Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Calendario sexual para lograr un embarazo deseado

¿El mejor día para practicar sexo con vistas a un embarazo? Todos. Unos porque coincide con esos días fértiles del ciclo menstrual. Y fuera de esos días óptimos, el sexo crea las condiciones adecuadas para la concepción.

A la vieja idea de seguir el ciclo de ovulación se suma ahora el resultado de una investigación en el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana (EEUU), que dice que practicar sexo sin que importe si es o no día fértil provoca cambios en el sistema inmune femenino que favorecen la fecundación.

Los científicos hicieron un seguimiento de los ciclos menstruales de 30 mujeres sanas, la mitad sexualmente activas y la otra mitad con abstinencia sexual. Observaron en el primer grupo de mujeres un aumento en los niveles de las células cooperadoras, tanto las que ayudan a defenderse de las amenazas externas como las que hacen que el cuerpo acepte las condiciones de embarazo cuando el cuerpo debería interpretarlas como peligro. Estos cambios, sin embargo, no ocurrieron en las mujeres sexualmente abstinentes.

Además de este motivo, la doctora Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la Clínica Ginefiv, expone más razones para mantener relaciones sexuales sin que importe la fecha y sin descuidar ni un solo día otras recomendaciones:

Mantener una vida sexual, además de activa, placentera. Siempre es positivo para la pareja y mejora la conexión emocional.
Practicar sexo a diario mejora la calidad del esperma e incrementa las posibilidades de embarazo. Cuanto más tiempo pasa el esperma almacenado en los testículos, más probabilidades existen de que acumule daño en el ADN, atacado por radicales libres.
Esa actividad sexual debe ir acompañada de un estilo de vida saludable. En los últimos años estamos observando sus beneficios para la salud reproductiva de la pareja. Aunque en la mayoría de los casos las dificultades responden a problemas estrictamente médicos, también la obesidad, el tabaco, el alcohol y una alimentación desequilibrada pueden tener efectos adversos en la fertilidad.
Algunas sustancias, como pinturas, tintas de imprenta, adhesivos, metales y otros tóxicos utilizados en el ambiente laboral, perjudican la salud reproductiva. Por otra parte, aquellos hombres que por su profesión se ven expuestos a un aumento de la temperatura escrotal, como los conductores, podrían ver afectada su calidad seminal.
El estrés disminuye la libido y reduce la frecuencia de los coitos. Cuando la pareja desea la llegada de un hijo, es importante aprender a relajarse y evitar las situaciones que generen estrés. Los masajes, el yoga o la meditación ayudan en gran medida a conseguirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario