Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 22 de octubre de 2015

Tu pareja puede enfermarte


GALERÍA(2)
[Move to Panel 1]

Cuando estás en una relación sana te sientes feliz y llena de energía, mientras que una relación tóxica te hará sentir deprimida, agotada y con ciertos malestares físicos.

Cuando buscamos el amor para formar una pareja estamos pensando en tener una vida mejor que al estar solos ¿qué sucede cuando quedamos atrapados en una relación en la que solamente pasamos malos momentos?

Este tipo de relaciones, en las que dos personas sufren constantemente, se denominan relaciones tóxicas.

Estas relaciones de pareja te producen mucha pena y desdicha y muy poca alegría y buenos momentos. Un factor común en este tipo de parejas, además de la infelicidad, es que siempre hay uno de los que intenta constantemente sostener esta relación por muy imposible que esto resulte, desgastándola de esta manera aún más y provocando una mayor insatisfacción.

Las relaciones ideales son aquellas en que las dos personas ganan en afectividad, comprensión, contención... casi podríamos decir que se trataría de una relación en la que el tablero sería ganar-ganar. En cambio, en las relaciones tóxicas, esto solamente se da de esta forma: perder-ganar. O peor aún, en casos más extremos: perder-perder. Esta relación lo único que hace es enfermarte.

Algunas preguntas para saber si es una relación tóxica

Si las respuestas son afirmativas es muy posible que estemos involucrados en una relación de este tipo:

¿Por momentos te sientes tan herido que desearías no estar con esa persona?

¿Hay demasiada culpa, sarcasmo, ironías y burlas como mecanismos de manipulación entre ambos?

¿Has perdido la capacidad de decidir por ti mismo?

¿Tienes la sensación de que es necesario que te desdibujes como persona para que el otro esté contento y no provocar conflictos en la relación?

¿Cedes a los deseos del otro todo el tiempo, con tal de no provocar problemas y en aras de la paz y la armonía del vínculo?

¿Qué es una relación tóxica?

Una relación tóxica es aquella en la cual una o las dos personas sufren mucho más de lo que experimentan dicha y placer por estar juntos. Uno de los integrantes (en algunos casos ambos) se ven sometidos a un gran desgaste por tratar de sostener la relación. Provocan más insatisfacción que felicidad.

Las sensaciones de bienestar que proporcionan en escasos momentos son muy efímeras. A menudo es necesario silenciar o pasar por alto ciertas cosas que, de darles la importancia que efectivamente tienen, causarían un profundo dolor e incluso llegarían a poner en peligro la continuidad de la pareja.

A menudo tu pareja te hiere y te entristece de forma exagerada. Utiliza mecanismos tales como la culpa, el sarcasmo y la burla para manipularte, mina tu autoestima y tu capacidad de decisión. En ocasiones la persona llega a una situación en la que no se reconoce a si mismo.

¿Por qué nos involucramos en una relación tóxica?

Hay diferentes razones, a continuación detallo las más usuales:

La baja autoestima.

El creernos salvadores/as: fantasear con la idea de que nosotros podemos cambiar a esa persona, que hemos llegado a su vida para que se transforme en otra clase de ser humano, mejor, más como nosotros queremos que sea,

El asumir el rol de víctimas: quién nos va a querer o aceptar como esta persona que se digna a darnos ratos de su tiempo, o a convivir con nosotros, en definitiva, a darnos momentos su (mala) compañía cuando le place.

La urgencia en la necesidad de muestras de cariño: este tipo de deseo imperioso es muy mal consejero, y se suma a la necesidad de suplir carencias profundas. A veces da como resultado el tolerar cualquier cosa por un poco de lo que atisbamos como cariño (una demostración de afecto, sexo, un regalo), pero que en realidad encubre otro comportamiento de fondo (uso, abuso, egoísmo, maltrato, falta de respeto, etc.).

Estar acompañado a cualquier precio: el miedo a la soledad es el paso preliminar hacia una posible relación tóxica, podemos tolerar literalmente cualquier cosa con tal de no estar solos.

El aburrimiento: la búsqueda de nuevas sensaciones puede hacer que sólo veamos una faceta de la personalidad de quien nos atrae, la divertida y agradable que nos saca del letargo. Así no logramos ver con claridad el resto de la personalidad de quien nos atrae, en la cual hay comportamientos tóxicos que en un principio no identificamos.

La necesidad imperiosa de cumplir algún rol social, como por ejemplo el de esposa/o, madre o padre. Esto tal vez pueda llegar a hacernos priorizar el fin antes que ver a la persona que elegimos como realmente es.

Algunas veces tratamos por todos los medios posibles de enmascarar la realidad para seguir manteniendo las apariencias y la estructura social, aunque el costo interno suele ser demasiado alto.

El miedo a seguir avanzando en la vida: a veces aceptamos quedarnos en una zona conocida en vez de crecer, desarrollarnos, cambiar y superarnos.

Amar no es dar sin límites

Siempre hay un límite bien claro y es el respeto y el amor a uno mismo, que debe estar por encima de todo lo demás. Si no te quieres, no te haces valer y ensalzas a otra persona al punto de priorizarla por sobre tu bienestar y estabilidad, estás inmerso en una relación tóxica. Si la comunicación con la otra persona te hace daño, impide que desarrolles tu potencial, te frustra una y otra vez e implica que relegues deseos que son importantes para tí no lo debes seguir tolarendo.

No hay por qué dejar de lado nuestras expectativas, ilusiones, deseos y sueños por intentar sostener una situación que a las claras resulta insostenible.

¿Se puede salir de una relación tóxica?

La respuesta es sí: hay que tomar la decisión de cambiar los términos de tu vínculo de pareja tóxico en el momento que estés preparado (o preparada) para hacerlo. En ocasiones es necesario recurrir a un profesional para que nos ayude, generalmente un psicólogo. Abandonar el papel que asumiste en este vínculo ya sea de salvador, maltratado, quien-todo-lo-aguanta, perdedor o sumisa. La otra persona automáticamente cambiará su postura al tratarte ya que no encontrará el mismo eco de tu parte (por ejemplo, para que haya una persona en rol de “verdugo” debe existir su contraparte, alguien que asuma el rol de víctima).

Tal vez no te resulte fácil controlar tus emociones o sentimientos, aunque sí puedes elegir qué hacer y qué no hacer con ellos * Siempre debes pensar que eres libre para decidir qué clase de relaciones y de personas te rodearán cada día de tu vida. Lo más importante es tener siempre presente que somos libres para elegir el tipo de pareja que deseamos tener, y que si esta no nos hace felices podemos dejar todo y recomenzar una nueva vida.

Las relaciones tóxicas solo tienen efectos negativos para la salud. ¡Desenmascáralas!



1. Baja del sistema inmunológico

Pelear con tu pareja o sentir miedo te genera estrés y éste a su vez, afecta el sistema inmunológico lo que te hará más vulnerable a resfriados y todo tipo de enfermedades.

2. Provoca insomnio

Los riesgos que producen los ronquidos no sólo afectan a quien los emite. Un estudio de la clínica Mayo señala que quienes duermen junto a personas que roncan tienden a despertarse una media de 21 veces por hora.

3. Irritación en la piel

La ansiedad que produce una relación tóxica puede hacer que sientas comezón en ciertas partes de la piel, lo que puede provocarte a largo plazo dermatitis nerviosa.

4. Aumenta la presión arterial

Padecer constante estrés al estar con tu pareja tu cuerpo producirá cortisol, esto, combinado con un latido cardiaco rápido, puede dejarte a la larga daños cardiacos.

5. Depresión

Cada que estás con tu pareja es sinónimo de llanto, pérdida de apetito y mucho sueño, lo mejor es que te alejes de ella y acudas con un terapeuta que te ayude a tratar tus emociones.

Si alguno de estos trastornos los has padecido, más allá de tratar tus malestares tienes que evaluar si te conviene seguir con tu relación o terminar con ella. Recuerda el dicho: “Más vale solo, que mal acompañado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario