Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 30 de marzo de 2015

¿Es la diferencia de edad un obstáculo para el amor?

Michael Douglas y Catherine Zeta-Zones, Harrison Ford y Calista Flockhart o Bruce Willis y Emma Heming. Son actores, ricos y famosos. Pero además de eso, a todos les une otro factor: la diferencia de edad, para ellos, no es un obstáculo en el amor. Apartando a un lado los tópicos y las frases del tipo el amor todo lo puede o con amor todo es posible, ¿puede una relación ser satisfactoria y duradera habiendo entre sus miembros una amplia diferencia de edad? ¿Existe el éxito en estas parejas?

En la actualidad, y pesar de la palpable evolución en los códigos y normas sociales, todavía existen algunas restricciones. "Si el hombres es hasta 10 años mayor que la mujer, no suele haber problema. A nivel social, está bien aceptado", señala Antonio Bolinches, psicólogo especialista en terapia de pareja y miembro de la junta directiva de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS). Pero si el hombre es 20 años mayor, aquí si hay un salto generacional y la sociedad lo ve como algo negativo. Todavía no está aceptado tanta diferencia de edad entre ambos. Y por último, "si el hombre es entre 10 y 20 años mayor, dependerá de las particularidades de las partes", explica este especialista en sexología, autor de los libros Amor al segundo intento y Sexo Sabio, donde aborda factor de las relaciones.

En cualquier caso, siempre que el hombre sea mayor que la mujer, aunque existan excepciones, se suele ver mejor que si la mujer es mucho mayor al hombre. Nada ha cambiado a pesar de los años: en estos casos, asegura Bolinches, la aceptación por parte de la sociedad es mucho peor. Y en todo caso, matiza, sólo se consiente en mujeres famosas, con cierto renombre y poder. Pero, "la mayoría de las mujeres no se atreven a que haya mucha diferencia entre ellos, si ella es mayor que él. Todavía se ve como hándicap".

Sin embargo, para una pareja funcione habiendo una cierta, o importante diferencia de edad, no se trata sólo de los años de diferencia, sino del contexto social, de las historias vividas, de la educación y los valores recibidos a lo largo de la vida. "Los problemas entre estas parejas aparecen por otras cuestiones, no por cuestiones de edad", afirma Asunción Coronado, directora del Instituto de Sexología Al-Andalus de Granada.

Cuando hablamos de una diferencia de más de 10 años, lo que va a determinar las relaciones son los elementos de tipo culturales: el momento de la historia que ha vivido cada uno, cómo pensamos con respecto a un tema, qué valores tenemos ambos, qué ideología y qué pensamientos se tienen en según qué cuestiones. Un ejemplo muy claro es una pareja que se llevaban 10 años que acudió a consulta para intentar solucionar sus conflictos. "Los problemas entre la pareja no estaban en la diferencia de edad, sino en la mentalidad de ambos", expone Coronado. Él era una persona más liberal a nivel sexual que su pareja, con menos normas o menos restricciones, y eso fue una de las cosas que fundamentalmente, mermó la relación. Por tanto, los valores y la forma de ver la vida en común ocupan un lugar fundamental dentro de las parejas, más que la edad en sí.
¿Qué buscan en la diferencia?

¿Qué es lo que busca un hombre en una mujer más joven? ¿Qué busca una mujer en una hombre más joven que ella? "Al lanzar esta pregunta, diríamos de diríamos de entrada y a bocajarro que el varón mayor busca sentirse más joven y poderoso y busca una representación de éxito social. Y la mujer joven puede buscar una figura paterna o una estabilidad mayor o incluso una madurez que no encuentra en sus coetáneos", responde Delfina Mieville, socióloga, sexóloga y agente de igualdad. Sin embargo, tienen un sesgo de género. Y su vez, añade la experta, un sesgo cultural: "La sociedad envejece más, pero a la vez somos más jóvenes (los 30 de ahora son los 20 de hace unos años y los 60 los antiguos 50). Se exige juventud, pero se exige más juventud a las mujeres. Tendemos a adultizara la juventud (darles menos espacio de decisión y exigirles experiencia) y a exigir juventud a los y las adultas (que sea divertido, dinámico, que esté en forma y que, por supuesto, parezca más joven). Esto es la exigencia de la modernidad: ser productivos cuanto más tiempo y cantidad, mejor".

De este modo, y teniendo este marco social de fondo, extrapolado a las relaciones, hemos de entender, explica Mieville, que las relaciones sanas tienen, entre sus muchas condiciones, que ser equitativas. Es decir, que no existan relaciones de poder entre sus miembros. En la actualidad, añade Bolinches, la mujer ya no busca tanto la protección del hombre, pero en cambio el hombre, por regla general, sigue buscando la relación cómoda. El hombre, afirma, quiere, normalmente, ser él el admirado.

El hombre generalmente, a partir de los 45-50 años, indica Coronado, tienen una necesidad de reafirme, y buscan relaciones por ello en personas más jóvenes. Por su parte, las mujeres a esa edad, la necesidad de reafirmarse viene dada por el hecho de la conquista en sí, por tanto la edad no tiene tanto que ver en este caso. Su autoestima se refuerza en base a la conquista. Y no tanto en el sexo como en el caso de los hombres. Pero, insiste, esto no tiene siempre por qué ser así.

No cabe duda de que la edad es un factor de riesgo en sí que, según Bolinches, tiene que relacionarse con otros cuatro elementos fundamentales para tener éxito en las relaciones: acoplamiento sexual, carácter complementario, escala similar de valores y proyecto de vida convergente. "La pareja tiene que ser como una mesa que tiene que soportarse sobre estas cuatro patas", afirma. Del mismo modo, confirma y concluye Coronado, la edad en sí no es un motivo de conflictos, lo realmente importante en las relaciones es tener una escala de valores similares, una ideología afín, unos gustos parecidos o complementarios y la idea de un futuro común parecido. Por ejemplo, si un miembro de la pareja quiere tener hijos y otro no, algo no marcha bien.

El cerebro está programado para recuperarse de una desilusión amorosa

El clásico consejo “el tiempo lo cura todo” parece tener un asidero científico. Al menos así lo establece un estudio de la U. de Saint Louis (EEUU)

Según la investigación, si bien los humanos tienden a ser monógamos, con relaciones que pueden durar años o incluso décadas, a menudo se emparejan con más de una persona a lo largo de su vida, lo que significa que un vínculo sentimental anterior se rompe para dar paso a nuevas relaciones

Pero, ¿cuál es el proceso que permite pasar de un interés romántico a otro? Según Brian Boutwell, autor del estudio, la reproducción. “Este mecanismo (poder superar relaciones de pareja) existiría porque ayuda a romper los lazos sentimentales cuando una relación se vuelve demasiado costosa para la salud reproductiva de un individuo”, explica Boutwell a La Tercera

Para arribar a su conclusión, el experto realizó una revisión de otros estudios que sugerían la existencia de un mecanismo mental que facilitaba el quiebre y separación de un antiguo amor, mecanismo que el llama “expulsión de la pareja”

“Nuestra revisión de la literatura disponible sugiere que todos tenemos un engranaje en el cerebro, diseñado por la selección natural, que nos permite superar los períodos tumultuosos en nuestras vidas”, dice. Esta adaptación psicológica no sería una respuesta a voluntad, al menos no en un comienzo, sino que “mecanismos en el cerebro gatillan la decisión de quiebre de manera inconsciente hasta llegar al nivel de conciencia”

Según Boutwell, hay regiones del cerebro, entre ellas la corteza prefrontal, que juegan un papel fundamental en la evaluación de sí continuar o no con la pareja, evaluando si es una estrategia saludable o una pérdida de tiempo y recursos
Si bien hay quienes olvidan más fácil a su ex, otros pueden tardar mucho tiempo. Todo forma parte de una serie continua de factores, tanto ambientales como genéticos, explica el académico. “Hay circunstancias donde una relación de largo plazo será la mejor adaptación, y casos donde la expulsión de la pareja resulte más provechoso”, agrega

Al analizar resonancias magnéticas de personas que aseguraban estar profundamente enamoradas, observó una elevada actividad neuronal en las áreas del cerebro relacionadas con el placer, similar a la que muestran los consumidores de cocaína. “La sensación inicial de amor, cuando se quiere estar constantemente cerca de la otra persona, es muy similar a una adicción”, explica Boutwell. Por lo mismo, añade el experto, desenamorarse es comparable con pedirle a un adicto que rompa el círculo de dependencia

Tras examinar imágenes cerebrales de antiguos consumidores de droga, en un intento por predecir cómo luciría el de aquellos que pasan por un quiebre amoroso, el nuevo estudio sugiere que diferentes zonas del cerebro trabajan de manera conjunta para facilitar que la persona siga adelante y encuentre una nueva pareja, de la misma forma en que el sistema nervioso de un adicto se recupera de la adicción. Estudiar el cerebro de hombres y mujeres tras una profunda desilusión amorosa daría más pistas que avalen las conclusiones de la investigación, finaliza Boutwell.

jueves, 26 de marzo de 2015

¿Diste mucho y recibiste muy poco?

¿Alguna vez has dicho esta expresión?: “qué persona tan mal agradecida, le di todo y mira como me paga”. ¡Por supuesto!

Todos en algún momento hemos tenido que lidiar con alguien que no valoró nuestros esfuerzos o nuestro amor. Tal vez fue tu ex novio, tu marido, tu jefe o una amiga ingrata.

A lo mejor te desviviste por ayudarle; le cubriste la espalda, lo consolaste y hasta le prestaste dinero pero cuando tú lo necesitaste, olvidó todos tus sacrificios y te volteó la espalda. O tal vez entregaste todo su amor y a cambio recibiste un desengaño.

Si te preguntas: “¿Cómo es posible que dí tanto y recibí tan poco?” ¡No te preocupes! Cuando das de corazón, o sea, cuando das porque te nace y no porque debes o tienes que hacerlo, estas destinado a recibir buenos frutos. Quizás no vengan directamente de la persona a quien le diste, pero en algún aspecto de tu vida se manifestará la recompensa.

La energía del Universo se mueve en un flujo constante de dar y recibir. Cuando das con buenas intenciones esa bondad regresa a ti. El verdadero intercambio no es entre la otra persona y tú, sino entre el Universo y tú. Hay una ley espiritual que explica esta verdad: La Ley de Dar, la cual establece que recibes en proporción directa a lo que entregas de corazón.

No te sientas frustrado si no recibiste lo que mereces, tarde a temprano serás recompensado. Y esa persona que tomo ventaja de ti y se aprovecho de tu nobleza, está en deuda con el Universo, así que tarde o temprano ¡tendrá que pagar lo que robó!

¡Atención! Si tuviste una desilusión en el pasado y ahora te niegas a dar, te advierto que dar genera recibir y recibir genera dar.

Si detienes este flujo, estas interfiriendo con la corriente del Universo. Lo valioso como amor, felicidad, amistad, paz, dinero y conocimiento, únicamente se multiplica cuando lo das. De hecho, aquello que no se multiplica a través de dar es que no vale la pena ni darlo ni recibirlo. ¡Recuerda que entre más das, más recibirás!

Para más motivación visita:

www.MariaMarin.com

síguela en twitter @maria_marin

Conoce las reglas para una relación a distancia

Tener una relación a distancia es algo cada vez más usual en este mundo globalizado, de crisis económica que obliga a ciertas parejas a separarse, por ambiciones, estudios y viajes de negocios. No importa el motivo, pero sí la motivación de dos enamorados que ansían conducir esta etapa hacia un futuro en común.

Pasos. Primero, fija un objetivo y un destino en común tras esos meses de espera, que les ayudará a entender mejor los motivos de la distancia y especialmente, a ilusionarse y convertirse en arquitectos de su propia felicidad desde su respectivos lugares de origen. Segundo, tener una relación a distancia no significa que tengas que permanecer encerrada en tu casa día y noche. Esta será una buena oportunidad para realizar esos proyectos que dejaste atrás. Tercero, deben conversar de todo y por último no tienes que ser celosa.

¿El cerebro estimula el erotismo?


Alguna vez te preguntaste ¿en qué parte del cuerpo humano se origina el deseo sexual?, pues no es difícil saberlo. Según los expertos es en el cerebro. Conoce por qué.

¿Se origina en el cerebro? El terapeuta de pareja Luis Nardín explicó que el deseo, atracción, placer y apego son el resultado de algunas hormonas que se encuentran en el cerebro. La sexóloga Liliana Zabala indicó que "la neurociencia tras analizar muchos años el cerebro, detalla que el apego emocional y el deseo sexual se originan en la corteza insular y el cuerpo estriado del cerebro".

Placer. Por otro lado, Nardín señaló que el placer se siente cuando el nivel de dopamina sube.

Atracción. La vasopresina está relacionada con la atracción sexual, lo que en términos de evolución provocan que los machos abandonen su nido de amor y busquen nuevas compañeras.

Deseo. La testosterona es la hormona que despierta el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres, pero si está muy elevada es muy difícil que se pueda controlar, especialmente en el varón, "ya que en éste se produce más esta hormona", sostuvo el especialista.

Apego. El profesional mencionó que la oxitocina es una hormona que está relacionada con el apego, es por ello que puede influenciar en la unión de una pareja, debido a que tanto el hombre como la mujer liberan esta hormona cuando se tocan y se abrazan.

¿Porqué no se puede olvidar al ex? Nardín explicó que cuando hay exceso de serotonina es muy difícíl que él o ella puedan sacar de su mente a su expareja, esto se complica si la sigue viendo, porque inconscientemente percibe su olor, pero si deja de ver a su pareja, ese estímulo deja de estar presente. Zabala remarcó que "algunos olores o prendas son considerados como fetiches porque el olor agradable es una especie de feromona que atrae al hombre y a la mujer cuando ambos se complementan".

¿El impulso se puede controlar? Las hormonas se ponen en funcionamiento a cierta edad. Asimismo remarcó que "la persona lo que hace es controlar y reprimir la sexualidad por determinado momento o días, pero llega la crisis de la tensión sexual, la cual necesita ser descargada ya sea en pareja o masturbándose", expresó Zabala.

Buscando una segunda oportunidad

No es fácil encontrar el amor y se complica todavía más a partir de la mediana edad. ¿Cómo volver a ocupar tu corazón?

Las relaciones sentimentales son muy complicadas. A veces, hay parejas que llevan más de quince años juntos y, un día, ya no sienten lo mismo el uno por el otro como al principio. Cuando eso sucede, muchos de estos matrimonios terminan en divorcio. Sin embargo, éste no es un motivo para desmoronarse, puesto que hoy en día no es tan complicado encontrar el amor a partir de los 50.

JUSTO DESPUÉS DEL DIVORCIO

Es normal que, tras el divorcio, te sientas decaído y sin ganas de tener una futura relación sentimental. Preferiblemente, todos deberíamos pasar por este duelo y esperar a conocernos y querernos a nosotros mismos antes de empezar a buscar una nueva pareja. Seguro que de tu anterior matrimonio has aprendido muchas cosas, tanto buenas como malas, y todos estos conocimientos podrás aplicarlos después con tu nuevo amor.

Por lo tanto, justo después del divorcio no te precipites en busca de una nueva relación. Aprovecha este tiempo de soledad para hacer todas aquellas cosas que no habías hecho mientras estabas con tu pareja, sal con tus amigos, pasa más tiempo con tus hijos o familiares cercanos y dedícate tiempo a ti mismo. Disfruta de tu madurez hasta que te sientas feliz y completo, entonces será el momento ideal para encontrar la pareja perfecta para ti.

CÓMO ENCONTRAR PAREJA

Ahora que ya te has tomado el tiempo necesario para quererte y aceptarte, puedes empezar a buscar pareja, si lo deseas. A veces el amor aparece de repente, sin que lo busquemos, incluso en la madurez. Quizás entre una persona nueva en nuestras vidas o alguien que siempre había estado ahí nos vea con unos ojos diferentes. Muchas otras veces debemos buscar esta pareja. Hoy en día tenemos multitud de maneras de encontrar a esta persona en tu madurez sin que debas sentirte avergonzado por ello.

Ahora que ya tenemos más de 50 años sabemos qué queremos o aceptamos en una relación sentimental y qué no. Eso hará más sencillo el proceso de selección de la pareja. Además también debemos tener en cuenta que esta persona deberá adaptarse a nuestro ritmo de vida y en el caso de que ambos tengan hijos o nietos deberán aprender a convivir con ellos también, ya que si su relación se convierte en estable pasen a formar parte de sus vidas perennemente.

Tanto como si decides acudir a un centro social o buscar pareja por Internet debes tener siempre mucha confianza en ti mismo. Que tu matrimonio terminase en divorcio no significa que no vayas a encontrar otra persona que te quiera y que desee pasar el resto de su vida contigo. El amor a partir de los 50 puede ser vivido con la misma fuerza e intensidad que a los veinte años, pero contando con la sabiduría y experiencia de todos los años vividos. No tengas miedo a enamorarte de la persona equivocada, ya que solamente de este modo podrás encontrar la mejor para ti.

Tampoco te preocupes en exceso por lo que opinen los demás. Los seres queridos pueden darte sus opiniones y consejos, pero tú ya eres lo suficientemente mayor como para tomar tus propias decisiones y vivir tu vida a tu manera. Finalmente, busca en tu nueva pareja un compañero más que la pasión, puesto que estando en la madurez de sus vidas lo que necesitan es alguien que los quiera, pero que también esté a su lado siempre que lo necesiten. El amor a partir de los 50 puede ser igual o más bonito que en tu juventud así que, adelante, enamórate y sé feliz.

miércoles, 25 de marzo de 2015

¿Cuántas parejas sexuales son demasiadas?

Todavía hoy, a la mujer se le critica su 'vida alegre' y el hombre se desgañita narrando proezas. 5, 15... ¡100! ¿Cuántas parejas sexuales son suficientes para que nuestro ego no se sienta agraviado y cuántas nos harían ya sospechosos de promiscuidad? Por nostalgia, curiosidad o simple entretenimiento, a casi todo el mundo le da por hacer recuento de parejas en algún momento de su vida y tira de agenda.

Ellos terminan rápido. Calculan 'grosso' modo, sin entrar en pormenores y con ciertatendencia a la inflación, según el psicólogo Norman R. Brown, investigador de la Universidad de Michigan. Ellas ponen nombre y se detienen en el detalle: aquel amor de verano, el vecino seductor, el compañero de oficina, el desliz del despecho... Así hasta contar un promedio de 8,6, según los datos que maneja Brown. Y 31,9 en el caso de los hombres.

Las estadísticas varían según quien pregunte. En todo caso, nos encanta conocer los promedios y comprobar si el nuestro se queda chico o los sobrepasó. El portal de citas eHarmony indagó entre sus usuarios británicos. Las mujeres confesaron una media de 7; los hombres, 10. A unos y a otras les vino además el recuerdo de unas 4 citas horrorosas, de esas que preferían dejar en el olvido. La mayoría dijo que se había enamorado un par de veces en su vida y otras tantas le habían roto el corazón.

Pero si nos basamos en los datos del Instituto Kinsey, los hombres entre 30 y 44 años acumulan un promedio de 6 a 8 parejas. Las mujeres se quedan en 4, una cantidad lejana a esa veintena de parejas sexuales que toda mujer debería tener antes de su matrimonio, según Karyn Bosnak, la autora americana que inspiró la comedia 'Dime con cuántos'.

El último estudio realizado por la Sociedad Europea de Ginecología, con 9.600 mujeres entre los 16 y 45 años, concluyó que la media de parejas sexuales de una mujer europea es de 10. Los hombres rebasarían la treintena.

A la vista de los resultados tan desiguales, la pregunta final debería ser: ¿No quedará extraviado algún amante en el recuento por aquello de querer salvar nuestra reputación sexual?

El psicólogo Miguel Ángel Cueto, director del centro CEPTECO, nos da algunas claves para enfrentarnos a nuestra lista de viejos amores sin que salten las alarmas, ni la de la decepción ni la de la vergüenza.

El cambio de pareja depende de la etapa vital en la que nos encontremos. El entorno puede ser más fuerte que la personalidad, si bien esta juega un papel determinante durante toda nuestra vida.
Aunque se han hecho avances, todavía se mide de modo diferente la actitud de hombres y mujeres.
Toda conducta condicionada por cierta represión, por el qué dirán, puede acabar provocando un profundo malestar que condicionará nuestra futura vida sexual.
Es difícil fijar un número ideal si tenemos en cuenta que, aunque nuestra cultura tiende a la monogamia sucesiva, empiezan a emerger otro tipo de relaciones: 'poliamor', relación libre, amigos con derecho a roce, parejas que viven separadas, etc.
El cambio de pareja no tiene por qué ser perjudicial. Hay personas que necesitan probar constantemente nuevas experiencias. Para ellas sería más frustrante una sola relación estable que no le aporte lo que cree que necesita.
¿Es más estable o más fiable una persona que tiende a pocas relaciones de pareja? ¿Por qué no pensar que quizás es más dependiente y tiene miedo al abandono?
Aunque sería complicado hablar de conductas patológicas, solo empieza a considerarse preocupante cuando una persona es incapaz de mantener un vínculo afectivo con alguien o cambia de pareja por una compulsión patológica.

lunes, 23 de marzo de 2015

“Ciber-Infidelidad”, ¿se puede engañar virtualmente?

TRAICIÓN | SEGÚN LOS EXPERTOS, LA INFIDELIDAD VIRTUAL HA VENIDO A REEMPLAZAR EN MUCHOS CASOS A LA FÍSICA, Y NO POR ELLO ES MENOS DOLOROSA.

Es posible ser infiel a través de la cybertecnología y aunque no haya contacto físico de por sí? ¿Puede considerarse una relación virtual amorosa con un tercero como un engaño? Los expertos dicen que sí, y que algunas veces puede ser aún más dolorosa que una infidelidad real, entre otros aspectos por el hecho de que el infiel idealiza a su otra pareja, menoscabando a la persona que sí comparte un espacio físico con él (o ella).

“Un infiel que usa la Internet para engañar a la pareja, estará al mismo nivel que uno real, y en este nivel de ciber infidelidad yo me preocuparía más. Porque, mientras que el segundo se concentra en el aspecto carnal-sexual, el primero, a través de las conversaciones dará más prioridad a los sentimientos, a hacer del amante su “paño de lágrimas” lo que puede desencadenar en un amor paralelo.”, dice la psicóloga mexicana Carla Lanza, que ha atendido a varias parejas por este problema.

“El engañador piensa que, porque todo quedó en el teclado y el monitor y no hubo encuentro real, no comete infidelidad, sin embargo la intencionalidad es la misma, la falsedad es la misma, y el daño generado en la pareja y en la familia puede ser el mismo.”



Cambio de límites

Y es que la llegada del Internet le ha dado un nuevo sentido a las relaciones humanas, de hecho ha cambiado la comunicación entre las personas y su modo de relacionarse sin importar cuál sea la intención. Los amigos, los amantes, los hermanos, todos han encontrado nuevas maneras de interactuar y cada uno tiene un código común, pero a la vez diferente. Hay quienes inician amistades virtuales mucho más profundas con personas a las que no conocen físicamente, hay quienes se llegan a enamorar y luego hacen real ese amor (para eso los sitios de citas, etc.)

Sin embargo la infidelidad tiene un toque extra, se han cambiado los límites de lo que configura un engaño en la pareja. Y este engaño, según los especialistas, implica el hecho de la posibilidad de un tercero dentro de la relación.

"Empieza cuando una tercera persona se convierte en objeto de deseo sexual o amoroso de uno de los miembros de la pareja -apunta la psicóloga Mónica Cruppi, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y especialista en relaciones humanas-. La existencia de la pareja supone un contrato implícito de amor, fidelidad y exclusividad, tanto afectiva como sexual. La aparición de un tercero, aunque sólo sea la idea de ese tercero, ya pone en jaque ese contrato."



Causal de divorcio

Los mensajes de WhatsApp, SMS, Facebook y los DM en Twitter se han convertido, según el abogado Leandro González Frea, especialista argentino en tecnologías de la información, en el lenguaje de la infidelidad. Según apunta el 80% de los juicios de divorcio que llegan a tribunales y que él ha trabajado, se inician con pruebas informáticas como mensajes de texto, correos electrónicos, chats o comunicaciones mediante las redes sociales. "Las parejas que se separan son cada vez más jóvenes y, por esa razón, las redes sociales aparecen casi siempre como prueba del engaño. Ocurre que en estos casos, la parte engañada tiene una carga afectiva muy fuerte. Por eso, la necesidad de demostrar que el otro causó el fin del vínculo", explica el abogado.

El revisar los celulares o las computadoras en busca de algún signo de infidelidad, no es un gesto espontáneo, exceptuando que la pareja sea celoso/a de por sí, sino que comienza a hacerse a partir de la sospecha de una infidelidad, que implica largas horas frente al computador, mensajes misteriosos y conversaciones clandestinas.

En Bolivia, si bien no está tipificado dentro del código de familia, sí se acepta como prueba de infidelidad el uso de mensajes y otros, tomando en cuenta que recientemente se promulgó una nueva norma legal, que reemplaza a similar código vigente desde 1988.

Entre los varios acápites, uno de ellos se refiere a la agilización de los divorcios.

Hoy el divorcio puede tramitarse ante notario en caso de la inexistencia de hijos o bienes gananciales, con la eliminación de causales y la sola exposición del motivo de la “afectación del proyecto de vida en común”.



Un problema que crece

En el mundo entero este fenómeno de la infidelidad virtual crece, pero no por ello deja de ser diferente en cada situación, y muy doloroso.

Un reciente estudio de la Universidad Tecnológica de Texas afirma que el engaño perpetrado "sólo" por redes sociales duele tanto como el que se concreta físicamente. La investigadora Jaclyn Cravens, especialista en Terapia de Matrimonio y Familia, usó datos del sitio Facebookcheating.com para analizar el impacto. Para eso entrevistó a más de 200 parejas y comprobó que el ciberengaño había sido origen de crisis y peleas entre ellos aun cuando no hubiera llegado a concretarse. "Y el impacto emocional para la persona que ha descubierto la infidelidad virtual no es menos grave que el de los actos cometidos físicamente", dijo Cravens.

Hace poco la CNN publicó una encuesta en su página de Facebook en la que les preguntaba a los lectores cuándo comenzaba la infidelidad. ¿Inicia al fantasear, coquetear, comunicarse en Internet, abrazarse, besarse o al tener relaciones sexuales?, se preguntó. Se obtuvieron más de 2000 respuestas. La conclusión de los entrevistados fue que uno puede engañar sin siquiera tener contacto físico. "Aquí se suma el problema de la infidelidad y el de la deslealtad. La infidelidad presume la existencia de un tercero. Pero, en realidad, empieza antes de que llegue ese otro. El campo se prepara antes. Deslealtad es, además, apartarse de un proyecto común sin avisar. Es estar ausente afectiva o emocionalmente", apunta Cravens.



Infidelidad a solas

La característica de este tiempo es la infidelidad solitaria. Antes, el engaño tenía la contrapartida, el encuentro con un otro. Hoy, ese encuentro puede no haber llegado nunca y en pos de esa relación virtual haberse dilapidado la relación real. Es el vaciamiento total del vínculo, dice el estudio de Cravens.

Según Diana M. Resnicoff, psicóloga clínica y sexóloga clínica, un comienzo de romance virtual, cuando existe una pareja real, podría servir como una señal de alerta para saber que se necesitan modificaciones en la propia pareja. “Este debería ser el foco de atención: hay que saber que, muchas veces, la pérdida que se experimenta cuando una relación virtual finaliza es en realidad la pérdida de una fantasía, y no de algo real, a diferencia de una pareja de años.”

(Con datos de La Nación, El Clarín, sexualidadsalud180).





PARA EVITAR LA INFIDELIDAD...

Virtual o no, estos consejos de la sexóloga Consuelo Fernández, pueden servir para vivir mejor en pareja.

1. Ser abiertos: La sinceridad es la clave para evitar aventuras.

2. Permanecer unidos: Construyan y mantengan la intimidad emocional y sexual en su relación. Cuanto más cercanos se sientan, más fuerte será su relación. Hagan de su vida un bastión invulnerable a la influencia de extraños. Esto no quiere decir convertirse en seres aislados del mundo, sino seguros y fortalecidos en su decisión de estar juntos.

3. Ser listos: No caigan en la complacencia o satisfacción personal. Todo el mundo es vulnerable a la tentación. Reflexionen juntos sobre los motivos por los cuáles se sintieron atraídos al comienzo de la relación y descubrirán que esos valores permanecen intactos con el paso del tiempo.

4. Estar alertas: Si notas que se siente atraído(a) por alguien, tome medidas para evitar acercarse más a esa persona.

5. Saber comportarse: Si se describe como una persona seductora a quien le gusta el flirteo, recuerde: no haga aquello que no le gustaría que le hicieran.

6. Procure mantenerse físicamente atractivo(a) para usted y su pareja.

7. Ofrezca a su pareja contención emocional y seguridad afectiva.

8. Hágale saber a su compañero(a) que la intimidad y el sexo son importantes.

9. Conserve la honestidad y el respeto: Sea cariñoso(a), cortés y respetuoso y obtendrá lo mismo.

10. Dedique tiempo para escuchar a la pareja. Comuníquense con sinceridad y afecto.

Relaciones disfuncionales y el miedo a estar solos

L as relaciones conflictivas o disfuncionales están sostenidas por un eje central, que en psicología se denomina dependencia emocional. Uno de los miembros de la pareja se vuelve totalmente dependiente del otro hasta el punto de soportar algún tipo de abuso ya sea psicológico o físico dentro de la relación sentimental.
También puede suceder que exista una co-dependencia, en el caso de que ambos miembros se vuelvan dependientes el uno del otro, y además de aquello se presente también una dependencia a otro agente externo como el alcohol o las drogas que empeoran la relación. Pero al igual que en cualquier tipo de relación disfuncional, uno de los miembros asume el papel de mayor jerarquía, que es quien termina abusando psicológicamente del otro.
Es importante tener en cuenta que muchas mujeres se enfrascan en relaciones que les aportan poca satisfacción emocional por el miedo a estar solas, por el miedo irracional de no poder vivir sin el otro, o por no poder asumir un proceso de duelo de forma independiente, por lo que cuando salen de una relación destructiva, inmediatamente se enfrascan en otra igual, repitiendo el patrón de conflicto una y otra vez.
Las causas para que se desarrolle este tipo de dependencias pueden estar asociadas a factores de autoestima que generalmente se distorsionan por, y dentro de la misma relación en la que nuestra pareja ha hecho juegos psicológicos con nosotros, logrando que creamos que ésa es su forma de amarnos, y acostumbrándonos a periodos de tensión y perdón, que duran muy poco tiempo, pero que nos hacen sentir que la relación es apasionante y subsanable.
Por eso se dice que en este tipo de relaciones no hay víctimas ni victimarios, puesto que ambos juegan el juego, y evidentemente ambos sufren las consecuencias del juego: mucho dolor, inestabilidad emocional, estrés, tensión, ansiedad y miedos que nos pueden conducir a una depresión, y sensaciones de vacío emocional que debemos llenar como sea, con quien sea y recibiendo lo que sea.
Otra causa para el desarrollo de estas dependencias son las relaciones sentimentales en espacios cortos de tiempo, sin intervalos significativos que hayan ayudado a sanar bien el corazón y, por lo tanto, estar listos para enfrentar una nueva. Esto genera a la vez muchas pérdidas emocionales -se ha roto con varios novios o novias- aumentando la importancia de mantener una relación estable a cualquier precio. "Me han roto mucho el corazón pero ésta es la vencida, haré que funcione esto porque no quiero mas inestabilidad en mi vida”.
Es decir, mientras más relaciones conflictivas se hayan mantenido y por lo tanto se han terminado, más es la necesidad de sentirse amado a costa de cualquier cosa, más es la necesidad de estar en compañía, y es más fácil soportar los factores destructivos.
Se debe hacer una autoevaluación de nuestra relación si ésta está siendo dañina y si sólo nos hace sentir mal, tristes, vigilados o víctimas de celos sin razón, y si en nosotros juega un papel fundamental el miedo a terminar con esta relación, el miedo a no poder enfrentar la vida sin el otro, o el miedo a nuestra pareja debido a sus reacciones.
Para ello es de vital importancia romper el patrón disfuncional si hemos tenido el valor de salir de una relación así, dándonos el tiempo suficiente para resolver el duelo por la ruptura y aceptar la soledad, sentirnos a gusto solos, es una manera de curar el corazón.
Por otro lado, es importante que para que haya un cambio en la relación sentimental, lo aconsejable es buscar ayuda terapéutica, cuya finalidad es ampliar nuestra visión de relacionamiento con nuestra pareja, para ver cómo se dan las causas que generan el conflicto y el poco entendimiento en nuestra relación.
Consultas en la página
Duende de la ciudad en Facebook.

Enamorarse cambia al cerebro

E l amor romántico ha inspirado la poesía, la música, los mitos y leyendas de la civilización durante miles de años, pero en el último siglo también se ha convertido en un asunto de interés para los científicos. Ahora, un equipo de investigadores chinos y estadounidenses ha descubierto cómo el hecho de tener una relación romántica produce alteraciones en la arquitectura del cerebro. El amor nos cambia, y nos cambia de verdad.

Según la revista Frontiers in Human Neuroscience, la persona enamorada tiene una mayor conectividad entre las regiones del cerebro asociadas con la recompensa, la motivación, la regulación de la emoción y la cognición social. "El estudio proporciona la primera evidencia empírica de alteraciones relacionadas con el amor en la arquitectura funcional del cerebro”, señala el autor principal de la investigación, Hongwen Song, de la Southwest University en Chongquing, China.
Para llegar a esta conclusión, el equipo utilizó técnicas de neuroimagen, en concreto imágenes de resonancia magnética funcional para examinar las diferencias en los patrones de conectividad cerebral en 100 estudiantes universitarios. Los voluntarios se dividieron en tres grupos: los que estaban enamorados, los que habían dejado de estarlo y los solteros.
Los investigadores encontraron en el grupo de los enamorados un aumento de la actividad cerebral en reposo en una zona llamada córtex del cíngulo anterior del hemisferio izquierdo, lo que sugiere que este área del cerebro está muy relacionada con el estado de enamoramiento.
Sin embargo, la actividad cerebral en otra área en la profundidad de los hemisferios cerebrales, el núcleo caudado bilateral, se redujo significativamente en el grupo de los que habían dejado de estar enamorados. Esta estructura del cerebro está asociada con la detección de recompensas, la expectativa, la representación de los objetivos y la integración de la información sensorial.
Curiosamente, los investigadores también encontraron en los enamorados una mayor conectividad entre el córtex del cíngulo anterior del hemisferio izquierdo con otras estructuras como el núcleo caudado, el núcleo accumbens o la ínsula, una red cerebral asociada igualmente con la recompensa, la motivación y la regulación emocional.
Según explican los investigadores, el aumento de la conectividad en estas regiones del cerebro "puede ser el resultado de los esfuerzos frecuentes (de los enamorados) para controlar su propio estado emocional, así como el estado emocional de su amante, y ajustar estrategias cognitivas para resolver conflictos a fin de mantener su relación romántica”.
Además, el grupo enamorado mostró una mayor conectividad entre numerosas estructuras relacionadas con la cognición social. "Estos resultados arrojan luz sobre los mecanismos neurofisiológicos subyacentes del amor romántico mediante la investigación de la actividad cerebral”, subrayan los investigadores.
Si el amor siempre es difícil de disimular, parece que tampoco tiene dónde esconderse ante una resonancia.
Los investigadores también demostraron que el amor no vive en el corazón, sino en el cerebro. Pero, ¿exactamente dónde? ¿Y es el mismo lugar en el que nace el deseo sexual? Un equipo internacional de científicos creó por primera vez un mapa cerebral que describe el lugar exacto en el que se encuentran estos dos sentimientos tan íntimamente ligados. Y parece que sexo y amor activan cada cual áreas del cerebro distintas pero relacionadas entre sí.
Los investigadores de la Universidad Concordia en Montreal (Canadá), junto a colegas de EEUU y Suiza, analizaron los resultados de 20 estudios independientes que examinaban la actividad cerebral mientras los sujetos realizaban tareas tales como la visualización de imágenes eróticas o mirar fotografías de sus seres queridos. Mediante la combinación de estos datos, los científicos fueron capaces de formar un mapa completo del amor y el deseo en el cerebro.
De esta forma encontraron que dos estructuras cerebrales en particular, la ínsula (corteza insular) y el cuerpo estriado, son responsables para pasar del deseo sexual al amor.

Buscar pareja en internet

Buscar pareja a través de redes sociales especializadas en internet implica a menudo enfrentarse al riesgo de dejarse deslumbrar por perfiles de hombres o mujeres que luego en persona no son lo que parecían online. Casi todo el mundo intenta aparecer mejor de lo que es, pero internet facilita mucho las artimañas para aparentar que se es alguien maravilloso, físicamente y por las cualidades como persona. ¿Hasta qué punto la gente que examina perfiles en busca de una potencial pareja se deja seducir por los perfiles más espectaculares? ¿Desconfía de los candidatos profusamente esplendorosos y se fía más de los modestos?



El equipo de Andy High y Crystal Wotipka, de la Universidad de Iowa en Estados Unidos, ha investigado el tema. Y no afecta precisamente a una cantidad exigua de gente; hasta un estadounidense de cada diez, de 18 años o más, utiliza páginas de citas o una aplicación de teléfono celular para este objetivo. Los porcentajes son similares en otras naciones.



Las investigaciones anteriores sobre contactos online se han centrado en cómo las personas se presentan en sus perfiles. En esos estudios se corroboró que algunas tienden a exagerar o a mentir sobre ellas y sus logros y se evaluó el nivel de incidencia del fenómeno.



High y Wotipka tomaron en cambio un camino diferente en este estudio, analizando los contactos online desde el punto de vista de la persona que examina los perfiles. La investigación la hicieron sobre 150 hombres y 167 mujeres, y la edad promedio era de 40 años.



Los autores del estudio han descubierto que la mayor parte de las personas investigadas se sentían atraídas hacia individuos cuyos perfiles eran positivos pero no en la cúspide de lo maravilloso. Los sujetos de estudio sospechaban que era demasiado bueno para ser cierto. Aún más importante, sin embargo, es que los participantes preferían candidatos a pareja cuya personalidad online pudiese ser claramente relacionada con una persona real. Eso significa que la gente quiere detalles, no generalidades amplias.

Las personas que están buscando amor online tienden a confiar menos en una persona con un perfil llamativo, prefiriendo en cambio una pareja potencial que no tenga tanto éxito pero que a cambio resulta más creíble y asimismo más humilde y accesible.



Los perfiles personales no se utilizan solo para buscar pareja. La gente crea perfiles para otras muchas finalidades, incluyendo oportunidades profesionales a través de páginas como el servicio LinkedIn, una red social orientada a los negocios. En noviembre de 2014, 332 millones de personas tenían perfiles en LinkedIn.

jueves, 19 de marzo de 2015

¿A ELLA LE CANSA LO DE SIEMPRE?

Las mujeres están condicionadas social y evolutivamente para animarse con la emoción de tener a sus parejas potenciales, buscándolas y yéndoles detrás. Si no detectan este interés, sus neurotransmisores de la excitación, la epinefrina y la norepinefrina, se vuelven perezosos y no les dan el subidón que activa la libido.

1: Ojos. Cuando las mujeres no se encuentran cómodas (dentro o fuera de la cama), reducen al mínimo el contacto visual. Ponla a prueba echándole un piropo (por ejemplo, “me encanta cómo huele tu piel”) y mírala a los ojos. Si te devuelve la mirada y sientes que se calienta, vas por buen camino.

2: Cuello. Un nudo de terminaciones nerviosas hacen de esta parte una de las más sensibles de todo su cuerpo. Exhala mientras la besas suavemente por la línea del pelo. Sujeta su nuca con cuidado; esto le proporcionará una sensación de confianza y seguridad, esencial para su excitación.

3: Espalda. ¿Conoces esa pequeña curva en la base de su columna, justo encima del trasero? Pues se trata de una zona muy agradecida con las atenciones. Masajéala con movimientos suaves y circulares. Hazle un masaje profesional, en el que relajes su espalda, su cuello, sus piernas... Dile que quieres que se sienta bien y ella encontrará, después, la forma de agradecértelo.

4: Barriga. Desliza la palma de tu mano y masajea con suavidad con los nudillos por la zona inferior de su abdomen y las caderas. La piel de estas áreas es muy sensible, así que ella terminará pidiéndote que vayas un poco más hacia el sur…

5: Rodillas. Casi nadie piensa en esta zona pero, así que puedes sorprenderla besándola con suavidad o incluso haciéndole un poco de cosquillas. Incluye la parte de los gemelos, pero asegúrate de que esté echada.

6: Muslos. Justo donde las nalgas se encuentran con el muslo existe un área con múltiples terminaciones nerviosas. Desliza lentamente tu lengua por cada uno de ellos, en línea recta, y contempla cómo se retuerce de placer.

7: Pies. “Puede sentir cosquillas al principio, pero luego de un rato la volverá loca”, dice Ian Kerner, Ph.D., autor de She Comes First. Comienza masajeando el pie entero, usando solo tus manos (80% del tiempo), luego acerca tus labios a sus pies (20% del tiempo). De esta manera, no le resultará extraño.

8: Cabello. Ellas aman que juegues con su cabello. Para estimular las terminaciones nerviosas de su cuero cabelludo, tira suavemente un mechón de cabello (sentirá una sensación deliciosa que corre por su espalda), aconseja Kerner. Comienza suavemente, y cuando las cosas vayan calentando, puedes aumentar la intensidad.

9: Piel. Enfócate en zonas que tenga la piel más fina, tienen más terminaciones nerviosas. Acaricia estas regiones de manera gentil. Para hacer las cosas irresistibles, acaricia su piel con tu pene (no solo uses tus manos). Sentir tu erección en su entrepierna, estomago o cuello la volverán loca.

10: Su cerebro. Un estudio ha demostrado que las mujeres disponen de más materia gris dedicada al lenguaje que los hombres. Así que estimula su cerebro con palabras. Dile cómo su cuerpo te hace sentir a medida que la acaricias. La combinación de la estimulación física y mental la llevará al extasis.



EL OTRO SEXO ORAL

Susúrrale algo ‘hot’ en el momento oportuno y la tendrás a tus pies.

Ve poco a poco. Prueba con algo apasionado tipo: “Te sienta muy bien este vestido, pero te lo arrancaría ahorita” y pégale un mordisquito en el cuello. Si se estremece, sube el nivel.

Omite los eufemismos… suenan asquerosos o infantiles. Y no excitan. Puedes decir cosas como “me encanta estar dentro tuyo”. Y también puedes llamar a las cosas por su nombre.

Despierta su lado oscuro. Muchas chicas se cortan a la hora de hablar sucio. Indúcela a hacerlo. Cuando esté muy excitada, por ejemplo, y estés a punto de hacerle algo que le guste, dile que quieres que te lo pida. Otra forma de hacerlo es proponiéndole que te dé órdenes.

Lo que ellos quieren que sepamos

Los clichés de género suponen que los hombres hablan poco de sí mismos y lo que les sucede, mientras que las mujeres somos puro “bla bla” y sentimientos a flor de piel, pues bien, no estamos seguras de que esto sea realmente así o si simplemente todos estamos tratando de encajar en el estereotipo. Lo que sí sabemos es que el Huffington Post ha realizado una lista de las cosas que los hombres quieren que nosotras sepamos, y como esta edición está dedicada a los hombres, reproducimos algunas de esas cosas, que no nos vendría mal tener en cuenta.



LAS 20 COSAS

Cosa 1: Les gusta vernos con ropa relajada, tenis, pantalones cortos, jeans.

Cosa 2: No les gusta que nos hagamos las difíciles. Así como dice Arjona, “Dime que no y lánzame un si camuflageado.” En realidad nada de los que diga Arjona debe ser tomado en cuenta por ningún ser humano.

Cosa 3: Si vemos que hace algo malo o que no nos gusta, quieren que se los digamos enseguida, y no cuatro días después y más enojadas.

Cosa 4: Cuando están en el baño no es el momento de hacerles preguntas. Y este asunto no es cuestión de género, a nosotras tampoco nos gusta.

Cosa 5: No quieren que les hablemos como si fuéramos sus madres, si no como su pareja.

Cosa 6: Necesitan tiempo para estar con sus amigos, ellos también necesitan su espacio.

Cosa 7: Les gusta cuando andamos al natural… como Eva pues.

Cosa 8: Cuando estén viendo el partido, mejor espera a los comerciales para decirles algo, y que sea amablemente.

Cosa 9: No temas dañar tu maquillaje. Al natural luces mejor.

Cosa 10: Cuando discutimos con ellos, no les gusta que los insultemos ni que les recordemos de peleas del pasado. Pero más vale que ellos tampoco lo hagan…

Cosa 11: La primera vez, también estaban nerviosos.

Cosa 12: Les gusta cuando tenemos sentido del humor. Y a nosotras también.

Cosa 13: Se sienten felices cuando les cocinamos. Y… nosotras también, cuando ellos entran a la cocina.

Cosa 14: No son adivinos. Quieren que seamos claras con ellos, que queremos, que regalo nos gusta. Etc.

Cosa 15: El matrimonio es el primer paso hacia la familia. A los hombres les entusiasma pensar en la imagen de tener familia, casa, dos hijos y un perro.

Cosa 16: Se sienten culpables porque su novia ha invertido mucho tiempo en ellos.

Cosa 17: Los hombres, más que las mujeres, tienen miedo a envejecer y, sobre todo, a morir solos.

Cosa 18: No les importa la opinión de tus amigas respecto a cualquier problema de pareja y con toda razón, una relación amorosa es entre 2 personas, madura y arregla tus discusiones de pareja con él.

Cosa 19: Quieren que evitemos las frases como: “¡Nunca haces lo que te pido!” porque con una frase así, estás extrapolando una acción particular a un pensamiento absoluto. Ves a tu pareja “siempre” haciendo las cosas mal, o “nunca” haciendo lo correcto.

Cosa 20: No te dejes llevar por los impulsos, a pesar de que estés muy enojada con tu pareja, no hables mal de él con tus amigas o parientes, ya que eso demostraría falta de lealtad y cuando tú ya no estés enojada, el resto todavía lo estará.

Reglas claras, convivencia feliz

Todos se preguntan la fórmula de la felicidad en una relación. Más de uno apunta a la comunicación, pasión y amor. Sin embargo, no a todos les funciona. Lo mejor, según los expertos, es poner los "posibles problemas" sobre el tapete y discutirlos antes de empezar una vida juntos.

¿Qué piensan acerca de tener hijos?; ¿Cuántos?; ¿Cómo piensan planificar la familia? Para Rafael Odoñez es importante definir lo que constituye un pilar fundamental en la familia. "Si ella espera algunos años para realizarse profesionalmente o quizás él esté esperando una mejor oportunidad de trabajo, conocerse es básico".

Si quieren hijos, ¿quién será el cuidador primario? "Lógicamente que la responsabilidad es de ambos y lo ideal es que los dos lo cuiden. No obstante, la realidad define a uno de los dos para que esté más pendiente de sus quehaceres", advierte Ordoñez a tiempo de indicar que ese es el punto que se debe tratar.

¿Cómo desean manejar sus cuentas?; ¿Van a compartir por igual todos los gastos?; ¿Tendrán cuentas comunes o separadas?; ¿Cuáles son sus prioridades económicas? Es el tema más sensible de una relación estable. El bolsillo de ambos debe estar bien administrado y por eso es bueno dejarlo en claro, antes de dar el siguiente paso.

¿Quién se va a encargar de las tareas del hogar? "Las tareas son compartidas. Tanto él como ella tienen la capacidad de barrer, limpiar o fregar, pero es imprescindible dejar en claro quién hace qué y cuándo", apunta Sofía Rodas, consejera de pareja.

¿Conocen su historial médico, tanto físico como psíquico? Nunca se termina de conocer a una persona, pero estar al pendiente de la salud de la persona que se ama es más que una simple prueba de amor y para muchos, una condición para compartir su espacio.

¿Qué tan cómodos y abiertos pueden discutir sobre sus necesidades, preferencias y temores sexuales? "Se está a punto de convivir con otra persona y no eres capaz de decirle cuándo te toca tu menstruación, pues eso es señal de problemas", ejemplifica Rodas, señalando que la libertad de expresarse debe ser una condición fundamental con la pareja.

¿Va la televisión en la habitación?; ¿Y las computadoras portátiles? Por más irrelevante que considere este punto, en la gran mayoría de los casos es causa de pelea. "Puede que sea la tele, el equipo de sonido, un cuadro de pintura, una foto o cualquier otro objeto, hay que consultarlo primero", afirma Rodas.

¿Qué tan cómodos se sienten con la familia del otro?; ¿A alguno le preocupa que sus padres interfieran en la relación? "Por más que digan que no se casan con la familia, sino con una sola persona, todos saben que es mentira", subraya Catalina Méndez, terapeuta de familia. Por ello, es importante aclarar esa situación antes de crear conflicto en el otro.


¿Hay algo a lo que no estén dispuestos a renunciar por estar en pareja? Por ejemplo, el trabajo. Existen tanto hombres como mujeres que aman su profesión y se siente satisfechos con su remuneración. Por tanto, la vida en pareja no debería ser un obstáculo, sino un complemento en la vida.

¿Qué es infidelidad para cada uno de ustedes?; ¿Dónde se cruza la raya: con conversaciones íntimas, un beso, cuando mirás pornografía, cuando hay sexo? Hay que admitir que existen personas liberales, por eso se debe definir qué se entiende por infidelidad y cuándo se considera una falta imperdonable.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Parejas disparejas sin diferencias en la cama

Una reciente investigación realizada en el Reino Unido por la Universidad de Groening reveló que en promedio, las mujeres son 20 centímetros más bajas que los hombres y que los dos extremos con mejor posicionamiento en la tabla de seducción (hombres altos y mujeres bajas) muestran mayores índices de atracción que aquellos que tienen
una estatura media.

De acuerdo con el criterio de dos terapeutas sexuales, estas diferencias de parejas disparejas que se dan también a la inversa, es decir mujeres grandes con hombres pequeños, aunque en menor proporción, no influyen para nada a la hora de tener relaciones sexuales.

La sexóloga Liliana Zabala Lobo asegura que no existe ningún impedimento para que una pareja dispareja pueda disfrutar de las relaciones sexuales, ya que la talla no influye para nada, en la cama a la hora de la verdad no hay diferencias.

“Lo que deben hacer estas parejas es buscar diferentes posiciones que les ayuden a gozar y tener relaciones sexuales más placenteras. El único problema que podría presentarse es cuando un hombre es demasiado bien dotado, es decir que tenga un pene muy grande que pueda lastimar a su pareja”, explica la terapeuta sexual.

La talla no importa
Es de esperar, afirma la sexóloga Mónica Rivero, que las parejas disparejas tengan problemas en ciertas posiciones para su desenvolvimiento sexual; sin embargo, nada tiene que ver con el desempeño de ambos.

“Existe un dicho popular: ‘en la cama todos somos del mismo tamaño’. Lo importante es que la pareja se sienta bien consigo misma y que ambos disfruten de su momento de pasión”, señala.

Añade que quizá algunos hombres de baja estatura se sientan intimidados ante una mujer más alta; no obstante, a otros les gusta, e incluso les excita la idea. Por lo tanto la premisa es que nada te acompleje a la hora del sexo

Conquista su confianza

La adolescencia es una etapa crítica de la vida de cualquier persona. Por ello, el apoyo de los padres o tutores es de suma importancia, así lo afirman los expertos que recomienda ganarse la confianza para que este periodo no sea traumático para los chicos, ni para los "grandes".

Paso a paso. Para la psiquiatra Rosmery Beltrán, la confianza es como un rompecabezas que se arma paso a paso, "pieza por pieza que tanto los hijos como los padres deben encajar con paciencia y, sobre todo, el ejemplo que los mayores deben dar a los menores", apunta.

¿Cómo hacerlo? "Esa es la pregunta que todos se hacen", remarca el especialista en terapia de familia, Román Cabrera, a tiempo de indicar que la respuesta radica en tres pilares fundamentales:

Pilar uno: Paciencia. Según Cabrera, la confianza en la familia se genera de similar manera que en las parejas (cuando empiezan a conocerse). Es el secreto del diálogo y con ella se puede comunicar eficazmente. "Ser paciente permite saber escuchar sin irritarse y conocer lo que ellos (los adolescentes) realmente piensan".

Pilar dos: poner ejemplo. Dicen que una imagen vale más que mil palabras y por más que se lean decenas de libros, si se dice algo y se actúa de otra forma distinta, "no habrá ningún progreso", advierte Beltrán. A decir de Cabrera, desde la infancia los hijos respetan lo que ven en casa. Esto demuestra que la confianza hace parte de los valores que se comparte entre padres, entre hijos y entre padres e hijos.

Pilar tres: atención. ¿Cómo sabrás que has ganado su confianza, si cuando te necesita estás ocupado en otra cosa? "Desde aspectos tan simples como problemas con los hermanos o amigos, hasta las buenas relaciones con los compañeros de colegio o la predisposición para aprender alguna actividad extra, todo hacen parte del conjunto de cosas que deben importar a un padre", asevera Cabrera, señalando que la atención es un factor que los chicos reclaman, más aún en la adolescencia.

Ventajas de generar confianza

>>Seguridad:
Un adolescente confiado en sus padres es más seguro a la hora de enfrentarse a problemas en cualquier área.

>>Autoestima:
La confianza de saberse atendidos y queridos, los hace valorarse como seres humanos.

>>Independiente:
La seguridad en sí mismos, les produce asumir las consecuencias de sus errores.

>>Decisiones correctas:
Porque a pesar de su corta edad, reflexionan sobre sus pasos y consultan, sin temor alguno, en caso de duda.

domingo, 15 de marzo de 2015

¿Existen los celos buenos en el amor?

E n realidad los celos no son parte del amor y no tienen nada que ver con él. El amor es aceptar, legitimar y liberar a la persona que se ama. Se le da la libertad de ser como realmente es, y se le deja crecer como realmente quiere crecer; por lo tanto, el amor es generoso, liberador y confiado.
Los celos, por su parte, están relacionados con el poder, con el control, con la posesión y con el miedo a perder algo que creemos nos pertenece; en este punto, los celos no liberan sino persiguen. Los celos no aceptan a la persona como es.
No la legitiman al pedirle que cambie en nombre de su amor o en beneficio de la pareja. "Si dejas de vestirte así ya no habrá problemas entre nosotros”, "si dejas de trabajar ya no me sentiré celoso”. Con estas palabras, el celoso trata de hacer sentir culpable al otro por los celos que son netamente responsabilidad de él mismo, pero éste es tan convincente y manipulador que la víctima cree que si realmente cambia, los celos del otro se irán y podrán ser felices.
Esto contradice al amor, porque el amor para ser verdadero debe aceptar al otro como es, con sus sueños de realización, con su forma de ser, vestirse y con sus aspiraciones de crecer.
Por otro lado, la persona que cela es por naturaleza segura a nivel cognitivo e insegura a nivel emocional. Lo cognitivo le da la certeza de que es engañada; por lo tanto, tiene miedo y empieza a perseguir y a celar, asi no existan motivos para ello. La víctima entra en un estado de ansiedad al encontrarse frente a un dilema de tal magnitud: si le niega a su pareja el engaño, será castigada con su incredulidad; si lo acepta, igualmente será castigada por su conducta, porque nada de lo que haga ésta le satisfacerá al otro que está seguro de que su pareja le es infiel.
La inseguridad emocional deviene de la infancia, cuando el niño no es aceptado o no es querido lo suficiente; por lo tanto, cuando crece, le cuesta amar porque no entiende bien lo que es el amor y lo confunde con la posesión o la retención. Tiene miedo a perder aquello que ha logrado porque piensa que no podrá volver a conseguir una pareja así, y en su afán de retenerla termina ahuyentándola. Estos celos son considerados infantiles porque su base está sembrada en el miedo a ser abandonado continuamente.
También existen los celos patológicos, que son considerados los más destructivos porque pueden celar desde el pasado, cuando acusan a la pareja de haber estado con tal o cual persona. O cuando la critican por un comportamiento de hace años, incluso cuando todavía no estaban juntos. Son patológicos también cuando se los justifica en una situación de abuso psicológico o físico: "Ella tiene la culpa de que la golpee porque coquetea a los hombres, los provoca”.
En este sentido, los celos son violencia y pueden originar situaciones violentas, en las que la víctima entra en un círculo vicioso de culpabilidad y miedo, el cual puede terminar en maltrato físico o en muerte.
No existen, por lo tanto, celos buenos en el amor. No hay dos términos más alejados que esos dos. Los celos no permiten la construcción de una relación, porque ésta está ahuyentada por el ego de la persona celosa que sólo busca su bienestar y su satisfacción; es decir, en tanto su pareja le haga caso o no la deje, todo estará bien. En cambio, el amor debe ser el vehículo para construir una relación de dos seres independientes que transitan un solo camino sin dejar de ser dos.

sábado, 14 de marzo de 2015

Toma las riendas del amor

Invertir los roles de vez en cuando, no está mal. "Ellas también pueden y deben ser creativas para llevar su relación a un punto de equidad placentero para ambos", explica la sexóloga Dania Gonzáles, a tiempo de indicar que esta puede ser la solución para algunos problemas matrimoniales.

Teléfono rojo. "Aunque parezca un disco rayado, utilizar las nuevas tecnologías para mejorar una relación, es válido", apunta la experta. Para ella un mensaje, imagen o llamada con cierto grado de sensualidad, aporta a la expectativa para una noche de pasión.

Sorpréndelo. "Planea en secreto un lugar, el menos pensado, y tómalo por sorpresa. Él no la creerá al principio, pero de seguro que sucumbirá ante tus encantos", asevera Nadia Ortega, psicoterapeuta de pareja.

Mapa erógeno. Si es una pareja que lleva años de convivencia o por lo menos un tiempo prudente, de seguro que ya se conocen sus zonas erógenas. "No hay nada mejor que distraer a un hombre que escudriñando en sus puntos claves", coinciden las especialistas.

Pectorales adorables. Ellos se pasan el día mirando y halagando los pechos de las damas que a veces a muchas se les olvida que los chicos también tienen. "Y lo mejor es que son tanto o más sensibles que el de las mujeres. Pueden ser un arma letal que se puede usar en su propia contra", enfatiza Gonzáles.

Tortúralo. Según Ortega, una de las lecciones "buenas" que dejó la película "50 Sombras de Grey" es el uso favorable de la expectativa. "Y por qué no usarlo con ellos. Amarre a su delicado esposo y tortúrelo de deseo hasta que no pueda más", sostiene.

Arma fatal. Dicen que hay alimentos exóticos y si lo que busca es una noche inolvidable "Bien se podría combinar sexualidad y gastronomía. Ingredientes como deseo, pasión, paciencia y amor no deben faltar", aseveran ambas profesionales.

lunes, 9 de marzo de 2015

El primer beso es más importante de lo que se cree

El primer beso en una pareja es más importante y trascendental de lo que se piensa, según los expertos puede delatar desde los hábitos de higiene hasta la personalidad. A través de ello, puedes notar muchas cosas, aunque no es determinante de la relación, ya que puede influir la falta de confianza, los nervios o que aún no se adaptan uno al otro. Se conoce sus hábitos de higiene o vicios, por ejemplo si se cepilla bien los dientes o en el peor de los casos si sufre de halitosis (mal aliento). Y el más importante, si con el primer contacto él o ella no responde a las expectativas, puede que sea razón suficiente para que el resto del atractivo se caiga en cuestión de segundos.

Actitudes que delatan si un hombre es realmente egocéntrico

Aprende a reconocer las señales de que un hombre es egocéntrico y si desde el inicio ves alguno, piensa dos veces si te conviene esa relación.

Presta atención. Te desacredita. En lugar de luchar por ser mejores, pasan su vida desacreditando a los demás y así crean un entorno más cómodo para sí mismos, lo cual obviamente es un comportamiento egoísta. Si comienzas a salir con alguien y él empieza a discutir porque tienes amigos, por tu forma de vestir o por tu trabajo, ¡cuidado! Si así es al inicio, imagina cómo será cuando las cosas avancen. Además, este tipo de hombres suelen ser de los que hablan, pero no escuchan y claro, la contraparte es que no dejará que tú te metas en su vida, egocentrismo puro. Si depende de ti, ya sea emocional, económica o de cualquier tipo, esto no traerá nada bueno.Son hombres que en lugar de aportar algo a la relación, se vuelven dependientes buscan un modelo de madre que les resuelva todos sus conflictos y ellos jamás tendrán la culpa.

Señales de que el novio de tu mejor amiga te desea

La situación se torna incómoda con sólo pensarlo, pero hace tiempo tienes la sensación de que el novio de tu amiga te desea. Poco a poco, has recibido señales que te dan indicios de que así es, pero aún así, no te animas a hablarlo con tu mejor amiga. ¿Cómo saber si esto es cierto o solo una idea tuya?

Signos. Usa cualquier pretexto para establecer un contacto contigo. Otra de las estrategias que utiliza un hombre comprometido, para seducir a una mujer, es hablar mal de su actual pareja. En cualquier encuentro que tengas con él, no faltará la oportunidad de hablar mal de tu amiga o lo pésimo que se llevan. La finalidad de esto es hacerte sentir menos culpable (y a él), por sus intenciones para contigo. No tiene nada de malo hablar sobre sexo con un amigo, pero cuando se trata del novio de tu mejor amiga, es diferente. Si cuando él está en compañía de su pareja; es decir, tu amiga, te tratará con total indiferencia, esto es señal que no quiere dejar sus intenciones en evidencia.

viernes, 6 de marzo de 2015

El tamaño de los dedos puede ayudar a detectar a un infiel

¿Quieres saber si tu pareja es infiel? Simple, mírale la mano derecha y compara los dedos índice y anular y resuelve, según reporte del diario digital Emol.

El estudio fue realizado por los profesores Robin Dunbar, del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford, y John Manning, de la Universidad de Northumbria, quienes lo dieron a conocer en la revista Biology Letters.

Tras observar fotocopias de las manos de centenares de personas, la conclusión fue que cuanto más corto era el dedo índice en relación con el dedo anular, a más testosterona debió estar expuesto el individuo durante su desarrollo uterino.

Ello sugeriría una mayor promiscuidad sexual en edad adulta, según la teoría que esbozaron los investigadores para justificar su tesis, según el diario Clarín.

Titulado "Stay o Stray” (algo así como en casa o en la calle), el estudio afirma que la regla se puede aplicar a hombres y mujeres; los investigadores definieron que las personas con el dedo índice más corto o de igual longitud que el anular tienden a tener relaciones de más largo plazo.

Los profesores advirtieron que la conducta infiel, en todo caso, está condicionada por múltiples factores por lo que la regla no se debe tomar al pie de la letra.

jueves, 5 de marzo de 2015

Beneficios del coito

Habrás oído de los beneficios de las relaciones sexuales para la salud. Aquí te contamos lo que la pasión puede hacer por ti y por tu pareja.

Pero antes aclaremos el significado de dos términos muy usados: 1) Sexo es la representación cromosómica de la carga genética de cada persona: 46 XY para los hombres y 46 XX para las mujeres; su manifestación genital externa es: pene en el hombre y vulva en la mujer. 2) Coito es la relación sexual convencional heterosexual, en la cual el pene es introducido en la vagina, explica el sexólogo y ginecólogo Winston Uzín.

“Los beneficios tras una respuesta sexual coital —en la que existe estímulo, excitación, orgasmo y resolución— son múltiples y en ella participan muchas conexiones neuronales que permiten la participación de todos los sentidos, así como respuestas hormonales en las que suceden otras descargas, por ejemplo de andrógenos (representada por la testosterona), inductores de la respuesta sexual tanto en hombres como en mujeres; de oxitocina, que desencadena el apego a la pareja manifiesto por el cariño; prolactina, que determina la sensación de satisfacción; y dopamina, que proporciona la sensación de recompensa”, precisa.

1. Ventajas para el sistema nervioso

El acto sexual libera endorfinas, estos químicos combaten el estrés y son un antidepresivo, ya que hacen que el cerebro esté en un estado más relajado. “Al no sentirte estresado realizas mejor tus actividades, ganas confianza y autoestima”, dice el psicólogo Juan José Vargas.

2. Al sistema inmunológico

Uzín explica que las relaciones coitales elevan los anticuerpos, es decir los agentes que protegen al cuerpo de los ataques de gérmenes bacterianos, virus y otros causantes de diversas enfermedades. Además, suben los niveles de inmunoglobulina, un componente de las defensas del organismo.

3. Para un buen estado físico

Uzín afirma que la actividad coital permite quemar entre 80 y 300 calorías, el equivalente a realizar aeróbicos, y Vargas complementa que el sexo es “el deporte mayor”, comparado por algunos como jugar dos partidos de fútbol. Uzín precisa que en una relación de 20 minutos el consumo de calorías se distribuye así: por besar, entre 50 y 100 calorías; juegos previos, 20 calorías; coito propiamente dicho, de 50 a 180.

4. Eleva la autoestima

Una relación coital sube el amor propio, porque la persona se siente capaz de amar y ser amada, sabe que puede contar con su pareja en diversas situaciones y que no está sola. En suma, se siente más confiada y esta sensación se traslada a otros niveles más complejos, como el trabajo, encontrando armonía con su entorno.

5. Para la lozanía de la piel

Sostener relaciones sexuales permite descargas hormonales, de estrógeno y testosterona, y descargas de mediadores químicos como el óxido nítrico, que mejora la irrigación periférica de la piel. Uzín recalca que el sexo mantiene la piel húmeda, autohumectada.

6. Para la presión arterial

El óxido nítrico, sustancia que participa en la cascada de la respuesta sexual, tiene acciones de relajamiento vascular, lo que beneficia en la disminución de la hipertensión vascular, explica Uzín. Pero Fernando Martínez, médico general, sugiere tener mucho cuidado al momento del coito pues la frecuencia cardiaca y la arterial se incrementan y esto puede ser peligroso para quienes ya sufren de hipertensión arterial .

7. Infórmate e informa Se debe hablar de sexo con los hijos, educarlos al respecto, orientarles, ya que con la internet se exponen a contenidos erróneos. Es bueno que sepan que es algo normal, reflexiona Fernando Martínez. El psicólogo Juan José Vargas acota que se debe asumir la vida sexual como algo natural, pues todos somos fruto de ella.

¿Los hombres desean más que las mujeres?

A la hora del sexo, solemos decir que los hombres siempre están dispuestos a dar batalla. ¿De dónde proviene esta idea sobre la supremacía del deseo masculino? ¿Es realmente así? Veamos.

Generalmente los hombres se animan a reclamar por la falta de deseo más que las mujeres.

Muchas mujeres asumen que la falta de deseo de los hombres se debe a que ellas no les atraen lo suficiente, mientras que ellos suelen pensar que la ausencia de deseo en ellas es un problema femenino.

La mayoría de los consumidores de pornografía son hombres, fenómeno que se repite con la prostitución.

Ellos sienten las exigencias de mostrarse muy viriles y machos, lo que hace más difícil que un hombre admita que no tiene deseo.

Los prejuicios sociales hacen que la mujer exteriorice menos su deseo. Está bien visto que un hombre se masturbe o vea pornografía, pero no sucede lo mismo en el caso de las mujeres.

También se han hecho estudios para medir la importancia de la testosterona en el deseo sexual. El médico y psiquiatra John Bancroft publicó un artículo en el que concluye que la testosterona influye en hombres y mujeres, pero no de manera exponencial, es decir que no significa que a más testosterona haya más deseo.

Todo hace pensar que la actividad sexual y el deseo están más relacionados con factores psicológicos que hormonales. Así que no podemos afirmar que los hombres tienen más ganas que las mujeres. Y como dato adicional, les contamos los resultados de una investigación publicada por el British Medical Journal. Este estudio destaca que se han determinado diferencias en la actividad sexual, pero a medida que se avanza la edad.

Por ejemplo, entre los 75 y 85 años, cuatro de cada diez hombres son sexualmente activos, frente a menos de dos mujeres por cada diez. Además, se detectó que la esperanza de vida sexualmente activa para los hombres es sólo diez años menor que el tiempo de vida que se espera de ellos, mientras que en las mujeres ese período termina veinte años antes de su muerte.

¿Por qué los hombres adultos son más activos sexualmente que las mujeres? Seguramente, los científicos tienen algunas explicaciones para ello. Pero nosotros pensamos que muchas mujeres por prejuicios sociales y temas de imagen corporal deciden abandonar el placer mucho tiempo antes.

Por otra parte, los estudios indican que el deseo sexual de las mujeres es menos directo y más difícil de identificar. En el terreno del deseo, “ellos” funcionan de manera diferente; su apetito sexual es más directo y se dispara con mayor facilidad; los hombres tienen un deseo más insistente, y es independiente del lugar donde se encuentren y de la calidad de la relación. El deseo masculino tiende a ser impulsivo, y responde a una necesidad inmediata; en cambio, en las mujeres, el deseo sexual puede ser ignorado o suprimido si no se sienten cómodas con la relación o con el ambiente; el deseo femenino es más bien provocado por un entorno favorable, una situación de relajación que facilite la relación sexual. Se ha comprobado que los hombres se excitan más espontáneamente y tienen muchas más fantasías sexuales que las mujeres.

Cuando hablamos del deseo sexual o libido, no podemos generalizar, ya que los hombres y las mujeres lo experimentan de diferentes maneras.

Las mujeres quieren sentirse deseadas, pero también quieren un hombre que las escuche y les demuestre intimidad; las mujeres necesitan hablar, conectarse, y luego, tener sexo para lograr la intimidad; mientras que los hombres, buscan la proximidad a través del sexo, de una manera directa, lo que en ocasiones, crea diferencias en la pareja. Pongamos un ejemplo frecuente: él llega cansado después de un arduo día de trabajo y quiere tener relaciones para relajarse, ella necesita alguien a quién contarle cómo estuvo su día en la oficina, conectarse emocionalmente.

Esa enorme diferencia ocasiona con frecuencia un inmenso problema. El deseo sexual está influido por factores físicos (salud y hormonas) y factores emocionales (estado de ánimo y calidad de la relación), así como también por los pensamientos y fantasías sexuales.

miércoles, 4 de marzo de 2015

Disimulan mejor las mujeres también admiran la figura varonil

Se dice que las mujeres son menos visuales que los varones, pero, ¿es realmente cierto? Según diferentes investigaciones ellas también le dan mucho valor a los atributos físicos de los hombres.

El rostro, los ojos, los labios y las manos son algunos de los aspectos que más miran las féminas de ellos, de acuerdo con un sondeo realizado por la revista Para Ellas.

En criterio de la sicóloga y sexóloga Liliana Zabala Lobo, tanto hombres como mujeres son visuales, solo que ellas lo disimulan un poco más para ocultar su deseo sexual. “Ambos tienen la misma respuesta fisiológica. Lo visual es una pulsión inevitable en ambos sexos”, explica la especialista.
Al igual que los hombres, afirma, hay mujeres que directamente miran el físico como simbolismo sexual o ‘sex appeal’, pero dependiendo de la ocasión.

También da a entender de que ellas desde siempre han admirado el cuerpo masculino, solo que antes les daba pena reconocerlo.

Rostro, lo primero que miran ellas
De acuerdo con una investigación realizada por la Universidad de Nuevo México y la Universidad de Colorado, ambas en Estados Unidos, se ha descubierto que aquello que miran las mujeres en un primer contacto con un hombre es su rostro, comenta Zabala Lobo.

Agrega que cuanto más masculina y atractiva sea la cara del varón, llama mucho más la atención, sobre todo, durante el período de ovulación, pues gracias a ese estudio notaron que las etapas de fertilidad influyen en la atracción sexual de las mujeres, incluso aunque ya se tenga una pareja.

Gustan de un rostro bien masculino
Zabala Lobo asegura que en su condición de sicóloga, sexóloga e investigadora, ha evidenciado también que lo primero que miran las mujeres cruceñas y bolivianas en el rostro masculino son los ojos, la boca, la sonrisa y la dentadura, además del perfil.

Los ojos, la boca las manos y las pompis
Luego de mirar el rostro en conjunto, de acuerdo al sondeo realizado por Para Ellas, las mujeres se detienen a mirar los ojos, luego la boca, las manos y también las pompis. Los pectorales y las piernas no son mencionados como un atractivo físico que les llame la atención a la primera impresión; sin embargo, según la investigación realizada por las universidades de Nuevo México y la de Colorado, la ‘colita’ queda en cuarto lugar.

Atrás queda su personalidad y su forma de ser
Después de la cara y los atributos físicos, ya miran su personalidad, su forma de ser, el buen humor, si es simpático o sociable. Esto obedece a que a la mayoría de las mujeres les gusta un ‘carilindo’ o el famoso ‘churro’. Solo después de haber realizado un ‘escaneo’ completo, la mujer empieza a detallar cualidades y defectos que encuentra en el hombre, incluyendo su vestimenta