Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 18 de diciembre de 2017

¿Eres o tienes un amigo ‘ambivalent’?

Estamos viviendo un momento en el que, aunque un concepto/situación existiera hace tiempo, un anglicismo hace que todo cobre más sentido y/o seriedad. Y, por lo tanto, hace que lo tengamos mucho más en cuenta. ¿Cómo? ¿Conoces el término anglicismo frenemies? Frenemies es el plural de frenemy (friend/amigo + enemy/enemigo) y se dio a conocer de forma pop en el capítulo 3x16 de Sexo en Nueva York. El concepto amienemigo se refiere a un amigo que no es enemigo del todo pero tampoco amigo, una relación ambigua o, quizá, muy competitiva y destructiva. El concepto ha evolucionado y, ahora, más que un amienemigo o frenemy, las amistades ambiguas que te hacen pensar (demasiado y de forma negativa) son conocidas como ambivalent.

Entonces, ¿qué quiere decir exactamente ambivalent? En este contexto psicológico, una persona por la que tienes sentimientos negativos y positivos al mismo tiempo.

Esto, que puede parecer una tontería, es muy dañino. Si pensabas que una amistad tóxica era negativa para tu salud, una amistad ambivalente puede serlo mucho más.

Es evidente que no todo el mundo tiene el mismo tipo de sensibilidad y que hay personas que tienen la capacidad para romper esquemas o para dejarte pensando. Esto no es una amistad ambivalent ni es un frenemy. Un amigo de verdad siempre te va a decir la verdad, va a ser honesto y no va a entrar en juegos dañinos, competiciones o egos. Además, en todo tipo de relaciones, de amistad, de trabajo o de lo que sea, existen distintas fases y etapas y, sobre todo, todos somos humanos. Lo importante es darse cuenta de lo que estamos sintiendo y corregirlo.

¿Por qué una amistad ambivalent es mucho más tóxica que una amistad tóxica en sí? Porque siempre te hace estar en guardia y, sin tú saberlo, afecta a todos los aspectos de tu vida con estrés, nervios, inseguridad y ansiedad. Una amistad tóxica es mucho más obvia, sabes que debes cortarla sí o sí (otra cosa es que lo hagas) pero, la relación ambivalent es mucho más dañina porque estás alerta, pero no sabes por qué, los signos o señales no son tan obvios.

Vale, bien, ahora tienes, más o menos claro el concepto de amienemistad/ambivalente pero, ¿sabías que existen distintos tipos de frenemies?

EL FRENEMY CELOSO.

Los celos son la primera señal y el primer paso para pasar de amigo a amienemigo. Tu amigo o amiga se pone celoso o celosa de tu ascenso, de que enamores, de tu carisma, tu nuevo bolso, tu nuevo ascenso o tu personalidad. Pero esto no es solo hacia ti, si tú también sientes celos hacia tus amigos, alerta roja.

*** El problema de los celos es que destruyen la confianza, el respecto y la admiración. Es imposible tener una amistad sana si existe cualquier tipo de celos.

¿La solución? O superas los celos o superas la amistad, una de las dos.

- El frenemy que mina. Dicho de una forma más rápida el frenemy pasivo agresivo. ¿Estás a dieta y no te atreves a decirlo? ¿No quieres beber pero siempre te terminan obligando? No solo se hacen ver por su pasivo agresividad sino también por sus comentarios sarcásticos, ácidos y por no apoyar tus buenas decisiones. Ya sea dejar de beber, dejar de comer lo que sea o dejar de salir de fiesta, etc, etc, etc.

*** Aquí el problema es que un amigo debe apoyarte en todo lo que hagas. Si quieres empezar una dieta, conocer a nuevos amigos o lo que sea, tiene que mostrar su apoyo incondicional, sin juzgar ni intentar cambiar tu punto de vista o tu decisión.

¿La solución? Cortar de raíz. Si me vacilas una vez, culpa tuya, si me vacilas dos, culpa mía.

Por supuesto que existen más tipos de amienesmitad, sin embargo, estos son dos los pilares o las cosas que más suelen destruir cualquier tipo de relación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario