Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

viernes, 24 de febrero de 2017

Despliega tus armas de seducción

La psicóloga y sexóloga Marian Frías nos da las claves para que te conviertas en una auténtica maestra de la seducción. Toma nota:

QUERER SEDUCIR

Para tener éxito y convertirte en toda una seductora, nada es más importante que la actitud. Para ello es vital tener clara la motivación: ¿por qué quiero cultivar el erotismo y ser más atractiva? (Para que esto no se nos olvide es tener la respuesta escrita en un sitio visible, para que nos ayude a recordarlo durante el día). Ya sea para mantener el deseo en tu relación, para tener más oportunidades de conquistar o para sentirte mejor contigo misma, cualquier respuesta es válida.

SABER SEDUCIR

Aunque no existe una receta secreta para la seducción, es cierto que al ser una habilidad podemos trabajar en ella, aprender a seducir y a desarrollar nuestro erotismo innato para generar conexiones más significativas con los demás. A este respecto, es importante saber que la atracción se produce a varios niveles, por tanto, desarrollar nuestro atractivo para seducir requiere que pongamos foco en todos ellos:

• A nivel psicológico: nuestra manera de pensar puede ser más atractiva si no juzgamos a los demás, si estamos dispuestos a escuchar y a conocer a otra persona sin tener que dar nuestra aprobación o rechazo. Tener una actitud amable y optimista nos hace más atractivos.

• A nivel físico: sentirnos a gusto con nosotros mismos al mirarnos al espejo hace que irradiemos seguridad y confianza. Así que cuida tu físico y acepta la belleza de lo natural e imperfecto. Para muchos, los ojos son la parte más erótica de la otra persona.

• A nivel de nuestro entorno: por dónde nos movemos y los sitios que frecuentamos. Rodearte de entornos divertidos y agradables alimenta el atractivo.

• A nivel energético: el querer gustar es lo que nos aleja de gustar. Entregarnos en exceso genera más agobio que atracción. La seducción y el erotismo requieren de “poco a poco” y de misterio, recuerda. Si lo das todo de una vez no quedará nada por descubrir.

UTILIZAR LOS SENTIDOS PARA SEDUCIR

El mundo del erotismo no es un mundo solamente teórico, requiere de experimentación. Un buen seductor tiene que saber utilizar sus sentidos a su favor para generar conexión y deseo. Aprender a sacarles partido es clave:

• La vista: aprender a hablar con la mirada. Es clave para la excitación, mirar los ojos de la otra persona, su boca, y comunicar en silencio a través de lo que decimos con los ojos.

• El olfato: el olor es un factor determinante para la atracción y el deseo y nos puede ayudar a generar nuevos estímulos y la excitación. Masajes sexuales con aceites aromáticos, baños con aromas, velas aromáticas y fragancias afrodisíacas, pueden ser los ingredientes que nos acompañen en el encuentro.

El tacto: una caricia se tiene que hacer desear. Antes de tocar a la otra persona, toquémonos a nosotros primero para que esa persona pueda verlo. Acariciarnos el cuello, rozar nuestros labios con un dedo, poner nuestras manos en nuestros propios muslos, es un acto que favorece la conexión antes de llegar a tocar a la otra persona. El deseo va a fuego lento.

• El oído: en una conversación con alguien a quien quieras seducir, introduce palabras con una carga erótica para ti, pudiendo cambiar en esos momentos el todo de voz, un tono más pícaro y sugerente.

• El gusto: come delante de un espejo e intenta sacar esa imagen de ti comiendo que te parece más atractiva. Cuida la higiene de tu boca y sonríe con la boca y la mirada.

¿CÓMO LES GUSTAN LAS MUJERES A LOS HOMBRES?

El juego de la seducción es una constante a lo largo de la historia, y ya tenemos las claves infalibles para convertirnos en maestras de la seducción. No obstante, y pese a que hombres y mujeres emplean sus mejores armas para conquistar, y la belleza se encuentre más allá de un envoltorio bonito, no podemos obviar que el aspecto físico suele ser la primera carta de presentación. De manera que para conseguir que ese primer impacto obtenga los resultados esperados, hay que tener en cuenta cuáles son los rasgos físicos que más les gustan a los hombres de las mujeres. Así podremos potenciarlos y conseguir que nuestra primera impresión sea perfecta.

Mientras lo que más les gusta a las mujeres de un hombre es la simetría del rostro, la mandíbula, los ojos, la altura y la espalda, ellos se sienten atraídos por…

• La boca: Pocas cosas hay más irresistibles para un hombre que una boca femenina apetecible, con unos labios carnosos e hidratados (el lip gloss es mágico para esto). El brillo de los labios se convierte en un arma de seducción que atrae a los hombres como la luz a los mosquitos. Esta boca, acompañada de una amplia sonrisa que transmita sinceridad, conforma una combinación ganadora.

• El cabello: A pesar de la constante evolución de la tendencia en cabellos cortos para las mujeres, los hombres siguen sintiendo debilidad por una mujer con cabello largo y brillante. Respecto al color del cabello, no hay ninguna preferencia, aunque suelen gustar más los colores naturales que las melenas coloreadas.

• Los ojos: Unos ojos grandes y expresivos atraen más a los hombres que los ojos pequeños. Mientras que los hombres de ojos claros atraen más a las mujeres, ellos prefieren los ojos castaños o verdes.

• El pecho: Saliendo de los tipos de rostros que más gustan a los hombres, una de las partes de la anatomía femenina que más atraen es el pecho. Al contrario de lo que se cree, no se busca que la mujer sea excesivamente voluptuosa, de hecho, atraen más los pechos que no son demasiado grandes, pero resultan proporcionados con el resto del cuerpo.

• La piel: Una piel luminosa, hidratada y con aspecto saludable resulta irresistible para los hombres. Por ello, una buena alimentación, descanso e hidratación, marcarán una diferencia en el estado de la piel, para que sea atractiva.

jueves, 16 de febrero de 2017

No te equivoques al seducirlo

¿Seducir a tu pareja sin caer en la vulgaridad? ¿Es posible? ¿Eso existe? Tal vez ya pensaste en comprar alguna lencería, conseguir algunos juguetes eróticos o practicar un baile sensual. Lo cierto es que sí se puede. Pero te sorprenderás qué es lo que funciona y qué no.

Elige el camino correcto. Hay dos cosas importantes en los que enfatiza la sexóloga Carolina Rivero: la seducción viene de ambos y segundo si piensas que las herramientas de seducción como la lencería “super hot” o juguetes eróticos funcionan, estás equivocada. Según Rivero "ambos, tanto el hombre como la mujer tienen que lograr estar en intimidad no por lo que llevan puesto o tienen, sino porque existe un vínculo”.

Conocer sus preferencias. ¿Cómo saber si hay intimidad? Rivero responde que uno se da cuenta en aquellos detalles como que ambos están disfrutando de lo que hacen, como por ejemplo, salir al parque o agradecer, eso se traduce en el 'cariñito'. “La relación de pareja es artesanal. Tiene que tener ese trabajo de conocer y preguntar 'qué te gusta que te haga', 'dónde puedo tocarte', 'te beso aquí', etc”, detalla.

Forma parte de un vínculo. Toda pareja se enamora a través de la atracción mutua, afirma la educadora Liliana Zabala Lobo. Cuando se conforma una relación, la seducción es un arma letal tanto para el hombre como para la mujer. Así como el erotismo es parte de la pasión, la seducción es un vínculo entre la pareja que se puede producir a través de gestos o miradas.

Detalles sencillos. Zabala destaca preparar encuentros románticos, como una cena, que funcionará como un preámbulo para un encuentro íntimo. Colocarse un poco de perfume en lugares estratégicos como los senos o detrás de las orejas, resulta atractivo para los varones, asegura.

Trucos infalibles. También destaca dar a tu amado caricias, siempre comenzando de forma suave por la cabeza y seguir por la espalda. Estos detalles pueden funcionar para seducir a tu pareja sin caer en la vulgaridad, indica la educadora.

Nueva pareja Tips para ese primer encuentro



Una de las experiencias que genera estrés es el primer encuentro sexual con una nueva pareja. Ese primer acercamiento es un momento importante de conexión, aunque también puede conllevar varios miedos, tabúes, obligaciones, creencias y mandatos que configuran la manera de aproximarse a un compañero erótico.

¿Dónde tocar?, ¿cómo acercarse?, ¿cómo generar el clima de confianza?, ¿cómo saber qué le gusta al otro y qué no?, ¿cómo estar seguros de que este futuro primer encuentro sexual no será una falsa combustión espontánea que terminará con un apagón total de pasión?, son preguntas que muchas personas se hacen antes del coito.

Para entrar en la calidez de la confianza, hace falta construir el encuentro. Se trata de dejarse llevar por la percepción, lo que permite detectar tensiones en el cuerpo del otro, nerviosismo que da cuenta de que se está yendo demasiado rápido o no por el mejor de los caminos. Es por eso que se debe dar tiempo al cuerpo y al vínculo.

Antes de entrar entre sábanas, “cada integrante de la pareja tiene que sentirse seguro de la relación y del paso que va a dar, éste debe ser voluntario; no por manipulación, amenaza o en un estado influenciado por sustancias como drogas o alcohol. La persona debe asegurarse de que ese contacto físico no le dejará secuelas emocionales o físicas, por lo que es esencial protegerse de enfermedades de transmisión sexual (ETS) o embarazo no deseado”, recalca el psicólogo Juan José Vargas, al igual que lo hace la también psicóloga Eliana Aguilar.

En lo emocional, para el primer acercamiento sexual con una nueva pareja, Vargas aconseja no infligir dolor o humillación, “tampoco permitir acciones en las cuales la persona se encuentre incómoda, molesta, avergonzada u obligada. Por ejemplo, a ser filmada, a usar objetos que lastimen o realizar actos que no sean de su agrado”.

Durante el coito, uno de los mayores retos es descubrir qué le gusta al otro y transmitir lo que le agrada a uno. Por eso es importante no saltarse los juegos previos. “Observa y siente cómo te acaricia, su ritmo, sus movimientos, complace a tu amante del mismo modo que lo hace y aprovecha este tiempo para descubrir sus formas y conectarse”, dice la psicóloga Debora De Sa.

Pero, si sientes incomodidad, si tu pareja está cometiendo un error al momento de tocarte o de estimularte, dilo. No porque sea la primera vez debes admitir algo que no te gusta. Habla por respeto a ti y a tu cuerpo, ya que de no hacerlo incluso puedes la puedes mal y la idea es que sea el paso a una sexualidad placentera y sana para ambos.

Sin nervios

Piensa en que es un paso natural en cualquier relación, aunque es probable que la otra persona esté igual de nerviosa que tú.

Planearlo

Si lo hacen con verdadera conciencia, puede ser una de las experiencias más placenteras.

Ten paciencia

No te dejes presionar, recuerda que todo tiene su tiempo.

Interés por el otro

Escucha al otro y atiende, si estás de acuerdo, a sus apetencias. Adopta una actitud divertida y disfruta el momento presente.

Déjate llevar por las sensaciones.

No pierdas de vista el poderoso estímulo de las caricias y los besos para continuar manteniendo el clímax en buen nivel.

¿Cómo las rupturas alteran la personalidad?

En una larga relación, la identidad personal se vuelve cada vez más entrelazada con la de la pareja. Como señala una cita, atribuida a la poetisa victoriana Elizabeth Barrett Browning: "Te amo no solo por lo que eres, sino por lo que soy cuando estoy contigo. Te amo no solo por lo que has hecho de ti mismo, sino por lo que estás haciendo de mí". Incluso hay evidencia de que podemos terminar confundiendo los rasgos de nuestra pareja con los propios.

¿Significa eso que cuando se rompe una relación se produce un cambio fundamental en nuestras personalidades? ¿Cómo influye nuestra personalidad en la forma de responder a la ruptura, por ejemplo, en cuanto a tener más probabilidades de quedarnos luego solteros, o de, por el contrario, tener rápidamente otra relación intensa?

Hasta cierto punto, la respuestas a esas interrogantes dependen del género. Un estudio publicado en EEUU en el año 2000 encontró que los divorcios tienen distintos efectos sobre hombres y mujeres. Paul Costa Junior y sus colegas hicieron unas pruebas de personalidad a más de 2.000 personas mayores de 40 años.

Los investigadores volvieron a contactarlas años después para preguntarles sobre los grandes acontecimientos que ocurrieron en sus vidas y averiguar si se habían producido cambios en sus personalidades.

Las mujeres que habían pasado por un divorcio mostraron señales de mayor extroversión, algo que los investigadores atribuyeron a un efecto liberador de la separación.

En contraste, los hombres divorciados parecieron volverse menos conscientes y más inestables emocionalmente ya que, según los investigadores, encontraron desmoralizante el fin de la relación.

Sin embargo, no todos los estudios han encontrado ese patrón. Unos investigadores alemanes midieron los rasgos de personalidad de más de 500 hombres y mujeres de mediana edad, en tres distintos puntos de su vida, en un período de 12 años, desde 1994 hasta 2006.

Su principal conclusión fue que tanto los hombres como las mujeres que experimentaron un divorcio se habían vuelto menos extrovertidos. Una posible explicación fue que habían perdido tantas amistades y otras relaciones que compartían con sus parejas que tuvieron menos oportunidad de socializar y comportarse extrovertidamente.

En otras palabras, puede ser doloroso, pero se lo puede superar. Y no se trata solo de cómo una ruptura amorosa afecte nuestra personalidad, sino también cómo nuestra personalidad influye en la forma de responder a tal separación. Un estudio publicado el año pasado midió la personalidad de más de 2.000 personas, en Flandes, que pasaron por un divorcio, para ver qué tipos de relaciones formaron en los siguientes 7 años.

Las personas con altos niveles de inestabilidad emocional tenían más probabilidades de quedarse solteras durante los siguientes siete años o de tener múltiples relaciones cortas. En ambos casos, reflejan una reticencia a comprometerse de nuevo. Mientras tanto, quienes sacaban alta puntuación en responsabilidad tenían más probabilidades de tener una nueva relación seria, de cohabitar por un largo tiempo y de, finalmente, casarse con esa persona.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Los defectos femeninos que enloquecen a los hombres

Algunas mujeres se acomplejan debido a algún defecto. Sin embargo, no son conscientes de que una parte de sus encantos son esos “fallos” o peculiaridades que las caracterizan. Algunos de estos son:



1. Las pecas



La mayoría de las chicas trata de cubrir su pecas con maquillaje o demás pinturas porque no piensan que es un añadido a su belleza. Un reciente estudio de la Universidad de Essex, en Inglaterra demostró que las pecas son un complemento a la atracción de una mujer media.

2. Lunares



No, no deberías pensar en quitártelos con cirugía láser. Muchas chicas se incomodan con los lunares y sobre todo el lugar en donde los tienen. ¿Recuerdas a Marilyn Monroe? Es considerada una de las más preciosas de la historia, un ícono e ideal. Ella tenía lunares en varias partes de su cuerpo, y además no estaba totalmente delgada, pero ningún chico se resistía a sus encantos.

3.Timidez



Esta condición que afecta a una gran parte de la sociedad es temida por muchas, ya que se imaginan de ancianas, solas y con gatos. Pero no saben que los chicos no se pueden resistir a una misteriosa mujer como ellas. Por otro lado, les hace sentir ternura, y casi un instinto protector que no sabían que tenían.


Algunos tips para atraer a un hombre

El juego de seducción dejó de ser exclusivo de los hombres. Hoy en día las mujeres pueden dar el primer paso para enamorar a esa persona ideal. El portal mujer.guru ofrece algunos tips para ayudar a conseguirlo:

1. Aprende a escuchar

Es bueno hablar de tus intereses y tu manera de ser, pero con cautela. Contarle tu vida y tus gustos no debe ser un monólogo. Dale su espacio para expresarse y muéstrate interesada. Hazle notar que puedes tener diversos tipos de conversaciones, pero sobre todo que sabes escuchar.

2. Sorpréndele

Los detalles siempre hacen sentir especial a alguien. Puedes preparar una cena romántica o simplemente llevarlo a algún lugar divertido para que la pasen bien.

3. Sé divertida

El buen humor es una gran arma de seducción. La risa es una de las mejores formas de conseguir complicidad con otra persona. Él querrá estar contigo solo por pasar un momento divertido.

4. Respeta los espacios

Es importante respetar los espacios. No debe exagerarse con los mensajes, llamadas y detalles. Esto solo hará que pierda de golpe el interés por ti. También respeta tu espacio propio

o acabarás queriendo huir rápidamente.

Miedos sexuales: ¿Cuándo son normales?

Relaciones de pareja desinhibirse

Desde niños la construcción de la sexualidad se ve atravesada por condicionantes externos.

Los padres, la escuela, el medio en general, son influjos potentes que rivalizan con las fuerzas internas del instinto tratando de llegar a un acuerdo que sea viable para la expresión adulta de los deseos sexuales.

En tiempos de liberación y exposición de cuerpos desinhibidos, donde el sexo se muestra con audacia en los medios y en las redes sociales, parece difícil pensar que en la intimidad no ocurra lo mismo. Y sin embargo, los miedos hacen presa a muchas personas que no se atreven a mostrar la desnudez por excesivo pudor, rechazan algunos contactos, o bien evitan tener relaciones sexuales en forma persistente y recurrente.

El sexo público, aquel que nos ofrece los medios y la virtualidad, se aleja cada vez más del comportamiento erótico de la intimidad. En “la cama” siguen apareciendo los mismos miedos, anclados en la historia personal, en cuestiones vinculares y en la exigencia del rendimiento de la performance según la medida del sexo público.

Encontrar estilo sexual

Sentir ansiedad o miedo a la experiencia erótica, sobre todo en los comienzos de la relación, es algo frecuente. Las personas necesitan conocerse, crear códigos de unión que sean satisfactorios para los dos. Se puede contar con un saber previo, tener experiencias de relaciones pasadas, pero cada pareja debe buscar su propio estilo de funcionamiento; es más, una vez que se lo encuentra debe ser flexible para incluir modificaciones y no caer en la rutina.

Es frecuente escuchar cómo la predisposición cambia cuando la relación “pinta” de ocasional a diferencia de aquella que comporta algún tipo de compromiso.

La desinhibición aparece cuando no hay nada que explicar después, solo es disfrute. En cambio, cuando se piensa en la continuidad de la relación, los cuerpos se aprestan a mostrar cierta corrección que puede condicionar en forma negativa la libre dinámica erótica. Todavía hay mujeres que piensan que si muestran lo que sienten, piden lo que les gusta, o se mueven al son del placer, serán tildadas de “liberales”, demasiado sexuales”.

Los hombres no se quedan atrás con sus condicionantes: ellos como machos deben complacerlas.

Tanto en uno como en otro caso las representaciones de cómo tiene que ser la relación se impone a la libertad que debería mover el sentir y el accionar de cada uno de los cuerpos.




El amor, un “trending topic” lleno de trampas

AMOR VS REALIDAD

ENAMORAMIENTO

El amor “es un sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser”, esta es la definición de la Real Academia de la Lengua.

Dicen que este sentimiento es el motor del mundo. Las discusiones, expectativas, teorías y sentimientos se desatan automáticamente con solo pronunciar la palabra. Es, en definitiva, el “trending topic” de todos los días, las horas y los minutos, pero está lleno de trampas.

Esto es porque los mitos sobre el amor nos condenan a sufrir innecesariamente y a preguntarnos invariablemente qué falló.

Creer en las flechas de Cúpido o en la existencia de tu media naranja “puede ser un error garrafal que fácilmente te llevará a quedarte fuera de juego. El desacierto reside también en pensar que el amor es un ente independiente y externo, con cualidades propias, que de alguna manera llega y te toca para instalarse y vivir dentro de uno”.

Así lo defiende el psicólogo clínico David Pulido, para quien, esta externalización de los sentimientos provoca importantes errores, y el primero de ellos es que si se quiere alcanzar el amor te veas obligado a encontrar a tu media naranja: “Algo que indudablemente aumenta la sensación de bienestar cuando crees haberlo hecho, pero que te embarga en la más frustrante de las búsquedas cuando no lo has encontrado y en el más terrible de los infiernos si lo pierdes”. Guionista del filme “Tarde para la ira”, premio Forqué a la mejor película y nominada a los Goya de este año, Pulido sostiene que también cuando se interiorizan procesos se empiezan a cometer fallos disparatados.

“Si no siento lo que se supone que debe sentir alguien que está enamorado, puedo llegar a interrumpir incluso el proceso de conocer a mi pareja, pensando que no podré ser feliz con esa persona. Algo absolutamente falso, porque esas sensaciones pueden corresponder a muchas cosas y ninguna de ellas es la idónea”, menciona Pulido.

Pero, afortunadamente con la edad nos damos cuenta de que ese enamoramiento, como sinónimo de arrebato súbito e intenso, no se da en todas las relaciones, ni garantiza que vaya a ser lo que más feliz te haga.

¿Sigo enamorado?

En su libro “¿Nos estamos volviendo locos?” (Paidós), Pulido desmonta estas y otras creencias sobre los sentimientos y comportamientos más cotidianos del ser humano, y describe esa tendencia, durante la relación, a autoevaluar constantemente si se tienen o no síntomas para ver si el amor está dentro de uno, “como si fuera un virus”, ironiza.

“Decimos estoy enamorado o no, de igual manera que si decimos tengo alto el azúcar o lo tengo bajo, como si fuera algo medible y estamos constantemente preocupados o evaluándonos por si seguimos en ese estado o lo dejamos de estar” y es, reitera, un error.

Como se trata de la emoción más apreciada por los seres humanos, “es ´trending topic´ y como tal está omnipresente en nuestra sociedad, y va ligado a la belleza, al éxito, la felicidad, y son múltiples los estímulos ajenos a la persona deseada que pueden provocar las mismas sensaciones: una canción, un poema una película”, afirma.

Enamorarse, concluye, no está ni fuera ni dentro de la persona, sino que es el resultado de asociaciones “y la cercanía de nuevas respuestas donde influyen tanto las variables de la otra persona, así como los estímulos del entorno”.

Por lo tanto, defiende, se puede ser sujeto activo en un sentimiento que se creía totalmente ajeno a nosotros: “en nuestra mano está el mejorar la aventura de enamorarse, modificando lo que hacemos. Intentar explicar el comportamiento humano en base a cosas internas o externas nos lleva a ideas equivocadas, porque el comportamiento “es una interacción entre el organismo y el entorno”.

Sostiene este psicólogo que cuando decimos “yo en el fondo soy de esta manera o soy de esta otra o no lo sabía, pero estaba enamorado de esa otra persona. Creemos erróneamente en la idea de que dentro de no-

sotros existen cosas como si fuera

un órgano más”.

Empezamos a hablar como si fuéramos un armario de etiquetas que no se corresponde en nada a la realidad, las personas tenemos que fijarnos en lo que hacemos y no tanto en lo que supuestamente somos, y lo que hacemos tiene que ver con la interacción entre nosotros y el entorno.




San Valentín Pasos para una cita perfecta

El 14 de febrero es una fecha especial para todos los enamorados, y es que el día de San Valentín es un momento clave para fortalecer las relaciones amorosas.

La preparación de la cita perfecta es siempre uno de los dolores de cabeza más comunes, tanto en hombres como en mujeres, ya que también se plantea la posibilidad de no celebrar este día, que es una de las opciones que muchas parejas se plantean. Pero como a todos nos gusta sorprender, qué menos que hacerlo en un día tan importante para el amor como es el 14 de febrero.

No hay más que tener buena imaginación para organizar la velada perfecta y, sobre todo, tener muchas ganas de pasar una noche perfecta. Por eso te explicamos los cinco pasos que debes hacer para dejar con la boca abierta a tu pareja y avivar más aún la llama del amor y de la pasión.

Piensa en sus gustos Es la hora de ponerse en el lugar de la otra persona, este es uno de los detalles más importantes de la relación. A veces no es sencillo, ya que si la relación acaba de comenzar es un poco difícil, pero cualquier mínimo detalle que te haya dado sobre sus gustos servirá para que la cita salga a la perfección. Piensa que la premisa principal es sorprender, por lo que cualquier detalle será perfecto.

También se debe pensar en otros detalles, como por ejemplo, si se va a un restaurante, su preferido sería el ideal. También es buena idea que sea en el que se tuvo la primera cita, en el caso de que un restaurante fuera el lugar en el que quedaron por primera vez. Si no es así, no te preocupes hay muchas opciones y, cualquier sorpresa con buena imaginación y ganas no puede salir mal.

No te agobies. A veces prepararlo todo, y más en San Valentín, nos agobia pensando lo que puede o no gustar a nuestra pareja. Es importante que no te hagas eso a ti mismo, ya que los agobios y las prisas nunca llegan a buen puerto. El proceso de preparación de una cita tiene que ser para disfrutar no para frustrarse. Recuerda que hagas lo que hagas a él o a ella le encantará porque está loco o loca por ti.

Piensa que la preparación de esta cita no es una cuestión que se pueda tomar a la ligera porque todo lo que hagas en un día como el de San Valentín quedará clavado en el cerebro de tu pareja de por vida, por eso tomártelo con tranquilidad es lo principal para que todo pueda salir bien.

Masaje Si después del restaurante o el plan que hayas decido con el que sorprender a tu pareja quieres llevar a tu chico o chica a tu casa, o si en su defecto no puedes y quieres alquilar una habitación de hotel, haz que la noche sea de lo más romántica, y que sea una noche inolvidable en todos los sentidos porque no es una noche cualquiera, es la noche del 14 de febrero.

Empezar con un buen masaje es la clave y es que nadie puede resistirse a un buen masaje y más si te lo da la persona a la que más quieres. Para ambientar la habitación puedes utilizar velas aromáticas o pétalos de rosa e incluso poner música para que se relajen y disfruten al máximo de una noche llena de pasión.

Lencería. Este paso es de suma importancia para las chicas y que deben de tener muy en cuenta a la hora de la preparación de la cita, y es que si deciden sorprender a su pareja, qué mejor plan que con lencería sexy, él seguro que de esta forma no se podrá resistir.


martes, 14 de febrero de 2017

Pierde la memoria y su novio la vuelve a enamorar



Cuando recuperó la consciencia, la joven británica no podía recordar nada. “Mi madre comenzó frenéticamente la excavación de fotos de nosotros en su teléfono para tratar de refrescarme la memoria, pero no podía reconocer a mis parientes.

Y accedí a casa a volver con ellos”, ha reconocido Jessica Sharman al diario británico The Sun.
“Mi madre me puso una mano en la rodilla y yo me sentí rara al ser tocada por una extraña. (...) Cuando llegamos a mi casa no la reconocía. Mi madre me acompañó a recorrerla, pero no recordaba”, continúa la joven en su testimonio.
Alterados por el estado de salud de su hija, sus padres acudieron a un centro neurológico en Londres.
Los médicos le diagnosticaron una amnesia provocada por el ataque epiléptico, enfermedad que, la joven, padecía desde los 14 años, pero que nunca le había producido pérdidas de memoria.
Sharman se enfrentó entonces a uno de sus mayores retos: reconocer a su novio Rich, de 25 años. “No sabía porque se comportaba como si estuviera enamorado de mí”, confiesa la joven.
Incómoda con la presencia de su olvidada pareja, Jessica intentó romper la relación, pero Rich le aseguró que le ayudaría a recordar que un día estuvieron enamorados.
Rich comenzó a llevarla a los sitios donde antes paseaban juntos, a cenar a los mismos restaurantes, a reírse de las mismas bromas. Decidió conquistarla de nuevo.
Con el paso de los días y ante la dulzura del joven, Jessica cayó, de nuevo, rendida en sus brazos. Una historia de amor que, seguramente, Sharman no olvidará jamás.

lunes, 13 de febrero de 2017

El duelo tras una ruptura



¿Quién no le teme a una ruptura sentimental? Quizá todos, o al menos una gran mayoría. Y es que a la sola idea de pensar en poner fin a una relación, sobre todo cuando se trata del “amor de tu vida” o de un enamoramiento largo y peor aún cuando se trata de terminar con el matrimonio, genera muchos miedos. Por ello, la ruptura de una relación sentimental es, en definitiva, una de las situaciones a las que más temen las mujeres. Sin embargo, inevitablemente, la mayoría de las personas pasa por esto en algún momento de su vida.

Si bien la forma en que se encara tiene mucho que ver con la personalidad de cada uno, para todos es duro ya que supone una pérdida personal que viene acompañada de cambios emocionales fuertes, se da una cierta inestabilidad anímica y surgen algunos sentimientos como tristeza, sensación de vacío, culpa, rabia y hasta miedo.

Sin embargo, superar una ruptura amorosa es sólo cuestión de tiempo, al menos así lo afirma un estudio llevado a cabo en la Universidad de Binghamton en Nueva York y la University College de Londres que ha sido publicado en la revista Evolutionary Behavioural Sciences.

Esta investigación ha revelado que se requiere de un tiempo comprendido entre seis meses y dos años para cerrar la herida de una relación. Dependiendo de ciertos aspectos particulares como cuánto tiempo duró la relación y el nivel de implicación, el proceso de superación será más corto o más largo, pero dos años -en los casos más extremos- debería ser más que suficiente para conseguir pasar página y comenzar de nuevo. En estos tiempos, ello implica dejar de seguir la vida de la ex pareja en las redes sociales.

Cabe mencionar que en el proceso habrán días mejores y peores, y a veces, lo que ya se creía superado, no parece estarlo. Lo importante es que si estás ante esta situación, comprendas que no te sentirás así por siempre y que si quieres recuperarte pronto, debes poner de tu parte; tu recuperación dependerá, en gran medida, de tu actitud y acciones.

¿Un duelo?

Al tiempo que toma superar una ruptura, se lo entiende como un duelo, por supuesto no el peor de todos pero sí lo es y así se lo vive.

“En Psicoanálisis llamamos duelo a la etapa posterior a la pérdida del ser querido, no necesariamente porque esa persona ha muerto, sino porque existe la “muerte” de la relación, la pérdida del ser amado o la pérdida de la relación amorosa, por lo tanto existe un tiempo donde se lleva el recuerdo latente del ser querido”, explica Cristina Rubín de Celis E., psicóloga de Psicoconsultin y docente de la UMSS.

“En esta etapa es importante saber que las amistades, el círculo social y la familia juegan un papel importante ya que de alguna manera contienen a la persona que atraviesa por la ruptura”, dice Rubín de Celis.

En cuanto a las consecuencias, se podría decir que en términos generales son las mismas, pero hay quienes las viven de manera más trágica y se van a extremos que por supuesto no son nada buenos.

Rubín de Celis asegura que depende de la fortaleza de cada uno pero que en general hay un stress post ruptura (ansiedad, depresión y llanto), y en casos extremos la persona puede llegar a padecer anorexia, ingesta compulsiva de alimentos, falta de sueño, mal humor o abulia, que es la falta de voluntad o de energía para hacer algo.

“Cuando hay un exceso de culpa por la ruptura, hay una transición del duelo a la melancolía y se tiende a idealizar a la ex pareja, colocándola en nuestra psiquis como un ser perfecto, incomparable, menospreciándonos al grado de la culpabilización. Ésta etapa es muy peligrosa sobre todo para la mujer porque se vuelve muy vulnerable”, asegura la psicóloga.

Diferencias entre hombres y mujeres

La investigación ha revelado también que, tal y como se sospecha, hay diferencia entre la reacción de hombres y mujeres a la hora de superar una ruptura sentimental.

Según el estudio, para las mujeres la ruptura con su pareja provoca una serie de cambios emocionales y físicos, pero ellas superan más rápido, mientras que para ellos no resulta tan duro, pero tardan mucho más en recuperarse.

“Ambos géneros sufren, cada uno a su manera. El grado de demostración difiere porque socialmente somos estigmatizados, por lo tanto existen “reglas de conducta” ante una ruptura. También es cierto que las mujeres tenemos la capacidad genética de tolerar el dolor y recuperarnos de manera más rápida; contamos con la oxitocina, hormona relacionada con la conducta sexual, con la felicidad y con el sentimiento maternal y paternal, que contribuye a modular el estado de ánimo como a fraguar las relaciones sociales entre las personas en mayor cantidad y está en nuestra naturaleza el superar momentos dolorosos”, asegura la psicóloga.



LO QUE DEBES EVITAR

La psicóloga aconseja evitar ciertas situaciones o acciones ya que lo único que consiguen es retrasar el proceso de sanación.

1. No revises las páginas sociales de la ex pareja (Facebook, Instagram, Twitter, etc.)

2. No preguntes a amigos en común sobre tu ex pareja. No indagues sobre su vida, lo que dice o no de la ruptura, lo que hace y lo que no.

3. Evita ver fotos, regalos, y frecuentar lugares en los que compartieron momentos juntos.

4. Evita una relación de amistad, ya que el hecho de mantener contacto constante no es saludable para ninguno de los dos, por lo tanto se aconseja evitar la comunicación por un tiempo prudente hasta que el dolor se disipe, “hasta que cada uno se auto-valorice”, enfatiza Rubín de Celis.

5. Evita tener comunicación frecuente con familiares de la ex pareja, de alguna manera serán el lazo conector a los recuerdos.

6. No hables de la ex pareja, ya que genera sensaciones negativas como depresión, frustración, sentimiento de fracaso, baja autoestima, etc.

7. No entres en una relación nueva por darle celos a tu ex pareja o para tratar de olvidar. El dicho “un clavo saca a otro clavo” no necesariamente funciona. En primer lugar te forzarás a estar con alguien cuando tu mente y tu corazón están con otra persona; en segundo lugar, estarás utilizando a un ser humano, y por último, es muy importante que te sanes, que reflexiones y te valores para poder iniciar una nueva y sana relación.

8. Evita la sed de venganza, más aun cuando hay hijos de por medio. La venganza es un sentimiento negativo que te atrasará en tu objetivo y del que saldrán ambos más lastimados.

9. No hables mal de la persona. Esa persona para ti murió y de los difuntos no se habla.

10. No hagas el papel de víctima. Terminó porque no funcionaba, aquí no hay víctimas y sí las hay, ya no sirve de nada.

11. Nada de vida loca. No te refugies en la bebida ni en ningún otro vicio. Recuerda que tu norte debe ir dirigido a ser un mejor ser humano.



LAS FASES

El estudio revela que este proceso tiene hasta cuatro fases

1. Desorientación

En primer lugar el fin de una relación provoca un estado de desorientación que girará en torno al miedo y al desconcierto, pudiendo provocar problemas para conciliar el sueño y falta de apetito.

2. Dolor

La segunda fase es la del dolor. Es el momento en el que llega el sentimiento de tristeza profunda porque recién asumes realmente que no volverás a estar junto a esa persona.

3. Reflexión

A la fase del dolor le sigue la etapa de reflexión. Se trata de una época en la que la pones en una balanza las cosas mal hechas por cada uno con el objetivo de entender por qué ha fallado la relación y que servirá para que en el futuro no cometas los mismos errores.

4. Asimilación

Posteriormente viene la fase de asimilación, tal vez la más importante, en la que empezarás a comprender que hay vida más allá de tu ex pareja. Esto deriva en ganas de conocer a gente nueva y, finalmente, sentir que puedes continuar y rehacer tu vida. No obstante, como ya se explicó, cada persona es diferente, por lo que la forma de encarar una ruptura depende de cada uno.



¡AYÚDATE!: PASOS PARA SUPERAR SANAMENTE

Recuerda que adoptar una posición positiva, ayuda bastante.

“Se debe adoptar una posición asertiva donde se priorice la autoestima, donde estés consciente y racionalices que si la relación sufrió una ruptura es porque ambos dejaron de admirarse, de valorarse, de respetarse y hasta de quererse. Lo que queda es recuperar la autovaloración y para ello puedes acudir a frases de auto-consuelo como: “así estoy mejor y de hecho me siento mejor”, son parte de una postura optimista. Asimismo, se debe olvidar el “sin él”, ya que al mencionarlo lo incorporamos a nuestras vidas en una postura co-dependiente negativa”, explica la psicóloga que brinda las siguientes pautas para sanarte.

1. Analiza racionalmente, ya que la decisión de “romper una relación” no sucedió por un pequeño desperfecto si no por situaciones continuas de insatisfacción en la relación.

2. Para ayudarte, los expertos recomiendan hacer un análisis y ello se puede lograr escribiendo en una hoja los pros y contras de la relación, los defectos y virtudes de la ex pareja; ahí podrás saber si romper fue la mejor y única opción que pudiste haber tomado.

3. Canaliza la costumbre de la relación en actividades de distracción, esparcimiento, actividades que no tengan semejanzas a las actividades con tu ex pareja. Cambia y amplía tu círculo social para evitar encuentros que generen situaciones incómodas y dolorosas para ambos.

La vida después de la ruptura

Una vez que hayas superado una ruptura, podrás entender que el final de una relación es también un nuevo comienzo. Sin la influencia de tu pareja, podrás concentrarte en tus propias necesidades y habrás aprendido mucho ya que, como se dice, de los errores se aprende. Es el momento para ser capaz de construir una mejor vida para ti misma, independientemente de quien esté a tu lado. Recuerda que detrás de un gran sufrimiento reside el mayor bien ó que de las grandes crisis nacen las grandes oportunidades, y así es. El sufrimiento te hace crecer, te transforma y te lleva a la mayor y más honesta de las reflexiones, ya dependerá de cuánta valentía tengas para hacer frente y no repetir muchas cosas y fortalecer tus debilidades.


Enamorados ¡hoy y siempre!



“Uno de los mejores regalos que podemos hacer a nuestra pareja no se consigue en las tiendas, sino que se entrega desde el corazón, y se denomina autoestima”, según la psicóloga clínica Margarita García Marqués, experta en terapia de parejas.

“Cuando mejor esté psicológica y emocionalmente nuestra pareja mejor estará la relación. Si reforzamos su autoestima y bienestar se sentirá mejor cada día consigo misma, en su propia piel, y mejorará su relación con nosotros, haciendo que el vínculo sea cada vez más sano y fluido”, asegura.

Según esta psicóloga, que dirige el Centro Hara, de terapias para el bienestar (https://centrohara.es/), de este modo se entra en un círculo virtuoso “que se va realimentando en positivo por ambos integrantes de la pareja”.

“Si la persona con la que estamos compartiendo nuestra vida se siente bien, su trato hacia nosotros va a ser bueno también, ya que lo mismo que damos, después lo recibimos”, apunta.

“Ese mutuo tratarse bien une más a la pareja, porque si uno está bien y fomenta que su pareja también lo esté, la relación se va a encaminar a un mayor bienestar, a una mejor resolución de conflictos, a una visión más profunda del vínculo y a encontrar buenas soluciones a los problemas entre los dos”, recalca.

“Es importante validar a nuestra pareja, es decir hacer que se sienta valiosa, otorgando mayor estima a lo que es, tiene y muestra”, señala García Marqués, que traslada a Efe, una serie de claves para reforzar la unión en San Valentín… y en los otros 364 días del año.

Todo comienza por ti

“Dado que la autoestima se genera en la reciprocidad, el primer paso consiste en apreciarse y valorarse uno mismo, porque de lo contrario no vamos a fomentarla en el otro ni vamos a querer que nuestra pareja luzca: cuánto mejor estemos, más vamos a validar al otro”, señala.

“La autoestima no es una cualidad con la que nacemos sino que puede aumentar o bajar, dependiendo del buen o mal trato que recibamos de quienes nos rodean y de las experiencias y pérdidas que tengamos a lo largo de nuestra vida, por lo que puede mejorarse asistiendo a talleres o terapias psicológicas”, destaca.

Una carta de gratitud para el 14 de febrero

La psicóloga sugiere reflexionar y exponer a nuestra pareja por escrito todo lo que agradecemos, de corazón, lo que ha significado y significa para nosotros y aquello que nos ha aportado y aporta, “conectando con la parte positiva de la relación”.

“Puede escribir, “desde que estamos juntos he vivido y aprendido cosas muy bonitas contigo y siento gratitud hacia ti porque me has acompañado en los momentos difíciles”, sugiere esta psicóloga, que recomienda dar ejemplos de esas vivencias.

Otra forma de expresar agradecimiento a nuestro ser amado consiste en hacer una lista comenzando por la frase “estoy contigo porque” y completarla con palabras como “siento mariposas en el vientre… me haces sonreír… despiertas mi confianza en la vida, etc., enumerando las actitudes o conductas de nuestra pareja que nos producen bienestar”, destaca.

Mira el lado lleno de la botella

“En general en la pareja vemos lo que nos falta, en lugar de lo que tenemos. Por ello hemos de aprender a decir al otro las cosas que nos agradan y gustan de él, y comentar, de forma suave, aquello que no nos place tanto”, explica García Marqués.

Un buen ejercicio consiste en reflexionar por la noche, sobre lo que sentimos que nos aporta y nos ha aportado nuestra pareja ese día, según esta psicóloga.

“A veces damos por hecho que el otro tiene que atendernos, ayudarnos, tenernos en cuenta y reconocer nuestra valía “porque si”, “porque es su obligación” o “por derecho”, sin dar valor a todo eso, ni darnos cuenta de que la otra persona lo hace porque es amable, nos quiere y nos tienen en cuenta”, enfatiza.

Observa otras relaciones

“En las terapias he comprobado que reunirse con otras parejas y observar el trato que se dispensan sus integrantes y la forma que se relacionan, puede servir de espejo para reflexionar sobre los puntos fuertes, fallos y carencias de nuestra propia relación, y de motivación para efectuar mejoras, cambios y correcciones”, señala García Marqués.

Pon un precio a los reproches

“Hay que identificar, revisar y sacar fuera, al menos una vez por semana, aquellas cuestiones que reprochamos al otro y que socavan su autoestima, ya que si no las eliminamos, van atascando e intoxicando la relación, poniéndola a veces en riesgo”, según García Marqués. Esta experta recomienda decir “basta de reproches” y “mirar a partir de ahora”, porque hay cosas del pasado que no se pueden solucionar y hay que evitar que sigan mermando la relación.

Una opción es que la persona que reprocha algo a su pareja le “ponga un precio emocional” a dicho reproche con el que se sienta compensada y, si el otro acepta pagárselo, ya no tenga derecho a seguir reclamando “tú has hecho, dicho o pensado” y se cierre definitivamente el conflicto, una vez pagado ese precio, sugiere.

Según esta experta, este precio simbólico para cerrar el pasado puede ponerse en tareas como ayudar en la casa, limpiar el jardín, traerle el desayuno a la cama o tener la posibilidad de hacer lo mismo que se reprocha al otro, durante un lapso determinado.

Propón las mejoras con suavidad

“Si algún cambio en la otra persona le desagrada, por ejemplo, si está engordando mucho, expréselo de una manera suave y cariñosa, en vez de decirle algo que pueda socavar su autoestima o hacerle sentir mal como ‘te estás poniendo gord@’”, advierte la directora de Hara.

Explica que una forma positiva de proponer un cambio es ver fotos de antes y ahora juntos, compararlas y decirle “Mira que bien estábamos aquí. Pero nos estamos abandonando un poco y subiendo de peso últimamente. ¿Cómo podemos solucionarlo? ¿Qué podemos hacer para estar mejor? ¿Nos ponemos a hacer deporte para ponernos en forma y sentirnos un poco mejor?”.

“Básicamente, consiste en reconocer la situación sin emitir juicios y buscar soluciones juntos, desde el “nosotros””, apunta.

Una técnica psicológica sencilla y útil

Si nuestra pareja está a menudo de mal humor y regañándonos, García Marqués recomienda emplear el “veo que, siento que, imagino que”.

Esta experta pone un ejemplo: veo que “últimamente estás enfadad@, con el ceño fruncido y malhumorad@” (enumere hechos concretos), siento que “esto no es cómodo para nosotros”, “no hace bien a la relación” o “me hace sentir mal” (describa como le hace sentir lo que ocurre), imagino que “te debe estar pasando algo” o “quizá esto tenga algo que ver conmigo”.

“El último paso es preguntarle ¿Crees que podemos hacer algo para que esto mejore? , ¿en qué puedo ayudar ? o ¿cómo podemos hacer para sentirnos bien?, evitando poner toda la responsabilidad en la otra persona, ya que podemos ser, en parte, responsables de la situación, e intentando participar ambos de la solución del problema o conflicto”, señala esta psicóloga.

Decisiones compartidas sin perdedores

A la hora de decidir algo, cuando la pareja no se pone de acuerdo, García Marqués sugiere aplicar la regla de “yo gano, tú ganas”, teniendo en cuenta que ambos van a tener que ceder en algo, dependiendo de lo que sea más importante para cada uno.

“Unas veces cederá uno y otras veces lo hará otro, o bien uno cederá en determinados aspectos de una decisión y su pareja lo hará en otros puntos de esa misma determinación”, añade la experta, que advierte que si siempre cede la misma persona o hay un “yo gano-tú pierdes” eso afectará negativamente a la relación.

“Un año podemos ir de vacaciones a la playa, como le gusta a ella, y el siguiente al campo, como le gusta a él, decir “tu elijes el tapiz del salón y yo las flores”, señala.



MARGARITA GARCÍA MARQUÉS | PSICÓLOGA

“Si reforzamos la autoestima y bienestar de nuestra pareja, se sentirá mejor cada día consigo misma y mejorará su relación con nosotros, haciendo que el vínculo sea cada vez más sano y fluido”


La diferencia de edad en el sexo



El amor no tiene edad, ¿no? Al menos eso se dice. Pero si hablamos de sexo, las parejas que tienen muchos años de diferencia, suelen reflexionar mucho antes de caminar al altar.

Uno de los estudios más famosos realizados al respecto, fue el que elaboró Andrew Francis y Hugo Mialon, profesores de la Universidad Emory, en Atlanta (EEUU). El sondeo aplicado a 3.000 norteamericanos sostenía que, si la diferencia de edad en la pareja es solo de un año, ésta tiene un 3% de posibilidades de divorciarse, en comparación con otras de la misma edad.

Para las que se llevan ya cinco años, el tanto por cierto asciende a 18, y con 10 años entre uno y otro, aumenta a un 39%. Cuando el bache generacional es ya de 20 ó 30 años la cosa no pinta bien, ya que según estos investigadores hay un 98% de posibilidades de que las cosas no terminen bien.

Este tipo de relaciones no siguen la típica cronología que sigue una pareja. En ellas el tiempo no es lineal. Para empezar, si uno se enamora de alguien mucho mayor o más joven debe saber que habrá etapas de su vida que no podrá compartir con el otro; y puede que algunas se las salte o que las viva dos veces, en un afán por complacer a la pareja.

También es necesario tener en cuenta que el desequilibrio producido por la edad no solo es cuantitativo sino cualitativo, dependiendo del momento vital en que se esté. Es decir, si uno tiene 28 años y el otro 39, puede que entonces no se note demasiado la diferencia; ya que ambos miembros se sitúan en el mismo escenario: la juventud. Pero, los 11 años parecen agrandarse cuando, por ejemplo, ella tiene 45 y él 56; y se harán cada vez más evidentes, conforme pase el tiempo.

Otro de los problemas que enfrentan este tipo de parejas es la infidelidad, cuando el miembro más joven vea que sus expectativas sexuales no son plenamente satisfechas.

Hablemos de sexo

La frecuencia de los encuentros sexuales, su duración y los juegos que rodean el acto también se verán afectados por la edad. Pero no todas son malas noticias. De acuerdo a la sexóloga, ginecóloga, directora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona y directora del Instituto Iberoamericano de Sexología, Francisca Molero, “ahora mismo se prefiere como pareja sexual a alguien experimentado que a uno muy joven. Es cierto que el impulso sexual en los hombres alcanza su nivel más alto entorno a los 18 años, cuando los niveles de testosterona son más elevados; y para la mujer se situaría entre los 20 y 26. Pero la madurez biológica no se corresponde con la sexual, ya que hemos descubierto que el sexo no es algo instintivo sino que requiere de un aprendizaje. Y éste necesita tiempo”.

Según los expertos, la sexualidad viene determinada por tres variables: la biológica, la social y la psicología.

La experta explica en un artículo al diario El País que “con la menopausia las mujeres pueden padecer molestias, como la falta de lubricación; y que los hombres con la edad empiezan a manifestar problemas de erección, pero ésta es solo la dimensión genital de la sexualidad, que es mucho más rica”.



DOS ESCENARIOS

Cuando él es mayor

Este tipo de relación (de “sugar daddies” y “lolitas”) siempre ha sido aceptada en la cultura popular, excepto en casos en los que la diferencia de edad es excesiva. La juventud de los hombres es mucho más larga que la de las mujeres: las canas no les quedan mal y las arrugas les proporcionan carácter. En pocas palabras, un hombre mayor puede resultar aun más sexy. Por otro lado, existe también lo que se conoce como ‘erótica del poder’. Es decir, una mujer que se va con alguien por su dinero y poder y se “auto convence” de que realmente lo hace por su irresistible sex appeal. Cabe resaltar que hablamos de ciertos casos, ya que es posible el amor entre un hombre mayor y una mujer más joven, o viceversa, pero no es tan común, pues seguramente la chispa del amor brotó por diversos motivos.

Una de las principales dificultades que enfrentan este tipo de parejas es que con los años es muy probable que el desempeño sexual del hombre disminuya. Estratégicamente, es más fácil solucionar este problema cuando ella es mayor que él (y pasa por el uso de lubricante) pero en el caso del hombre, las disfunciones eréctiles puede suponer un problema para las relaciones coitales, aunque existen soluciones puntuales.

Sin embargo, según Francisca Molero, muchas mujeres pueden disfrutar de la diferencia de edad –si ésta no es excesiva– incluso en el sexo. “Con los años la respuesta sexual del hombre se va ralentizando e igualando a la de la mujer, de naturaleza más lenta. A menudo, el vigor de la juventud lo sustituyen muchos varones con la experiencia, con un mayor cuidado por los detalles, con un menor grado de mecanicismo en la cama y con un ingrediente plus de sensualidad. Estar con una mujer más joven anima también a muchos a empezar a cuidarse más y mejor. Hacer deporte, llevar una dieta más sana y pedir ayuda cuando la necesitan”, explica la experta en la publicación.

Cuando ella es mayor

Conocidas como “cougars”, el ejemplo perfecto de mujer que seduce a un hombre menor está en El Graduado (1967), una de las primeras películas en plantear una situación por entonces inusual: la de la mujer madura que mantiene relaciones con un joven recién licenciado. Basada en la novela del mismo nombre, de Charles Webb, la cinta ganó un óscar además de cinco candidaturas más, entre ellas la de Anne Bancroft como mejor actriz y la de Dustin Hoffman como mejor actor. En 1996 fue considerada “cultural, histórica y estéticamente significativa” por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el National Film Registry.

Pero eso fue en su época. Hoy muchas celebrities, desde Madonna a Demi Moore, se han encargado de popularizar este modelo de pareja. Sin embargo, siguen existiendo perjuicios, ya que todavía al hombre maduro y solvente que sale con una jovencita se le considera un tipo que tiene lo que se merece; mientras que al joven acompañante de una sesentona se le califica de gigoló.

Sin embargo, las cosas han cambiado. Mary Balfour, responsable de loveandfriends.com, una de las agencias en Internet con más presencia en Europa, afirma que “siempre habrá hombres que quieran salir con mujeres 20 ó 30 años más jóvenes, pero los que buscan una relación estable actúan de forma distinta. Incluso a muchos no les importa que ella sea mayor”.

¿Qué busca un hombre en una mujer madura?

La pregunta es, ¿qué busca un joven en los brazos de una mujer madura? Según la experta en sexología, “muchos valoran la experiencia y, como en el caso de las mujeres, puede que ésta vaya también acompañada de una cierta estabilidad económica o poder. La transgresión, con toda la carga erótica que eso conlleva, añade aventura y morbo a la relación. La mayoría de este tipo de parejas empiezan de forma clandestina y tienen su propia salida del armario. Muchas mujeres no están seguras de la acogida que tendrá la noticia de que salen con alguien 20 años más joven, en su círculo familiar y social”, asegura.

No obstante, es importante mencionar que este tipo de uniones mejora mucho la autoestima femenina, ya que la mujer se siente deseada; proporciona un sexo fresco y espontáneo y muchas veces, comienza a cuidar más su salud y aspecto físico.

El problema en este tipo de relaciones, es el tema de los hijos, con el consiguiente problema de que la mujer ya no está en edad de concebir.


Este San Valentín regala experiencias



Es muy interesante ver como en febrero varias ciudades del mundo comienzan a ponerse románticas, y es que no es para menos…el 14 se celebra San Valentín. Pero poca gente sabe la historia de este famoso personaje, que en la época de los romanos casaba a parejas enamoradas de forma clandestina, arriesgando su propia vida y al final fue asesinado por esta causa.

En muchos países se celebra el día de los enamorados en esta fecha y Bolivia no es la excepción ya que hace ya varios años que los enamorados esperan el 14 de febrero para celebrar.

“Cuando llega esta fecha nos toca hacer frente a las eternas dudas. ¿Qué hago? ¿Qué le regalo? ¿Qué me pongo? Para ello te sugerimos que olvides la presión del día de San Valentín que está rodeado de marketing y corazones rojos. Podrías alejarte de las flores, los dulces en forma de corazón y los osos de peluche. Sthephany Cabrerizo y Kimberly Gonzáles fundadoras de Sacred Sex* y que se dedican a la investigación sobre temas de sexualidad y dan charlas en Cochabamba y La Paz sobre estos y otros temas relacionados, sugieren ideas creativas para que este San Valentín sea diferente, especial y subido de tono.

“Este año persigue lo esencial y más importante de la tradición, que es hacer sentir especial a esa persona que amas, así que es tiempo de regalar experiencias y no cosas”, sugieren Stephany y Kimberly que compartieron con M unas ideas muy simples y picantes.

Escenarios. Nuestra interpretación de la realidad está muy ligada a nuestros sentidos. Por lo tanto si quieres crear una nueva experiencia es muy importante que juegues con los sentidos. Las luces por ejemplo. Puedes cambiar los focos blancos de tu casa por rojos, negros, azules o apagar todas las luces y poner velas que también hay rojas, negras, blancas, etc., o simplemente poner una buena imagen proyectada por un data en medio de toda la oscuridad.

Juego de roles. El juego de roles nos permite, por un momento, dejar de ser quienes somos en el día a día, para poder ser alguien totalmente diferente. Y eso puede ser una experiencia muy interesante, de pronto dejas de ser la mama cariñosa que prepara la cena a los niños en casa y te conviertes en la policía que va a castigar al criminal, o de pronto eres la masajista sexy y osada que atenderá y seducirá al paciente. Se requiere mucho coraje para hacerlo, para encarar muy bien al personaje, así que de repente necesitas un buen shot de coraje con sabor a tequila.

No olvides que debes pensar qué ponerte, qué comerán y recuerda que la música es fundamental.

Juguetes sexuales. ¿Ya investigaste el mundo de los juguetes sexuales? Los juguetes son una muy buena herramienta para crear experiencias y romper la rutina. A diferencia de lo que se piensa, en realidad hay varios que son para utilizarlos en pareja. En caso de que no leíste el artículo de juguetes sexuales, te dejamos algunos que despertaran tu curiosidad:

• Vibradores de lengua: ¿Quieres que salga bien recomendado al momento de dar sexo oral?

• Vibrador tipo C: Estimula el clítoris y el punto G al mismo tiempo y es lo suficiente delgado y flexible para permitir una penetración. Se lo puede usar en pareja. Y ojo, no sólo los celulares y computadores tienen su evolución, este modelo también: se lanzó el we vibe 1, 2, 3, 4….y ahora estamos en el 4 plus. Tiene la característica que se puede conectar con una aplicación del celular, a través de la cual podemos regular la intensidad y el tipo de vibración.

• Anillos para el pene: El anillo estimula al hombre mientras el vibrador externo estimula el clítoris de la mujer. Recomendación: No usarlos más de 30 minutos.

“Te dimos sólo algunos ejemplos para despertar tu curiosidad y estar consciente de las miles de sensaciones que te estás perdiendo de experimentar en pareja”, dicen las expertas en este tema.

Realidad virtual. Los grandes beneficios de la realidad virtual en la vida sexual, a pesar de ser descubiertos, aun no son conocidos. Probablemente sabías que estos lentes se usan para ver conciertos, jugar, ver películas en 3 dimensiones, pero: ¿ya habías escuchado hablar de la pornografía en 3 dimensiones? Así es, en 3 dimensiones. Si de pronto tú o tu pareja tuvieron la fantasía de participar de una orgia o de un trio, ya puedes hacerlo de forma casi real, aseguran las expertas.

Ropa comestible. Hay de muchos sabores: frutilla, menta, vainilla, chocolate…solo, asegúrate de que no haya pasado su fecha de vencimiento y que este bien cerrado. Después de cenar, es el postre ideal.

Aplicaciones y juegos. “Ya no necesitas ir a un sex shop para comprar dados o cartas eróticas, la ventaja de la tecnología es que los puedes tener en su solo click. Los dados eróticos te muestran acciones y partes del cuerpo, por ejemplo: (besar – cuello) o también posiciones y lugares de la casa (69-living). Tú puedes armar tus propios dados usando tu creatividad y gusto”, explican.

La ruleta del kamasutra, una vez que la giras, te dice en qué posición deben ponerse, así que hay que ser valiente y pues lo que toca, toca.

Y si les gusta el póker, porque no jugar strip póker, donde las apuestas pueden ser prendas. Si vas a jugar esto, las expertas aconsejan que vayas bien abrigada.

50 Sombras casero. Ya que ha estado de auge 50 sombras de Grey, sería muy interesante aplicarlo en casa. ¿Sabes que es lo mejor de esta herramienta?. Puedes utilizar cosas caseras como esa bufanda que usas en invierno, la cuchara de palo con la que cocina tu mama, o la correa con la que sacas a pasear tu mascota. Claro que también puedes comprar unos buenos implementos: un látigo nunca esta demás, o kinzacharani si tienes un espíritu más patriótico.

Otra forma de variar es que transformes tu cuarto, (una vez más la importancia del escenario) te disfraces de dominatrix, (juego de roles) o utilices esposas, látigos, y material bdsm (juguetes). También podrían alquilar una cabaña el fin de semana, llevar juegos (aplicaciones), un vino, y utilizar ropa comestible.

En fin, las posibilidades son infinitas, lo importante es disfrutar y hacerlo con amor, porque al final de eso se trata. Experimentar con pareja es muy saludable, sexualmente hablando, crear esa sensación de aventura y renovar la chispa cada vez a través de experiencias fortalece tu relación. Además que no hay mejor cosa que aventurarse hacia nuevos mundos con la persona que uno ama. Ir de la mano descubriendo nuevas facetas de uno mismo, creciendo al romper nuestras propias limitaciones, puede ser una de las experiencias más interesantes y saludables para vivir en pareja, aseguran las expertas que a tiempo resaltan la importancia de lo que ya sabe: lo que mata a una pareja es definitivamente la rutina.

“La monotonía nos hace perder a nuestra pareja y nosotros mismos. San Valentín es una fecha en que nos ponemos alertas para ser detallistas y hacer algo especial por la otra persona, lo cierto es que el día de los enamorados tal y como lo entendemos, debería ser cada día. No tienes que esperar el 14 de febrero para sorprender a tu pareja y hacer que se sienta especial”, aseguran.

En fin, regalar experiencias es una de las mejores cosas que puede regalar, no es un regalo común, de esos que se puede abrir delante de mucha gente, implica dedicar tiempo y esfuerzo para dejar lo mejor de uno en el otro, es un regalo que será de ti para siempre.



Sacred Sex es un proyecto que ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas brido información transparente sobre temas que son considerados tabú en nuestra sociedad. Sthephany Cabrerizo y Kimberly Gonzáles empezaron con una página en Facebook y actualmente realizan charlas donde hablan abiertamente de técnicas eróticas, juguetes sexuales, tantra y diferentes herramientas para romper la rutina en pareja. También abrieron su canal de youtube en donde tienen videos en los que incluyen temas como la salud sexual, entre otros. El objetivo que ellas persiguen es el promulgar la igual, el respeto y la brindar información sobre todo lo relacionado a la sexualidad.


El amor en tiempos de tecnología



Cada día estamos más conectados al celular para saber qué sucede en las redes sociales y el mundo; paradójicamente, mientras más conectados estamos a los dispositivos, más desconectados estamos de la realidad y sobre todo de nuestro entorno. No hace mucho pude observar en un restaurante a tres parejas. Una de ellas no cruzó más de diez palabras en toda la velada y se mantuvo conectada a su móvil y chateando aun cuando llegó la comida que habían ordenado. La otra pareja parecía hacer un esfuerzo para dejar de lado sus celulares y hablaba mientras chateaba o miraba sus móviles. La tercera pareja, curiosamente, no sacó en ningún momento el celular, tenía unos buenos años más que las anteriores dos parejas. Al salir del restaurante, la única pareja que salió contenta, al menos así parecía, era la que no se había conectado en toda la velada.

Las primeras dos parejas que tenían entre 20 y 30 años, abandonaron el restaurante callados, casi aburridos diría yo.

Estas situaciones sirven para hablar de un tema que ya se ha abordado en muchas revistas y artículos y es que los dispositivos móviles y las redes sociales no son malos por sí mismos, por el contrario y sin duda, nos han facilitado la vida; el asunto está en el uso y abuso que les damos.

Esta obsesión por estar conectados tiene una explicación. Para psicólogos y terapeutas, el hecho de que el contacto sea mucho menos directo que el cara a cara, la inmediatez y su componente lúdico, hacen del WhatsApp una herramienta perfecta para el flirteo y el comienzo de una relación. Enviar un mensaje y esperar respuesta provoca una placentera descarga de adrenalina. El problema es que engancha y puede llegar a convertirse en una obsesión.

Un informe del Centro de Investigaciones Pew revela que una de cada cuatro parejas casadas o con una relación estable reconoce haber visto a su pareja distraída con su teléfono móvil mientras estaban juntos. Entre los jóvenes, el porcentaje se eleva a 42 por ciento. Sin embargo, uno de cada cinco adultos admite haberse sentido más cercano a su pareja gracias a intercambios a través de Internet o de mensajes.

Sin embargo, hay un tema de fondo que debería preocuparnos a todos y es que por el abuso que se da al empleo de la tecnología, sobre todo entre jóvenes, pareciera que se está perdiendo el aprecio y el valor a estar en compañía. Entre amigos y amigas, sobretodo en la juventud y adolescencia, es común verlos juntos en un mismo espacio pero tan conectados con sus celulares que no disfrutan de estar reunidos. Lo que es peor es que esta “moda” o forma de comportarse se ha expandido hacia la mayoría de las relaciones amorosas: pasan horas juntos pero conectados a sus celulares. Entonces habrá que encontrar una forma de explicarles a estas generaciones y a las que vienen, la importancia de la conexión entre personas, de estar presente de verdad, de intercambiar miradas, palabras, gestos, sentimientos, etc. Un emojic, por ejemplo, no puede en definitiva reemplazar a las palabras y miradas, al cara a cara.

El WhatsApp, el doble check y el ‘online’

El WhatsApp es genial, de ello no cabe duda. Es una forma de comunicarse a costos relativamente bajos y una forma de inmediatez para asuntos que requieren de ello, pero el problema es cuando empieza a condicionar nuestras vidas y la verdad es que, ¿quién no vive pendiente de su teléfono? ¿Quién no ha espiado el celular de su novio o esposo? Y ni hablar de lo que significa para los millennials, que te dejen en visto. Los dos ‘checks’ azules de leído parecen haberse convertido en una obsesión y hasta es una ofensa si tienes el doble check y no te han respondido. Respecto de ello, se debe saber que aunque a veces aparecen las dos rayitas, no siempre es fiable como ha indicado la propia compañía que ha desarrollado esta aplicación.

La obsesión provocada por el WhatsApp ha dado lugar incluso al cortometraje “Doble check”, finalista en la décima edición del Notodofilmfest de este año, que tiene más de un millón de visualizaciones y quizá valga la pena darle una mirada y considerar si uno tiene un problema con este asunto.

Otro tema relacionado al WhatsApp es el hecho de estar “en línea”, que hoy en día es una nueva forma de control y que también puede llegar a obsesionar. Es frecuente que incluso luego de dejar una relación, uno de ellos se obsesione con seguir rastreando mediante el WhatsApp a su ex pareja y ahí comienzan los escenas de celos: ¿con quién chateabas ayer a las 2 de la mañana?, ¿Qué haces en línea a esta hora?, etc. Con estas actitudes y formas de vigilancia constantes se puede llegar a una pérdida de autocontrol. Una vez más, queda demostrado que el problema está en el uso que se le da.

Las selfies y “los retratos de amor”

Una investigación realizada por académicos de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica de Chile revela que el uso de redes sociales modifica rasgos de la personalidad y que mientras mayor es la cantidad de selfies que los usuarios se toman, más altos son sus niveles de narcisismo. Con respecto a las declaraciones de amor en público o las fotos besándote con tu chico y mostrando lo “felices que son”, otros estudios han revelado que ello puede estar relacionado con una falta de autoestima y seguridad.

Investigadores de la Universidad de Albright que preguntaron a los usuarios de Facebook que están en una relación las razones por las que usan esta red social, su nivel de satisfacción con la relación y sus rasgos de personalidad, revelan que las personas con mucha necesidad de compartir su vida personal lo hacen para demostrar a los demás y a ellos mismos que su relación es estable. El gran problema es que si tu confianza está totalmente vinculada a tu relación, podrías desestabilizarte cuando la historia termine.

Las “pruebas de amor”

Un informe del Centro de Investigaciones Pew recién publicado examina el impacto de Internet, los teléfonos móviles y las redes sociales en la vida de pareja.

El estudio ha revelado, por ejemplo, que ahora la confianza en el compañero sentimental se demuestra, al compartir las contraseñas de las cuentas o perfiles virtuales, práctica que sigue el 67 por ciento de las parejas, según el estudio y un 27 por ciento aún va más allá y tiene cuentas de correo electrónico conjuntas.

Pero uno de los mayores problemas que ha se generado en el escenario de las redes sociales y que está relacionado a las “pruebas de amor”, es la venganza online que consiste en publicar fotos o mensajes íntimos.

El “revenge porn” o “venganza porno” es un término que se utiliza cuando alguien comparte públicamente en la red una foto sexualmente explícita sin el consentimiento de la persona que sale en dicha foto. No podemos negar que hoy en día es frecuente escuchar historias sobre fotos publicadas por ex-novios o ex-esposos.

En otras ocasiones estas publicaciones no han sido realizadas en plan de venganza sino por demostrar a los amigos hasta dónde va el asunto con la chica, algo así como el famoso presumir entre hombres que solo persigue el fin de mostrar su “virilidad” y “astucia”. Por ello es fundamental educar sobre estos riesgos. No es aconsejable que te tomes o te tomen fotos desnuda o en situaciones comprometedoras, aun cuando sea el “amor de tu vida”, ya que no sabes en qué momento puedan mostrarse o utilizarse dichas imágenes.

Afortunadamente, varios países ya han establecido leyes para combatir este fenómeno, entre ellos Israel, el Reino Unido, Alemania y 12 estados de Estados Unidos. En este contexto Bolivia no es excepción, sobre todo cuando se trata de menores de edad.

Sobre las distancias y tiempos

Según el reportaje “El amor es móvil” de la Vanguardia, el Internet multiplica las posibilidades de todo, para bien o para mal, y el smartphone se ha convertido en una extensión más de nuestro cuerpo.

Francesc Núñez, profesor de la UOC, ha participado en un estudio realizado durante los últimos dos años sobre las repercusiones de las nuevas tecnologías en las relaciones de pareja. Aunque los datos aún están en fase de análisis, ya se puede extraer algunas conclusiones y la primera de ellas es que hay cambios importantes. Uno de ellos es que estas herramientas han hecho saltar todo tipo de distancias y de tiempos: antes, si tenías una discusión con tu pareja y te marchabas a trabajar, no reanudabas la conversación hasta la vuelta, pero ahora ya no es así, publica La Vanguardia.

“El hecho de que te puedas comunicar en cualquier momento genera nuevos compromisos y exigencias”, explica Núñez, quien cita entre estos las expectativas de inmediatez que crean sistemas de mensajería como WhatsApp

“Cuando uno envía un mensaje cariñoso y espera una respuesta rápida de su pareja y ésta no llega, se produce una decepción que puede acarrear enfados, discusiones, etc.”, dice Núñez.

¿Qué hacer para superar la obsesión?

¿Dónde está el límite entre los beneficios que otorga la tecnología, que puedan volverse contraproducentes? Investigadores de la Universidad de Oxford han detectado que aquellas parejas que mantienen un contacto excesivo a través de la tecnología tienden a tener matrimonios o relaciones menos satisfactorios. Parece obvio, pero no está mal que de vez en cuando nos lo recuerden para realmente analizar conscientemente si el uso que le damos a nuestros celulares se está convirtiendo en dañino y así poner un alto a esta situación.

Según los psicólogos, es más sencillo de lo que parece. Lo primero es controlar nuestro nivel de exposición, después no aceptar la presión de tener que contestar siempre y, por último, apagar el móvil de vez en cuando, sobre todo por las noches. /



EN CIFRAS:

• Un estudio identificó que las personas entre 18 y 29 son la población que más utiliza las redes en Estados Unidos, seguido por aquellos entre 30 y 49 años.

• Según un estudio de Badoo, el usuario común de Internet pasa más tiempo socializando en las redes que cara a cara.

• En México alrededor de 77.7 millones de personas usan celular y dos de cada tres usuarios cuentan con un teléfono inteligente.

• Un estudio de Cyberpsichology and Behaviour Journal revela que el WhatsApp ha provocado 28 millones de rupturas entre parejas de todo el mundo.

• Según La Vanguardia, el servicio de mensajería instantánea WhatsApp es una de las aplicaciones móviles más empleadas de los últimos tiempos con hasta 300 millones de usuarios a nivel global.


jueves, 9 de febrero de 2017

Lo que aprendí después de estar con un hombre prohibido

¿Qué le espera a la mujer amante? Probablemente él sea muy celoso y le pide que esté en su casa a una hora determinada, para cuando la llame por teléfono.

Controlará sus amistades y criticará a las que considere menos adecuadas. Declarará que la quiere y mostrará su satisfacción cuando ella le diga que está muy enamorada. Con promesas de “ahora no es el momento”, “cuando los chicos sean mayores”, “mi esposa no lo comprendería”, pasarán los años y ella acabará siendo la soltera, que en fechas especiales como Navidad pasará con su familia, porque él tiene la suya y no puede faltar (es algo sagrado, que ya ni se discute), además de otras fiestas señaladas y vacaciones…

Ella tiene que saber que el que está casado es él; que quien no goza de plena libertad, también es él. Ella no tiene pareja y pensar de otro modo es tergiversar la realidad. ¡Pero en cuantas ocasiones la mujer se amolda a su papel de amante sumisa y sacrificada y pierde su libertad ante el temor de quedar completamente sola, cuando ya se han casado y quizás divorciado sus amigas y sólo cuenta con una de íntima, que la escucha de puro aburrimiento después de aconsejarle mil veces que rompa esa relación.

He escuchado muchas de estas historias, pero mejor conozacamos las experiencias de dos mujeres.

ANA MARÍA, 27 AÑOS

Soy ejecutiva en una empresa de Comercio, reconvertida en intérprete. Conocí al ‘Señor Casado’ hace aproximadamente un año y medio, cuando un amigo me pidió que tocara el teclado en su nueva banda, de la que este hombre era el bajista.

Me sentí inmediatamente atraída por él porque era divertido, fresco, tenía estilo, era dulce, generoso, amable, cariñoso y creativo, por no hablar de su peculiaridad y su espíritu aventurero. Evidentemente, había química entre ambos, pero al principio me sentía incómoda al pensar que estaba casado, una sensación que se mantuvo mientras duró nuestra relación. Me aseguró que estaba bien con su esposa, con la que mantenía una relación de “no preguntes y no me cuentes”. Sugerí que lo confesáramos varias veces, pero él no tenía el valor suficiente. Al final, terminé por rendirme y desistir, creyéndome lo que me decía.

Nuestras citas se desarrollaban normalmente en parques fuera de ciudad y en nuestro local de ensayo.

Era agradable huir de esas presiones vinculadas a las relaciones comprometidas, algo que nos permitió soltarnos sexualmente. Al mismo tiempo, el hecho de que me mantuviera oculta me hacía sentir horrible, porque me daba la sensación de que se avergonzaba de mí o de nuestro vínculo. Confiaba en él cuando me decía que su relación era estable, por lo que nunca tuve la sensación de ser una “destrozahogares”, pero siempre me quedaba el mal sabor de ser un secreto para su mujer.

Cuando finalmente la relación terminó, lo hizo de una manera terrible. Me dijo que no le volviera a llamar y no le he visto desde entonces. De aquello ha pasado casi un año. Todavía siento mucha culpa, aunque actualmente tengo una relación monógama y comprometida con un hombre soltero con el que estoy muy feliz.

Respecto al estereotipo de “destrozahogares”, no lo encuentro exacto. Las situaciones son mucho más complicadas de lo que aparentan. Por supuesto, algunas personas no se mueven por buenas intenciones, pero creo que son las menos. Por el contrario, creo que la mayoría de las mujeres que mantienen relaciones con hombres casados, entre las que me incluyo, realmente creen que pueden mantener su idilio sin lastimar a nadie y no sólo se preocupan por su amante, sino también por su familia. La mala intención no es lo habitual.

MARIANA, 26 AÑOS

Conocí a este hombre en un viaje de trabajo hace aproximadamente tres años y nuestra relación comenzó cuando todavía era mi jefe. En el trabajo, prácticamente nadie sabía que estaba casado, y ni siquiera llevaba alianza.

Es un ‘macho alfa’. Inteligente y seguro de sí mismo. También es 10 años mayor que yo, otro factor por el que llamó mi atención. En el trabajo, él alababa todas mis tareas, haciendo que me sintiera valorada y competente. Era muy paternalista, y eso me hacía sentir protegida. Nuestra relación pasó de mentor a amigo y, por último, a amante.

Fue después de nuestro primer beso cuando me confesó que estaba casado. Al principio, no lo podía creer. ¿Cómo podía estar casado con tanto tiempo que pasábamos juntos? Luego comencé a observar cómo era de verdad y sentí lástima. Empaticé con su esposa. Y sus actos no ayudaban: un día, me propuso mantener un encuentro en la casa que compartía con su esposa, y eso me hizo sentir incómoda.

Era muy molesto no poder hacer planes como las parejas normales. Aunque yo sí llegué a conocer a alguno de sus amigos, él nunca se interesó por los míos.

La relación terminó rápidamente cuando aprendí que toda la culpa que él achacaba a su mujer era también responsabilidad suya. Descubrí una faceta que no me gustaba: era verbalmente, mentalmente y emocionalmente abusivo. En una ocasión, casi llegó a golpearme en la cara durante una discusión. Evité el puñetazo, y él se puso a llorar. Había bebido demasiado y me acusó de ser una desquiciada cuando yo le respondí con contundencia. Me tomó un tiempo, pero terminé dándome cuenta de que él era un pobre loco.

Finalmente, rompí con él pero decidí verle de nuevo agobiada por su llanto y sus disculpas, momento en el que me di cuenta de que, en realidad, estaba herido en su ego. Después me enteré de que trató de arreglar las cosas con su mujer, aunque no le funcionó. Se dio cuenta de que ninguna mujer sería capaz de aguantarle. Hoy no puedo soportarlo; cada vez lo que veo recuerdo todos los errores que cometí y lo baja que debía estar mi autoestima para aguantarle durante tanto tiempo.

miércoles, 8 de febrero de 2017

La edad no es requisito para el amor en Tarija



Francisco y Ana se conocieron en Tarija, como profesor y alumna. Acabado el periodo académico, ella mantuvo la relación y logró conquistar a su admirado maestro, casándose cuando ella tenía 22 años y él 48.

Él no quiso tener hijos, una situación que pesó demasiado y acabó con la relación 15 años después.
A Gualberto, director general de una empresa, le prendó enseguida la pasión y la elegancia de una de sus nuevas directivas. Se enamoraron. Dos años de difícil cortejo, con divorcio de por medio. Se casaron, ella con 33 años, él con 52. Actualmente tienen dos hijos y son felices.
Camila mantuvo durante cinco años una relación con un chico 12 años menor que ella. Al final rompió la relación, no porque no le quisiera, sino porque él se había convertido en una especie de hijo adoptivo.
“No importa la edad” sino el amor aseguran aquellas personas involucradas en una relación, donde la diferencia de edad promedio es de entre 10 y 20 años. Y es que poco a poco en Tarija “La edad no es requisito para el amor”, así lo aseguraron 50 personas consultadas en un sondeo realizado por El País eN.
Si bien el amor no tiene edad para muchas parejas, las personas sí. La psicóloga, Margot Zubieta, afirma que la diferencia de edad no es de por si un factor que determine el éxito de una relación de pareja, por lo que dice que el bienestar de la relación se establece sobre aspectos que tienen que ver con la convivencia, relacionados a gustos y aspiraciones de cada uno.
Éste el caso de María Angélica, quien asegura que la diferencia de edad no es un problema en su relación. Su esposo le lleva una diferencia de 21 años y pese a que siempre se presentan conflictos de pareja, todo se sobrelleva cuando existe amor.
“Funciona porque no estaríamos durando casi 20 años de matrimonio si no fuera así, la verdad es que nos queremos y nos entendemos a pesar de la diferencia”, resalta.
Sin embargo, expertos en el tema a nivel internacional aseguran que este tipo de relaciones traen muchos contratiempos, aunque la mayoría de las parejas suelen sobrellevarlos en nombre del amor.
Es el caso de Abel, de 34 años, estudiante de último año de psicología y maestro pastelero, panadero de oficio. Él está comprometido en una relación formal de matrimonio con Amelia de 23 años, quien se dedica a la comercialización de cosméticos y es funcionaria en una institución financiera.
Con poco menos de cinco años de matrimonio, ambos destacan por ser muy emprendedores laboralmente hablando; sin embargo en cada reunión social es inevitable no notar la cara de “puchero” de la esposa que se aflige y molesta por cualquier situación menor.
“Lo vas a perder si sigues molestando tanto”, le comentan las amigas más cercanas a la generación del esposo, mientras el enamorado la persigue y se mortifica por los berrinches que protagoniza en la velada.

