Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 30 de marzo de 2017

PAREJAS Yo te amo más

Vamos a comenzar diciendo que la manera de amar que tiene cada persona es única, y lograr que el amor sea equitativo en una relación es algo imposible de estandarizar. Más allá de esto, muchas veces, la percepción de sentir que uno ama más de lo que es amado, repercute tan fuerte en la pareja que puede marcar su quiebre. Principalmente porque se transforma en un reproche presente en todas las discusiones, y además porque la relación pasa a ser una comparación constante de ver quién ama más.

¿SE PUEDEN COMPARAR LOS SENTIMIENTOS?

A nadie le gusta sentir que da todo por la relación y que la respuesta de nuestra pareja no esté a la altura de esa entrega, y tampoco que no recibimos el amor como suponemos que nos merecemos. En esta situación, no nos podemos detener en ver si es uno el que exige demasiado o si la demanda de nuestro amor efectivamente no es correspondida, sino que nos estamos refiriendo a la compleja situación de considerar que somos quienes siempre terminamos demostrando más amor por el otro.

No se trata de “cuánto” nos amen, sino de “cómo” lo percibimos. Somos las personas las que ponemos la vara, y no importa si realmente es mucho o poco, sino que lo fundamental es ver si esa manera de ser amados nos hace felices. Cuando nuestras expectativas, dentro de una relación no son cubiertas, se genera una carencia que, de a poco, irá desgastando el vínculo.

Otro aspecto a considerar es si esto nos sucedió ya con nuestras parejas anteriores. Este punto es importante porque cuando convertimos esta sensación en un patrón presente en todas las relaciones que establecemos, es muy probable que sea un indicador que se refiera más a nuestra persona, que a la forma en la que el otro nos expresa su afecto.

El amor no se puede exigir, es imposible pedir que nos amen como nosotros desearíamos, pero es importante comunicarle a nuestra pareja la percepción de lo que sentimos. Cada uno trae consigo su lectura de lo que es amar y de lo que espera del otro. A veces no es la falta de amor, sino que el otro no reacciona como nosotros lo haríamos. Cada pareja siempre establece implícitamente sus propios parámetros y ambos deberán elaborar juntos una dinámica en la cual se puedan sentir a gusto. Pero cuando percibimos que nuestro amor no es recíproco, es importante revisar con qué vara estamos midiendo los sentimientos.

QUÉ TENER EN CUENTA

1. No sobreadaptarse. Intentar acomodarse al amor que nos da el otro, aunque no nos sintamos conformes, nunca aporta soluciones. Simplemente es ocultar nuestros sentimientos hasta que encuentren cualquier crisis para poder manifestarse.

2. Poner el foco en lo que queremos. No debemos solamente centrarnos en observar la manera de amar de nuestra pareja, a veces somos nosotros los que no sabemos qué es lo que necesitamos para sentirnos amados. Hasta que no tengamos en claro esto, nada nos va a resultar suficiente.

3. Facilitar la comunicación. Siempre es fundamental compartir con nuestra pareja lo que sentimos. Aprender a amar al otro es descubrir qué es lo que lo hace sentir querido, sólo a partir de esto se puede construir un vínculo sólido.

4. No hay culpables. Ni uno exige mucho, ni el otro no nos ama lo necesario, sino que cuando, por más que lo intentemos, no nos sentimos del todo correspondidos, es importante hacerse cargo de ese sentimiento y actuar en función, en vez de demorarnos en ver quien está equivocado.

¿SE PUEDE COMPARAR LOS SENTIMIENTOS?

Lo esencial de una pareja es que ambos sean felices con el amor que cada uno recibe y puede brindar. El amor no se mide, ni se compara, pero debe alcanzar para que los dos se sientan lo suficientemente amados. Cuando percibimos que esto no es parejo, debemos hacer hincapié en cuál es la manera que necesitamos que nos amen para estar plenos. No nos podemos conformar con sentirnos solamente “un poco amados”, todos merecemos una relación que nos llene, no importa ver quién quiere más al otro, porque ambos sabremos que nuestro amor está por encima de eso, como diría Frida Kahlo: necesitamos amar a quien nos mire como si fuéramos magia.

martes, 28 de marzo de 2017

La poligamia es tan funcional como la monogamia


En occidente la monogamia es lo que se ve bien, en el concepto ideal de la familia. En el imaginario colectivo , las relaciones se establecen entre dos personas y si hay un tercero ya la relación se rompe y da a la existencia de la infidelidad.

¿Pero qué pasa con las personas que aceptan las relaciones poligámicas?, el portal Quatz analizó un estudio que hizo la Universidad de Michigan, y demostraron que en términos generales, no hay diferencias y que es algo que podría ser normal.

En la investigación participaron alrededor de 2.000 personas. Entre los participantes, 617 personas admitieron estar en una relación poligámica y que manejaban perfectamente temas como los celos, la pasión y la confianza.

Aunque, aún sigue siendo un tabú para muchos, este tipo de uniones permiten a las personas mostrarse tal y como son, ya que no tienen que estar impresionando al otro constantemente para no perder la relación y todo funciona en pro de una sana convivencia.

"La premisa de que la monogamia es superior a otros tipos de sistemas de relaciones que no son monógamos sigue impregnando la forma en que los investigadores construyen y se prueban las teorías sobre el amor y la intimidad", explicó Terri Conley, lider del estudio.

En este caso, no se busca mostrar lo bueno de la poligamia, sino que el objetivo es ver esta costumbre de una manera neutral sin un sesgo cultural anterior, según deja claro la teoría de esta investigación.

Finalmente, el resultado mostró que antes de juzgar es indispensable abrirse a las posibilidades que brinda la vida y evaluar todo desde esa perspectiva. Teniendo en cuenta esto, no hay manera en la que se pueda calificar cuál forma de vida es mejor que la otra, simplemente son diferentes pero funcionan en la realidad igualmente.


domingo, 26 de marzo de 2017

El arte de mantener la pasión a pesar de los años

COMBATIR LA RUTINA

Los votos matrimoniales nos dan una idea de cuánto tiempo viviremos con la persona que elegimos para casarnos: "Así en la salud como en la enfermedad, para bien o para mal, en la prosperidad como en la adversidad, hasta que la muerte nos separe". Es un tiempo bastante largo.

La mayoría de las parejas no está en sintonía todo el tiempo. Cuantos más años de casados, más se notan los altibajos. Pero con estas ideas simples y prácticas volverán a ser los amantes que fueron en su luna de miel sin importar cuanto hace que están casados.

1. Bésalo porque sí. A medida que pasa el tiempo, notas que ya no se besan como antes. Los besos se limitan a cuando el marido se va y vuelve del trabajo y en ocasiones muy especiales. Sorprende a tu pareja con un beso en la boca apenas se despiertan, o, aún mejor, en cualquier momento.

2. Hazle un regalo. La próxima vez que salgas a hacer las compras o algún trámite, cómprale algo a tu media naranja. No tiene que ser caro ni extravagante; la idea es hacerle saber que piensas en él. ¿No tienes dinero? Corta una flor silvestre o escríbele una carta.

3. Comparte su actividad preferida. Con los años, las parejas tienden a distanciarse, especialmente si cada integrante tiene un pasatiempo distinto. Los maridos pueden ver deportes por televisión durante horas y las esposas prefieren dar un paseo o trabajar en el jardín.

Cualquiera sea el pasatiempo de tu pareja, acompáñalo, aunque sea por una hora.

4. Actividad física. Aunque no lo creas, mantenerte en línea le hace muy bien a tu matrimonio. La actividad física no solo mantiene el cuerpo y cerebro en buen estado, sino que al realizarla se liberan endorfinas que te ponen de bueno humor.

La hormona de la felicidad alivia el estrés, mejora el humor y crea una atmósfera positiva. Mucho mejor si logras que tu pareja haga actividad física contigo.

5. Cuídate. Come comida sana, averigua cuales tratamientos de belleza son los mejores para ti y cuida tu aspecto físico. Esto incluye una buena rutina de higiene bucal (¡no te olvides de cepillarte los dientes y usar hilo dental!) y tomar suplementos vitamínicos. Es importante lucir y sentirse bien, especialmente en presencia de tu pareja.

sábado, 25 de marzo de 2017

La responsabilidad de la sexualidad en el adolescente

Todos tenemos una responsabilidad con los adolescentes, ya sean estos nuestros hijos o nuestros amigos. Esa sensibilidad tiene que pretender reunir a padres, madres, docentes y alumnos en relación a una buena comunicación en la familia, sobre todo cuando se hable de sexualidad, con mensajes críticos que apoyen en el desarrollo del adolescente, en la actitud sexual, en la familia y en su entorno social.

Este apoyo no solo será en el núcleo familiar, sino también en los colegios porque lo que no se encuentra en casa se aprende afuera.

Los adolescentes buscan información a veces de sus pares, que en muchas ocasiones son equivocadas. Los maestros son otra salida, especialmente cuando se les tiene confianza y saben que no serán recriminados, se busca información y se ayuda a definir su identidad tanto sexual como de género.

Los seres humanos adquieren su formación social y cultural dándoles la oportunidad de crecer seguros y confiados en todo su comportamiento.

La preocupación nuestra es porque existe mucha violencia en nuestros días. Si se dieron cuenta, somos nosotros mismos los que impulsamos ello, porque no asumimos la responsabilidad de verdaderos padres ni de maestros, es más, ni de mayores dejamos que pasen los problemas sin hacer caso o simplemente lo vemos con indiferencia.

Nosotros damos maltrato, discriminamos en la familia y en la sociedad, sin pensar que un poco de afecto o de comprensión puede prevenir la violencia, a esto se suma la etapa sexual, un proceso que tiene sus connotaciones o a lo largo de la vida en el cual se vive, donde se manifiesta la sexualidad.

Es lógico que todo cuanto se debe hacer con responsabilidad es para ayudar que durante su formación y preparación que se efectúe, es pensando que deben tener un lindo futuro y además se sientan bien, tengan la autoestima elevada y su proyecto de vida sirva para que ellos desarrollen su sexualidad con mucha madurez.


No hay tiempo exacto para el amor, el éxito o la felicidad, así que deja de esperar


El tiempo no puede serlo todo, pero nos brinda los medios para encontrar las oportunidades en la vida cuando estamos mental y físicamente preparados para conquistarlas. Las estrellas se tienen que alinear correctamente para que puedas sacar el máximo provecho de todo. Por desgracia, la mayor parte del tiempo, está fuera de nuestras manos. Siempre hay otros factores y otras personas involucradas.

Hacer las cosas bien es, en parte, suerte. No todo es suerte, por supuesto, ya que tienes el control sobre ti misma y sobre cuándo estás lista para hacer las cosas. Pero a veces no tienes el control de nada en absoluto. Para encontrar la fortuna, la naturaleza -por no decir el universo- tiene que estar en lo correcto, y tu mente tiene que estar en el lugar correcto también.

Si estás buscando la felicidad en el amor, tienes que ser sensible a la línea del pensamiento de tu pareja. No es suficiente con sentirte lista para el amor: si tu pareja no lo está, van a fracasar.

La felicidad en sí depende de los factores que afectan tu estado de ánimo y tus percepciones. Aquí es donde entra en juego el tiempo como algo esencial. Si quieres llegar a un determinado lugar en la vida, es necesario calcular la transición y el tiempo que necesitas para llegar ahí. Pero, ¿cómo puedes ver algo con exactitud cuando hay tantos factores totalmente fuera de nuestro control? Bueno, la verdad es que no puedes. Nunca se puede medir el tiempo, y las cosas correctas dependen de un poco de suerte o de fe.

No hay un "momento adecuado" para el amor, el éxito o la felicidad. Y esto no se debe a que el momento adecuado en realidad exista. Pero tú no sabrás cuándo hasta que estés ahí.

viernes, 24 de marzo de 2017

Sabías cómo elegir a la pareja acertada

¿Qué tiene ese hombre o esa mujer que nos hace sentir que saltamos al cielo? Puede ser el momento, la proximidad, el misterio o, simplemente, que cumple una lista de rasgos que inconscientemente amamos desde nuestra niñez. La antropóloga Helen Fisher cita estas razones, pero al final dice que es nuestra biología natural la que nos susurra al oído para influenciarnos sobre a quién amar.

Sus lecciones han inspirado ahora a la Escuela Neurocientífica del Amor, que acaba de abrir sus puertas en Barcelona, Madrid y Valencia. Uno de sus directores, Miquel Iglesias, nos habla de lo que William Shakespeare llamó "este mortal trajín" y enseñarnos cómo podemos modular la pasión romántica. "El amor no es algo que simplemente sucede o que ocurre al azar. Requiere implicación para conseguirlo o mantenerlo y una capacidad específica que, afortunadamente, se puede cultivar. Si aprendemos a escuchar nuestra biología sabremos a quién amar y cómo atraer a esa persona especial", nos dice.

Para impartir esta compleja habilidad, la escuela utiliza el algoritmo del amor que desarrolló Helen Fisher a partir de las sustancias que interactúan en nuestro cerebro durante el amor romántico, el sexo y el apego. Incluye un test que, según cuenta, ya han realizado más de 14 millones de personas en todo el mundo. Y a partir de sus resultados al alumno se le guía para adquirir destreza práctica en conquistar a alguien compatible con él.

¿Por qué nos cuesta tanto dar con la persona indicada? Iglesias sugiere varios motivos que impiden encontrar el amor verdadero. La primera es que relegamos la necesidad de amar a una posición accesoria en nuestras vidas. No le dedicamos la atención que merece. La segunda es que, si amar es crear el arte de amar, tendremos que desarrollar esa habilidad para ser un artista. Y la última es que nos perdemos en estímulos publicitarios, en estereotipos de vida y de amor que nos imponen, en la locura de los Black Fridays, en una necesidad, que ni siquiera es propia, de experimentar constantemente lo nuevo... "Si pusiésemos el mismo empeño en el amor el mundo sería un sitio más amigable y menos violento", añade.

Para empezar, la Escuela Neurocientífica del Amor marca el perfil de cada alumno según su carga biológica. Es decir, tomando como base la dopamina, la serotonina, la testosterona y los estrógenos, ha establecido doce combinaciones distintas según la fuerza con la que se expresen cada una de estas sustancias. Esto nos permite entender quiénes somos, por qué actuamos y con quién somos compatibles.

1.Un individuo con niveles altos de dopamina tendría una personalidad muy cambiante, enérgica, impulsiva y positiva.

2.Si predomina la serotonina se trata de una persona conservadora, respetuosa, cautelosa y muy ordenada.

3.La testosterona alta nos hace inflexibles, simpáticos, analíticos, testarudos, estrategas, demasiado racionales y muy sexuales.

4.Los niveles de estrógeno elevados aportan flexibilidad y son propios de personas altruistas, intuitivas y con buenas habilidades verbales.

Con esta base empezarían las posibles combinaciones. A pesar de ser antagónicas, una persona del grupo uno, por ejemplo, podría ser compatible con otra del grupo cuatro. Las carencias de uno se equilibrarían con las cualidades del otro. Y el grupo dos necesitaría otro par propio de su mismo grupo para su compatibilidad romántica. Algo similar ocurre con el sistema de la dopamina. Necesitarían más dopamina para ellos mismos, es decir, alguien que comparta su propio sistema neuronal. Pero son solo unos ejemplos de cómo nos podríamos preparar para encontrar a la persona más indicada para amar.


7 gestos que los enloquecen



El lenguaje corporal es muy poderoso, de hecho se puede llegar a expresar mucho más que con las mismas palabras. La actitud, el movimiento de los ojos, la posición de las piernas, la postura del cuerpo, la forma de caminar y las manos, dicen mucho o, quizás, todo. Y si de conquistar se trata el lenguaje corporal tiene mucho que ver, así que si quieres conquistar a ese chico que tanto te atrae, deberías leer este artículo.

Estudios han demostrado que definitivamente ciertos gestos femeninos tienen un efecto en los hombres y pueden ayudar a que caigan rendidos. Por tanto ya viene siendo hora que todas las mujeres estén conscientes de que la sensualidad no depende exclusivamente del aspecto físico sino de la actitud, la seguridad y algunos movimientos o gestos.

A veces los hacemos sin pensar y otros deliberadamente, lo cierto es que sí existen gestos que puedes aprovecharlos para conquistar.

Si eres de las que sientes que no puedes o no sabes coquetear y cuando quieres hacerlo te pones nerviosa y terminas por avergonzarte, podrías practicar e incluir algunos de estos ademanes, pero procura que se vean naturales.

Entérate que gestos los enloquecen.

Poner el pelo detrás de la oreja. Este gesto no solo te hace ver dulce sino que además estás exponiendo el cuello, una de las zonas más erógenas por excelencia. Según expertos en el tema uno de los gestos que los hombres aman es cuando la mujer acomoda su cabello suavemente detrás de la oreja. Esto quizá se deba a que de esta manera dejas ver tu cuello.

Jugar con un objeto. Puedes acudir a tu copa o a los cubiertos y si estás trabajando la lapicera es una excelente opción. La idea es que toques el objeto de manera natural, aunque tengas muy presente tu propósito. Ellos aman cuanto te ven jugando con un vaso, una pluma o tus gafas de sol por ejemplo.

Inclinar la cabeza y sonreír. La movida clásica de coqueteo y que los hombres aman. Al hacerla te hace ver inocente, dulce e interesada por él. Si bien es un signo clásico y muy utilizado para coquetear, los hombres no se cansan de él.

Tocarse el cuello. Acariciarte suavemente el cuello sin querer mientras conversan, hace que sus ojos se claven en ti y su imaginación comience a volar. Como ya se mencionó el cuello es una zona erógena y una de las pocas que se puede mostrar y tocar en público, así que ya sabes que este gesto les encanta.

Cruzar las piernas. Esta acción exuda mucha feminidad. Es algo que, por lo general, hacemos inconscientemente pero también puedes pensar en qué momento cruzarlas para que él se de cuenta.

Morderse el labio. Cuando un hombre te ve jugando con la boca, es como si estuvieras cumpliendo una fantasía. Mantén tu labio inferior mordido por unos segundos con una mirada inocente con los ojos fijos en él y luego suelta tu labio lentamente. ¡Y ni hablar si después pasas tu lengua!

Tocarse las piernas. Sí acaricias tus piernas mientras estás sentada y sobre todo si lo haces de manera inconsciente puede llegar a derretirse, aunque también puede ser un gesto absolutamente pensado por ti para volverlo loco de una vez por todas, pero debe verse y sentirse como una acción natural.




La implicación de los hombres en el uso de los anticonceptivos



En una relación sexual se unen aspectos físicos y emocionales, por lo que conocer cómo funciona nuestro cuerpo y ser plenamente conscientes de las decisiones que tomamos, por ejemplo, a la hora de elegir los anticonceptivos, es clave para una buena salud sexual.

Los miedos más frecuentes que se plantean en ambos géneros son las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y la posibilidad de un embarazo no planificado, si bien es cierto que este último es mayor en la mujer, que será quien experimente los cambios a nivel físico, emocional, laboral y social.

La “Guía masculina de la anticoncepción”, elaborada por la web “Píldora del día después”, nace como una herramienta para obtener información ante cuestiones como la elección de un método anticonceptivo, cuándo puede ser el momento de cambiarlo y cómo actuar ante una relación desprotegida o un fallo en el preservativo.

Según los datos obtenidos por esta web, la tendencia es que los hombres cada vez más quieren implicarse en saber cómo funcionan los anticonceptivos.

Anticonceptivos para hombres

La gran mayoría de los métodos actuales están diseñados para la mujer, ya que, hasta ahora, la fisiología masculina ha sido menos estudiada.

Existen dos métodos anticonceptivos masculinos, el preservativo y la vasectomía que son los más eficaces. El primero es el más utilizado a cualquier edad y el único que previene las ETS, mientras que la vasectomía es la técnica más económica a largo plazo cuando no se desean tener más hijos.

El coitus interruptus o marcha atrás, que aún se utiliza con bastante frecuencia, no debe considerarse un método anticonceptivo y se desaconseja rotundamente su uso, ya que desde el momento en el que se inicia la erección, empieza a salir por la uretra el líquido preseminal que, aunque en menor cantidad, también lleva espermatozoides, con el consiguiente riesgo de embarazo no deseado.

Ante la creencia de que el preservativo afecta a la calidad y a la consecución del placer sexual al “interrumpir” la relación sexual a la hora de colocarlo, la guía propone convertirlo en algo estimulante y positivo si la pareja lo une al erotismo, la fantasía y el juego sexual.

El uso del preservativo también exige un cumplimiento y los errores más habituales que se suelen cometer son no utilizarlo en todas las relaciones sexuales y no sujetarlo en la retirada, por lo que puede quedar retenido.

Ante cualquier duda sobre si el preservativo está seco, si el envoltorio está mal estado o si ha excedido su fecha de caducidad, se recomienda no arriesgarse y sustituirlo por otro.

En el caso de la vasectomía, los expertos señalan que su uso no influye en la experiencia sexual, ya que la cirugía no afecta a la erección ni a la eyaculación.

En general, reducir la preocupación de un embarazo no planificado supone que la relación sexual mejore.

Uso inadecuado o inconsistente

Actualmente, muchos embarazos no planificados están asociados a un uso inadecuado o inconsistente de los métodos anticonceptivos, por lo que existe un importante desconocimiento en la población sobre su uso correcto.

En cuanto a la píldora, lo más habitual es que se produzcan olvidos en la toma, por lo que se recomienda tomarla siempre a la misma hora o con alguna comida.

La elección del anillo vaginal o de los parches implica el cumplimiento de los periodos de colocación y retirada.

Otros, como el DIU, la vasectomía o la ligadura de trompas, son de larga duración o definitivos, y se emplearán según la necesidad y, en todo caso, bajo la supervisión de un médico.

Ambos miembros de la pareja deben estar implicados activamente en la anticoncepción. Según la guía, cuando se ha decidido utilizar un método anticonceptivo femenino, el apoyo a la mujer incrementa el cumplimiento y disminuye el riesgo de abandono.

En caso de embarazo no planificado, la píldora del día después es un anticonceptivo de urgencia de libre dispensación en las farmacias españolas, aunque en ningún caso debe emplearse de manera rutinaria. /



CONSEJOS PARA UNA VIDA SEXUAL SANA

La guía establece una serie de consejos dirigidos a los hombres para llevar una vida sexual sana. Estos son algunos de ellos:

• Entender los métodos anticonceptivos como una protección y no como una obligación frente a los embarazos no planificados y la prevención de las ETS. Son mayores los beneficios que los inconvenientes que pueden suponer.

• Utilizar los métodos de anticoncepción de urgencia (píldora del día después), siempre sin llegar al abuso, ya que para eso existe la anticoncepción regular, que ofrece una mayor eficacia.

• Es esencial elegir el método anticonceptivo que mejor se ajuste al estilo de vida personal, para que resulte más fácil su cumplimiento.

• Consultar a médicos y especialistas si se tienen problemas de salud sexual, ya que pueden tratarse.

• Cuidar las fuentes de información y asegurarse de que sean válidas, seguras y actualizadas, especialmente en Internet.

• Llevar un estilo de vida saludable puede mejorar la vida sexual, y el consumo de sustancias y alcohol puede llevar a la realización de prácticas arriesgadas.

jueves, 23 de marzo de 2017

Tutoriales para elevar la temperatura

Los tutoriales son parte del fenómeno de la exhibición sexual amateur, es decir, de la democratización del porno, que vino de la mano de la era web. Antes, el porno estaba reducido a actores y actrices que encarnaban mucho más lo que se esperaba del sexo que lo que el sexo era en realidad. Con el mundo digital y las redes, la posibilidad de ver a personas reales disfrutando despierta inquietudes: ¿podemos lograr eso que hace esa pareja? ¿Por qué ellos concretan algo que a nosotros nos parece tabú? ¿En serio hay alguien capaz de lograr eso con su cuerpo? Los tutoriales te enseñan y ¡te muestran! cómo acceder a otros niveles de placer.

DE LA SENSUALIDAD A LA SEXUALIDAD

Algunas muestras de sensualidad pueden dar origen a la sexualidad posterior. Por ejemplo, una caricia en la pierna, un toque en la mano, una caricia sencilla puede ser importante para la relación. Sobre todo para encender la llama nuevamente. Y si entonces cambiar bruscamente de habitudes puede crear ciertos miedos; entonces váyanse un fin de semana de viaje. Se dice que es menos difícil de cambiar un reflejo de comportamiento en un contexto inédito que en uno ya conocido.

Buscar las zonas “ocultas” de tu pareja. Aunque creas que la conoces muy bien, todos tenemos ciertas zonas “ocultas” cuya estimulación provoca un alto grado de placer y, en algunos casos, logran intensificar el orgasmo.

CÓMO LOGRAR UN FINAL FELIZ

En algunos países de Asia existen técnicas especiales para darles placer a los hombres. Mientras que por estos lados las caricias son veloces, rítmicos, más o menos iguales y de corta duración, por esas latitudes se explora cuánto puede aguantar un hombre antes de desfallecer de placer (¡parece que es bastante!). No son pocas las que quieren conocer la técnica. La buena noticia es que ahora pueden. El tipo de masajes se llama lingam y no es nada complejo. Eso sí, dispon de tu tiempo antes de darle play. Estos tutoriales pueden llegar a durar hasta una hora.

CÓMO ELEGIR UN SEX TOY

Pensabas que con que tu sex toy tuviera cierto tamaño y cierto movimiento alcanzaba, pero no. Cuando recorres el mundo nuevo de los juguetes sexuales para chicas, puedes volverte loca. No todos los clichés dan el mismo resultado y pasarla bomba con ellos depende mucho de cada mujer. Para elegir el mejor, habría que probarlos todos. Por suerte, alguien ya lo hizo por nosotras y nos da buenas reviews, con puntajes.Venus O’Hara es una escritora de sexo y modelo fetichista que se autodefine como una “tester de sex toys”.

¿Dónde? En VenusOhara.org.

CÓMO ENTENDER TU ORGASMO

Si nunca te tomaste el tiempo de entender qué es lo que le pasa a tu cuerpo cuando tienes un orgasmo, los videos pueden ayudarte. Cómo arrancan, por qué llegan y cómo se manifiestan físicamente es parte de lo que puedes aprender cuando miras lo que pasa en el cuerpo de otras mujeres. Incluso va a sorprenderte saber que hay manifestaciones físicas muy visibles, así que más que “orgasmos invisibles”, lo que hay es desconocimiento sobre nuestro propio cuerpo. Y en ese caso, el porno real también sirve de ayuda como guía.

ANTES DE GOOGLEAR, PREPÁRATE

Antes de empezar el recorrido, hay algunas cosas que tienes que saber:

1. La primera es que mirar esta clase de material requiere que estés súper familiarizada con la estética del sexo, es decir, que no te impresione el contenido explícito. Si eres de las que sienten asco o impresión, quizá no te gusten.

2. La segunda es que busques buenas fuentes: no todo en el porno es real, la mayoría de las cosas están exageradas.

3. Y la tercera es que sepas que muchas veces vas a quedarte a mitad de camino con estas lecciones.

A veces, mirar un tutorial es solo una excusa racional para excitarte con algo nuevo. Se trata de darte la libertad para explorar.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Los besos de las parejas dicen cómo anda la relación

Los besos reflejan lo que sucede en una pareja, ya sea de amigos o de novios. Los más comunes, según upsocl.com, son los siguientes:



1. El beso gentil

En este beso la pareja une sus labios delicadamente. Lo hacen las parejas que se sienten cómodas.



2. El “piquito”

Es casi siempre el primer beso de las parejas. Es tímido, rápido y amoroso.



3. El “beso francés”

Es cuando juntas tu lengua con la de tu pareja. Es prácticamente similar a un masaje. Es sensual, romántico y apasionado. Revela que existe una mezcla de amor, deseo y confianza.



4. El beso apasionado

En realidad es bastante salvaje y apasionado, pero revela la intensidad y el deseo que existe en la pareja. Aunque, a veces, puede ser muy agresivo para alguien.



5. El “beso de un labio”

Es un beso romántico y juguetón que cubre sólo un labio y que revela la complicidad de la pareja.



6. Beso en la mejilla.

Puede ser un beso amistoso, familiar, o hasta de pareja. Revela que existe mucha química, confianza, lealtad, complicidad y amor.

¿Con qué frecuencia se debe hacer el amor?

Uno de los interrogantes más comunes de los pacientes que llegan a los consultorios de sexólogos y psicólogos de pareja es cuál debe ser la frecuencia sexual. A la mayoría le interesa saber si se encuentra rezagada frente a los demás o si, por el contrario, sus deberes maritales caen en el rango de los excesos. En el portal Semana.com se menciona que la inquietud es genuina y persistente y se difunde el estudio de Harry Fisch, un urólogo estadounidense que se ha convertido en autoridad en el tema de la sexualidad, en su libro The New Naked, una guía definitiva de sexo para adultos.

Basado en el estudio sobre comportamiento sexual con parejas estadounidenses, Fisch establece que el promedio de encuentros sexuales debe ser de dos a tres a la semana. Pero, aclara que este número no puede servir de referencia para todos puesto que una cosa es ser un joven vigoroso y lleno de hormonas y otra, muy diferente, un adulto mayor de 50 con un nivel de testosterona en declive. Por lo tanto, estos promedios cambian según el grupo de edad: los menores de 30 tienen relaciones una vez cada dos días; en la franja de 30 a 50 años el promedio es de dos veces por semana, y para los mayores de 50, lo normal es cuatro veces al mes.

Pero, la frecuencia sexual decae no solo con la edad de la pareja, sino también con la antigüedad de la relación. Quienes están empezando a salir, sin importar la edad, pueden tener hasta dos encuentros sexuales diarios. Pero, esa frecuencia va disminuyendo a medida que pasan más años juntos. Según los estudios, va declinando 20 por ciento por década a medida que la relación envejece. Aun así, Fisch asegura que los casados tienen más sexo que los solteros porque la cercanía a la otra persona aumenta las posibilidades.

Algunos expertos creen que compararse con los demás es odioso, y mucho más en el tema del sexo, pues si una pareja descubre que está por debajo del promedio le puede generar una gran ansiedad que afectaría su desempeño en la cama.

Además, muchos creen que en la sexualidad lo que prima es el grado de satisfacción. “Algunas hacen el amor menos que otras, pero están más felices en lo relativo al sexo”, dice Fisch. Sin embargo, hasta el momento él no ha encontrado la primera pareja feliz que haga el amor poco y mal. Por eso cree que es bueno tener en cuenta el promedio, “no para que se ponga ansioso, sino para que mire qué está pasando en su relación”.

Generalmente estar por encima del promedio no es grave. Al contrario, quien tiene una vida sexual activa por encima de tres veces a la semana puede darse por muy bien servido. Lo que sí debe encender las alarmas es no tener ganas de una relación sexual o conformarse con dos veces al mes, una cifra que cae muy por debajo del promedio. “Algo anda mal en ese matrimonio, porque uno no deja a un lado una actividad tan placentera”, asegura Fisch.

El sexo, dice, es como un termómetro de la relación y se debe revisar con la misma frecuencia con que se mide el aceite del carro. Cuando en este campo se registra poca actividad, hay que mirar qué está causando problemas. A veces se trata de una dolencia física y en otras ocasiones al consumo de algunos medicamentos que bajan la libido. Pero, también puede ser un problema de comunicación en la pareja.

Depresión postsexo: una afección común

Problema singular

AYUDA PROFESIONAL

El acto sexual es algo sumamente beneficioso y necesario en la vida

y desarrollo de cualquier ser humano; sin embargo, hay una serie de parámetros que en muchas ocasiones pasan desapercibidos por puro desconocimiento. Uno de ellos es la depresión postsexo, algo que muchas personas desconocen, incluso cuando han padecido del síndrome.

Según los profesionales, “durante el orgasmo hay un fuerte descenso de la actividad en la amígdala, región del cerebro que participa en el procesamiento de estímulos como el miedo. Por lo tanto, aparte de causar placer, el sexo hace que disminuyan la ansiedad y el temor. Sin embargo, después del acto, algunas personas pueden experimentar un repunte radical de estas emociones”, explica Richard A. Friedman, director de la clínica psicofarmacológica del Weill Cornell Medical College.

Tanto es así, que los datos aportados por diferentes investigaciones son dignos de tener en cuenta. Por ejemplo, un estudio publicado en la Revista Internacional de la Salud Sexual “International Journal of Sexual Health, en inglés” sostiene que el “10 por ciento de las mujeres experimenta tristeza tras el acto sexual. En la actualidad se sabe que un porcentaje de hombres puede padecer también este mal”.

Otro estudio del Instituto de Tecnología de Queensland, en Australia, incrementa los porcentajes y sitúa en casi un 33 por ciento el número de mujeres que

dice haber experimentado esta sensación de depresión tras el acto sexual.

¿Cuáles son las causas?

Pueden ser muchas y diversas, pero hay algunas que suelen estar presentes en cada caso:

– Culpa o vergüenza.

– Haber mantenido relaciones sexuales sin querer hacerlo en realidad.

– Tener la autoestima baja.

– Haber sido víctima en algún momento de su vida de un abuso sexual.

– Padecer temor al acto en sí o todo

lo que este pueda producir.

Además, y según apuntan los expertos, “este tipo de depresión puede afectar a personas de cualquier edad. Y es que algunos adultos tienen sentimientos encontrados con respecto al sexo –derivados de su crianza, religión u otras influencias– y pueden experimentar culpa o frustración luego de un encuentro sexual”.

Detectar los síntomas

Los síntomas de esta afección incluyen tristeza, ansiedad, arrepentimiento, inquietud e irritabilidad, luego de un encuentro sexual.

“No hay duda de que muchos hombres y mujeres juran tener estos sentimientos negativos luego del sexo, y ocasionalmente, luego de masturbarse”, dijo Debby Herbenick, del Center of Sexual Health Promotion de la Universidad de Indiana, Estados Unidos.

Según explican los expertos, este tipo de depresión puede afectar a personas de cualquier edad. Y es que algunos adultos tienen sentimientos encontrados con respecto al sexo –derivados de su crianza, religión u otras influencias- y pueden experimentar culpa o frustración luego de un encuentro sexual.

Esto podría ser especialmente un factor que influye en la gente con una tendencia a un comportamiento sexual adictivo, que pueden experimentar un fuerte ‘bajón’ luego del orgasmo.

Una de las teorías que tienen los ex- pertos sobre el origen de la depresión postsexo, es el cambio hormonal que se experimenta tras el orgasmo –los mismo cambios que a veces pueden originar jaquecas luego de una relación sexual.

Los expertos en salud sexual también señalan que estos sentimientos de tristeza o culpa pueden deberse a otros problemas yacientes en el individuo o la pareja, como falta de autoestima o resentimientos contra la otra persona.

Lo primero que una persona tendría que hacer para resolver este problema, sería prestarle más atención a sus emociones y dialogar con su pareja.

Pero si continuamente una persona se siente triste luego de una relación sexual y no logra encontrar el origen de su depresión, esta debería hablar con su médico y buscar ayuda en un consejero o terapeuta sexual, según sugiere Herbenick.

Además, los expertos aconsejan que la idea de tener sexo es disfrutar del momento en pareja y en ningún caso para sentirse mal. También mencionan que es importante estar conscientes de esta afirmación antes y después de realizar el acto.

¿Cómo elevar la pasión en la pareja?

RECONQUISTA A TU AMOR

El coqueteo es imprescindible

Es posible reenamorar a la pareja y lograr que regresen las mariposas en el estómago y los suspiros, como ocurría en un principio.

“Cuando estás en la etapa de conquista, sueles dar lo mejor de ti: tu mejor sonrisa, tu atención a lo que él o ella te habla, te das tiempo para pasar momentos entretenidos concentrado en lo bueno, evitando hablar de problemas y cosas que te molestan”, describe Patricia Valenzuela, coach e instructora chilena de la técnica de Programación Neurolingüística (PNL).

Sin embargo, con el tiempo y aunque aún siga existiendo amor, puede que la relación comience a enfriarse. De esta manera, el encantamiento y la entrega de uno y otro, empiezan a desvanecerse, así como también esa “chispa” con la que todo se inició.

Según Patricia Valenzuela, la vida en pareja se sustenta en tres pilares fundamentales: responsabilidad en familia, sexo y romance.

El problema es que estos cimientos pueden ser socavados por ciertos enemigos como la rutina que, finalmente, apaga la pasión.

“Lo que mata la pasión y el romance es la sensación de dejar de ser una persona para convertirte en un proveedor o, en el caso de las mujeres, en los múltiples roles que ellas cumplen como madres, enfermeras, profesoras, cocineras, etc”, explica. La buena noticia es que es posible revertir esto, reavivando la pasión y reenamorando a tu pareja, haciendo que él o ella vuelva a sentir mariposas en el estómago.

Pero, ¿cómo se logra?

La coach sostiene que la clave está

en poner en práctica los siguientes consejos:

* Mira a tu pareja con ojos curiosos, como si fuera la primera vez que se cruza contigo en la calle.

* Fíjate cómo se mueve, cómo es el sonido de su voz, cómo huele.

* Imagina que no es tuyo o tuya y que tienes unos pocos momentos para disfrutarlo (la).

* ¿Qué le dirías a ese (esa) desconocido (da)? ¿Le declararías en su cara la clase de pensamientos que tienes?

* Siéntete libre de coquetearle, pues tú también eres esa (ese) desconocida (do) que un día lo (la) hizo girar la cabeza para mirarte.

* Mientras la electricidad que te provoca su mirada te esté estremeciendo, disfrútala pues es la conexión de tu mundo interior con tu ser interior, conectado entre lo que piensas y lo que sientes. Es muy placentero.

La coach resalta que cuando una persona es capaz de llenarse a sí misma de placer, amor y disfrute, recién ahí está en condiciones de dar lo mismo a su amado (da). “Para lograrlo, debes pensar en lo que te llena de goce y encanto, buscando un momento para ti en la semana, pensando en qué te enamora de la vida, qué te hace perder el control de las horas y sentirte increíble, o quién te mantiene entusiasmada/do por vivir”, dice.

Para que te sea más fácil, realizar el ejercicio ponte objetivos, como tener más placer con tu pareja y busca en tu mente una actividad que logre lo anterior, como bailar.

Es importante proponerse una meta específica y escribirla con los detalles de cómo, cuándo, dónde y en qué circunstancias le regalarás pruebas de placer a tu pareja.

Afecto

En las relaciones de pareja, la parte emocional es tan importante como la parte física para que se encienda la pasión. Muchas veces es necesario mejorar la comunicación fuera de la cama para que se optimice en ella.

Es un hecho que el cerebro también participa en el sexo. Lo que piensas e imaginas en tu mente tiene mucho que ver con lo que deseas hacer en la cama.


Infecciones sexuales Una charla necesaria en pareja

Ninguna enfermedad de trasmisión sexual (ETS) provocó cambios tan profundos en las conductas sexuales como lo ha hecho el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) desde su aparición en la década del 80. Las medidas de prevención se fueron incorporando al discurso y a las prácticas eróticas. Y si bien existen personas que aún se resisten a tomar recaudos o minimizan el tema, por lo menos tienen conocimiento de los riesgos personales o de pareja.

Respecto a los temores a la hora de encarar una relación, existen una gama de conductas. Desde dudas que ceden con la comunicación (y la realización de estudios para despejar “fantasmas”) hasta temores que inhiben tanto hablar como encarar el tema como una responsabilidad mutua.

La pregunta sobre la salud sexual debería aparecer al inicio de los encuentros eróticos y más aún si se plantea no usar el profiláctico.

Si, en el caso de las relaciones casuales, es prácticamente una obligación asegurar la protección genital, ¿por qué no se puede tener el mismo cuidado en las relaciones estables?

La prevención es el arma más efectiva para combatir las ETS, pero más allá del aspecto clínico, la apertura para comunicar y encontrar caminos para despejar dudas, ayuda a generar confianza y afianza el vínculo.

LAS CARTAS SOBRE LA CAMA

Cuando ambos han tenido historias sexuales previas y no saben, o tienen dudas, sobre su estado de salud, lo indicado es acordar y hacerse los estudios correspondientes. Para no dar lugar a conjeturas o suposiciones que terminen dañando la relación, una conversación sincera es esencial.

No obstante, puede suceder que uno de ellos sí esté al tanto de que padece una infección que puede trasmitirse sexualmente y no sepa cómo y cuándo comunicarlo al otro.

En este caso, es frecuente que el sujeto evite hablar del tema por temor al rechazo o a que el vínculo se corte por una posible humillación. El temor lleva a la persona a verse a sí misma como una “enferma”, o una “cobarde” que no puede encarar un tema delicado pero crucial. Igualmente, cree que la unión de pareja sólo podría sostenerse si la verdad se oculta; poniendo el amor, el respeto, la contención, los proyectos y la capacidad para afrontar los problemas que surjan

en un segundo plano.

El sujeto se convence que todo está condicionado por decir o no decir. Así, movido por el miedo, tomará los recaudos y cuidados médicos necesarios para no contagiar a su pareja, pero sin que la verdad salga de su boca.

Esta situación es diferente de aquel que sabe y, por ignorancia, jactancia o crueldad, expone al otro a un posible contagio. En todos los casos, ocultar perjudica; las parejas refuerzan la unión cuando se desafían a encarar juntos las situaciones críticas.

EL MIEDO QUE INHIBE

Más allá de todos los peligros que acarrea dejarse dominar por el miedo al rechazo (por confesar una condición de salud), reprimir demasiado la verdad íntima puede propiciar la aparición de verdaderas fobias sexuales (nosofobias de contagio) y severos trastornos del deseo sexual por padecer síntomas de evitación/repulsión a todo tipo de experiencias de contacto.

Las mujeres con rasgos temerosos son las más propensas a exacerbar los cuidados, transformando el miedo en una obsesión. Muchas padecen síntomas de pánico cuando se exponen a un encuentro o se anticipan

al mismo. Se observa un aumento

en el número de consultas por fobias sexuales, sobre todo mujeres entre 30 y 40 años.

Existen otro tipo de caracteres con rasgos más expansivos (por cierto menos temerosos) que entregados

al frenesí sexual, pierden el control

de la relación, temiendo luego por

las consecuencias del descuido. Tanto en uno como en otro caso (mujeres temerosas y expansivas), la respuesta a futuros contactos se manifiesta por controles exhaustivos a los hombres: preguntas que apuntan al detalle sobre la vida sexual anterior, pedidos de análisis como condición, observación y puesta de límites de lo se puede y no se puede hacer en la cama.

Este tipo de control está basado en el miedo extremo que convierte al otro en “sospechoso” hasta que se demuestre lo contrario.

Este modelo no ayuda a expresión sincera ni a encontrar vías saludables de resolución.



Enloquece a tu pareja con el “dirty talk”

LENGUAJE ESTIMULANTE

Pasión y mucho deseo

Los términos en el sexo son tan variados como las posiciones sexuales. Algunas mujeres parece que no se inhiben para expresar todo tipo de palabras mientras hacen el amor; sin embargo, para otras es todo un trauma hacerlo, pues en alguna ocasión trataron de hacerlo y fallaron

en el intento.

El “dirty talk” es el arte de utilizar palabras subidas de tono y correctas para potenciar el deseo sexual de

la pareja. Algunos la conocen como la técnica de usar frases sucias. Sin embargo, las expresiones tienen que ser fogosas para abrir la puerta del mundo de las fantasías sexuales, donde no hay reglas.

Al sexo masculino, se le hace más sencillo este tipo de prácticas debajo de las sábanas, pero es momento de que las mujeres aprendan a aplicar este lenguaje tan estimulante. Desde el momento en que se lo adopta, se convertirá como en el premio que se use para retribuir a la pareja, ¡Solo en fechas especiales!

Para ser expertos en este “arte” durante los encuentros sexuales, se pueden seguir algunos pasos que se presentan a continuación:

Lenguaje verbal

Es normal que al iniciar dé un poco de vergüenza, pero piensa que lo haces con una persona que amas y conoces como la palma de tu mano. Empieza con algo no muy subido de tono. Frases como “he estado pensando en ti todo el día”, “estuve contando las horas para poder verte”. Ese tipo de palabras suelen generar un poco de picardía en quien las recibe. Dile al oído cuáles son esas zonas de su cuerpo que te excitan más.

Eso sí, no te lances a la acción; déjalo todo en el plano meramente verbal.

ATENTA EN sus respuestas

Es posible que él responda que también ha estado pensando en ti. El momento comenzará a subir de temperatura cuando coloques tus manos sobre sus ojos y le pidas que te relate esas cosas que ha estado pensando. Dile que todo eso lo puedes hacer realidad y que siempre estás dispuesta a pasarlo muy bien con él.

la hora de hablar

Con todo este preámbulo, existirá bastante comodidad para poner en práctica tu mejor estilo “dirty talk”.

Comienza a usar palabras subidas de tono y disfruta del momento.

Si todavía te sientes incómoda, piensa en la última noche que hicieron el amor y hazle saber lo mucho que te gustó. Marca el camino y verás como él te sigue con facilidad.

caricias

No se trata de interpretar una película sino más bien de darse la oportunidad de que ambos se regalen caricias en las zonas donde más los excita. Si tu pareja es más experta, déjale también que haga su papel de “dirty talk”. La clave está en pisar seguro el terreno y no en decir alguna frase que acabe en seco con el momento. Tienes que ser atrevida sin dejar de lado lo sutil.

sé constante

Una vez que tu lencería y sus pantalones estén en el piso, no te quedes callada. No asumas como que ya todo está hecho. Este es justo el mejor momento para usar el famoso lenguaje picante de todo tipo. ¡Hazlo! Y, por supuesto, aprende términos del diccionario del sexo y ponlos en práctica ahora. Valdrá la pena sentir el otro día un “bangover”, ese tipo de dolor que sientes luego de haber disfrutado de tener sexo apasionado.

más datos

Recuerda que el hablar sucio no solo involucra palabras o frases, debes valerte del volumen de tu voz y de sonidos como gemidos, suspiros y, de vez en cuando, un gritito (de placer, obvio, no lo vayas a espantar).

No digas cosas que te hagan sentir incómoda, porque él lo notará.

Si dices algo en el momento incorrecto o que no viene al caso, muy probablemente tendrás por respuesta una carcajada. Pero no te traumes, esto es algo para divertirse, así que no te preocupes si no te sale a la primera.

Recuerda que el “dirty talk” no es una falta de respeto, sino un juego durante el sexo. Pero si hay algo que no te gusta o palabras que te ofenden, sí vale que se lo comentes a tu pareja para que trate de evitarlo.

Consejos el momento

El dirty talk puede ser extremadamente excitante para muchos hombres, si lo acompañas de gemidos y con el sonido

de tu respiración agitada, lograrás incrementar su entusiasmo.

Aprende a manejarlas para que cumplan su función de excitación y lleguen juntos al mismo punto.

lunes, 20 de marzo de 2017

Senadora Salvatierra: En Bolivia, el 88% de parejas jóvenes no usa anticonceptivos

La senadora del Movimiento al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra, afirmó ayer que en el país el 88 por ciento de las parejas jóvenes no usa métodos anticonceptivos para prevenir embarazos no deseados y evitar abortos clandestinos.

“No solo se generan 90 mil embarazos al año en menores de 20 años, sino que cerca del 88 por ciento de las parejas, entre los 15 y 29 años, no usa métodos anticonceptivos”, dijo en una entrevista en el programa ‘El Pueblo es Noticia’ de medios estatales.

Salvatierra añadió que las cifras de embarazos en adolescentes revelan que es necesario generar mayor conciencia social y políticas públicas para evitar que las mujeres pongan en riesgo su vida una vez que decidieron abortar en lugares insalubres y clandestinos.

Cada año en Bolivia mueren 500 mujeres por someterse a un aborto clandestino, apuntó la diputada al destacar la necesidad de flexibilizar las causales para interrumpir un embarazo en el marco del proyecto de modificaciones a la Ley del Código Penal que debate la Asamblea Legislativa.

Según ese proyecto, las mujeres pobres y estudiantes podrán practicarse un aborto hasta las ocho semanas de embarazo, siempre que declaren no tener recursos suficientes para la manutención o tengan tres o más hijos.

Actualmente, la legislación boliviana permite el aborto en caso de violaciones y de que corra riesgo la salud de la madre.

En Bolivia unas 67 mil mujeres son atendidas al año en centros hospitalarios debido a complicaciones por abortos mal realizados, según datos de la Defensoría del Pueblo.

Salvatierra subrayó que el aborto en condiciones de clandestinidad es la tercera causa de muerte en el país y, por lo tanto, dijo que es necesario tratar el tema con responsabilidad y equilibrio, porque el Legislativo no busca aprobar el aborto libre.

domingo, 19 de marzo de 2017

¡Cuidado! con tu amigo del alma



Sales seguido con tu mejor amigo? ¿Te pone su saco cuando hace frío? ¿Te escucha horas cada vez que tienes una decepción amorosa? Puede que esas demostraciones de afecto sean de algo más que de amigo...

Una investigación publicada en el Journal of Social and Personal Relationships, liderada por April Bleske-Rechek, profesora de Psicología de la Wisconsin-Eau Claire University, en Estados Unidos, concluye que es casi inexistente la amistad entre un hombre y una mujer. Esto porque los hombres perciben opciones románticas de forma más frecuente que las mujeres con sus amigos. Así que alerta con tu amigo del alma.

El estudio muestra también que ellos y ellas experimentan la amistad de forma diferente; mientras que para los hombres la atracción sexual siempre es una constante, las mujeres tienen la tranquilizadora idea de que esa relación es poco o nada sexual.

En cambio, señala que los hombres tienden a mostrarse igualmente interesados sexual o románticamente en sus amigas, independientemente de si éstas estuvieran en una relación sentimental con otra persona.

De todas maneras hay una que otra esperanza en la amistad entre tú y tu mejor amigo. Los psicólogos bolivianos Tatiana Jáuregui y Juan José Vargas ven posible una amistad entre un hombre y una mujer, pero no dejan de alertar que si se da cabida a sentimientos como los celos o la sensación de pertenencia, se corre el riesgo de que este lazo se rompa.

Para Vargas, la clave es respetar las reglas creadas por ambos y si no es así, volverlas explícitas. Así entender qué implica una relación de amistad desde el principio.

Para Jáuregui, “la amistad no está en función del género, sino de los ámbitos en que los integrantes se mueven. “Éstos pueden ser laborales, sociales, académicos, lúdicos o de recreación”, dice la psicóloga, quien además resalta que las relaciones se construyen con base en la afinidad de pares, identidad e intereses.

Sin embargo, esa comunión, sin poses ni caretas, puede hacer que uno vea al otro con defectos y virtudes e igual sienta un profundo afecto. Ahí es donde puede encenderse la chispa. “Si uno de los miembros se siente atraído y es capaz de controlar ese sentimiento y lo mantiene en el anonimato, puede que mantenga la amistad, porque el hecho de expresarlo ya la modifica, al menos en la percepción del otro”, advierte Vargas.

Se ha demostrado que generalmente es el hombre el que siente ese impulso. Vargas cita un estudio sobre la psicología de la personalidad y menciona que son los varones quienes están más interesados en el sexo. De ellos, la mayoría —desde lo psicológico— es para asegurar su linaje. Mientras que las mujeres se enfocan más en el cuidado de la familia. Sin embargo, “hay hombres y mujeres que rompen modelos y ven al amigo del sexo opuesto como una pareja”.

Y si entre tanta intimidad surge un beso y una caricia... Para Jáuregui no será difícil retomar la amistad, “ya que se ha trivializado el aspecto sexual que no va necesariamente de la mano con la relación amorosa” .

En cambio para Vargas, será complicado volver a ser amigos tras un encuentro sexual. “Esto porque se pasó de un nivel de relación a otro, más aún si nacen sentimientos diferentes a los de amistad como la necesidad de contacto corporal y de involucrarse en lo emocional”.

Despertar con tu mejor y querer creer que ahora seguirán la relación, pero como ‘amigovios’ puede que complique el vínculo. “La relación se vuelve ambigua porque los roles no están definidos, causando un conflicto emocional”, advierte Vargas.

Así que disfruta con tu amigo y, si eres varón, diviértete con tu amiga cuidando de no traspasar las fronteras de una verdadera amistad. Fuentes: Tatiana Jáuregui (psicóloga / tatjaur@hotmail.com), Juan José Vargas (psicólogo /jota2psycho@gmail.com), psicologiaymente.net Adrian F. Ward en el sitio Scientific American. Estudio de la Universidad de Wisconsin-Eau Claire, EEUU.

sábado, 18 de marzo de 2017

Amor adolescente por una persona mayor

¿Quién no experimentó el amor en la adolescencia? Esa sensación indescriptible que representa el primer amor. Pero, ¿qué sucede cuando este sentimiento se experimenta con una persona mayor?

Las fantasías y los amores platónicos son comunes, más durante la adolescencia. A esta edad se puede tener atracción por una persona algunos años mayor y aunque se logre establecer una relación sentimental, psicólogos advierten que a veces estos noviazgos no se prolongan por mucho tiempo.

Durante la adolescencia no sólo se manifiestan cambios físicos, también las percepciones del mundo, las vivencias y los sentimientos.

En esta etapa de la vida (juventud) en las relaciones de pareja no se consideran factores de gran importancia como la compatibilidad y los gustos, razón por la que muchas veces el noviazgo, que inició con idealismo, termina, ya que los dos o alguno se da cuenta que les apasionaba cosas diversas.

Recuerde que la atracción física no es suficiente para enamorarse, por eso antes de iniciar un noviazgo, piense si aceptará completamente la forma de ser y actuar de su ´media naranja´.



LA VOZ DEL EXPERTO

Juan Gabriel Sánchez

Psicólogo especialista en Juventud

¿Qué sucede cuando una adolescente mantiene una relación sentimental con una persona mayor? Son figuras que representan autoridad, cierto nivel de libertad y son heroicas para el adolescente que está en la etapa inicial. Presentan bastantes atrayentes, como son jóvenes y fuertes, que todavía están en el rango que podían ser apetecibles y para ellos no será muy caótica la relación, aunque para la sociedad son un caos con el tiempo.

¿Se puede establecer y mantener una relación amorosa? El algunos casos sí hay una relación amorosa y de afectividad. Las circunstancias permiten una adecuada relación, donde se presentan gustos y placeres a los dos, algo mutuo. Cuando se dan cuentan que no es tan ideal viene el caos y la discordia, para los dos o uno.

¿La diferencia de ideales, gustos y pasiones terminan siendo las razones por las que la relación se acaba? Claro, la diversidad de intereses de parte y parte. Con la diferencia de la edad es más notable, las aspiraciones y los gustos, están en etapas y momentos diferentes de la vida, cada uno con una perspectiva opuesta de la vida. El adolescente no se preocupa por lo que pueda pasar con su vida.

¿Cuál debe ser la posición de la familia? La posición de la familia debe ser muy clara. De respeto (para los dos) pero con mucha claridad. Mantener diálogos donde se aclare que la relación no debe ser sólo una ilusión pasajera.

¿Estos romances se convierten en amores soñados, sólo por experimentar un noviazgo con una persona mayor? Sí. Esos son los amores platónicos, que para algunos son imposibles, pero no siempre. Sin embargo en el ámbito social si es complejo.

sábado, 11 de marzo de 2017

El buen sexo no dura más de 13 minutos



“Un gran porcentaje de hombres y mujeres afirman querer que su actividad sexual dure 30 minutos o más. Esta idea es propicia para la decepción y el descontento, y con este estudio, esperamos disipar algunas fantasías y alentar a hombres y mujeres con datos realistas sobre lo que es un acto sexual aceptable”, explica Corty, el autor principal del estudio.

Los investigadores Eric Corty y Jenay Guardiani, de la Universidad Estatal de Pensilvania o Penn State (www.psu.edu), efectuaron una encuesta a 50 miembros de la Sociedad para la Terapia y la Investigación Sexual (SSTAR, por sus siglas en inglés), que incluye a psicólogos, médicos, trabajadores sociales, terapeutas matrimoniales y de familia y a enfermeras, que han tratado en conjunto a miles de pacientes durante varias décadas.

Treinta y cuatro miembros de la SSTAR (www.sstarnet.org), es decir el 68 por ciento del grupo encuestado, clasificaron las distintas cantidades de tiempo empleadas por las parejas para sus relaciones sexuales, desde la penetración de la vagina por el pene hasta la eyaculación, en cuatro categorías: adecuado, deseable, demasiado corto y demasiado largo.

Los terapeutas sexuales definieron los lapsos promedio de duración de la actividad sexual de la siguiente manera: “adecuado” (de 3 a 7 minutos); “deseable” (de 7 a 13 minutos);”demasiado corto” (de 1 a 2 minutos) y “demasiado largo” (de 10 a 30 minutos).

Disipando los estereotipos sexuales

“La interpretación que hacen una mujer o un hombre acerca de su propio funcionamiento sexual y del de su pareja se basa en una serie de creencias personales desarrolladas, en parte, a partir de los mensajes que reciben de la sociedad, tanto formales como informales”, dicen los investigadores de la Penn State.

“Desafortunadamente, la cultura popular de hoy en día ha reforzado ciertos estereotipos sobre la actividad sexual y muchos hombres y mujeres parecen creer en ciertas fantasías que no se corresponden con la realidad, de acuerdo a Corty y Guardiani.

Según la Penn State, algunas investigaciones anteriores han encontrado que un gran porcentaje de hombres y mujeres afirman querer que su actividad sexual dure 30 minutos o más.

“Esta idea parece una situación propicia para la decepción y el descontento, y con este estudio esperamos disipar dichas fantasías y alentar a hombres y mujeres con datos realistas sobre lo que es un acto sexual aceptable, evitando así que experimenten decepciones y disfunciones sexuales”, señala el autor principal, Eric Corty, profesor asociado de Psicología.

Para Corty y Guardiani, esta encuesta puede tener aplicaciones en el tratamiento de las personas con problemas sexuales, ya que “si un paciente está preocupado acerca de cuánto tiempo debe durar el coito, estos datos pueden ayudarle a eliminar su preocupación acerca de que pueda sufrir un trastorno físico y permitir que sea tratado inicialmente mediante el asesoramiento psicológico, en vez de con la medicina”.

¡No hay que batir un récord!

La investigación “Canadian and American Sex Therapists’ Perceptions of Normal and Abnormal Ejaculatory Latencies: How Long Should Intercourse Last?”, se publicó por primera vez en 2008, en el Journal of Sexual Medicine, pero “sus resultados siguen siendo válidos”, explica Eric Corty a Efe desde su despacho en el Behrend College de la Penn State, en Erie, Pensilvania (EE.UU.).

Según Corty, profesor de Psicología, en el Behrend College, “la mayoría de los terapeutas sexuales son más realistas que la población en general acerca de cuánto tiempo dura la relación sexual desde la penetración hasta la eyaculación”.

¿Y qué sugeriría a quienes piensan que necesitan más tiempo o incluso horas de actividad sexual para sentirse satisfechos?.

“Creo que la mayoría de la gente cree que nunca se es demasiado rico o demasiado delgado, o nunca se tiene un sexo que dure el suficiente tiempo. Pero, lo cierto es que en algunos casos el sexo puede durar demasiado, ya sea físicamente (debido a problemas de lubricación y al dolor), o pragmáticamente (por la necesidad de dormir o porque hay otras tareas que hacer).

Para Corty, “puede ser psicológicamente perjudicial tratar de llegar a una meta que no es razonable. ¡El sexo consiste en mantener una intimidad con alguien, y no en intentar establecer un récord!”/



ERIC CORTY, PROFESOR DE PSICOLOGÍA DE LA PENN STATE.

“La mayoría de la gente cree que nunca se tiene un sexo que dure el tiempo suficiente, pero puede ser psicológicamente perjudicial tratar de llegar a una meta que no es razonable. Las relaciones consisten en mantener una intimidad con alguien, y no en intentar establecer un récord de duración,”

jueves, 9 de marzo de 2017

Dale cuerda al placer

Está todo bien con el rapidito pero a veces te dan ganas de decir no pares, sigue, sigue... El tema es... ¿cómo lograr que ellos puedan seguirte el ritmo?

Fue copado. Estuvo bueno. Todo muy lindo. Pero duró ¿15 minutos? Ahora él está ahí, desmayado en tu cama, y tú pensando en si es así como termina la noche. Aguantas un rato a ver si hay signos de resurrección y te preguntas qué sentirán las conejas con compañeros tan tenaces. En momentos como este, surge un abismo que se resume así: no tenemos idea de cómo se siente la desactivación inmediata que ellos experimentan después de un orgasmo. Cuando para ellos “se acaba”, para nosotras bien podría recién estar empezando. Si hay energía y deseo, una mujer tiene mucho aguante. El tema es... ¿cómo lograr que ellos puedan seguirnos el ritmo? Veamos:

CONEJITA

Rara vez nos percatamos de la importancia de la conquista de nuestro tiempo erótico. La conquista del timing en la cama es una de las mejores cosas que logramos recientemente. La posibilidad de entender, y hacer entender al otro, que la velocidad y persistencia de nuestro deseo tiene otro potencial está cambiando la dinámica en nuestros encuentros sexuales. Las mujeres, por naturaleza, llevamos nuestra pasión a un ritmo diferente del masculino. Esto no significa que no podamos alcanzar el orgasmo de manera veloz ni que no disfrutemos de un “rapidito” y listo. Significa que podemos aumentar considerablemente la intensidad y el placer que sacamos de una experiencia, si nos tomamos más tiempo para desarrollarla y, sobre todo, para sostenerla y saborearla. Tenemos una capacidad especial para el franeleo y la acción prolongada. Sabemos que eso puede llegar a hacer la diferencia entre una noche más y una que se nos quede pegada a la piel durante días.

ZANAHORIA

Muchas veces, si el hombre acaba, entonces todo acaba. Pero en tiempos en los que los revolcones se nos ofrecen a velocidades siderales, encontrar hombres que sepan gozar de un recorrido extenso sin que una mujer lo pida no es tan fácil. ¿Qué es el erotismo sino jugar, postergar, saborear, retener? Hoy, tomarse el tiempo para enredarse entre las sábanas con alguien es un verdadero halago, y de eso se trata el “sigue, sigue”. No es usarse. Es celebrarse y conocerse. Ya sea con tu nuevo match de Tinder o con un amor estable, el aquí y ahora de ambos debe estar puesto en el mismo foco, y eso solo pasa cuando el interés es genuino de ambas partes. Entender esto es clave para evitar la frustración. Buscar el franelazo de tu vida con un eterno huidizo o cargarte al hombro el peso de revivir una relación achanchada son tendencias femeninas completamente contraproducentes. Muestrá la zanahoria. Saca lo mejor de él. Actívalo y frénalo, búscalo y escápale, invítalo y limítalo, y fíjate qué pasa cuando empezás a marcar el ritmo.

DON’T STOP

Cuando una mujer pide mucho, cuando nosotras pedimos, sí, señores, más y mejor, no suele tratarse de una demanda mecánica. No les pedimos a nuestros compañeros que se conviertan en máquinas sexuales, con erecciones eternas y traqueteos imparables. Lo que la mayoría de nosotras deseamos es que el placer dure lo máximo posible. Lo que pedimos, en definitiva, es un acompañamiento en nuestros tiempos, una lectura de nuestros deseos. Atreverse a pedirle a un hombre que no pare es invitarlo a deambular contigo durante horas, por terrenos borrosos, de placeres obvios y no tanto, que se encargue de administrar esos goces al punto de hacernos estallar, a niveles macro o micro, no importa. Tampoco nuestro placer puede decodificarse como explosión. Por eso, las sesiones “sigue, sigue” empiezan con agendas abiertas y compañeros dispuestos. Algo así como el sexfulness. Domingos lluviosos, lunes de faltazos, horas ganadas y trasnoches. Donde se te ocurra, tiene que estar el hueco.

LIEBRE

Si lo que más quieres en el mundo es el sacudón non stop, entonces presta atención. Solo hay tres trucos para ayudarlo a “aguantar”: Empieza con la estimulación previa, debes espaciar los momentos de acción y no lo satures de estímulos extras mientras él se concentra en hacerte feliz. Hagan recreos para comer, mirar alguna peli o ensiestarse y asegúrate de ese modo la seguidilla feliz. Acuérdate: si le ´vuelas la cabeza rápido, es gol en contra. Ahora, ojo con la exigencia. La primera reacción masculina ante el pedido de una noche interminable es la presión. No por nada el Viagra es una de las drogas más vendidas. La lógica general dice que si no hay erección, no hay sexo. Tanto énfasis le ponemos a eso que algunos hombres ni siquiera quieren mostrarse desnudos si no están listos. Este es el primer paso a burlar para el “sigue, sigue”. ¿Le dio con todo y terminó? Puede que la varita mágica ya no esté lista entre sus piernas, pero aún tiene las manos, la lengua, la voz. Nosotras también nos debemos descubrir cómo disfruta el hombre cuando lo liberamos de la exigencia fálica. Preparate. Esto recién empieza.


sábado, 4 de marzo de 2017

Formas saludables de olvidar a tu ex




Para lograr este difícil cometido nos ayuda el psicólogo clínico Walter Riso, con un nuevo libro de su serie sobre el amor que se centra, en este caso, en el adiós de una relación.

Riso es doctor en psicología, especializado en terapia cognitiva, que ha publicado más de 25 libros sobre el sufrimiento humano y los estilos de vida saludables.

Esta nueva obra “Ya te dije adiós, ahora cómo te olvido” (Ed.Planeta/Zenith) es un manual práctico para “ayudar a los que se ven obligados a superar una pérdida afectiva e intentan sobrevivir dignamente“, con una serie de estrategias que facilitan este “proceso de pérdida”.

Separaciones: antes y más

El psicólogo clínico afirma que los datos reflejan que han aumentado las separaciones, sobre todo en Estados Unidos y Europa; además, las parejas se separan antes.

“La gente joven en la posmodernidad tiene como valor la autonomía, cosa que antes no teníamos, y junto con otro valor que es la baja tolerancia a la incomodidad, hace que los jóvenes se separen porque sienten que no les va bien”, afirma el experto.

Comenta que antes se pensaba que se debía “soportar y aguantar” y que la media de las separaciones era sobre el séptimo año.

Ahora se están separando “antes de los tres años”, es una cuestión de cambio en el pensamiento, se dicen “yo soy libre, puedo hacerme cargo de mí mismo, el matrimonio no es un valor en sí mismo, no soporto la incomodidad y por eso no voy a sacrificarme”.

Asevera que cuando nos casamos sólo pensamos en lo enamorados que estamos, pero que eso no basta. “El primer punto: ¿lo amo? Sí, vale. Segundo punto: ¿le viene bien a mi vida? Si no le viene bien a mi vida, adiós. Es complicado pero uno puedo decir te amo, pero te dejo“, concluye Riso.

Principales causas de separación

En el amor existen tres pilares:

• El eros: es la atracción sexual, el amor y el sexo. Puede que falle algo aquí, pero Riso asegura que existen “terapias sexuales”.

• La amistad: este punto implica tener proyectos comunes, lealtad, comunicación, compartir el humor, etc. “Cuando se rompe ese pilar, la vida se vuelve insoportable porque es como vivir con el enemigo, no con el amigo/a. Si se pierde el humor, te vas aburriendo porque entras en la rutina”, explica.

• El ágape: es el respeto, el amor incondicional y la ternura. Lo que se opone al amor no es el odio, “es la indiferencia” porque con ésta, para la otra persona tu no existes, “eres transparente”.

Siguiendo siempre estos pilares, las causas pueden ser:

• Sexuales, cuando el erotismo se va perdiendo

• La falta de proyectos comunes

• La infidelidad, es una de las más comunes

• La falta de respeto, dejas de ver a tu pareja como un interlocutor válido, la cosificas

• La crianza de los hijos

• El querer cosas diferentes en la vida

Nuevas tecnologías y redes sociales

“La dependencia afectiva emocional es una enfermedad y se ha incrementado con la llegada de las nuevas tecnologías, si bien al contrario, debería haber bajado porque somos más libres y autónomos”, afirma Walter Riso.

El móvil para las personas controladoras en relaciones de sumisión hace que puedan tener información en tiempo real de lo que está haciendo la otra persona, por lo que el whatsapp actúa de policía.

“Si son personas muy inseguras, harán que les pasen fotos de con quien están, de cómo van vestidas, vigilarán tu móvil y facebook, etc. Todo esto es violencia, porque es control y es una relación de poder“, sentencia.

“La gente piensa que la separación es mala y creen estar enamoradas de la imagen inicial. Hay un desamor que libera y que no es malo”, revela el experto y añade que cuando trabaja con personas que están en este tipo de relaciones, les hace ver “que su autorespeto va por encima de todo“, entonces sí son capaces de decirle “estoy ocupada, no molestes más” y dejan de estar en ese estado de sumisión.

Cómo detectar qué tu pareja quiere acabar con la relación

Es importante entender que nadie tiene la obligación de querer a la pareja y que todos tenemos derecho al desamor, a no querer más. Lo que sí podemos exigir es “sinceridad y saber las cosas a tiempo” porque el desamor no aparece de un momento a otro.

El doctor en Psicología avisa que lo esencial para detectar el desamor es fijarnos en:

• La indiferencia: Es lo primordial, cuando vemos que nuestras alegrías no le alegran o cuando nuestras penas no le duelen. Siempre es bueno comparar a la pareja de cómo era antes a cómo es ahora.

• El humor: Si antes se reían juntos y ahora no. Si ese “juego” que tienen todas las parejas, se pierde.

• Negación a actividades sociales: Actividades como ver a amigos o familia empiezan a ser rechazadas.

• El sexo disminuye: generalmente pasa esto, aunque hay veces que se da lo contrario porque les excita “sentir que ya no eres suya”.

Consejos para los que creen que no podrán superar la ruptura

Todo el mundo supera una ruptura, hay quien tarda más tiempo que otros, pero si a los tres meses sigues muy triste, debes pedir ayuda profesional.

El duelo tiene unas etapas que según Riso son siete:

1. Aturdimiento/negación

2. Anhelo/recuperación

3. Búsqueda de explicaciones

4. Ira/indignación

5. Culpa/humillación

6. Desesperanza/depresión

7. Recuperación/aceptación

El psicólogo declara que lo básico para que estemos mejor es:

• Rodearse de una red de apoyo social: Este punto es el más importante, pueden ser familiares o amigos. Dentro de este punto, necesitamos un “yo auxiliar” que es una persona que debe estar siempre que la necesites ahí.

• No sentirse culpable: a veces la persona que se va, le echa la culpa a la que deja para el sentir que se va “con la conciencia tranquila”.

• Fortalecer la autoestima: no dejar de hacer las cosas que te gustaban antes porque una parte importante de la autoestima es darse gustos.

• Autoimagen: arréglate físicamente para ti, para sentirte bien.

• Crear un ritual: es una forma de enterrar al ex, un acto simbólico para dejar de sufrir en aquellas personas que NO han superado el duelo. “Puedes por ejemplo coger las cartas y quemarlas o enterrar sus regalos”, aclara.

Ojo con la tentación a la recaída

En la etapa de duelo sentimos la horrible sensación de querer saber cosas de la otra persona, pensamos en llamarle, enviar un mensaje o incluso hacerle una visita. Es una pequeña “esperanza” de conseguir que vuelva a nuestras vidas.

El especialista asegura que tras esa acción siempre llega la FRUSTACIÓN. Insiste en que hay que “tener resistencia ante ese impulso”, darse una vuelta, una ducha o llamar a tu “yo auxiliar”.



WALTER RISO, PSICÓLOGO

“No te merece quien no quiere estar contigo y te hace daño, porque podría estar contigo y no lo está”

Habla de sexo con tu pareja



Muchas veces las parejas evitan hablar de temas considerados “incómodos”, especialmente cuando de sexo se trata. Pero esta falta de comunicación llena de estrés la relación y la hace poco llevadera tanto dentro como fuera de la cama.

En cambio, aquellos que sí abordan diversos aspectos relacionados con su sexualidad suelen ser más abiertos y disfrutan más, ya que conocen sus gustos y los de su pareja, no solo por descubrimiento sino porque lo conversaron y se enseñaron mutuamente lo que verdaderamente les enciende y lo que les desagrada, coinciden los especialistas.

La sexualidad debería ser uno de los tópicos de mayor comunicación entre una pareja, dice el sexólogo Winston Uzín. No solo porque sea “un motivo de conversación como tal, sino porque se constituye en un elemento de participación sobre mi cuerpo con el de la otra persona”, argumenta.

Durante el coito, muchas personas llegan a ser una unidad, ambos disfrutan del encuentro, pero una sola y simple acción podría acabar con la magia, afirma el especialista. Una caricia o un suave mordisco pueden subir el termómetro, pero también puede apagar el fuego si se practican en el lugar y momento equivocados.

Por eso es importante conversar sobre esos detallitos... El psicólogo Juan José Vargas ejemplifica que si uno es más activo sexualmente que el otro, ambos deberán negociar. Aunque no se trata de marcar una agenda, es importante dar a conocer el nivel de deseo y la periodicidad a fin de no crear falsas expectativas.

Los temas íntimos deben ser abordados para generar un clima de comodidad mutua, resalta Uzín, aunque reconoce que cuando la pareja conversa al respecto no debe perder de vista un elemento muy importante: los sentimientos.

Vargas ve importante abordar puntos como la satisfacción, la frecuencia, las cosas agradables y desagradables, “así la relación se afianza en lo íntimo”. Sin embargo, enfatiza en que no es aconsejable hablar de las experiencias sexuales con otras parejas puesto que podría precipitar los celos “retroactivos”, generar competencia en el desempeño sexual o culpabilización al otro.

Sobre el cómo abordar esos tópicos, Uzín sugiere hacerlo con la mayor naturalidad posible y dejar de lado los prejuicios familiares o religiosos y hasta los conceptos de violencia que llevan cargas sociales y económicas “porque muchos piensan que gozar un momento de sexualidad tiene un precio, que es lo peor que se podría hacer porque se estaría hablando de un negocio”, y estar con la pareja en un intercambio, una entrega.

Otro consejo—esta vez en voz de Vargas— es evitar ir a quemarropa. “Estos temas deben ser abordados poco a poco y según la evolución de la pareja”. Al principio hablen de lo general, hasta donde cada uno conoce la sexualidad para estar seguros de que no hay distorsiones, recalca.Recuerda que desde la visión de ambos especialistas, cualquier momento es bueno para hablar de sexualidad, siempre y cuando ambos se den la confianza necesaria.

Si algo incomoda

Experimentar junto a tu pareja es importante y saludable, pero si algo te incomoda dile hasta dónde llegar.

Rompe la rutina

Es buena idea la terapia de innovar o buscar información sobre cosas nuevas y divertidas para disfrutar.

Disfuncionalidad

Si uno de los dos sufre una disfuncionalidad, busca el momento apropiado para conversarlo, pero que sea fuera de la habitación.

Seguridad

Dialoguen sobre los métodos de protección y cuáles usan para tener sexo seguro y prevenir enfermedades venéreas o embarazos.

Tipo de relación

¿Aún no formalizan lo que son o no sabes en qué parte están?, pues busca el instante adecuado para hablar sobre ese aspecto.

Negociación

No te levantas con ganas de tener sexo, pero tu pareja te busca, exprésale de buena manera que no es el momento, pero que luego sí vas a querer y mucho.

Retroalimentación

Hazle conocer lo que te excita y qué no. Mientras están intimando haz sonidos, gestos o comentarios que le dejen saber que te está llevando al nirvana.

Planificación

Según el caso, las parejas deben conversar sobre cuándo tener las relaciones sexuales, esto por las tantas actividades que los mantienen ocupados.

Juguetes

Experimentar es bueno y llevar un juguete sexual es una forma de conocer más sobre nuestros cuerpos. Introduce el tema con cuidado y de forma que dé curiosidad para que acepte la propuesta.

Sexting, sexy o letal, depende de la edad




Ni poemas eróticos ni llamadas con un lenguaje subido de tono para avivar la pasión. Hoy, con la tecnología, las parejas nuevas o consolidadas, en un 88% —según un estudio de la Universidad de Drexel— recurren a algo más caliente... Imágenes y mensajes que aumentan las pulsaciones. Se trata del sexting.

Sexting es la contracción de sex y texting, es un anglicismo que se refiere al envío de mensajes sexuales eróticos por medio de teléfonos móviles.

Esta conducta sexual aviva la llama y tiene sus beneficios, en especial en parejas que están lejos una de la otra. “Sin duda, la distancia se acorta con este intercambio, pero no solo basta lo físico”, dice el sexólogo Winston Uzín.

También se requiere un entorno de confianza y seguridad. Por ello, esa información debe ser manejada con cuidado y respeto, exclusivamente por adultos. Tomarse una foto sexy, escribir un mensaje hot y enviarlo por el móvil es una forma de abrir lo íntimo y generar muchas sensaciones.

Ese mensaje puede ser interpretado como una invitación al sexo. En los hombres, el ver un desnudo—por ejemplo— aumenta su deseo, y en las mujeres el “escuchar” algo candente la estimula. Al respecto la investigadora Pilar Sordo describe: “Los hombres ven su erección, el orgasmo; hay un fenómeno visual que los lleva a ser visuales, por eso son más adictos a la pornografía, y las mujeres al chat”.

Sordo explica que ellas entienden el mensaje escrito como una conversación, por lo que cuando una recibe un chat de su pareja que dice: “Te amo y te deseo”, se estimula, pues por naturaleza ellas son auditivas y “escuchan” lo que leen.

El intercambio de imágenes y frases puede preparar el encuentro entre sábanas. “Se activan procesos neuroquímicos como la oxitocina y la dopamina”, describe el psicólogo Juan José Vargas, quien además sugiere considerar no solo lo físico, sino los aspectos de la personalidad de quien está al otro lado de la pantalla.

Por eso, este juego sexual es cosa de adultos para quienes “además de tener una relación corporal han desarrollado una comunicación directa en la que nadie se esconde en el anonimato”, recalca Uzín.

Esos recaudos no libran a un adulto de caer en un momento amargo al compartir sus fotos íntimas, pero son los adolescentes los más vulnerables, no solo por su inexperiencia sino porque son los más adeptos a esta práctica.

Muchos adolescentes y jóvenes ven el sexting como una moda, pero esta tendencia puede ser lapidaria.

Las motivaciones para que un adolescente se tome fotos con contenido erótico para enviarlas a sus amigos, desconocidos o pareja, son varias.

Entre ellas, el portal sura.com describe la presión social y la baja autoestima. “Un joven sube una foto a la que se le da un ‘me gusta’ en las redes sociales. Entonces otro ve la competencia y empieza a hacerse selfis cada vez más provocativas. No ven el riesgo”, describe Uzín.

Para ese joven emisor, el motivo también puede ser un coqueteo o más aún, una muestra de compromiso y confianza hacia el destinatario.

Pero, esa ingenuidad no le permite medir el alcance y peligro de tomarse y enviar fotografías de este tipo ya que puede ser víctimas de acoso o bullying.

Las consecuencias van desde el aislamiento, el acoso escolar, las extorsiones y humillaciones que pueden llevarlo a una crisis de ansiedad, depresión, deserción escolar y bajo rendimiento escolar; problemas alimenticios y de sueño, y hasta suicidio.

“Si esas imágenes íntimas del adolescente son publicadas, dañan su autoestima y confianza. Su reconstrucción puede durar años de terapia y modificar su personalidad. Además que no está libre, ya que con el tiempo pueden volver a salir”, dice Vargas, quien como Uzín ve que esta práctica puede ser más nociva que benéfica. “Las relaciones, en especial las íntimas, deben construirse cara a cara, hablando de los sentimientos y de las preocupaciones, incluso del sexo”. Así que deja tu intimidad en lo íntimo.

El arte de la seducción: ¿qué es?

El arte de la seducción se puede definir como método donde se suelen usar todas las virtudes y cualidades posibles a la hora de seducir a alguien que te gusta. Tanto hombres como mujeres usan este método, cada uno a su manera y de la mejor manera posible.

Probablemente habrás pensado en seducir a alguien que a primera vista te ha gustado, pero finalmente no te has atrevido por no saber cómo actuar. ¿Por qué no intentarlo usando tus mejores dotes? Hay veces que uno no es capaz de acercarse a la persona que le atrae por miedo a ser rechazado, pero como se dice comúnmente: quien no arriesga, no gana.



MUESTRA TUS MEJORES ARMAS DE SEDUCCIÓN

Puede que pienses que en el arte de la seducción no tienes nada que hacer, pero uno nunca sabe hasta dónde es capaz de llegar si no se lanza a intentarlo. Sal a la calle con tus mejores armas seductivas, simplemente sé natural y confía en ti mismo.

También ten en cuenta que el arte de seducción no consiste solo en palabras, sino también en gestos, en hechos y en saber escuchar. Seguro que puedes sacar lo mejor de ti mismo, incluso alguna virtud que aún no sabías que podrías llegar a desarrollar.



EL ARTE DE LA SEDUCCIÓN: ¿CÓMO SEDUCIR?

El arte de la seducción es una cualidad innata. Alguien que sabe seducir seguro que te resulta interesante, ten en cuenta las formas y el lenguaje, tanto verbal como no verbal. Todo este conjunto de características hará que tu personalidad resulte singular y atractiva. Un buen seductor sabe lo que quiere y sabe cómo hacer para cautivar a la persona que le atrae, existen muchos tipos de armas de seducción, pero seguro que tú puedes adivinar cuál es tu mejor dote de seducción y mejorar tus cualidades para seducir a la persona que te gusta.

miércoles, 1 de marzo de 2017

El milagro del amor

Algunas fechas especiales, como el Día de San Valentín, encierran misterios milenarios que se ocultaron a nuestros ojos debido a la prevalencia de lo material sobre lo espiritual. Hay que volver al Ser, para encontrar el verdadero Amor.

Indubitablemente, Valentín, fue un Gran Maestro de la Gnosis; formó una Escuela denominada la de los "Valentinianos"; fue gente que se dedicó al estudio del Esoterismo Crístico en todos sus aspectos; por eso es que hoy nos dirigimos a ustedes, en forma precisa, para hablarles sobre el "Milagro del Amor".

El amor comienza con un destello de simpatía, se substancializa con la fuerza del cariño y se sintetiza en adoración. ¡Amar, cuán grande es amar; solamente las grandes Almas pueden y saben amar! Para que haya Amor, se necesita que haya afinidad de pensamientos, afinidad de sentimientos, preocupaciones mentales idénticas.

El beso viene a ser la consagración mística de dos almas, ávidas de expresar en forma sensible lo que interiormente viven; el acto sexual viene a ser la consubstancialización del Amor, en el realismo psicofisiológico de nuestra naturaleza.

Un matrimonio perfecto es la unión de dos seres: Uno que ama más, y otro que ama mejor; el Amor es la mejor Religión asequible. Hermes Trismegisto, el tres veces grande Dios Ibis de Thot, dijo: "Te doy Amor, en el cual está contenido todo el Súmmum de la Sabiduría"

¡Cuán noble es el ser amado, cuán noble es la mujer, cuando en verdad están unidos por el vínculo del amor! Una pareja de enamorados se torna mística, caritativa, servicial; si todos los seres humanos viviesen enamorados, reinaría sobre la faz de la tierra la felicidad, la paz, la armonía, la perfección.

Ciertamente, un pañuelito, una fotografía, un retrato, provocan en el enamorado, estados de éxtasis inefable; en tales momentos se siente comulgar con su amada, aunque se encuentre demasiado distante ¡Así es eso que se llama ´Amor´!

El amor, en sí mismo, es una fuerza cósmica, una fuerza universal que palpita en cada átomo, como palpita en cada sol.

Los planetas de nuestro sistema solar giran alrededor del sol, atraídos incesantemente por esa fuerza maravillosa del amor. Observemos el centelleo de los mundos en el firmamento estrellado: comulga, tal centelleo luminoso, las ondas de luz, las radiaciones, con el suspiro de la flor… hay amor entre la estrella y la rosa, que lanza al aire su perfume delicioso; el amor en sí mismo es profundamente divino, terriblemente divino.

El hombre y la mujer, en realidad de verdad, son dos aspectos de un mismo ser, eso es claro. El amor, en sí mismo, deviene de lo ignoto de nuestro Ser; quiero decir, en forma enfática, que dentro de nosotros mismos, allá en las profundidades más íntimas, poseemos nuestro Ser; éste reviste características trascendentales de eternidad, éste es lo divinal en nosotros. El amor, digo, es la fuerza que emana de este prototipo divinal, existente en lo hondo de nuestra Conciencia; es un tipo de energía capaz de realizar verdaderos prodigios.