Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

lunes, 4 de julio de 2016

Sabías que las películas distorsionan nuestra vida sexual

¿Hay sexo más allá de la ficción? De tal guisa nos dejan la cabeza las películas y series de televisión, que acabamos con una idea distorsionada de la sexualidad. Ellos quieren más sexo duro, similar al que le brinda la pornografía. Ellas se aferran al sexo vainilla y suspiran por uno de esos príncipes azules irresistibles con el que acabarían "viviendo felices y comiendo perdices". Definitivamente, hombre y mujer, cada cual a su modo, a causa de lo que ven en la pantalla afrontan su sexualidad sobrados de expectativas y majaderías, según el informe 'Ficción Vs Realidad en el sexo' que acaba de realizar la marca erótica Bijoux Indiscrets.

Después de preguntar a más de 1500 personas, el estudio ha concluido que las películas pornográficas y románticas ejercen una poderosa influencia en nuestros anhelos, expectativas y comportamientos sexuales. Si tuviesen que tomar como modelo el sexo que nos muestran las series de televisión o el cine, casi la mitad de las mujeres se inclinarían por escenas como las que aparecen en las películas románticas. El 38,2% de los hombres escogería referentes del mundo porno.

La mitad de los encuestados considera que la ficción ofrece una visión distorsionada del sexo que puede influir negativamente en sus relaciones, como de hecho parece ocurrir en el 21,9% de las personas que han participado. Aunque la audiencia femenina devora 'Pretty Woman' tantas veces como decida el canal correspondiente, al final se frota los ojos y toma contacto con la realidad para descubrir que no, que un hombre de tal calaña ni existe, ni debería existir si llega dispuesto a noquear la vida de una mujer a cambio de llenar su armario de trapos.

De las cuatro patas que sostienen esta idea ñoña y falsa de las relaciones -el amor siempre triunfa, el mito de la media naranja y de las almas gemelas, el amor que se fragua en un golpe de vista y la idealización de la pareja-, esta última es la más persistente en el mundo de la ficción y la más demoledora, según la investigadora Verónica Hefner, de la Universidad de Chapman (Estados Unidos). Desde tiempos de Romeo y Julieta, continúa el mito de sufrir y morir por amor. Está bien que las lágrimas formen parte del atrezzo en la ficción, pero no en una relación.

"50 Sombras de Grey" es un ejemplo de esta distorsión. Así lo explica en este informe la periodista Celia Blanco, que ha colaborado en la encuesta de Bijoux Indiscrets: "El libro ha explicado erróneamente qué es el BDSM. En la vida real Grey sería un maltratador. Del cine, mejor ni empezar. El hombre de tu vida se encuentra de otra manera, no como en las manidas comedias románticas".

También el hombre se deja llevar por la desfiguración del sexo a partir de la ficción, pero en su caso sobre todo por los contenidos pornográficos que no hacen más que aumentar la ansiedad masculina por el rendimiento. Según la sexóloga Lara Castro-Grañén, que también ha participado en este estudio, "el cine muestra los orgasmos más rápidos y más espectaculares, y con las posturas más difíciles, pero perdemos por el camino la verdadera esencia de la sexualidad: conseguir que cada sensación trascienda lo físico y vaya más allá de la satisfacción puramente genital". Lo peor es que el porno se ha convertido en fuente primaria de educación sexual para muchos adolescentes y su consumo abusivo puede ser la causa a corto plazo de problemas de eyaculación precoz y disfunción eréctil.

No obstante, según el profesor Richard Harris, de la Universidad de Kansas, aunque tendemos a generalizar y a caer en estereotipos al hablar del sexo opuesto, si nos fijásemos en nuestra pareja la cosa cambiaría y veríamos cómo a los hombres también les trastoca el sexo romántico que ven en la pantalla. Harris hizo el siguiente experimento con 250 personas. Después de ver una película romántica, tuvieron que evaluar cuánto les había gustado y cuánto creían que les había gustado a su pareja. Las mujeres se evaluaron a sí mismas con un 6 sobre 7 y puntuaron a su pareja con un 4,8, un dato que coincidió con la propia valoración masculina.

De estas investigaciones se desprenden tres motivos que explican por qué este influjo de la ficción en nuestra respuesta sexual es tan fuerte:

1.La emoción es la misma que si lo viviésemos nosotros. India Morrison, investigadora de la Universidad de Gothemburg (Suecia) comprobó con técnicas de monitorización que el cerebro responde igual y experimenta la misma emoción cuando recibimos una caricia que cuando vemos la imagen de esa misma caricia en una escena de ficción.

2.Las escenas de sexo sensiblero reducen el estrés. Una comedia romántica aumenta en más de un 10% los niveles de progesterona, la hormona vinculada con la reducción de estrés, e impulsa el deseo de cercanía.

3.Los hombres con buenos niveles de testosterona prefieren, sin embargo, escenas con más acción e incluso de contenido violento que el romanticismo en vena de 'Los puentes de Madison', por ejemplo.

La conclusión es que la ficción debe interpretarse como lo que es, pura fantasía, y verse con la distancia prudente que hay del sillón a la pantalla, sin permitir que su contenido sea una lección ni de amor ni de sexualidad.

Además, de acuerdo con científicos de la Universidad Rochester (EEUU), el cine, desde un punto de vista crítico, podría convertirse en una terapia válida para parejas. La conversación que desata una película supone un modo de comunicación capaz de reducir hasta en un 50% la probabilidad de separarse, siempre que se tome como una sana costumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario