Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 25 de abril de 2016

Ponen a prueba su amor con una vuelta al mundo



Un ingeniero boliviano que reside en Estados Unidos y su esposa norteamericana decidieron poner a prueba su matrimonio de una manera muy inusual: dar la vuelta al mundo en 365 días, visitando al menos cuatro continentes, en un recorrido de miles de kilómetros.

Óscar Quint Molina y Amrine Obermuller se casaron en septiembre de 2015 en Providence, Rhode Island, Estados Unidos, y, para su luna de miel, optaron por hacer una larga travesía por América, Oceanía, Asia y Europa.

"Amrine me comentó sobre su deseo de recorrer el mundo. Como a ambos nos encanta el baile, me propuso visitar muchos países y bailar conmigo en cada uno de ellos. Luego de pensarlo un par de semanas, acepté la propuesta”, cuenta Quint sonriendo.

La pareja estuvo de paso por Bolivia, país número nueve que han visitado hasta la fecha.

Para Óscar y Amrine el baile es una forma de comunicación en su relación, algo que se hace entre dos y que requiere de conocimiento mutuo, afecto y comprensión. "Nos encantan los ritmos latinos, sobre todo la salsa”, afirman.

Quint, un ingeniero electrónico, de 37 años, con una maestría en Administración de Empresas, asegura que este largo viaje es también "una manera de tratar de entendernos y complementarnos más y de poner a prueba nuestra nueva convivencia”. "Por suerte hasta ahora nos ha ido muy bien”, dice. Y así parece.
Lugares mágicos

Hasta la fecha, Óscar y Amrine se maravillaron con las magníficas pirámides mayas de Tikal, caminaron por los bosques del Parque Semuc Champey, escalaron volcanes en Nicaragua, nadaron en las tibias aguas de la isla San Blas, bucearon en el mar Caribe y manejaron bicicleta por las acogedoras calles de la colonial Cartagena de Indias.

También escucharon quechua en Machu Picchu, caminaron muchos kilómetros sorteando bloqueos en las cercanías del salar más grande del mundo, quedaron sin aliento frente a las cataratas de Iguazú y se conmovieron con los majestuosos icebergs en Calafate.

"Somos bendecidos porque hasta hoy hemos conocido gente maravillosa, diferentes culturas, nuevos sabores de comida, lugares inolvidables”, afirma Amrine.

La travesía empezó en octubre pasado, volando desde Estados Unidos hasta el norte de México, para luego trasladarse, mayormente por tierra, entre Belice, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Colombia, Perú, Bolivia, Brasil, Argentina y Chile. Del continente americando se dirigieron a Oceanía.

Los esposos se encuentran actualmente en Australia.

"Después de nuestro paso por Nueva Zelanda y Australia, la idea es visitar Indonesia, Tailandia, Vietnam, Burma, Sri Lanka e India, antes de seguir rumbo a Europa, donde queremos pasar un tiempo en España, Portugal, Francia, Italia, luego ir a Turquía, República Checa y lo que se nos ocurra en ese momento”, cuenta Amrine, de 29 años, quien tiene una maestría en Educación. Hasta antes de su viaje trabajó como consejera internacional de estudiantes que asisten a universidades estadounidenses.

36.000 dólares para dar la vuelta al mundo

"En nuestros viajes nos movemos en lo que se puede: buses, micros, camionetas, a dedo y hasta en bote o a caballo, y por aire, porque, obviamente, hay casos en que los viajes deben hacerse por avión. Todo esto es como un sueño, que todavía continúa planificándose. En cada lugar decidimos cuál será el siguiente paso”, añade ella.

Precisa que el presupuesto diario para ambos es de 100 dólares, en promedio. Este monto incluye alojamiento, alimentación y el traslado de país a país.

Óscar calculó que con ese presupuesto el gasto total de su viaje por el mundo será de unos 36.000 dólares.

"Para la dimensión de la experiencia, creemos que no es una cifra alta, ya que este monto equivale a la compra de un auto más o menos lujoso. Al final de esta aventura nosotros habremos conocido el mundo, su gente, diferentes culturas y afianzado nuestra relación de pareja, así que creemos que esta inversión sí vale la pena”, asegura.

Para alojarse, la pareja elige hostales u hoteles baratos y, cuando puede, como se dio en Bolivia, se hospeda en casas de amigos y familiares. "Cuando se puede, aprovechamos la hospitalidad de gente que nos quiere y nos abre sus puertas gentilmente; así tenemos la oportunidad de interrelacionarnos con ellos y aprender más sobre el lugar”, dice Óscar.

Óscar y Amrine son conocidos por quienes los rodean como "grandes aventureros y amantes de los viajes y de la vida al aire libre”.

Cuando se les pregunta si no se aburren de estar tanto tiempo fuera de su casa, ambos responden al mismo tiempo: "No”. "Todo lo contrario, es emocionante saber que cada día nos espera algo nuevo”, dice Amrine entusiasmada.

Óscar viajó a Estados Unidos en 1990, cuando todavía era un niño, porque sus padres (Óscar y Jenny) migraron a ese país. Allí completó el colegio y luego hizo sus estudios de pre y posgrado. En 2012 conoció a su esposa en una discoteca de música salsa.

"Al ver que Amrine bailaba salsa mejor que yo y que congeniamos, le pedí su teléfono. En corto tiempo aprendí que a ella siempre le interesó otras culturas, sus bailes, el idioma español y la gente de este continente (americano)”, recuerda Óscar.

Para hacer el viaje ambos dejaron sus trabajos en Estados Unidos. Aseguran que no tienen miedo de la reinserción a su retorno. "Creímos que había que tomar este riesgo. Tener una experiencia como la que estamos viviendo hoy en día, recorrer el mundo juntos es mucho más importante que tener un trabajo estable”, comentan.

Transcurrido el año de viaje, la pareja tiene el plan de retornar a su hogar en Providence, establecerse allí y tener hijos. "Seguro que después de esto tendremos todas las ganas de estar en casa y formar una familia”, expresa Amrine.

¿Quién dirige en la salsa?

¿Y han bailado tanta salsa como esperaban?, les pregunto. Ambos sueltan una carcajada. "La verdad que no tanto como hubiéramos querido. Un aspecto importante para disfrutar de la salsa es dejar que el hombre dirija y la mujer siga. En cambio en nuestro viaje ambos estamos aprendiendo a tomar turnos en las decisiones y así podemos afianzar nuestra relación”, dice Amrine.


Para seguir el viaje de esta parejavisite:

http://dancinaroundtheworld.com

https://www.instagram.com/dancinaroundtheworld/

No hay comentarios:

Publicar un comentario