Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

viernes, 26 de mayo de 2017

Air, música electrónica para hacer el amor y descansar

Para sus adeptos cada vez más numerosos, la música electrónica es sinónimo de bailar. Pero no para el dúo Air, que cree que sus temas suaves y sofisticados invitan más al descanso o al sexo.

Veinte años después de emerger en la escena electrónica underground francesa, Air inicia el próximo mes una gira en Estados Unidos en momentos en que el dúo decide poner fin a su trabajo conjunto.

A diferencia de Daft Punk, otro dúo francés que se ha impuesto con fuerza en la escena del pop y el R&B, Air se orientó por un camino más esotérico desde su primer álbum, Moon Safari (1998), que contiene el hit Sexy Boy. "De cierta forma, éramos muy diferentes, porque no hacíamos música para bailar, sino más bien para descansar y fuimos los únicos en hacerlo”, explica Jean-Benoit Dunckel, uno de los componentes del dúo.

Y contó que sus fans les han dicho desde hace años que Air es una selección musical de primera a la hora de ir a la cama. "Mucha gente nos ha dicho por todo el mundo: ‘Ustedes son la música con la que invito a las chicas a mi casa’”, relató a la AFP.

"La música ayuda mucho cuando tienes una cena y te vas a casa con una chica. Ayuda realmente a ser cálido y confiar en ti mismo”, añadió.

El músico deja escapar un amago de risa cuando describe a los fans de Air: "Los artistas y los nerds, los estudiantes y la gente de clase media que trabajan en ciencia e investigación”.

En Estados Unidos, el público se siente atraído, según él, por el sonido de atmósfera "europea” y por el trabajo de Air en las películas de la directora Sofía Coppola, en particular la banda sonora original de Las vírgenes suicidas.

Separación

Air sacó el año pasado el álbum Twentyears, una colección de sus mayores éxitos de las últimas dos décadas. Esta será la última compilación, dice Jean-Benoit Dunckel, quien, al igual que su compañero Nicolas Godin, se ha centrado en los últimos años en proyectos individuales.

El músico, al que le gusta explorar los vínculos entre los teclados y los videos, planea lanzar un álbum en solitario en enero. Nicolas Godin, por su parte, editó en 2015 un álbum propio que ofrece una interpretación moderna de Bach.

Aunque siempre dijo tener mucha química con Godin cuando presentan a sus hijos en vivo, Dunckel duda que el dúo vuelva al estudio. "Creo que estar en una banda es como estar en pareja. Están juntos y hacen todo juntos”, explicó. "Si algo se rompe, se acabó. Nuestro tiempo de producción común se terminó, probablemente. Veremos, pero por ahora es así”, agregó.

Reflejo de poder

A excepción de dos festivales en la costa oeste el año pasado, esta gira de Air es la primera desde hace siete años en Estados Unidos. Comenzará el 4 de junio con una actuación en el festival Governors Ball en Nueva York.

A pesar de sus raíces francesas, Air experimentó primero el éxito en Reino Unido en un momento en que el pop británico disminuía. El mercado de la música se orientó después hacia el hip hop, un género del que Jean-Benoit Dunckel definitivamente no es adepto.

"No puedo escuchar hip hop. Básicamente, la música hip hop es un ritmo y encima hay un tipo que habla, y a mí no me gusta hablar”, dijo. "Y no soy aficionado a la violencia y las armas de fuego. Tal vez al sexo, pero no de esa manera”, bromea acerca de los temas favoritos de los raperos.

El músico atribuye la inclinación de la industria de la música hacia el hip hop en la década de 2000 a la fuerte influencia de Estados Unidos. "La música es un reflejo del poder económico”. Se declaró optimista respecto del auge del streaming, pues opina que les ofrece una mayor visibilidad a los artistas que no encajan con los gustos estadounidenses. "internet ha destruido la economía de la música”, consideró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario