Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

miércoles, 28 de diciembre de 2016

El feminismo, beneficioso para tu vida sexual



Hasta hace tres décadas, muchas mujeres heterosexuales y que esperasen llevar una vida heteronormativa esperaban que su pareja fuese un hombre protector, que sepa cuidar de ella y lleve el peso de la familia. En pleno 2016, lo que se busca en una pareja se aleja muchos de este ‘ideal’ tan obsoleto. Las mujeres queremos parejas en las cuales los dos seamos iguales en todos los sentidos, y los estudios recientes demuestran que esa es la clave de la felicidad, empezando por una vida sexual más satisfactoria y continuando por una mayor estabilidad.

Sí, en contra de lo que algunas de nuestras abuelas pudieran pensar, cuando el hombre en una pareja es feminista (y actúa como tal), es muy sexy. Sí, siendo ‘feminista’ sinónimo de ‘igualitario o ‘equitativo’ y no el antónimo de ‘machista’, como mucha gente cree que es.

Hace un tiempo, en M publicamos los resultados de un sorprendente estudio que demostraba que las parejas en las cuales las tareas domésticas están repartidas de manera equitativa tenían una vida sexual más activa. Y es que, cuando en la pareja ambos miembros viven y actúan como iguales, la felicidad es mayor, en todos los sentidos. Y las estadísticas así lo corroboran: en los países más feministas como Bélgica las tasas de divorcio son más bajas, el 47%, que aquellos que no lo son tanto, como Estados Unidos, el 53%.

Mayor armonía en pareja

Efectivamente, el feminismo no está destruyendo la pasión ni la armonía marital, sino al contrario. Y los estudios revelan que los hombres, ni mucho menos, ‘sufren’ por esta circunstancia de vivir en igualdad de condiciones en todos los aspectos. Cuando se comparten responsabilidades y, además, ambos miembros generan ingresos parecidos a la familia, la armonía es mayor y los encuentros sexuales son más frecuentes. Adiós al mito del hombre dominante-cabeza de familia de concepción más tradicional (y machista).

Los estudios han demostrado que las mujeres que viven una relación tradicional, en la cual el hombre tiene el rol dominante son más infelices. Y, además, esa insatisfacción puede no ser solo a corto plazo: otra investigación reveló que aquellas que buscan en sus parejas a alguien protector y paternalista pierden interés por progresar profesionalmente o mejorar su educación.

Es decir, que puede llevar a una frustración que se extiende a la vida laboral y social y que desemboca en infelicidad. Cuando uno de los dos miembros de una pareja no es feliz, es imposible que ésta funcione.

La igualdad de géneros es el mejor ingrediente para tener una convivencia satisfactoria. Una sociedad avanzada tiende a la paridad en todos los sentidos. Si la mayoría de las familias que se forman tienen esta división de roles, las próximas generaciones probablemente alcanzarán ese sueño no tan lejano que es vivir en equidad.

Así que si quieres tener una vida sexual más activa y satisfactoria, el feminismo es la respuesta.

Cada vez son más los hombres que se reconocen públicamente como feministas: Chris Hemsworth no ha tenido reparos en expresarlo o el mismísimo Ryan Gosling se convirtió hace tiempo en adalid del feminismo masculino, y no le importa hablar de ello.


No hay comentarios:

Publicar un comentario