Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Aprendiendo a desobedecer

Muchos niños desobedecen a sus padres y es difícil educarlos para que en el futuro no tengan una mala conducta.

Esto se puede evitar, principalmente con los niños cuyas edades están comprendidas entre 0 y 7 años que es cuando se forman a través de los ejemplos de sus padres.

El psicólogo Guillermo Clavel explicó que si tienen una buena educación desde pequeños en la casa, en el futuro obedecen a sus padres y son “niños equilibrados”.

“Lo más importante es enseñarles los valores, más que todo el respeto pero si los padres beben delante de sus hijos, discuten o hablan groserías, los niños graban todo esto en su inconsciente y se van proyectando muy violentos y desobedientes”, sostuvo.

Dijo también que a los niños mayores de 7 años es más difícil orientarlos pero no imposible por lo que se debe empezar el proceso inculcándoles valores y principios. Para el profesional la desobediencia empieza por los padres, su forma de actuar y las costumbres que les inculcan a sus hijos, por ejemplo, el comprarles metralladoras, pistolas y otros juguetes que generan violencia.

“Esto sucede más que todo en los padres que salieron fuera del país y se olvidan de la parte afectiva, solo se van al tema económico y no es lo correcto”, acotó.

Aprender a comprender a los hijos es una tarea difícil por lo que existen algunos especialistas que ofrecen sus servicios para ayudar a las personas a través de talleres o charlas como el Instituto Gnóstico de Antropología.

2 valores importantes para ayudar a niños

La seguridad y la independencia son los valores que se deben inculcar en los niños para que se puedan desenvolver de mejor manera en el mundo.

Esto solo se consigue acompañándoles y corrigiéndoles a medida que van creciendo. Lo que deben hacer los padres es explicarles y ayudarles a ser conscientes de las consecuencias de sus actos. Pero, también los padres deben ser conscientes que sus actos pueden ser copiados por sus hijos ocasionar la mala conducta.

La obediencia se vuelve compleja

La desobediencia es normal en todo el proceso de enseñanza-aprendizaje del niño. Ellos están descubriendo los límites del entorno, diferenciando lo que es correcto de lo incorrecto, lo que se puede y lo que no se puede hacer. Y el niño no puede encontrar solo estas respuestas, los adultos le tenemos que guiar y ayudar siendo siempre coherentes, firmes y afectuosos, además de poner los límites manteniendo la calma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario