Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 29 de agosto de 2016

¿Qué hacer con las inseguridades en las primeras citas?

Aseguran los expertos que tener una buena autoestima nos hace más fuertes y seguros ante las dificultades que podamos encontrar en el camino. Por ello, construir y tener un buen autoconcepto de uno mismo se antoja fundamental para la vida en general y para muchas situaciones en particular.

"Si uno no se gusta, no brilla ante los demás, se hace invisible y oculta todas sus cualidades sin darse cuenta. Cuando no nos gustamos, los mensajes que nos decimos son negativos (por ejemplo, estoy feo/a). Al estar sometidos a este constante rechazo, evidentemente nos sentimos mal y este daño nos lleva a dejar de ser atractivos e interesantes para los demás. Y esto no tiene nada que ver con el físico ni con la inteligencia ni con la experiencia. Es una cuestión únicamente de seguridad", afirma a EL MUNDO Silvia Congost, psicóloga especializada en autoestima y dependencia emocional (Autoestima automática).

Una de las situaciones de la vida en la que la autoestima es importante para nosotros es en esas primeras citas en las que estamos conociendo a alguien que de algún modo nos despierta interés. En este sentido, ¿cómo influyen las inseguridades o los complejos que podamos tener?
Por ejemplo, y haciendo alusión únicamente a la imagen personal, una reciente encuesta publicada por eDarling y Quémepongo (realizada a una muestra de usuarios del portal de citas) revela que "un 80% de los solteros españoles no se siente a gusto con su imagen de manera eventual". Además, y según esta misma encuesta, el 71% de los españoles encuestados consideraba que "la imagen personal es uno de los factores que pueden determinar el éxito en una primera cita y ser definitivo a la hora de avanzar a un segundo encuentro".

Las inseguridades más comunes
Existen complejos e inseguridades tanto físicas como psicológicas, pero "no todas las personas experimentan inseguridades, complejos y miedos en una primera cita, pues en realidad depende de cómo sea su autoestima: de cómo se vea y sienta consigo misma en general, más allá de esa cita y de esa otra persona", apunta Congost.

Sin embargo, asegura la experta que "las personas con una buena autoestima son las mínimas, por lo que en la mayoría de casos sí que existen esos miedos ante una primera cita, en la que pensamos que la otra persona tiene unas expectativas y no sabemos si vamos a cumplirlas. Conectamos con el miedo al rechazo, que es uno de los miedos más profundos que tenemos los seres humanos, y que va unido al miedo a quedarnos solos".

Las inseguridades más comunes tienen que ver con el aspecto físico, la inteligencia y la simpatía en ese orden, señala José Bustamante, psicólogo, sexólogo y miembro permanente de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual (¿En qué piensan los hombres?).

"Por desgracia, se sigue alimentando la idea de que el físico tiene una importancia capital y, lo que es peor, en muchas ocasiones, hasta tiene una parte de verdad y es que en un mundo en el que la inmediatez se considera una virtud, una persona que no destaque por su atractivo tiene menos posibilidades de que el otro le dedique el tiempo necesario para conocerla antes de descartarla como posible pareja. Nos perdemos a tantas personas interesantes por no dedicar algo más de tiempo a conocerlas...", lamenta el profesional.

Dentro del aspecto físico, y en este caso fuera del concepto de citas que nos ocupa, cabe destacar y mencionar la publicación de un reciente estudio presentado en la 124º convención anual de la Asociación Americana de Psicología que muestra que algo está cambiando con respecto a la autopercepción que las mujeres tienen de su cuerpo y, en concreto, de su peso.

Según este metaanálisis de más de 250 estudios -realizado entre los años 1981 y 2012-, en los que se incluyeron la opinión y la autopercepción del cuerpo de 100.228 mujeres, éstas, a medida que avanzaban los años, estaban cada vez más satisfechas con su cuerpo y con su peso.

Con respecto a los hombres, los mismos investigadores realizaron otro metaanálisis que mostraba que ellos se preocupaban más que las mujeres por su musculatura. Pero, la autopercepción de los hombres con respecto a la musculatura no ha variado, según este estudio, sino que se mantiene igual o similar a lo largo de los años.

Por otro lado, y volviendo al caso de las primeras citas, es importante señalar otro de los factores que no ayudan precisamente a sentirse seguro en estas situaciones. Este es el de cómo se entiende el concepto de cita en sí. Esto es, "en vez de pensar en pasar un rato agradable conociendo a otra persona, lo hemos traducido a una especie de examen sentimental", afirma Silvia Carpallo, sexóloga y escritora (Si el amor te dijo no, pregúntale otra vez). "No vamos a conocer a otra persona, vamos a juzgarla y a evaluar si es apto para el puesto, es decir, el de ser un compañero con el que poder tener una relación temporal, indefinida, o por obra y servicios", apunta.

Por ello, es fundamental quitarse la presión, ser más libres a la hora de hablar y responder lo que se quiera y no lo que se espera que se diga. "El problema es que acudimos a la cita con tanta presión que muchas veces todo resulta tan forzado que conseguimos justo lo contrario", sostiene la escritora.

Dar la mejor versión de uno mismo
Son muchos los factores que influyen en el éxito de una primera cita, y no hay nada que asegure al 100% las garantías de ese éxito. Todo, como siempre, depende de cada persona y de cada situación. No hay reglas ni fórmulas mágicas ni teorías infalibles. Dicho esto, y según apunta Bustamante, "por regla general, sabemos que a la mayoría de personas les gusta que el otro se muestre seguro pero que no caiga en la prepotencia, que sea flexible mentalmente pero sin que signifique falta de personalidad. Gusta la inteligencia y que tenga una buena capacidad de escucha".

En esto hay muchos tópicos, pero no cabe duda de que muchos de ellos pueden funcionar. Por ejemplo, "el famoso 'sé tu mismo' es una buena idea, pero yo añadiría que en una primera cita, lo que funciona es ser la mejor versión de ti mismo. Tenemos que tener en cuenta que necesitamos que el otro se dé la oportunidad de conocernos, así que es una buena idea mostrarle primero lo que más nos gusta de nosotros mismos, para después dejar ver nuestro lado menos atrayente", recomienda Bustamante.

Además, en estas primeras citas no es necesario mentir, apunta por su parte Carpallo, sino sólo sacar lo mejor de nosotros: "Dejarse llevar por el momento, no forzarlo todo y recordar que no todo depende de nosotros, sino de la química que pueda o no surgir, de que tengamos cosas en común, y de que habrá citas en las que conozcamos gente afín a nosotros, pero otras en las que no, y eso no tiene nada que ver con ninguna de nuestras inseguridades".

Sin duda, lo mejor, según los expertos, es gustarnos y querernos a nosotros mismos: "No gustarse es la consecuencia de mirar con mucha más atención lo que no nos gusta de nosotros que lo que sí. Cuando lo hacemos, sin darnos cuenta, mostramos esa imagen a los demás y por eso acaban atendiendo a esa parte de nosotros", sostiene Bustamante. Además, añade: "Cuando no nos gustamos a nosotros mismos, les mostramos a los demás la parte menos hermosa de nosotros,no les dejamos ver la versión más bella y en realidad más real".

Algo que puede ayudarnos a sentirnos más seguros en esos primeros encuentros es "no fingir que somos diferentes", dice Congost. Esto es, "si hay algo que nos genera inseguridad, va bien incluso comentarlo, porque así al hablarlo le quitamos peso y si el otro reacciona correctamente, nos sentiremos muy bien y mucho menos preocupados", aconseja.

¿Cómo ser sexy, sensual y seductora?

PLAN DE CONQUISTA

TU LADO MÁS SEDUCTOR

A la hora de conquistar a un hombre, no todo es cuestión de un físico de infarto, de unas medidas perfectas o una impresionante melena.

La mujer, por su naturaleza, tiene algunas armas para enamorar a quien le interesa. ¿Y por qué no las vas aprovechar?

Ahora bien, ¿pero como saber ser sexy, sensual y seductora?

Es cierto, que hay mujeres que parecen haber nacido con un don innato para la tarea, sin embargo, con un poco de práctica y muchas ganas, todas pueden aprender a explotar su lado más seductor.

TÓCATE

Los hombres no pueden evitar seguir el camino de tus dedos cuando te acaricias la piel.

Por eso, cuando te tocas estás respondiendo a la pregunta de cómo ser sensual porque atraes la mirada masculina hacia la zona objeto de tu atención. Por otra parte, cualquier caricia, incluso la que te dedicas a ti misma, ejerce un efecto tranquilizador, te hace sentir más sensual y hasta confiada en tus atributos físicos.

Durante la cena, por ejemplo, puedes recorrerte sutilmente el hombro desnudo con la punta de los dedos o juguetear con el collar que cuelga entre tus senos.

Camina unos cuantos pasos por delante de él Incluso cuando la cita esté a punto de concluir, tienes la oportunidad de mostrar tu sensualidad gatuna.

Sabemos que a los hombres les excita la persecución y si te colocas en una situación en que forzosamente ha de seguir tu rastro, iniciará la caza de modo instintivo.

De manera subconsciente sentirá que tiene que estar a la altura, lo cual te dará la sensación de tener la sartén por el mango y no tendrás que plan-tearte a cada momento cómo ser sensual, ¡lo estás siendo!

Además, notarás que se está fijando en tu trasero y piernas y sentirás la satisfacción de saber que le resultas deseable.

Desnúdate despacio

Cuando eres demasiado consciente de ti misma puedes sentir el impulso de desnudarte a toda prisa y meterte entre las sábanas ¡ya!, pero es mejor que dediques varios segundos a quitarte cada prenda.

A él le encantará ver cómo te desprendes de las capas de ropa y, además, al ralentizar el ritmo controlarás mejor la situación.

Por cierto, el acto de desnudarse

a cámara lenta también se convierte en un proceso sensual en lugar

de una brusca exhibición corporal.

Estírate

Pocas cosas recuerdan más a una sensual gatita que el acto de estirarse lánguidamente sobre la cama antes de hacer el amor.

Si te tumbas boca arriba con los brazos detrás de la cabeza, no solo sentirás una agradable tensión muscular de lo más erótica si no que también lograrás que tu vientre parezca más plano y tus pechos más erguidos.

Echa la cabeza hacia atrás

Otra de las claves de cómo ser sensual es echar la cabeza hacia atrás. Durante los juegos previos deja que tanto tu cabeza como tu torso caigan hacia atrás de modo que tu pareja pueda besarte y acariciarte el cuello, la clavícula y los senos.

Al dejar al descubierto un área tan vulnerable de tu cuerpo le demuestras tu desinhibición y capacidad para disfrutar del momento.

Demuestra tu placer

Sabes que tu pareja desea oírte gemir y suspirar durante el sexo, pero también es muy importante lo que expresa tu cara a la hora de anotar cosas para saber cómo ser sensual. En un estudio llevado a cabo en la universidad norteamericana de Emory, a un grupo de hombres se les mostró fotos de parejas haciendo el amor y los resultados demostraron que los hombres observaron durante más tiempo los rostros de las mujeres que sus genitales.

El motivo: probablemente estaban buscando señales de su placer.

Consejo: cierra los ojos y entreabre la boca. Cuando él vea que disfrutas, sus besos y caricias serán aún

más apasionados y tu satisfacción sexual más plena.

Lo primero que debes entender es que no necesitas ser la mujer más guapa del mundo para ser sexy, la clave está en la personalidad de cada quien, pero sobre todo, en la seguridad en ti misma que reflejas hacia

los demás en todo momento.


viernes, 26 de agosto de 2016

Los fantasmas del sexo casual

¿Estamos tan sexualmente liberados como creemos? En cuestión de sexo ocasional la ciencia confirma lo contrario. Claro que si hablamos del sexo en pareja, la cosa cambia: con nuestra pareja podemos entender y aceptar casi todo, lanzarnos a explorar nuevas posturas, misteriosas sensaciones e incluso juguetitos sexuales. El problema comienza cuando hablamos de relaciones casuales, con extraños y sin ‘día después’.

Décadas atrás, cuando no se hablaba de ‘liberación sexual’, mujeres y hombres tenían un comportamiento tipificado y predecible. En los 70s, donde todo era paz y amor (literalmente), el sexo casual era la norma. Sin embargo, hoy los Millennials se embarcan en relaciones de pareja, aunque éstas duren menos, pero la mayoría optan por tener novios, no prendes, ni amantes, ni locuras de una noche.

Los efectos negativos del sexo casual

Diversos estudios demuestran que el sexo esporádico no solo puede traernos una Enfermedad de Transmisión Sexual, si no somos precavidos, sino consecuencias psicológicas indeseadas, especialmente a las mujeres cuya naturaleza no parece haber sido diseñada para el este tipo de relaciones de ‘sexo sin día después’. La psicóloga Anne Campbell, de la Universidad de Durham, Reino Unido, realizó un estudio con 1.743 hombres y mujeres que habían mantenido sexo esporádico de una sola noche. Cuando se les preguntó si habían disfrutado, el 80% de los varones respondió afirmativamente, pero esta proporción descendía al 54% en el caso de las féminas. Muchas de ellas experimentaron sentimientos de culpa, se sentíavuió la vida sexual de 24.000 estudiantes durante un periodo de 5 años; las mujeres solo alcanzan el orgasmo en un 40% de sus encuentros esporádicos, mientras que en los hombres esta proporción se duplica hasta el 80%. Pero si lo hacen con sus parejas, las féminas llegan al clímax un 75% de las veces.

Cuestión de ‘sociosexualidad’

Pero no todo es negativo. A pesar que muchos estudios confirman que las mujeres no estamos hechas para los encuentros fugaces otro estudio, publicado en 2014 en Social Psychological & Personality Science, por Zhana Vrangalova, profesora de psicología y experta en sexualidad de la Universidad de Nueva York, concluye de que el sexo sin ataduras podía ser una buena herramienta para aumentar nuestra satisfacción, autoestima y reducir los niveles de estrés, ansiedad y depresión.

Pero, ¿qué hace que una mujer disfrute o se arrepienta de una noche con un extraño? De acuerdo a esta psicóloga, depende de si la mujer tiene lo que ella llama “sociosexualidad”, una actitud que viene determinada por la motivación que uno tenga hacia este tipo de encuentros, sumado a experiencias pasadas. Aquellos con una baja sociosexualidad estarán, sin embargo, más inclinados a las relaciones estables. Vrangalova monitoreó a 370 estudiantes durante nueve meses sobre sus sentimientos, ideas, nivel de deseo y comportamientos respecto al sexo, especialmente al esporádico. El 42% de aquellos que mantenía una actitud más abierta se definieron como sociosexuales y mostraban una mayor autoestima y menos tendencia a la depresión que los que no buscan enredarse en las sábanas con alguien que no fuera su pareja.

Vrangalova cree que todavía existen muchos fantasmas respecto al sexo casual y que pocos reconocen tenerlo abiertamente, especialmente las mujeres, por temor a ser tachadas como fáciles o porque esto repercuta en la posibilidad de encontrar una pareja estable. Para desestigmatizar al sexo de una sola noche esta experta ha creado la web The Casual Sex Project, en la que personas anónimas cuentan sus experiencias en este terreno, ya sean buenas, malas, feas, hermosas, surrealistas, divertidas o tristes. De esta forma, se puede ver el sexo casual como una experiencia más de la cual crecemos y aprendemos, siempre y cuando sea con protección claro.

Lo más importante: ¡Protégete!

A estas alturas de tu vida, ya debes saber que la seguridad en el sexo entre extraños es primordial y el preservativo imprescindible e innegociable. Ten siempre presente a no fiarse de las apariencias, ya que las enfermedades de trasmisión sexual no vienen en formato del chico malo desaliñado, con tatuajes y chaqueta de cuero. Cualquier persona puede tener una ETS.

La mayor parte de la gente utiliza el preservativo en la penetración pero todavía mucha personas no se lo pone para el sexo oral, y es indispensable, tanto en hombres como mujeres.

Ya cubiertas las consecuencias físicas del sexo casual, debemos hablar de las psicológicas, que para muchas mujeres son las peores. Un artículo del Psychology Today profundizaba en la “resaca anímica” de esta modalidad sexual, apuntando a que no hay demasiados estudios al respecto y que la mayoría se centran en indagar si el sexo esporádico provoca o no depresión y baja autoestima. “Pocos de estos estudios buscan otras posibilidades o causas para una falta de bienestar anímico”, apuntaba el reportaje, “los sujetos pueden estar deprimidos porque han perdido el trabajo, no porque hayan tenido sexo casual y se sienten mal por ello. De hecho, la depresión o la falta de autoestima es una de las razones por las que muchos se embarcan en este tipo de relaciones, en un esfuerzo por sentirse deseados, aunque solo sea por unos breves instantes. En este caso el sexo casual es el resultado, no la causa”.

¿Cuestión de moral?

Nos han enseñado, a través de años de historia, que las relaciones casuales eran peligrosas, inmorales, jugaban con los sentimientos de las personas y eran insatisfactorias. Y claro que no es fácil eliminar estos fantasmas respeto al sexo causal.

Según Ana Yáñez, psicóloga, sexóloga y directora del Instituto Clínico Extremeño de Sexología, todo depende de la visión que tengamos de este tipo de relaciones. “Generalmente, las personas que se sienten utilizadas a la mañana siguiente son aquellas con una moral más restringida o las que, en realidad, buscan una pareja estable y no acaban de encontrarla. En este tipo de relaciones siempre se habla de que hay que ser sincero con el otro y no darle falsas esperanzas, pero igual de importante es ser honesto con uno mismo y saber en todo momento que es algo pasajero sin, a priori, mayores consecuencias. Si esto está claro, hay muchas personas que, incluso, logran desinhibirse más que con alguien en el que hayan puesto alguna expectativa. No hay que ser perfecto, ni quedar bien, ni pasar ningún examen y esa falta de presión les permite disfrutar más”.

Además, las aventuras de una sola noche no están exentas de emociones ni sentimientos. La bondad de los extraños. “No se puede separar la emoción el placer. El trabajo a realizar en este tipo de contactos es saber diferenciar entre amor y emoción. En las relaciones sexuales siempre hay afecto, pero éste es un estado temporal, pasajero y puntual. El amor lleva más tiempo y necesita de más cosas para consolidarse. Aunque también se corre el riesgo de que alguien se enganche a esta sensación y no pueda embarcarse en relaciones estables”, asegura esta experta al diario El País./



NUESTRA EXPERIENCIA CON EL SEXO OCASIONAL

Puede que en durante la noche del encuentro, todo sea mariposas y fuegos artificiales, pero ¿qué hay del día después? La realidad muestra que la mujer aún no entiende el sexo sin comprometer (de algún modo) su estado emocional y su adaptación al sexo sin compromiso sigue atrapado por su propia biología femenina y por factores socioculturales. En primer lugar, en medio de tanta euforia y excitación sexual, el hipotálamo femenino no deja de secretar oxitocina, una molécula vinculada a la confianza, el vínculo o la empatía. Basta un beso y unas caricias para que se produzca esta descarga. En niveles altos, esta sustancia provoca también deseo de emparejamiento, sin necesidad de que exista un enamoramiento previo. Si además ha habido intimidad y orgasmo, el cerebro activa el circuito del amor romántico. Afortunadamente, con el paso de los días estos flujos hormonales van decayendo.

Los efectos secundarios empiezan a la hora de la despedida, cuando el último beso se carga de expectativas. 24 horas después, al comprobar que no hay ni mensajes ni llamadas, nacen pensamientos autodestructivos y un estado ansioso que puede derivar en un estado depresivo. Otra investigación observó que la demanda de sexo ocasional está muy vinculada con el ciclo hormonal femenino por una razón evolutiva, de manera que su predisposición es mayor entre los días 10 y 18 de la ovulación. Pero existen algunas razones más que impiden a la mujer disfrutar plenamente de una noche de sexo casual.



Buscando la pareja perfecta

Antes de que aparecieran las ‘dating apps’ o aplicaciones de citas, para conocer a otra persona y encontrarse con ella para que “surja lo que tenga que surgir” en el terreno amoroso, había que tener un poco de suerte dentro del grupo de amigos o gente conocida, que pudiéramos considerar nuestra red de contactos.

Encontrar la pareja perfecta nunca ha sido una tarea fácil, pero con la llegada de estas plataformas en línea que ayudan a ponerse en contacto con personas afines o con los mismos propósitos (sobre todo románticos) a través de internet, aumentan las posibilidades de hallar a nuestra ‘media naranja’ ideal o simplemente vivir una experiencia positiva pero pasajera.

El primer paso consiste en registrarse en uno de estos servicios, el siguiente radica en crear un perfil de usuario, el tercero es buscar gente afín entre los registrados de esa misma plataforma y, a partir de allí, ¡todo puede suceder!, desde conocer a quien puede ofrecer un amor de verano, o un amor para toda la vida.

Las “dating apps” facilitan y permiten acelerar y multiplicar los encuentros virtuales o reales con otras personas, entre las cuales puede estar aquella con la que encajamos, pero para tener éxito con ellas y aprovechar sus beneficios y ventajas al máximo hay que usarlas del modo más eficaz posible, como explican a Efe los representantes de dos compañías líderes en este sector.

La ‘app’ Shakn, según indican sus responsables, pone en contacto a aquell@s interesad@s en conocer gente nueva, especial y que aporte un punto de emoción a sus vidas, permitiendo conocer a otras personas registradas a través de los contenidos que comparten: los perfiles con sus experiencias más vitales, los momentos especiales (fotos, reflexiones, audios, música) que viven y los planes ideales que proponen para empezar a citarse en el instante, si asÌ lo desean.

Claves de un perfil atractivo

“Para tener éxito y más opciones de hacer contactos mediante una aplicación de dating, el usuario tiene que subir una buena foto de perfil en la que se le pueda ver bien y completar cuantos más datos sea posible”, para darle veracidad a su perfil, señala a EFE José Minguez, fundador de Shakn.

Pero según Minguez no basta con poner una foto y unos cuantos datos fríos como la edad, la ocupación y la altura, ya que el usuario quiere conocer algo más de la persona que hay detrás de un perfil antes de establecer un primer contacto.

Por eso los usuarios de Shakn cuentan con la funcionalidad ‘Momentos’, para expresarse en cualquier instante a través de una canción, una foto, un libro, un texto escrito, un vídeo, incluso una nota de voz, indica.

“Esto permite a los usuarios compartir los momentos de su día a día en su perfil y ser visibles para los demás, que así pueden conocerlo todo de una persona -desde su aspecto físico hasta sus gustos y aficiones-, intuir su estilo de vida, saber de antemano si podría encajar con ella, y decidirse a hablarle”, destaca Minguez.

“Hay que sacarle el máximo partido para atraer a más personas, ofreciendo la mejor versión de nosotros mismos. Una buena foto, como primera toma de contacto, tiene que resultar atractiva”, según indican a Efe desde Shakn (https://shakn.com).

“Es importante que en nuestro perfil se vea perfectamente la cara, aconsejable elegir como telón de fondo un lugar que tenga algún significado para nosotros y esta imagen tiene que ser actual, realista y sin demasiados retoques fotográficos ni complementos, como gafas de sol o sombreros y gorras”, sugieren.

También es fundamental sacar lo mejor de uno mismo en las conversaciones, mostrándose divertido, ingenioso e interesado en la otra persona, ya que de ahí derivará la posibilidad de conseguir una primera cita, de acuerdo a esta plataforma.

Por último, esta compañía sugiere fomentar el conocimiento en persona, ya que las ‘apps’ son perfectas para conocer gente nueva, pero esta experiencia no se debe quedar en el mundo virtual, por lo que se debe proponer un encuentro (una copa, una cena, un aperitivo), evitando los lugares demasiado solitarios y poniendo en conocimiento de terceros de confianza esta cita en el mundo real, ya que la seguridad es muy importante.

Por su parte, Happn se centra en buscar otros usuarios (con quienes nos hemos cruzado en una esquina, cafetería o autobús) en un radio muy cercano vía GPS y, una vez localizados, la aplicación muestra su perfil, las veces que nos hemos cruzado con esa persona y otros datos que ayudarán a establecer contacto, y ”si el interés es mutuo y ambas partes deciden dejar de ser desconocidos, cualquier cosa puede pasar”, aseguran desde la plataforma.

Marie Cosnard, directora de Tendencias de esta “app” (www.happn.com) proporciona a Efe, diez consejos prácticos para triunfar en las ‘apps’ de citas y ligar mediante esta plataforma que además de descargarse en iOS y Android, como Shakn, tambiÈn funciona con Windows Phone. /



10 TIPS PARA TRIUNFAR EN LAS ‘APPS’

Para el perfil

1. Tres fotos es el número ideal: “Los encuestados de un estudio que realizamos creen que, en general, necesitan ver al menos tres fotos para hacer una evaluación justa de un perfil”, señala.

2. No lo tomes demasiado en serio: “No es un curriculum vitae; solo tiene que desvelar suficientemente su personalidad para despertar la curiosidad de los otros, usando un poco de humor en la descripción porque es bueno despertar una sonrisa”, indica.

3. Cuanto más se comparte, más enriquecedor es: “Recuerde que no todo es apariencia y enriquezca el perfil usando los instrumentos de la ‘app’, con una descripción, fotos que reflejen su universo o indicando las canciones que más le gustan”, sugiere.

Para la primera cita

4. Elije un lugar adecuado: “Huya de discotecas ruidosas, ya que es esencial escuchar en vivo la voz de la otra persona, y elija un lugar público, ya que es la primera vez que tiene al otro frente a frente, y es importante que usted se sienta segur@”, recomienda.

5. Conversación y comportamiento: “Sin pasarse ni quedarse corto, muestre su mejor ‘yo’, sin sobreactuar, exagerar ni mentir, sea siempre usted mismo, y evite hablar de cosas indebidas tales como los ‘ex’, la política, la religión o el fútbol”, destaca.

6. ¿Cómo me visto?: “No hay que parecer demasiado recatado, ni “mostrar más carne” de la necesaria. El punto intermedio está en elegir prendas que favorezcan, correspondan al estilo de cada día, y con las que uno se siente a gusto, para aprovechar la cita sin estar cohibido o sin hacer que el otro se cohíba”, aconseja.

En la ‘APP’

7. Envía un mensaje simple: La gente pasa mucho tiempo pensando en la fórmula perfecta para romper el hielo o usan la misma frase para comenzar la conversación. Con solo decir “Hey, qué tal!” o un simple “Hola!” ya es suficiente. A partir de aquí, la conversación fluirá de forma natural”, reflexiona.

8. Pasa de lo virtual a lo real lo antes posible: “Se suele invertir demasiado tiempo en el chat antes de citarse y saber si realmente existe alguna química entre los dos”, asegura.

9. No vayas de flor en flor: “Recuerde que detrás de cada perfil hay una persona real, trátela como le gustaría ser tratado a usted y no solo como un nombre en una lista”, recuerda.

Último & Importante

10. Sal y vive tu vida: “Las ‘dating apps’ son instrumentos para hacer más fácil conocer a gente nueva, y solo deben aumentar su alcance y ayudarle a la hora de animar su vida social. Su realidad está ahí y hay que disfrutar de ella”, concluye enfática Cosnard.

Ocho consejos para disfrutar del sexo de forma saludable

Vivir las relaciones eróticas saludablemente implica hacerlo con gusto, conociéndose, valorándose, eligiendo qué, cómo, cuándo y dónde, diciendo lo que apetece y lo que no, y teniendo información adecuada para hacerlo sin riesgos.

Para que la pareja disfrute al máximo del sexo y de forma saludable, Francisca Molero, vicepresidenta de laFederación Española de Sociedades de Sexología (FESS) y codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona propone preocuparse por tener una buena autoestima, comunicarse con la pareja y aprender conocimientos sexuales nuevos.

Otros expertos dan los siguientes consejos:

1) Cuidar la salud
Para unas relaciones sexuales satisfactorias es importante la ausencia de cansancio y de estrés, así como problemas médicos (déficit de testosterona, depresión, ingesta de algún fármaco que inhiba el deseo sexual, etc.).

"La práctica del ejercicio físico de manera regular es un potenciador de nuestra libido, puesto que mejora la producción de testosterona y permite una buena autoregulación emocional”, señala Vicente Briet, director del Centro Vicente Briet y miembro de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS).

2) Descubrir qué te gusta
Para disfrutar en pareja, "primero tengo que conocerme bien a mí mismo, saber cómo funciona mi erótica, mi cuerpo, qué me excita, etc.”, afirma José Luis Casado Santamaría, sexólogo y terapeuta del Centro Sexológico SENSO, de Valladolid.

"Si cada miembro de la pareja posee este autoconocimiento erótico -continua- el encuentro entre ambos será mucho más fructífero y placentero. Aquí es también vital la comunicación, la confianza y la intimidad entre ambos”.

3) Dejarse llevar
Santiago Frago, médico, sexólogo y profesor del Máster de Sexología de la Universidad Camilo José Cela, señala que "para que una pareja disfrute de su arte de amar y del placer de su encuentro, no hay más secreto que dejarse llevar por el deseo del encuentro, dedicar tiempo al amor y espacio al erotismo”.

4) Innovar
Con el tiempo, Briet afirma que algunos estímulos pierden eficacia. "La solución pasa por la exploración continuada de estímulos de cualquier tipo (visuales, táctiles, auditivos, olfativos, etc.). También por la descontextualización de las relaciones sexuales y la búsqueda de alternativas (variando el contexto, hábitos, posturas y ritmo, entre otros)”.

5) Saber que el coito es solo una opción
Casado rechaza la idea de una sexualidad finalista, donde todo se realiza para un final, que es el coito y el orgasmo, y todo lo anterior es secundario. "Esto es fruto de una idea excesivamente genital de la sexualidad”.

"Nuestro órgano sexual es todo el cuerpo, no sólo los genitales. El coito es una opción, pero no tiene por qué ser la única para disfrutar con tu pareja. De hecho, el coito, cuando se considera el elemento imprescindible para que haya sexo, da muchos problemas, como la ansiedad. Hay que aprender a jugar a otras cosas”, recomienda Casado.

El experto asegura que hay parejas que, en determinadas épocas, tienen menos coitos pero no dejan de besarse, cogerse de la mano, dormir abrazados y desnudos, y, en buena medida, siguen satisfechos en el plano erótico.

6) Apostar por una relación de pareja sana
La ausencia de conflictos en el seno de la relación de pareja constituye uno de los mejores pronósticos para mejorar la salud sexual. Hay que cuidar a la pareja. Y es que, en algunas personas, la relación sexual con la pareja ha sido durante mucho tiempo una obligación, más que una fuente de placer y de satisfacciones.

"Una experiencia insatisfactoria tras otra suele dar lugar a una pérdida de interés sexual, cuando no a un rechazo hacia la propia pareja”, destaca Briet.

7) Tener una actitud positiva
La dimensión sexual está muy relacionada con la mente. Puede que los problemas de la vida cotidiana afecten a las relaciones sexuales. "Hay que evitar que la sexualidad se vea interferida por problemas laborales”, afirma Briet.

También es importante liberarse -mental y afectivamente- de cualquier prejuicio negativo ante el sexo. Para ello, el experto insta a dar mayor importancia a las fantasías sexuales en cualquier contexto de la vida diaria y más especialmente antes, durante y tras las relaciones sexuales.

8) La frecuencia que la pareja desee
No existe una frecuencia ideal para tener relaciones sexuales. "La que marque la edad y las ganas de cada pareja. Desde un orgasmo o más al día, hasta dos o tres al año, pueden ser suficientes si la persona así lo considera”, señala Casado.

La edad en que el hombre es más potente, y consigue el máximo de orgasmos, viene a estar entre los 15 y los 25 años. En cambio, la plenitud de vida sexual en mujeres se acrecienta entre los 35 y los 50 años.

jueves, 25 de agosto de 2016

Fracaso amoroso, ¿cómo salir adelante?

Terminar una relación amorosa -y más si se tiene hijos en común- casi siempre deja a la persona desencantada y sin ganas de volver 'al ruedo del amor', al menos por un buen tiempo. Para otras el golpe es tan tremendo que se refugia en sus roles de madre, abuela o la 'Tía favorita' como excusa para dilatar la decisión de salir, o no, a buscar un nuevo romance.

Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo, opina que si en la juventud esta situación se presentaba como un desafío, después de los cuarenta suele costar el doble. Conocer gente en eventos, en el trabajo, en el boliche, ahora ya no es lo más frecuente.

Para después de los 40 los contactos por Internet (redes sociales) son acercamientos más racionales que emocionales. "La elección se basa en el perfil y no en el encuentro cara que cara que ayuda a chequear 'in situ' qué me produce el otro que tengo enfrente", así lo explica al portal Clarín de Argentina.

"Hay mujeres desencantadas con los hombres. Ya no quieren volver a confiar en una relación. Temen volver a sufrir, a no saber qué hacer en esta nueva etapa. Con hijos o sin ellos, no desean ceder espacios ganados, en lo real y en lo simbólico", dice Ghedin.

El experto señala que hay quienes buscan refugio en la ilusión, en ese "príncipe azul que debe estar en algún lugar", otras encuentran en sus hijos compañía, mientras que las más osadas salen a la palestra con ánimos juveniles, seduciendo a “diestra y siniestra”.

Cualquiera sea el caso, lo importante es valorarse a si misma sin importar si se está o no sola, puedes tomarlo como un tiempo para 'autoreconstruirte' y emprender o concluir proyectos dejados a la mitad. ¡El mundo es tuyo! si lo deseas y si tienes el valor para tomarlo. Solo debes confiar en ti.

Descubre qué dice tu horóscopo de tus gustos en el sexo

Nuestro signo zodiacal puede determinar varias cosas en nuestras vidas. Desde cómo nos comportamos, cuáles son nuestras cualidades y lo que proyectamos en los demás.
Por eso, no es de extrañar que también este tipo de predicción determine cómo nos manejamos en un ámbito más íntimo, como es el sexo.

Según diversos estudios, nuestro signo podría influir notoriamente en nuestro desempeño sexual, generando mayor magnetismo erótico en unos que en otros, además de determinar qué cosas nos gustan o no en la cama.

Los sitios web Esmas.com y Anundis.com recopilaron algunas de las preferencias sexuales de cada signo. ¡Toma nota de nuestro resumen!
¿Cómo es tu signo en el sexo?

Signos de Agua
"Cáncer, Escorpión y Piscis son pura emoción y sentimiento. Poseen un magnetismo muy especial y una poderosa intuición que les ayuda a entender lo que su pareja necesita en cada momento. A través de la sexualidad se liberan de sus temores para fundirse en cuerpo y alma con la persona que aman”, señalan en Anundis.com.

Cáncer: Son lejos los amantes más tranquilos del zodiaco. Sensibles, tierno y soñadores, necesitan sentirse necesitados. Buscan el placer, tanto el propio como el de la pareja. Son detallistas y su juego previo favorito es el sexo oral.

Escorpión: Son intensos y apasionados, uno de los más ardientes. Quieren probarlo todo, odian la rutina y sus fantasías giran en torno a la ropa interior muy sexy, ya que lo sexual le entra por los ojos. Creativos, les encanta el peligro y hacerlo en lugares exóticos y misteriosos.

Piscis: Tiernos por naturaleza esconden un lado sensual lleno de imaginación y fantasías. ¿Su favorita? Los roles no agresivos, que son sensuales pero con un toque prohibido, como una pícara colegiala. Si quieres seducirlo una sola advertencia: renuévate siempre, porque se aburren rapidito.

Signos de Fuego
"Tempestuosos y apasionados, propensos al deseo y al sexo sin tapujos.Conciben la sexualidad con mucha pasión y entusiasmo, y necesitan que el fuego arda constantemente, sin debilitarse en ningún momento, ya que de no ser así pierden todo el interés”, indican en la web antes mencionada.

Aries: Tienen una energía única en la cama. Los arianos están llenos de pasión y les gusta dominar, son salvajes, lúdicos y capaces de llevar a sus parejas a un éxtasis eterno. Les encantan los juegos y fantasías, sobre todo aquellas en las que se resisten a alguien que les fuerza a la seducción.

Leo: Las mujeres Leo son juguetonas y cariñosas, mientras que los hombres seducen y les gusta coquetear. Son amantes exigentes, leones por naturaleza a los que les gusta que su presa se muestre dispuesta a satisfacer sus apetitos y a admirarlos por sus proezas.

Sagitario: Valoran la honestidad y la libertad por sobre todo, incluso en la sexualidad. Son amantes fogosos, poco convencionales, aventureros e intensos. Si quieres enloquecerlo, la movida sexual más perfecta es acariciarlo mientras le hablas de culturas exóticas y tierras lejanas.

Signos de Tierra
"Son muy sensuales, pero raramente se dejan arrastrar por sus pasiones porque siempre se impone su mente, muy racional y analítica. Su elemento Tierra les aporta mucha calma y serenidad, y por ello necesitan un sexo con preámbulos y sin precipitaciones”, señalan en Anundis.com.

Tauro: Según Esmas.com, los Tauro son "los amantes más sensuales del zodiaco”. Estos toritos se preocupan más por dar que recibir, por lo que una relación sexual con ellos será inolvidable. Originales a la hora de intimar, nunca dicen que no a nada y les gusta que enciendan todos sus sentidos. ¿Un tip? Un masaje en el cuello, ya que es su zona más erógena.

Virgo: Perfeccionistas, ponen todo su esfuerzo hasta en su forma de amar. Son entregados y preocupados, no les gusta tanto el riesgo, pero a la hora de les gusta crear un ambiente divertido y relajado. Su juego previo favorito es un buen baño caliente.

Capricornio: A Capricornio le aterra no controlar sus sentimientos, por lo que su pareja debe transmitirle seguridad y sacar sus pasiones ocultas a flote. Cautos y reservados, les excita una buena playlist en el momento íntimo, además de alguien que sea franco y claro en sus intenciones.

Signos de Aire
"Son muy comunicativos y necesitan, más que una pasión ardiente y tórrida, una estimulación verbal y tener una compatibilidad mental con su pareja. Su gran inteligencia y su mente inquieta y muy brillante les llevan a buscar una relación que le permita indagar nuevos dominios y experimentar novedosas emociones”.

Géminis: Los nativos de este signo adoran las conversaciones sucias, por lo que, si quieres seducirlo, saca a flote todo tu vocabulario erótico. Son elocuentes, entretenidos y jamás agotan las ideas. Los geminianos son incansables y durante una sola noche pueden dar el doble de amor que cualquier otro signo del zodiaco.

Libra: Aman la elegancia y sutileza, tanto como el placer. Los libra siempre quieren tener el control y que los cortejen, ya que se aburren muy pronto. Si quieres engancharlo, la clave es ser pasiva al inicio, dejar que te persiga y recién ahí mostrarle que tan salvaje puedes ser.

Acuario: Mientras menos convencional sea la seducción, más rápido caerá. Para los Acuario todo vale, puedes explorar los límites del erotismo con estos seres relajados, coquetos y amantes del sexo. Eso sí, tienes que hacerlo sentir especial, así que no dudes en agasajarlo y buscarlo para una segunda cita.


Descubre si es celópata

Uno de los motivos de discusión recurrente de muchas parejas es sin duda el tema de los celos.

Los celos son una respuesta emocional que presentamos al observar o percibir la posible pérdida de nuestra pareja. La persona presenta un sentimiento de temor, que en su justa medida puede favorecer a la relación, ya que la otra persona percibe que su pareja la desea y la quiere. Pero si estos sentimientos comienzan a ser descontrolados y con un miedo excesivo sobre la pérdida o abandono de ésta, podemos hablar de celos patológicos, donde la persona no para de buscar señales que le refuten su hipótesis sobre la presunta infidelidad en su relación.

La celopatía, delirio celotípico o también llamado síndrome de Otelo, es un trastorno delirante, característico por la preocupación excesiva, compulsiva e irracional sobre la posible infidelidad de su pareja. Es más predominante en hombres que en mujeres. Esta patología es llamada síndrome de Otelo en referencia a la famosa obra de Shakespeare “Otelo, el moro de Venecia”, debido a los pensamientos, actitudes y emociones desproporcionadas que sentía Otelo sobre la sospecha de infidelidad de su mujer Desdémona, que finalmente acabó con la vida de ésta.

Las personas celotípicas sufren celos enteramente irracionales y desmedidos, sin fundamento sustentable que lo avale, afectando a todas las áreas de su vida y causándole un alto malestar emocional.

El miembro que sufre la celopatía realiza un papel de detective en el que comienza a investigar la vida del otro, indagando, siguiendo y buscando respuestas normalmente irreales, que alimenten su convicción de sus posibles sospechas sobre un tercero, con el que posiblemente “le esté siendo infiel”, sin que existan motivos reales que puedan justificarlo.

El otro miembro se siente en un sin vivir ante la desconfianza y el control que tiene su pareja hacia él/ella, estando permanentemente justificando todo lo que hace y dice.

Este tipo de delirios causa un gran deterioro en las relaciones de pareja, convirtiéndose en muchos de los casos en relaciones insanas, tóxicas e incluso pudiendo llegar a dramáticas consecuencias como es la violencia de género.

Según los estudios, el síndrome de Otelo es una realidad cuyo origen no es solo cuestión de comportamiento, sino que su base proviene de la neurofisiología del cerebro. Algunos estudios han asociado el síndrome de Otelo a enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer. Pudiendo concluir que se trata de un problema físico y no solo una enajenación mental en un momento puntual. Además los celos también se han visto asociados a la historia de vida del sujeto tanto de hechos personales (relaciones pasadas), familiares, baja autoestima, baja seguridad en uno mismo y a posibles trastornos de personalidad asociados (paranoide, narcisista, e histriónico).

¿CÓMO RECONOCER SI TU PAREJA SUFRE CELOPATÍA?

Cuando no tiene conciencia de su problema.

Percibe e interpreta hechos cotidianos de manera errónea.

Cuando incorpora a un tercero imaginario en la relación de la pareja.

Cuando el sujeto no puede o no sabe cómo poder controlar sus celos.

Está constantemente en alerta y vigilante a todo lo que hace su pareja.

Revisa los objetos personales (móvil, ordenador, ropa, bolso…, etc.).

Está continuamente haciendo preguntas sobre ¿dónde has estado?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿con quién?…, etc.

Es incapaz de poder controlar sus impulsos, pensamientos y percepciones falsas que se autoimpone sobre su pareja.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Descubre por qué el orgasmo masculino cambia con la edad

ahoo Vida y Estilo / Raúl Rodríguez Cota
Como dice el refrán: "No es lo mismo Los Tres Mosqueteros, que Veinte Años Después”. Y de la misma manera, no es lo mismo un orgasmo masculino cuando se es joven, que cuando ya se está entrado en años. ¡Descubre más en esta nota!

Menos fuerza y cantidad
Muchos hombres tienden a sentirse orgullosos de la fuerza y la cantidad de semen que eyaculan. Pero, conforme van envejeciendo, ocurren cambios dentro de la glándula de la próstata que podrían ocasionar que el volumen del fluido disminuya.

Por la misma razón, es posible que la intensidad y la experiencia del orgasmo cambie un poco. Es decir, que quizá se siga sintiendo igual, pero habría menos cantidad de semen y menos fuerza en él, según explicó el urólogo, Sheldon Marks, en el portal médico WebMD.

Músculos débiles
"A medida que los hombres envejecen, se dan cuenta de que su pene necesita más estímulo para desencadenar la eyaculación”, comentó el sexólogo, Dennis Sugrue, en el portal de la Asociación Americana de Personas Retiradas (AARP, por sus siglas en inglés).

Además, también podría pasar que, con los años, se debiliten los músculos de la pelvis, cuyas contracciones desencadenan la eyaculación. Cuando esto sucede, el semen solo se escurre hacia afuera y los orgasmos podrían proporcionar muy poco placer.

Cuestiones médicas
Algunos tratamientos o condiciones médicas, como las afecciones neurológicas (diabetes, paraplejia, esclerosis múltiple) serían capaces de dañar los nervios que controlan el orgasmo. Además, ciertas operaciones, como la cirugía de agrandamiento de la próstata, podrían ocasionar que el paciente ya no pueda volver a eyacular, aunque sí podría sentir orgasmos, según el sitio anteriormente mencionado.

Demasiadas preocupaciones
Cuando eres joven, podrías enfocarte en la experiencia sexual sin ningún problema, pero mantener ese nivel de concentración conforme maduras se va haciendo más complicado, ya que podrías tener distracciones adicionales importantes, como el trabajo, la familia, los niños, etc.
Y es que, para llegar al orgasmo, se tienen que activar varias regiones de tu cerebro, lo cual es difícil si tu mente está en otra parte, según dijo el urólogo, Darius Paduch, en la revista Men’s Health.

La costumbre juega en tu contra
Tener mucha confianza con tu pareja, no es algo malo. ¡Pero quizá sea contraproducente en el aspecto sexual! Y es que es muy común que, en los primeros años, no dejes de abrazar, besar y acariciar a tu mujer. Pero, con el paso del tiempo, estos cariñitos podrían disminuir a causa de la costumbre, según la revista anteriormente mencionada.

Ahora bien, estas serían malas noticias para tus orgasmos, porque se ha descubierto que los chicos de edad madura que hacen pocos o nada de cariñitos de este tipo, serían 2,4 veces más propensos a tener problemas para alcanzar el clímax, según un estudio de 2012 publicado en la revista científica Archives of Sexual Behavior.

Definitivamente, conforme uno se va haciendo mayor, las complicaciones en el ámbito sexual van apareciendo. Pero, si tienes alguna duda sobre este tema, te recomendamos acudir con un profesional médico para una mejor y mayor explicación. Y tú, ¿qué haces para mantener tu sexualidad al tope?

martes, 23 de agosto de 2016

Cambios que experimenta el hombre cuando se excita

El cuerpo humano experimenta distintas reacciones antes, durante y después de un encuentro sexual. Estos pueden ser cambios fisiológicos o emocionales.

Esta vez, vamos a hablar de los cambios que suceden en el género masculino al momento de la excitación. El sitio mexicano Salud 180, elaboró una lista y nosotras te vamos a contar algunas cosas que se mencionan, ya que siempre es importante aprender de la sexualidad tanto de los hombres como de las mujeres. Los signos de la excitación masculina

Cambios en el órgano genital
"Con la excitación aumenta la circulación sanguínea y se concentra en el área de la pelvis, lo cual ayuda a la erección; el grado dependerá de la intensidad de los estímulos sexuales”, señalan en el sitio de salud.

