Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 6 de diciembre de 2012

El miedo a quedarse solter@

A muchos hombres y mujeres les llega una edad en la que aflora el miedo a la soltería o anuptafobia, sienten que el tiempo transcurre y todavía les queda por saldar una importante deuda, el paso por el altar. La presión social de padres, hermanos, amigos, vecinos y otros en nuestra sociedad influye considerablemente en esta situación.

La mujer. Para la psicóloga clínica Martha Heredia esta presión influye en especial en la conducta y decisiones femeninas, ya que se considera "una fracasada" a la mujer que no contrajo matrimonio hasta cierta edad. Esta edad ha ido retrasándose. Tenemos mujeres entre 25 a 30 años estables, profesionales y muy seguras de sí mismas que todavía no se casaron, ya que se volvieron más selectivas en la elección de la pareja. Sin embargo, las amigas se casan y las personas solteras comienzan a sentirse excluidas de invitaciones y actividades que son predeterminadas para personas con pareja.

En el caso del varón. En contrapartida, la sociedad boliviana es más flexible con los varones, que incluso cultivan el mito de que un hombre soltero es el estado ideal, mientras que una mujer soltera mayor de 35 años es objeto de burlas, agresiones, bromas de mal gusto etc. "Estos preconceptos perjudican a la mujer, por lo que esta fobia se presenta más en mujeres que en varones", indicó la psicóloga.

Perfil psicológico. Quienes padecen esta fobia son personas muy dependientes y están pendientes de la opinión que los demás tienen de ellas. Tienen baja autoestima y dificultad para establecer relaciones con el sexo opuesto o carecen de habilidades sociales, pueden dar signos de que no les interesa tener una pareja, aunque en realidad sienten una gran angustia por la carencia de esta. Viven con un temor acusado y persistente, excesivo o irracional, desencadenado por la idea o situación de no tener pareja para casarse. "Este miedo a la soltería puede llevar a la persona a tomar decisiones precipitadas y erróneas en su vida; es decir, casarse con una persona que no ama, ni le gusta, ni desea", indicó Heredia.

Cómo se puede ayudar a superar el problema

La base radica en trabajar la autoestima de esa persona, potencializando sus capacidades y virtudes, y haciendo que reconozca la problemática existente, eliminando además algunos mecanismos de defensa como la negación. Es importante dejar de pensar en el tema del matrimonio. Cada etapa de la vida llegará cuando deba llegar y la presión o las exigencias no ayudan a acelerar los procesos. La tranquilidad es clave para poder obtener los mejores resultados. También se debe potenciar el trabajo personal. Realizar actividades gratificantes sin que estas persigan ningún fin más que el sentirse bien y disfrutar de un momento con uno mismo, estos momentos son apreciados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario