Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

martes, 27 de febrero de 2018

Convivencia ¿Te sientes alejada de tu pareja?

Al formar una pareja y una familia, creamos una empresa juntos, que -paradójicamente- termina por “matar” el amor que le dio origen. ¿Cómo? Nuestros recursos son limitados: tenemos energía, herramientas y pensamientos que en algún momento se agotan, y si a esos recursos los ocupamos solamente en trabajo, amistades, cursos, series en Netflix y estudio, es obvio que no te va a quedar mucho tiempo para la pareja. Si no te sientes enamorada o atraída hacia tu pareja, puede que sea porque tienes tus recursos y tu energía ocupados en otras cosas. ¿Qué pasaría si esa horita que le dedicas a la serie del momento se la dedicaras algunos días a charlar con él, a salir a ver juntos el cielo o a dar una vuelta antes de acostarse?

PORQUE LO DISTE (DEMASIADO) POR SENTADO

A medida que la pareja se va consolidando, en paralelo se va debilitando. Bajo la falsa creencia de que el amor permanece, pase lo que pase, hagamos lo que hagamos, empezamos a descuidar al otro. Hay falta de iniciativa en el amor -que pareciera lo más estable- en pos de los pendientes disfrazados de “urgencias” que surgen a diario. Es habitual en los seres humanos: cuando tenemos algo asegurado, nos aburre. Sentimos que nada tiene para decirnos y creemos que cualquier otra cosa es más importante.

PORQUE HAY FALTA DE RECONOCIMIENTO

En muchos casos, lo que produce fisuras en las relaciones es la carencia de admiración que aparece con los años. Lo que nos parecía brillante y nuevo, hoy se volvió un commodity, algo que tenemos en casa y que “así debe ser”. Entramos en un modo automático, dejamos de escuchar lo que nuestra pareja tiene para decirnos, lo que siente, lo que puede dar, y eso nos aleja del cariño y también del erotismo.

7 CLAVES PARA RECONECTARSE

1) Resístete a ocupaciones intrascendentes: cuestiona conscientemente lo que hasta ahora consideraste “urgencias”. No todos los mensajes de WhatsApp son importantes, tampoco eres tan adicta a una serie como para no dejar de verla por un par de noches; no es tan importante dejar la casa ordenada (puedes amanecer un día con los platos sucios y no va a cambiar el mundo), y puedes faltar un día a Pilates.

2) Pon la pareja en agenda: casi todo en nuestras rutinas está programado. No luches contra eso y súmale a tu calendario los encuentros con tu pareja. Ponerlos en agenda no te dará la magia, pero sí las condiciones para que lo lindo suceda. En ese espacio, deja que lo espontáneo fluya.

3) No des todo por sentado: no pienses que tu pareja estará por siempre a tu lado. Trabaja a diario para evitar sorprenderte con un final no tan feliz, dejando de lado la suposición de que nada cambia con el tiempo.

4) Dialoga con acciones: haz crecer lo positivo donde hay algo negativo, pero no con palabras, sino con acciones. Por ejemplo, piensa en él cuando tomas una decisión, y en las situaciones más simples, como cuando te dan ganas de cocinar algo para disfrutar juntos (¿ese plato tiene lo que más le gusta comer?).

5) Genera encuentros de calidad: dales valor a situaciones como el cafecito que se toman después de cenar, el ratito que están solos cuando los chicos se van a dormir o ese desayuno en el que coinciden una vez por semana. Sal de la comunicación de rutina, donde cada uno va dando datos del tipo “hoy hice esto, charlé con tal”, y entra en diálogos más profundos en los que se abra el juego para saber realmente cómo se está sintiendo el otro.

6) Frena la crítica: el amor y la evaluación no son compatibles. Amar es registrar sin pensar, es un estado de contacto aceptador de algo lindo. Si siempre estás atrás de sus fallas, de su desorden, de sus pequeñas obsesiones..., ¿cómo vas a poder conectarte con lo que sí tiene y no estás mirando? ¿Cómo aprender a recibir? El sentido del humor es la herramienta número uno para aceptar las imperfecciones, las diferencias y esos detalles de la convivencia que te enervan tanto.

7) Produce momentos de felicidad: es tarea de ambos producir momentos felices, y ellos mismos se van a ir retroalimentando y reproduciendo con el paso del tiempo. No es tan complicado “robarle” un rato feliz al día: hagan una lista de las cosas que disfrutan hacer juntos. Puede ser lo que quieran: leer, bailar, besarse, ducharse juntos, correr, viajar, ver pelis, hacerse masajes, cocinar.

QUE EL CUERPO TAMBIÉN SE ENCUENTRE

El sexo pasa a ser “una cosa más” de la pareja, y a veces hasta se termina esquivando. Suele pasar que las responsabilidades superan el juego, la pareja queda agobiada y alejada y el vínculo pierde toda pasión. Ahí parece difícil volver a mirar al otro con deseo, pero hay opciones.

Una es la aceptación: que el sexo se espacie no quiere decir que baje la calidad. Puede que siempre haya niños en tu cama o que las obligaciones los mantenga ocupados, entonces se espacian los encuentros, pero están conformes con eso porque cuando se encuentran la pasan súper bien. Otra opción, si no están conformes con la vida sexual actual, es buscar formas de recuperar el deseo, ya sea con una pequeña escapada solos, con una noche afuera de casa o bien haciendo resurgir el cortejo a partir del miedo a perder al otro y de encontrar nuevamente valor en él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario