionan con altos niveles de testosterona, la hormona masculina por excelencia. Dicho de otro modo, una cara así conformada lanza un mensaje visual muy claro –e inconsciente–: “Soy fértil”.

Por si ese argumento no fuera suficiente, resulta que esos atributos faciales son indicadores de un fuerte sistema inmune y de bajas concentraciones de cortisol, la hormona del estrés.

Así lo demostraron Fhionna Moore y su equipo de la Universidad Abertay, en Dundee (Escocia), en la revista Nature Communications.

“Estos hombres son mejores candidatos para procrear, porque están sanos y su descendencia será más fuerte,

y por eso atraen a las mujeres”, dice Fhionna Moore.

Sigamos con los números: la capacidad seductora de una mujer se puede predecir midiendo la distancia entre sus ojos, y entre estos y la boca.

A partir de cuatro experimentos diferentes, científicos de las universidades de California y Toronto calcularon que la separación idónea entre los ojos y la boca supone el 36  por ciento del total de la longitud de la cara. Y que el espacio horizontal entre los ojos es ideal cuando representa el 46 por ciento de la anchura facial. Estas dimensiones coinciden más o menos con las del rostro estándar.

Como explicaban los autores del trabajo en la revista Vision Research, la percepción del atractivo facial es el resultado de un procesamiento cognitivo inconsciente, mediante el que analizamos todas las caras que vemos y calculamos la media de los ratios ideales. Los rostros que se alejan de ella nos parecen feos o descartables.

¿CIENCIA O EVOLUCIÓN?

De acuerdo al portal intercambiosvirtuales.com, hasta la fecha, la ciencia intentó demostrar que en distintas culturas el cerebro humano considera más atractivos los rostros simétricos.

Científicos británicos extendieron

el estudio a las medidas corporales

y concluyeron que el cerebro también parece preferir los cuerpos simétricos. ¿Por qué?

La respuesta es simple. Por lo general, un cuerpo armónico indica la existencia de un cuerpo más sano. Y un cuerpo sano se traduce en un mayor potencial reproductivo.

viernes, 22 de abril de 2016

Ayuda para un marido en crisis

A todas nos puede pasar que, como mujeres, nos centremos en sacar la familia adelante, criar lo hijos si los hay y ser exitosas en nuestra profesión. Estamos casadas o en pareja pero, después de unos años, confiamos tanto en el matrimonio sólido o pareja de larga data que tenemos, que postergamos esas cosas tan esenciales como estar en la misma página que nuestro esposo.

Y hay veces que ellos entran en crisis y nosotras nos olvidamos de que también necesitan ese apoyo constante que demandamos de ellos cuando lo necesitamos. Hay que estar alerta, ser receptivas de lo que nuestros esposos necesitan, estar al tanto de sus necesidades emocionales.

Tu marido necesita que valides sus acciones y decisiones, que le apoyes, le escuches y le entiendas. Que estés ahí para que pueda superar, contigo, cualquiera que sea su crisis. Exactamente igual que tú lo necesitas. De eso se trata la pareja después de todo, ¿cierto?

Sin embargo, hombres y mujeres no somos iguales y si tienes un intento torpe y maternal de apoyarle puede ser peor el remedio que la enfermedad.

No hay nada más frágil que el ego de un hombre en crisis.

Por eso, te dejo algunos consejos para que puedas apoyarle y sostenerle sin que se sienta denigrado.

1. BUSCA SIEMPRE OPORTUNIDADES PARA DECIRLE QUE CREES EN ÉL

Cuando un hombre atraviesa una crisis puede llegar a dudar de él mismo, de su capacidad para superar el desafío que esté enfrentando. Incluso puede verse afectada su imagen, su masculinidad o su valía como hombre. Ellos son machos alfa, recuerda… Por eso debes intentar que sienta que le ayudas a llevar el peso, que estás ahí para él… NO QUE SE LO QUITAS DE LOS HOMBROS Y TOMAS EL CONTROL.

Tiene que saber que siempre le acompañarás, pero que tienes fe en que puede hacerlo solo si es necesario. Tiene que sentirse valorado. Tiene que sentir que sabes que él tiene la capacidad suficiente como hacer frente a su desafío. Entonces sí será capaz de compartir sus inquietudes contigo sin temer a la imagen del hombre débil que nunca querría presentarte.

2. ALÁBALE EN PÚBLICO

Si lo haces se sentirá el rey de reyes. Le va a encantar sentir tu admiración en público. Se sentirá importante a tus ojos y a los de los demás. Aprovecha cualquier oportunidad cuando estás con amigos y familiares para resaltar algo que haya hecho bien o que esté haciendo. Incluso su fortaleza y temple para hacer frente a las situaciones más adversas. Hazle saber, a través de lo que dices, cuánto le admiras, qué fuerte es y qué varonil te parece. Para él, lo que tú piensas es más importante de lo que crees y si lo compartes en público, lo será aún más. Una caricia a su ego es algo muy valorable.

3. DALE SU ESPACIO, MUÉSTRALE CONFIANZA

Si tu esposo está luchando contra un problema o desafío, quizá necesite un tiempo extra para resolverlo y te preste un poco menos de atención. Dale ese margen para que pueda solucionar su conflicto. Debes estar ahí para él, pero respetar sus tiempos mientras soluciona la crisis en la que está inmerso. Eso no quiere decir que tú te distancies, sino que le dejes su espacio para poder resolverlo a solas si es lo que necesita. Una vez más, eso le indicará que le respetas y crees en su capacidad.

4. SÉ MUY RESPETUOSA CON ÉL

Hay una frase popular que dice que la mujer necesita el amor en una relación y el hombre necesita respeto. Bueno, el respeto de su esposa es, para ellos, fundamental. No estoy hablando de que te dejes gritar o maltratar, ojo, sino de que seas muy respetuosa con sus decisiones, no las menoscabes ni las hagas de menos.

5. SEXO, SÍ... SEXO

Ya hemos dicho que, frente a una crisis, un hombre puede sentir que su virilidad está en juego, así que la sexualidad es fundamental. Hazle sentirse deseado, amado y admirado. El contacto físico no es solo placer carnal, dice muchas cosas que no se pueden comunicar con palabras. Busca todas las oportunidades que puedas de hacerle sentirse poderoso sexualmente, recuérdale cuánto le amas y cuánto te gusta tenerle cerca. Eso le hará sentir MUY BIEN.

Eres su esposa, su compañera, la persona que comparte con él todos los días, los problemas y las alegrías. Antes de los niños estaba él, después, cuando los hijos crezcan, estará él. Necesita de ti en todos los aspectos de la vida, igual que tú esperas de él apoyo y comprensión, él lo espera de ti. No es tan difícil, solo mira más de cerca lo que te pide a gritos… pero en silencio. Aprende a leer a tu esposo. Es una forma más de amarle.

miércoles, 20 de abril de 2016

Los hombres también fingen para acabar rápido

La memoria no alcanza a recordar cuántas escenas de sexo hemos visto en el cine y la televisión a lo largo de nuestra vida, sin embargo y con toda seguridad muchas de ellas nos han parecido poco menos que escenas de ciencia ficción. ¿Refleja verdaderamente la pantalla cómo son las relaciones sexuales del común de los mortales? Pese a a saber que lo que vemos no es más que ficción, las series y las películas nos han influido de algún modo en nuestras creencias y comportamientos sexuales. Más de lo que nos pudiéramos imaginar.

Según un estudio realizado por empresa Bijoux Indiscrets, más de la mitad de las mujeres (52%) reconoce haber fingido alguna vez un orgasmo, fundamentalmente por dar por finalizada una relación o por satisfacer a su pareja. Pero ¿qué pasa con ellos? Según esta encuesta, más del 20% de los hombres confiesa haber fingido alguna vez y el 20% lo finge para dar por finalizada una relación sexual. Sin embargo, somos reacios a cree que nuestra pareja lo haga: sólo el 10% de las mujeres y el 15% de los hombres creen que su pareja actual finge sus orgasmos.

Según las conclusiones de este trabajo en el que han sido encuestadas más de 1500 personas mayores de 18 años de todas las comunidades autónomas (aquí puede ver el estudio completo) la tele y el cine tienen algo (o bastante) que ver en estos comportamientos. De hecho, otros datos de este estudio dicen que el 66% de los participantes considera que las películas ofrecen una visión distorsionada del sexo y el 21,9% afirma que esa visión ha influido negativamente en sus relaciones sexuales.

Relaciones idílicas, pero falsas

Según explica a FCINCO Elisa Viegas, cofundadora de Bijoux y una de las responsables de este trabajo, las películas y las series muestran en muchas ocasiones unas relaciones sexuales idílicas donde la pareja se complementa a la perfección, llegan juntos al orgasmo y por supuesto, éste ha de ser el fin de todo acto sexual. Hay gente que por culpa de ellas ha crecido con una idea equivocada del sexo, pensado que el único fin de acto sexual es tan sólo llegar al orgasmo.

Tal es así que, según el informe, casi un 60% de las mujeres usan el gemido para excitar a sus parejas durante el acto sexual y un 42% de los hombres y un 30% de las mujeres consideran que, a medida que te acercas a un orgasmo, los gritos deben ser rítmicos y mecánicos.

"Las películas muestran el orgasmo como la principal fuente de placer, cuando realmente no es así. Está claro que tener un orgasmo es importante, pero no es lo único. Hay otras muchas cosas más con las que disfrutar en una relación sexual. Debemos ser nosotros mismos, no tener presiones de ningún tipo y ser libres en nuestra intimidad", afirma Viegas.

Ellas, romancismo; ellos, porno

Aun sabiendo que lo que vemos es ficción, el 44,7% de las mujeres reconoce que preferiría que el sexo que ellas practican se pareciese más al de las películas románticas y el 38,2% de los hombres al de las películas porno. De modo que "el cine nos marca unos comportamientos a seguir, nos dice incluso hasta cuántas parejas sexuales son adecuadas o no, sin fijarte en lo que a ti te gusta o en lo que a ti te apetece. La comedia romántica What's is number? (Dime con cuántos, en castellano) es un ejemplo de ello", apunta Viegas.

Por ello, es imprescindible quitarse la presión que ejercen los medios y la sociedad sobre cómo debemos ser en las relaciones sexuales: "Nos sigue preocupando mucho lo que piensen los demás, también incluso dentro de nuestra intimidad y nuestro placer, y debemos ser libres y saber qué es lo que nos gusta, qué es lo que queremos y lo que no, sin dejarnos llevar por nada más, ni mucho menos por lo que nos dicen lo que es adecuado o no", aconseja esta experta.

La vulnerabilidad de los más jóvenes

No cabe duda de que mucha de la realidad de las relaciones sexuales es bien distinta a como se proyecta en la ficción, y los años y la experiencia dan cuenta de ello. El despertar sexual y la curiosidad comienza en la adolescencia, justamente en la etapa más vulnerable del ser humano: todo lo que pase ahí influye de forma significativa en la forma de pensar, de comportarse y relacionarse.

Esta influencia que ejerce sobre los más jóvenes ha sido expuestas en la bibliografía científica. Un estudio elaborado por profesionales del Instituto Pacífico de Investigación y Evaluación de EEUU y publicado en el año 2012 en Media Psychology mostraba que, efectivamente, los contenidos sexuales mostrados en la televisión influyen de forma directa en los comportamientos, expectativas y creencias de los adolescentes.

"Si la única educación sexual que se ha tenido en esta etapa ha sido lo que se ha visto en cine y en televisión es normal que se tenga una idea totalmente equivocada de los que son las relaciones sentimentales y sexuales", afirma la psicóloga y sexóloga Ana Yáñez Otero, directora del Instituto Clínico Extremeño de Sexología. Si, por el contrario, "desde pequeño has tenido una buena educación sexual, sin duda tu vida sexual de adulto será mucho más feliz y satisfactoria", añade.

Fuera mitos

Pero la tele y el cine no solo influyen en las relaciones sexuales en sí, también en las sentimentales, y en el modo y la forma de comportarse en ellas. Los medios actúan en los jóvenes como modelo de comportamiento, y en muchas películas, series y programas de televisión se siguen viendo los mismos mitos románticos de siempre (que si el príncipe azul, que si los celos son la mayor prueba de amor, que si la media naranja...). "Hemos de desterrar cuanto antes estos mitos porque no hacen más que reflejar unas ideas que para nada se corresponden con el amor", recuerda Yáñez.

Las altas expectativas que tienen los chicos sobre el sexo hacen que luego se den de bruces con la realidad. No hay que olvidar que las primeras experiencias sexuales pueden condicionar las futuras.

Según explica Yáñez, si tienes unas altas expectativas sobre el sexo (por influencia por ejemplo, de los medios) y te das cuenta de que no es así, pueden aparecer inseguridades, falta de autoestima o determinadas exigencias que no deberían producirse. "Muchos chicos han aprendido que tienen que aguantar cuanto más, mejor, y si no lo hacen lo ven como fracaso, algo que mina su seguridad y autoestima y puede condicionar en próximas relaciones", afirma la experta.

Lo ideal sería, por tanto, "apostar por una buena educación desde la base, sobre todo desde casa pero también desde los centros escolares", concluye Yáñez.

lunes, 18 de abril de 2016

La empatía sube la atracción

Una prueba más de que el físico no lo es todo a nivel de atracción. Un estudio demostró que al cerebro le gustan las personas a las que puede "desnudar" emocionalmente.

Un nuevo estudio llevado a cabo por el departamento de Neurociencia Afectiva y Social de la Universidad de Lübeck (Alemania) demostró que el cerebro activa estrategias de recompensa positivas cuando logra empatizar con los sentimientos de la persona con la que se habla y espera descifrar estas sensaciones. El estudio fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Los investigadores, liderados por el experto en neurociencia Silke Anders, evaluaron si el cerebro humano tenía mecanismos para aproximarse a las personas a las que puede “desnudar” emocionalmente con mayor facilidad. Para ello, realizaron varios experimentos con 92 voluntarios que fueron sometidos a resonancias magnéticas en una serie de juegos.

Los resultados demostraron que, en cuanto a relaciones sentimentales, las personas somos capaces de identificar mutuamente nuestras emociones gracias a la empatía y las conexiones neuronales que intervienen en este proceso de socialización. Así, el grado de atracción entre sujetos aumenta al comprender correctamente los comportamientos emocionales del otro.

¿Daña más la infidelidad física o la emocional?

Ochocientos mil españoles usuarios de Ashley Madison, la web de citas para casados, demuestran que nuestras relaciones se asientan sobre normas de convivencia frágiles ante el instinto, la rutina o el desamor. Probablemente esa cifra sea solo un esbozo de lo que las encuestas elevan a rango de normalidad. Sin embargo, solo describen la infidelidad como una transgresión sexual, sin considerar que las emociones puedan convertirse en otra forma de traición aunque no lleguen al dormitorio.

La escritora y periodista Rosa Montero aseguraba en su artículo Adúlteros pero leales: "No encuentro mucha diferencia entre que tu pareja tenga un amante casual y que no lo tenga pero haga el amor contigo soñando con otra persona. [...] A mí, en fin, me importa mucho más la lealtad que la fidelidad sexual". ¿Emoción o físico? ¿Qué infidelidad causa más dolor y cuál resulta más difícil de perdonar? Son las preguntas que hemos planteado a la periodista Rebeca Haro y a Helena López-Casares, coach especialista en parejas.

domingo, 17 de abril de 2016

Por qué no husmear el celular ajeno



No hay duda de que el resguardo de la intimidad está en crisis y la confianza en la pareja corre la misma suerte. Todo sucede bajo el influjo tecnológico de las redes sociales, aplicaciones, mensajes por WhatsApp, entre otros, que sirven de instrumento para confirmar que “algo se oculta”. Cuando la duda, la sospecha y la desconfianza golpean la puerta de la mente, pareciera que no hay explicación racional que la detenga.

La suspicacia es un sentimiento benigno que alerta de una posible amenaza, un escozor interno que se siente cuando algo acecha o se oculta con el fin de perjudicar. Si bien es una emoción protectora, puede convertirse en una causa de sufrimiento en la pareja.

Sospechar del otro implica vislumbrar acciones “extrañas”, algunas basadas en datos reales y otras imaginadas, pero con idéntica repercusión emocional.Ojo por ojo.

En los vínculos amorosos, la suspicacia alimenta los celos y un sinnúmero de conductas dañinas que llevan a que la persona afectada comience a buscar indicios o pruebas para confirmar su percepción. Y, en este punto, las redes sociales se convierten en aliadas de la sospecha.

Si antes se revisaban los bolsillos de los trajes o el maletín, hoy se espera el momento de descuido para hacerlo con celulares y mails sin consentimiento del otro. Se busca algo “oculto” usando la misma táctica. Todas las elucubraciones detectivescas son posibles para encontrar la prueba de la deslealtad o de la infidelidad.

Y de la comunicación ni hablar. Un hecho que podría resolverse expresando las dudas se convierte en una pesquisa que viola la intimidad, la privacidad del supuesto “infiel”. La persona que revisa queriendo saber que algo se le oculta, se convence que ésta es la mejor forma para descubrir al victimario. Y aunque la razón o la conciencia moral le recuerde que es incorrecto, lo hará sin culpa: “ojo por ojo, diente por diente”.

Hacerse la película

Cuando la búsqueda se convierte en una obsesión, no hay forma de sacarse la idea de la cabeza, lo cual lleva a revisar compulsivamente las pertenencias del otro. Y aún así no se calma la duda.

En esas condiciones, la interpretación errónea de los mensajes es frecuente, provocando una mezcla de satisfacción por la efectividad de la pesquisa y dolor por la decepción amorosa. Los mensajes son datos que se transmiten; el subtexto, al no existir el otro “cara a cara” quedará supeditado al significado que cada uno le asigne.

Por lo general, la persona celosa construye su propia historia a partir de unos pocos datos. Esto no quiere decir que no existan mensajes comprometedores, que no dejan lugar a la duda, pero la persona que está embargada por los celos deforma cualquier dato. Dato que se malinterpreta, que se carga de una convicción casi irreductible, y que no da espacio para una respuesta que esté a la altura de tal grado de certeza.

Derecho a la intimidad

La persona que se mete en la intimidad ajena debe saber que ese acto solapado, minucioso, tiene consecuencias. Y aunque se puede justificar el acto con argumentos convincentes, la intromisión rompe la regla de la pareja y de cualquier circunstancia social: el derecho propio y ajeno a preservar los límites de la propia existencia. Esta afrenta a la individualidad daña aún más la relación y hace más difícil la recuperación de la confianza mutua.

La suspicacia o sospecha pone en alerta a la persona ante probables acciones desleales. Es mejor que le comuniques a tu pareja tus dudas y juntos aclaren y resuelvan el tema.

Los celos dañan la relación. No te conviertas en un detective tratando de buscar las pruebas incriminatorias. Cualquier dato puede ser malinterpretado, generando más conflicto.

Es posible que te altere no hallar nada. La “ineficacia” en tu búsqueda te llevará a redoblar la apuesta hasta convertirla en una obsesión.

Por cada acción de revisar te estás perdiendo algo de tu propia vida.

No dejes que los pensamientos intrusos y la desconfianza te apresen, al final vas a terminar perdiendo tu libertad.

Las acciones que resultan de los celos afectan más la propia estima que el sentirte traicionada o traicionado. Cada vez que se viola la intimidad del otro, estás devaluando tu valía personal.

Los acuerdos del tipo “yo le doy el celular para que lo revise” no sirven. La confianza no se construye cediendo derechos.

La comunicación abre puertas, la obsesión celosa las cierra.

Si existió infidelidad tendrán que replantearse si pueden seguir juntos o es mejor separarse. En caso de continuar, el querer saber “los detalles” de cómo fueron los pasos de la infidelidad, o el control sobre el otro, no sirven para reconstruir la relación.

Una relación saludable no se sostiene con acciones invasivas, se sustenta en el respeto, la confianza y la comunicación sincera.

Fuente: entremujeres.com

Duelo amoroso

En el fangoso terreno del amor, las redes sociales presentan un doble filo. Por un lado, los espacios virtuales se han convertido en “la gran celestina del nuevo siglo”, de hecho son cientos y miles los casos de personas que han conocido el amor gracias a la intermediación de internet. Ahora bien, al momento de una separación, la consulta de perfiles de los ex en sitios como Facebook puede traducirse en heridas que no terminan de cicatrizar. ¿Son pocos los que caen en la tentación? Pues no: evidencias indican que cerca de dos tercios de los usuarios buscan algún contacto con sus ex parejas a través de Facebook.

Partiendo de esta premisa, una investigación llevada a cabo por el Departamento de Psicología de Brunel University de Londres confirma científicamente lo arriba indicado: husmear el perfil de un ex conduce a dificultades para elaborar el duelo sentimental. El estudio realizado en base a las respuestas de 464 participantes y divulgado por Live Science, arrojó los siguientes datos:

El 54 por ciento de los consultados indicó que sigue siendo ”amigo” de su ex en Facebook sin mantener contacto frecuente; el 25 por ciento dice que borró a su ex de la lista de contactos; mientras que el 12 por ciento encontró que su ex les había borrado a ellos. El estudio concluyó que aquellos que más asiduamente frecuentan el perfil de sus ex parejas en la red social experimentan emociones negativas alejándose de la posible recuperación emocional, pues en las imágenes, mensajes y demás contenido publicado ”el otro siempre parece estar mejor que uno”.

¡A borrar!

Aún así, la investigadora a cargo del estudio no recomienda borrar a la ex pareja de la lista de contactos personal. La especialista se basa en la siguiente premisa: No mantener ningún tipo de contacto con el amor que se ha ido, les envuelve a ellos en una mística que termina por resultar atractiva. Lo mejor, al parecer, es alcanzar la recuperación sin caer en la tentación de la consulta obsesiva de la vida del otro y, a su vez, poder superar el trance sin la necesidad de convertirse en verdaderos extraños, incluso en el ámbito virtual.

Lo cierto es que el cosmos online se postula como un actor infaltable en las relaciones sociales contemporáneas y que, estudios científicos como el indicado (con mayor o menor peso y relevancia) dan cuenta de esta afirmación. /



¿CULPA DEL ‘FACE’?

Hace unos años, cuando apareció la red social de Facebook aparecieron muchas noticias en las que se afirmaba que por culpa de esta red social muchas parejas habían acabado en millones de divorcios en todo el mundo. Ahora, cada vez tenemos a nuestra disposición mayor número de redes sociales por lo que ¿todavía hay más probabilidad de que las relaciones de pareja finalicen?

En marzo del año pasado, la revista Cyber Psychology and Behaviour Journal publicó un estudio en el que mostraba cómo Facebook había sido la causante de 28 millones de rupturas de pareja en el mundo; pero no ha sido la única en mostrar este tipo de datos, ya que la Asociación Norteamericana de Abogados Matrimoniales, informó de que en 2011 el 20% de los divorcios en Estados Unidos eran provocados por el uso de esta red social.

Se debe tener en cuenta el aspecto positivo de las redes sociales, que es que nos permiten aumentar nuestras relaciones sociales con las personas sin importar la distancia ni las horas, también tiene la otra cara de la moneda, ante los primeros problemas en la relación de pareja muchos se sumergen en las redes en busca de consuelo.

La frase “hay muchos peces en el mar” se ha convertido en una certeza y ante los problemas cotidianos en la relación de pareja, las redes sociales se convierten en el bálsamo que nos recuerda que hay muchas personas atractivas e interesantes esperando a ser descubiertas, siempre se puede empezar de nuevo y dejarse llevar por la imaginación de lo que podría ser estar con alguien diferente sin pensar en lo que dejamos atrás.



CONTROL ENFERMIZO

Por otra parte, las redes sociales nos permiten mantener un mayor control sobre cómo se relaciona nuestra pareja con los demás y eso hace que se despierten todos los miedos e inseguridades. Uno puede estar pendiente de a qué hora se ha conectado en el Whatssapp, a qué le ha dado me gusta en las apps e incluso, hacer “investigaciones” sobre quiénes son los amigos que tiene o a quién le manda mensajes.

Esto implica que muchas de las relaciones de pareja actuales tienen como ingredientes la desconfianza, el miedo y la inseguridad. Aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de estar con nuestra pareja, porque no hay nada como la comunicación y el respeto para poder ir paliando estos temores.

¿Crees en el ‘poliamor’ ?

Entonces el señor ratón y la señora ratona, que estaban muy enamorados, vivieron juntos, tuvieron ratoncitos, fueron felices y comieron perdices, perdón, queso. Más adelante, doña ratona conoció a otro ratón y como le gustaba mucho, éste fue a vivir con ella y su familia durante un tiempo, hasta que encontró una nueva madriguera, a la que iba la ratona a visitarle. Los tres ratones adultos, aunque discutían a veces, como todas las familias, se querían mucho y los pequeños ratoncitos crecieron con dos papás y una mamá, que les fueron enseñando como cuidar de sí mismos y como escapar de los gatos.

La versión poliamor del hipotético cuento de los ratones no está todavía disponible en las librerías, y a juzgar por los resultados que se pusieron sobre la mesa en el congreso Queering Partnering, que tuvo lugar en la Universidad de Coimbra, el pasado 30 y 31 de marzo, parece ser que se hará esperar. Según el Proyecto Intimate, financiado por el European Research Council, coordinado por Ana Cristina Santos y que tiene por objeto analizar las diversas formas de convivencia y relación de la población LGBTQ en España, Italia y Portugal, la no-monogamia es menos aceptada por la familia o la sociedad que la homosexualidad. Al fin y al cabo, las parejas homosexuales repiten el modelo tradicional, aunque los dos miembros sean del mismo sexo. La verdadera revolución a nivel sexual, de afectos, relaciones, convivencia y, en cierta forma también social, viene de la mano de lo que se denomina poliamor.



Estudios

En palabras de Giazú Enciso, psicóloga, activista e investigadora sobre estos temas, que publicó su tesis Poliamor, afectos y emociones en la Universidad Autónoma de Barcelona, “una definición de poliamor puede ser la de una relación de más de dos personas al mismo tiempo. De amor y compromiso, y no necesariamente sexual. Donde todas las personas involucradas saben y están de acuerdo en estar en esa relación. En mis conferencias siempre pongo el ejemplo del típico triángulo amoroso jefe-secretaria-esposa. Normalmente los tres lo saben, pero eso no es consenso, no significa que estén de acuerdo, no hay negociación. Hay resignación, mentiras e infidelidades. En el poliamor se ama a más de una persona al mismo tiempo, no se trata de tener relaciones sexuales con la mayor cantidad de gente posible”.

Hace ya tiempo que muchos llevan viendo la monogamia como las historias que nos contaba la factoría Disney, poco real y en colores brillantes. Empezando por el lado meramente científico y biológico, hay ya abundante literatura que nos demuestra que es muy difícil, por no decir imposible, encontrar especies en el reino animal que cumplan esta regla. El mito de la monogamia: la fidelidad y la infidelidad en los animales y en las personas (Siglo XXI, 2003), escrito por el zoólogo David P. Barash y la psiquiatra Judith Eve Lipton, utiliza diferentes saberes –biología, fisiología, antropología– para demostrar lo irreal de esta idea y lo poco conectada que está con el instinto animal. Hasta ahora se decía que muchas especies, sobre todo algunas aves, eran monógamas; pero las nuevas técnicas de determinación del ADN han permitido descubrir que los genes de muchos polluelos no siempre son del padre, y que engañar a la pareja, en ambos sexos, es algo mucho más común de lo que creemos y no requiere necesariamente de la existencia de Ashley Madison. La monogamia social existe en muchas especies, pero la sexual es algo insólito en la naturaleza.



Historia

La historia es otra prueba evidente de que la pareja, como célula social que luego dará paso a la familia, no es el único modelo posible, sino que hay muchos otros, basados casi siempre en razones económicas o de supervivencia. Además de la poligamia de los países árabes o de los mormones de Utah; la poliandria –una mujer que convive con varios varones– se practica en el Tíbet, en algunas zonas de India y era habitual entre los inuit, cuando había un exceso de hombres debido, en parte, a la horrible costumbre de matar a los bebés niñas. Y en Loshui, China, la comunidad Mosuo, es un ejemplo viviente de sociedad matriarcal, ya que sus mujeres viven en comunidad con sus hijos pequeños. Ellas son dueñas de los animales y la tierra y reciben a sus amantes o parejas de noche, pero no se casan ni viven con ellos.

Dos son compañía, pero tres no siempre es multitud

Puesto que la monogamia hace aguas y conceptos como amor, pareja, celos, afectos, fidelidad, matrimonio, traición o exclusividad son subjetivos, creaciones sociales o invenciones humanas; muchos empiezan a buscar alternativas al modelo de pareja tradicional, como pueden ser las relaciones abiertas o el poliamor. Golfxs con principios, en Madrid, es un colectivo dirigido a informar, dar herramientas y recursos a los que apuesten por las relaciones DIY. Según Miguel Vagalume, su impulsor, “en 2008 empezamos a reunirnos como grupo informal en fiestas, donde se mezclaban un montón de identidades, prácticas y tipos de relaciones. El nombre surgió como una traducción suavizada de uno de nuestros libros favoritos, el que marcó un antes y un después, Ética Promíscua, de Dossie Easton y Janet Hardy (Melusina, 2013), aunque yo ya escribía en el blog La Mosca Cojonera sobre sexualidad no convencional desde 2006. A través de charlas, eventos, actividades e información pretendemos ayudar a aquellos que quieran vivir una sexualidad diferente. Ofrecer todas las piezas posibles con las que cada cual pueda construirse su propio puzle, su propio Lego”.

Aunque Golfxs con principios no es un grupo cuya labor sea la militancia, para eso ya están asociaciones de poliamor en diferentes partes de España, sí que, según Miguel, “abogamos por unos cambios legislativos que dejen de asociar una serie de derechos a un determinado modelo de relación y no a otros. Siendo el matrimonio un acuerdo con unas enormes implicaciones económicas, es curioso cómo se asigna únicamente a un determinado tipo de vínculo amoroso que debe demostrarse auténtico. Es un asunto muy extenso, y que afecta a muchos aspectos de la vida”.

Los abanderados del poliamor crecen cada día, realizan bodas que, aunque no tienen validez legal, sirven para apoyar y dar visibilidad a su causa y muchos, aunque no todos, creen que el siguiente paso, tras la consecución del matrimonio entre personas del mismo sexo, es el de las uniones entre más de dos individuos. La Asociación Poliamor Madrid, con un año y medio de vida, centra sus esfuerzos en otro punto. Según Karen Moan, su portavoz, “nosotros no creemos en el matrimonio como institución, aunque respetamos a los que la elijan. Nuestros esfuerzos, como activistas, están más en la línea de conseguir que la custodia legal de un niño puedan tenerla más de dos personas, o en que las uniones poli tengan los mismos derechos que las parejas de hecho”.

¿Cómo atraer al hombre que te gusta?

¿Quieres enamorarlo?

aprende NUEVAS técnicas

Hay ciertas recomendaciones que podrías practicar para lograr que ese hombre que tanto te gusta, no aparte su mirada de ti.

1. Sé tú misma: fingir es un mal comienzo, no intentes ser quien no eres. A los hombres les gustan las mujeres auténticas. Las poses no duran mucho y la esencia siempre se mantiene.

2. Ámate a ti misma: la seguridad es la mejor arma de seducción. Es bien dicho que si tú no confías en ti misma, nadie lo podrá hacer.

3. Cuida tu aspecto: no es necesario tener cuerpo de modelo o parecer una muñeca para conquistarlo. Trata de lucir siempre bien, arreglada, linda y coqueta. No olvides que lo mejor es tener un estilo propio. Elige aquella

ropa que favorezca tu silueta y destaque tus atributos.

4. Mantén el misterio: aunque tu tarea sea conquistarlo, eso no significa que le des todo en bandeja de plata. Juega con él y no le hagas las cosas tan sencillas ponle un poco de dificultad para que te conozca plenamente. 5. No lo acoses: dale su espacio, no exageres con mensajes, llamadas, detalles y otros; esto solo hará que quiera escapar de ti.

6. Sé divertida: el buen humor es una gran arma de seducción. La risa es una de las mejores formas de conseguir complicidad con otra persona. El querrá estar contigo solo por pasar un momento divertido.

7. Olvídate de tu ex: si estás conociendo a alguien, no recuerdes el pasado y disfruta el presente. No hay nada más incómodo que hablar de las personas con las que has estado.

8. No hables en exceso: contarle tu vida y tus gustos no debe ser un monólogo; seguro lo aburrirás. Dale su espacio para expresarse y muéstrate interesada en todo momento. Hazle notar que puedes tener diversos tipos de conversaciones, pero sobre todo que sabes escuchar.

9. Sorpréndelo: los detalles siempre hacen sentir especial a alguien. Puedes preparar una cena romántica o simplemente llevarlo a algún lugar divertido para que la pasen bien.

10. Todo a su tiempo: seducirlo no será sencillo, pero no te agobies y disfrútalo. Las cosas deben fluir solas.

Sigue estos sencillos consejos para conquistar a ese hombre especial, pero recuerda que esto solo es una guía, lo más importante es tener actitud y, por supuesto, ser única y auténtica. ¡Buena suerte!

sábado, 16 de abril de 2016

Conoce la primera 'librería' del placer femenino

"Yo no debo de haber experimentado un orgasmo en mi vida porque no grito...". Esta frase, negro sobre blanco, encierra en sí misma el peor enemigo de la mujer en el dormitorio: la expectativa. La representación del sexo que ofrecen las películas, las novelas o incluso la publicidad, influyen en las relaciones del mundo real. Y el celuloide, casi siempre, miente.

10 años de relación directa con el lado más sexual de las mujeres han llevado a las fundadoras de Bijoux Indiscrets a pasar a la acción, y han creado la primera Librería de orgasmos de internet, una audioteca con la que apreciar la diversidad del placerfemenino.

Las hay que gritan, las hay que sólo aceleran su respiración, las hay, incluso, que parece que van a echarse a hablar, pero no. La donantes de la librería describen sus orgasmos como #Enérgico, #Tímido, #Exultante, #Silencioso y hasta #Eléctrico. Cada una de ellas ha alcanzado el clímax #Sola o #EnPareja, gracias a su #Mano, a algún #Juguete o al #Dedo #Amoroso de su #Amante.
Contra los estigmas emocionales y físicos


Sea cual sea la etiqueta elegida, una cosa está clara: todas han gozado de lo lindo, sin inhibiciones ni ideas preconcebidas. Han gozado de verdad. "Tenemos verdaderos estigmas, a nivel emocional y físico, que no nos dejan disfrutar del sexo como deberíamos", cuenta Marta Aguiar. En Bijoux Indiscrets, tienda de juguetes eróticos desde el punto de vista femenino, viven de cerca la influencia de las modas en la sexualidad. "Salen las 50 sombras de Grey y, de repente, todas las clientas quieren pinzas para los pezones", recuerda, y casi se la puede oir negar al otro lado del teléfono.

Con esa "perspectiva desde dentro", a las impulsoras de la Librería de orgasmos les parecía que había que abrir el debate. Disipándose ya el tabú sexual, "sobre todo el autoerótico", se abren tiempos de libertad para hablar del placer. ¿Y qué mejor lugar, para generar discusión, que internet? Por eso, desde el pasado miércoles cualquiera puede pasar a formar parte de la primera fonoteca orgásmica online.

Del placer, una obra de arte

Las instrucciones son muy sencillas: "Tómate tu tiempo, relájate y grábalo". Una vez cargado en la web, además, la librería cuenta con una tecnología de data art que hará del orgasmo una auténtica obra de arte. "Vivimos en un mundo muy visual. El sonido es abstracto pero la imagen lo hace tangible y, lo que es más importante, compartible", explica Marta. Porque sí, el objetivo es que el placer se viralice.
De momento hay algo más de una treintena de donaciones (dos de ellas de las fundadoras, claro), pero la fonoteca está abierta a recibir todo tipo de orgasmos. Silenciosos, ruidosos, tímidos, explosivos... Eso sí, todos reales.

El amor nace, no aparece

El amor, al igual que cualquier otro sentimiento es engendrado en el corazón, nace, crece, se reproduce y desaparece, pero mientras vive en nosotros, éste invade todo nuestro ser, es por eso que las personas piensan y hacen lo que su corazón siente. Porque nuestros sentimientos moldean nuestros pensamientos, los cuales a su vez guían nuestras acciones, y por eso decimos que el amor se demuestra más con hechos que con dichos.

Pero, ¿por qué el amor nace y no sólo aparece como mucha gente cree? Porque el amor se engendra en nuestro corazón como fruto de un deseo ardiente por algo o por alguien, que llega a tener una importancia suprema en nuestra vida. Pero erróneamente siempre hemos creído que el amor llega a nosotros cuando conocemos a alguien, lo cual es completamente erróneo porque el amor no tiene forma humana, ni sexo, el amor no es ni hombre ni mujer, el amor es un sentimiento sublime que alcanza a cubrir a plenitud a la persona amada.

Hay una expresión generalizada en casi todas las personas cuando están buscando pareja, que dicen "estoy buscando al amor de mi vida", por eso es que siempre les va mal cuando supuestamente se enamoran del amor de su vida, ya que si salimos a buscar el amor en otros estamos perdidos, porque el amor tiene que nacer en nosotros, entonces lo habremos encontrado.

Si fuera cierto que al amor lo encontramos en el otro, ¿de qué serviría que alguien nos quiera?, si talvez ni nosotros nos queremos. ¿De qué serviría todo ese amor que nos den si no lo vamos aprovechar? Así nunca vamos a ser felices, porque la felicidad no está en las cosas que recibimos sino en todo lo que damos, tal como lo dijo Jesús, "más felicidad se siente al dar que al recibir", pero ¿por qué buscamos siempre a alguien del sexo opuesto para sentirnos felices? Porque el amor es una acción de dar, de compartir con el otro todo lo que tenemos, sólo podemos sentirnos grandes cuando nos damos cuenta que tenemos mucho para dar a quien no tiene nada, y por eso viene a nosotros para ser llenado con nuestro amor.

Pero también debes tener muy presente este conocido refrán que dice "cría cuervos y te sacarán los ojos", porque quien no tiene nada para dar tampoco tiene nada que perder y por eso se convierte en una persona tóxica y peligrosa para ti, son estos los que estarán al acecho para aprovecharse, ya que con seguridad su intención es sacarte lo más que pueda, sin importar cuan grande sea el vacío y el dolor que deje en tu vida.

El amor es el tesoro más valioso que Dios ha engendrado en nuestra vida, por eso debes cuidarlo y no desperdiciarlo regalándoselo a cualquier irresponsable que se cruce en tu camino, el cual no lo valorará. Comparte tu amor con quien también gustoso quiera compartir contigo el amor que tiene, porque la verdadera felicidad en la vida está en el equilibrio de nuestras emociones al amar y al sentirnos amados.



jueves, 14 de abril de 2016

¿De qué se quejan las parejas?

Sabemos que con el amor no basta y que una relación de pareja necesita mucho más que el mero sentimiento para funcionar en el largo plazo.

Sabemos que es necesario llegar a acuerdos y establecer compromisos, pero ¿sabemos qué es lo que nuestra pareja espera de nosotros? Sabemos que las personas no reaccionamos tanto a lo que sucede, sino a lo que pensamos que está sucediendo y esto se deriva de nuestras interpretaciones.

• Recordemos que toda queja es un intento de hacer que la relación funcione y mejore, aunque no siempre los métodos que elegimos para ello sean los más eficaces

Veamos algunas quejas comunes que se escuchan dentro de una relación, no son todas las que pueden existir, por supuesto, pero son un ejemplo de casos que se repiten y que pueden tener solución si los abordamos con la apertura y flexibilidad necesarias, sin tratar de defendernos o contraatacar a nuestra pareja que, no pocas veces, la sentimos como nuestro oponente

1. Ella siempre quiere hablar de problemas cuando llego de trabajar o cuando estoy cansado y quiero ir a dormir. Parece que no puede vivir sin quejarse de algo.

• Posibles causas: ¿Será que no dejas otros espacios para escuchar y tu pareja se ve precisada a utilizar los únicos momentos en que te siente menos “ocupado”?- ¿Será que realmente no has escuchado y por eso lo que a tu pareja le importa no se ha resuelto y por eso es tan insistente?- ¿Será que de verdad te estás quejando de todo y que hay cosas que deberías resolver por tu cuenta sin esperar que tu pareja se responsabilice o corresponsabilice de todo?

Posibles soluciones: Ofrece tu disposición de escuchar sin actitudes de fastidio o prisa aparente. Hazle notar el patrón que has observado de cuando elige hablar de esos temas importantes y ofrece (y cumple) dedicar un tiempo más propicio para ambos para conversar.

- Pregúntate por qué te es tan molesto o amenazador escuchar reclamos de tu pareja. ¿Te recuerda a algo que sentías cuando eres niño y tu mamá te regañaba? - Quizá estés reaccionando a viejas heridas de la infancia. Busca ayuda profesional

- Observa cómo te acercas a tu pareja para hablar. ¿Lo haces con una actitud acusadora, persecutora o de regaño?- ¿Será verdad que eliges momentos poco oportunos o quizá que tu vulnerabilidad es tan grande que necesitas de tu pareja para casi todo? - Cambia tu patrón de comunicación por uno más empático. Recuerda que no es divertido para nadie hablar siempre de problemas

2. Él nunca quiere hablar de cosas importantes conmigo. Cuando mucho me dice que luego hablaremos, pero ese “luego”, nunca llega

• Posibles causas: Se cree que si un problema no se ve no existe y entonces evadir un tema suele parecer una buena solución, pero eso implica el pensamiento mágico que los problemas se evaporarán con el tiempo como por arte de magia

- Especialmente el hombre tiene la creencia que toda queja o comentario le obliga a dar una solución práctica. Los temas emocionales muchas veces no la tienen como tal y entonces el sentirse en desventaja por no saber cómo actuar o poder resolver este tema lo hace replegarse y guardar silencio

- Se teme que si se abre un tema, vendrá una cascada de temas pasados que volverá a reclamar con esa “memoria infinita” que parece tener. También que acabaremos discutiendo horas.

• Posibles soluciones: El que tu pareja deje de hablar de un tema que te niegas a escuchar no es signo de que ya “se le pasó la locura”, sino que quizá se ha resignado y está acumulando resentimiento al interior de la relación por no sentirse escuchada. Aun así acabarás pagando las consecuencia de lo que sea que le moleste, pues recuerda que lo que no se dice, se actúa. Es mejor escuchar

- No te sientas obligado a ser solo tú quien aporte una solución. Escucha a tu pareja, averigua qué espera de ti y qué espera que suceda para que este problema lo considere resuelto. A partir de lo que escuches entonces también di tus necesidades y entren en una negociación.

- Manténganse en el tema que han empezado a discutir y eviten abrir múltiples temas simultáneos. Evita también traer reclamos del pasado distante. No pretendas arreglar la relación en 2 horas

3. Quiero tener relaciones sexuales más frecuentemente que lo que mi pareja quiere y no me gusta ser yo quien siempre inicie el acercamiento

• Posibles causas: Es normal que las parejas tengan distintas necesidades e impulsos sexuales.

- El tema de la sexualidad es muy íntimo y puede hacer sentir a una pareja vulnerable o afectar s3u autoestima si se siente rechazada o no deseada

- Existe el mito que el hombre siempre debe estar sexualmente disponible al abordaje de su pareja

- Quizá haya otros asuntos sin resolver en la relación que estén afectando la sexualidad

• Posibles soluciones: Hablen abiertamente y sin acusaciones del tema. Conocer que tu pareja tiene un deseo distinto quizá te ayude a darte cuenta que no es que no le seas atractiva.

- Es habitual que el deseo se modifique con el tiempo, pero si esto se convierte en un problema, quizá valga la pena ver a un especialista en sexualidad o a algún terapeuta de pareja

- Quizá no es tan malo que tú seas quien inicie el juego sexual. Finalmente, si esto funciona podrías tener ese rol en la relación

4. Le mando mensajes que no me contesta o lo hace de manera seca. A veces pienso que la cosa es conmigo, porque veo que de pronto pone likes en el Facebook a otras personas, responde amablemente o me doy cuenta que se ha conectado al Whatsapp pero aun así no me responde

• Posibles causas- La inmediatez de las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea han hecho de personas con baja autoestima, ansiosas u obsesivas padecen más estos problemas. Como tecnológicamente es posible contestar de inmediato se omite el elemento humano acerca de la voluntad del otro de hacerlo cuando tú lo necesitas

- Muchas veces la frecuencia o longitud de las conversaciones se vuelven una especie de repelente para el que se siente obligado a responderte, pero que teme que eso se prolongue en el tiempo en una conversación banal y sin fin del tipo “mi amor, adivina qué hizo la perrita ahorita...” “oye, qué color de vestido me pondré el fin de semana”, o la pregunta de “¿qué haces?” 74 veces al día.

• Posibles soluciones: Si de verdad es tan importante mejor llama. Si no llamas es que no es tan importante y entonces espera una demora razonable

- Si los mensajes nunca son respondidos hazle saber a tu pareja cómo te hace sentir eso y busquen juntos una solución razonable

- Deja de espiar la actividad de tu pareja en las redes y servicios de mensajería. -Quizá tenga una buena razón para comunicarse con otros más allá de que te esté poniendo el cuerno por chat

- Busca ser más sensible con tu pareja y no dejes mensajes sin responder. Lo mismo te cuesta escribir un “te quiero” que un “no molestes”. - Pueden acordar enviar y responder mensajes cariñosos en horarios en que cada uno esté más disponible por cuestiones de trabajo

6. Mi pareja debería saber lo que quiero. Se lo he dicho muchas veces y si después de todo este tiempo no lo ha sabido entender, entonces yo creo que la relación no le importa

• Posibles causas: A veces no somos tan claros para expresar nuestras necesidades y creemos que lo hemos sido.

- Hay personas pasivo-agresivas que traducen su enojo con inacción o con “errores” u “omisiones” inconscientes

- Temes que una negativa a una petición tuya signifique rechazo y prefieres hacer corajes no obteniendo lo que deseas al no pedirlo que reeditar sentimientos de la infancia no resueltos

• Posibles soluciones: Sé claro y específico acerca de qué, cuándo y cómo necesitas algo.

- Si tu pareja te ha hecho peticiones que no has cumplido, revisa tus emociones. Muy probablemente haya un enojo que no estás sabiendo manejar o expresar claramente

- Si has pedido cosas con claridad y tu pareja continúa incumpliendo, pregúntate que haces en una relación con una dinámica tan tóxica

- Una terapia de pareja o un taller para parejas puede ser una buena idea en este cas.

martes, 12 de abril de 2016

No es lo mismo creer que se está enamorado, que estarlo realmente

La mayoría de la gente, principalmente los jóvenes, confunden el concepto con el defecto, es decir, asocian la pasión, el llanto, el sufrimiento y el dolor con los efectos del amor.

Pues nada es más erróneo que pensar que se sufre por amor, no se sufre por amar a alguien, tal vez podamos sentirnos tristes por no sabernos amados por la persona a quien amamos. Y esto hay que dejarlo bien claro, para que dejemos de echarle la culpa al amor por nuestros sufrimientos, producto de nuestra inmadurez y falta de entendimiento.

A menudo suelo escuchar, principalmente a las mujeres, quejarse de no creer en el amor, que el amor verdadero no existe, que nunca más se van a volver a enamorar, porque cuando lo hicieron sufrieron mucho y les partieron el corazón, pero nunca se detuvieron a pensar y analizar por qué se sienten así. ¿Porque están enamoradas o porque creen que lo están?

Para que lo sepan bien, estar enamorad@s es como un dulce despertar, es sentirse iluminad@, es sonreír sin parar, porque los frutos del amor son la paz, la tranquilidad, la paciencia, la benignidad, el respeto, la tolerancia, el perdón, la comprensión, la aceptación, la confianza y el deseo ardiente de vivir en paz, en un ambiente acogedor, donde reine la armonía para disfrutar del deleite exquisito de tener a nuestro lado a la persona amada. Si te sientes invadido por estos sentimientos nobles y agradables, entonces estás enamorado.

Ahora, si sientes celos por tu pareja, si no confías en él o en ella, si lloras, te desesperas por verl@, si no te importa lo que la gente te diga para ayudarte a ver la realidad, si estás perdid@ locamente por esa persona, si le escribes y llamas a cada rato, si te enojas y te deprimes cuando el no te escribe ni te llama con la misma frecuencia que tú lo haces, si crees que él o ella son de tu propiedad y que nadie tiene por qué mirarles, si te molesta verl@ conversar con una persona del sexo opuesto, si sientes que él o ella te partió el corazón al irse de tu lado con otra persona y si por esa causa te deprimes tanto al punto de querer suicidarte, porque sientes que tu vida sin él o ella ya no tiene sentido, entonces no estás enamorad@, sino que crees que lo estás. Porque el amor jamás ha producido ni producirá nunca un sentimiento negativo de esa índole en nuestro corazón.

El fin del amor es proporcionarnos una felicidad ilimitada, deseándole a la persona amada todo el bien humanamente posible y nunca el mal, porque cuando uno ama a una persona, la ama en su corazón, esté donde esté y con quien esté, viva o muerta, el amor no se porta celoso ni indecente, no es posesivo. El amor no confunde ni pierde a las personas, el amor nos permite encontrarnos con nosotros mismos sin fantasías ni espejismos.

Una persona enamorada no pierde la cabeza por nadie, sino que más bien la encuentra, las personas enamoradas jamás piensan en matarse, porque para seguir amando a esa persona les falta tiempo y vida, nunca se quejan de nada ni culpan a nadie, no sienten dolor sino alegría, porque quien ama de verdad no puede sentir otra cosa en su corazón que felicidad.

lunes, 11 de abril de 2016

Experimentos sociales: Hombres



Otros dos la invitan a una tienda para comprar más alcohol. Uno le dice que puede cargar su teléfono en su hotel donde, según él, tiene “un cargador de iPhone”. A pesar de que la mujer menciona que se siente mal y no puede caminar, él insiste en comprarle más cerveza e ir a su hotel. También le pregunta si está casada.

Dos sencillos experimentos, grabados y difundidos por Internet, muestran las deplorables actitudes en las que pueden caer los hombres en sendas situaciones en las que las protagonistas son mujeres. Aquí se las compartimos en busca de una reflexión común:

Experimento 1
Una mujer atractiva, despampanante, se muestra desorientada ante varios peatones por las calles de Nueva York. Ella, que tiene puestas unas gafas de sol, se acerca a diferentes hombres y les pide ayuda con el pretexto de que es nueva en la ciudad. Nadie puede imaginar el final de esta historia…

Los varones, sorprendidos por la solicitud de esta imponente mujer, se ofrecen a ayudarla, a acompañarla incluso, muy serviciales. Ella les pide su número de teléfono y todos, sin excepción, acceden a dárselo.

En ese momento, la mujer saca su celular para apuntar el número de ellos y se quita las gafas y… ¡sorpresa! Ella es bizca de ambos ojos.

¿Cómo reaccionan los hombres? Se van. Se olvidan de la galantería y la dejan ahí, con el teléfono en la mano, sin darles ninguna explicación. Algunos hacen un gesto de desaprobación, entre sorprendidos e incrédulos.

El experimento social, grabado en video, fue obra del youtuber Dennis Cee, quien para el efecto contrató a una actriz que en realidad no tiene estrabismo.

Experimento 2
Centro de Madrid, plena luz del día. Una mujer está borracha en la calle. Aunque ella adopta una actitud más bien pasiva, varios hombres no tardan en acercársele.

Le preguntan de dónde es y dónde están sus amigas. La mujer les dice que bebió demasiado, ellos le responden que no lo suficiente y le proponen beber más con ellos en algún bar.

Luego, otros dos la invitan a una tienda para comprar más alcohol. Uno le dice que puede cargar su teléfono en su hotel donde, según él, tiene “un cargador de iPhone”. A pesar de que la mujer menciona que se siente mal y no puede caminar, él insiste en comprarle más cerveza e ir a su hotel. También le pregunta si está casada.

En otro momento, un camarero del restaurante de al lado se le acerca y después de preguntar su nombre y llamarla “bella”, la lleva a un callejón e intenta besarla varias veces. Entonces, un miembro del equipo de producción irrumpe en la escena y le pregunta al camarero: “Oye, ¿por qué te la llevas?”. El hombre le responde que es su clienta, que la conoce y que no está dispuesto a dejarla ir.

El director del video aclaró después que las imágenes tuvieron que ser editadas para sacar varias groserías. Además, indicó que nadie se acercó a la mujer para ayudarla.

miércoles, 6 de abril de 2016

¿Por qué cerramos los ojos al besar?

Un estudio reflejó que las personas cierran los ojos cuando besan por la dificultad que tiene el cerebro en concentrarse en los otros sentidos cuando hay un elemento visual que distrae.

Un equipo de psicólogos del centro Royal Holloway de la Universidad de Londres decidió dar explicación a uno de los grandes misterios de la psique humana. Tras realizar pruebas visuales y medir las respuestas de un grupo de personas cuando eran tocadas mientras se besaban, dieron con la clave: cerramos los ojos porque nuestro cerebro no puede hacer frente a más de dos cosas a la vez.

“Cuando unimos los labios a los de otra persona, nuestros cerebros tienen dificultades para procesar las sensaciones provenientes del contacto físico si el poder cognitivo también está siendo utilizado para analizar lo que vemos. La conciencia táctil depende del nivel de carga perceptiva que se dé en una tarea visual simultánea”, explicaron Polly Dalton y Sandra Murphy, autoras principales del estudio que se publicó en la revista "Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance".

Lo que afecta al campo visual anula las respuestas táctiles. Es decir, que si las personas estuviesen pendientes de mirar cuando están besando a alguien no podrían procesar el acto del beso de la misma manera que si cierran sus ojos.

6 datos sobre los ex, explicados por la ciencia



¿Está bien mantener contacto con un ex cada tanto? ¿Es cierto eso de que los hombres, tarde o temprano, extrañan a sus ex? ¿Debemos o no debemos hablar de un ex con nuestra pareja actual?

Muchas dudas circulan respecto a nuestros viejos amores. Mira esta lista de datos curiosos explicados por la ciencia y que han sido publicados en el portal IMujer:

#1 El que se va sin que lo echen...
“Quien se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen”. Mientras las mujeres raramenteextrañan a un ex cuando está superado, los estudios aseguran que los hombres tienen más posibilidades de añorar o sentirse melancólicos cuando piensan en un viejo amor y así es que muchas veces “vuelven de la nada”.

#2 ¿Tu ex mira tu Facebook?
Dalo por hecho: tu ex entra a tu perfil de Facebook para saber de tu vida. Y tú seguramente también visites el suyo, ¡no lo niegues! Y no necesariamente porque te importe sino por simple curiosidad. El 85% de las personas visitan los perfiles de Facebook de sus ex y, aunque parezca extraño, 1 de cada 5 personas asegura entrar al perfil de su ex al menos una vez por semana.

¿Por qué hacemos esto? Según un estudio de la Universidad de Missouri, porque nos pica el bichito de la curiosidad y, además, porque nos hace sentir bien.mientras se mira las fotos o se leen los mensajes del Muro.

#3 Estás con pareja, pero recuerdas a tu ex: ¡alerta!
Si cada vez que peleas con tu actual novio piensas con nostalgia “con mi ex esto no pasaba” estás transitando por un camino peligroso en tu relación presente. Según un estudio de parejas de Estados Unidos y Canadá, las personas que tienden a recordar viejos buenos momentos con un ex cuando están en situaciones de crisis tienen más posibilidades de ir en camino a la ruptura con la pareja actual.

#4 Hablar de un ex con el actual: ¿bueno o malo?
A la mayoría de los hombres no les agrada ni que las mujeres le nombren a su ex. De todos modos, si ya estás en una relación estable con otro chico, hablar de ciertos aspectos de tu noviazgo anterior puede traer beneficios para tu noviazgo actual.

Un estudio publicado en Journal of Experimental Social Psychology demostró que aquellas parejas que, por ejemplo, hablan de los problemas de relaciones pasadas generan más intimidad y cercanía, además de que les brinda herramientas para que dichos problemas no sucedan.

#5 ¿Contactar a un ex?
Las mujeres generalmente son de los extremos: cuando terminan, terminan. Sin embargo, debemos considerar la posibilidad de tener un mínimo contacto con el ex cada tanto, obviamente, si nos interesa.

Investigadores de la Universidad de Arizona aseguran que, si conservamos buenos sentimientos hacia un ex, escribirle algún mail o saludarlo en su cumpleaños nos hace sentir mejor emocionalmente...Eso sí, ¡eso y nada más! A no confundir los límites...

#6 Terminar mal tiene su lado bueno
Siempre es mejor para nuestra salud emocional y mental cortar una relación en buenos términos. Sin embargo, eso no siempre sucede.

De todos modos, y aunque no lo creas, terminar una relación en malos términos tiene un aspecto positivo bastante interesante. Según un estudio de la Universidad de Utah, las mujeres que sienten y expresan sentimientos negativos hacia un ex tienen menos probabilidades de deprimirse en el proceso de la ruptura y se recuperan de ella mucho más rápido.

¿Sabías cuánto dura en promedio una relación sexual?

Brendan Zietsch es doctor en psicología en la U. de Queensland (Australia), y quiso responder científicamente cuánto dura en promedio una relación sexual.

Para ello entrevistó a 500 parejas de todo el mundo y les pidió cronometrar sus relaciones sexuales durante un mes, incluyendo sólo el período que abarca desde la penetración hasta la eyaculación.

El rango de duración fue extremo: mientras algunas parejas reportaron haber durado 44 minutos, otras reconocieron haber durado sólo 33 segundos.

Con estos datos, el experto calculó que el promedio que duran las relaciones sexuales es de 5,4 minutos.

Otros dos datos que arrojó el estudio incluyen que la duración no tiene relación si se usó condón o el hombre estaba circuncidado, y que las parejas mayores, contrariamente a lo que se cree, tienen relaciones más cortas.

¿Sexo tras los hijos? Todo lo que tienes que saber

Hay muchos artículos escritos sobre la vida sexual después del nacimiento de los hijos. Muchos. Pero muy pocos cuentan la verdad. Amigos, aquí la tenéis, sin paños calientes, tal cual es:

Tras el parto o cesárea una madre tiene las mismas ganas de tener relaciones sexuales que de echarse a nadar en el océano Ártico o de salir a asfaltar las calles de su ciudad, así os lo digo. Quien diga otra cosa miente. Ese espacio temporal que yo he definido de manera intencional muy vagamente como 'tras el parto' puede prolongarse días, semanas o, incluso meses. Tampoco me extrañaría si alguien dijera que le duró años.
Justo cuando empieza a sentir en su interior algo parecido a lo que fue la libido, algo así como una especie de calorcito que nace por dentro de una manera tan inesperada como el renacer de las plantas en primavera (ojo, que estoy hablando de algo incipiente, nada de furores desatados), la madre se dará cuenta de que no hay nada nada en el mundo que le quite más las ganas que el llanto de su bebé. Y cuando digo el llanto, digo también cualquier sonido emitido por dicha criatura diminuta. Es oír a su bebé y esa libido incipiente desaparece por completo y puede que tarde días, semanas o incluso meses en regresar. Eso lleva a las situaciones más curiosas, como a abalanzarse sobre su pareja en cuanto la criatura se ha quedado dormida. Si solo se tiene un hijo puede que incluso se llegue a buen puerto, pero si tienen más, el encontrar un momento adecuado, que coincida además con ese efímero repunte de la libido, se complica ya notablemente, vamos, que viene a ser una conjunción cósmica como la de un eclipse solar total visible en pleno día desde el hemisferio norte. Naturalmente aquí está muy indicado el uso de todo tipo de dispositivos electrónicos para comprar esos minutos de tranquilidad o, como dirían los expertos, de intimidad de pareja. No será muy instructivo pero es el precio a pagar.
La lactancia tampoco ayuda a recuperar la actividad erótica-festiva. Desde aquí mis disculpas a la siempre muy activa y vehemente Liga de la Leche por tirar piedras contra la lactancia materna pero como madre que lactó a sus hijos durante meses me siento plenamente capacitada para afirmarlo: cuando el pecho se usa con fines alimenticios es muy difícil recuperar, y más aún compaginar, su uso lúdicoerótico. No os digo ya si te ves obligada a hacer uso ese invento maléfico de los discos de lactancia. Me atrevería a afirmar que no hay vida sexual posible con un disco de lactancia de por medio.
Cuando están los niños en casa, lo que viene a ser gran parte del tiempo, a no ser que te cojas un día libre para quedarte con tu 'churri' en casa por la mañana cuando ellos se van al cole (mira qué gran idea, no se me había ocurrido nunca, oye), no está garantizado nunca al 100% que no aparezcan en cualquier momento con lo cual las efusiones han de ser las justas. Desde luego se acabó el hacerlo en la mesa de la cocina, habrá que ser mucho más discretos y comedidos, lo ideal será encerrados en el dormitorio. Sería muy recomendable tener un pestillo en la puerta, pero si, como es mi caso, nunca te has atrevido a ponerlo por miedo a que se te atrincheren ahí dentro las fieras y tengas que llamar a los bomberos con el consiguiente bochorno, tendrás que ser consciente de que en cualquier momento, repito en CUALQUIER momento, puede aparecer alguien en la habitación. Por eso os tendréis que pertrechar bajo sábanas, mantas y/o edredones por si de repente aparece alguna criatura, lo cual, sobre todo, en verano puede propiciar situaciones de verdadero riesgo por altas temperaturas.
Os haréis expertos en las paradas y los reiniciares, con lo que eso puede tener de bajonazo. 'Para, para, que me están llamando', 'Espera, que creo que se ha caído algo. O alguien.' '¿No has oído gritos? y demás. Aún así, sorprendentemente, milagros de la capacidad de adaptación humana a ambientes hostiles, en alguna ocasión lograréis culminar lo iniciado.
A medida que los niños van creciendo y crece su adicción a las pantallas será mucho más fácil encontrar momentos adecuados, hasta el punto de que, casi me atrevo a asegurar, con una película adecuada y amenazas de 'prohibido molestar', yo estimo en un 90% o incluso un 95% las posibilidades de disfrutar de un rato tranquilo. Naturalmente, no hay que subestimar nunca ese 5 o 10% de riesgo, con lo cual, queridos, prolegómenos los justos, al grano.
Eso sí, el día que se de la conjunción cósmica antes descrita, es decir, no hay moros en la costa, bien porque los niños no están en casa, porque están pegados a la televisión o porque han entrado en la fase del sueño profundo, y además tienes la libido desatada, ay, amigos, ese día hay que echar toda la carne al asador y entregarse a ello como si no hubiera un mañana, como si fuera el último polvo de la humanidad. No daré más detalles, que esto no deja de ser un artículo de maternidad, pero no escatiméis en nada. Y para que sea inolvidable (y ayude a superar el dique seco pasado y venidero) recurrid a todo lo que pueda ayudaros: lencería de esa fina que yace olvidada en un cajón, geles de masaje, velas, música, alcohol... Ahí lo dejo.
Incluso en los momentos en que todos los factores externos son favorables (leer conjunción cósmica anterior) no hay que descartar la interferencia de los factores intrínsecos, es decir, la mente, tan traicionera, que van por cuenta suya y no hay manera de controlarla. Así podrá ocurrir que, en plena faena, de repente te encuentras recordando que la niña pequeña tiene que llevar al día siguiente un bocadillo extra al cole porque vuelven más tarde de una excursión al museo, o pensando que en cuanto termines vas a recoger la ropa tendida porque ha empezado a llover y el mediano necesita el chándal al día siguiente. En estas ocasiones, para conjurar esos pensamientos, se impone echar mano de las fantasías sexuales que más te pongan, o incluso, sin miedo a ser infiel de pensamiento, recordar al macizo más macizo que hayas visto últimamente para así lograr que tu mente regrese a tu cuerpo y culminar la faena. Habrá quien me acuse de fomentar la infidelidad de pensamiento pero más demoledora me parece a mí la abstinencia sexual.
Y cuando crees que ya tienes la situación controlada, porque has logrado recuperar el ritmo, aprovechando esas siestas o esas noches, entonces tu hijo mayor llegará a la adolescencia, se acostará más tarde, será mas difícil de engañar con la tele y tendrá más sospechas de lo que están haciendo sus padres, con el consiguiente bajonazo, sí, de nuevo, para tu libido. Pero ahí pensarás que dentro de nada se irán de casa, y, si para entonces te quedan ganas, podrás volver a hacerlo en la cocina.

Aclaración a pie de artículo: todas estas situaciones se refieren exclusivamente al sexo puro y duro, con un objetivo meramente lúdico sin fines reproductivos. Porque cuando se nos mete en la cabeza buscar el embarazo todo se vuelve mucho mucho más loco, ahí ya nada nos para y se pueden vivir momentos de total delirio (como asaltar a tu marido un día que el pobre tiene fiebre porque justamente es tu momento fértil...). Pero eso es material para otro artículo.