El corazón late más fuerte
Durante el momento de excitación, aumenta la frecuencia cardíaca con más de 175 latidos por minuto y sube también la presión arterial.

Liberación de líquidos
Cuando el hombre está en la fase de meseta, que es cuando ya están erectos y el orgasmo es inminente, se expulsa un líquido transparente que proviene de la glándula de Cowper y se le conoce como pre-semen. Los expertos del sitio mexicano afirman que éste sirve para cambiar el equilibrio del pH de la uretra a fin de que sobrevivan los espermatozoides.

Movimientos musculares
"Cuando el hombre alcanza el orgasmo, los músculos de la base del pene se contraen de forma rítmica. Además, se experimenta una tensión muscular en todo el cuerpo”, explican, agregando que estas mismas contracciones se experimentan en manos y pies.

15 términos sobre sexualidad que quizá no conozcas


La Vanguardia / Rocío Navarro
¿Sabes lo que es la grisexualidad o lo que significa el movimiento LGBTQ+? Desde hace algunas décadas la sexualidad ha expresado de forma manifiesta su diversidad, ramificándose en una suerte de géneros a los que le continúan apareciendo etiquetas.

Un abanico de posibilidades
Las siglas LGBTQ+ hablan sobre la diversidad sexual que ocupa la actualidad. Lesbianas, Gays, Transgénero, Bisexuales, Queer, Intersexuales, Asexuales y todas sus derivaciones.

"Desde la mitad de los años noventa, un grupo cada vez mayor de personas intersexuales en Europa y en todo el mundo han alzado sus voces”, indica Dan Christian Ghattas, cofundador de la Organización Internacional Intersexual Europea. Gracias a ello, desde el año pasado, esta comunidad ha conseguido estar presente en la política Europea e Internacional.

¿Existe un número ideal de parejas sexuales?
Pero, ¿qué define a este perfil? "Se trata de individuos que han nacido con características sexuales (como cromosomas, genitales o estructuras hormonales) que no pertenecen estrictamente a las categorías masculinas o femeninas o lo hacen al mismo tiempo”, explican desde la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex.

La comunidad asexual también ha reivindicado en los últimos años su identidad respecto al sexo y las relaciones.

"Se trata de alguien que no experimenta atracción sexual hacia otras personas”, comenta Aven, la Red para la Educación y la Visibilidad de la Asexualidad. Aunque desde la organización aclaran: "Es una característica que se refiere solo a la atracción sexual ya que la orientación romántica de cada persona no tiene por qué coincidir con la sexual”.

El hecho es que la multiplicidad de opciones sexuales se manifiesta en la cotidianidad, lo que incorpora una lista de neologismos relacionados con sus experiencias de género. Por ello, le ponemos significado a 15 vocablos que llegarán a tus oídos de un momento a otro.

1. Pansexualidad: es la atracción sexual hacia las personas, independientemente de su sexo o identidad de género (incluye hombres, mujeres, personas agénero, transgénero, transexuales, intersexuales, género fluido, intergénero y cualquier género o identidad de género).

2. Alosexualidad: es lo opuesto a la asexualidad. Una persona alosexual se siente atraída hacia personas heterosexuales, homosexuales, bisexuales, pansexuales y otros tipos de sexualidad.

3. Skoliosexualidad o Escoliosexualidad: atracción sexual hacia personas no-binarias. Es decir, personas cuya identidad sexual difiere con el sexo con el que nacieron.

4. Androginosexualidad: es la atracción sexual hacia personas andróginas, que tienen características tanto masculinas como femeninas.

5. Ginosexualidad: es la atracción sexual hacia las mujeres.

6. Androsexualidad: atracción sexual hacia los hombres.

7. Gris-asexualidad: se trata de un concepto a caballo entre la sexualidad y la asexualidad, aunque se acerca más a la asexualidad. Las personas que se denominan grisasexuales sienten atracción sexual hacia otras, pero solo en circunstancias específicas.

8. Transeróticos: personas que se sienten atraídas hacia otras que son transgénero o transexuales.

9. Monosexualidad: es atracción sexual hacia un solo y determinado sexo o identidad de género. El concepto engloba los términos homosexualidad y heterosexualidad.

10. Polisexualidad: es la atracción sexual hacia varios grupos de personas de determinado género biológico o identidad de género.

La diferencia con la pansexualidad es que las personas pansexuales se sienten atraídas por otras con cualquier identidad de género o sexo, mientras que en la polisexualidad se excluye algún grupo.

11. Heterorromántica: son aquellos que sienten atracción de forma romántica, pero no sexual, por un sexo o género distinto al suyo.

12. Homorromántico: al igual que los heterorrománticos, los homorrománticos solo sienten atracción romántica -y no sexual- por las personas del mismo sexo.

13. Birromántico o panromántico: son personas que se sienten atraídas románticamente por múltiples sexos .

14. Arromántico: son las personas que no sienten ningún tipo de atracción romántica hacia a ningún sexo.

15. Alorromántico: aquellas personas que experimentan atracción romántica hacia personas concretas.


Creencias populares que rompen relaciones

Relaciones amorosaspreguntas frecuentes

Nuestra cotidianidad está inundada de historias, preguntas, consejos y muchos contenidos e ideas sobre las relaciones de pareja y el sexo.

En todas las conversaciones se escuchan creencias que nos inculcan desde que somos pequeños. Frases que repiten nuestros padres, hermanos, amigos y hasta las canciones.

El amor es un sentimiento tan frecuente en nuestras vidas, que todos tenemos una definición de él, una opinión sobre qué es amar y qué no, una postura sobre qué hacer para que funcionen o se destruyan las relaciones de pareja, que cada uno de nosotros lo crea teniendo como base su historia.

De esas frases, hay muchas que se repiten tanto que empezamos a asumirlas como “verdades sobre el amor” y se convierten en mandatos inexorables.

Algunos de estos guiones se van modificando con el paso del tiempo y otros se mantienen a través de los siglos. Muchos son sanos y ayudan a las relaciones de pareja y otros tienen la particularidad de intentar mantenerlas a

flote, mientras que paradójicamente

las van destruyendo.

En el ejercicio de la psicoterapia de parejas, se ve constantemente cómo estas frases son un gran obstáculo para construir sanamente el amor y mantener a flote una relación y la individualidad de cada uno de sus integrantes.

Hoy se presentan algunas de ellas,

para que las pienses y las reestructures si así lo consideras necesario.

1. La media naranja

Esta es una de las creencias más nocivas cuando se quiere entablar una relación de pareja y, también, a la hora de salir al mercado de la seducción y la conquista.

Esta creencia carga con la idea de que si no estamos en pareja estamos “incompletos”, por lo tanto, necesitamos de alguien que nos ayude a ser felices, a estar completos.

Claro, es probable que encuentres una pareja, sin embargo, corres el gran riesgo de que poco a poco, a futuro, esa persona no te “complete” realmente, pues esa es una tarea individual, la de lograr sentirnos plenos. Esta idea,

puede provocar el aburrimiento.

2. Todo el tiempo juntos

Pasar muchas horas con tu pareja es algo soñado. Estar juntos en todo momento y todo lugar es una idea que las novelas y comedias románticas nos han vendido muy bien.

Sin embargo, tiene un riesgo, y es que podemos empezar a perder contacto con nosotros mismos, nuestros gustos, pasatiempos y hasta con los amigos.

No ahogues el tiempo de tu pareja

y, al mismo tiempo, también busca cosas para hacer en tu espacio libre o actividades que hagan sin la necesidad de la compañía de tu pareja.

Estos espacios son fuentes poderosas de crecimiento y enriquecimiento también para el mundo de la pareja.

3. seguir como cuando eran enamorados o novios

Esta es una de las ideas más románticas de las parejas cuando inician su convivencia luego del matrimonio o después de tomar la decisión

de compartir el mismo techo.

La convivencia exige manejos de tiempo, dinero, comunicación y tolerancia, muy diferentes a los que se vive el noviazgo; por lo tanto, es importante entender y prepararse para esta nueva etapa de vida en común.

Enfócate también en incluir estos nuevos elementos a la convivencia y ten claridad en que las cosas cambiarán.

4. Mi pareja satisface mis necesidades emocionales

Cuando se pone en la pareja la responsabilidad de la satisfacción de nuestras necesidades, nos desempoderamos y, al mismo tiempo, se corre el riesgo de hacer que el otro se canse o simplemente no se sienta seguro de asumir esa tarea.

5. soy tuyo - tuya

El peligro de esta creencia es que puedes atraer a la relación ideas de posesión y límites a la libertad del otro.

Deja a su esposa para casarse con su suegra

Suraj Mahto, de solo veintidós años, dejó a su esposa Lalita para pasarse con su suegra, Asha Devi, de 42. Pero ahora quiere divorciarse, arrepentido de su decisión.

Todo comenzó cuando la señora Devi fue a quedarse con la pareja en la villa de Puraini, el año pasado. Ella lo cuidó cuando estaba enfermo. Y ahí fue cuando se enamoraron. Luego, cuando ella volvió a su casa, él la llamaba y hablaban por horas. También la llegó a visitar a su casa. Lalita pronto se dio cuenta de todo y le dijo a su madre que se alejara, pero se negó a hacerlo, la pareja se casó en junio. Pero después, vieron que habían cometido un error. Quo.es

viernes, 19 de agosto de 2016

Las jóvenes españolas casi no usan anticonceptivos

El ginecólogo del Hospital del Mar de Barcelona, Sergio Haimovich, ha asegurado que las adolescentes españolas y las mujeres mayores en edad fértil son las que menos métodos anticonceptivos utilizan, y ha recordado que el preservativo es la anticoncepción más usada en España.

El experto se ha pronunciado así durante el workshop «Balance beneficio-riego de la anticoncepción. Mitos y realidades», organizado por Bayer. «La edad actual de inicio de las relaciones sexuales se sitúa entre los 15 y 16 años y el uso de estos métodos es como una 'U', ya que las más jóvenes y las de edad avanzada las que menos los suelen usar», ha explicado.

De hecho, Haimovich ha señalado que, después del preservativo, o bien no se utiliza ningún método, o se usan los métodos hormonales combinados u otros a largo plazo. En este punto, ha avisado de que los abortos que se producen no suelen ser por un fallo del método, sino por un mal uso del mismo.

Respecto a los mitos originados entorno a la anticoncepción, el ginecólogo ha negado que la píldora engorde, «aunque sí puede en algunos casos retener líquidos», y que los DIU no puedan ser usado por adolescentes, recordando que ya se están comercializando este tipo de dispositivos dirigidos para ellas.

El método Essure es seguro
Otro de los métodos comentados por el ginecólogo ha sido el «Essure», comercializado por Bayer y del que recientemente han aparecido informaciones sobre los posibles peligros de su uso.

Se trata de un dispositivo dinámico que contiene un muelle expandible de níquel-titanio y en su interior fibras de polietilentereftalato (PET), que se ancla en las trompas de Falopio a través del cuello uterino, de modo que las fibras de PET ocasionan una reacción local del tejido que, tras un periodo de tres meses, provoca la oclusión de la trompa lo que genera el efecto anticonceptivo. Se implanta de forma ambulatoria en la consulta médica, generalmente sin ningún tipo de anestesia.

Tanto en Estados Unidos como en España han aparecido grupos de mujeres denunciando que este método les ha ocasionado dolores, alergias y diversas complicaciones. Unas quejas que, según ha asegurado el doctor, vienen impulsadas por intereses de gabinetes de abogados y que "no son ciertas" ya que, si lo fueran, se hubiera prohibido su comercialización, hecho que no ha ocurrido.

Además, Haimovich ha informado de que las críticas provienen de páginas de Internet a las que no pueden acceder los profesionales médicos, «porque les echan», y en las que sí se pueden poner todo tipo de comentarios «sin que haya ningún filtro, ni control».

«Yo he puesto 1.000 'Essure' y sólo ha dado problemas a una paciente. Además, cuando se va a implantar las mujeres deben firmar un exhaustivo consentimiento informado, por lo que están totalmente informadas de los posibles riesgos que puede ocasionar, y que no son más que los que pueden provocar cualquier medicamento u otro método anticonceptivo», ha recalcado.

Ahora bien, el doctor ha reconocido que en algunos casos se hanproducido complicaciones con el «Essure» porque no han sido bien implantados, por lo que ha subrayado la importancia de que este acto sea llevado a cabo por profesionales entrenados. Además, ha advertido de que no todas las mujeres son candidatas a implantárselo como, por ejemplo, aquellas que tienen sospecha de embarazo, han dado a luz o han tenido un aborto seis meses antes, aquellas con la trompa de Falopio obstruida, que tengan miomas dentro de la matriz o enfermedades sistémicas, entre otras.

Precisamente, Haimovich ha informado de que en Cataluña se está creando un protocolo específico para el uso adecuado de este dispositivo y donde se especificará a qué mujeres se les puede poner y a cuáles no. «Esperamos que, una vez finalizado, lo podamos trasladar al conjunto de España», ha recalcado, para zanjar insistiendo en la seguridad de este dispositivo y en que si tuviera efectos secundarios graves se hubiera retirado del mercado.

jueves, 18 de agosto de 2016

Reglas de oro para vivir en pareja

No es fácil mantener y conservar el amor en la pareja, aunque el ser humano haya nacido para vivir acompañado por esa persona que es especial entre todas las demás, que nos completa, que da sentido a nuestra vida y nos hace feliz. El camino del amor tiene muchos baches y cada pareja también. Ese es el territorio que mejor conoce el psicólogo Joan Garriga tras más de quince años trabajando con parejas y ayudándolas a conseguir una relación más sana y consciente. En su nuevo libro «El buen amor en la pareja» se adentra precisamente en los recovecos del buen amor, un amor que se reconoce «porque en él somos exactamente como somos y dejamos que el otro sea exactamente como es».

Como epílogo en ese libro del buen amor, que habla de las diferentes formas que existen de ser pareja y de encontrar la propia fórmula, la que a cada uno le haga feliz, de estar con alguien, nos ofrece las reglas de oro para vivir hoy en pareja:

1. Sin ti no podría vivir/Sin ti también me iría bien: Somos dos adultos que nos sostenemos sobre nuestros propios pies, no dos niños buscando a sus padres. Sin ti también me iría bien, pero me alegra el corazón que sea contigo y que estemos juntos.

2. Te quiero por ti mismo... bueno a pesar de ti mismo: Es un regalo enorme amar las sombras del otro, su ego, sus dificultades y ser compasivos con ello, porque eso significa que somos capaces de reconocer al otro miembro de la relación en su realidad más sombreada. La pareja es un campo de crecimiento en el que se van limando las asperezas del ego gracias a que el amor compartido es capaz de soportarlas.

3. Hazme feliz/Siento el deseo espontáneo de que seas feliz: La pareja no está pensada para darnos la felicidad, aunque si sabemos conjugar todas sus dimensiones experimentamos algo que se acerca a la dicha. Sentimos que pertenecemos a algo, que hemos creado una intimidad, un vínculo, y que construimos caminos de vida.

4. Quiero una pareja/Mejor me preparo para ser pareja: El exceso de «yo» y de individualidad por encima del sentido del «nosotros» convierte a la pareja en un campo increíble de libertad y al mismo tiempo nos expone a más y más soledad e incertidumbre. Las dos cosas al mismo tiempo. Si quieres tener pareja, trabaja en tu interior para encontrar tu propio tono y manera para ser compañero o compañera, y lo demás se te dará por añadidura.

5. Te lo doy todo/Mejor dame lo que me mantiene en el mismo rango que tú: La pareja es una relación de igualdad en la que hay que procurar que haya un intercambio de equilibro y justicia para preservar la paridad de rango. Dar mucho puede generar en el otro un sentimiento de deuda y empequeñecerlo. Mejor dar lo que el otro puede devolver de alguna manera, puesto que con el intercambio fértil crece la felicidad.

6. Dámelo todo/Dame lo que tienes y eres y yo puedo compensar para mantener en mí dignidad: Cuando alguien en una relación lo pide todo del otro, debemos sospechar dos cosas: la primera, que esa persona es un niño y, la segunda, que esa persona sin duda no va a tomar y apreciar lo que se le da, porque está anclada en un guión de insatisfacción que se nutre de demanda, la cual, aunque sea atendida, no satisface. Mejor el intercambio positivo y gratificante al negativo e hiriente.

7. Ojalá sea intenso y emocional/Ojalá sea fácil: Algunas relaciones discurren con fluidez y facilidad, no chirrían. Son el resultado del encuentro de dos naturalezas que armonizan sin grandes desencajes. Otras veces, todo es difícil, a pesar del amor. Cuando una relación es intensa y emocional, a menudo llega a ser desvitalizante. De hecho, las grandes turbulencias emocionales y los juegos psicológicos desgastantes y fatales tienen que ver con reminiscencias de heridas infantiles y viejos anhelos no colmados.

8. Lucho por el poder/Cooperamos: Demasiados siglos de lucha y sufrimiento entre hombres y mujeres nos convocan a una reconciliación: Es maravilloso cuando en la pareja ambos sienten adentro, de verdad, de corazón, que no hay mejor ni peor y que caminan juntos. No uno por arriba y otro por abajo, no uno por delante y otro por detrás. Cooperan. Son compañeros, amigos, hermanos, amantes y socios. Uno y uno son más que dos. En lo más profundo las mujeres se suelen sentir mejores que los hombres —según mis estadísticas—, pero las más inteligentes se encargan de que sus parejas no lo noten.

9. Yo pienso, tú sientes y ante lo difícil sálvese quien pueda/Reímos y lloramos juntos y juntos nos abrimos a la alegría y el dolor: Las parejas enfrentan en su proceso vital asuntos que en algún momento duelen: hijos que no vienen, abortos, muertes o enfermedades de seres queridos, vaivenes económicos y existenciales…. Son asuntos que ponen a prueba la capacidad de aguante de la pareja y que o bien la fortalecen o bien la derrumban y ponen en ella resentimientos y millas de distancia.

10. Que sea para siempre/Que dure lo que dure: Entrar en el amor de pareja significa también hacerse candidato al dolor de un posible final. Hoy en día se habla de monogamia secuencial, esto es, de que, estadísticamente, cabe esperar que tengamos entre tres y cuatro parejas a lo largo de nuestra vida, con el consiguiente estrés y tránsitos emocionales complejos que ello conlleva. Cuando no hay un contrato institucional de por medio, tenemos una oportunidad de crear a la pareja cada día, a nuestra manera, y de vivir lo que nos permite. Si llega el final, aprendemos el lenguaje del dolor, la ligereza y el desapego, para luego volver de nuevo al carril del amor y de la vida.

11. Primero los padres o los hijos y luego tú/ Primero nosotros, antes que nuestras familias de origen y que nuestros hijos en común: Conviene saber que el amor se desarrolla mejor en universos de relación ordenados: que los padres sean padres y que los hijos sean hijos, que la pareja que se ha creado (que puede incluir a hijos de anteriores relaciones) tenga prioridad frente a parejas anteriores o frente a las familias de origen. Que el pasado sea honrado y labre un buen presente y un buen futuro. Algunas personas dan más importancia a los hijos en común que a los anteriores, lo cual acaba creando malestar en todos. Al mismo tiempo, una pareja posterior debe saber que tiene más posibilidades de ocupar un buen lugar si asume que los hijos de su pareja estaban antes y respeta su prioridad.

12. Te conozco/Cada día te veo y te reconozco de nuevo: Algunas parejas no se relacionan con la persona que tienen al lado, sino con las imágenes interiores que se han ido formando de esa persona a lo largo del tiempo. Viven en el pasado y se olvidan de actualizarse cada día. Para evitarlo, ayuda, y mucho, abrir la percepción a cada instante nuevo y no dar a la otra persona por supuesta. El otro se ilumina cuando le reconocemos y le descubrimos como nuevo, y de este modo también nosotros nos volvemos nuevos y jóvenes.

martes, 16 de agosto de 2016

Jóvenes tienen menos sexo que sus padres, según estudio


La Tercera / Paulina Supúlveda G.
En una sociedad hipersexualizada, donde desde la publicidad de cerveza a la propaganda de celulares recurre a mensajes sexuales, predomina la idea que los llamados millennials, la generación que hoy tiene entre 17 a 34 años, están muy interesados en el sexo.

Pero la percepción podría ser errada. Así al menos lo determinó un estudio de la Universidad de San Diego (EE.UU.), realizado a más de 26 mil personas, que estableció que los jóvenes de esta generación están teniendo menos sexo que sus padres o que la generación anterior.

Esto no quiere decir que la mayoría de la generación de jóvenes millennials están teniendo menos relaciones sexuales que las generaciones anteriores, señaló la autora del estudio, Jean Twenge. "Simplemente significa que parte de las personas nacidas en la década de 1990 que no están teniendo sexo es más grande que un grupo similar de décadas anteriores”, indicó al diario The New York Times.

Resultados
La investigación estableció, por ejemplo, que el 15% de los jóvenes entre 20 y 24 años de ese país no tenía una pareja sexual a los 18 años. Un porcentaje que supera a la llamada Generación X (nacidos entre 1965 y 1981), donde sólo un 6% señala que no tenía pareja sexual a la misma edad.

Los hallazgos cuestionan "la noción generalizada de que la generación del milenio es la generación ‘conectada’, que se popularizó por aplicaciones como Tinder y otras, que sugieren que van en busca de relaciones rápidas y sexo casual frecuente”, señaló el coautor del estudio Ryne Sherman, psicólogo de la Universidad Atlántica de Florida (EE.UU.).

Un grupo, dice la investigación, que cuenta con más conocimiento de las enfermedades de transmisión sexual, que tiene fácil acceso a la pornografía y que muestra diferencias en las definiciones de lo que el sexo es y no es (por ejemplo, el sexo oral frente a la relación sexual).

Generación chilena
Conocer lo que ocurre en Chile es complejo por la falta de estudios sobre la vida sexual de los chilenos. Pero en 2015 la Encuesta sobre Comportamiento, Deseo y Satisfacción Sexual de la Universidad de Santiago, mostró que el 23% de las mujeres y el 9% de los hombres declararon "no haber tenido relaciones sexuales -con penetración- en los últimos 12 meses”.

Camila Mella, socióloga que participó en el estudio, señala que al considerar a los entrevistados entre 18 y 30 años (los millennials chilenos), el 13% de ellos y el 10% de ellas declaró no haber tenido sexo en el último año. "Estos porcentajes sólo son superados por los entrevistados de más edad (de 61 o más años), en donde el 16% de ellos y el 58% de ellas declara lo anterior”.

No tener una pareja sexual a los 18 años no indica que no tengan relaciones sexuales, sino que hay un concepto más variado sobre cómo vivir la sexualidad, aclara Mella. "No todo se reduce al sexo con penetración y las nuevas generaciones, especialmente las mujeres, realizan esta distinción”.

Tienen mayor conocimiento y responsabilidad respecto a la vida sexual, dice la socióloga, "en contraposición al poco conocimiento que tienen los adultos mayores sobre enfermedades de transmisión sexual”. A su vez, liberación sexual no es sinónimo de promiscuidad, "pero sí a un desapego de la reproducción y del amor romántico”, explica.

Lucio Gutiérrez, psicoanalista y doctor en psicoterapia de la Universidad Católica, dice que con la llegada de la cultura de la virtualidad, no se puede hablar simplemente de más o menos sexo, ni siquiera de más o menos intimidad. "Aunque uno podría estar tentado a suponer un mundo ‘menos íntimo’, creo que la experiencia con jóvenes nos muestra que ellos claramente discriminan, por ejemplo, entre los ‘amigos’ de Facebook y los ‘amigos-amigos’”.

El estudio revela, dice Gutiérrez, que los millennials no son livianos, ni descomprometidos. "Parecen estar tratando de vérselas con preguntas sumamente difíciles de responder respecto a la sexualidad como: ¿Qué se considera un acto sexual hoy? ¿Dónde se marca la distinción de lo que es estar en una relación? O, ¿qué se espera de una relación?”, afirma el investigador.

domingo, 14 de agosto de 2016

La amante representa un respiro en la vida familiar y rutinaria de algunos hombres.

A unque son los hombres los que suelen sostener un triángulo amoroso con mayor frecuencia, van sucediendo cambios, puesto que hoy, los hombres más jóvenes comienzan a pensar en sí mismos, y toman la decisión, por su propio bienestar, de terminar una relación antes de iniciar un triángulo amoroso, porque saben que una relación así suele ser fuente de estrés.

Un triángulo amoroso está generalmente conformado por una persona casada, un cónyuge y un amante. La persona que sostiene la relación con dos personas siente que de cada una de las otras dos personas, ella obtiene algo insustituible.

Pongamos el ejemplo: de la esposa, el hombre reconoce la posibilidad de tener a su familia socialmente establecida; de la amante, la posibilidad de salir de la rutina, del aburrimiento y la sensación de estar todavía vigente.

La característica principal del este tipo de hombre es la infidelidad y fabulación para sostener el engaño con ambas mujeres.

La esposa, quien puede darse cuenta, pero prefiere no indagar por su propia seguridad, es justamente la clase de mujer que un hombre infiel busca. Es decir, una mujer que niegue sus problemas de pareja, niegue el distanciamiento, y que no considere la posibilidad de que exista una situación de engaño en su matrimonio.

Por su lado, la amante, representa el "bastón del hombre”, quien le da un respiro de su vida familiar y rutinaria.

Representa también la aventura, la pasión, el secreto.

Para llegar al punto de ser amante existen múltiples factores. Algunos psicólogos sostienen que esta clase de personas que soportan ser amantes son inseguras, de baja autoestima, o bien, con características compulsivas, decididas a conseguir lo que desean a cualquier costo.

Ambos extremos son factibles aunque también existe la posibilidad de haber llegado a ser parte de un triángulo amoroso a través de engaños, de promesas incumplidas, de esperanzas sin sentido. En cualquier caso, no es una situación aconsejable.

Para él, o la, amante el costo es sin duda muy alto; no es fácil vivir en el secreto, esperando promesas que posiblemente no se cumplirán, y que si llegan a cumplirse, siempre existirá el temor de que se nos revierta aquello que hicimos, porque un hombre que tiende a formar triángulos amorosos, puede volver a hacerlo cuando vuelva a verse involucrado en otra relación, o en otra vida familiar.

Tampoco es sencillo salir de un triángulo amoroso, ya que en cualquier relación se involucran muchos sentimientos, además de conservar la tan controversial esperanza de ser un día la pareja oficial. Sin embargo, es una situación que no favorece a nadie y que de alguna manera nos hace perder el rumbo de lo que queremos.

Se trata de comenzar a pensar más en la felicidad de uno mismo, porque es evidente que un amante o una persona casada no piensan en la nuestra, sino en su propio beneficio. Por ello es tan importante buscar fuentes de distracción y mantenerse ocupado.

Si se quiere salir de un triángulo amoroso, el trabajo es una buena opción, pensar en las aspiraciones propias también lo es. Comenzar proyectos por nuestra cuenta en los que nos sintamos motivados y empezar a dejar los pensamientos circulares y obsesivos en torno a esa relación que nos daña. Invertir tiempo en nosotros siempre ayuda.

Otros especialistas aconsejan rodearse de personas de confianza, salir con amigos o familiares que nos ayuden a entender las oportunidades que nos estamos perdiendo por mantener una relación en secreto que, además, no afecta a nadie tanto como a nosotros mismos.

Es importante que seamos conscientes de que todos merecemos una pareja que no tenga por qué ocultarnos, y si esto es difícil de comprender, se debe buscar ayuda profesional. Para salir de este tipo de relaciones perjudiciales siempre es una opción recomendada.

¿Ser perfeccionista afecta a tu sexualidad?

RECUPERANDO EL AFECTO

CONSEJOS ÚTILES

El incesante esfuerzo por alcanzar la perfección y los estándares más elevados de impecabilidad

es un rasgo común. Aunque siempre está asociado a los dominios “más visibles” de nuestras vidas -como en la escuela, el trabajo o nuestras tareas diarias-, también puede extrapolarse a situaciones privadas o íntimas, como el sexo.

Hasta ahora, las consecuencias a largo plazo de dicho perfeccionismo en la vida sexual no habían sido exploradas. Pero, un equipo de psicólogos de la Universidad de Kent (Reino Unido), liderado por el profesor Joachim Stoeber, se dispuso a cambiar esto.

Tras realizar varias encuestas sobre cómo las expectativas y creencias personales e interpersonales afectaban a la sexualidad de las 366 participantes, los investigadores descubrieron que había cuatro formas de perfeccionismo sexual.

La primera está orientada hacia uno mismo. Es decir, cuando una persona se aplica los estándares perfeccionistas a sí mismo como pareja sexual; la segunda es cuando aplicas estos estándares a la pareja; la tercera,

el “compañero mandón”, cuando

es tu pareja sexual la que impone

los estándares y; la cuarta, cuando da la sensación de que la sociedad impone los modelos.

Dos de ellas pueden llegar a causar verdaderos problemas en la relación sexual.

UN COMPAÑERO EXIGENTE

Los “compañeros mandones” hacen que las mujeres tengan una percepción equivocada de sus capacidades sexuales y que disminuyan sus habilidades para excitarse, según las conclusiones del estudio. Incluso, comprobaron que este tipo de perfeccionismo sexual hace que se reduzca la autoestima de las mujeres y aumenten sus niveles de ansiedad.

Esta investigación pone de manifiesto que la disfunción sexual femenina puede no deberse solo a un desequilibrio hormonal o químico. Aunque las hormonas juegan un papel fundamental, la parte psicológica es muy importante, así como la comunicación entre la pareja.

EL SEXO Y LA SOCIEDAD

Algunos mitos y estereotipos sociales sobre el sexo pueden ser motivo de frustración.

“Las personas tienen tres dimensiones fundamentales: la cognitiva, la sensorial y la emocional. En el tipo de sociedad en que vivimos, prima la parte cognitiva. Es decir, todo lo que sea eficacia, eficiencia y control está absolutamente reforzado y potenciado”, señala la codirectora del Institut de Sexología de Barcelona España, Francisca Molero.

Es necesario que haya un equilibrio entre las tres dimensiones. Pero, a nivel social la parte sensorial es la que tenemos más deficiente y es

la más importante en la sexualidad, explica la experta.

Los compañeros demasiado exigentes hacen que las mujeres tengan una percepción equivocada de sus capacidades sexuales”.

Por ello, “cuando hablamos de disfunciones sexuales, es porque el lado racional es el que está dominando en la respuesta”, afirma

Molero.

Para evitar problemas en las relaciones sexuales es necesario equiparar ambas. Algo que resulta imposible, según la experta, “si estás controlando que lo que te están haciendo es suficientemente bueno o si estás o no cumpliendo con las expectativas”.

Como consejo para evitar que ser perfeccionista conlleve problemas la sexóloga recomienda dejarse llevar y perder el control al ritmo de la música: “que, un par de veces a la semana la pareja se ponga una música bailable y se mueva sin ningún tipo de ritmo o control, totalmente a lo loco, intentando separar cuerpo y mente”.

HORA DE HABLAR

Las relaciones de pareja pueden ser algo difíciles y complicadas. Sin embargo, es importante hablar sobre los temas que aflijen y dificultan al momento de intimar.

Un buen momento para conversar sobre el tema, puede ser unos minutos antes de dormir o cuando la pareja se encuentre a solas.

Conversar sobre el tema ayudará a los dos a conectarse más y dar

el primer paso para disfrutar en plenitud de su vida sexual.


sábado, 13 de agosto de 2016

10 razones por las que una mujer podría dejar de sentirse atraída por ti



Desde la revista Glamour México (artículo del que se hizo eco Yahoo.es) se han propuesto ayudar al sexo opuesto en temas del corazón. Y es que han elaborado una lista con las 10 cosas que, por lo general, suelen provocar que una mujer deje de interesarse en un hombre.

¡Atentos chicos porque lo que viene a continuación es importante!

1-MACHISTA
Cuando un hombre comienza hacer comentarios machistas puede ser una alerta roja para una mujer moderna. Así que ya puedes cambiar el chip y actualizarte al siglo XXI porque, si tus comentarios continúan, tienes los días contados a su lado. Estás avisado

2- EGOCENTRISTA
¿Sólo habla de él, sus proyectos, sus gustos e incluso sus conquistas? ¡Next! Un hombre que no deja de concentrarse en sí mismo puede hacer que cualquier mujer quiera salir por la puerta.

3- POCO PLATICADOR
No tener sentido del humor y/o temas de conversación te hará perder muchos puntos a corto plazo. Aunque no seas muy gracioso, el hecho de intentarlo a veces es suficiente para que ella no pierda el interés.

4- "WANNA BE"
¡No hay nada que haga perder más rápido el interés de una mujer por un hombre que cuando él pretende ser algo que no es!
Créenos, las mujeres son las primeras en detectar las poses y las mentiras de una persona. ¡No hay mejor 'sex appeal' que cuando un hombre es él mismo!

5- CONTROLADOR
Si preguntas constantemente a dónde va, con quién está y quieres tener (con puntos y comas) su agenda, ¡cuidado!. Según la psicoanalista Susana Lorente “no es perjudicial que las parejas tengan un episodio de celos cada tres meses”, pero si eres un celoso de libro, tendrás suerte si aguanta tus interrogatorios infantiles más de una semana

6- ¿NUNCA TOMAS LA INICIATIVA?
Hay que ser equitativos en todo. Si ella es amorosa, tú debes serlo también. Un hombre que no se interesa en darle atención en lo emocional y sexual puede ser un 'factor decisivo' en una relación. Siempre hay que dar y recibir...

7- QUE NO TE PRESENTE
La falta de compromiso por tu parte también sería otro de los motivos. Si no tienes intención de presentarle a tus amigos y/o familia, a largo plazo acabará dejándote por otro que no tenga miedo a dar un paso adelante

8- SIN INTERÉS
También dejará de sentirse atraída por ti si eres un hombre que no tiene ningún objetivo y/o ambición en la vida. ¡Ojo!

9- PARTY BOY
¿Eres un fiestero? No pasa nada porque quieras salir a divertirte con tus amigos, pero si casi nunca incluyes a tu pareja en estas salidas...¡definitivamente cualquier mujer puede perder el interés!

10-MUCHO VERBO Y POCAS ACCIONES
Nunca faltará el hombre que quiere conquistar con palabras dulces, pero pocas acciones. Esto logra desalentar a las mujeres en poco tiempo.
Es mejor una pareja que dice y actúa que la que simplemente se queda en el "verbo".

Las mentiras y las promesas incumplidas suelen acabar con muchas relaciones. Un hombre de palabra, sin embargo, vale más mucho más. Ponlo en práctica y a ella le resultarás mucho más sexy

Los males que podrían curarse teniendo sexo



Cero migrañas, depresiones, insomnio o dolores articulares, estos son solo algunos de los beneficios más destacados que puede proporcionarnos el sexo, al menos eso dice la ciencia. ¿Crees que tus males puden curarse bajo las sábanas?.

Pues aquí va el dato sobre un interesante estudio publicado en el portal enfemenino.com. Se trata de la investigación de la Universidad norteamericana de Wilkes, en Pennsylvania, en el que, varios especialistas y terapeutas sexuales, han analizado y avalado los beneficios físicos de practicar sexo, al menos, dos veces a la semana.

Según las conclusiones del mismo que se hace eco laprensagrafica.com, tener sexo de forma periódica, contribuye a que nuestro organismo libere un anticuerpo denominado inmunoglobulina A o IgA, responsable de protegernos físicamente frente a infecciones o posibles enfermedades.

En base a estos hallazgos, los responsables del estudio, han concluido que, las relaciones sexuales, pueden convertirse en un gran aliado cuando hablamos de algunas de las enfermedades más comunes de las sociedades modernas actuales. A continuación te las detallamos:

1. Contribuye a terminar con los dolores de cabeza gracias a la liberación de oxitocina y el aumento del nivel de endorfinas. Actúan como analgésico natural y cuerpo y mente se relajan.De paso: adiós migrañas.

2. Te mantendrá en forma y cuidará tu corazón. Buen aliado contra la creación de trombos en sangre. Durante el coito, nuestro corazón se acelera mejorando los niveles de oxígeno de sangre y la tasa de flujo de ésta. Las relaciones sexuales son excelentes para tonificar los músculos. Además, ¡podemos llegar a quemar más de 200 kcal. en media hora!

3. El sexo protege contra el cáncer de próstata. Las eyaculaciones frecuentes -al menos cinco veces a la semana- reduce el riesgo de cáncer de próstata.

4. Retrasa el envejecimiento gracias a la liberación de hormonas como la DHEA y los estrógenos. Las personas más activas sexualmente tienen mejor humor y sistema inmunológico.

5. Antidepresivo natural. El orgasmo es un potente relajante físico y emocional. Ayuda a crear patrones de sueño y relaja la tensión nerviosa segregando serotonina en el cerebro que mejora nuestro humor.

6. Protege de la incontinencia (tanto en hombres como en mujeres) fortaleciendo la región pélvica y evitando el riesgo de pérdidas asociados a la edad.

7. Olvídate del insomnio. Facilita la creación de patrones de sueño en los hombres, con somnolencia posterior. En las mujeres, la eliminación de toxinas tiene un efecto relajante.

8. Nos protege de enfermedades de la piel y cuida de nuestros huesos y músculos. La testosterona, responsable directa de esta protección, disminuye con la edad. Practicar sexo la libera.

9. Potente aliado frente al cáncer de mama. La estimulación de la mama en la mujer contribuye a liberar oxitocina, clave por su protección frente a este tipo de cáncer.

10. Mejora nuestra autoestima. Nuestro cuerpo emite gran cantidad de feromonas durante el sexo que nos hacen más deseables. Nos sentimos atractivos y por tanto más seguros de nosotros mismos.

11. Protege frente a gripe y asma. Incrementamos la producción de los anticuerpos (inmunoglobulina A) que nos protegen de las infecciones virales. Además actúa como antihistamínico natural

12. Mejora nuestro autocontrol. Suaviza y reduce nuestro estrés a la vez que favorece auto-confianza en la pareja.

13. Alivia dolores musculares y articulares. La estimulación vaginal incrementa la tolerancia al dolor a la vez que actúa como analgésico aliviando calambres menstruales, dolores de espalda, artritis, etc.

14. Vigoriza la pelvis y mejora nuestra sexualidad. Muy recomendable de cara a embarazos y partos pero también porque, cuanto más ejercitada esté nuestra pelvis, más placer obtendremos durante el sexo.

15. Contribuye a la felicidad en general. Fortalece nuestra relación de pareja, mejora nuestra intimidad. Diversos estudios han concluido que las personas que más sexo practican suelen corresponderse con aquellas que se sienten más felices.

Lo que no debes hacer después de una ruptura

Por difícil que sea asumir la ruptura de una relación y enfrentarse a vivir el duelo, es necesario seguir adelante y no vivir tu presente con los recuerdos del pasado. Te contamos lo que no debes hacer para que la separación sea menos traumática. Con el paso del tiempo te sentirás mucho mejor.

- Dejarlo en tus contactos: El primer paso y el más importante después de un rompimiento es eliminar al personaje de todo, lo que quiere decir directorio telefónico, redes sociales y cualquier medio de contacto con esa persona. No devuelvas las cartas, tarjetas y en general cualquier detalle que en su momento significó algo valioso; si ver estos elementos te hace más daño, bótalos en secreto, pero no los devuelvas. No querrás quedar ante él como una adolescente.

- Usar chantajes y manipulaciones: Si tu objetivo es mantenerlo a tu lado acudir a chantajes o "amarres", como por ejemplo, no cuidarte sexualmente para resultar embarazada, no funcionará. Además, la que terminará sufriendo eres tú. Frases como "Si me dejas me mato" tampoco servirán.

- ¿Rogarle? ¡Jamás!: Si ya no te ama, te dejó por otra o hay diferencias en la relación que nunca pudieron conciliar; lo mejor es dejarlo ir con dignidad. Si le suplicas que no te deje lo único que lograrás es sentirte peor, porque, además de tener el corazón roto, tú misma vulneraste tu dignidad como mujer y él se fue.

- Darle celos con otra persona: ¿Un clavo saca a otro clavo? No, en este caso. Dale tiempo al tiempo. Sana tu corazón primero y después prepáralo para volver a amar, pero si lo que haces es lanzarte en los brazos del primero que se te aparezca en el camino, ten en cuenta que no es la mejor opción. No es justo con esa nueva persona ni contigo misma.

- "Stalkearlo": Las redes sociales son el peor invento cuando se termina una relación sentimental, pues son una forma de seguir en contacto con lo que nos resistimos a eliminar de nuestra vida. Sin embargo, convertirte en una "stalker" profesional o una investigadora oculta en las redes sociales solo te hará enterarte de detalles que no quisieras saber.

- Intentar saber de él: Ni por sus amigos, ni a través de su familia, ni de ningún modo intentes saber qué ha sucedido con él o si está saliendo con otra persona, pues esto solo ahondará la herida y será un obstáculo para sacarlo por completo de tu mente, tu corazón y tu vida.

La personalidad sexual

La personalidad de uno está estructurada por elementos que dan la identidad sexual y de género. La manifestación de la sexualidad es por los aspectos que reconocen a uno mismo.

La identidad de género reconoce y acepta como mujer o como hombre en un determinado tiempo o espacio. En ese marco se define la identidad de género al interactuar en los medios sociales donde se puede ver que la persona fortalece o debilita sus valores y autoestima.

En los roles sexuales cada uno es determinante biológicamente. Los femeninos se caracterizan por la producción de óvulos, la menstruación, la gestación, el momento del parto y el amamantamiento.

En lo masculino, son productores de espermatozoides cuyo propósito es fecundar.

Los roles de género nos hacen ver que individualmente tienen sus propios comportamientos como hombres o como mujeres. Se observa una división radical desde las funciones y el trabajo, el desempeño de la mujer todavía está desvalorado, y aún en nuestros días persiste al pensamiento machista.

Es bueno buscar una orientación sexual que ayuda a encontrarse a sí mismo, definiendo una identidad sexual, conocer sentimientos de una fuerte atracción sexual y emocional hacia los hombres o hacia las mujeres, y en ambos sexos.

Las expresiones sexuales pueden darse en diferentes formas, la heterosexualidad que es una relación entre un hombre y una mujer, se la ve como una relación natural y muy normal para la reproducción.

En el caso de la bisexualidad, son personas que tienen relaciones sexuales con hombres y mujeres o indistintamente. En cambio, la homosexualidad es cuando una relación es solo entre hombres o solo entre mujeres, conocido en el caso de las féminas como lesbianismo. La homosexualidad no es una enfermedad, simplemente es una opción o preferencia sexual.

La decisión en cualquiera de los casos es solo decisión de uno mismo, buscando su propia sexualidad que le dé placer y responsabilidad con su propio cuerpo.


Cuando te rompen el corazón

Cuando una relación se termina, con ella se terminan muchas cosas, pero el fin de una relación amorosa no significa que el amor haya terminado, es el fin de una larga costumbre con una persona que un día dijo querernos y a la cual también dijimos que la queríamos y tal vez lo sigamos haciendo, porque nadie olvida a su muerto después de haberlo enterrado, pero por mucho que le lloremos el que está muerto, muerto está y ni con mil ruegos a la vida volverá.

Cuanto más larga haya sido una relación, habrá más cosas que recordar cada día y más difícil se nos hará olvidarlas, cuando te rompen el corazón, es la cosa más dolorosa de la vida, porque al irse la persona amada ésta sale abruptamente de tu corazón produciendo una herida profunda para cuyo dolor no encuentras consolación, hasta consideras imposible dejar de llorar todo el tiempo.

Pero a decir verdad, no es la persona que se va la que nos duele perder, sino todo lo que le dimos, nuestro amor, nuestro tiempo y dedicación, nuestra confianza puesta en el o en ella y todo lo demás que hicimos para que se sienta feliz con nosotros, duele quedarnos vacíos porque aún no sabes cómo enfrentar tus actividades diarias pensando: ¿dónde estará? y ¿qué estará haciendo?

De pronto nos damos cuenta que nuestra vida estaba condicionada por su existencia, sus mensajes, sus llamadas, sus visitas, su forma de ser con nosotros, las historias que nos contaba, los lugares que recorrimos juntos, los momentos de placer y ahora que ya se fue, decimos con lágrimas en los ojos: "no lo puedo creer".

Pero cuando esto sucede y la felicidad se nos acaba, no todo está perdido por culpa de aquel o aquella que se haya ido dejándonos sin nada. Sé que tal vez sueñas con la reconciliación porque te niegas a aceptar lo inaceptable, porque no es fácil desprenderse de lo que tanto se ama, pero como pedirle que se quede al que está de paso en nuestra vida, aferrarnos al pasado, haciéndonos perder el tiempo.

La vida dejó de ser lo que planeabas y el futuro que con él o ella se vislumbraba, también se disipó quedando todo en la nada.

Esta experiencia por la que has pasado tal vez llorando sin parar, porque te han dejado con el corazón destrozado es lo mejor que te ha podido pasar, porque aunque con lágrimas en los ojos, sin dudar has podido amar a esa persona con todo el corazón y por eso deberías estar agradecid@ por saber lo que se siente al haberlo dado todo por la persona amada.

Sé que terminar duele, porque uno se siente traicionado al haberlo dado todo y que la persona que un día amamos no lo haya valorado, pero cobra ánimo y ya no llores por lo que se fue, alégrate por lo bueno que puede venir, tal vez esa persona que te dejó, no era la indicada para ti pero fue gracias a ella que descubriste esa enorme capacidad tuya para amar.

Lo peor que puedes hacer es querer olvidar todo lo que viviste con él o ella, porque aprendiste un montón de cosas que tal vez nunca las vuelvas a repetir con nadie más.

De cada fracaso debemos sacar una lección para prepararnos mejor para el éxito, no lo veamos todo desde un punto de vista negativo, porque el tiempo vivido con esa persona, no ha sido tiempo perdido.