¿Jovencitas a la moda?
De un tiempo a esta parte parece que se puso de moda en la universidad que los estudiantes varones enamoren con “chiquillas” de secundaria, al menos así lo aseguró el psicólogo Javier Bladés Pacheco, quien dijo que esto puede generar serios conflictos, como los que se suscitaron cuando en un impulso vengativo la joven acusó a su pareja de violación, valiéndose del favor de las leyes al ser menor de edad.
El psicólogo y perito en investigaciones de abuso sexual explica que casos como éstos se dieron mucho en el departamento. “Denuncias por ejemplo cuando la enamorada de 14 años sale con un universitario, se pelean y luego dice que la violaron. El padre pone la denuncia y el joven va a la cárcel por tener 18 años, aun cuando la relación sexual haya sido consentida la ley no ve las coyunturas del suceso, es un contacto carnal con una menor y es suficiente”, aclaró.
Entretanto, Daniel Arce Aquino, psicólogo, está de acuerdo con que las relaciones de pareja con personas muy jóvenes suelen ser bastante comunes en Tarija, y dice que por más que la diferencia entre el hombre y la mujer sea de 5 años, puede tipificarse como un abuso.
Pese a esto, el psicólogo señala que no deja de ser un tema común en Tarija, ya que se puede ver con facilidad en lugares públicos o de entretenimiento, adultos compartiendo con jovencitas.
“Esto sucede ante el poco control de los padres que dejan que las niñas se vistan como mujeres, usen maquillaje, lo que hace que cambien sus rasgos por un aspecto más maduro, por lo que entran a las discotecas poniéndose en riesgo de consumir alcohol y exponiéndose a otros peligros”, lamentó.
La psicóloga, Margot Zubieta, recomendó tomar en cuenta al salir con alguien mayor que los motivos sean los correctos en los sentimientos y se busquen proyectos comunes. “En el caso de las jovencitas que salen con hombres mayores pensando que la felicidad se obtiene con lo material, hay que recordarles que no están a la venta, pero si el amor es verdadero, pienso que no hay diferencia de edad que importe. Digan los demás lo que digan podrán vivir su relación en nombre del amor”, manifestó.

Las edades
En Tarija, por lo general la sociedad es la que fomenta que el hombre sea mayor que la mujer al menos con 10 años, no obstante esa diferencia suele ser mucho mayor. De hecho hay casos en los que la persona mayor en edad es la mujer, lo que no es del todo bien visto, pues se generan rumores y críticas alrededor de ella.
“Hoy vemos muchas mujeres que salen con chicos menores, esto se relaciona con que la mujer salió al mercado laboral, es más independiente y esto puede ser muy llamativo para algunos hombres porque pueden dejar de ser los abastecedores para estar más cómodos con que la proveedora sea la mujer”, opina Zubieta.
Pero no siempre sucede de esta forma, en el caso de Lizeth, ella se casó a los 22 años de edad y su esposo tenía 19, ambos eran estudiantes universitarios, el motivo de la unión surgió ante un embarazo no planificado. El matrimonio duró 12 años en los cuales tuvo que justificar muchas inconductas e irresponsabilidades del marido, por no tener la madurez suficiente para actuar según las circunstancias.
Diferente fue el caso de un matrimonio que cuenta con una diferencia de 25 años, la mujer es la menor y debe sobrellevar los celos de su esposo, quien se encuentra llegando a una edad donde el deterioro de la vejez se hace cada vez más evidente, en tanto ella luce aún muy joven.
Zubieta explica que hay casos en donde la persona con más edad trata de manejar o controlar las acciones de la más joven, ya que no maduró emocionalmente y no ha vivido las decepciones necesarias.

Famosos con gran diferencia de edad

Tommy Mottola y Thalía
Van por los 17 años de matrimonio y lograron callar a muchas bocas que pensaban que sus 22 años de diferencia serían un verdadero problema. Tommy con sus 66 años y Thalía con sus 44 años supieron sobrellevar todos sus problemas y siguen juntos desafiando a las reglas.
Michael Douglas y Catherine Zeta Jones
Dos de los actores más reconocidos y galardonados en el mundo del cine, Michael Douglas, con 72 años de edad y Catherine Zeta Jones con 47 años de vida, han demostrado cómo seguir enamorados pese a los 25 años de diferencia entre ambos.
Al Pacino y Lucila Polak
Al Pacino, reconocido actor que dio vida a Cara Cortada y con 76 años de edad, tiene como pareja a Lucila Polak, actriz que actualmente tiene 37 años. Se trata de una de las parejas del mundo del cine con más diferencia de edades (39 años) y que se han convertido en un ejemplo para muchos

martes, 7 de febrero de 2017

Amor y verdad

El amor y la verdad están ligados de una manera tan estrecha que la presencia de uno lleva al encuentro del otro… en una de las escenas finales de la película "The Closer" una de las protagonistas (Natalie Portman) le dice a su pareja: "me he dado cuenta de que ya no te amo, porque no tengo la necesidad de decirte la verdad…" Aunque es una visión muy personal creo que esa necesidad de descubrirse a otro solo se da dentro del amor… De hecho cuando no nos importa mucho lo que el otro siente o piensa es porque el amor se ha ido…

La sinceridad conlleva riesgos, es soltar el control, se caen los lazos que se pretenden poner cuando no decimos la verdad acerca de nosotros, nuestros sentimientos, ideas… Mentimos porque queremos evitar o provocar una determinada acción o reacción, esto es la manipulación o el control, en cierta manera nos ponemos por encima y es como un intento de quitarle al otro la libertad de actuar.

Cuando no hay sinceridad entre las personas es obvio que se levantan muros…

Se habla de las mentiras piadosas, y puede ser que se empleen para "proteger", en este caso habría que ver hasta qué punto se puede mantener esa actitud, y en qué momento se empieza a hacer daño.

El ser sincero no necesariamente lleva a la armonía con los demás, es más puede crear conflictos entre las personas, pero, ¿no es mejor saber sobre qué terreno estamos parados?, ¿no es mejor que sepamos con quien estamos, y qué otros sepan con quien están?, ¿a creer que estamos en una tierra qué realmente carece de un piso?, a la larga cualquier movimiento, cualquier tormenta derribara lo que no tiene un soporte real.

Quizá sea el amor desinteresado el que este más ligado a la sinceridad, por ser desinteresado no busca controlar, más bien busca soltar…

Cuando entendemos lo que significa amar, respetar, así como la individualidad que poseemos cada uno, no vamos a querer hacer uso de ninguna mentira… Quizá la joven que mencione al principio se dio cuenta que ya no amaba a su pareja porque ya no le importaba ocultarse… El querer estar al lado de alguien que se ama implica mostrarse, estar presentes en cuerpo y alma también…

La verdad es lo que más nos acerca a la libertad, a ser libres y dejar libre a los demás…

Amor y verdad… aunque duelan…

domingo, 5 de febrero de 2017

Gastronomía y amor van de la mano ¿es tu caso?

Todo está bien en tu relación, tienen gustos parecidos, planes a futuro, se divierten juntos y hasta disfrutan del mismo tipo de cine pero, cuando llega la hora de comer, las cosas se ponen tensas. Es que esas cosas que te parecen deliciosas, al otro le dan náuseas, y lo que devora con placer a ti te revuelve el estómago.

¿QUÉ HACEMOS?

Más de la mitad de los encuestados por un estudio efectuado conjuntamente con e-Darling y la Nevera Roja considera que “compartir gustos gastronómicos es clave para triunfar en el amor”.

No solo se refieren al hecho de elegir un plato, sino al placer de cocinar juntos, que dicho de paso, es una de las cosas más sensuales que puedes probar. La cosa es que comer es una necesidad básica y satisfacer el paladar está dentro de las delicias de todos los días.

Si no hay compatibilidad culinaria, este placer privado, tan esencial como el sexo, se frustra y la relación se daña.

¿Tanto así? Pues mira, Para el 65% de las mujeres y el 66,15% de los hombres en este estudio… LO ES.

LA PRIMERA CITA

En una primera cita, ellos prefieren cenar en casa y eligen platos tradicionales, sin embargo, ellas eligen cenar en un restaurante.

CARNÍVOROS VS VEGETARIANOS

El 70% de los encuestados nunca renunciaría a comer carne por amor, pero 6 de cada 10 no tendría problema en hacerlo a solas mientras su pareja se decanta por el estilo vegetariano. Claro que, para los otros 4, el no compartir el gusto por el mismo plato supone un obstáculo a la hora de alcanzar el éxito en la pareja.

SENSUALIDAD EN LA COCINA

En la cocina, como en el amor, los sentidos del olfato y el gusto juegan un papel esencial. La cocina puede ser tan erotizante como una buena caricia en el juego sexual previo. Las tonalidades de algunos platos, el gusto, el picante, las texturas, son un universo de juegos y provocaciones, además de placeres maravillosos (está probado que aumentan las hormonas del placer). Por eso, una buena sesión gastronómica puede hacer que una relación suba un escalón en la pasión.

¿QUÉ ELEGIMOS PARA SEDUCIR AL OTRO EN LA COCINA?

El 53,6% prefiere un restaurante para disfrutar de una cena romántica, y el 52,4%de los varones prefiere su casa como escenario perfecto para una noche de romanticismo y pasión. Pero en algo están casi todos de acuerdo: la alta cocina. “Los platos gourmet, donde se fusionan arte, pasión y fuerza de sabores se convierten en el fiel reflejo de lo que aspiran encontrar en sus futuros compañeros de vida”, dice el estudio.

Las parejas se fijan en los hábitos alimenticios del otro a la hora de formar pareja. Se valoran mucho los hábitos saludables, por lo menos, así lo afirma el 90% de los encuestados. “El 80% admite que sería un problema que su pareja sólo consumiera comida basura, que normalmente se asocia a experiencias negativas de la vida”. Todos, hombres y mujeres, asocian la comida saludable con la felicidad y la salud (cosa deseable en alguien con quien esperas compartir más que la primera cena). Un dato muy curioso es que “el 51,7% de los hombres y el 40,4% de las mujeres relacionan la comida basura con las rupturas y desengaños amorosos, con las situaciones de estrés y, curiosamente, con el aburrimiento, lo que confirma la teoría de que ser creativos y salir de la rutina es fundamental para el éxito y la salud de una pareja”

Comer no se trata únicamente de alimentarse y saciarse, entran en juego aspectos de la vida que reflejan el estatus, la psicología, el buen o mal gusto y el nivel de hedonismo (capacidad de disfrutar) del otro. Qué comemos, cuándo comemos y cómo comemos dice mucho más de lo que piensas de ti.