Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

sábado, 14 de mayo de 2016

¿Por qué fracasan las relaciones amorosas?

Cuando empezamos una relación amorosa con la persona que nos gusta, entramos cargados de ilusiones y sueños, que esperamos ansiosos se hagan realidad; pero conforme van pasando los días las ilusiones van desapareciendo y nuestros sueños siguen siendo sólo sueños irrealizables.

Y esto sucede y va a seguir sucediendo siempre si es que no renunciamos a nuestra voluntad, gustos y deseos, para priorizar los gustos y deseos de nuestra pareja, porque cuando uno decide iniciar una relación amorosa con alguien es debido a que está consciente que no sólo quiere vivir para esa persona, sino que lo hace porque quiere vivir para hacer feliz a la persona amada.

Pero para hacer feliz a nuestra pareja tenemos que abandonarnos a nosotros mismos, dicho de otra manera, tenemos que despojarnos de nuestro egoísmo y en vez de decirle yo te amo pero a mi manera, tenemos que preguntarnos primero ¿cómo le gustaría a mi pareja ser amada? ¿cómo es que ella se siente feliz siendo amada por mí? o ¿cómo le gusta sentirse amada?, tenemos que abrirnos a nuestra pareja para saber como quiere el o ella que la amemos. Está claro que si queremos hacer feliz a alguien tenemos que darle lo que ella quiere, lo cual significa que tenemos que amar a nuestra pareja de tal manera que él o ella quieran sentirse amados, porque se trata de ellos no de nosotros. Y cada uno sabe lo que le hace feliz.

Cierto que muchas veces nos esforzamos por dar lo mejor de nosotros para ver feliz a nuestra pareja y está bien, mas eso no es suficiente, porque no siempre lo bueno y bonito para nosotros lo es para los demás, en el amor tenemos que aprender a ser perspicaces para saber dar exactamente lo que nuestra pareja quiere recibir de nosotros. Amandol@ a su manera y no a la nuestra, dándole lo que él o ella quiere recibir de nosotros para sentirse feliz, y no darle lo que nosotros queremos sólo porque creemos que con eso lo hemos dado todo y así alcanzará la felicidad.

Si únicamente damos lo que queremos es lo mismo que decir "le doy lo que a mí me da la gana y qué me importa lo que ella quiera", y así no se hace feliz a nadie.


No hay comentarios:

Publicar un comentario