Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

viernes, 12 de octubre de 2012

Ser padres de nuevo en la tercedra edad

Es una edad, según la cronología de la vida, apta para tener nietos. Pero que pasa cuando se presenta la sorpresa de ser padres. Más allá de los obstáculos y consecuencias biológicas que pueda acarrear la edad en la salud del nuevo bebé, ¿Qué puede significar un niño en la tercera etapa de la vida?. Ante ello, el sicólogo Willan Villagómez manifiesta que el nacimiento de un niño a esta edad es una alegría y satisfacción para un adulto mayor, hace que este se sienta de algún modo realizado, Sin embargo, también existe temor, aclara.

Reacciones. Según la edad van cambiando las energías y humores. Sin embargo, el hecho de que un niño está creciendo, les hacer sentir vivos, manifiesta el profesional. Esta experiencia es más frecuente en los hombres ya que tienen la posibilidad reproducir hasta esta edad, mientras que las mujeres dejan de hacerlo después de la menopausia (45-50 años). "Para ellos son como un amuleto, se sienten realizados, planean el futuro con la compañía del niño" , dice

La paternidad en esta época es favorable tanto para el niño como para el padre debido a que el padre empieza a ser más precavido. "Seguro que cuando el niño, tenga 5 años el adulto mayor tendrá toda su casita y todo lo necesario para el bienestar del pequeño" y esto lo obtendrá con alegría.

Una fuente de cariño. El afecto de los padres hacia los hijos es grande, a esta edad es aún más, ya que suelen ser más afectivos. EL profesional menciona que por su parte los niños saben como ganar el cariño de los padres, al igual que su progenitor. "Por su experiencia en la vida, la crianza se hace más llevadera". Los primeros años son agradables, ya que el padre ayuda a la crianza.

Significado. Villagómez recomienda, sin embargo, procrear a una edad más temprana. Ya que tenerlos en la tercera edad, trae consigo problemas. "Es seguro que si el padre es de 60 la madre será menor", señala le especialista. En este sentido, los problemas cuando se quiera llevar al niño a excursiones o paseos y el padre no puede por falta de energías. Entonces habrá un desgaste en la relación, resalta.

A tomar en cuenta. El anciano por la falta de fuerzas para realizar algunas actividades puede sufrir sentimientos de frustración. Al punto de padecer una depresión. El profesional resalta tres factores importante que el abuelo debe tener en cuenta para tener un hijo; contar con buena economía, salud, relación estable y mente abierta concluye Villagómez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario