Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 7 de noviembre de 2016

INTERROGANTE DEL CÍRCULO ÍNTIMO ¿Cómo actuar cuando una pareja amiga se separa?



Cuando una pareja del círculo de amistades se separa, plantea un interrogante que a primera vista parece muy simple pero que en realidad no lo es. ¿Cómo lo manejamos en el grupo? ¿Seguimos viendo a su ex? ¿Cómo vamos a organizar las fiestas de ahora en más?

Las separaciones nunca se producen de un momento a otro. Por lo general están antecedidas de alguna crisis, ya sea algo puntual y dramático o un distanciamiento paulatino. Cuanto mayor es la eclosión o, por decirlo de otro modo, cuanto más repentina es la ruptura y más virulenta la causa de la separación, mayor es la carga para el círculo de amigos, que de pronto queda desorientado.

Decir que uno, como amigo, debería inmiscuirse en los conflictos de pareja y asesorar a sus amigos en el momento del ventarrón, es imposible. Eso depende de cada caso y de lo que busquen en uno los que atraviesan ese momento.

En cambio, sí suele ser casi imposible no estar más a favor de una de las partes. Y es que uno, ya de por sí, suele ser más amigo o tener un vínculo más fuerte con una de las partes de la pareja, y eso hace que uno respalde más a esa persona y no a la otra al producirse una ruptura.

Para la pareja en sí, la separación siempre genera grandes cambios en todo su contexto de vida. En casi todos los casos el círculo de amigos se deshace o se reordena, y justamente por eso para ellos es tan más importante sentir que algunos amigos siguen estando igual de presentes y dan estabilidad.

Muchas veces sucede que solo "ella" se ocupaba de mantener activo el vínculo con el círculo de amistades. En ese caso, para "él" la separación puede llegar a ser un disparador para cambiar y cuidar de sus amigos.

Por supuesto, también puede ocurrir que a ninguno de los dos les moleste que el otro siga viendo a los amigos en común. Y, a su vez, puede ser que una de las partes se retraiga porque quiera estar sola. En ese caso no se puede forzar un encuentro, pero sí vale la pena no dejar de invitar a esa persona, que seguramente atraviesa un momento difícil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario