Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 10 de marzo de 2016

Fidelidad a toda prueba


Para aprender a analizar nuestro estado relacional de pareja y nuestro estado familiar se hace necesario hacer un acto de análisis para saber si vivimos diciendo verdades o mentiras.

Debemos echarle un vistazo a nuestro entorno familiar y observar si realmente tenemos una pareja con la cual practicamos el uso de los pensamientos verdaderos o si vivimos un mundo de falsedades y de mentiras.

Las infidelidades son sorpresas que se manifiestan cuando lo corriente en nuestro mundo del hogar es el vivir de las apariencias y ocultando muy bien las realidades y con las mentiras bien elaboradas o sofismas sin pensar que todo lo que se dice, se piensa y se siente, se manifiesta en nuestra

realidad corporal, en nuestros sentimientos, en nuestra salud del alma y en nuestro mundo relacional inevitablemente.

Son muchas las personas en este mundo que intentan tomarle el pelo a las leyes de la vida, pero sus resultados a mediano y largo plazo más su negatividad e infelicidad interna muestran que los pensamientos siempre se manifiestan.

Toda infidelidad es percibida por la pareja y más por las mujeres, quienes tienen una mayor sensibilidad que los varones. Ellas se dan cuenta de inmediato cuando su pareja anda en malos pasos, porque la mente subconsciente de las personas no puede mentir y las mentiras, por mucho que se las repita, terminan por delatar a la persona que vive mintiendo, sin darse cuenta de que la traición o la infidelidad de pareja causa mucho daño a los hijos, a la esposa, a la persona que cree que pueden hacerse estas cosas sin que active la ley de las consecuencias.

Hay un valor al que yo llamo “fidelidad a toda prueba” que está fundamentado en el amor y en la verdad, este valor, si se lo adopta nos libera de muchas acciones indignas e incorrectas y preserva el valor

fundamental de la familia y nos permite concentrarnos en vivir una historia constructiva, didáctica y orientada hacia el progreso y avance personal y familiar.

A modo de ejercicio, si lo desea puede escribir diez veces esta afirmación:“Amo a mi familia y aprendo a elegir el bien y la verdad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario