Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

domingo, 21 de abril de 2013

Cómo saber si tu relación es tóxica

Enamorarse de la persona equivocada puede traernos muchos quebraderos de cabeza. Este tipo de relaciones, en las que una o dos personas sufren constantemente, se denominan relaciones tóxicas.

Como explica la psicóloga emocional, Ciara Molina: "Los miembros se ven sometidos a un gran desgaste emocional con el objetivo de convencerse a ellos mismos que pueden salvar esta unión".

Pero... ¿cómo saber si estás atrapad@ en una relación en la que solamente pasas malos momentos? Hay que quitarse la venda de los ojos y ser sincero con uno mismo para saber si realmente nos compensa estar en pareja.

Para empezar estaría bien poner en una balanza lo bueno y lo malo. El resultado debería ser positivo, claro está. Si por el contrario, hay más cosas negativas y los momentos de felicidad son más bien escasos, algo anda mal.

La pregunta que deberías hacerte para salir de dudas es si sufres mucho más de lo que experimentas dicha y placer al estar juntos. No tiene sentido seguir si la relación te provoca más tristeza e insatisfacción que felicidad.

También es importante descubrir hasta que punto te sacrificas por la otra persona. ¿No te reconoces a ti mismo? Si has cambiado tu manera de proceder, si sueles ceder siempre tú, si te callas para no discutir, si pasas por alto cualquier afrenta...

Todo lo que implique renunciar a tu identidad y a tu dignidad es síntoma de que la relación podría estar viciada y desequilibrada. Recuerda que el respeto y el amor a uno mismo debe estar por encima de todo lo demás.

El sentimiento de culpa es otro indicio de que algo anda mal. Como la burla y el sarcasmo, mecanismos que se usan para manipular a la otra persona, minando su autoestima y su capacidad de decisión.

Si has adoptado el papel de víctima o si el miedo a estar solo te mantiene atrapado en una relación tóxica, deberías recapacitar y buscar ayuda profesional.

"El amor no es malestar, ni dependencia, ni miedo, es libertad y satisfacción. Si no sentimos eso, entonces no es amor", concluye la especialista en Gestión Emocional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario