Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

sábado, 8 de septiembre de 2012

Padres adoptivos deben aceptar el pasado de los niños

Quienes acojan a los menores deben entender que éstos tienen una serie de vivencias.

Los niños, que son adoptados, tienen la fortuna de ser recibidos por familias acogedoras y que disponen de recursos afectivos y económicos para su atención. Sin embargo, muchos no conocen la información concreta sobre el comportamiento habitual que desarrollan estos menores y la forma en que se los debe ayudar.
Ante esa situación, Nayra Guerrero, psicóloga del Servicio Departamental de Gestión Social de La Paz (Sedeges), señaló que para sobrellevar la situación, los padres adoptivos deben aceptar el pasado del niño, ya que cada uno tiene su propia historia y vivencias personales.
“Según la edad de adopción, los menores pueden haber pasado por diversas instituciones e incluso familias de acogida, lo que a muchos les dificulta establecer una vinculación adecuada y son susceptibles de presentar ciertas características emocionales y comportamientos”.
PROYECTO DE VIDA. La especialista destacó que dentro del tercer curso de padres adoptivos que desarrolla el Sedeges, 11 profesionales capacitan y orientan a los futuros adoptantes.
“Hay un módulo titulado proyectos de vida, en el que, los participantes determinan a nivel personal y familiar el futuro de su hijo. Ahí vemos cuál es el interés real que tienen para adoptar. Se analiza cada uno de los casos”.
En el plan, se contempla la formación educativa de los niños, los cuidados de la salud y el estilo de vida que llevarán con su futura familia. También se les informa sobre los antecedentes del menor y la responsabilidad que conlleva la adopción.
“Queremos incentivar la adopción como un acto de amor, por tanto las parejas deben aceptar a los niños como una bendición y no como algo que llenará un vacío en sus vidas”.
La psicóloga explica que las parejas que adopten deben ser conscientes de que los niños, en el futuro, desarrollarán diferentes comportamientos e, incluso, no se habituarán a la familia, por lo que deben ser comprensivos y estratégicos para sobrellevar la situación.
“En un principio, los niños se sienten felices, después tienen un cambio de humor, se deprimen, hacen berrinches porque tienen temor a fallar y perder a su nueva familia”.
El proceso. Dina Salazar, trabajadora social del Sedeges, indica que los cursos de adopción se dividen en las áreas legales, en la que se orienta a los futuros padres sobre los trámites de adopción, y psicológica, además de que se analizan los problemas de infertilidad, la responsabilidad de padres y madres, así como testimonios. En las dinámicas participan padres adoptivos y comparten su experiencia de vida; educación y alimentación.
Actualmente, hay 50 parejas y 12 personas solas que participan en los cursos de adopción.

Durante los cursos de adopción, los psicólogos del sedeges instruyen a los futuros padres cómo tratar a los menores en circunstancias difíciles y los trabajadores sociales iniciAn los trámites para la adopción.

“Los futuros padres deben saber que tener un hijo no es fácil, se debe cumplir muchas responsabilidades y brindarles, cariño amor y compresión sobre todo”.

Nayra Guerrero / PSICÓLOGA

Los cursos de adopción

El curso se desarrolla en los horarios de18.30 a 20.30, en el Auditorio del Centro Educativo Integral Félix Méndez Arcos.
LA CAPACITACIÓN
Los profesionales del Sedeges orientan y capacitan a los futuros padres.
Los padres adoptantes se preparan en forma integral en las áreas psicosocial, legal, salud y nutrición.

Los requisitos

El requisito principal es portar un certificado de preparación para adoptar, extendido por el Sedeges que administra 16 hogares.

1 mes

Es el tiempo en que se desarrollan los cursos de adopción, en los que los padres conocen sus responsabilidades.

15 años

Mayor que el niño debe ser el futuro padre, además de tener un mínimo de 25 años y un máximo de 50.

50 por ciento De las personas que participan en los cursos adopta un niño. El resto siente temor, según una especialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario