Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

miércoles, 28 de diciembre de 2016

¿Hablar sucio puede MEJORAR el SEXO?

Para muchos es un tabú, otros no lo han experimentado o se han desconcertado cuando sucede, y otros simplemente no pueden disfrutar de una relación si no lo hacen o por el contrario cuando la pareja comienza hablar sucio también conocido como “dirty talk” (en inglés), la otra se desconecta. Como sea, el hablar sucio durante el sexo parece ser mucho más común entre parejas de lo que parece.

Se debe entender que no se trata de maltratar verbalmente a tu pareja, sino de soltar una palabra al calor del momento o una expresión que puede ir de lo pícaro a lo sexualmente explícito; o incluso, si tienes la suficiente confianza con tu pareja, de decir malas palabras o verbalizar tus fantasías. Y no: no es una perversión sexual ni hacerlo te convierte en una persona sucia o depravada; por el contrario, la ciencia médica considera que puede ser algo bueno para tu salud y el disfrute de tu sexualidad, asegura el artículo “Hablar sucio puede mejorar el sexo”, publicado por la Vanguardia MX y Milenio Digital.

Entendiendo razones

Para entender esto, primero hay que tomar en cuenta que la excitación sexual, más que un fenómeno meramente físico, es un proceso que empieza en el cerebro. Igual que el lenguaje. Esta es una de las razones por las que una palabra traviesa o una expresión que fuera de la habitación puede sonar impúdica, puede excitar tu cerebro tanto como una imagen, un roce o una práctica sexual.

Daryl Cioffi, experta en sexualidad y neuropsicología, afirma que “la gente disfruta de hablar sucio en la cama porque activa todas las regiones del cerebro mientras el cuerpo también se excita”.

Cioffi ha observado, por ejemplo, que muchas mujeres con posiciones de poder, disfrutan siendo sumisas en la cama porque esto estimula la amígdala cerebral, que es la región del cuerpo donde reside el miedo y que se activa durante la excitación y el placer sexual. Por eso es que los gemidos, resoplidos, susurros, gritos y las palabras sucias excitan el cerebro.

Por otro lado, el “dirty talk” permite comunicarle sutilmente tus fantasías sexuales a tu pareja, lo o la estimula a verbalizar las suyas, y hace posible que ambos conozcan más claramente las necesidades del otro y la manera de complacerlo. Y al hacerlo, no importa si estas fantasías realmente quieren llevarse a la realidad —afirma la Dra. Ava Cadell, terapeuta sexual en Los Ángeles, California—; si durante el coito uno de los dos menciona actividades “inusuales” como un trío, una fantasía de violación o un fetiche, esto no representa necesariamente una proposición, sino simplemente la verbalización de una fantasía, pero los códigos deben ser definidos por la misma pareja, tampoco se trata de aceptar lo que a uno le molesta y si esto sucede es importante que lo hables.

Volviendo al tema, hablar sucio, entonces, puede mejorar la vida sexual porque se trata de un nivel más profundo del comportamiento sexual, más allá de los actos meramente físicos.

Finalmente, y hablando específicamente de las mujeres, hay que tomar en cuenta los tabús y represiones que existen en torno a la sexualidad femenina y algo que se llama “el complejo de la niña buena”, que es la postura que una mujer “decente” debe adoptar socialmente. En ese sentido, el “dirty talk” se convierte en una experiencia liberadora para ellas, pues desafía este complejo y te permite sentirse más cómoda con tu sexualidad y tus deseos. Así, algunas mujeres pueden excitarse con palabras como “zorra”, aun cuando las encuentren profundamente ofensivas si se presentan fuera del dormitorio. Este intercambio lingüístico, entonces, revela las fantasías más profundas y puede tomarse como un juego erótico con el que ambos pueden divertirse en la intimidad de su recámara.



TIPS PARA APRENDER EL “DIRTY TALK”

¿Te gustaría probar esta forma de tener sexo?, De10.mx enlista algunos consejos para quitarte el miedo y te dice algunas de las palabra “sucias” con las que puedes iniciar la estimulación verbal durante el sexo, siempre y cuando te sientas cómoda haciéndolo

Es indudable que a los hombres les encanta la comunicación erótica, todos los sonidos que exhalan durante un encuentro sexual serán bien apreciados por tu pareja; gemidos y suspiros siempre son un deleite, pero en cuanto a las palabras “sucias” hay dos posibilidades: expresar por qué estás disfrutando el momento y describir lo que quieres hacer a continuación.

Hay que tener en cuenta, que efectivamente no a todas las personas les parece sexy utilizar frases de este tipo en las relaciones sexuales, por lo que es importante saber con qué te sientes cómoda y qué es lo que tu hombre quiere oír, para luego trabajar desde ahí.

El “dirty talk”, no necesariamente es la utilización de palabras obscenas, sino que se trata de enfatizar la sensualidad y el deseo que sientes por esa persona en ese momento. Incluso frases simples como “qué quieres hacer ahora” o “te voy a hacer lo que te gusta”, pueden ser extremadamente eróticas si se dicen en el tono apropiado.

“Estoy llegando”. Esta es una de las frases más sencillas, pero que más excitación provocan. Es importante que tomes en cuenta en qué momento la dices, el tono y el contexto. Procura decirla sólo si estás a punto de llegar, si no quieres que el orgasmo se te esfume; y si la mencionas entre gemidos y tu respiración agitada, será como una bomba.

“Me encanta que me (frotes, toques, acaricies, beses, etc.) mis (pezones, piernas, nalgas, ombligo, etc.)”. Con estas palabras estarás guiando a tu pareja a hacer lo que más te gusta sentir; de esta forma no habrá pierde y ambos llegarán al clímax.

“Me encantan tus manos”. Hacer cumplidos acerca de su buen desempeño será excitante para él porque estás haciendo explícito sus cualidades en la cama y demostrando que él está cumpliendo con su misión de darte placer.

“La tienes tan dura”. Frases como ésta, que están más subidas de tono, también provocan grandes momentos bajo las sábanas, pues él se sentirá como todo un semental.

“Hazme duro”. Con estas palabras estarás impulsando su desempeño, pues en cuento él la escuche, sacará de sí toda su energía para hacerte llegar al orgasmo.

“Úsame”. Al pronunciar esta palabra, automáticamente le estas dando carta abierta para que él se explaye, ya que estás dispuesta a que, en esa ocasión, él sean el que tome las riendas del encuentro, mientras tú estás en disposición de hacer lo que él te pida.

“Cógeme”. Es la palabra detonante para iniciar con el coito, ya que previo a que menciones esto, hubo un juego erótico que provocó que decidieras pasar al siguiente nivel. Además, al decirla, es como si oprimieras el botón de excitación en tu pareja.

Recuerda que en el sexo los límites los estableces tu y tu pareja, y usar palabras eróticas durante los encuentros sexuales puede ser la mejor manera de provocarla para llegar al clímax.



No hay comentarios:

Publicar un comentario