Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

viernes, 7 de abril de 2017

El éxito de las relaciones a distancia



En la situación actual de desplazamientos de trabajo o estudios, nos vemos obligados cada vez más a recurrir a una relación de pareja a distancia, al menos de manera temporal.

La buena noticia es que en un mundo en mayor medida globalizado y con importantes avances en el campo de la tecnología, los transportes y las comunicaciones, es más fácil llevar una relación a distancia.

El roaming y las vídeollamadas por Skype y otras plataformas de Internet, aunque, evidentemente, no suplen muchas necesidades de afecto, son una buena alternativa para no perder el contacto y la complicidad.

No todo el mundo está preparado

La distancia es un factor muy importante, pero no siempre tiene que ver con el fracaso: “Hay parejas que saben llevar bien esa distancia y sacar lo necesario para mantener una convivencia, aunque no tan estrecha como antes”, afirma Sergio García, profesional del Colegio de Psicólogos de Madrid.

Es el caso de Alba, que a sus 26 años ya ha vivido dos relaciones a distancia. La primera, entre Madrid y California, duró cuatro años; una experiencia que, afirma, le parece ahora una locura: “No todo el mundo está preparado para ello, hay que tener unos objetivos claros, un plan y ser fuerte”, explica Alba, que ahora mantiene una nueva relación Madrid-Soria.

A su juicio, sin la tecnología actual sería imposible conservar el vínculo: “La tecnología llega hasta cierto punto y durante un tiempo determinado, pero no es algo que se pueda mantener de manera permanente. Esa falta de contacto se suple durante un periodo determinado, pero sabes que esa situación va a tener un fin”, destaca Alba.

Max también ha vivido una historia de amor entre Madrid y Murcia. Para él, lo más importante es saber a dónde va ese proyecto en común, no agobiarse por el futuro y disfrutar el presente: “No tiene por qué ser la relación de tu vida”, afirma.

Rocío vive en Madrid y su pareja en Málaga. Para ella, es muy importante el interés mutuo: “En el momento en el que notas que das más que la otra persona, ahí empiezan los problemas”, señala.

Los tres coinciden en que no todos somos iguales y, por ello, no todos estamos preparados para tener una relación de pareja a distancia.

Aspectos positivos

Este tipo de relaciones se perciben socialmente como una sentencia para la pareja, que está condenada al fracaso. Esto provoca miedo y frustración, pero, aunque a priori parezca lo contrario, también puede resultar beneficioso para la convivencia.

“Cada uno va a tener su espacio individual, no se va a sentir colapsado o invadido por el otro y este es uno de los factores que en ocasiones destruye las relaciones porque sienten que, de alguna manera, han perdido su individualidad y ya no pueden hacer lo mismo que hacían antes”, explica Sergio García.

Con una llamada diaria y visitas cada cierto tiempo, las dos personas mantienen su complicidad, al tiempo que llevan una vida totalmente independiente, por lo que siempre tendrán algo nuevo que contarse.

De acuerdo con este experto en Psicología, la pareja se esfuerza más en cuidar la comunicación porque “es como si nos hubiesen puesto un muro que hay que romper y eso hay que trabajarlo día a día”, expresa.

Alba también destaca algunos aspectos positivos, como “demostrar que eres capaz de mantener esa relación con la persona que quieres y por la que estás luchando”, aunque opina que tiene más puntos negativos que positivos.

Para Max y Rocío, la pareja a distancia es una oportunidad ideal para dedicar tiempo a uno mismo.

“También es importante aceptar que cuando la pareja se establece finalmente en una misma ciudad, puede que la convivencia después no funcione”, advierte Max.

La distancia tiene que ver con el afecto

“Nos han enseñado que hay un periodo de noviazgo en el cual cada uno vive separado y que el fin es unirse y tener una convivencia. Cuando de repente esto salta por los aires porque hay una relación a distancia, tenemos que olvidarnos de todo lo aprendido”, sostiene el psicólogo.

La comunicación debe ser lo prioritario y para ello recomienda no perder ese “feeling” con el compañero o compañera sentimental para poder seguir dentro de ese proyecto en común, compartiendo ciertas aficiones que hacen que la relación sea factible.

La distancia también puede ser un buen pretexto social para terminar una relación porque todas las personas de alrededor van a entender esa ruptura, incluso algunas la veían venir.

“No es la distancia en kilómetros -aunque también puede ser una cuestión a tener en cuenta- es la distancia afectiva, cuando la otra persona ya no me entiende y de repente tiene unas aficiones o un proyecto común diferente al mío”, declara Sergio García.

Algunas pautas para lograrlo

Según un estudio de 2013 publicado en el Journal of Communication, la gente que mantiene relaciones a larga distancia son más propensos a compartir pensamientos y sentimientos significativos con sus parejas que aquellos que no lo son. Aparentemente, esas personas tienden a idealizar los comportamientos de sus parejas, lo que conduce a un mayor sentido de intimidad. Pero lo cierto es que estar separado definitivamente es difícil, incluso para las parejas con un vínculo fuerte. Por tanto si es tu caso, podrías seguir algunos de los consejos que personas familiarizadas con las relaciones de larga distancia han compartido con Huffington Post en su artículo “Lo que toda persona en una relación de larga distancia”. A continuación algunas de las pautas.

Establezcan algunas reglas básicas sobre cuándo se verán. Es importante tener algunas fechas fijas que saben que podrán verse. Esto los mantendrá motivados mientras están separados.

Establezcan reglas básicas de la relación misma. Para no tener sorpresas o sufrir decepciones, lo mejor es dejar bien claro cuáles son las normas y reglas, y qué está permitido y qué no. Hay algunas parejas más abiertas que acceden a tener otras citas, pero para otras es devastador. Deben estar de acuerdo en cómo llevar la relación.

Llamen o escriban durante el día. En otras palabras, no esperes a hacerlo todo en una llamada telefónica al final del día cuando estás cansado. Haz a tu pareja parte de tu vida diaria.”

No olviden programar las llamadas por Skype. Para mantener una relación fuerte, necesitas hablar por teléfono, pero preferiblemente algo como Skype, y tan a menudo como puedas, ya que el contacto visual es fundamental porque el físico es imposible por la distancia.

No te preocupes si los reencuentros no son perfectos. Si alguno de los encuentros, no todo sale como esperabas, no te desanimes, pero eso sí intenten verse nuevamente lo antes posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario