Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 21 de noviembre de 2016

Test: ¿Sigues enamorado de tu pareja?

¿Qué queda del enamoramiento una vez que expiran esos dos o tres años de gracia que nos regala la biología humana? ¿Cuáles son sus síntomas cuando ya hemos consumido el cóctel explosivo de hormonas que llenan el amor de euforia, suspiros o arrumacos y cuando ya, ni por asomo, sentimos las mariposas que revoloteaban en nuestros estómagos?

Ante tales preguntas, lo habitual es que la pareja se encoja de hombros y esboce una sonrisa socarrona para salir airosa del paso. El asunto no se liquida con un par de frases, por lo que hemos pedido la colaboración de tres profesionales que manejan herramientas y termómetros muy diferentes para evaluar si seguimos o no enamorados y sopesar si lo nuestro aún tiene remedio.

Inaugura el cuestionario Manuel J. Castillo, catedrático de fisiología médica. Nos propone un triple reto: medir nuestro grado de amor erótico, comprobar cómo lo sentimos en el cuerpo y asegurarnos de que el apego y el deseo sexual siguen dando firmeza a la relación de pareja, como valores seguros e ineludibles aunque el tiempo pase.

1.¿Aún salta la chispa de vez en cuando?
2.¿Sientes la necesidad de compartir con tu pareja lo importante?
3.¿Y las cosas nimias? ¿Sientes esa misma necesidad de compartirlas?
4.¿Te gusta coincidir en el mismo espacio?

5.¿Te despiertan empatía o indulgencia actitudes que en otra persona te crisparían?
6.¿Te apetece hablar con esta persona, verla y reír con ella?
7.¿Sientes necesidad de contacto con su piel?
8.¿Disfrutas sexualmente?
9.¿Te ilusionan los proyectos en común?

10.Si no está presente, ¿la echas de menos?
11.¿Sientes sintonía con esta persona?
12.¿Mantiene aún un fuerte atractivo o magnetismo personal para ti?
13.¿Todavía se te acelera el pulso en alguna ocasión?
14.¿Buscas su compañía sin obsesionarte y sin acosarle con tus miedos o dudas?
15.¿Eres consciente de que la locura del amor es transitoria?

Con la siguiente tanda de preguntas, la psicóloga y sexóloga Martina González Veiga va a tantear el momento anímico y emocional de nuestra relación. Dirige el Centro 'Con mucho gusto' cuyos talleres ayudan a que los sentimientos evolucionen más allá del subidón químico inicial.

16.Quererse es necesario, pero no suficiente. ¿Me aporta cosas buenas esta relación?
17.¿Y tú haces algo para aportar algo positivo?
18.Sopesando costes y beneficios, ¿ganan los beneficios?
19.¿El amor sostiene la relación, por encima de otros intereses (familiares, económicos o remordimientos)?

20.¿Te gusta quedarte a solas con esta persona?
21.¿Sientes que es alguien especial, mucho más que una amistad o alguien con quien compartes piso?

22.Mira hacia tu interior y responde con sinceridad: ¿quedan brasas que avivar?
23.¿Eres capaz de mirarle y mantener la mirada?
24.¿Sabes diferenciar la necesidad de equilibrio y estabilidad del amor auténtico?
25.¿Dedicas tiempo y cuidados a la relación?

El cuestionario lo cierra Luis Castellanos, filósofo y sabio en el manejo de las palabras, autor de 'La ciencia del lenguaje positivo'. Está convencido de que las palabras son el pedestal del amor. "Lo que intuyen los sentimientos, lo confirman las palabras. Cada una impacta en el cerebro y transforma nuestro modo de querer. Según qué expresiones eliges, estás alentando el amor o delatando el desamor".

26.¿Tiendes a evitar palabras de desprecio, los zascas, el insulto y el sarcasmo con tu pareja?
27.Si disparas una palabra negativa, destructiva o malsonante, ¿serías capaz de contrarrestarla con cinco palabras positivas?
28.¿En tus pensamientos y diálogos internos está presente tu pareja?
29.¿Te muestras receptivo a hablar con ella?

30.¿En tu hogar llueven más palabras positivas que negativas?
31.¿Has eliminado el silencio en tu relación como esa versión de la ira o del resentimiento?
32.¿Podrías mencionar ahora mismo más de una palabra o expresión que utilices a menudo relacionada con los afectos?
33.¿Hay sinceridad en esas expresiones que a veces se utilizan ya por costumbre, como "cariño", "amor" o "te quiero"?

34.Cuando dices "Un beso", ¿realmente estás sintiendo el beso?
35.¿Eres capaz de discutir sin destruir, de un modo creativo y constructivo?
36.¿Disfrutas reparando en cada palabra amable que esta persona te dirige?

Resultados
La respuesta afirmativa al menos a la mitad de las preguntas de cada bloque es síntoma de un estado de enamoramiento sereno y consciente de que el amor ahora se manifiesta de un modo más tibio.

Si hay un claro predominio de respuestas afirmativas solo en el primer bloque, puede que exista una fuerte atracción sexual, pero la relación puede tambalearse por falta de comunicación y proyectos en común.

Si hay mayor abundancia de "sí" solamente en los dos últimos bloques, es posible que el enamoramiento haya derivado hacia un estado de seguridad, estabilidad y equilibrio, pero gélido en pasiones y afectos. Tanta serenidad también tiene sus riesgos.

En general, cada respuesta afirmativa en este cuestionario garantiza un buen suministro de sentimientos de gozo, afectividad, energía y motivación para seguir adelante. El test debe tomarse como un entretenimiento útil para reconsiderar nuestro enamoramiento, pero sus resultados no indican diagnóstico. Como indica González Veiga, "cuando no hay claridad suficiente, los profesionales de la sexología pueden acompañar y ofrecer herramientas que permiten una buena evaluación y gestión de la situación".

No hay comentarios:

Publicar un comentario