Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 4 de abril de 2016

El problema de los altos estándares…

El matrimonio puede ser difícil. Encontrar el equilibrio correcto de afecto, compromiso, y responsabilidad significa que hay que balancear muchos factores, algo que las parejas no pueden controlar, pero no tiene nada que ver con lo que esperan uno del otro. Investigaciones recientes sugieren que los estándares de pareja influyen su satisfacción en el matrimonio, y no siempre de buena manera.

“Los estándares altos mejoran la satisfacción solamente cuando un matrimonio es fuerte para empezar. Para uniones más débiles, que incluyen aquellos que envuelven agresión pasiva o diferencias severas, los estándares altos solo empeoran las cosas”, sostiene un estudio publicado en la revista Personality and Social Psychology Bulletin.

“Algunas personas demandan mucho de sus matrimonios porque requieren que su matrimonio llene necesidades que no son capaces de lograr, ya sea porque no tengan tiempo, energía, esfuerzo o habilidades limitadas para aplicar en su matrimonio”, le contó al diario inglés Daily Mail, el Dr. James McNulty, autor principal del estudio y profesor de psicología en la Universidad del Estado de Florida.

“Otras personas demandan muy poco de su matrimonio. Su matrimonio es una fuente potencial de realización personal que no están explotando. Por último, los casados más centrados parecen ser los que piden tanto más de sus matrimonios, pero no más de lo que ellos mismos pueden dar”, agegró McNulty.



Recién casados

Para la investigación, los científicos analizaron a 135 parejas recién casadas. Al principio del estudio, cada parte llenó una encuesta privada que midió sus propios estándares, la severidad de los problemas de pareja, y su satisfacción marital. Las parejas también participaron en una discusión marital video grabada, en donde los investigadores analizaron varios aspectos de la comunicación verbal. Este video permitió a los investigadores evaluar la hostilidad indirecta entre las parejas.

Los participantes continuaron a completar las encuestas de su satisfacción marital cada 6 meses por 4 años. McNulty dijo que la hostilidad indirecta es mucho más perjudicial a la solución de problemas que la hostilidad directa en las relaciones. “Trabajos anteriores por nuestro laboratorio y otros indican que la hostilidad directa, como culpar al otro por un problema o demandar al otro que cambie, puede tener beneficios importantes para algunas parejas, específicamente aquellos que necesiten cambiar”, explicó.



Calibrar estándares

Las parejas necesitan darse cuenta de sus virtudes y debilidades y calibrar sus estándares como corresponde.

En su primera evaluación, los recién casados generalmente reportaron estar satisfechos con sus matrimonios y tener altos estándares. Había, sin embargo, algunos que comenzaron su matrimonio con satisfacción y estándares bajos. La manera en que los estándares de los casados fueron asociados a cambios en la satisfacción con el paso de los años dependía en gran manera de su tendencia a comprometerse en hostilidad indirecta.

Aquellos que solucionaron sus problemas juntos, indicados por niveles bajos de hostilidad indirecta, fueron capaces de cumplir estándares altos y mostrar más satisfacción.

Lo opuesto fue cierto para parejas que exhibían niveles altos de hostilidad indirecta: aquellos que mantuvieron estándares altos tuvieron satisfacción más baja porque el matrimonio fue incapaz de cumplir esos estándares. Las parejas cuyas relaciones pudieron llevar sus estándares bajos reportaron estar más satisfechos.

“Cada matrimonio es diferente: la gente difiere en su compatibilidad, habilidades, y aspectos externos que enfrentan”, acotó McNulty, y siguió: “Todos estos juegan un papel importante en determinar cuan satisfactorio será un matrimonio y cuanto deben las personas demandar de ellos”.



ANTES DE CASARSE

El Dr. James McNulty, autor principal del estudio sobre los estándares del matrimonio, aseguró que la investigación sugiere que la gente debería estar al tanto de lo que esperan de un matrimonio antes de casarse. Aceptó que es difícil, lo que puede explicar que las parejas a veces experimenten una desigualdad entre sus estándares y lo que es realmente alcanzable. Una combinación de restricciones externas e interpersonales pueden limitar a parejas de diferentes niveles a lograr estándares altos.

“Las parejas necesitan darse cuenta de sus virtudes y debilidades y calibrar sus estándares como corresponde”, cerró McNulty.



QUICKIE

La hostilidad indirecta es mucho más perjudicial a la solución de problemas que la hostilidad directa en las relaciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario