Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

viernes, 13 de octubre de 2017

Gabriela Rougier, una charla y un taller para no perderse

La sicóloga argentina Gabriela Rougier que llegó este viernes a Santa Cruz de la Sierra, dará una charla para todo público hoy y un taller para parejas mañana sábado, abordando temas de relevancia. Su primera conferencia, este viernes en el auditorio de la universidad Domingo Savio, titula: ¿Es posible recuperarse de una infidelidad? La charla comenzará a las 19:30.

El costo para asistir a esta primera conferencia es de Bs 100 por persona. En ella se responderá a preguntas habituales como: ¿Por qué nos duele tanto el engaño? o ¿es posible recuperarse de una infidelidad? La consultora Dynamis que tiene al frente a los profesionales Roque Pedraza y Ricardo Seoane, gestiona este tipo de actividades de ayuda a la sociedad.

“Sí hay vida después de la infidelidad”, adelantó Rougier a EL DEBER. Que además habló de los tiempos actuales con las redes sociales como protagonista. “No es que aumentaron los casos de infidelidad, sino que se han descubierto más”. Pero además detalló que la comunicación y el fortalecimiento espiritual son clave para superar los momentos difíciles.

La segunda actividad será el sábado y se trata de un taller con el tema El secreto de las parejas felices. Se desarrollará de 14:30 a 18:30 en el Centro Kolping a un costo de Bs 200 la pareja. “Será una tarde para fortalecer y sanar la comunicación, la confianza y el afecto en tu relación”, dice el afiche que promociona la llegada de una sicóloga especialista en el tema de parejas.

Pedraza y Seoane de la consultora Dynamis que también trabajan bastante con jóvenes, hablaron de la oportunidad que tienen las parejas de asistir a dos conferencias de edificación. “Rougier es una gran profesional que ayudará bastante”, dijo Pedraza. Los teléfonos habilitados para cualquier información son el 3-255868 y el 677-77636.

jueves, 12 de octubre de 2017

Relaciones actuales Parejas, pero... “cama afuera”

Jean Paul Sartre y Simon de Beauvoir no eran precisamente atolondrados. Le dedicaron una gran parte de su vida al pensamiento y la reflexión. Ellos dos formaron pareja y la suya fue una historia de amor fuera de los cánones de su época. Fueron precursores de lo que hoy llamamos “pareja cama afuera” o LAT (Living Apart Together).

Hay opiniones encontradas respecto a este tipo de relación. Por un lado, pareciera la relación perfecta, con todas las ventajas y ningún inconveniente.

Sin embargo, si lo miramos desde otro punto de vista, puede ser el resultado de una época individualista que se niega al compromiso amoroso absoluto

¿QUÉ ES UNA PAREJA LAT?

Una pareja LAT es una pareja como todas las demás salvo por un detalle muy especial, cada uno de ellos mantiene su propio domicilio aunque comparten varias noches a la semana bajo el mismo techo en una de las dos casas. Comparten vacaciones, fiestas y cumplen con todos los compromisos esperables en una relación, excepto por el hecho de que guardan un espacio privado de intimidad fuera de la convivencia (que no fuera de la pareja). Eligen compartir la vida sin el desgaste de la convivencia.

¿QUIÉNES VIVEN UNA RELACIÓN LAT?

Generalmente las personas que eligen este tipo de relación están en la mediana edad, a partir de los 40 años. Usualmente urbanitas de grandes ciudades. Suelen venir de relaciones anteriores, algunos con hijos.

Es decir, ya tienen una experiencia previa en cuestiones de relación de pareja.

Dentro de la relación LAT, son monógamos y se mantienen en pareja estable durante muchísimo tiempo. Comparten tiempo libre, vacaciones, alegrías, tristezas y hasta la crianza de los hijos del otro, pero por mutuo acuerdo la casa y la economía de cada uno son individuales.

En la actualidad, vivimos mucho más tiempo que antes y las mujeres participan de una manera mucho más integral en el mercado laboral como resultado de poder controlar sus ciclos reproductivos. Esta evolución social ha provocado que la figura del matrimonio como institución y célula básica de la familia haya mutado también.

El matrimonio ha perdido estabilidad y eternidad. A lo largo de la vida de una persona puede haber ahora dos o tres relaciones de pareja importantes. Esto trae aparejada una nueva forma de organización en el campo de las relaciones sentimentales y la familia.

VENTAJAS, DESVENTAJAS Y RAZONES DE UNA PAREJA LAT

La pareja es mucho más que el mandato tradicional y clásico de un matrimonio heterosexual compartiendo techo hasta la muerte. Hoy la relación amorosa entre dos personas tiene que situarse en un contexto social muy diferente al de hace tan poco tiempo como 30 años.

Dos adultos de la segunda década del siglo XXI serán, seguramente, individuos mucho más autosuficientes y complejos. Sin importar ya si se es mujer u hombre, los vínculos laborales y sociales son complicados para los dos. El estrés, lo vertiginoso de la vida en las ciudades, el equilibrio que hay que sostener entre la multitud de roles que hay que cumplir y la maraña compleja de ex relaciones que vamos llevando a cuestas hacen que el espacio privado sea un tesoro insustituible.

Poder pactar con el otro los términos de una relación en la que se quiere, precisamente, salvaguardar la magia del amor de todo el resto de cotidianidades. ¿Cómo conseguir salvarse del tedio de la rutina? Yéndose para volver.

Echar de menos al otro es uno de los aditamentos más efectivos contra el tedio y el desgaste. Amar y sentirse amado se unen a la emoción de necesitar estar junto al otro. Cuando se provoca de forma controlada una separación, se provoca un anhelo continuo por ver al otro, y esto realimenta constantemente el romanticismo. Se preserva un poco más la magia del encuentro, de la ilusión renovada y se mantiene un espacio privado que todos necesitamos satisfacer.

REPETIR SIN ERRAR

En este marco de situación son cada vez más las personas que apuestan de nuevo por el amor y la pareja, pero no quieren repetir la experiencia de la rutina y la convivencia forzosa 7 días a la semana.

Buscan un equilibrio entre la necesidad de espacio e independencia y el deseo de compartir la vida con el ser amado. El compromiso afectivo es total y profundo. La llave del éxito de la relación… el respeto, la confianza mutual y el amor libremente escogido.


lunes, 9 de octubre de 2017

Juego de roles, que gane la pasión



El sexo es fundamental en la relación de pareja, pero cuando éste se vuelve rutinario la pasión suele disminuir y, por lo tanto, la magia y la chispa se van apagando. Sin embargo, un juego de roles puede ser una gran idea para avivar la llama y recuperar el apetito sexual.

“El juego de roles es una iniciativa, una forma, para recuperar el deseo sexual que se tiene al inicio de una relación amorosa”, afirma Anahí Navarro, sexóloga y psicoterapeuta.

Esta práctica, también conocida como role playing, consiste en adoptar, tanto tú como tu pareja, personalidades distintas. Por ejemplo, el de policía y ladrón; médico y paciente, el de la bestia y la damisela o el tímido y la seductora, y más.

“Esos juegos siempre ponen un toque especial, hacen de la persona alguien diferente a quien conocer y eso es estimulante. En sí, son nuevos aspectos que ver en tu pareja”.

Por otra parte, el hecho de actuar permite liberarse de estereotipos, de miedos y vergüenzas. Así que hay más soltura entre sábanas.

Pero, ¿por qué la cama se enfría? Según Navarro, una de las causas es la monotonía en las relaciones largas. Para el psicólogo Juan José Vargas la rutina es la causante. Como fuera, ambos especialistas encuentran en la cotidianidad y la falta de emociones el nicho de la pasión. “Cuando llevas mucho tiempo con tu pareja hay aspectos que van cambiando. Con esto no digo que se va perdiendo la pasión, pero sí se transforma”, afirma la sexóloga.

Y la repetición al hacer las cosas, como la forma de abordar, seducir, besar y hasta tener las mismas posiciones en la cama va apagando esa chispa y con ella, el interés.

No dejen que eso pase. Una charla íntima para conocer sus fantasías puede que ayude a sorprender con algo gratificante que estimule la mente y, claro, el cuerpo. “Eso sí, debe divertir y no provocar incomodidad”, recalca Vargas. “La práctica debe ser consensuada entre los integrantes de la relación”, enfatiza Navarro.

La elección de roles debe ser planeada a fin de no despertar temores. Por ejemplo, si se sugiere el del profesor y la colegiala, “muchas mujeres pueden sentirse susceptibles, pues podría demostrar que la pareja tiene atracción por las menores”, lo que acabaría con la fantasía.

No obstante, “esto no quiere decir que esté prohibido, puesto que si ambos desean interpretar el papel y jugar, la valía es óptima”.

Al ser un juego de poder, algunos podrían interpretar que el role playing genera violencia, pero esto es un mito. No olvides que al optar por esta práctica estás consensuando con tu pareja que uno llevará el control de la relación en la intimidad. “Uno tiene un papel de dominador y el otro de sumiso”, explica la sexóloga.

El miedo y la vergüenza son los principales enemigos para poner en práctica este juego, puesto que puede ser complicado el proponer algunas ideas a tu pareja. De acuerdo con la experiencia de Navarro, en Bolivia hablar de sexo sigue siendo un tabú. Aun así afirma que las mujeres son las que mayormente proponen experimentar juegos, y el de roles es uno que les atrae. “Ellas, en su mayoría, son las que ven las falencias o algo que podría mejorar la relación y se ponen a investigar respecto a qué podría reavivar la pasión”.

Navarro observa también que “los varones no se sienten en la libertad de decir que falta algo. Sienten que tienen toda la presión encima, que la relación sexual depende de ellos y que deben buscar la manera de satisfacer a sus parejas”.

Si sientes que la pasión ha disminuido, no temas proponer un cambio e intentar reavivarla, al final tu pareja es también tu compañera de juego.

Enciende la chispa

Los disfraces pueden ayudar a encarnar con más facilidad esos papeles eróticos. Estudios demuestran que los hombres son visuales; a ellos “les gusta ver” y a las mujeres, oír, pues son más auditivas.

Encarna a un personaje con el cual te sientas a gusto.

Ambienta el espacio. Ponte de acuerdo con tu pareja para darle realismo al juego.

Deja de lado los tabúes sexuales, pues éstos matan la pasión y sobre todo la imaginación.

El juego del policía y el ladrón, la enfermera y el paciente, el ama de casa y el jardinero son algunas sugerencias.

Fuentes: Anahí Navarro (Sexóloga - Psicoterapeuta / anahi.nav@gmail.com) y Juan José Vargas (psicólogo / jota2psycho@gmail.com)

Fotos: internet

Glosario del amor

En el nombre del amor se han redefinido muchos conceptos y se han inventado otros. Son expresiones que sin ser explícitas dicen mucho. Las usan jóvenes y adultos y quiénes mejor que ellos mismos para explicar su sentido. Así que ponte a tono con el lenguaje del amor.

Abrime cancha. Esta frase se usaba para pedir a un amigo o amiga que te presente a la persona que te atraía y que interceda por ti contándole tus virtudes (Iván Gutiérrez, 43).

Agarrón. Se refiere a la persona con la que tienes un encuentro ocasional, desde un beso hasta una noche juntos (Martha Flores, 51). Hoy se conoce como joda o prende.

Amigos con derechos. Se dice así de una relación entre amigos que tienen una aventura amorosa, pero no han formalizado (Karla Daza, 22). Otros términos que en la actualidad expresan lo mismo son amigovio (fusión de amigo y novio) y amigante (fusión de amigo y amante).

Casera/o. Se refiere a la persona con la que tienes encuentros ocasionales (Aldo Gutiérrez, 23).

Camote. Persona que está locamente enamorada y lo demuestra con detalles. La expresión resulta de una comparación con el tubérculo por la dulzura de su sabor. Es un término usado por años y que no pasa de moda (Iván Gutiérrez, 43).

Chape. Beso estilo francés que incluye un masaje a la lengua. También se lo conoce como prende si es ocasional (Vinicius de Souza, 25).

Chequeo. Es esa persona que te gusta y a la que has estado observando por largo tiempo (Vinicius de Souza, 25). En el oriente boliviano se dice pirañear (Laura Viscarra, 21).

Cuerno. Es la persona con la que uno de los miembros de la pareja es infiel. Cuernear hace referencia a la acción de ser infiel. Del otro lado, a quien era víctima del engaño, en Santa Cruz se le dice el venao. El término se popularizó con el tema homónimo del grupo Los cantantes, en 1995. Ambas palabras trascienden generaciones (Martha Flores, 51).

Corteja/o. Término que se usa en la región oriental de Bolivia para definir a la pareja amorosa. Otros sinónimos son mi chica (o) y mi ñata (o) (Marcelo Rivadeneira, 26).

Dominao. En la parte oriental del país se llama así a quien se deja influenciar y se somete a su pareja (Laura Viscarra, 21).

‘Forever alone’. Término en inglés que significa “solo para siempre”. Se lo usa cuando se pierde la fe en el amor y hay resignación a estar solo (a). También para denominar a quien está sin pareja por mucho tiempo (Guadalupe González, 24).

‘Friendzone’. Este anglicismo se traduce como la zona de amigos​ o zona de amistad. Representa una situación en la que uno de los dos está enamorado y lo confiesa, pero “la contraparte” le deja en claro que entre ambos solo hay amistad y “lo manda” a la friendzone (Karla Daza, 23).

El (la) incondicional. Aquella persona que está al pie del cañón, siempre disponible y que nunca falla. Sale con uno cuando todas las demás opciones le dijeron que no (Juan Carlos Moscoso, 52).

Innombrable. Es la expareja, la que nunca debe ser nombrada, ya sea porque ha causado sufrimiento o porque uno se arrepiente, hasta la vergüenza, de haber tenido una relación con ella. Hoy se la conoce también como Voldemort, en honor al villano innombrable en la saga de Harry Potter (Javier Molina, 25).

Mandarina. En el ámbito amoroso es un adjetivo para referirse a la persona que se vuelve dependiente de su pareja y desaparece de las actividades de los o las amigas. Se emplea mucho en el occidente del país. (Vinicius de Souza, 25).

Meloso/a. Se nombra de esta manera a quienes son cariñosos en extremo y que no se pueden separar ni un segundo de su pareja, a la que muestran afecto desmedido (Karla Daza, 23). En Santa Cruz se les llama chicle (Laura Viscarra, 21).

Me mandó a volar. Frase que usábamos mucho cuando una declaración de amor fracasaba, es decir que eras rechazado sin miramientos (Martín Díaz, 45).

Mi crush. Es esa persona que te encanta, pero con la cual no hay posibilidad de una relación. Hoy se usa mucho y la idea es que cada vez que la miras tu corazón se estruja (se hace crush) (Claudia Rojas, 23).

Mi peor es nada. Se usa despectivamente para referirse a la pareja cuando es mejor tener una que estar solo. Es un término antiguo que sigue vigente (Mariana Valda, 37).

Mi yala. Persona con la que ya has tenido algún tipo de relación amorosa y ya la... (Alessandra Valdivia, 26).

Negrear. Término que se usaba para indicar un coqueteo no bien visto con alguien (Miriam Toro, 56). También como actividad de un grupo de amigos o amigas que sale a ver y chequear a los del sexo opuesto (Oswaldo Aguirre, 47).

No me da bola. Es la situación en la que te gusta una persona y ésta te ignora. (Martha Flores, 51).

‘Remember’. Cuando dos personas se reencuentran sexualmente después de un tiempo y donde prima “cero compromiso”. Es un anglicismo cuya traducción significa “recuerdo” Antes se decía un amistoso. (Gabriela Villanueva, 24).

‘Stalkear’. Palabra en inglés que hoy define la acción de estoquear, es decir vigilar y averiguar en las redes sociales todo sobre la persona que te gusta o atrae (Karla Daza, 23).

Violinista. Es la persona que siempre acompaña a una pareja de enamorados a todo lado haciendo un mal tercio. Se le llama violinista porque anda metafóricamente tocando el violín mientras los otros enamoran (Miriam Toro, 51).

Seguridad y autoestima para conquistar



Armarse de valor para invitar a salir a tu crush (término del inglés “aplastado” que se relaciona con quien te estruja el corazón) no es sencillo. Sabes que no le gustas, pero lo último que se pierde es la esperanza y no hay peor lucha que la que no se hace. Así que vence el miedo al rechazo, un problema por el cual muchas personas pasan, más cuando el dueño o dueña de tu corazón no se da cuenta de que existes. Relájate y reflexiona sobre ciertos aspectos que te ayudarán a hacerte “visible” para la persona que te gusta.

El love coaching es un modelo de asesoramiento o apoyo que ayuda a ganar confianza y seguridad respecto de la forma de actuar cuando el amor toca tu puerta. “Es un método que se adapta a las necesidades de cada persona y da herramientas para lograr las metas deseadas en el amor”, dice Rubén García, coach personal en esta técnica.

La inseguridad, según García, es uno de los mayores obstáculos para entablar cualquier tipo de relación, incluso en los negocios. El miedo al rechazo, a recibir un ‘no’ por respuesta, limita las posibilidades de éxito, pues no sabrás cuál habría sido la reacción de la persona que te gusta.

La psicóloga Elizabeth Ordóñez, especialista en terapia de pareja, concuerda en que la inseguridad y baja autoestima influyen negativamente en la conquista de quien te gusta. “Juegan en contra porque el lenguaje no verbal lo muestra. Por ejemplo, cuando un joven le habla a una chica de forma tímida o va con la cabeza agachada, denota este defecto”. Su inseguridad puede ser interpretada como si se tratara de una persona poco confiable. Si te das cuenta, es cierto: es difícil que quien no confíe en sí mismo genere confianza en otras personas.

Ante tal situación, un análisis personal y el desarrollo de esta habilidad ayuda en las relaciones amorosas. De acuerdo con el coach, debes descubrir el objetivo al que quieres llegar con quien te gusta. “No es lo mismo ganar el afecto de la persona y formar una relación que tener una cita con alguien a quien viste en la calle y tuviste una atracción a primera vista”.

Teniendo en claro el objetivo, analiza tus puntos débiles y tus fortalezas. Esto te ayudará a conocerte mejor y saber cuáles son las armas que tienes a favor. Fíjate cuáles son tus temores, incluso tus prejuicios, recomienda García. Entre éstos está el repetirse ‘no me hará caso’, ‘soy pobre’, ‘no soy linda’, ‘soy bajito’. “Esas frases típicas obstaculizan una buena interacción entre tú y quien te gusta”, alerta el experto.

En vez de eso, apunta a tus cualidades: ‘soy amable, ‘soy divertido’, ‘tengo buena charla’. Ten por seguro que esas virtudes brillan más que los defectos.

Sube tu autoestima

Reafirma tus cualidades. No solo mires tus sombras; saca brillo a tus virtudes. Evita criticarte, eso denota victimismo.

Si encuentras en tu personalidad algo que no te gusta, trabaja en ello. Cambia, mejora, sin quejas.

Recuerda que quien no se ama a sí mismo busca ese amor en otros, pero difícilmente lo encuentra.

Aprovecha las oportunidades y los encuentros para enviarle una señal a tu crush, por ejemplo una sonrisa. Dicen que ésta abre puertas.

Camina erguido y con paso firme.

Fuentes: Rubén García (Coach Personal, especialista en Love Coaching) y Elizabeth Ordóñez (Psicóloga especialista en Terapia de pareja)

sábado, 7 de octubre de 2017

¿Le quiero? ¿Me quiere?

Las dudas en el amor son mucho más habituales de lo que se piensa, aunque muchas personas piensan en el amor como en una actitud del todo o nada, lo asumen como si fuera un interruptor que solo tiene dos posiciones: encendido o apagado, y cuando surgen las dudas en el amor piensan que es porque ya no quieren a su pareja.

Sin embargo, este sentimiento es más complejo, entre el amor y el desamor hay muchísimas facetas. Por eso, si una persona pone en duda vuestra relación, no significa necesariamente que ya no te quiere. Del mismo modo, si dudas, no significa necesariamente que ya no le quieras.

El punto de partida: Las expectativas erróneas

Investigadores de la Heriot-Watt University están convencidos de que muchas de nuestras expectativas sobre cómo debería funcionar una relación de pareja están determinadas por los filmes románticos de Hollywood.

Después de analizar las 200 películas románticas más famosas de todos los tiempos y valorar cómo los protagonistas resolvían los 3.470 incidentes en su relación de pareja, los investigadores llegaron a la conclusión de que estas obras ofrecen una visión distorsionada y demasiado idílica de las relaciones amorosas, incitándonos a poner el listón demasiado alto y generando expectativas poco objetivas.



El cambio como generador de dudas en el amor

"En todas las actividades es saludable, de vez en cuando, poner un signo de interrogación sobre aquellas cosas que por mucho tiempo se han dado como seguras". Con esta frase Bertrand Russell hacía referencia a que los seres humanos cambiamos a lo largo del tiempo, nuestras necesidades, expectativas y objetivos se transforman, por lo que es normal que reflexionemos sobre dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos.

La relación de pareja no escapa a esta realidad, sobre todo si la otra persona ha cambiado mucho o se ha mantenido prácticamente inmutable a lo largo de los años. En estos casos, lo que suele ocurrir es que la pareja va perdiendo sus intereses comunes. Cuando una de las dos personas se percata de ello, puede tener dudas. No obstante, las dudas en el amor no significan que se haya dejado de amar al otro, sino simplemente que está cuestionándose el tipo de relación que lleva. La buena noticia es que cuando existe comunicación es posible encontrar una salida. Quizás tan solo necesitas pasar más tiempo juntos para reencontrar esos intereses comunes que habéis perdido.