Consejos sobre el Amor, Matrimonio, Noviazgo

jueves, 16 de junio de 2011

El complejo de edipo y de electra sucede cuando el hijo o la hija se 'enamora' de la Mamá o el Papá

Las niñas admiran a papá y los niños a mamá, esta es una fase común que atraviesan los más pequeños, aunque si se torna más persistente a este fenómeno en ellos, se llama complejo de Edipo y en ellas, complejo de Electra; sin embargo, más allá de estos nombres lo importante es conocer las manifestaciones y características que se presentan para sobrellevar el momento de una forma adecuada.
"Es necesario que los padres marquen claramente algunos límites en la etapa de desarrollo sexual y emocional de los niños", señala la psicóloga Griselle Rodríguez.

CAMBIOS QUE SE DAN. La explicación de la experta señala que entorno a la edad de entre 6 y 7 años, el niño empieza a desarrollar sentimientos como el amor, el odio, los celos y la atracción sexual. "En muchas ocasiones, únicamente puede experimentarlos con los seres más cercanos para él: los padres. Este colapso de emociones también se puede dar al inicio de la pubertad, cuando el desarrollo sexual está a flor de piel. De aquí la necesidad de que los padres marquen límites afectivos y sexuales con su hijo, ya que de lo contrario podrían desencadenarse importantes consecuencias patológicas que le acabarán afectando en su etapa adulta", señala. La relación de los padres como pareja es importantísima para que los niños puedan superar con éxito la fase de Edipo o de Electra.

EL MISMO CASO. Sigmund Freud fue el encargado de desarrollar la teoría psicoanalítica del complejo de Edipo. Ello consiste en un conflicto de emociones por parte del infante en relación con sus progenitores. Así, el complejo de Edipo "positivo" aparece cuando el niño ve al padre del mismo sexo como un rival y, a su vez, siente atracción sexual por el del opuesto. En cambio, el complejo de Edipo "negativo" trae consigo una atracción hacia el padre del mismo sexo y odio hacia el progenitor del sexo opuesto. En el caso de las niñas, se define el mismo caso como complejo de Electra.

CARACTERÍSTICAS. Así como los niños varones llamarán la atención de su mamá mostrándole sus habilidades, fuerza física y destreza en el fútbol o en la bicicleta, las niñas suelen usar los recursos que tienen a su alcance y, en un alarde de coquetería, despliegan todos sus encantos delante de papá. Paulatinamente aparecerán los celos hacia la rival, llegando a ser intolerante que mamá duerma con quien ella ama, y sentirá que hay alguien que estorba en la relación triangular.

¿QUÉ HACER? La madre o el padre no debe mostrarse más cariñosa que de costumbre; sí acaso, un poco más comprensiva. El padre ha de evitar autoritarismos que dificultarían el deseo de identificación del chico. Padre y madre deben seguir tan afectivos y unidos como siempre. Si, por seguirle el juego, suprimen las muestras de cariño, el niño podría verse atormentado por la idea de que se han dejado de querer por su culpa. La mejor ayuda es la paciencia, la comprensión y el necesario consuelo cuando sus contradicciones le hagan sufrir.

AMBOS COMPLEJOS

Nacen de personajes de la mitología griega, a quienes les pasó algo parecido.

2 comentarios:

  1. COMO FEMINISTA LESBIANA DE LA UNIVERSIDAD DEL ZULIA DE MARACAIBO, ME ENCANTA ESTA WEB¡¡¡ YO SUFRI COMPLEJO DE EDIPO¡¡¡ELIDA APONTE SANCHEZ

    ResponderEliminar
  2. excelente muy bien.es de gran ayuda.gracias

    ResponderEliminar