Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

domingo, 22 de enero de 2017

¿Cómo disfrutar del sexo después de los 50?

CLaves para DISFRUTAR

LA EDAD NO LIMITA LA SEXUALIDAD

Si bien el climaterio y la menopausia son una etapa de grandes cambios en la mujer, no quiere decir que deban abandonar la actividad sexual con su pareja.

Alrededor de los 45 y 50 años, la mayoría de las mujeres comienza a experimentar cambios en su cuerpo y en su conducta, síntomas que las lleva a pensar que es el fin de la vida sexual. Sin embargo, lejos de ser una etapa final, la menopausia puede llegar a ser una de las mejores épocas de la vida de una mujer ya que se dejan atrás muchas responsabilidades y preocupaciones.

Si bien es un proceso que trae cambios hormonales, puede ser una etapa de reflexión interna, de reencuentro con una misma. De esta manera, la médica psiquiátrica y miembro de la Fundación para la Investigación Médico-Psicológica, Luisa Barón, asegura que “la menopausia es una fase de transición marcada desde su capacidad de tener hijos a su imposibilidad de tener hijos y esto para muchas mujeres puede significar comenzar a pensar en ellas mismas”.

Además sostiene que “podríamos hablar como de una especie de adolescencia experimentada, donde los hijos ya son mayores y una puede dedicarle más tiempo a la relación sentimental y sexual con su pareja”.

Por otro lado, la médica especialista en ginecología Claudia Rey, señala que “si bien el climaterio y la menopausia son etapas de grandes cambios físico corporales, como también psíquicos, influyen en lo que es la sexualidad de la mujer, pero esto no quiere decir que haya que abandonar la actividad sexual”.

Otros de los mitos que es necesario desmentir es la relación entre este proceso y la vejez. “Hace varios años atrás, nuestras madres o nuestras abuelas sí pasaban la menopausia cuando ya era la vejez, pero hoy, en los países desarrollados el promedio de vida es de 80 años, entonces una mujer que tiene la menopausia a los 50 años tiene alrededor de 30 años por delante para vivir”, explica la Dra. Barón.

Tanto Claudia Rey como Luisa Barón, coinciden en que es necesario desdramatizar y desmitificar los mitos populares que circulan en la sociedad sobre el proceso de la menopausia ya que consultando al médico correspondiente, cualquier malestar se puede revertir.

“No bien la mujer detecta estos cambios, que incluso pueden llegar a aparecer en la etapa pre menopausia donde empiezan los vaivenes hormonales, debe consultar inmediatamente a su médico, porque son síntomas que se revierten muy fácilmente”, sostiene la doctora Rey, y agrega que “la primera queja que trae la mujer con la menopausia es la sequedad vaginal, y este síntoma con un buen lubricante hace que las relaciones dejen de ser dolorosas para ser nuevamente placenteras”.

Sin embargo, aunque las profesionales sostienen que los síntomas son normales, la mayoría de las mujeres los enfrentan con mucho temor y padecimiento. Sudoración, aumento del peso, sequedad vaginal, sofocos e insomnio, son algunos de los cambios hormonales que transitan.

De todas maneras, las especialistas explican que más del 80 por ciento de los casos tiene una sintomatología moderada y de fácil tratamiento.

Es por eso, que es necesario vivir la menopausia con total naturalidad. “Hay que revalorizarla porque es una nueva etapa en el ciclo vital femenino y no hay que considerarlo como una fase de pérdida. Es el fin de la fertilidad pero no de la feminidad”, concluye la Dra. Rey.

En el portal webconsultas.com se propone una serie de ideas, trucos y consejos para no renunciar a tu sexualidad y seguir disfrutándola con naturalidad durante la menopausia. Es importante utilizar la imaginación. No se debe olvidar que el cerebro es el principal órgano sexual que tenemos. Pensar en el sexo (fantasías incluidas) contribuirá a que no pierdas interés por practicarlo.

Se debe llevar un estilo de vida saludable, practicar ejercicio, seguir una dieta equilibrada, dormir lo suficiente. Si te mantienes en forma, se mejorará el autoestima y se reducirá el riesgo de padecer muchos trastornos que influirían negativamente sobre el bienestar y, consecuentemente, sobre la calidad de la vida sexual.

Es bueno recordar que el envejecimiento, por sí mismo, no es la causa de una disminución en el interés o la capacidad de respuesta sexual de una mujer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario